Quesos Tierra de Sabor

Mostrando publicaciones por etiqueta: Universidades

Los antimicrobianos se usan para controlar los trastornos respiratorios durante el período de cebo de ovinos. Existe una necesidad urgente de optimizar el uso de diferentes familias de antimicrobianos en el ganado para abordar el problema general de la resistencia a los antimicrobianos. El primer paso para abordar este problema es obtener información sobre los parámetros de susceptibilidad antimicrobiana (farmacodinámica) de los patógenos ovinos.

En un estudio realizado por investigadores españoles de Nanta, Exopol y la Universidad de Lleida, se determinó el parámetro farmacodinámico clave (MIC) para ‘Pasteurella multocida’ y ‘Mannhaemaia haemolytica’ aisladas de casos clínicos respiratorios ovinos utilizando métodos de laboratorio aceptados para el aislamiento bacteriano, identificación y determinación de MIC.

El patrón antimicrobiano mostró una buena susceptibilidad para los patógenos respiratorios ovinos a varios antibióticos autorizados, incluidas las fluoroquinolonas y las sulfonamidas. Sin embargo, la susceptibilidad antimicrobiana de los antibióticos en la familia de la tetraciclina fue variable. La doxiciclina mostró un mejor patrón antimicrobiano que la tetraciclina.

Finalmente, se recomiendan los programas de monitoreo de susceptibilidad antimicrobiana para proporcionar una guía basada en evidencia para la terapia antimicrobiana de enfermedades bacterianas.

Este trabajo se ha publicado en la prestigiosa revista científica Small Ruminant Research con la firma de los siguientes autores: J.M. Bello, G. Chacón, R. Pueyo, R. Lechuga, L. Marco, M. Marco, C. Álvarez y L. Fraile.

Luis Manuel Salinas Rodríguez presentó en el pasado mes de junio ante la Universidad de León la tesis doctoral titulada ‘Patologías nerviosas emergentes en caprino: louping ill e intoxicación por plantas Ipomoea spp.’, que incluye artículos que responden a una serie de preguntas de interés sanitario que surgieron a partir del brote de louping ill (LI) en cabras en el norte de España, así como de un proceso patológico observado en cabras de Nicaragua. La primera pregunta fue: ¿La vacuna comercial frente a LI diseñada para ovinos resulta efectiva en caprinos? Los resultados obtenidos y que dan respuesta a esta pregunta se publicaron en un primer artículo denominado ‘Vaccination against Louping Ill Virus Protects Goats from Experimental Challenge with Spanish Goat Encephalitis Virus (SGEV)’. Se demostró que la aplicación de la vacuna aprobada para LI en ovinos resultó 100% efectiva en la inmunización de cabritos contra la nueva variante de LIV denominada SGEV. Durante el estudio se pudo comprobar el desarrollo de inmunidad ya que los niveles de anticuerpos (IgG) de los cabritos aumentaron constantemente incluso después de la segunda dosis de vacuna, previniendo de esta manera la presentación de signos clínicos y el desarrollo de lesiones histológicas asociadas a la enfermedad. Asimismo, la carga de ARN viral se redujo a niveles muy bajos difícilmente detectables mediante qRT-PCR, resultados que indican que la vacunación es la mejor manera de prevenir la transmisión de esta enfermedad.

La segunda pregunta planteada fue: ¿La nueva variante de LI solamente afecta al ganado caprino o también afecta al ganado ovino como sucede en el Reino Unido? Esta pregunta es respondida en el artículo denominado ‘Lambs are Susceptible to Experimental Challenge whith Spanish Goat Encephalitis Virus’. El SGEV es capaz de provocar en el ganado ovino un cuadro clínico y unas lesiones histopatológicas similares a las descritas en los casos de infección natural con el SGEV en ganado caprino, y son indistinguibles a las descritas en casos de infecciones naturales o experimentales con el LIV en el Reino Unido.

En el caso particular del síndrome neurológico observado en cabras del occidente de Nicaragua, caracterizado por ataxia, temblores y nistagmos se planteó la siguiente pregunta: ¿La alteración que presentan las cabras de Nicaragua es un proceso infeccioso relacionado con el LI o por el contrario se trata de una patología de etiología diferente? Esta pregunta se responde con los resultados publicados en un tercer artículo denominado’“Neurological syndrome in goats associated with Ipomoea trifida and Ipomoea carnea containing calystegines’. El estudio histológico de las lesiones determinó que se trataba de una enfermedad por almacenamiento de glucoproteínas relacionado con el consumo de plantas del género Ipomoea en concreto, I. trifida e I. carnea. La particularidad de este proceso en este caso fue que la swainsonina, un alcaloide habitual en esta especie no se encontró en las plantas estudiadas, pero si se pudo determinar la presencia del alcaloide calistegina y que éste por sí solo fue el responsable del proceso.

Esta tesis pone de manifiesto la necesidad constante de estudiar y profundizar en la comprensión clínica, patológica y epidemiológica de las enfermedades emergentes y reemergentes a consecuencia de diferentes factores como el cambio climático y el comercio mundial.

T022 MEJORA- Assaf web

Las lesiones a nivel traqueal en la especie ovina han existido desde siempre, como en cualquier otra especie, sin embargo, no se ha encontrado bibliografía alguna que facilitara algún dato sobre prevalencias de lesiones traqueales en el ganado ovino, tipo de lesión, localización más habitual y factores predisponentes que pudieran facilitar su aparición. De esta premisa parte la tesis doctoral ‘Estudio de las traqueales en el ganado ovino: descripción, prevalencia y origen’, presentada por Miren Emille Ortega Eguiluz ante la Universidad de Zaragoza durante el pasado mes de abril.

“El trabajo, del día a día, como profesionales veterinarios responsables de asociaciones de defensas sanitarias ganaderas, nos ha permitido detectar una gran cantidad de lesiones traqueales en nuestros rebaños. Esto nos hizo pensar que aunque estas alteraciones, a este nivel del sistema respiratorio, no parecen ser un factor que influya de manera significativa en la productividad de las explotaciones, sí pueden repercutir directamente en el bienestar del sujeto. Así pues, en el presente estudio nos propusimos ahondar en el conocimiento de esta patología desde distintas perspectivas, tratando de obtener la mayor cantidad posible de información que nos ayudase a entender esta patología, su incidencia y patogenia”, señala la autora.

El trabajo se planteó con la finalidad de conocer la prevalencia de lesiones traqueales en el ganado ovino procedente de explotaciones comerciales, así como el perfil de la lesión e investigar los factores que pudieran influir en la aparición de este tipo de patología. El trabajo se llevó a cabo en dos vertientes. Por un lado, se realizó la inspección por palpación de las tráqueas de la totalidad de animales de 41 granjas de las provincias de Huesca y Zaragoza, que son un total de 17.245 animales. Por otro lado, se tomaron 35 tráqueas sin alteración aparente a partir de animales de necropsias de distintas edades, dividiendo cada una en tres secciones. Cada una de esas secciones, se sometió a fuerzas de compresión gracias a una máquina especializada para tal fin en el Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (I3A) de la Universidad de Zaragoza.

La prevalencia media individual de lesiones traqueales en los animales de los rebaños fue del 12%, y la prevalencia colectiva fue del 100%.

El perfil lesional, tras la exploración en campo, se caracterizó por una lesión localizada preferentemente en la zona media de la tráquea seguida por la zona denominada mixta y la zona posterior. En la zona mixta englobamos las lesiones que afectan a más de una zona a la vez en el mismo animal.

El tipo de lesión más habitual fue el caracterizado por la lesión de dos anillos consecutivos seguido de cerca por la afección de 3-4 anillos.

El factor directo que más influyó en la aparición de patologías traqueales fue la edad, que conforme aumenta, se incrementa la presencia de lesión. Se hizo visible el aumento de la incidencia de afecciones traqueales a partir de los siete años, y mucho más notable a partir de los diez años. Por otro lado, también influyeron otros factores intrínsecos a la explotación, como es el modelo de desvieje de los animales llevado a cabo por el profesional de la explotación y la forma de alimentar al ganado en estabulación. Los animales alimentados a base de ensilados, bien en forma de bolas o mediante carro mezclador, y los que se benefician de subproductos húmedos, presentaron menos lesiones traqueales. Del mismo modo, se detectaron prevalencias más bajas en cuanto a alteraciones a nivel traqueal en aquellas ganaderías en las que se llevaba a cabo la desinfección frecuente de las instalaciones de la explotación y del agua de bebida.

El estudio realizado en el laboratorio de ingeniería, que ha consistido en someter a distintos fragmentos de tráqueas a fuerzas de compresión para conocer su resistencia, ha dado como resultado que las mayores fuerzas que se han tenido que aplicar para llegar a la mitad del calibre de la tráquea han sido en el grupo de los animales de nueve años o más. Esto es debido a la mayor rigidez que va alcanzando la estructura traqueal con el paso de los años. También se ha visto que las tráqueas que han sufrido roturas de sus anillos durante el ensayo, formaban parte del grupo de los animales más viejos, ovejas de nueve años o más.

VETIA 2web

El pasado 23 de julio ha tenido lugar en la Facultad de Veterinaria de León el taller teórico-práctico: Diagnóstico anatomopatológico de las enfermedades consuntivas en pequeños rumiantes, dirigido a un grupo de especialistas de Castilla y León y organizado por Vetia.

De la mano de Valentín Pérez, director del departamento de Sanidad Animal, la sesión se dividió en una parte teórica y una parte práctica.L VETIA

En primer lugar, el ponente revisó las diferentes causas que pueden originar un proceso caquectizante e ilustró con numerosas imágenes las lesiones anatomopatológicas más frecuentes en cada caso, estableciendo los posibles diagnósticos diferenciales. Dentro de las enfermedades infecciosas que conducen a un adelgazamiento extremo y de curso lento y progresivo, se detuvo en la paratuberculosis, resaltando las pérdidas económicas que ocasiona y la eficacia de su control mediante la vacunación.

A la teoría le siguió la práctica, donde recordó la técnica de realización de una necropsia para aprovechar al máximo su valor diagnóstico e interpretar correctamente las lesiones encontradas en el animal.

Vetia quiere agradecer a los asistentes su implicación e interés, y a Valentín Pérez su contribución a esta jornada cuyo objetivo es apoyar al veterinario en temas de su interés para su práctica diaria.

VETIA 1 web

26-7-19La Facultad de Veterinaria de la CEU UCH ha acogido las I Jornadas Nacionales de Innovación Docente en Medicina y Cirugía Animal

Los asistentes han podido conocer experiencias de éxito desarrolladas en las facultades de Murcia, Las Palmas y CEU de Valencia

Poner en común experiencias innovadoras y abordar los retos de futuro han sido los objetivos de las I Jornadas Nacionales de Innovación Docente en Medicina y Cirugía Animal, que se han celebrado en la Facultad de Veterinaria de la Universidad CEU Cardenal Herrera (Valencia).

Profesores de diferentes facultades de Veterinaria de España han coincidido en señalar la introducción de las nuevas tecnologías en la comunicación con los estudiantes y el incremento del uso modelos de simulación en la docencia en Medicina y Cirugía Animal, como retos de futuro.

En el transcurso de estas I Jornadas nacionales, los asistentes tuvieron la oportunidad de conocer experiencias en el uso de las nuevas tecnologías tanto en la Facultad de Veterinaria CEU, como las presentadas por los profesores Miguel Ángel Sánchez y Asta Tvarijonaviciute de la Facultad de Murcia oJosé Manuel Vilar de la Facultad de las Palmas de Gran Canaria.

“Estos sistemas están ya entre nosotros, pero su aplicación intensiva en nuestra área se antoja compleja ya que estamos impartiendo asignaturas clínicas en las que el contacto con el paciente y propietario es fundamental. No obstante, suponen ya un elemento de apoyo importante y se convertirán en imprescindibles en poco tiempo”, ha subrayado el profesor Joaquín Sopena, organizador de estas I Jornadas.

El profesor de la CEU UCH ha recordado que “El contacto del alumno con el profesor es fundamental. El profesor traslada experiencia y estímulo al estudiante. Para ello puede servirse de medios técnicos cada vez más avanzados”.

Investigadores griegos de la Universidad de Tesalónica han publicado un artículo en la prestigiosa revista científica internacional Small Ruminant Research, cuyo objetivo es describir los mecanismos que conducen a la involución mamaria en las ovejas y los cambios que tienen lugar en la glándula mamaria durante ese período.

La involución mamaria es la regresión del tejido mamario al estado no secretor y tiene lugar como iniciada, gradual o senil. En los sistemas de producción tipo cordero, el cese de la lactancia es abrupto, mientras que en los sistemas de producción tipo lácteo es progresivo o abrupto. El período desde el cese de la extracción de la leche hasta el comienzo del período de lactancia posterior se denomina ‘período seco’, que es un periodo importante en el manejo de la salud de las ovejas para una producción óptima de leche durante el período de lactancia posterior, ya que es necesario para la renovación de las células epiteliales mamarias.

La involución mamaria está influenciada por la disminución de la actividad de las hormonas galactopoéticas y los mecanismos locales en respuesta a la acumulación de leche en la glándula. La acumulación de leche juega un papel importante en la activación de la apoptosis de las células epiteliales.

Además, la glándula mamaria es particularmente susceptible a infecciones después del cese de la lactancia, ya que se forma un tapón de queratina en el orificio de la teta, los leucocitos se acumulan en la glándula y aumentan las concentraciones de inmunoglobulinas y lactoferrina. El manejo de la salud de la ubre al final de un período de lactancia tiene como objetivo curar las infecciones que se produjeron durante el período de lactancia anterior y prevenir nuevas infecciones intramamarias durante el período seco.

El sacrificio de las ovejas con al menos una glándula mamaria dañada permanentemente o las afectadas crónicamente u otras con incidentes de mastitis recurrente o no respondieron completamente al tratamiento de mastitis durante el período de lactancia anterior contribuyen a la disminución de los gastos veterinarios para el control de la mastitis en el rebaño, eliminan fuentes de posible infección por otros animales en el rebaño y disminuyen los recuentos de células somáticas en masa en el período de lactación posterior. El sacrificio debe complementarse con la administración intramamaria de antibióticos al final del período de lactancia.

En muchos estudios clínicos de todo el mundo, la administración de agentes antimicrobianos al final de un período de lactancia se ha encontrado beneficiosa. La administración de antibióticos en el momento del secado se puede realizar a todos los animales en un rebaño o solo a aquellos que se consideran infectados, con tratamientos selectivos. En todos los casos, el mantenimiento de los períodos de retiro prescritos es esencial para salvaguardar la salud pública. El procedimiento siempre debe aplicarse como parte de un plan estratégico de gestión de la salud de la ubre en un rebaño. La implementación mejora el bienestar de los animales y ofrece importantes beneficios financieros para el ganadero. El correcto manejo de la salud de la ubre en las ovejas al final del período de lactancia contribuirá a mejorar la salud mamaria para el próximo período de lactancia.

Los autores de este artículo son I.G. Petridis y G.C. Fthenakis.

Un equipo de investigadores liderado por el científico valenciano José Rafael Penadés, de la Universidad de Glasgow, ha hallado un nuevo mecanismo para la comprensión del proceso evolutivo de las bacterias, clave en el actual contexto de crisis sanitaria por el aumento de las resistencias a los antibióticos. El hallazgo, publicado en la revista científica Molecular Cell, revela cómo las islas de patogenicidad de las bacterias que causan infecciones más virulentas “secuestran” virus para expandirse con mayor rapidez en el medio natural y convertir bacterias inocuas en patógenos virulentos, según publica el diario Levante.

“La relevancia del hallazgo radica en que hemos descrito cómo las islas de patogenicidad de las bacterias más peligrosas secuestran y retienen a los virus para servirse de ellos en su proceso de expansión a otras bacterias. Por eso hemos denominado a este proceso como el ‘secuestro del secuestrador’. Un proceso que demuestra la inteligencia evolutiva de esta parte del material genético presente en las bacterias, en un mecanismo evolutivo verdaderamente inteligente para hacer más rápida su expansión y, como consecuencia, más efectiva su capacidad de infección”, señala Penadés.

Para estudiar el efecto de las prácticas de manejo y las características de la máquina de ordeño en la variación del recuento de células somáticas (SCC) y el recuento total de bacterias (TBC) de leche de tanque en rebaños de ovejas lecheras, se realizaron un total de 3,458 registros correspondientes a 340 lotes auditados del Consorcio de Promoción del Ovino, cuyos resultados se han publicado en la prestigiosa revista científica Small Ruminant Research.

Los valores promedio se establecieron para el tamaño de la explotación (485,6 ovejas), la tasa de reemplazo (21,1%), la capacidad de la sala (35,7 puestos), el número de unidades de ordeño (13,8), el ordeño en vacío (36.2 kPa), la capacidad de aire de la bomba a 50 y 36 kPa (106,4 y 158,3 litros por minuto por unidad de ordeño), reserva manual (122,3 litros por minutos por unidad de ordeño), aire, leche y consumo del sistema de unidades de ordeño (8,0 a 12,5 litros por minuto por unidad de ordeño), diámetros internos del aire principal y tubos de leche (5,9 mm y 4,2 mm por unidad de ordeño), tasa de pulsación y relación (161,1 c/min y 57,4%), edad y tiempo desde la última revisión de la instalación de ordeño (16,3 años y 48,1 meses), temperatura de la leche de tanque (3,4 °C) y la temperatura del agua de lavado en la salida del calentador de agua (62,1 °C).

La terapia con antibióticos en seco, el tiempo transcurrido desde la última revisión de la máquina de ordeño y la temperatura del agua caliente fueron factores críticos que influyeron en la variación bacteriología y células somáticas. También se obtuvo una calidad de la leche de tanque optimizada para explotaciones de mayor tamaño, mantenimiento diario de camas, un sistema de tubería de leche de bajo nivel, la presencia de la línea aérea de pulsación, mayor reserva manual, menor consumo de sistema de leche, y mayores diámetros de tuberías principales de aire y pulsaciones. Los mayores diámetros de la tubería de leche y las tasas de pulsación ≥180 c/min se asociaron con un recuento de células somáticas más pequeño, pero con mayor bacteriología, mientras que las tasas de pulsación ≥60% aumentaron las células somáticas, pero disminuyeron la bacteriología.

En general, los resultados permitirán la optimización de los programas educativos y de gestión de riesgos en el sector de las ovejas lecheras para mejorar la salud mamaria de los rebaños.

En este estudio han participado investigadores de la Universidad de León (Carlos Gonzalo y Luis Fernando de la Fuente) y técnicos del Consorcio de Promoción del Ovino (María Teresa Juárez y Mª Carmen García Jimeno).

La anaplasmosis ovina es causada la bacteria ‘Anaplasma ovis’ y la enfermedad se caracteriza por anemia, pérdida de peso y debilidad. Un trabajo desarrollado por investigadores españoles mostró que ‘A. ovis’ induce una severa anemia normocítica y normocrómica; sin embargo, no se observaron signos clínicos evidentes hasta el primer parto. La identificación molecular de ‘Anaplasma ovis’ por qPCR reveló que los tres animales comenzaron a dar positivo entre los días 4 y 8 después de la infección y, posteriormente, la carga bacteriana aumentó progresivamente hasta alcanzar un pico en el día 36 después de la infección. La presencia de anticuerpos contra ‘A. ovis’ se detectó a partir del día 10 después de la inoculación en los tres animales.

La atonía ruminal, la palidez de las membranas mucosas, la debilidad y la fiebre se observaron después del primer parto, seguidas de una condición crónica con una pérdida relevante de peso corporal que llevó a un estado de caquexia. Los tres animales mostraron anemia grave después del parto, coincidiendo con un pico en la carga bacteriana y una disminución relevante en la respuesta humoral. En el segundo ciclo de producción, los animales presentaron signos clínicos muy leves, con pequeñas variaciones en el recuento de eritrocitos; sin embargo, el alto porcentaje de inhibición de la respuesta humoral no se modificó en el momento del parto, lo que indica en este caso una buena inmunidad. Respuesta de los animales contra ‘A. ovis’.

 

Los estudios que se muestran en este artículo arrojan algo de luz sobre cómo se produce la infección por ‘A. ovis’ y cómo se genera la inmunidad a nivel de rebaño. Sin embargo, se necesitan nuevos estudios con un mayor número de animales para poder corroborar todos estos resultados prometedores.

Este trabajo, que es la continuación de una serie de estudios realizados por investigadores de la Universidad de Zaragoza y de la empresa Exopol, se ha publicado en la prestigiosa revista científica internacional Small Ruminant Research, con la firma de los siguientes autores: C. Jiménez, A. Benito, J.L. Arnal, A. Ortín, M. Gómez, A. López, S. Villanueva-Saz y D. Lacasta.

Investigadoras del Grupo ‘Resistencia a los Antibióticos, Seguridad Alimentaria y Salud Pública’ de la Universidad de La Rioja han evidenciado, a través de tres tesis doctorales, el intercambio continuo de bacterias resistentes a los antibióticos. Las autoras de las tesis son Paula Gómez, Sara Ceballos y Carla Andrea Alonso, doctoras en Ciencias Biomédicas y Biotecnológicas por la Universidad de La Rioja. Sus trabajos han sido dirigidos por las profesoras Carmen Torres y Myriam Zarazaga.

La catedrática Carmen Torres Manrique explica que “la resistencia a los antibióticos no es solo un problema hospitalario; cada vez que usamos antibióticos en animales y personas las bacterias intestinales pueden adquirir resistencias y pasar, a través de las heces, a las aguas residuales y superficiales, contaminar alimentos o diseminarse en el medio ambiente”. El abuso de antibióticos en el entorno clínico y ganadero ha multiplicado la propagación de bacterias resistentes en el medio natural, donde transmiten con facilidad estos genes de resistencia y virulencia a otras bacterias.

Una situación que amenaza la salud humana, por la posible transmisión de bacterias desde el ecosistema natural al hombre a través de diversas vías: el contacto de los animales silvestres con pastos, zonas de cultivo o vertederos; la invasión de zonas naturales por asentamientos humanos; el consumo de carne de caza; la contaminación de los ríos por vertidos de aguas residuales; el empleo de residuos orgánicos del ganado como abono natural, etc.

La resistencia de las bacterias a los antibióticos está considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) una de las mayores amenazas para la salud pública. Supone un peligro creciente para la eficaz prevención y tratamiento de enfermedades infecciosas de origen bacteriano, aumentando el riesgo de muerte (se estima que unas 700.000 personas mueren al año por esta causa).

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder