msd novedades v1

Mostrando publicaciones por etiqueta: Universidades

Del 19 al 25 de Febrero, tuvo lugar el primer intercambio de  estudiantes de IVSA-Zaragoza (International Veterinary Students’ Association) del año 2017 y se realizo con la Facultad de Veterinaria de Nantes, Francia (Ècole Nationale Vetérinaire).

La Asociación Internacional de Estudiantes de Veterinaria (http://www.ivsa.org/) es una asociación sin ánimo de lucro que fomenta los intercambios de estudiantes entre diferentes Facultades de Veterinaria de todo el mundo, asistencia y organización de congresos y simposios y estancias para el desarrollo de prácticas en otras facultades; con la finalidad de conocer otros métodos de trabajo, aumentar los conocimientos de los estudiantes y permitir la formación de los futuros veterinarios con un enfoque global. La sede de esta asociación se vincula a las diferentes facultades de veterinaria y, en nuestro caso, en España, solo existen dos sedes activas: Barcelona y Zaragoza.

Los responsables de IVSA-Zaragoza ofrecieron a los estudiantes franceses un programa completo que combinaba tanto aspectos culturales: visita turística a la ciudad de Zaragoza, a la Basílica del Pilar, una visita guiada al edificio Paraninfo de la Universidad de Zaragoza y varias rutas gastronómicas; como aspectos de formación veterinaria, ya que los estudiantes, estuvieron realizando prácticas en el Hospital Veterinario de la Universidad de Zaragoza, en el Servicio Clínico de Rumiantes (SCRUM), en granjas de ovino, visitaron la finca experimental del CITA localizada en la Garcipollera (Jaca), asistieron a diferentes charlas y ponencias magistrales; y también realizaron una visita completa al Campus de Veterinaria.

IVSA-Zaragoza quiere agradecer a todas las personas y entidades colaboradoras su ayuda, ya que gracias a ellos ha sido posible realizar este intercambio; así como también, agradecer su confianza depositada en este proyecto.

El intercambio concluyó con la cena de clausura el viernes 24 de febrero, a la que asistieron el Sr. Decano de la Facultad de Veterinaria de Zaragoza D. Manuel Gascón, la vicedecana de Relaciones Internacionales y Estudiantes Dª. Rosa Bolea, el Presidente del Consejo Nacional de Colegios Veterinarios de España, D. Juan José Badiola, los miembros de IVSA-Zaragoza y su presidente, Fran Saura.

Investigadores de la Universidad de Burgos (UBU), junto con colegas de la Universidad Complutense de Madrid y de la Universidad de Extremadura, trabajan en el proyecto del Plan Nacional de I+D+i titulado ‘Bacterias resistentes a colistina, el antimicrobiano de último recurso cuya utilización en animales de granja supone un nuevo reto para la Seguridad Alimentaria’. La iniciativa es coordinada por el catedrático de la UCM, Lucas Domínguez Rodríguez.

En concreto, el objetivo del equipo de la UBU es analizar las rutas de transmisión de la resistencia a la colistina a lo largo de la cadena alimentaria, caracterizando a nivel genómico y filogenético bacterias obtenidas en diferentes entornos en España.

El profesor de la Universidad de Burgos David Rodríguez Lázaro, coordinador del proyecto en la UBU, explica a DiCYT la preocupante situación que se está produciendo con la colistina. “Han surgido nuevas variantes bacterianas resistentes a la colistina en producción animal y están llegando a los hospitales. La colistina se utiliza de forma habitual en la producción animal, como tratamiento preventivo en momentos de estrés, y puede ser un canal de comunicación entre la sanidad humana y la sanidad animal”, subraya.

La colistina (polimixina E) es uno de los escasos antibióticos que pueden aún utilizarse para combatir infecciones causadas por microorganismos resistentes a carbapenemas –otro tipo de antibióticos- en humanos.

El equipo de investigación de la UBU ha llevado a cabo diversos estudios en los que se han identificado cepas resistentes a la colistina en enterobacterias aisladas en animales domésticos, así como en efluentes urbanos y alimentos.
Por todo ello, “en el proyecto se pretende efectuar un seguimiento de las poblaciones bacterianas resistentes a colistina en diferentes entornos (animales de producción, humanos y medio ambiente), llevando a cabo una caracterización genética de su resistencia mediante metodologías genómicas y transcriptómicas”, apunta Rodríguez Lázaro.

“La finalidad es conocer la situación actual con respecto a este antimicrobiano en entornos diversos, así como evaluar el impacto que la posible dispersión de las cepas resistentes podría conllevar, con el objetivo de establecer medidas de prevención adecuadas”, resume el profesor de la UBU.

 

 

Una tesis doctoral presentada el pasado año ante la Universidad Aristotélica de Tesalónica (Grecia) por Asimakis Koutsoumpas estudió el efecto de la vitamina A en la producción de anticuerpos contra ‘Escherichia coli’. Para el experimento, los animales fueron vacunados contra la enterotoxemia y recientemente habían recibido tratamiento antiparasitario. Durante el experimento, los animales se mantuvieron estables y consumieron ración sin carotenos ni vitamina A.

Tras el procesamiento estadístico de los resultados, se observó que la falta de vitamina A no provoca cambios en la concentración de suero sanguíneo debido al fuerte mecanismo homeostático disponible. La administración de vitamina A dio como resultado el aumento de la densidad promedio de la hemoglobina y el rango de distribución de la hemoglobina, sin afectar al hematocrito y otros parámetros sanguíneos. La vitamina A administrada durante la gestación no tuvo ningún efecto sobre el peso corporal y la ganancia diaria promedio de corderos nacidos.

La vitamina D condujo a una mayor incidencia de mastitis clínica y subclínica en el aumento del recuento de células somáticas. Las bacterias más frecuentemente aisladas de los casos de mastitis clínica y subclínica fueron estafilococos coagulasa negativos. La administración de vitamina D dio como resultado el aumento de anticuerpos contra ‘Escherichia coli’ que fue estadísticamente significativo desde el 90º al 120º día después de la primera vacunación.

Un grupo de investigadores de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) ha desarrollado y aplicado con éxito una sílice mesoporosa para realizar análisis multi-residuo de fármacos veterinarios y demostrar el potencial de estos materiales para la extracción de contaminantes en productos cárnicos.

Los fármacos veterinarios se suelen emplear terapéuticamente en la producción animal, pero "en muchas ocasiones pueden utilizarse como promotores del crecimiento, para aumentar la masa muscular o mejorar la calidad del producto final", ha destacado la URJC en una nota de prensa.

En este sentido, una de las principales preocupaciones actuales dentro del ámbito de la seguridad alimentaria es la presencia de contaminantes en alimentos, algo que ha sido analizado en los últimos años por el Grupo de Investigación en Química Analítica aplicada a Medioambiente, Alimentos y Fármacos (GQAA-MAF).

"El abuso y la incorrecta utilización de estos medicamentos sin un riguroso control puede dar lugar a que no sean metabolizados correctamente por el animal y que permanezcan en los tejidos tras el sacrificio del mismo, pudiendo llegar hasta el consumidor", destaca la investigadora del grupo GQAA-MAF Isabel Sierra.

Los métodos de análisis multi-residuo, desarrollados por este equipo de investigadores y aplicados en 23 fármacos veterinarios, permiten extraer, a través de una extracción en fase sólida (SPE), una gran variedad de sustancias de forma simultánea, identificarlas y cuantificarlas a concentraciones muy bajas en una única etapa.

"Los fármacos veterinarios y sus residuos forman parte de los denominados 'contaminantes emergentes'", explica Sierra, quien asegura que estos "deben ser identificados y controlados puesto que se ha comprobado que una exposición prolongada a este tipo de compuestos puede suponer un grave riesgo para la salud humana".

Por tanto, los últimos estudios realizados por este grupo de investigación, que han sido publicados en la prestigiosa revista científica 'Trends in Analitycal Chemistry', suponen un avance para detectar la presencia de estas sustancias de forma rápida y eficaz, con el fin de evitar fraudes y riesgos toxicológicos.

Estos trabajos, que forman parte del Programa Avansecal (Estrategias avanzadas para la mejora y el control de la calidad y la seguridad de los alimentos) y está financiado por la Comunidad de Madrid, han permitido proponer nuevas estrategias para el análisis y el control de la presencia de contaminantes en alimentos.

Segun publica FoodNewsLatam.com La leche de cabra, tiene la ventaja de ser mucho más digerible para los pacientes que no toleran la leche de vaca por alergia a sus proteínas o por el tamaño de sus glóbulos de grasa, más pequeños (aproximadamente 2 µm) que los de vaca (aproximadamente de 2,5 a 3,5 µm) y a la ausencia de la proteína aglutinina, que une los glóbulos de grasa, todo ello la hace una leche mucho más digerible.

El sector lácteo se ha caracterizado por el dinamismo y diversificación de productos, basado de manera casi exclusiva en derivados de la leche de vaca. Los prejuicios de índole cultural y la poca atracción sensorial por otras fuentes lácteas alternativas han causado que leches como la de cabra o de búfala no cuenten con una amplia comercialización, lo que ha conllevado que productos derivados de estas materias primas se produzcan a escala muy artesanal, siendo muy limitadas las cadenas de distribución y venta.
Dado que la leche fluida de vaca fresca es la más comercializada hace que la leche de cabra y sus derivados representen un nicho comercial muy restringido, su compra viene dada fundamentalmente por la influencia de la cultura popular que le atribuye propiedades nutracéuticas y hace que ciertas personas la compren como remedio para algún padecimiento de manera muy ocasional.
La leche de cabra, por sus múltiples propiedades nutracéuticas, por el alto rendimiento en la elaboración de sus productos derivados y dadas las características de alta eficiencia y poca demanda de las cabras como animal lechero, representa hoy en día una alternativa comercial interesante.

La composición de la leche de cabra es diferente a la del ganado ovino, bovino y a la leche humana, pero puede variar por múltiples factores, entre ellos, tipo de alimentación, medioambiente, manejo, sistema productivo, etapa de lactancia e, inclusive, estado sanitario de los animales.
La leche de cabra presenta valores promedio de proteína de 4,5 %, superiores a los valores para ganado bovino (3,3 %), pero inferiores a los del ganado ovino (5,8 %).
El componente lipídico es reconocido como el más importante de la leche en términos de costo, de nutrición y de características físicas y sensoriales del producto. Dentro del componente lipídico, los triglicéridos representan cerca del 98 %, pero en la leche de cabra también se encuentran algunos lípidos simples como los diacilgliceroles y los esteres de colesterol, así como fosfolípidos y compuestos liposolubles como los esteroles y el colesterol.

El contenido de minerales en la leche de cabra es mayor que en la leche de mujer, la leche de cabra contiene cerca de 134 mg de Ca y 121 mg de P por cada 100 g de leche, y puede llegar a presentar hasta un 13 % más de calcio que la leche bovina pero no es una buena fuente de otros minerales como hierro, cobalto y magnesio.

La leche de cabra tiene una mayor proporción de los llamados ácidos grasos de cadenas cortas (ácidos cáprico, capróico y caprílico) que la de vaca, lo que la hace mucho más digestible para el bebé y le comunica un sabor particular. Esta alta proporción de grasa de cadenas cortas se está estudiando con intensidad en varios centros de investigación del mundo, se usan para el tratamiento de gran cantidad de pacientes con mala absorción nutricional.

El principio general de los métodos de procesamiento en la leche cabra son los mismos que los utilizados en la leche de vaca, los cuales consisten en la reducción del pH y la actividad del agua para prolongar su vida de anaquel.

El gel ácido de la leche de cabra se caracteriza por una firmeza y viscosidad más baja comparada con las leches de vaca y oveja. La viscosidad del gel se asocia con el contenido de caseína en la leche, especialmente con la fracción de α-s caseína, la cual está en la leche de cabra desde un 25 a 30 %. Además, el apropiado tratamiento del calor, la adición de estabilizadores y el tipo de cultivo madre aplicado, son los otros factores que reducen la intensidad de sinéresis .

El trabajo realizado por Dr.C Aldo Hernández-Monzón y sus colegas de la Universidad de La Habana tuvo como objetivo desarrollar una leche fermentada de cabra utilizando cultivo de yogur como cocultivo con los cultivos Lactobacillus casei y Lactobacillus acidophilus con características probióticas, buena aceptabilidad y adecuada vida de anaquel.

 

1. La leche de cabra como materia prima para la elaboración de leche fermentada presentó buena calidad cumpliendo con las especificaciones establecidas por las normas cubanas.
2. Para la elaboración de la leche fermentada con cultivo de yogur y los cultivos probióticos Lactobacillus casei, Lactobacillus acidophilus la mejor relación fue la de 1:4 con una dosis de inoculación de 2 % de cultivo, el producto final presentó buenas características y almacenado a temperatura de 4 a 6 oC mantuvo sus indicadores fundamentales por un período de 21 días.

 

Es un ciclo que pretende abordar tanto lo que se exige en una inspección de medicamentos veterinarios como la resistencia a los antibióticos. La primera sesión tendrá lugar el 21 de febrero de 2017 (martes) en el salón de actos del Colegio Oficial de Veterinarios de Huesca a las 19:30 horas.

El título de esta primera jornada es “¿Qué me van a exigir en una inspección de medicamentos?”. La impartirá Ramón Nasarre, veterinario y asesor técnico de la Dirección General de Alimentación y Fomento Agroalimentario del Gobierno de Aragón.

El objetivo es “explicar cuáles son las exigencias que el inspector pide a los profesionales veterinarios referentes a los medicamentos”.

La inscripción se puede formalizar a través del correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y del fax 974 224 057.

En marzo se llevarán a cabo otras dos jornadas sobre el Plan Nacional Frente a la Resistencia a los Antibióticos.

 

 

Miércoles, 15 Febrero 2017 11:46

¿QUÉ CARNE CONSUMES?

 

MarCarne es una red, dentro del CYTED (Ciencia y Tecnología para el Desarrollo) que pretende el intercambio de conocimientos y la potenciación de la cooperación entre los países iberoamericanos, con la finalidad de definir estrategias para que se desarrollen marcas de calidad de carne y productos cárnicos, que puedan ser reconocidas en el espacio Iberoamericano.

La marca ha de servir sin duda para el afianzamiento y desarrollo de cualquier Sector, en nuestro caso, del sector cárnico.

Por ello, estimado amigo, te invitamos desde la Facultad de Veterinaria de Zaragoza y el Centro de Investigación y Tecnología Agraria de Aragón, a cumplimentar una pequeña encuesta, primera de las acciones que nos hemos planteado. Si lo haces, y nos ayudas a difundirla, seguro que contribuyes a nuestro principal objetivo: apoyar al Sector.

 

ENCUESTA: https://www.encuestafacil.com/RespWeb/Qn.aspx?EID=2228119

La globalización mundial es la característica que mejor define la actualidad mundial y que mayores transformaciones ha alentado en el orden internacional desde mediados del siglo XX. Es una imparable fuerza de cambio que se manifiesta en todos los aspectos de la vida pero de forma más evidente en la creciente internacionalización e integración económica. Cuestión sobre la que gravita todo lo relacionado con el comercio exterior. Sin embargo, la globalización entendida como un proceso en que mercados, normas legales y políticas están desnacionalizadas para tender a la interrelación de poblaciones e individuos por un (supuesto) bien común, está erosionando la distinción tradicional entre asuntos internos y exteriores. Para todos los sectores que participan en la agroalimentación, la tendencia de los mercados nacionales hacia la internacionalización, es una fuente de flexibilidad y de una mayor diversidad de opciones.

De esta premisa parte la tesis doctoral titulada ‘La inspección veterinaria en frontera: implicaciones y responsabilidades legales del veterinario oficial en frontera’, presentada ante la Universidad Complutense de Madrid por Ana María López Rodríguez.

Así, se impone pues la necesidad de la elaboración de normas internacionales, nacionales y regionales que garanticen la seguridad y la protección de la salud pública, de la sanidad animal y del medio ambiente, pero que no supongan obstáculos innecesarios al comercio de animales y de sus productos y que no dejen fuera a los países en vías de desarrollo. Las diferentes administraciones nacionales y órganos supranacionales empezaron, ya alcanzado el siglo XX, a reconocer la importancia y necesidad de la inspección veterinaria sobre animales y sus producciones a lo largo de toda la cadena alimentaria y particularmente, en frontera. Pero las crisis sanitarias y alimentarias acaecidas en Europa en los años 90 pusieron de manifiesto la carencia legislativa en este ámbito y la desprotección de los consumidores, quienes a su vez, se volvían más exigentes y desconfiados respecto a las políticas alimentarias que hasta entonces se habían llevado a cabo.

A día de hoy, la UE es el primer importador de productos agroalimentarios del mundo. Lo que supone enfrentarse de forma constate a una exposición de riesgos sanitarios. A estos retos, hay que sumarle las enfermedades emergentes y el cambio climático. En su conjunto, dar una respuesta normativa a este gran desafío sanitario, sólo es posible a través de la observación de las múltiples situaciones que se dan los Puntos de Inspección en frontera (PIF) y las actuaciones veterinarias que en ellos se llevan a cabo. Lo que no tiene porque pasar necesariamente por el incremento desmesurado de normas al respecto, sino más bien por la racionalización de elementos actuales, basada en la transparencia y la colaboración entre todas las partes integrantes de la cadena alimentaria, cuya piedra angular es la inspección veterinaria en frontera.

 

Documento completo:

 

http://eprints.ucm.es/38803/1/T37627.pdf

El pasado viernes, 27 de enero, finalizó el curso de especialización en enfermedades respiratorias que, durante tres días, se ha venido desarrollando en la Facultad de Veterinaria de Zaragoza. El curso ha sido organizado por el centro de formación continuada de diplomados europeos, con sede en Zaragoza y gestionado desde el Servicio Clínico de Rumiantes. Este centro de formación, “Training Center”, es el único reconocido en España por el Colegio Europeo de Diplomados en Sanidad y Producción de Pequeños Rumiantes, “European College of Small Ruminant Health Management” para la formación de diplomados en pequeños rumiantes.

Durante los tres días de intenso trabajo, se ha abordado toda la patología del aparato respiratorio, tanto en corderos como en ovejas. El curso ha contado con múltiples sesiones teóricas y prácticas, tanto en el cebadero de la cooperativa Casa de Ganaderos de Zaragoza como en la Facultad (exploración clínica de animales enfermos y posterior necropsia).

El curso ha sido un éxito de participación y resultados aceptación, cubriéndose, de forma inmediata, las 20 plazas ofertadas y, con un alto grado de satisfacción por parte de los participantes, veterinarios procedentes de ocho países europeos.

Al final de la tarde del jueves, fuera de programa propuesto, el Dr. George Ftenakis ofreció una conferencia sobre mamitis en el ganado ovino, abordando los diferentes aspectos que intervienen en esta enfermedad desde la base hasta la investigación más puntera. Este acto estuvo abierto al público y tuvo una gran asistencia de personal de dentro y fuera de la Universidad.

‘Fiebre Q: evaluación y gestión de riesgos; sanidad animal y salud pública’. Es el título de la jornada técnica que se desarrollará el próximo 4 de mayo, a partir de las 18.00 horas, en el Aula Magna de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Murcia.

Las personas que participarán en esta jornada son las siguientes:

- Ponente. Francisco Pascual Velasco. Servicio de Medicina Interna. Hospital de Laredo (Cantabria).

- Ponente. Ana L. García Pérez. Departamento de Sanidad Animal. Neiker.

- Mesa redonda. Manuel Segovia Hernández. Departamento de Genética y Microbiología. Universidad de Murcia.

- Mesa redonda. Carlos Rodrigo Jiménez. Veterinario. CEVA Sanidad Animal.

- Moderador. Antonio Contreras de Vera. Grupo de investigación de Sanidad de Rumiantes. Departamento de Sanidad Animal. Universidad de Murcia.

- Coordinador. Antonio Sánchez López. Epidemiología, Zoonosis y Salud Pública. Departamento de Sanidad Animal. Universidad de Murcia.

 

- Colaborador. Juan Luis Amor Sastre. Especialista en gestión de ganadería ecológica caprina. Fundación Olga Triballat. Moratalla (Murcia).

Página 1 de 23

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder