Mostrando publicaciones por etiqueta: Universidades

El Servicio Clínico de Rumiantes de la Universidad de Zaragoza (Scrum) presentó en el último Congreso de la SEOC un estudio en el que analizaba haber recibido en los últimos años tres animales procedentes de diferentes explotaciones, con sintomatologías clínicas muy dispares: uno con timpanismo gaseoso, otro con sintomatología respiratoria y el último con síndrome vestibular.

Todos los animales que entran en este estudio pertenecían a lotes de desecho y fueron remitidos por distintos veterinarios al servicio clínico para el estudio y confirmación de las sospechas clínicas, ya que la sintomatología no resultaba concluyente.

Tras la exploración y valoración de los casos, y junto con las diferentes pruebas complementarias a las que fueron sometidos, se propuso un diagnóstico diferencial para cada uno de ellos. Sin embargo, no fue hasta la realización de la necropsia, cuando se pudo observar que, en los tres casos, era la disposición atípica de nódulos caseificados, causados por la patología denominada linfadenitis caseosa o pseudotuberculosis, tanto en su forma superficial como en su forma visceral, los que habían causado estos cuadros tan inusuales.

La comunicación presentada en la SEOC está firmada por los siguientes autores: S. López Tamayo, L. Figueras, T. Navarro, M. Climent, A. Rodríguez, D. Forcano, A. Gil, O. Alzuguren y E. Castells.

 

Investigadores del IGM y de la Universidad Laval estudiarán mediante bioestadística las respuestas de los animales a diferentes estrategias nutricionales para potenciar el carácter saludable de esta leche sin afectar la rentabilidad del sector ganadero

IGM/DICYT Investigadores del Instituto de Ganadería de Montaña (IGM), centro mixto CSIC-Universidad de León, y de la Universidad Laval de Quebec (Canadá) han puesto en marcha una colaboración encaminada a incrementar el valor añadido de la leche de oveja. Específicamente, buscan potenciar su carácter saludable mediante la modificación de su perfil de ácidos grasos, sin que ello afecte a la rentabilidad del sector ganadero.

El equipo del IGM acumula una amplia experiencia científica sobre cómo la dieta que recibe el ganado afecta a la composición de la leche. Así, han demostrado que la inclusión de suplementos lipídicos en la ración de las ovejas –por ejemplo, de aceites de girasol y lino o de microalgas marinas- podría mejorar, de forma eficaz y natural, el valor nutricional de la leche. Esto se produce al aumentar la concentración de ciertos ácidos grasos potencialmente beneficiosos para la salud, como el ácido linoleico conjugado (CLA), y reducir la de otros menos deseables, como algunos saturados. Además, estas mejoras se transfieren al queso sin alterar sus propiedades sensoriales.

No obstante, explican los investigadores, “las estrategias más efectivas para alcanzar estas mejoras perjudican la producción de los animales al causar el síndrome de depresión de la grasa láctea, que hace disminuir el contenido de este componente de la leche”. Y dado que el porcentaje de grasa determina el pago a las explotaciones ganaderas por la venta de la leche, “actualmente no sería rentable aplicar las estrategias que más potencian el carácter saludable de este alimento”, subrayan.

En el equipo del IGM en el que se integran los doctores Frutos, Toral, Hervás, Yáñez y Belenguer (quienes conforman la Unidad de Investigación Consolidada de Castilla y León, UIC 207) llevan años investigando las bases de este síndrome en las ovejas lecheras, con la intención de poder llegar a evitarlo. Esto ha generado resultados muy novedosos que se han publicado en revistas científicas internacionales de alto impacto, como ‘Journal of Dairy Science’ o ‘Scientific Reports’, pero hay varios aspectos en los que la información es aún escasa e incluso contradictoria.

“La clave del problema podría estar en su posible origen multifactorial, con un número de causas que actúan en conjunto para reducir la grasa láctea. Por ello, el análisis global de los resultados obtenidos en estos años podría ofrecer pistas muy interesantes para avanzar en esta línea de investigación”, explican los investigadores.

En este contexto, la colaboración con expertos en nutrición animal y bioestadística de la Universidad Laval pretende profundizar en el estudio de una gran base de datos compilada a partir de los resultados de experimentos realizados por el grupo del IGM, con más de 82.000 datos de producción y perfil de ácidos grasos de la leche de ovejas alimentadas con distintas dietas basales y suplementos lipídicos. Un estudio matemático de las respuestas de los animales a estas estrategias nutricionales podría ofrecer información muy valiosa para entender mejor no solo las bases del síndrome de depresión de la grasa láctea en las ovejas, sino también otros aspectos ligados a la nutrición en esta especie ganadera.

En el marco de la colaboración, se han previsto intercambios entre investigadores de ambas instituciones que han comenzado en diciembre con una estancia del doctor Pablo G. Toral (IGM-Universidad de León) en Canadá, donde impartió un seminario sobre estrategias nutricionales para modificar el perfil lipídico de la leche de oveja y tuvo la oportunidad de visitar el Centro de competencia en producción ovina de Quebec (Centre d’expertise en production ovine du Québec, CEPOQ).

Un sector con gran potencial

El sector lácteo ovino tiene un gran potencial de crecimiento en Canadá, debido a la tendencia actual de los consumidores norteamericanos, dispuestos a gastar más por alimentos de la más alta calidad. En este sentido, un estudio de mercado de la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Toronto explicaba recientemente cómo los quesos españoles de oveja tienen un importante nicho de mercado en aquel país, donde cuentan con la consideración de producto gourmet y alcanzan un precio de hasta 6 veces la media del mercado. Además, el consumo anual de queso en Canadá supera con creces al de España, con valores medios per cápita de 13’8 kilogramos frente a los 7’7 kilogramos de España en 2016 -según informes de consumo alimentario difundidos por los gobiernos de ambos países-.

Por ello, “la posibilidad de potenciar el carácter saludable de la leche de oveja, a la vez que se mantiene la rentabilidad para las ganaderías, podría permitir la aplicación de estrategias nutricionales que tendrían como resultado un producto diferenciado y adaptado a un segmento de mercado con grandes posibilidades de crecimiento”, recalcan los investigadores.

 

 

Investigadores del Instituto de Ganadería de Montaña (IGM), centro mixto CSIC-Universidad de León, y de la Universidad Laval de Quebec (Canadá) han puesto en marcha una colaboración encaminada a incrementar el valor añadido de la leche de oveja. Específicamente, buscan potenciar su carácter saludable mediante la modificación de su perfil de ácidos grasos, sin que ello afecte a la rentabilidad del sector ganadero, según publica el portal de noticiad DiCYT.

En experiencias pasadas, se ha trabajado en mejorar este perfil de ácidos grasos, pero lo cierto es que las estrategias más efectivas para alcanzar estas mejoras perjudican la producción de los animales al causar el síndrome de ‘depresión de la grasa láctea’, que hace disminuir el contenido de este componente de la leche, por lo que actualmente no sería rentable aplicar estas estrategias.

En este contexto, la colaboración con expertos en nutrición animal y bioestadística de la Universidad Laval pretende profundizar en el estudio de una gran base de datos compilada a partir de los resultados de experimentos realizados por el grupo del IGM. Un estudio matemático de las respuestas de los animales a estas estrategias nutricionales podría ofrecer información muy valiosa para entender mejor no solo las bases del síndrome de depresión de la grasa láctea en las ovejas, sino también otros aspectos ligados a la nutrición en esta especie ganadera.

 Tras el diagnóstico de un caso de anaplasmosis ovina en el año 2014 y las investigaciones llevadas a cabo posteriormente por parte del Servicio Clínico de Rumiantes (Scrum) del Hospital Veterinario de la Universidad de Zaragoza, investigadores de la propia Universidad de Zaragoza y de Exopol realizaron un estudio con el objetivo de analizar la respuesta del organismo a la infección con ‘Anaplasma ovis’ durante un ciclo productivo (cubrición, gestación, parto y lactación) y la transferencia de inmunidad a los corderos nacidos en este ciclo. Además, se realizó una infección experimental con ‘A. ovis’ en dos corderas nacidas de madres infectadas. En ambos estudios, los animales fueron sometidos a controles periódicos en los que, además de exploraciones clínicas, se tomaban muestras de calostro, sangre entera y suero para evaluar la cantidad de bacterias en sangre (qPCR), el perfil hematológico y la presencia o ausencia de anticuerpos frente a ‘Anaplasma’ (cElisa).

Los resultados parecen confirmar que no existe transmisión transplacentaria del agente, pero sí que hay transferencia de anticuerpos a través del calostro. Además, se comprobó que la transmisión de inmunidad maternal parece ayudar a los animales a no desarrollar la enfermedad, pese a que la bacteria infecte su organismo.

Este estudio se presentó en el pasado Congreso de la Sociedad Española de Ovinotecnia y Caprinotecnia (SEOC), celebrado en Zaragoza, y está firmado por los siguientes autores: A. López, C. Jiménez, S. Villanueva, F. Saura, A. Ortín, A. Benito, J.L. Bernal y D. Lacasta.

Dos corderos de una explotación situada en Albalete del Arzobispo (Teruel) fueron remitidos al Servicio Clínico de Rumiantes (Scrum) de la Facultad de Veterinaria de Zaragoza, con síntomas de temblores e incoordinación, pero entonces solamente se llegó a un diagnóstico presuntivo. Dos años después se recibió otro caso de la misma explotación. El problema afectaba al 1% de los corderos por parición. Nacían sanos y, entre las 2-3 primeras semanas de vida, comenzaron a experimentar problemas neurológicos. Finalmente se pudo orientar el diagnóstico gracias a la información obtenida de las madres. Eran animales alimentados a base de rastrojeras de cereal y suplementados con maíz, pero sin corrector para suplir las deficiencias minerales.

Se trata de un caso presentado en el pasado Congreso de la SEOC en Zaragoza con el título ‘Diagnóstico de un caso de ataxia enzoótica en corderos’, publicado por M.T. Ortiz, D. Forcano, S. López-Tamayo, C. Forcada, J. Asín, J.C. Jiménez, M. Ruiz de Arcate y A. Ortín.

Tras el análisis del caso se pudo comprobar lo importante que es la aplicación de un corrector mineral, especialmente durante la gestación, para un correcto desarrollo de los corderos. También se pudo comprobar la importancia de un buen protocolo de diagnóstico.

El protozoo ‘Apicomplexa Eimeria ninakholayakimovae’ (E. ninakholayakimovae) se considera como una de las especies más frecuentes y patógenas de los caprinos. En ocasiones, puede dar lugar a coccidiosis clínica grave con un desenlace fatal, especialmente en cabritos sometidos a situaciones de estrés, como cambios bruscos de manejo o de alimentación, o en condiciones de hacinamiento y ambientes excesivamente contaminados por ooquistes.

Con estos antecedentes, Davinia Pérez Barreto presentó ante la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria la tesis doctoral titulada ‘Estudio de la respuesta inmune innata en la coccidiosis caprina mediante modelos de cultivo in vitro’. El objetivo general del trabajo fue analizar la respuesta inmune innata y las interacciones parásito-hospedador, mediante sistemas de cultivo in vitro frente al coccidio caprino, todo ello con el fin de profundizar en los mecanismos inmunológicos que se generan en el hospedador para controlar con éxito la enfermedad, así como para identificar ligandos o receptores que puedan constituir nuevas dianas terapéuticas o nuevos candidatos vacunales.

En su conjunto, los resultados del estudio constituyen aportaciones novedosas que podrían ser útiles para comprender la complejidad de la respuesta innata de los hospedadores caprinos frente a la coccidiosis, así como los procesos de invasión celular, todo ello enfocado al desarrollo de estrategias de modulación de la respuesta inmune y a la identificación de compuestos anticoccidiósicos o vacunas.

Investigadores del Instituto Agroalimentario de Aragón (IA2) de la Universidad de Zaragoza y del CITA del Gobierno de Aragón trabajan para desarrollar un test rápido que permita detectar residuos de antibióticos en animales vivos, lo que evitaría su sacrificio si están contaminados, y en productos cárnicos.
La investigación forma parte del proyecto europeo Testacos en el que participan la Universidad de La Rioja, Universidad de Perpignan, la Escuela Nacional Veterinaria de Toulouse, el Laboratorio de Salud Pública de Bilbao y Zeulab (Zaragoza) cuyos representantes han participado hoy en una reunión en la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza.
El objetivo de este proyecto, de tres años de duración, es diseñar un sistema analítico integrado de amplio espectro que ponga al alcance de toda la cadena alimentaria (de la granja a la mesa) un fácil autocontrol de los residuos de antibióticos y sulfamidas tanto en animal vivo como en carne comercializada.
El proyecto pretende apoyar al sector de producción de carne de la región, proporcionándole nuevas herramientas analíticas que permitan mejorar la calidad del producto que se comercializa, y de este modo, su competitividad, informan fuentes de la Universidad de Zaragoza en una nota de prensa.
Durante el primer año de trabajo se ha creado un banco de muestras contaminadas con antibióticos que conserva ya más de 5000 muestras de músculo, sangre y orina.
Según destaca el director del IA2, Rafael Pagán, son muestras contaminadas con diferentes antibióticos a diferentes concentraciones que van a servir de patrón para el segundo gran objetivo del proyecto, como es el desarrollo de un test biológico de amplio espectro y un test químico específico para la detección de quinolonas para controlar la presencia de residuos de antibióticos en animales vivos.
A finales del año 2019 se estudiará la presencia de residuos de antibióticos en 4800 muestras de carne comercializada en los supermercados de Toulouse, Perpignan, Bilbao, Logroño y Zaragoza.
Como resultado final, se elaborarán recomendaciones que permitan mejorar el sistema de control de calidad en la producción ganadera de la región.
El proyecto está cofinanciado al 65 % por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) a través del Programa Interreg V-A España-Francia-Andorra (Poctefa 2014-2020).
El objetivo del Poctefa es reforzar la integración económica y social de la zona fronteriza España-Francia-Andorra. Su ayuda se concentra en el desarrollo de actividades económicas, sociales y medioambientales transfronterizas a través de estrategias conjuntas a favor del desarrollo territorial sostenible. 

El Colegio de Veterinarios de Asturias organiza este jueves, día 13 de diciembre, en Oviedo una jornada formativa sobre las implicaciones derivadas de la nueva normativa para el seguimiento de la prescripción de antibióticos destinados a animales productores de alimentos para consumo humano.

Ante la inminente entrada en vigor de esta nueva normativa, el próximo 2 de enero, el Colegio quiere facilitar al máximo a los profesionales asturianos las tareas que esta nueva regulación supone en su trabajo diario. Así, todos se verán obligados a registrar en la plataforma Presvet, impulsada por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, las prescripciones de antibióticos aplicados a animales productores de alimentos, que realicen en su día a día.

La nueva normativa, aprobada por Real Decreto el pasado mes de abril, está enmarcada dentro del Plan Nacional frente a la Resistencia de Antibióticos, que pretende afrontar el problema de salud pública que supone el desarrollo de resistencia bacteriana. La nueva regulación permitirá controlar la utilización de antibióticos en animales de producción y servirá para concienciar sobre la importancia de su uso prudente y sostenible.

El sistema tiene por objetivo fomentar y compensar económicamente las prácticas de las explotaciones agrarias que más benefician a la sociedad

Los investigadores del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA), Tamara Rodríguez y Alberto Bernués, y la investigadora de la Universidad de Zaragoza, Ana María Olaizola, han desarrollado un sistema de pagos por servicios de los ecosistemas que permite reconocer económicamente a los agricultores y ganaderos su contribución objetiva a la provisión de servicios ambientales a la sociedad. Este diseño del sistema de pagos por servicios ambientales y los resultados aplicados a la agricultura y ganadería mediterránea han sido publicados en la revista científica Ecosystem Services.

Este novedoso sistema de pagos por servicios de los ecosistemas está basado en evidencias científicas, es completamente operativo y fácil de usar a través de una hoja de cálculo. Su diseño es genérico y por tanto adaptable a diferentes sistemas agrarios y objetivos ambientales. Asimismo, recoge las opiniones de diferentes agentes sociales implicados en el desarrollo sostenible de la actividad agraria. Por todo ello, su incorporación podría aumentar la legitimidad de la futura PAC, siguiendo el criterio de asignar “dinero público para servicios públicos”.

En el sistema de pagos, los investigadores cuantifican los beneficios de las distintas prácticas agrarias de las explotaciones sobre el paisaje, la biodiversidad, la prevención de incendios forestales, la captura de carbono, y la provisión de alimentos de calidad. En la segunda etapa, se asigna el presupuesto disponible a dichas prácticas agrarias de acuerdo a la política establecida (p. ej. minimizar el riesgo de incendios, favorecer la conservación de las especies silvestres de interés, etc.). Para que los pagos sean efectivos, deben acompañarse de un sistema de seguimiento del cumplimiento de los objetivos. Por ejemplo, en explotaciones de ovino y mixtas ovino-cultivos de Aragón, el sistema reveló que el pastoreo adaptado a la capacidad de carga del ecosistema y la gestión de la vegetación semi-natural son fundamentales para la prevención de incendios forestales, entre otros servicios ambientales.

La sostenibilidad de la agricultura y la ganadería se han convertido en un tema central en el debate público y científico. El sistema de producción de alimentos es hoy día uno de los principales contribuyentes a la degradación del medio ambiente (contaminación del agua, emisiones de gases de efecto invernadero, etc.). Sin embargo, determinados sistemas de producción y sus prácticas agrarias pueden proporcionar beneficios ambientales a la sociedad conocidos como servicios de los ecosistemas (p. ej. prevenir incendios forestales o secuestrar carbono en los suelos, entre otros). La mayoría de estos servicios se consideran de carácter “público”. Los mercados convencionales no son adecuados para su gestión y, por lo tanto, los agricultores no tienen incentivos para proporcionarlos.

Las políticas públicas, como la PAC, deberían corregir estos fallos del mercado; sin embargo, su efectividad está fuertemente cuestionada: la legitimidad de los pagos directos (ausencia de requisitos de producción, falta de objetivos sociales claros o distribución desigual entre beneficiarios), la necesidad de mejorar el greening o “pago verde” y la escasa eficiencia de las medidas agroambientales. En este contexto, tanto los agricultores y ganaderos como los responsables de las políticas necesitan herramientas para establecer objetivos ambientales concretos y una distribución justa de las subvenciones a las explotaciones agrarias.

La sede del Colegio de Veterinarios de Zaragoza acoge el 5 de diciembre la presentación de la plataforma de receta electrónica Prescrivet, que corrió a cargo de Ana María López Pombo, vocal de la Junta Ejecutiva del Consejo General y presidenta del Colegio de Veterinarios de Lugo. Desgranó minuciosamente las aplicaciones y ventajas que tiene para el veterinario, el ganadero y las sociedades comercializadoras la utilización del sistema; entre ellas, la desaparición del papel, el ahorro de tiempo y la posibilidad de cubrir las prescripciones, aunque no se disponga de conexión a Internet.

A través de PRESCRIVET, los veterinarios colegiados podrán obtener funcionalidades que faciliten su tarea diaria como:

- Acceder al vademécum incorporado en Prescrivet y actualizado, desde el sistema Nomenclator de la Aemps, para realizar la búsqueda apropiada del medicamento idóneo en cada tratamiento. En esta búsqueda el veterinario tendrá la posibilidad de buscar por distintos campos incluyendo ‘principio activo’, laboratorio, vías de administración, especies...

- Acceso directo a la ficha técnica de cada medicamento presente en el vademécum.

- Dar de alta en la plataforma las explotaciones ganaderas frecuentemente visitadas.

- Posibilidad de gestionar ‘vademécum privado’ para agilizar las eRecetas en dispositivos móviles.

- Emitir recetas bien desde dispositivos móviles (móvil & tableta, bien Android o IOS) o desde el propio sitio online.

- Acceso al histórico de eRecetas emitidas por el veterinario. Se puede filtrar por tipo de receta, código REGA de explotación, medicamento incluido en receta, rango de fechas, estado (firmada, creada, dispensada)…

- Informes estadísticos sobre históricos de recetas y tratamientos.

- Gestión ‘Mi botiquín’, así como de auditar las entradas/salidas de medicamentos de dicho botiquín

- Trabajar en ‘equipos veterinarios’.

- Acceso a documento legal eReceta así como impresión de la misma en formato PDF

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder