Mostrando publicaciones por etiqueta: Instituciones

La línea de trabajo futura respecto al estrés por calor en la raza Manchega pasa por profundizar en el conocimiento de los mecanismos que regulan la respuesta de los animales al calor. Dicho conocimiento se centrará no sólo en conocer los genes que regulan esa respuesta, sino también saber como interactúan con otros genes implicados en la capacidad productiva y reproductiva, según señala un artículo publicado en el último número de la revista Consorcio Manchego.

El esfuerzo que la asociación está llevando a cabo en la puesta en marcha del programa de selección genómica sería muy útil para el desarrollo de estos estudios. Sin embargo, este artículo también señala que la repercusión del estrés por calor sobre los niveles reproductivos y productivos no parecen ser excesivamente preocupantes en el momento actual, aunque las previsiones climatológicas y la intensificación productiva pueden romper la capacidad de adaptación de los animales a las condiciones ambientales con un impacto en la sostenibilidad de los rebaños de ovino de raza Manchega en el futuro.

Por lo tanto, desde la asociación Agrama y los grupos de investigación colaboradores se están llevando a cabo los estudios necesarios para desarrollar herramientas de control genético que permitan mantener o mejorar la tolerancia al estrés por calor en esta raza.

El artículo está firmado por los siguientes autores: María Jesús Carabaño (INIA), Manuel Ramón (IRIAF), María Dolores Pérez Guzmán (IRIAF), Óscar García (Agrama), Clara Díaz (INIA), Magdalena Serrano (INIA) y Roberto Gallego (Agrama).

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha actualizado el manual práctico de operaciones del que dispone para la lucha contra la lengua azul, que se ofrece como guía de trabajo a los servicios veterinarios oficiales para ofrecer una respuesta rápida y eficaz en caso de sospecha o confirmación de un caso de lengua azul en una explotación ganadera.

Toda persona física o jurídica, pública o privada, tiene la obligación de comunicar a la Autoridad Competente, de manera inmediata, en la forma y plazo establecidos, todos los focos de que tenga conocimiento de enfermedades de carácter epizoótico, o que por su especial virulencia, extrema gravedad o rápida difusión impliquen un peligro potencial de contagio para la población animal, incluida la doméstica o silvestres, o un riesgo para la salud pública o el medio ambiente.

La sospecha de algún animal enfermo de lengua azul dará lugar a desarrollar las siguientes actuaciones por parte del veterinario de los servicios veterinarios oficiales:

- Pondrá la explotación o explotaciones sospechosas bajo vigilancia oficial.

- Censado oficial de especies sensibles e inmovilización de todo el efectivo presente en la explotación, con indicación expresa del número de animales muertos, infectados o expuestos a la infección, con la obligación de mantenerlo al día, con el fin de controlar la evolución real.

- Si la explotación se encuentra en una zona y época del año en la que el programa de vigilancia entomológica ha demostrado presencia suficiente del vector para la transmisión de la enfermedad, se mantendrá a los animales a cubierto, especialmente en las horas de máxima actividad del vector.

- Si la explotación carece de locales o naves que permitan una protección eficaz frente a la picadura del vector, se utilizarán insecticidas en los animales, con una frecuencia de rociado ajustada a la duración de la efectividad del producto.

- El veterinario verificará que durante el alojamiento de los animales se respetan las condiciones de bienestar animal, conforme a la normativa vigente.

- Realizar una encuesta epidemiológica inicial.

- Realizar examen clínico de todo el efectivo según protocolo de inspección clínica.

- Realizar necropsia de los animales que hayan muerto recientemente y/o animales afectados, pudiendo disponer el sacrificio de aquellos animales que se considere necesario.

- Realizar diagnóstico diferencial con otras enfermedades.

- Realizar la toma de muestras de suero y sangre a los animales objeto de sospecha en caso necesario.

- En el caso de que la sospecha no afecte a la totalidad de los animales presentes en la explotación, se realizará la toma de muestras al resto del censo. Para ello se analizarán al menos un número de animales tal, que permitan detectar la presencia de la enfermedad para una prevalencia esperada del 5%, con un intervalo de confianza del 95% (95/5). Las pruebas a realizar serán pruebas de Elisa, y de detección del virus (RT-PCR). La aparición de resultados positivos a la prueba de Elisa obligará a la realización de pruebas de seroneutralización y de detección del virus (RT-PCR), que permitan confirmar o descartar la presencia del virus de la LA (vLA), así como determinar el serotipo en caso afirmativo. En aquellas zonas previamente afectadas por otro serotipo del virus de la lengua azul, no se recomienda tomar muestras de suero para realizar pruebas de Elisa, ya que existe una alta probabilidad de que los animales presentes en dicha zona tengan anticuerpos frente al vLA, como consecuencia de infecciones o vacunaciones previas.

- En el caso de que haya animales muertos por la enfermedad o sacrificados de urgencia, se tomarán muestras de tejidos (bazo, pulmón, hígado y ganglios linfáticos).

Se establecen las condiciones de autorización o registro de dichos establecimientos y de los puntos de entrada nacionales, la actividad de los operadores de piensos, y se regula la Comisión Nacional de Coordinación en materia de alimentación animal
Mediante el nuevo Real Decreto se recoge en una sola norma la regulación del Registro General de establecimientos del sector de la alimentación animal, garantizando así la seguridad jurídica para los operadores de piensos y para las autoridades competentes

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy un Real Decreto por el que se regula el Registro General de establecimientos en el sector de la alimentación animal. Se actualiza así la normativa hasta ahora vigente, transcurridos ya diez años desde su publicación, cuyo contenido se ha revisado para adaptarlo a los cambios que se han producido en materia de alimentación animal y de procedimiento administrativo.

La nueva norma establece las condiciones de autorización o registro de los establecimientos de alimentación animal y de los puntos de entrada nacionales, la actividad de los operadores de piensos, y se regula la Comisión Nacional de Coordinación en materia de alimentación animal, órgano de coordinación entre el Ministerio y las comunidades autónomas, con el objetivo de conseguir una mayor eficiencia, eficacia, transparencia y seguridad jurídica.

De este modo, se recoge en una sola norma la regulación del Registro General de establecimientos del sector de la alimentación animal, garantizando así la seguridad jurídica para los operadores de piensos y para las autoridades competentes.

Entre las principales novedades se amplía el objeto del Real Decreto, así, además de incluir  la regulación de la Comisión Nacional de Coordinación en materia de alimentación animal, se contemplan las condiciones que deben cumplir los puntos de entrada nacionales de productos de origen no animal destinados a la alimentación animal. Además se establece un procedimiento armonizado a nivel nacional para el registro y autorización de los establecimientos de piensos.

También se amplía la lista de establecimientos que necesitan autorización previa al inicio de su actividad, y se armonizan los números de identificación, los códigos de actividad, y el formato de las listas de los establecimientos de piensos en el territorio nacional.

Por otra parte se determinan las condiciones que deben cumplir los establecimientos importadores de piensos; los establecimientos fabricantes y/o comercializadores y se incluye una lista con los productos que requieren una autorización de importación.

https://www.mapa.gob.es/es/prensa/191031cmautorizacionoregistroestablecimientossectoralimentacionanimal_tcm30-520475.pdf 

 

La producción de leche de oveja aumentó durante el pasado mes de agosto un 2,7% en relación con el mismo periodo del año anterior, según muestran las estadísticas del informe titulado ‘Datos de las declaraciones obligatorias del sector lácteo ovino-caprino’, elaborado por el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), entidad dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA). En concreto, se pasó de 42,91 a 44,06 millones de litros de leche de oveja. Por lo tanto, se trata del segundo mes consecutivo con subidas de la producción de ovino lechero respecto al mismo periodo del año anterior, ya que en julio ya subió un 2,5%.

En la comparación entre las dos comunidades autónomas con mayor producción de leche de oveja, se ha producido un mayor incremento en Castilla y León, en concreto del 3,2%, al pasar de 25,87 a 26,68 millones de litros. Por lo que respecta a Castilla-La Mancha, el aumento ha sido algo más modesto y se ha quedado en el 2,3%, al evolucionar de 12,98 a 13,28 millones de litros.

En el global del año 2019, todavía se produce un significativo descenso de la producción debido a los datos que hubo en los meses de primavera, que además son los que acumulan la mayor parte de la producción del año. En los ocho primeros meses del año 2019, se han producido en España un total de 387,40 millones de litros de leche de oveja, cantidad que es un 2,6% inferior a los 397,77 millones de ese periodo de enero a agosto en 2018. Las dos principales comunidades autónomas tienen descensos inferiores a la media. Castilla y León baja un 1,3% al pasar de 231,28 a 228,27 millones de litros y la reducción de Castilla-La Mancha es del 2,3% al pasar de 119,37 a 116,57 millones de litros de leche de oveja.

El sector del caprino lechero repite por segundo mes consecutivo una mínima reducción del 1% en la producción respecto al mismo mes del año anterior, según desvelan los datos de entregas oficiales del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA). Así, en el mes de agosto del presente año, último actualizado por estas estadísticas oficiales, se produjeron en España un total del 37,76 millones de litros de leche de cabra, lo que significa un descenso del 1% frente a los 38,14 millones de agosto de 2018. Se trata del mismo porcentaje de reducción que se tuvo en este subsector ganadero en el mes de julio.

El descenso en la producción a nivel nacional se mantiene debido al comportamiento de la producción en Andalucía. En la comparación de los dos meses de agosto, la principal comunidad autónoma española en el caprino lechero ha pasado de 17,28 a 16,76 millones de litros, por lo que ha descendido un 3%. Si se realiza la ficción de un cálculo del sector caprino lechero español sin tener en cuenta lo que ocurre en Andalucía, la producción de leche de cabra ya habría aumentado, ya que se habría pasado de 20,86 a 21,00 millones de litros en el último año.

En los datos globales de todo el ejercicio 2019, aún se mantiene una tendencia de descenso. En los primeros ocho meses del presente año, se produjeron un total de 353,11 millones de litros de leche de cabra, frente a los 363,31 millones de litros del mismo periodo de 2018, lo que significa una reducción porcentual del 2,8%. En el caso de Andalucía, ese descenso es mucho más importante, ya que es del 5,4%, al pasar de los 173,03 millones de litros en el periodo de enero a agosto de 2018 a los 163,66 millones en el mismo periodo de 2019. En términos absolutos, se podría decir que de los 10,20 millones de litros que perdió el sector a nivel nacional, Andalucía es responsable del descenso de 9,37 millones.

El precio de la leche de cabra acumuló en el pasado mes de agosto un total de dieciséis meses consecutivos de incrementos, según los datos oficiales del FEGA. De esta forma, la media a nivel nacional en el citado mes estival se sitúa en 8,74 euros por hectogrado, es decir, 14,54 pesetas por grado de extracto quesero (suma de los porcentajes de grasa y proteína). Por lo tanto, se trata de un importante incremento del 25,6% respecto a los 6,96 euros por hectogrado (11,58 pesetas por grado) que se registraban como media en el sector caprino lechero en agosto de 2018.

En el análisis de las comunidades autónomas con una mayor importancia en el sector, todas tienen incrementos en el precio de gran calado, salvo el caso de Canarias, que con sus particulares condiciones de insularidad apenas se sitúa en los 7,48 euros por hectogrado (12,45 pesetas por grado). Murcia llega hasta los 9,13 euros por hectogrado (15,19 pesetas por grado), mientras que Castilla-La Mancha es la región de las importantes en la Península con un precio más bajo, en concreto de 8,57 euros por hectogrado (14,26 pesetas por grado), aunque debe valorarse que ha subido un 30,4% en el último año, ya que partía de una situación de 6,57 euros por hectogrado (10,93 pesetas por grado) en agosto de 2018. Por su parte, Andalucía se encuentra en la actualidad por encima de la media nacional con 8,80 euros por hectogrado (14,64 pesetas por grado).

Por último, hay tres regiones españolas que se sitúan por encima de la barrera psicológica de los 10 euros por hectogrado. Se trata de Cataluña (10,97 euros o 18,25 pesetas por grado), Baleares (10,72 euros o 17,84 pesetas por grado) y Cantabria (10,36 euros o 17,24 pesetas por grado).

El sector del ovino lechero cuenta con un 7,4% menos de ganaderos que hace un año. Así lo muestran las estadísticas oficiales de entregas de leche que publica mensualmente el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA). En agosto de 2018, hubo 3.643 ganaderos que entregaron leche de oveja a las industrias queseras, cantidad que se ha reducido hasta los 3.372 productores en agosto del presente año. Por lo tanto, se trata de esa fuerte reducción del 7,4% en términos porcentuales.

La situación es bastante similar en las dos comunidades autónomas que lideran la producción de leche de oveja a nivel nacional. En Castilla y León, se ha pasado de 2.217 a 2.077 ganaderos de ovino lechero en el último año, por lo que el descenso se sitúa en el 6,3%. En el caso de Castilla-La Mancha, la proporción en el abandono es algo más elevada, ya que es del 7,9% al pasar de 1.000 a 921 ganaderos en los últimos doce meses.

El goteo en el abandono de la actividad en el caprino lechero continúa siendo una preocupante constante en este subsector ganadero. Según los últimos datos publicados de forma oficial por el FEGA, en agosto del presente año entregaron leche de cabra a las industrias lácteas un total de 5.067 productores, lo que significa un notable descenso del 6,6% frente a los 5.426 ganaderos que permanecían en la actividad en agosto de 2018. En cifras absolutas, se trata de un descenso de 359 productores, lo que significa que prácticamente cada día abandona una explotación en España, constante que se viene repitiendo en los últimos meses.

Por comunidades autónomas, la única región con importancia en el caprino lechero español que ha aumentado su número de ganaderos en España es Extremadura, al pasar de 629 a 638 productores en la comparación de agosto de 2018 y agosto de 2019, aunque esta circunstancia puede deberse a situaciones estacionales. En el caso de Andalucía, la principal comunidad autónoma en producción de leche de cabra, el descenso se sitúa en el 8,8%, por encima de la media nacional, al pasar de 2.786 a 2.540 ganaderos. Sin embargo, el descenso porcentual más significativo se da en Castilla y León, que baja hasta un 10% al pasar de 329 a 296 ganaderos con entregas de leche de cabra en el último año.

La Junta de Andalucía está poniendo en marcha durante el presente año un Programa de Vigilancia, Control y Erradicación de la Fiebre Catarral Ovina o Lengua Azul en Andalucía. Los objetivos perseguidos en la aplicación de este programa consistirán en:

a) Detectar cualquier posible incursión del virus de la fiebre catarral ovina.

b) Cuando proceda, demostrar la ausencia de determinados serotipos de este virus en Andalucía

c) Establecimiento de zonas de protección y vigilancia (zonas restringidas).

d) Determinar la estación libre de vectores con vigilancia entomológica.

e) Dotar de una inmunidad suficiente a las poblaciones de la especie ovina y bovina dentro de las zonas restringidas frente a los serotipos 1 y 4 en Andalucía.

“La puesta en práctica de un sistema de recopilación y análisis de información epidemiológica sobre la fiebre catarral ovina o lengua azul es fundamental para establecer las medidas más adecuadas para controlar la enfermedad, verificar su eficacia y permitir desplazamientos seguros de los animales pertenecientes a las especies sensibles a la enfermedad, así como evitar perturbaciones innecesarias en el comercio de los animales de las especies sensibles que se trasladen desde zonas restringidas o se desplacen dentro de las mismas”, asegura el programa.

 

Más información: https://www.juntadeandalucia.es/export/drupaljda/3_PROGRAMA_ANDALUZ_LENGUA_AZUL_2019.pdf 

La Generalitat sancionará las entradas ilegales de personas ajenas en las explotaciones ganaderas para proteger la sanidad animal, evitar el contagio y propagación de enfermedades y garantizar el bienestar de los animales.
El Govern ha aprobado este martes la memoria preliminar previa a la modificación de la Ley 18/2001 de orientación agraria, que le permitirá definir las infracciones relacionadas con la entrada de personas ajenas no autorizadas en explotaciones ganaderas y otras instalaciones con riesgo higiénico-sanitario e introducir un régimen sancionador específico en materia de sanidad y bienestar animal.
En Cataluña, durante 2019, grupos de defensa animal han hecho entradas masivas en tres granjas y un matadero para denunciar las condiciones de cría de estos animales, "sin garantizar las medidas de bioseguridad necesarias para evitar la introducción de enfermedades y provocando situaciones de estrés a los animales", según ha constatado la administración catalana.
Con este nuevo marco normativo, según ha informado la Generalitat, "se quiere dotar a la Administración de herramientas para luchar contra este tipo de conductas, que en muchos casos no es posible sancionar de manera proporcionada, porque en la normativa no hay infracciones tipificadas que describan exactamente estas conductas y el riesgo que suponen para la sanidad y el bienestar de los animales".
Precisamente, con esta modificación quieren definir las infracciones relacionadas con las entradas ilegales a explotaciones ganaderas e instalaciones con riesgos higiénico-sanitarios de forma que queden tipificadas tanto las conductas que producen un perjuicio a la salud y al bienestar de los animales como aquellas que suponen un riesgo para estos bienes protegidos.
De igual manera, se quieren establecer las sanciones concordantes y proporcionales con los perjuicios causados, así como los criterios de graduación en función de determinados supuestos específicos inherentes sólo a estas conductas, como puede ser por ejemplo el hecho de difundir las acciones a través de medios audiovisuales o promover la participación en este tipo de actividades.
La modificación de la ley de Orientación Agraria también permitirá actualizar las sanciones en materia de gestión de las deyecciones ganaderas, incluyendo los nuevos requisitos que recoge el Decreto de deyecciones aprobado el pasado mes de julio.

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder