Mostrando publicaciones por etiqueta: Alimentación Investigación

 

 Constitución E-PIENSO 002-WEB

NUEVO GRUPO OPERATIVO DESTINADO A DESARROLLAR UNA PLATAFORMA TECNOLÓGICA PARA LA GESTIÓN CONJUNTA DE LA SEGURIDAD ALIMENTARIA EN LA NUTRICIÓN ANIMAL

La Confederación Española de Fabricantes de Alimentos Compuestos para Animales (CESFAC), la Asociación Gallega de Fabricantes de Alimentos Compuestos (AGAFAC), la Asociación de Fabricantes de Piensos Compuestos de Castilla y León (ASFACYL), la Asociación de Fabricantes de Piensos Compuestos del Sureste de España (APICOSE), la Asociación de Fabricantes de Piensos Compuestos de Euskadi (EPEA), a Asociación para el Control y la Promoción de la Calidad de las Materias Primas (QUALIMAC), el centro privado de investigación Imasde Agroalimentaria S.L., la empresa de piensos y miembro de la mesa técnica de control de materias primas de EPEA, MIBA S. COOP., la Fundación Vasca para la Seguridad Agroalimentaria (ELIKA) y la Interprofesional de la Alimentación Animal (INTERAL), han celebrado en Madrid la sesión constitutiva del Grupo Operativo supra-autonómico E-PIENSO.

El E-PIENSO nace con el objetivo de generar estrategias en base a una plataforma tecnológica conjunta (Base de Datos Analítica) que tiendan a la uniformidad de los controles de los sistemas de seguridad alimentaria existentes en España y sentar las bases para fomentar la implantación de modelos de control semejantes en otras CC.AA. Además, pretende contribuir a:

- Desarrollar una aplicación informática, en base a las últimas tecnologías TIC, para almacenar una gran base de datos conjunta (BIG DATA).

- Crear un sistema unificado de alerta rápido (SARU) que informe a todas las áreas cuando haya partidas potencialmente contaminadas en una zona geográfica concreta.

- Llevar a cabo una evaluación conjunta de proveedores por parte de todos los sistemas y aumentar notablemente el poder de interlocución representativa del sector.

La mejora de la seguridad alimentaria y la calidad de la materia prima para alimentación animal que llega y se consume en España, es un punto clave en el sector de la producción animal española. La plataforma tecnológica para la gestión conjunta de la seguridad alimentaria en la nutrición animal que fomentará E-PIENSO mejorará notablemente los resultados económicos de las explotaciones y especialmente evitará posibles incidentes de seguridad alimentaria en el sector. Además apuntalará la competitividad de los productores de piensos añadiendo un valor intrínseco a los piensos e integrándolos mejor en la cadena agroalimentaria a través de dicha plataforma conjunta que, aunque formalmente no se trata de un régimen de calidad, engloba diferentes sistemas conjuntos de seguridad alimentaria.

Por otra parte facilitará la utilización de coproductos de la cadena de alimentos de manera racional y segura en la industria agroalimentaria.

Mediante la innovación relacionada con la digitalización y la utilización de big data en el sector ganadero, se creará una base de datos conjunta en un entorno web. Esta herramienta facilitará el estudio de los riesgos de los principales peligros en alimentación animal de forma conjunta, evaluando la seguridad alimentaria de cada área de estudio, comparando orígenes y proveedores y permitirá crear sistemas comunes de evaluación de proveedores, así como un sistema de alerta rápido y conjunto.

 

E-PIENSO contribuirá a un abastecimiento de piensos más seguros y permitirá trasladar a la sociedad el elevado control de la seguridad alimentaria del sector, ejecutado de forma conjunta e integrada sobre la misma plataforma, contribuyendo notablemente a una mejora tanto de su imagen como de su reputación, mostrando el enorme nivel de exigencia y control que se aplica sobre la seguridad alimentaria.

 

La acidosis ruminal subaguda es una enfermedad nutricional importante que se produce en la nutrición intensiva de los rumiantes, debido a la concesión de dietas ricas en ingredientes altamente fermentables necesarios para satisfacer los requisitos de los animales. Ha sido ampliamente descrito en vacas lecheras, pero menos en cabras. Es bastante difícil de estudiar porque, en una dieta dada, los animales no se ven afectados en el mismo momento y con una severidad similar. La comprensión de la acidosis ha mejorado recientemente mediante la medición simultánea, en cabras lecheras alimentadas con diferentes dietas, comportamiento de alimentación, parámetros del rumen, parámetros de sangre y plasma, producción de leche y composición. Por lo tanto, fue posible estudiar las interrelaciones entre estas variables y analizar la variabilidad entre los animales para comprender mejor las diferencias entre los animales en la susceptibilidad a la acidosis ruminal subaguda. Así lo explica un artículo publicado en la prestigiosa revista científica Small Ruminant Research elaborado por Sylvie Giger-Reverdin, investigadora del INRA de Francia.

Varios mecanismos están involucrados en la etiología multifactorial de esta enfermedad. El primero es el comportamiento de alimentación. Se ha demostrado que la evolución del pH está muy relacionada con la tasa de ingesta y el nivel de ingesta. Además, las conductas de masticación y clasificación se modifican cuando los animales reciben una dieta alta en concentrados. El segundo mecanismo se refiere a la digestión microbiana del rumen, ya que las cabras muestran diferentes susceptibilidades a un aumento repentino en el porcentaje de concentrado en la dieta. Esto puede deberse a diferencias en los parámetros iniciales del rumen o a diferencias en la absorción de ácidos grasos volátiles y amoníaco a través del epitelio ruminal. Un tercer mecanismo se refiere al metabolismo del animal, y especialmente al equilibrio electrolítico.

La consideración de estos diferentes mecanismos ha mejorado el conocimiento sobre la acidosis, y se espera que la aplicación de tecnologías de monitoreo automatizadas junto con métodos ómicos mejore aún más la comprensión de la acidosis ruminal subaguda.

 

Dichas condecoraciones serán impuestas en el marco de los actos de la Asamblea General de Cesfac, previstos en Madrid el próximo 5 de julio

Este año, las Medallas Cesfac al mérito en la alimentación animal 2018 han sido concedidas en las siguientes categorías: la Medalla al Mérito en Alimentación Animal en la categoría Administraciones Públicas Nacionales y Europeas a Cristina Muñoz Madero; la Medalla al Mérito en la categoría Investigación e Innovación a Ana Garrido Varo; y la Medalla al Mérito en la categoría Personalidad del Sector a Miguel Huerta Dana, según recoge Agronews Castilla y León.

Dichas condecoraciones serán impuestas en el marco de los actos de la Asamblea General de Cesfac, previstos en Madrid el próximo 5 de julio. Un día después de la celebración, por parte del sector, del 40 Aniversario de la Confederación Española de Fabricantes de Alimentos Compuestos para Animales (Cesfac).

En un breve repaso de los motivos por los cuales han sido otorgadas dichas distinciones, tenemos, en primer lugar a Cristina Muñoz Madero, a quien se le ha concedido la medalla en la Categoría de Administraciones Públicas Nacionales y Europeas.

Jefe de Servicio de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), dónde coordina el Plan Nacional de lucha frente a la resistencia a los antibióticos (PRAN), ha demostrado poseer una actitud proactiva y de permanente colaboración, tanto con el sector como con sus organizaciones, que la han permitido avanzar en el desarrollo y aplicación de un uso racional y sostenible de los medicamentos en la producción animal.

En la Categoría de I+D+innovación la medalla se le otorga a otra gran mujer dentro del ámbito académico y científico, Ana Garrido Varo, Catedrática de Producción Animal en la UCO y presidenta de la International Council of Near Infrared Spectroscopy (Sociedad Científica Internacional de tecnología NIRS).

Esta Ingeniera Agrónoma y Catedrática de Universidad, posee 37 años de experiencia ininterrumpida en actividades: docentes, investigadoras, de transferencia de tecnología y de gestión. Así como cinco sexenios de investigación y cinco quinquenios docentes. Fuertemente involucrada con la producción animal, entre sus hitos más recientes relacionados con el sector, destaca su decisiva contribución en la aplicación de la tecnología NIRS (Espectroscopía de Reflectancia en el Infrarrojo cercano) a la industria de piensos.

Por último la medalla de la Categoría de Personalidad del sector, que le ha sido concedida a Miguel Huerta Dana, actual Secretario General de la Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España (ANICE).

Licenciado en Ciencias Biológicas y en Veterinaria por la UCM, se incorporó a ANICE ya en 1987. De su larga trayectoria profesional, destaca su dedicación a la representación y defensa de la cadena ganadera y cárnica, así como su implicación, desde varias organizaciones interprofesionales, en iniciativas por la defensa reputacional del sector. No en vano es miembro del Consejo de Organizaciones Interprofesionales del MAPAMA, del Observatorio de la Cadena Alimentaria y del Consejo Asesor de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), así como un gran aliado de Cesfac.

 

Estas medallas surgieron en el 2006 como herramienta para reconocer públicamente los méritos de profesionales y organizaciones que, en el desempeño de sus responsabilidades, hubieran contribuido a la excelencia de la alimentación animal y de la producción ganadera. Y son concedidas anualmente por un Comité de Expertos independiente, integrado por personalidades del sector, de la administración pública y de la sociedad civil.

 

 

El último número de la revista Consorcio Manchego recoge un artículo sobre los principales minerales en ganado ovino, con las ventajas que supone su administración y las funciones que cumple en el organismo.

Así, las deficiencias de cobre y selenio provocan debilidad en los corderos y alteraciones en la función nerviosa. El selenio está también estrechamente relacionado con la función inmunitaria y la fertilidad y actúa como antioxidante. Por su parte, el cobre es importante durante toda la vida e interviene en la capacidad del cuerpo para utilizar el hierro.

En este sentido, el ganado ovino es muy susceptible a la intoxicación por cobre, y normalmente la alimentación suele satisfacer las necesidades del animal sin ningún otro tipo de aporte adicional, por lo que las ovejas no deberían recibir aportes adicionales.

El fósforo y el calcio son los componentes fundamentales del tejido óseo, por lo que durante las fases de gestación y crecimiento toman un papel relevante. También, el fósforo es necesario para el correcto funcionamiento de la flora microbiana ruminal.

El cobalto es un mineral esencial en el organismo de los rumiantes, ya que es vital para la salud de la flora ruminal y para asegurar la asimilación de los nutrientes.

Por último, el azufre es un macromineral necesario para la producción de aminoácidos y proteínas. Si la oveja no recibe la cantidad adecuada de azufre, pierde el apetito, con el consecuente detrimento en las producciones. Además, puede aumentar su vulnerabilidad a los parásitos externos.

 

 

‘Maytenus senegalensis’ es un arbusto común que se encuentra disperso en África tropical. Se ha informado que diferentes partes de esta planta son útiles en la medicina tradicional contra los trastornos gastrointestinales y las lombrices intestinales. Por lo tanto, investigadores africanos con la colaboración de la Universidad de Jaén evaluaron la actividad antihelmíntica del extracto acuoso de corteza de tallo de ‘M. senegalensis’ utilizando el ensayo de eclosión de huevos, el ensayo de inhibición de la migración larval y el ensayo de inhibición de motilidad de gusanos adultos. Como conclusión, el uso de los extractos acuosos de la corteza del tallo de ‘M. senegalensis’ puede ser útil para el control del nematodo gastrointestinal en la producción ganadera. Esta actividad antihelmíntica contra la eclosión de los huevos, la migración de larvas infecciosas y la motilidad de los gusanos adultos de ‘H. contortus’ se atribuye en parte a proantocianidinas y flavonoides (como glucósidos de kaempferol, quercetina, miricetina) así como a otros componentes no fenólicos que pueden contribuir a ejercer un efecto antihelmíntico. Se necesita más investigación para caracterizar y comprender mejor la naturaleza de los metabolitos secundarios responsables del efecto antihelmíntico y analizar su modo de acción sobre los nematodos.

Este artículo se ha publicado en la prestigiosa revista científica BMC Veterinary Research y está firmado por los siguientes autores: Calvin Bogning Zangueu, Abiodoun Pascal Olounlade, Marlysse Ossokomack, Yolande Noelle Nangue Djouatsa, Goue Georcelin Alowanou, Anatole Guy Blaise Azebabe, Eulogio José Llorent Martínez, María Luis Fernández de Córdova, Alain Bertrand Dongmo y Mawulé Sylvie Hounzangbe Adote.

Se trata de un proyecto FITE que incluye catas organizadas por las que

han pasado ya más de 300 personas

El CITA participa en un FITE sobre el queso de Teruel con catas organizadas
 
El Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón está desarrollando el proyecto FITE "Tradición e innovación en el sector quesero de Teruel: mejora de la calidad de la leche de oveja y desarrollo de un queso de pasta dura con coagulante vegetal como elementos diferenciadores ", cofinanciado por la Unión Europea y el Gobierno de Aragón. La doctora Teresa Juan es la investigadora principal del proyecto y cuenta con un equipo de investigadores de la Unidad de Producción y Sanidad Animal y de la Unidad de Hortofruticultura.   
 
Los actuales trabajos son continuación de proyectos anteriores centrados en el queso de Teruel y surgen a propuesta de la Asociación Turolense de Productores de Leche y Queso. Para ello el CITA comenzó a trabajar en la recuperación de cardos locales Cynara cardunculus L. como coagulante vegetal para su uso como ingrediente en quesos de pasta dura, tal y como se elaboraban tradicionalmente en la provincia de Teruel.
 
Se han realizado ya, elaboraciones experimentales de queso con este coagulante vegetal en la planta piloto de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza, aunque los quesos han sido madurados en Tronchón (Teruel) gracias a la colaboración de queseros de la Asociación Turolense de productores de Leche y Queso.
 
El CITA ha organizado catas de queso de Teruel para evaluar los progresos conseguidos en su elaboración y testar las preferencias del público hacía estos quesos. Más de 300 consumidores han participado en las diferentes catas que se han venido realizando en Teruel y en Zaragoza, las últimas celebradas en la Escuela de Hostelería de Teruel con más de 70 participantes y en el del instituto Miguel Servet de Zaragoza con 30 “catadores” entre alumnos y profesores.
 
Los quesos que se degustan en estas catas están elaborados utilizando como coagulante vegetal flores de Cynara cardunculus (cardo) con objeto de recuperar este tipo de elaboración tradicional en la provincia de Teruel. La investigadora de producción y sanidad animal, Olaia Estrada, ha sido la responsable de las catas y reseña que "además de recuperar y salvaguardar el patrimonio gastronómico de la provincia de Teruel, los queseros, conscientes del interés creciente por el consumo de alimentos en el que ninguno de sus ingredientes como el cuajo implique el sacrifico de un animal, están interesados en incorporar el coagulante vegetal como elemento diferenciador de sus productos".
 
Por otra parte, el CITA va a seguir trabajando en conocer el potencial de la cabaña ganadera del ovino lechero de la provincia de Teruel, y trabajar en la mejora de la productividad de las explotaciones (en términos de litros de leche producidos/animal), así como en la calidad higiénico-sanitaria y composición de la leche. 

 

 

Investigadores del Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas, centro mixto de la Universitat Politècnica de València y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC – España), han desarrollado una nueva técnica de ingeniería metabólica que activa la producción de proantocianidinas, un potente antioxidante que elimina los radicales libres de las células, en plantas de especies de Nicotiana. Los resultados del trabajo, que podría servir para producir plantas forrajeras que no hinchen el estómago de los animales.

Las proantocianidinas son compuestos bioactivos con efectos importantes tanto para la salud de los humanos como para la agricultura. Su producción en plantas de cultivo mediante ingeniería metabólica permitiría el diseño de alimentos con propiedades farmacéuticas.

El profesor de investigación del CSIC José Pío Beltrán explica que “sería muy útil para los ganaderos introducir proantocianidinas en plantas como la alfalfa, ya que así se podría combatir una enfermedad conocida como hinchamiento de los pastizales’, que produce, con frecuencia, un exceso de gases de efecto invernadero en el estómago de los rumiantes debido a la fermentación de las proteínas que se hallan en el forraje. Una alfalfa con esta mejora podría aumentar la eficiencia de la conversión de proteína vegetal en proteína animal y, por tanto, el rendimiento de las explotaciones ganaderas”.

Luis Cañas, también investigador del CSIC en el Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas, señala que “la principal novedad de nuestro trabajo es que, en lugar de emplear las técnicas tradicionales de transferencia de genes, que son laboriosas y poco eficaces, hemos desarrollado una herramienta multigénica que permite transferir simultáneamente a la planta varias unidades genéticas ensambladas en la misma cadena de ADN. Hemos utilizado el sistema denominado ‘GoldenBraid 2.0’, y lo hemos empleado en experimentos con las plantas Nicotiana tabacum y Nicotiana benthamiana, pudiendo comprobar que activan la producción de antocianinas provocando un color púrpura en las hojas infiltradas y también la producción efectiva de proantocianidinas”.

“Nuestra técnica, ha permitido incorporar en un sólo paso cuatro genes, mejorando la capacidad de integración de los nuevos genes en la planta, sus niveles de expresión y la heredabilidad de sus propiedades en posteriores generaciones”, concluye Beltrán.

Actualmente, la dieta del ganado debe complementarse con sustancias especiales o mezclarse con forraje que contenga niveles moderados de proantocianidinas, para favorecer su digestibilidad, lo que supone un coste elevado. Una alfalfa rica en proantocianidinas mejoraría la eficacia del sector pecuario y reduciría el porcentaje de gases de efecto invernadero de producción animal, que constituyen una fuente importante de emisión en todo el mundo.

 

La Universitat Politècnica de València (UPV) reúne hasta el próximo viernes a más de 40 investigadores europeos y africanos para debatir sobre la contribución de las pequeñas explotaciones agrarias y empresas agroalimentarias de Europa y África a la seguridad alimentaria.
Los expertos forman parte del o, que se inició en 2016 y finalizará en 2020 y permitirá disponer de un completo diagnóstico de los pequeños productores en veinticinco regiones europeas y cinco africanas, según ha informado la UPV en un comunicado.
La Universitat Politècnica de València participa como socio, a través del Grupo de Investigación de Economía Internacional y Desarrollo, en este proyecto, pionero en el enfoque metodológico y en el uso de las últimas tecnologías de imágenes de satélite, a través del Sentinel II.
El proyecto, financiado por el programa Horizon 2020, permitirá obtener un completo mapa de las pequeñas explotaciones y sus niveles de producción; ofrecerá las claves para mejorar su competitividad y contribución a la seguridad alimentaria, así como información estandarizada de las explotaciones europeas y africanas.
"Además SALSA pretende contribuir al refuerzo del proceso de diálogo entre la Unión Europea y África, reconoce la amplia diversidad de las pequeñas explotaciones agrícolas y los sistemas agroalimentarios en ambos continentes y prestará especial atención a su vulnerabilidad", señala el investigador de la UPV Dionisio Ortiz.
Otro de los objetivos del proyecto es prever el potencial para los próximos años de las explotaciones y pymes, estableciendo diferentes escenarios en los que se pueda situar la seguridad alimentaria.
"En el marco del proyecto se analizará qué pasaría en cada una de las regiones en uno u otro escenario e identificar las acciones necesarias para reforzar el papel de esos pequeños negocios y explotaciones", añade Ortiz.
Asimismo, Salsa estudiará los sistemas de gobernanza relacionados con la organización de los pequeños productores y las cadenas alimentarias y proporcionará instrumentos "para facilitar la toma de decisiones que potencien la contribución de las pequeñas explotaciones y empresas a la seguridad alimentaria y nutricional".
Entre las principales novedades del proyecto destaca el uso de las últimas tecnologías de imágenes de satélite, a través de Sentinel II, para "identificar las áreas de presencia de pequeñas explotaciones, en qué zonas hay una mayor concentración de explotaciones de menor dimensión y a través de ellas tratar de cuantificar su producción", apunta el investigador. 

 

Un grupo de investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) ha elaborado un estudio en el que se aconseja minimizar los aportes de proteína al ganado rumiante para reducir las emisiones de metano, uno de los principales gases de efecto invernadero.
La UPM ha informado hoy en un comunicado de que lo conveniente sería sustituir parcialmente la proteína por compuestos de nitrógeno no proteico o reduciendo el grado de degradación de la proteína mediante tratamientos apropiados.
Los investigadores han incidido en este punto porque en el estudio se ha observado que, en la fermentación de 100 gramos de proteína, los rumiantes generan casi tres litros de metano.
Según sus autores, con este trabajo se demuestra que las emisiones de metano de los rumiantes no solo están condicionadas por los aportes de fibra en su dieta, como se estimaba desde el principio, sino también por el aporte de proteína. 

 

 

Investigadores brasileños han realizado un estudio que evaluó la frecuencia de envenenamiento por ‘Brachiaria spp.’ en pastos en 34 corderos lactantes en un tratamiento de alimentación por fluencia suplementado con un concentrado de proteínas y 34 corderos en un grupo control no suplementado.

Se recogieron muestras de ‘Brachiaria’ cada 28 días para determinar el contenido de protodioscina del pasto. Corderos con signos clínicos constantes de intoxicación por Brachiaria spp. se separaron del rebaño, junto con sus presas, y se alimentaron con heno de alfalfa (Medicago sativa) y Tifton 85 (Cynodon dactylon) como alimentos fibrosos alternativos. Las concentraciones de protodioscina fueron 0.3-0.9 y 0.4-1.4% en los tratamientos de alimentación y control de fluencia, respectivamente. Los signos clínicos incluían hinchazón de la cara y las orejas, alopecia y eritema que evolucionaban a costras y se desprendían, dejando áreas expuestas de erosión, que más tarde se volverían cicatrices retraídas en ambos oídos.

La conclusión es que las bajas concentraciones de protodioscina eran tóxicas para los corderos, especialmente si eran genéticamente susceptibles al envenenamiento. La ingesta del concentrado proteico en el sistema de alimentación por fluencia disminuyó los efectos de la intoxicación por ‘Brachiaria spp.’ en los corderos lactantes.

Esta investigación se ha publicado en la prestigiosa revista científica Small Ruminant Research y está firmado por los siguientes autores: Gleice Kelli Ayardes de Melo, Camila Celeste Brandao Ferreira Itavo, Jonilson Araujo da Silva, Kedma Leonora Silva Monteiro, Tatiane Cargnin Faccin, Rayane Chitolina Pupin, Rubiane Ferreira Heckler, Luis Carlos Vinhas Itavo, Pamila Carolina Gonçalves da Silva, Paula Velozo Leal y Ricardo Antonio Amaral de Lemos.

Página 1 de 7

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder