xixforo banner actas 1000x170

Mostrando publicaciones por etiqueta: Alimentación Investigación

 

 

Investigadores del Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas, centro mixto de la Universitat Politècnica de València y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC – España), han desarrollado una nueva técnica de ingeniería metabólica que activa la producción de proantocianidinas, un potente antioxidante que elimina los radicales libres de las células, en plantas de especies de Nicotiana. Los resultados del trabajo, que podría servir para producir plantas forrajeras que no hinchen el estómago de los animales.

Las proantocianidinas son compuestos bioactivos con efectos importantes tanto para la salud de los humanos como para la agricultura. Su producción en plantas de cultivo mediante ingeniería metabólica permitiría el diseño de alimentos con propiedades farmacéuticas.

El profesor de investigación del CSIC José Pío Beltrán explica que “sería muy útil para los ganaderos introducir proantocianidinas en plantas como la alfalfa, ya que así se podría combatir una enfermedad conocida como hinchamiento de los pastizales’, que produce, con frecuencia, un exceso de gases de efecto invernadero en el estómago de los rumiantes debido a la fermentación de las proteínas que se hallan en el forraje. Una alfalfa con esta mejora podría aumentar la eficiencia de la conversión de proteína vegetal en proteína animal y, por tanto, el rendimiento de las explotaciones ganaderas”.

Luis Cañas, también investigador del CSIC en el Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas, señala que “la principal novedad de nuestro trabajo es que, en lugar de emplear las técnicas tradicionales de transferencia de genes, que son laboriosas y poco eficaces, hemos desarrollado una herramienta multigénica que permite transferir simultáneamente a la planta varias unidades genéticas ensambladas en la misma cadena de ADN. Hemos utilizado el sistema denominado ‘GoldenBraid 2.0’, y lo hemos empleado en experimentos con las plantas Nicotiana tabacum y Nicotiana benthamiana, pudiendo comprobar que activan la producción de antocianinas provocando un color púrpura en las hojas infiltradas y también la producción efectiva de proantocianidinas”.

“Nuestra técnica, ha permitido incorporar en un sólo paso cuatro genes, mejorando la capacidad de integración de los nuevos genes en la planta, sus niveles de expresión y la heredabilidad de sus propiedades en posteriores generaciones”, concluye Beltrán.

Actualmente, la dieta del ganado debe complementarse con sustancias especiales o mezclarse con forraje que contenga niveles moderados de proantocianidinas, para favorecer su digestibilidad, lo que supone un coste elevado. Una alfalfa rica en proantocianidinas mejoraría la eficacia del sector pecuario y reduciría el porcentaje de gases de efecto invernadero de producción animal, que constituyen una fuente importante de emisión en todo el mundo.

 

La Universitat Politècnica de València (UPV) reúne hasta el próximo viernes a más de 40 investigadores europeos y africanos para debatir sobre la contribución de las pequeñas explotaciones agrarias y empresas agroalimentarias de Europa y África a la seguridad alimentaria.
Los expertos forman parte del o, que se inició en 2016 y finalizará en 2020 y permitirá disponer de un completo diagnóstico de los pequeños productores en veinticinco regiones europeas y cinco africanas, según ha informado la UPV en un comunicado.
La Universitat Politècnica de València participa como socio, a través del Grupo de Investigación de Economía Internacional y Desarrollo, en este proyecto, pionero en el enfoque metodológico y en el uso de las últimas tecnologías de imágenes de satélite, a través del Sentinel II.
El proyecto, financiado por el programa Horizon 2020, permitirá obtener un completo mapa de las pequeñas explotaciones y sus niveles de producción; ofrecerá las claves para mejorar su competitividad y contribución a la seguridad alimentaria, así como información estandarizada de las explotaciones europeas y africanas.
"Además SALSA pretende contribuir al refuerzo del proceso de diálogo entre la Unión Europea y África, reconoce la amplia diversidad de las pequeñas explotaciones agrícolas y los sistemas agroalimentarios en ambos continentes y prestará especial atención a su vulnerabilidad", señala el investigador de la UPV Dionisio Ortiz.
Otro de los objetivos del proyecto es prever el potencial para los próximos años de las explotaciones y pymes, estableciendo diferentes escenarios en los que se pueda situar la seguridad alimentaria.
"En el marco del proyecto se analizará qué pasaría en cada una de las regiones en uno u otro escenario e identificar las acciones necesarias para reforzar el papel de esos pequeños negocios y explotaciones", añade Ortiz.
Asimismo, Salsa estudiará los sistemas de gobernanza relacionados con la organización de los pequeños productores y las cadenas alimentarias y proporcionará instrumentos "para facilitar la toma de decisiones que potencien la contribución de las pequeñas explotaciones y empresas a la seguridad alimentaria y nutricional".
Entre las principales novedades del proyecto destaca el uso de las últimas tecnologías de imágenes de satélite, a través de Sentinel II, para "identificar las áreas de presencia de pequeñas explotaciones, en qué zonas hay una mayor concentración de explotaciones de menor dimensión y a través de ellas tratar de cuantificar su producción", apunta el investigador. 

 

Un grupo de investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) ha elaborado un estudio en el que se aconseja minimizar los aportes de proteína al ganado rumiante para reducir las emisiones de metano, uno de los principales gases de efecto invernadero.
La UPM ha informado hoy en un comunicado de que lo conveniente sería sustituir parcialmente la proteína por compuestos de nitrógeno no proteico o reduciendo el grado de degradación de la proteína mediante tratamientos apropiados.
Los investigadores han incidido en este punto porque en el estudio se ha observado que, en la fermentación de 100 gramos de proteína, los rumiantes generan casi tres litros de metano.
Según sus autores, con este trabajo se demuestra que las emisiones de metano de los rumiantes no solo están condicionadas por los aportes de fibra en su dieta, como se estimaba desde el principio, sino también por el aporte de proteína. 

 

 

Investigadores brasileños han realizado un estudio que evaluó la frecuencia de envenenamiento por ‘Brachiaria spp.’ en pastos en 34 corderos lactantes en un tratamiento de alimentación por fluencia suplementado con un concentrado de proteínas y 34 corderos en un grupo control no suplementado.

Se recogieron muestras de ‘Brachiaria’ cada 28 días para determinar el contenido de protodioscina del pasto. Corderos con signos clínicos constantes de intoxicación por Brachiaria spp. se separaron del rebaño, junto con sus presas, y se alimentaron con heno de alfalfa (Medicago sativa) y Tifton 85 (Cynodon dactylon) como alimentos fibrosos alternativos. Las concentraciones de protodioscina fueron 0.3-0.9 y 0.4-1.4% en los tratamientos de alimentación y control de fluencia, respectivamente. Los signos clínicos incluían hinchazón de la cara y las orejas, alopecia y eritema que evolucionaban a costras y se desprendían, dejando áreas expuestas de erosión, que más tarde se volverían cicatrices retraídas en ambos oídos.

La conclusión es que las bajas concentraciones de protodioscina eran tóxicas para los corderos, especialmente si eran genéticamente susceptibles al envenenamiento. La ingesta del concentrado proteico en el sistema de alimentación por fluencia disminuyó los efectos de la intoxicación por ‘Brachiaria spp.’ en los corderos lactantes.

Esta investigación se ha publicado en la prestigiosa revista científica Small Ruminant Research y está firmado por los siguientes autores: Gleice Kelli Ayardes de Melo, Camila Celeste Brandao Ferreira Itavo, Jonilson Araujo da Silva, Kedma Leonora Silva Monteiro, Tatiane Cargnin Faccin, Rayane Chitolina Pupin, Rubiane Ferreira Heckler, Luis Carlos Vinhas Itavo, Pamila Carolina Gonçalves da Silva, Paula Velozo Leal y Ricardo Antonio Amaral de Lemos.

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pedido que los animales para consumo humano no reciban antibióticos -para estimular su crecimiento o prevenir enfermedades- ya que pueden provocar el desarrollo de bacterias resistentes que son transmitidas a las personas.
Por primera vez, la OMS se pronuncia de manera clara y categórica, en unas directrices publicadas hoy, contra el uso de todo tipo de antibióticos para favorecer el crecimiento de los animales o para prevenir patologías que no han sido diagnosticadas.
El uso desregulado de esos medicamentos constituye una grave amenaza relacionada con la resistencia de las bacterias a los antibióticos, que la OMS considera uno de los mayores desafíos sanitarios de la actualidad.
"La evidencia científica demuestra que el uso excesivo de antibióticos en animales puede contribuir al surgimiento de resistencia a los antibióticos", recordó la organización.
Algunas bacterias causantes de infecciones severas en las personas ya han desarrollado resistencia a la mayoría o a todos los tratamientos conocidos, mientras que las alternativas que se investigan son muy escasas.
Estudios realizados a este respecto y que han sido una de las bases de la recomendación de la OMS indican que la restricción en el uso de los antibióticos en animales para el consumo humano reduce el desarrollo de la resistencia hasta en un 39 %.
"Los animales sanos solo deben recibir antibióticos para prevenir enfermedades que han sido diagnosticadas en otros animales de su mismo rebaño o en una población de peces", afirmó la OMS en la presentación de sus directrices.
La organización, con sede en Ginebra, señaló que en algunos países hasta el 80 % de antibióticos importantes se utilizan en el sector animal, principalmente para estimular el crecimiento de ejemplares sanos.
En caso de que el uso del antibiótico se justifique para tratar animales enfermos, la OMS pide que, en lugares donde sea posible, se evalúe cuál es el antibiótico más efectivo y a la vez más prudente para tratar una infección específica.
Muchos antibióticos utilizados en animales son idénticos o muy parecidos a los administrados al ser humano, como también lo son aquellos aplicados al cultivo de plantas, como las orquídeas.
Esto genera el peligro de la aparición de bacterias resistentes y que después pasan a las personas a través de los alimentos, del medio ambiente o de otras vías.
La OMS expone en sus directivas que varios países ya han restringido por iniciativa propia el uso de antibióticos tanto para acelerar el crecimiento o prevenir enfermedades en animales, "lo que demuestra la viabilidad" de si recomendación.
La Unión Europea (UE), por ejemplo, prohíbe desde 2006 el uso de antibióticos para promover el crecimiento de animales.
Adicionalmente, la OMS recomienda que los involucrados se abstengan de utilizar cualquier antibiótico considerado de "importancia crítica" para la medicina humana para controlar enfermedades halladas en grupos de animales.
En ese sentido, se plantea que en caso de que un veterinario considere justificado el uso de un antibiótico frente a una enfermedad diagnosticada y con alto riesgo de propagación se acuda inicialmente a aquellos que no se utilizan en humanos.
Los antibióticos de importancia para la medicina humana solo deberán utilizarse cuando se compruebe que son la única opción.
Asimismo, se pide recordar que hay alternativas al uso de los antibióticos para prevenir enfermedades, como la mejora de las condiciones de higiene, el mejor uso de las vacunas y cambios en las prácticas ganaderas.
La OMS indicó que la primera revisión de estas directivas se efectuará dentro de cinco años. 

 

 

Un conjunto de indicadores ayudará a los Estados miembros de la Unión Europea (UE) a evaluar su progreso en la reducción del uso de antimicrobianos y la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos. Estos indicadores han sido establecidos por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, la Agencia Europea de Medicamentos y el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades, a petición de la Comisión Europea.

Los indicadores abordan tanto el sector humano como el animal y reflejan el consumo de antimicrobianos y la resistencia a los antimicrobianos en la comunidad, en hospitales y en animales productores de alimentos. Los indicadores se basan en datos ya recopilados a través de las redes de monitoreo de la UE existentes.

Los ejemplos de indicadores para evaluar la resistencia a los antimicrobianos en la medicina humana incluyen la proporción de bacterias ‘Staphylococcus aureus’ que son resistentes a la meticilina (MRSA) y la proporción de bacterias ‘Escherichia coli’ (E.coli) que son resistentes a las cefalosporinas de tercera generación. Estos dos patógenos son de gran importancia para la salud pública. Para la medicina veterinaria, un indicador de ejemplo es la proporción de bacterias E. coli de animales productores de alimentos que son susceptibles o resistentes a una cantidad de antimicrobianos. En términos de consumo, los indicadores primarios sugeridos son el consumo humano de antimicrobianos y las ventas generales de antimicrobianos veterinarios.

Vytenis Andriukaitis, comisario europeo de Salud y Seguridad Alimentaria, dijo: “Cuando presenté el nuevo Plan de Acción de la UE sobre AMR en junio, prometí que antes de fin de año la Comisión definiría indicadores para medir el progreso de la UE y planes de acción nacionales. Por lo tanto, acojo con gran satisfacción el Dictamen científico preparado por ECDC, EMA y EFSA, que establece indicadores que abordan los sectores de los seres humanos y los animales, en línea con el enfoque One Health del Plan de Acción de la UE. Sin estos indicadores no podríamos evaluar nuestro progreso en la lucha contra la grave amenaza para la salud que plantea la RAM”.

Los indicadores, presentados en forma de opinión científica, son el resultado de una estrecha cooperación entre las tres agencias de la UE, cada una basada en su experiencia específica y en los datos de la vigilancia de la resistencia a los antimicrobianos y el consumo de antimicrobianos en animales y humanos.

 

La consejera de Innovación, Investigación y Universidad del Gobierno de Aragón, Pilar Alegría, ha subrayado que "unir creatividad de los emprendedores con investigadores e instituciones es el camino a seguir".
Así lo ha señalado durante su participación, ayer, en la II jornada Campus Aula Dei sobre Emprendimiento Agroalimentario, enmarcada dentro de la Semana de la Persona Emprendedora en Aragón.
En su intervención, Pilar Alegría ha señalado que el talento de los emprendedores debe impulsar la transformación tecnológica del sector agroalimentario "para garantizar su competitividad, el uso responsable de los recursos naturales y, en definitiva, aumentar el valor añadido de nuestros productos y la renta obtenida por agricultores, ganaderos e industria".
Según informan fuentes del Gobierno de Aragón en una nota de prensa, en el transcurso del acto la consejera ha resaltado que el sector agroalimentario está inmerso en la revolución tecnológica y que "no puede permitirse quedar al margen" y, en este sentido, ha puesto como ejemplo los esfuerzos del campus Aula Dei en asuntos como la Agroalimentación Inteligente.
Pilar Alegría ha añadido que el emprendimiento es hoy "una de las formas más importantes de creación y desarrollo de empresas" y ha subrayado que la nueva cultura empresarial ha introducido "nuevos ritmos, intensidades y ambición en los proyectos".
El acto ha contado con la participación de la periodista Beatriz Romanos, quien ha hablado sobre la "revolución food tech" y también con un coloquio protagonizado por emprendedores tecnológicos en agroalimentación en el que han estado presentes las empresas Imascono, Sonea Ingeniería, Paintec y Libelium.
El invitado especial de este año ha sido el presidente del grupo Rébola-Panishop, Antonio Rébola.

 

 

La microbiota del rumen desempeña un papel importante en la digestión de los alimentos consumidos en el ganado rumiante y probablemente influye en la eficiencia de la alimentación. El objetivo de un estudio realizado por investigadores estadounidenses fue determinar las asociaciones entre la dieta y el estado de eficiencia de alimentación con los perfiles microbianos del rumen en los corderos en crecimiento.

Las dietas de crecimiento se alimentaron con una dieta concentrada o basada en forraje. Se midió la ingesta individual de alimento durante un ensayo de ingesta de 49 días y se registraron los pesos iniciales, medios y finales para la estimación de la eficiencia de alimentación. Se recogieron muestras de líquido de rumen al final del ensayo y se extrajo el ADN para la secuenciación del fluido ruminal del 10% de clasificación más baja y las más altas clasificaciones para la eficiencia de alimentación en cada dieta.

Los resultados confirman que la dieta es una gran influencia en la composición del microbioma del rumen. Además, las especies microbianas clave pueden desempeñar un papel importante en la regulación de la eficiencia de la alimentación, y esas especies pueden diferir según la composición de la dieta.

Un resumen de esta investigación se ha publicado en la prestigiosa revista científica Small Ruminant Research y está firmado por los siguientes autores: M.J. Ellison, G.C. Conant, W.R. Lamberson, R.R. Cockrum, K.J. Austin, D.C. Rule y K.M. Cammack.

Un grupo de científicos de la Universidad de Santiago de Chile (Usach) consiguió fabricar leche sin lactosa mediante microorganismos antárticos, lo que permitirá optimizar e incrementar la producción de derivados lácteos sin esta proteína, informaron ayer en rueda de prensa.
Según el director del proyecto, Renato Chávez, esta investigación podrá solucionará "un problema importante en Chile, pero también un problema de carácter mundial".
"Entre el 60 y el 80 % de la población chilena es intolerante a lactosa en algún grado y lo mismo en todo el Cono Sur. Esta condición es menor en los lugares del norte del planeta, pero esencialmente esto es un problema de carácter mundial", insistió.
La intolerancia a la lactosa es la incapacidad de las personas de asimilar esta molécula al carecer de la beta-galactosidasa, la enzima encargada de dividir los dos componentes de la lactosa, la galactosa y la glucosa, para que éstos puedan ser absorbidos por el organismo.
Por ello, este descubrimiento permitirá mejorar la eficiencia e incrementar la producción de derivados lácteos sin lactosa, ya que los microorganismos antárticos permiten que esta enzima funcione a temperaturas más bajas que la utilizada comercialmente.
Para llevar a cabo este hallazgo, los científicos buscaron microorganismos que estuvieran adaptados a funcionar en condiciones constantes de frío y donde estuvieran en grandes cantidades.
Esas condiciones las encontraron en el mar de la isla Rey Jorge, en la Antártida, al sur del continente americano, lugar en el la universidad tiene un laboratorio de investigación climatológica.
Allí, los científicos hicieron un estudio preliminar y averiguaron que los microorganismos se encontraban en las esponjas marinas, que al alimentarse filtrando el agua, retienen gran cantidad de dichos microorganismos en su interior.
Para Chávez, la posibilidad de que la enzima funcione a temperaturas más bajas permitirá que las personas intolerantes a la lactosa puedan encontrar en el mercado mayor variedad de productos derivados, como leche en polvo, quesos y yogures.
"El mercado para estas personas intolerantes a esta proteína es esencialmente leche líquida sin lactosa, y es poco habitual encontrar otros productos, porque son muy difíciles de producir con las enzimas que existen actualmente", indicó.
En la actualidad, para producir leche sin lactosa el proceso de ruptura de esta proteína se realiza en el propio recipiente, donde se agrega la leche pasteurizada y la enzima beta-galactosidasa, que divide sus componentes.
Este tipo de enzimas comerciales funcionan a unos cuarenta grados, lo que no supone "ningún problema" para la elaboración de este clase de leche, porque no necesita refrigeración, pero en otros procesos lácteos la leche "nunca está a temperatura ambiente".
"En esos otros, la leche está siempre a muy baja temperatura. Si se toma esta enzima -que funciona muy bien a cuarenta grados-, pero el proceso funciona a diez grados, hay una gran diferencia de temperatura que lo hace muy ineficiente", precisó el científico.
Para contrarrestar ese problema, Chávez explicó que se agrega más enzima de la necesaria, lo que aumenta los costes, con lo que la producción de los derivados sin lactosa es menos rentable para las empresas.
Por ello, el líder del proyecto aseguró que en un principio esperan mejorar la eficiencia de la producción de leche en polvo sin lactosa y descubrir potenciales mejoras.
Pero "los futuros retos de la investigación" serán producir grandes cantidades de la enzima y deslactosar leche a mayor escala.

 

    El proyecto es fruto de un trabajo fin de grado coordinado conjuntamente por profesorado de la Escuela Politécnica Superior de Córdoba y la Facultad de Veterinaria

Un trabajo fin de grado realizado conjuntamente entre la Facultad de Veterinaria y la Escuela Politécnica Superior de Córdoba ha conseguido desarrollar un sistema inédito de esterilización y desinfección de máquinas nodrizas utilizadas para el amamantado artificial de el ganado caprino.El trabajo ha sido realizado por el estudiante Jesús Gálvez Rossi de Ingeniería Electrónica Industrial y dirigido por la profesora Salud Serrano Jiménez de la Facultad de Veterinaria y Juan Luna de la Escuela Politécnica Superior de Córdoba.  

El autor del trabajo, Jesús Gálvez Rossi (estudiante de Grado en Ingeniería Electrónica Industrial) junto a sus directores, Juan Luna Rodríguez (Escuela Politécnica Superior de Córdoba) y Salud Serrano Jiménez (Facultad de Veterinaria)

Como resultado de la colaboración entre investigadores de la Facultad de Veterinaria y la Escuela Politécnica Superior de Córdoba, pertenecientes a los departamentos de “Bromatología y Tecnología de los Alimentos” e “Ingeniería Electrónica y de Computadores”, se ha desarrollado un sistema automático para la limpieza de máquinas-robot nodrizas, utilizadas actualmente en la mayoría de explotaciones ganaderas, mediante un método innovador de desinfección basado en ozono, el cual consigue la eliminación de bacterias patógenas causantes de diarreas que provocan una elevada mortalidad en la primera fase de la vida de los animales.

Las pruebas realizadas sobre una nodriza industrial para cabritos han arrojado resultados altamente satisfactorios, permitiendo establecer de forma óptima el tiempo de desinfección y la duración de la misma, ajustando el periodo entre ciclos de limpieza y desinfección de la nodriza. Ello supone un importante ahorro de tiempo para el ganadero a la vez que implementa una calidad higiénica de lactancia artificial superior a la de los sistemas convencionales, a lo que hay que sumar el hecho de no utilizar ningún producto químico nocivo para el medio ambiente.

El sistema automático que controla el proceso se ha desarrollado íntegramente en la UCO con las más modernas técnicas de la ingeniería electrónica e hidráulica, utilizando como elemento de control un módulo Arduino programado específicamente para esta aplicación, junto con otros dispositivos auxiliares de última generación, como fuentes de alimentación, válvulas, sensores y el propio generador de ozono. Este sistema se ha diseñado de forma modular con el fin de permitir su integración en las actuales nodrizas sin la necesidad de una intervención ni reforma profunda de la máquina

Página 1 de 6

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder