Mostrando publicaciones por etiqueta: Universidades

La Universidad Pompeu Fabra ha llegado a un acuerdo de exclusividad con Virbac, una empresa multinacional francesa líder en el sector de salud animal, para la comercialización de una tecnología desarrollada por el Departamento de Ciencias Experimentales y de la Salud. Se trata de una vacuna veterinaria para la prevención de la fiebre aftosa, la enfermedad animal más devastadora a nivel mundial en términos económicos.

La vacuna es el resultado de un proyecto de colaboración entre la Universidad Pompeu Fabra (UPF), el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el Instituto Nacional de Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) y Genoma España (actualmente Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, FECYT). 

La vacuna, diseñada y producida a escala piloto en el laboratorio de química de proteínas de la UPF, es una aproximación innovadora que combina en una única plataforma molecular varias copias de los componentes estructurales del virus que generan la respuesta protectora.

Se produce por síntesis química, lo que le confiere varias ventajas sobre las vacunas convencionales. Aunque la vacunación es la mejor estrategia preventiva contra la fiebre aftosa y la mayoría de enfermedades infecciosas, las vacunas convencionales basadas en virus atenuados o inactivos tienen muchos inconvenientes, lo que hace que las llamadas vacunas de subunidades adquieran cada vez más interés.

Gerardo Caja, catedrático de Producción Animal de la Universidad Autónoma de Barcelona, ofreció a los ganaderos de la raza Assaf una interesante ponencia sobre la capacidad de ingestión de las ovejas lecheras, en el marco del Curso de Formación de Assaf celebrado en Valladolid.

Caja resaltó que el principal problema para establecer un plan de alimentación en la raza Assaf es predecir la ingestión de un animal. Además, dio un consejo a los productores asistentes a la reunión: “El objetivo es maximizar la ingestión de la ración base de forrajes para reducir los costes de alimentación y suplementar con concentrados para aumentar la producción”. Así, señaló que más de un 50% de concentrado en la ración de una oveja lechera reduce su capacidad de ingestión.

También destacó que los estudios en raza Assaf muestran que la capacidad de ingestión está relacionada proporcionalmente con la producción. “Debe haber un tope biológico, pero aún no lo hemos descubierto”, afirmó.

Por último, Gerardo Caja ofreció una serie de conclusiones:

- La alimentación supera el 70% de los costes de producción.

- La relación entre Forraje y Concentrado define el coste de la ración.

- Es necesario predecir la capacidad de ingestión.

- El modelo INRA 2007 es el más válido para ovejas de distintas razas.

- El efecto de sustitución varía según la calidad del forraje.

- Sobrepasar el 50% de concentrado en la ración reduce la capacidad de ingestión.

Un total de 36 alumnos de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza, acompañados por un grupo de profesores, participarán desde el viernes 1 de noviembre en la trashumancia de 3.000 ovejas de raza Merina a lo largo de la Cañada Real Conquense, según publica Heraldo.

Durante 23 jornadas, los estudiantes acompañarán a los pastores y a su ganado gracias a esta iniciativa pedagógica pionera que les permitirá profundizar en todas las cuestiones relacionadas con el cuidado del ganado, especialmente las relacionadas con la medicina preventiva.
La trashumancia forma parte de un sistema de explotación ganadera que combina la utilización de los recursos naturales (pastizales, razas ganaderas autóctonas y biodiversidad) con la cultura local, los usos del tiempo y del territorio, en armonía con el medio ambiente, que favorece un sistema de ganadería extensiva que conserva la biodiversidad. Hay que tener en cuenta que cada oveja ingiere con el pasto unas 4.000 semillas al día, algunas de ellas se digerirán en un plazo de dos a cinco días y las restantes serán expulsadas con su estiércol siendo enterradas por las pezuñas de los animales y una mayoría de ellas germinarán en un punto situado entre 40 y 100 kilómetros de distancia del paraje donde fueron consumidas. Además, estos rebaños a su paso limpian los bosques, bien por ingestión del manto vegetal o bien apisonando otras especies vegetales menos apetecibles, lo que sirve para mantener limpios los bosques y evitar incendios.

 

La Universidad de Jaén informa esta semana sobre las ventajas económicas, medioambientales y para la salud del cultivo ecológico de olivar adehesado, combinado con producción ovina, según informa el periódico Ideal.

Los estudios profesionales comenzaron hace tres años a través de la colaboración con la GDR de Cabra de Córdoba, creando un grupo multidisciplinar de trabajo que contó con financiación de la Unión Europea. Se decidió abrir esta línea de investigación a la vista de los resultados de varios estudios de cubierta en olivares de Jaén que comenzaron en 2006 con la financiación de la Universidad de Jaén. Al analizar la compactación del terreno en los suelos de las fincas objeto de estudio, los investigadores han descubierto que el ganado ovino no produce demasiados daños al olivar, aunque sí han determinado que otro ganado, como el equino ocasiona peores resultados.

Entre los principales beneficios del olivar ecológico adehesado figuran la limitación de la erosión del terreno con la cubierta vegetal, la producción de ganado ovino ecológico, de mayor calidad y precio respecto al tradicional, y la producción de aceituna ecológica, que tiene unos precios más competitivos.

Científicos del Instituto de Biotecnología de la Universidad de Granada y de la de Panamá han desarrollado y patentado una vacuna que evita las miasis causada por el desarrollo de las larvas de la Dermatobiahominis, también conocida como ‘mosca de la muerte’, sobre el hombre o los animales.

La miasis es una enfermedad parasitaria causada por la infestación en la piel de larvas de moscas, y la causada por Dermatobiahominis es relativamente frecuente en zonas endémicas, aunque también se producen casos en España.

Las miasis producidas por esta mosca provocan anualmente pérdidas millonarias a los ganaderos como consecuencia de la merma de carne, leche o lana o la pérdida en la calidad de las pieles.

Hasta ahora, el único método para luchar contra esta plaga es el empleo de productos químicos de acción insecticida que pasan directamente a la cadena alimenticia por la carne y leche de los animales tratados, acumulándose en la grasa o leche de los humanos. Según los investigadores, la eliminación de estas sustancias insecticidas a través de las heces de los animales altera la fauna natural del suelo, con consecuencias negativas en la productividad de los cultivos.

La vacuna ahora patentada podrá evitar o minimizar el uso de los insecticidas y fármacos actualmente empleados en ganadería.

El estudio y desarrollo de la vacuna se realizó mediante un trabajo conjunto entre las universidades de Granada y Panamá, para lo que se llevaron a cabo las pruebas de campo al objeto de medir su efectividad en zonas endémicas de Panamá. Para ello se utilizaron animales vacunados que fueron expuestas a la mosca en zonas de pastoreo de alta incidencia. Tras casi un año de evaluación, los resultados muestran una protección del 90%, según el estudio, que también ha puesto de manifiesto beneficiosas reacciones cruzadas para otras miasis.

 

Aunque no es lo más común en Costa Rica, la producción de queso y yogur realizado con leche de cabras y ovejas es comparable con los más altos estándares europeos. Así, cada vez son más los costarricenses que se animan a probar las delicias que producen estos animales, según informa la página web de Teletica.

La Universidad Nacional, a través de su proyecto de rumiantes menores, quiere promover el consumo de estos productos, debido a que la leche de cabra y oveja tiene un gran valor nutricional y menos grasa que los productos hechos de leche de vaca. Así, en las instalaciones de la Escuela de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional se produce yogur de piña, fresa, leche y queso de cabra. Los productos se distribuyen a partir de esta semana bajo la marca ‘Finca Santa Lucía’.

La Universidad de Salamanca, el Instituto Politécnico de Oporto y dos universidades coreanas trabajan en un complejo proyecto que haría más eficientes las explotaciones agropecuarias, según publica la agencia de noticias Dicyt.

En la actualidad, diversos proyectos tecnológicos se centran en el desarrollo de ciudades inteligentes, en las que sistemas informáticos basados en inteligencia artificial están llamados a controlar en un futuro próximo cualquier proceso, desde el tráfico hasta el riego de los jardines, logrando una mayor eficiencia en la gestión de los recursos. El grupo de investigación BISITE de la Universidad de Salamanca trabaja en este ámbito, pero también intenta trasladar la idea al mundo rural para la gestión de explotaciones agrícolas y ganaderas dentro de un proyecto internacional en el que participa el Instituto Politécnico de Oporto (Portugal) y dos universidades surcoreanas, la Catholic University of Daegu y la Sunchon National University.

A lo largo de los dos próximos años, los científicos desarrollarán un sistema complejo que tiene como objetivo facilitar el trabajo de agricultores y ganaderos y mejorar sus rendimientos. La idea es monitorizar en tiempo real todas las actividades dentro de un recinto agropecuario para saber en todo momento “dónde están los trabajadores, los animales y las máquinas y hacer que el trabajo sea más eficiente, ahorrando recursos”, explica Juan Manuel Corchado, decano de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Salamanca y líder del grupo BISITE.

 Entre las muchas funciones que podría integrar el sistema estarían el riego inteligente que regularía el gasto de agua en función de las condiciones meteorológicas, el control de la producción diaria en granjas de animales y el gasto en su alimentación, el análisis de la necesidad de abono o el consumo de carburante, entre otras muchas posibilidades. Todo ello podría llevarse a cabo a través de sensores que midan diversos parámetros y una red de comunicaciones que permita visualizar todos los datos.

De acuerdo con sus líneas de investigación, la Universidad de Salamanca tiene un papel destacado en el diseño de la infraestructura, específicamente, en la integración de sensores en el entorno que permitan medir todos los parámetros, así como en el desarrollo de la inteligencia del sistema. Sus socios en este proyecto financiado por Europa y el país asiático se encargarán de definir qué tipo de sensores son los más adecuados y se ocuparán del desarrollo de dispositivos inalámbricos de comunicación.

Controlar en tiempo real a través de un solo sistema todo lo que ocurre en una explotación agropecuaria facilitaría la toma de decisiones de agricultores y ganaderos. Por el momento, sólo es un desarrollo tecnológico experimental que aspira a compensar sus costes con una reducción de los gastos y una mayor producción, pero si demuestra sus ventajas es probable que en un futuro no muy lejano el trabajo del agricultor y del ganadero esté casi completamente informatizado.

 

La Universidad de Zaragoza y la Fundación Española para el Desarrollo de la Nutrición Animal (FEDNA) organizan un Máster Universitario de Nutrición Animal. Tiene una duración de 120 créditos y está coordinado por José Antonio Guada Vallepuga.

El sector de la producción ganadera demanda profesionales expertos en nutrición que sean conscientes de la necesidad de variar las bases tradicionales de la producción y que sepan adaptarse a los nuevos requerimientos del sector:

- Satisfacer la demanda de los consumidores y asegurar la calidad y variedad de los productos para que las explotaciones y las industrias ganaderas puedan seguir siendo competitivas en los mercados.

- Garantizar una alta productividad a la vez que se cuida cada vez más la interacción de los procesos de nutrición y alimentación con la calidad de los productos y la seguridad de los mismos, minimizando el impacto medioambiental y manteniendo la contribución a la gestión de los espacios naturales y rurales, especialmente frágiles en el área mediterránea.

Una vacuna creada por científicos costarricenses, capaz de diferenciar los animales vacunados de los infectados con brucelosis fue recientemente patentada de forma tripartita por la Oficina Española de Patentes. Lo anterior certifica que la patente de invención otorga el derecho de titularidad a la Universidad Nacional (UNA), Universidad de Costa Rica (UCR) y la Universidad Pública de Navarra, España.

Dicha invención se refiere al uso de cepas vacunales de ‘Brucella spp’ que expresan la proteína verde fluorescente, mejor conocida como ‘green flourescent protein’ (GFP), así como al diseño de métodos complementarios para la identificación de los animales vacunados de los infectados por cepas de campo.

Esta nueva cepa, estudiada desde hace varios años por científicos de la UNA, es conocida científicamente como vacuna de Brucella abortus S19-GFP (proteína verde flourescente, por sus siglas en inglés), la cual tendrá una vigencia de 20 años y desde ya se encuentra inscrita en países de Europa, Asia y América con producción bovina, ovina y caprina.

Edgardo Moreno, investigador del Programa de Investigación en Enfermedades Tropicales de la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad Nacional (PIET-UNA) explicó que el problema principal es que no se pueden diferenciar fácilmente animales vacunados de infectados con brucelosis como bovinos, ovejas, cerdos y otros, por lo que esta nueva cepa es capaz de inducir en aquellos vacunados anticuerpos que reaccionan contra la proteína flourescente que tiene esta vacuna, lo cual permite diferenciar a los animales vacunados de los infectados.

“El invento consistió en tomar una vacuna tradicional que es muy buena, pero que presenta el inconveniente de no diferenciar animales vacunados de infectados. Lo que hicimos fue modificarla genéticamente al incluirle un gen que expresara la proteína verde fluorescente y diseñamos ensayos diagnósticos para diferenciar a los animales vacunados de los infectados, lo cual dio pie a la patente”, detalló Moreno.

La invención de esta vacuna cuenta desde hace varios años con el respaldo de un destacado grupo de científicos costarricenses y españoles, quienes visualizaron la importancia de patentar el producto en España, gracias a su experiencia en este campo. El equipo de inventores estuvo integrado por los costarricense Edgardo Moreno y Caterina Guzmán de la UNA, Esteban Chaves y Carlos Chacón de la UCR, así como los españoles María Grillo, Beatriz Amorena y Damián Cara.

 

Cabe destacar el apoyo ofrecido por parte de las Oficinas de Transferencia Tecnológica y Asesoría Jurídica de la UNA durante el proceso de certificación de la patente.

Con el objetivo de dar a conocer los resultados del Programa de Difusión Tecnológica (PDT) denominado ‘Innovación en el manejo de la masa ovina de la región de Aysén’, se llevó a cabo un seminario de la temática en el cual participaron productores locales. Se trata de una iniciativa apoyada por InnovaChile de Corfo, y cuya ejecución está en manos de la Universidad Austral de Chile. “Con este seminario pudimos mostrar a la comunidad de productores ovinos los resultados que hemos obtenido durante estos 20 meses de trabajo, así como conversar y discutir sobre hitos importantes del presente y futuro de la ganadería ovina. Fue una instancia muy buena e interesante que nos llena de perspectivas a futuro”, indicó Cristian Fuentealba, director del proyecto ovino. Parte de los objetivos de este PDT apuntan a contribuir al aumento de la competitividad de las empresas ganaderas ovinas de la Región de Aysén, esto a través de la difusión de tecnologías y de capacitación en manejos que impacten positivamente los indicadores productivos de los rebaños ovinos participantes del programa.
Página 46 de 46

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder