Mostrando publicaciones por etiqueta: Universidades

Investigadores valencianos han diseñado nuevas dietas para vacas, ovejas o cabras a partir de la paja de arroz y los restos de poda de cítricos, que contribuiría a reducir las emisiones de metano generadas por los animales y a disminuir la quema de estos subproductos del campo.
Los piensos diseñados por los investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia reducen las emisiones de metano (gas de efecto invernadero) entre un 8 y un 22 %, según informa este martes la institución académica.
Además de los residuos de paja de arroz y de hojas de cítricos, incorporan otros ingredientes que "garantizan que todas las necesidades nutritivas del animal quedan satisfechas".
Y destacan también porque, además de tener un beneficio medioambiental, según los investigadores, son útiles para los agricultores porque revaloriza un subproducto y para los ganaderos al ofrecerle un alimento local a un precio competitivo.
"En los últimos años la paja de arroz se está eliminando mediante la quema controlada de los cultivos. Por otro lado, los restos de poda de cultivos citrícolas -naranjos y limoneros- son también eliminados mediante la quema o el triturado en verde. Todas estas prácticas causan grandes emisiones de gases efecto invernadero a la atmósfera", señala el catedrático Carlos Fernández.
Este investigador del Instituto de Ciencia y Tecnología Animal de la UPV y responsable del proyecto en esta institución ha añadido que el las dietas "Low Carbon Feed", el proyecto europeo dentro del cual se enmarca este trabajo, han incorporado paja de arroz y residuos de hoja de naranjo y limón al pienso compuesto de los animales rumiantes.
"Es decir -ha concretado-, dichos residuos no se han utilizado como fuente forrajera, sino que se han introducido como un ingrediente más en la elaboración de un pienso compuesto".
El investigador de la UPV ha destacado que se trata además de una propuesta que cumple con uno de los principios de un sistema agrícola-ganadero sostenible: las 3R -de Reutilizar, Reciclar y Reducir-, sin perjudicar ni alterar el nivel productivo de los animales.
El proyecto "Low Carbon Feed" está financiado por el programa de Proyectos Europeos sobre el Cambio Climático LIFE y cuenta con la coordinación de la Unió de Llauradors i Ramaders, la investigación de la UPV y la participación de los ayuntamientos de València y la Vall d'Uixò (Castellón), la Fundación Low Carbon Economy-Vall d'Uixò, Airatec Biomass-Vall d'Uixò, UNIPROCA -de Talavera de la Reina (Toledo)- y Area Europa SCARL-Bolonia (Italia).

Por tercer año consecutivo, un total de quince estudiantes de quinto curso del Grado de Veterinaria de la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir han acompañado a un rebaño de 800 cabezas de ovino y caprino en su trashumancia anual. En esta ocasión, los alumnos acompañaron a pie durante cuatro jornadas al ganadero Feliciano Juan Abargues, en un recorrido que comenzó en Valdelinares (Teruel) y terminó en Lucena del Cid (Castellón), pasando por el Parque Natural del Penyagolosa y acompañados por los perros pastores.

Los alumnos han sido acompañados por los profesores Joel Bueso Ródenas y María Moreno Manrique, que han destacado el gran entusiasmo mostrado por los alumnos de Veterinaria al realizar esta actividad que les ha permitido conocer ‘in situ’ este tipo de producción animal respetuoso con el medio ambiente y con el bienestar de los animales. “Los alumnos han destacado el valor de la trashumancia en la prevención de incendios y su valor social y cultural milenario, dado que conserva ciertos caracteres propios de la vida pastoril, fijando las poblaciones humanas en áreas desfavorecidas”, según señala Bueso Ródenas.

Este año se ha contado con el apoyo de los Ayuntamientos de Valdelinares, Puertomingalvo y Vistabella del Maestrazgo, que han cedido espacios para que los integrantes del grupo pudieran pernoctar y asearse.

El cambio climático influye de forma directa en el proceso de transmisión de la fiebre catarral ovina o lengua azul. Así lo afirma Javier Lucientes, profesor del Departamento de Patología Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza, en un artículo publicado por la Red de Intercambio de Conocimiento Agroalimentario (RICA).

El experto afirma que el aumento de temperaturas producido por el cambio climático influye directamente sobre los jejenes, que actúan como vectores de la enfermedad. Así, adelantan su inicio de actividad y sobre todo retrasan su desaparición, por lo que en muchas zonas han ampliado su actividad hasta el mes de diciembre. De esta manera en el caso de que se produzca un brote de estas enfermedades pueden ser transmitidas durante mucho más tiempo. “Incluso en algunas zonas del sur de Andalucía pueden estar activos durante todo el año con el consiguiente riesgo de transmisión”, señala el especialista.

En este sentido, Lucientes refleja que ‘Culicoides imicola’ es una especie tropical que sólo se encontraba en el suroeste de la Península, pero que en la actualidad se encuentra incluso en el norte de Cataluña y las Islas Baleares. “Gracias al aumento de las temperaturas, han podido colonizar otras regiones de España donde no estaban presentes, y por lo tanto ha aumentado la zona de potencial presencia de estas enfermedades”, señala.

La Unidad de Reproducción Clínica de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria realizó una experiencia para la obtención y valoración de la calidad embrionaria a partir de cabras de raza Majorera sometidas a un proceso de superovulación, como trabajo previo a una posible transferencia de embriones. Este proyecto fue financiado por el Cabildo Insular de Gran Canaria y por la Fundación Canaria Universitaria de Las Palmas.

Se sometieron al tratamiento de superovulación un total de 20 de cabras, de las que 18 respondieron satisfactoriamente, pero lo que el porcentaje de respuesta fue del 90%. En virtud de estos datos obtenidos, los autores del experimento consideran que se ha establecido un protocolo idóneo de superovulación. Cada cabra fue sometida a dos tratamientos de superovulación durante este experimento, siendo el procedimiento utilizado para la recogida la vía quirúrgica tradicional, y tratando de minimizar el grado de afectación de las estructuras reproductivas del animal.

El número medio de embriones vitrificables por animal se situó en 11,9 embriones, mientras la tasa de recuperación se situó ligeramente por encima del 80%. La respuesta superovulatoria fue diversa, con cabras con una respuesta discreta (obteniendo 2-3 embriones de calidad adecuada) y otras hembras con una respuesta excepcional (18-20 embriones en un solo protocolo). Respecto a la calidad embrionaria, se obtuvieron embriones de calidad excelente en un 79% (170 embriones) que fueron sometidos al proceso de vitrificación, previo a su criopreservación. El resto de embriones transferibles eran de calidad buena, pero no lo suficiente para ser criconservados y se cultivaron in vitro, para ver si continuaban su desarrollo. De estos embriones, más del 75% alcanzo la etapa de blastocisto eclosionado, indicando que su progresión era correcta.

Respecto al grado de desarrollo, el 58,3% se encontraban en fase de mórula y el 41,6 en fase de blastocisto. “La diferencia entre el grado de desarrollo (mórulas o blastocistos) obedecía a el momento de la recogida. Cuando las recogidas se realizaban unos 4-5 días tras el final de las montas, la mayor parte de los embriones eran mórulas, mientras que cuando se recogían entre 5 y 6 días tras las cubriciones, más del 90% de los embriones eran blastocistos (tempranos o expandidos)”, asegura el estudio.

De esta forma, se consolida la posibilidad de continuar con el tratamiento de superovulación y realizar transferencia de embriones en el futuro en la raza caprina Majorera.

Esta investigación se publicó en forma de póster en el pasado Foro Nacional del Caprino, en la sesión organizada por la International Goat Association (IGA). Sus autores son los siguientes: Batista, M.; Zagorskaia, A.; Díaz-Bertrana, L.; Parens, L.; Domínguez, J.; Hittig, R.

Las enfermedades priónicas o encefalopatías espongiformes transmisibles (EETs) son un conjunto de enfermedades neurodegenerativas que afectan a animales y a humanos. Algunos ejemplos son la enfermedad caquectizante crónica de los cérvidos (ECC), la enfermedad de Creutfeldt-Jakob (ECJ) que afecta a la especie humana, la encefalopatía espongiforme bovina (EEB) o el scrapie ovino y caprino. Los individuos que las padecen presentan en su sistema nervioso central (SNC) depósitos de proteína prión patológica o PrPSc que se acumula y provoca el desarrollo de lesiones espongiformes y muerte neuronal.

Los mecanismos patogénicos que intervienen en el desarrollo de la neurodegeneración asociada a las EETs siguen sin estar claros, siendo últimamente uno de los más estudiados el estrés del retículo endoplásmico, un mecanismo que la célula activa en respuesta a la acumulación de proteínas mal plegadas y en el que se produce una sobreexpresión de proteínas como las disulfuroisomerasas (PDIs).

En este contexto, se presentó un trabajo de Fin de Grado ante la Universidad de Zaragoza que se basa en la realización de la técnica inmunohistoquímica (IHQ) en muestras de tejido nervioso de 18 ovejas Rasa Aragonesa, hembras y de genotipo ARQ/ARQ para el gen PRNP, con el fin de detectar posibles diferencias en la cantidad de la proteína PDI en el SNC de los diferentes grupos. Las ovejas se dividieron en tres grupos de seis animales: grupo control, de individuos sanos; grupo preclínico, animales infectados de forma natural por el prión asociado al scrapie pero que no presentaban signos clínicos; y grupo clínico, ovejas infectadas también por el agente etiológico del scrapie y con signos clínicos evidentes de una fase avanzada de la enfermedad. De cada oveja se seleccionaron tres áreas encefálicas para el estudio de la acumulación de la proteína PDI: obex, tálamo y corteza frontal. Inicialmente se valoraron las muestras mediante microscopía óptica de forma semicuantitativa, en una escala del 0 al 5 en función de la intensidad de la acumulación de la proteína.

No se obtuvieron diferencias significativas entre los obex de las ovejas preclínicas y las ovejas control. Este hecho permite extraer la conclusión de que es posible que el aumento de la PDI en el obex sea un mecanismo patogénico inicial en respuesta al mal plegamiento de proteínas en esta área endémica.

El estudio, realizado por Javier Hernández Piñeiro, lleva el título de ‘Análisis del estrés del retículo endoplásmico en ovinos con scrapie natural’ y fue presentado ante la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza.

El Colegio de Veterinarios de la Provincia de Zaragoza, celebró este viernes su tradicional festividad del Día del Colegiado, con un acto institucional que comenzó a las 20:00 horas en el salón del hotel Reina Petronila y en el que se procedió a la entrega de las distintas distinciones colegiales y premios. Este año el acto ha contado con la presencia de la Consejera del departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón, Pilar Ventura y del Vicepresidente de la Organización Colegial Veterinaria Española, Luis Alberto García.

 

En el transcurso del acto se concedieron los premios a Jesús Usón Gargallo, en la categoría de Personalidad comprometida con la sociedad, y a una trayectoria profesional por la labor docente como profesor de más de 20.000 profesionales sanitarios nacionales y extranjeros de los campos de la medicina, veterinaria, farmacia y enfermería en diversas especialidades como la laparoscopia, la endoscopia, el diagnóstico, la terapia endoluminal, la microcirugía y la anestesiología, entre otras, y el reconocimiento a la persona y al veterinario aragonés, Fundador y en la actualidad Presidente de Honor del Centro de Cirugía de Mínima Invasión Jesús Usón (CCMIJU) de Cáceres, dedicado a la investigación, formación e innovación en el ámbito sanitario internacional.

 

En la categoría de Institución comprometida con la sociedad, que reconoce iniciativas y proyectos que contribuyan a la mejora del estado de bienestar de los animales, el premio se otorgó al Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA), por la labor desarrollada en aras de la protección del bienestar animal y del medio ambiente.

 

Así mismo, el Proyecto de los Perros de alerta médica de la Fundación CANEM, por su labor desarrollada aumentando la calidad de vida de las personas con diabetes y/o epilepsia recibió el premio al Animal comprometido con la sociedad, como protagonista de un papel determinante en la vida de una persona o un colectivo.

 

Finalmente, durante la celebración se entregaron las distinciones a los compañeros que han alcanzado este año su jubilación y a los veterinarios que se acaban de incorporar así como a los veterinarios que llevan 25 años de colegiación continuada en la institución zaragozana.

 

 

 

 

 

 

 

El presidente del COVZ, Jesús García, agradeció la asistencia de las numerosas personalidades del ámbito institucional, colegial, profesional y social a los Premios del Día del Colegiado.

 

A la finalización de los distintos actos programados, se sirvió un cóctel y cena en las instalaciones del hotel Reina Petronila de Zaragoza.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 COLEGIO2019-51

Pie de foto (de izq a drch): Paco Martín, presidente de la fundación CANEM; José Antonio Mingorance, coronel jefe de la Comandancia de Zaragoza; Pilar Ventura, Consejera del departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón; Jesús Usón, Fundador y Presidente de Honor del Centro de Cirugía de Mínima Invasión Jesús Usón (CCMIJU); Jesús García, presidente del Colegio de Veterinarios de la Provincia de Zaragoza; Luis Alberto García, Vicepresidente de la Organización Colegial Veterinaria Española y Pilar Zaragoza, Vicerrectora de Transferencia e Innovación Tecnológica.

Este sábado, día 28 de septiembre, en la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, se celebrarán las IV Jornadas Técnicas de Pequeños Rumiantes de Canarias – Avetprucan. Estas jornadas técnicas, específicas para pequeños rumiantes, cuentan con muchísimo apoyo en la región, ya que en Canarias estas ganaderías, y en especial, la caprina, tiene un papel protagonista, y configura un nuevo sector donde muchos veterinarios demandan formación.

A lo largo del día, se desarrollarán ponencias sobre temas tan importantes y relevantes para los pequeños rumiantes, como sanidad, alimentación, conservación y manejo. Las jornadas comenzarán con un homenaje a título póstumo al profesor Carlos Gutiérrez Cabrera y con una distinción como presidente de honor a Juan Francisco Capote Álvarez.

 

Sábado, 28 de septiembre

9.00 horas. Entrega de documentación.

9.30 horas. Acto inaugural.

10.30 horas. ‘Enfermedades metabólicas en pequeños rumiantes con especial atención al periparto’. José Pedreira García, producto manager de Rumiantes de Fatro Ibérica.

12.00 horas. Café.

12.30 horas. ‘Racionamiento del caprino de leche’. Vicente Jimeno Vinatea, del Departamento de Producción Animal de la Universidad Politécnica de Madrid.

14.30 horas. Comida.

16.00 horas. ‘Implantación y seguimiento de planes de calidad de leche en el campo’. Francisca Martínez Martínez, veterinaria del Servicio Técnico de la Sociedad Cooperativa Los Filabres.

17.30 horas. Café.

18.00 horas. ‘Retos de futuro de las razas autóctonas’. Eva Muñoz Mejías, gerente de Gescan.

18.25 horas. ‘Estudio de lactancia artificial en el caprino en Canarias. Presentación de resultados’. Alexander Torres y Juan Capote, investigadores del ICIA.

18.50 horas. Asamblea de Avetprucan.

Arrancó la primera jornada de la nueva asignatura Salidas Profesionales del Grado de Veterinaria de la Universidad de Extremadura, con la que se pretende dar una perspectiva lo más completa posible a los estudiantes sobre el ejercicio de su futura profesión. Una actividad organizada gracias a la colaboración del Colegio Oficial de Veterinarios de Cáceres.

Un total de 98 alumnos y alumnas acudieron a esta primera sesión, que se centró en la sanidad exterior y el papel del veterinario en frontera para controlar productos y animales provenientes de terceros países. Mario de la Cueva Escobar, jefe de la Dependencia Funcional de Agricultura y Pesca de Cádiz, y María Vizcaíno Rodríguez, Jefa del Negociado de Sanidad Animal en Cicytex, fueron los ponentes del día.

Durante la primera charla, Mario de la Cueva destacó que la veterinaria es una profesión sanitaria que está cogiendo fuerza a nivel internacional con políticas globales como el enfoque One Health y la Agenda 2030, pues cabe recordar que un 60% de las enfermedades humanas infecciosas conocidas son de origen animal (animales domésticos o salvajes), al igual que un 75% de enfermedades humanas emergentes y un 80% de agentes patógenos que pueden ser utilizados por el bioterrorismo.

Por su parte, María Vizcaíno, puso el broche a la jornada con su intervención sobre los Puntos de Inspección Fronterizos, donde la inspección veterinaria se realiza sobre animales vivos, productos de origen animal y otros productos, para garantizar que estas importaciones no suponen ningún riesgos para los consumidores de la Unión Europea, incluido el control de los animales de compañía que viajan con sus dueños.

Asimismo recordó que la sanidad exterior, es decir, el control sanitario en aduanas y paraduanas es una competencia exclusiva del Estado y el veterinario desarrolla un papel fundamental para controlar tanto las importaciones como las exportaciones.

En el diagnóstico de la tuberculosis en rumiantes domésticos influyen factores inmunológicos y técnicos. En un trabajo de Fin de Grado presentado por Abel Díaz Castillo ante la Universidad Complutense de Madrid se evaluaron dos factores que podrían interferir en el mismo al utilizarse con fines fraudulentos, pudiendo afectar al avance del programa de erradicación. Por ello, los resultados obtenidos podrían servir para la mejora del programa y alcanzar el objetivo de erradicación de la enfermedad.

El objetivo de este estudio fue determinar si la presensibilización con tuberculina, así como la aplicación de corticoides a nivel local tienen efecto sobre la prueba de intradermotuberculinización y así poder mejorar el método diagnóstico de la tuberculosis. Para el estudio, se seleccionaron aleatoriamente 158 animales de un rebaño caprino con tuberculosis (con una prevalencia aparente de rebaño aproximada del 70%) distribuidos en tres grupos: presensibilizado (PS), corticoides (COR) y control (CT).

A todos los grupos se les realizó una intradermotuberculinización el mismo día. Al grupo PS se le hizo además una prueba previa 72 horas antes. Al grupo COR se le aplicó corticoide en la zona de inoculación de tuberculinas 24 horas antes de la lectura de la prueba. Posteriormente se realizó un análisis estadístico para determinar las diferencias en los resultados de la prueba en los grupos PS y COR respecto al grupo CT.

Los resultados de la presensibilización con tuberculina sugirieron que no había un efecto de positivización sobre los resultados de intradermotuberculinización simple, pero sí sobre la comparada. La aplicación de corticoides a nivel local 24 horas antes de la lectura de la intradermotuberculinización afectó de forma significativa a los resultados de la prueba, reduciendo el número de reactores positivos, demostrando que su empleo de forma fraudulenta puede afectar a la detección de animales infectados en el contexto del programa de erradicación y poniendo de manifiesto la necesidad de sistemas de detección como el aplicado en el presente estudio.

Investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona han realizado un estudio con el objetivo de identificar los biomarcadores candidatos de estrés por calor en la orina de cabras lecheras lactantes mediante la aplicación de un análisis metabólico basado en la resonancia magnética nuclear de protones.

El estrés por calor aumentó la temperatura rectal (1,2 °C), la frecuencia respiratoria (3,5 veces) y la ingesta de agua (74%), pero disminuyó la ingesta de alimento (35%) y el peso corporal (5%) de la lactancia. No se detectaron diferencias en el rendimiento de la leche, pero el estrés por calor disminuyó el contenido de grasa (9%), proteína (16%) y lactosa (5%).

La metabolómica permitió separar los grupos de control del que sufría estrés por calor. Los metabolitos más discriminatorios fueron hipurato y otros compuestos derivados de fenilalanina. La mayor excreción de estos compuestos tóxicos derivados del intestino indicó que el estrés por calor indujo un crecimiento excesivo nocivo de microbiota gastrointestinal, que debería haber secuestrado aminoácidos aromáticos para su metabolismo y disminuir la síntesis de neurotransmisores y hormonas tiroideas, con un impacto negativo en el rendimiento y la composición de la leche.

En conclusión, el estrés por calor modificó notablemente los rasgos termofisiológicos y la calidad de la leche de las cabras lecheras, que se tradujeron en su perfil metabólico urinario a través de la presencia de compuestos tóxicos derivados del intestino. Hipurato y otros compuestos derivados de la fenilalanina se sugieren como biomarcadores urinarios para detectar animales lácteos estresados por el calor en la práctica.

Este estudio se ha publicado en forma de artículo en la prestigiosa revista científica internacional Plos One, con la firma de los siguientes autores: Alexandra Contreras Jodar, Nazri Hj. Nayan, Soufiane Hamzaoui, Gerardo Caja y Ahmed A.K. Salama. Todos ellos son investigadores del Grupo de Investigación de Rumiantes del Departamento de Producción Animal de la Universidad Autónoma de Barcelona, excepto el caso de Nazri Hj. Nayan, que pertenece a la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Putra en Malasia.

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder