Mostrando publicaciones por etiqueta: Universidades

 

 

La contaminación parasitaria es uno de los principales problemas de la producción ganadera en la región de América Latina y el Caribe. Esta situación se origina por la ingesta de pastos contaminados y hacinamiento de animales en corrales pequeños. Actualmente, se controla con la aplicación de desparasitantes, pero estos producen daños a los productos y subproductos de origen animal, así también al medio ambiente.

En la búsqueda de desarrollar ganado ovino resistente a parásitos gastrointestinales, el doctor Ricardo E. Caicedo Rivas, investigador de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Puebla (México), trabaja en una que investigación forma parte de los programas para la agricultura de las Naciones Unidas, a través de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA), cuyos objetivos son contribuir a erradicar el hambre, mejorar la seguridad alimentaria y disminuir la desnutrición, a la par de producir animales libres de aditivos alimenticios sintéticos y resistentes a cambios ambientales. El título del proyecto es ‘Disminución de la tasa de parásitos en ovejas’.

Desde 2016 se desarrolla dicho proyecto en México, a través del Laboratorio de Endocrinología de la Reproducción y Malacología de la Universidad de Puebla, con la colaboración de fincas privadas. Tiene una duración de cuatro años; no obstante, el doctor Caicedo alega que este periodo no es suficiente para generar una raza de animales de ovinos resistente a organismos gastrointestinales.

En este proyecto regional colaboran, además de México, diez países latinoamericanos: Argentina, Bolivia, Brasil, Cuba, Costa Rica, El Salvador, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela. Estas naciones desarrollan la misma metodología y análisis para obtener primeramente las características fenotípicas y finalmente, mediante cruzamiento, animales inoculados contra ‘Strongyloides spp’, ‘Trichostrongylus spp’, ‘Haemonchus contortus’ y ‘Fasciola hepatica’, entre otros parásitos.

De acuerdo con Ricardo Caicedo Rivas, doctor en Fisiología y Endocrinología de la Reproducción, hoy los ganaderos utilizan una gran cantidad y variedad de desparasitantes, los cuales producen resistencia antihelmíntica y no se degradan totalmente dentro del animal. Por ello, son excretados al medio ambiente alterando las características del suelo, disminuyendo las bacterias ligadas a la degradación de material orgánico y matando insectos que utilizan estiércol para producir hongos.

Igualmente, en la labor de disminuir la parasitosis en ovinos se realizan cruzamientos reproductivos para obtener una especie con resistencia a estos organismos. “Hasta la tercera generación debemos tener un animal resistente a parásitos gastrointestinales. Esa resistencia se determinará por medio de una prueba de ADN, en la que se buscará el gen que establece dicha adaptación”, según explica Caicedo.

bacteria

 

                                                                                               FOTO:dicyt.com

Científicos del Instituto Roslin de la Universidad de Edimburgo (Reino Unido) han demostrado que las cepas de la bacteria ‘Staphylococcus aureus’, un patógeno causante de enfermedades en animales y humanos y con gran influencia en los animales de aptitud láctea, aumenta su capacidad de rebotar entre especies mediante el intercambio de genes específicos del huésped, según recoge Animal’s Health. Así, los análisis revelaron que cada vez que la bacteria salta entre especies, adquiere nuevos genes que le permiten sobrevivir en su nuevo huésped.

En algunos casos, estos genes también pueden conllevar la resistencia a los antibióticos. Así, los investigadores descubrieron que los genes vinculados a la resistencia a los antibióticos se distribuyen de manera desigual entre las cepas que infectan a los humanos en comparación con los que infectan a los animales. “Esta investigación puede ayudar a mejorar el uso de antibióticos y diseñar mejores estrategias para limitar la propagación de las enfermedades”, afirma Ross Fitzgerald, director de enfermedades infecciosas de la Universidad de Edimburgo.

El equipo de expertos analizó la composición genética completa de más de 800 cepas de la bacteria que aislaron de personas y animales. Los investigadores buscaban investigar la historia evolutiva de la bacteria. Descubrieron que los humanos son probablemente el anfitrión original de la bacteria y que las primeras cepas capaces de infectar al ganado surgieron en el periodo de domesticación.

 

El investigador del Instituto Inamat de la UPNA Borja Fernández-d'Arlas Bidegain ha desarrollado un método "sencillo y limpio" para extraer queratinas de los residuos de lana de oveja y de plumaje de pollos y fabricar con estas proteínas bioplásticos degradables.
La técnica, según precisa la UPNA en un comunicado, también es viable para producir apósitos con los que regenerar tejidos del cuerpo humano, desarrollar excipientes (sustancias que se mezclan con medicamentos) o elaborar textiles nanoestructurados que se preparan mediante una nueva técnica denominada electrohilado.
"Los problemas medioambientales asociados a la acumulación de plásticos no degradables en el medio y su huella de carbono, vinculada a su transporte y producción, han motivado la búsqueda de nuevos bioplásticos cuya producción sea sostenible y que, una vez acabada su vida útil, sean fácilmente integrados en el medio ambiente", dice el investigador, que ha contado para su proyecto con financiación de Obra Social la Caixa y Fundación Caja Navarra.
Y añade que la disminución de la huella de carbono es posible con el uso de materias primas locales y la optimización de la gestión de residuos, sin olvidar que el desarrollo de bioplásticos a partir de la revalorización de residuos agroindustriales (como la lana y el plumaje de aves) fomenta la economía circular.
"Algunos países, como España, tienen una gran tradición en la crianza de ovejas para la producción de quesos tipo Idiazábal y Manchego. Sin embargo, debido a la mala calidad de estas lanas para su uso en textiles, son considerados residuos", explica, y cifra la producción anual en España de lana en unas 50.000 toneladas y en 100.000 las de plumaje.
A ello añade que "alrededor del 50% de los plásticos consumidos en el conjunto del país son depositados en el vertedero, más de un millón de toneladas anuales, lo que supone un no despreciable porcentaje potencialmente sustituible por bioplásticos degradables derivados de residuos queratinosos".
El método de extracción de las queratinas es "sencillo y limpio" ya que se trata de un método oxidativo con el empleo de agua oxigenada en un medio básic.
A diferencia de otros, este método es altamente eficiente y no genera residuos tóxicos y además las queratinas resultantes son más solubles en medios acuosos, lo que puede ser interesante para la industria y otros campos, tales como el de la alimentación, la farmacología, el tratamiento de aguas o la cosmética.
Los siguientes pasos de este proyecto de investigación consisten en "estudiar el comportamiento térmico de estas queratinas para ver las posibilidades de procesar estas proteínas en bioplásticos mediante metodologías comunes a otros plásticos, tales como extrusión o inyección, o utilizarlos como materiales para la impresión en 3D de bioestructuras de proteínas para regenerar tejidos", comenta Borja Fernández-d'Arlas. 

 

Por primera vez para la Argentina, un estudio de la UBA (Universidad de Buenos Aires) determinó que el pastoreo ovino elimina hasta un 90% la costra biológica del suelo, fundamental para la fertilidad de los pastizales. 

Según explicaron los investigadores que trabajaron en el proyecto, la costra biológica es un conjunto de microorganismos, líquenes y musgos relevante para la entrada de carbono y nitrógeno al sistema.

En la región protagonica, de notable aridez, la producción de ovejas se lleva a cabo extensivamente sobre pastizales naturales y suelos poco fértiles. Un reciente estudio de la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA) determinó que el pisoteo del ganado puede degradar hasta en un 90% la costra biológica de esos suelos. 

Según expresaron los científicos, la destrucción de dicha costra por el ganado estaría limitando el crecimiento de los pastos forrajeros.

En este sentido, según La red del campo sacra en su web, los investigadores explicaron que estas costras cubren el suelo del pastizal como si fuera una piel muy fina y delicada, y que el tránsito de las ovejas al buscar alimento rompe esa piel y entierra los pedazos, que luego mueren.
Al comparar zonas muy pastoreadas contra otras de la que se excluyeron los animales, la cobertura de biocostras se ve reducida entre un 80 y un 90%. Por otra parte, en las áreas con menor densidad animal, la disminución varia entre el 50% y 60%.
El investigador Sergio Velasco Ayuso, sostuvo que no es posible maximizar al mismo tiempo la producción y la conservación de las costras biológicas. 

"Algo alentador que verificamos en nuestros estudios es que las costras se recuperan rápidamente luego de retirar los animales. Esto nos permite pensar en estrategias intermedias que incluyan períodos de descanso para el pastizal y las costras. En este sentido, creo que el manejo adaptativo del pastoreo podría ser un camino a tener en cuenta", concluyó.

 

 

 

La Fiebre del Valle del Rift es una enfermedad vírica aguda que puede afectar gravemente a los animales domésticos (bovinos, cabras u ovejas) y al hombre, en el que suele cursar de forma leve, aunque en ocasiones puede producir un cuadro grave. Según el Ministerio de Agricultura, aunque España está libre de la enfermedad, “la amplia distribución geográfica en territorios cercanos a la cuenca del Mediterráneo hace que resulte una enfermedad de importante riesgo de introducción para España”.

Ahora, un consorcio de científicos de la Universidad de Cambridge y de la Universidad de Surrey, en Reino Unido, junto con el Instituto Internacional de Investigación Ganadera, han hallado nuevos factores que tienen un impacto en la propagación de esta enfermedad, según publica Animal´s Health.

Concretamente, una investigación pone de relieve que las medidas de control sanitario por sí solas podrían ser ineficaces en la lucha a largo plazo contra esta enfermedad, ya que hay factores medioambientales que contribuyen a su propagación. A diferencia de estudios previos, los investigadores examinaron el efecto de la estacionalidad y cuestionaron cómo el cambio estacional de los estanques de agua y la temperatura del aire afecta a la propagación de la fiebre. De esta forma, la propagación de la enfermedad aumenta si hay una gran cantidad de mosquitos infectados.

Usando grabaciones de temperatura del aire de estaciones meteorológicas e imágenes satelitales, los investigadores pudieron monitorizar el crecimiento, la ubicación y la duración de la vida de las poblaciones de mosquitos en Kenia. Identificaron niveles promedio de áreas de agua y temperatura del aire que pueden llevar a la eliminación permanente de las poblaciones de mosquitos y la fiebre del Valle del Rift.

Gianni Lo Iacono, profesor de bioestadística y epidemiología en la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Surrey, explica que "con el aumento de las temperaturas debido al cambio climático, los patrones de enfermedades transmitidas por vectores como la fiebre del Valle del Rift cambiarán y potencialmente se volverán una amenaza para la población en general”. Por ello, añade, los métodos temporales, como el uso de insecticidas, son útiles para eliminar las amenazas a corto plazo; sin embargo, el peligro aún persiste ya que las poblaciones de mosquitos se volverán a cultivar y una vez más se propagará la enfermedad.


Este grupo de expertos desarrollarán un sistema de análisis para el control de la carne "de la granja a la mesa", que incluye la recogida de más de 4.000 muestras en supermercados de Logroño, Bilbao, Zaragoza y las localidades francesas de Perpignan y Toulouse, ha detallado hoy la UR en una nota.
El Grupo de Tecnología, Ingeniería y Seguridad Alimentaria de la UR, coordinado por Elena González Fandos, trabaja en el proyecto junto a científicos de las Universidades de Zaragoza y Perpignan, del Instituto Agroalimentario de Aragón, de la Escuela Nacional Veterinaria de Toulouse y del Laboratorio de Salud Pública de Bilbao; y las empresas Zeulab y Biosentec de Francia y España.
El Proyecto Testacos contribuirá a mejorar la gestión del uso de antibióticos en el sector ganadero -bovino, ovino, caprino, porcino y aviar- para, así, reducir el riesgo de su presencia en la cadena alimentaria.
El objetivo, según González Fandos, es lograr "un sistema analítico integrado de amplio espectro", que ponga al alcance de toda la cadena alimentaria, "de la granja a la mesa", un fácil autocontrol de los residuos de antibióticos y sulfamidas, tanto en animal vivo como en carne comercializada.
Se diseñarán nuevas herramientas para detectar estos residuos y se creará un banco de muestras de referencia, que les servirán para realizar un amplio estudio de campo sobre más de 4.000 muestras de carne comercializadas en supermercados de Logroño, Bilbao, Zaragoza, Perpignan y Toulouse.
El grupo de investigación de la UR participa activamente en el proyecto y es el responsable del estudio de la prevalencia de antibióticos en La Rioja.
Los resultados se comunicarán entre los productores de carne, distribuidores, supermercados, autoridades sanitarias y consumidores.
También se elaborarán recomendaciones para mejorar el sistema de control de calidad en la producción ganadera, dado que el proyecto pretende, así, contribuir a una mejor gestión de la salud pública y apoyar al sector cárnico de la zona, según la UR.
Se invertirá en ello un total de 1,2 millones de euros durante los próximos tres años, financiados al 65 % por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder), a través del Programa Interreg V-A España-Francia-Andorra (Poctefa 2014-2020).
Este programa pretende reforzar la integración económica y social de la zona mediante la promoción de actividades económicas, sociales y medioambientales transfronterizas que favorezcan un desarrollo territorial sostenible.
La UR ha recordado que la Organización Mundial de la Salud cataloga la resistencia a los antibióticos como uno de los tres grandes problemas a los que se enfrenta la humanidad y en Europa causa 25.000 muertes anuales y pérdidas por valor de 1.500 millones de euros.
Los trabajos científicos demuestran la relación entre el uso de antibióticos en la producción animal y la aparición de resistencias en humanos.
González Fandos ha indicado que estudios recientes señalan que estos residuos en carne de consumo pueden llegar a cifras del 8 %, "valor muy elevado comparado con los datos oficiales publicados, que hablan de menos del 1 %".
Para ella, "esta diferencia se debe a que los métodos analíticos disponibles o bien son muy sofisticados y requieren personal cualificado o no presentan suficiente sensibilidad". 

 

 

El pasado congreso titulado ‘Pastoralismo y vías pecuarias’ tuvo la presencia de varios investigadores del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) y de la Universidad de Zaragoza, que reflexionaron sobre el futuro del sector ovino de carne en Aragón, según reflejan las actas del evento. Los participantes fueron Rodríguez-Ortega, Martín-Collado, Casasús, Olaizola y Bernués.

Además, realizaron un análisis DAFO sobre el ovino de carne en Aragón.

 

Fortalezas

1. Sistemas con fuertes raíces territoriales y culturales que atesoran sabiduría y conocimiento

2. Fuente de desarrollo socio-económico y de fijación poblacional en el medio rural.

3. Las razas autóctonas locales, utilizadas en la mayoría de las explotaciones, están adaptadas al territorio

4. Aprovechan recursos no utilizables por otras actividades (incluidos subproductos de agricultura).

5. Margen de mejora técnica y de manejo.

6. Auto-suficiencia y rentabilidad cuando se adaptan al territorio y disponen de suficientes recursos. La dependencia aumenta con la intensificación y a veces con el tipo y tamaño de la explotación.

7. La diversificación económica aporta rentabilidad .

8. Adaptabilidad a cambios ambientales y/o de mercado.

9. Provee múltiples externalidades positivas o servicios de los ecosistemas (prevención del fuego, paisajes culturales, conservación de biodiversidad, sumidero de carbono, etc.)

10. Cierra el ciclo de vida del producto.

11. Produce alimentos de calidad diferenciada, ligada al territorio.

12. El manejo extensivo aporta bienestar animal (ligado al pastoreo) y poco uso de antibióticos, posicionándose mejor que otras carnes a nuevas políticas y demandas de consumo.

 

Debilidades

1. Baja autoestima; sensación de poca calidad de vida.

2. Descenso del censo ovino y de las explotaciones y consecuente pérdida de peso del sector.

3. Tendencia a la intensificación.

4. Falta de visión estratégica común del sector.

5. Falta de cohesión y organización entre ganaderos.

6. Poco poder de presión política y económica regional.

7. Factores de producción limitantes: capital, tierra y trabajo.

8. Complejidad de manejo y toma de decisiones óptimas.

9. Falta de formación e información técnica adaptada al sistema de producción.

10. Bajo conocimiento, gestión y adopción de tecnologías e innovaciones.

11. Dependencia de la variabilidad climática.

12. Baja producción: índices de productividad (fertilidad) bajos, crecimiento lento y ciclo del producto largo

13. Bajos ingresos/rentas. Bajo precio del cordero.

14. Dependencia de subvenciones europeas (PAC).

15. El cordero se engorda estabulado y con piensos, no diferenciándose de productos de sistemas intensivos.

16. En la carne de cordero se detectan residuos en matadero (relacionado con el ciclo corto y el engorde en la explotación)

 

Oportunidades

1. Creciente sensibilidad de estamentos gubernamentales locales, regionales y nacionales debido a la crisis en el sector.

2. Existen recursos alimentarios de pastoreo desaprovechados.

3. Crisis en otros sectores de actividad económica.

4. Incorporación de gente joven, y a veces formada, al campo.

5. Existencia de equipos especializados de formación técnica.

6. Desarrollo de nuevas tecnologías, muchas de acceso fácil y libre.

7. Demanda de agro-turismo en zonas rurales.

8. El consumo regional de cordero es considerablemente más alto que el nacional.

9. Nuevos países importadores con alta demanda de productos de cordero (países del Magreb y China).

10. Creciente reconocimiento social y concienciación por consumir productos del territorio de calidad diferenciada.

11. Crecientes demandas sociales y legislativas como el bienestar animal o carnes sin antibióticos.

12. Implementación de buenas prácticas para reducir antibióticos.

13. Nueva legislación que facilita la venta directa.

14. Nuevas orientaciones de la PAC hacia el desarrollo rural y la producción de bienes y servicios fuera de mercado.

 

Amenazas

1. Poco reconocimiento social de la actividad.

2. Marginalización de las zonas rurales, especialmente de las menos favorecidas.

3. Falta de servicios generales que dan lugar a agravios comparativos entre el estilo de vida urbano y el rural.

4. Incertidumbre sobre el futuro de las reformas de la PAC.

5. Falta de voluntad y apoyo político regional y europeo al sector.

6. Pocos incentivos gubernamentales para acometer las inversiones necesarias.

7. Incremento de la presión del uso del suelo por otras actividades.

8. Conflictos con especies silvestres.

9. Dificultad de acceso a pastos: pastos públicos caros.

10. Escasez y coste de mano de obra especializada.

11. El papeleo de los trámites administrativos cada vez es mayor.

12. Falta de servicios específicos para la ganadería (extensión agraria, asesoría técnica).

13. Condiciones climáticas duras y variables que afectan la disponibilidad de pastos y agua

14. Cambio climático que acentúa las condiciones climáticas; sequías.

15. Volatilidad de los precios de mercado de insumos (piensos).

16. Estancamiento y estacionalidad del precio y la venta de la carne de cordero.

17. Carne poco rentable para los carniceros, que prefieren vender otras especies.

18. Reducción del consumo de carne de cordero en las últimas décadas (por cambios de hábitos alimentarios, de cocina, etc.).

19. Falta formación de la sociedad sobre alimentación, cocina y dieta.

20. Centralización de servicios (disminución de mataderos comarcales) y ventas (dificultad de ventas locales).

21. Altos estándares higiénicos y sanitarios que dificultan las industrias artesanas.

22. Liberalización (limitado nº de compradores) y globalización (importaciones) del mercado.

23. Las actuales ayudas no reconocen (ni con dinero ni con otras facilidades) al ganadero los servicios ambientales que derivan de su labor de pastoreo.

razas-autóctonas-estudio web

Investigadores de la Universidad de Salamanca publican un artículo que demuestra que las razas ganaderas son fruto de una selección artificial y natural

Investigadores de la Universidad de Salamanca han publicado un artículo en la prestigiosa revista Scientific Reports, del grupo Nature, que analiza la distribución de las razas ganaderas autóctonas de la España peninsular. Los resultados muestran que están condicionadas tanto por factores humanos como por las características del medio ambiente local, aunque pesan más los primeros. Cuanto más se parecen dos provincias en términos culturales y ambientales, más parecida es también su fauna ganadera.

Las razas de animales domésticos son “una expresión de la relación entre los seres humanos y el medio ambiente”, explica a DiCYT Víctor Colino Rabanal, investigador del Área de Zoología de la Universidad de Salamanca, “una respuesta cultural a unas condiciones naturales”. En definitiva, el ganado local es fruto de una mezcla de selección artificial y selección natural. “Esta idea es bastante intuitiva, pero nadie se había puesto a cuantificar el peso de la cultura y del ambiente en la distribución de razas, en este caso, en la España peninsular”.

Para hacerlo, los investigadores han cruzado una gran cantidad de datos. En primer lugar, el estudio involucra a unas 110 razas ganaderas autóctonas locales, todas salvo las avícolas (por falta de información), es decir, el ganado bovino, ovino, equino, porcino y caprino; incluyendo el número de cabezas registradas en cada provincia.

“Actualmente, la ganadería utiliza mayoritariamente las mismas razas globalizadas destinadas a la producción, la cultura tiende a homogeneizarse y la forma de encarar el medio ambiente también, así que nos tuvimos que ceñir a las razas autóctonas que van desapareciendo. Esto implica que muchas de las razas con las que hemos trabajado están en peligro de extinción”, comenta Roberto Rodríguez.

Para estudiar los factores humanos, han utilizado principalmente los apellidos. Como son hereditarios, informan sobre la estructura biológica de la población y las relaciones entre distintos lugares, sirviendo como marcadores geográficos. A pesar de excluir los más comunes, que no sirven para estos fines, trabajaron con más de 90.000 apellidos recogidos en el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), teniendo en cuenta su evolución desde el siglo XIII. Los factores históricos también son esenciales para el análisis, puesto que las barreras administrativas marcan los flujos poblacionales y culturales.

Finalmente, para analizar el factor ambiental, los investigadores recurrieron a las bases de datos sobre distribución de especies de vertebrados. “Cuando hay coincidencia entre distintas provincias es porque probablemente tienen ambientes similares”, explican.

El parecido cultural, más determinanteFoto 17-09-14

Este trabajo ha sido posible gracias a la existencia de bases de datos accesibles y de software estadístico que permite relacionar todos los factores.” Cuando analizamos los datos, el factor que más influía en la distribución de razas era el cultural, más que el ambiental”, destaca Colino. Es decir, que “cuanto más parecidos culturalmente somos, más parecidas son nuestras razas”. Por ejemplo, los investigadores han observado que existen patrones lingüísticos –aunque no los pudieron analizar como una variable independiente–, de manera que podrían agruparse razas gallegas, vascas, catalanas.

No obstante, todos los factores tienen su influencia y el ambiental es muy importante. De hecho, hay una España mediterránea y una atlántica diferentes entre sí. “Lo más cercano es más parecido y lo más lejano es más diferente”, resumen.

La conclusión es que la distribución de razas en España encuentra paralelismos tanto con la distribución humana como con la distribución de la fauna vertebrada. “Demostrábamos que las razas son una construcción tanto cultural como ambiental”, indican.

Una riqueza para el futuro

Los resultados de esta investigación pueden ser de gran utilidad en un momento marcado por un cambio global que está aniquilando las formas de vida tradicionales. “Los seres humanos construimos un nicho sobre la base de nuestra biología, nuestra cultura y el entorno”, destaca Colino. En ese sentido, “la pérdida de una raza ganadera es la pérdida de una cultura y una forma en la que el hombre ha encarado su relación con el medio ambiente”.

Pero también “es la pérdida de una oportunidad, porque con el cambio climático hay variedades autóctonas que pueden ser importantes, ya que cuanta más diversidad, más posibles soluciones hay”. De hecho, “cada raza está especializada en una forma de explotar el medio ambiente y en un entorno en concreto”.raza florida web

“Hay ejemplos de cómo el conocimiento cultural tenía soluciones para el cambio ambiental que se está produciendo y que estamos perdiendo. Cada variedad local es una respuesta a un cambio ambiental que se puede producir y que podemos perder”, advierte Roberto Rodríguez.

No obstante, los investigadores se han llevado alguna sorpresa al realizar el estudio. Por ejemplo, “hay especies que recuperan terreno, como una raza de cabras autóctona de Granada. Además, desde las administraciones y desde la sociedad civil, a través de asociaciones y fundaciones, se están realizando esfuerzos por conservar el patrimonio ganadero.

 

 

 

Valentín Pérez fue nombrado el pasado viernes director del departamento de sanidad animal de la Universidad de León, en un acto que se celebró en la Sala de Juntas del Edificio de Rectorado, presidido por el Rector Juan Francisco García Marín.valentin perez

En su intervención, Valentín Pérez agradeció la confianza que depositada en él para dirigir el Departamento de Sanidad Animal «que espero cumplir satisfactoriamente y con éxito por el beneficio de todos», al tiempo que quiso recordar dos facetas muy importantes que desarrolla además de la actividad docente en el Grado en Veterinaria. «Este departamento ha desempeñado una gran actividad investigadora, y sus grupos de investigación han conseguido recursos no solo de convocatorias públicas de apoyo a la investigación sino también a través de contratos con empresas», señaló Pérez quien subrayó también la «importante labor asistencial que desarrolla el personal del Departamento participando en consultas clínicas del Hospital Veterinario o como servicio de apoyo al diagnóstico en sanidad animal». Labores todas ellas que a juicio del nuevo director del Departamento de Sanidad Animal «exigen tiempo y dedicación».

García Marín le felicitó por su disposición a aceptar una responsabilidad que le va a suponer tiempo y esfuerzo, y coincidió con Valentín Pérez envalorar la gran labor asistencial desarrollada por el Departamento de Sanidad Animal.

Valentín Pérez es licenciado y doctor en veterinaria por la Universidad de Zaragoza. Su formación postdoctoral la ha realizado fundamentalmente en el Moredun Research Institute (Edimburgo, Gran Bretaña) y en la Universidad de California en Davis (Estados Unidos). Desde 1995 esprofesor de la ULE, en diferentes asignaturas del grado en Veterinaria y Máster, fundamentalmente en el ámbito de la Anatomía Patológica Veterinaria.

En el campo investigador, sus estudios se centran en las enfermedades producidas por agentes infecciosos intracelulares en rumiantes, principalmente las causadas por micobacterias (paratuberculosis), en la que ha trabajado en su patogenia y respuesta inmunitaria. Así mismo, desempeña labores asistenciales en el servicio de diagnóstico de laFacultad de Veterinaria de León, especialmente en necropsias de rumiantes y también colabora en trabajos de asistencia técnica e investigación con varias empresas farmacéuticas, veterinarios clínicos o ganaderos. Ha publicado más de 175 artículos de investigación y divulgación, la gran mayoría en revistas recogidas en el JCR. La financiación la han aportado proyectos regionales, nacionales y europeos, así como contratos con empresas, habiendo sido investigador responsable de varios de ellos, según Leonoticias Diario.

Es Diplomado del «European College of Small Ruminant Animal Health and Management» (ECSRHM) y, por examen, del «European College of Veterinary Pathologists« (ECVP), que reconoce a los especialistas del continente en las respectivas especialidades veterinarias. Pertenece a varias asociaciones científicas, como las Sociedades Española y Europea de Anatomía Patológica Veterinaria, FORO DE OVINO,ANEMBE y SEOC entre otras, y ha participado en numerosos congresos, de los que, entre los más recientes, destacan las ponencias por invitación en el 34º Congreso Mundial Veterinario (34th World Veterinary Congress), celebrado en el pasado mes de mayo en Barcelona, o haber formado parte del Comité Científico del 14th International Colloquium on Paratuberculosis, que tuvo lugar en México en junio de 2018.

ataques lobos 1

 

 

El alumno del Grado de Ingeniería Forestal de la Universidad Católica de Avila Andoni Dios ha evaluado el riesgo de ataques por lobo ibérico en el Sistema Central y ha establecido propuestas para la conciliación con la actividad ganadera en su Trabajo Fin de Grado, dirigido por los doctores Tomás Santamaría y Javier Velázquez.

En este estudio, partiendo de los datos oficiales de ataques proporcionado por la Junta de Castilla y León, se ha analizado la probabilidad de producirse nuevos ataques en el territorio abulense, y en base a su incidencia se ha modelizado el riesgo de ataques para todo Ávila. De esta forma, se ha podido planificar medidas de conciliación para evitar futuros ataques, teniendo en cuenta las zonas de Ávila con un mayor o menor riesgo de sufrir ataques de lobos sobre la ganadería. 

Andoni Dios ha diseñado un modelo mediante sistemas de información geográfica que categorice los diferentes territorios, según su probabilidad de sufrir ataques de lobo ibérico. El alumno ha analizado las variables que más van a influenciar en la depredación del lobo sobre la ganadería, basándose en estudios precedentes y en información bibliográfica sobre la ecología del lobo ibérico.ataque3s lobos 2

Tras procesarse adecuadamente con el fin de poder manipularlas en el sistema de información geográfica, se ajustarán estadísticamente a un modelo lineal generalizado. Dicho modelo, se aplicará sobre el territorio para que se determinen las zonas de mayor probabilidad de ataque del cánido en cuestión y para compararlo con el registro real de los ataques acontecidos durante los años 2016 y 2017.

Para ayudar a la conciliación del conflicto entre ganaderos y el lobo y demás grupos sociales implicados, el estudio presenta las medidas de prevención consideradas como más adecuadas para el área de estudio, teniendo en cuenta los resultados obtenidos en el modelo creado. Además, se ha realizado un análisis del conflicto considerando los factores más determinantes. Por último, el alumno de la UCAV propone el modelo como medida a considerar de posible aplicación en territorios de reconquista probables para el lobo ibérico.

 

Página 1 de 34

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder