interovic 1000x120 junio19

Mostrando publicaciones por etiqueta: Alimentación Mercados

El mundo está lejos de cumplir la mayoría de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) ligados a la seguridad alimentaria para 2030, señaló hoy la Organización de la ONU para la Alimentación, la Agricultura y la Ganadería (FAO).
La agencia publicó una primera evaluación de 18 indicadores de cuatro de los quince ODS pactados por la comunidad internacional en 2015, a partir de los datos disponibles de 234 países y territorios.
En algunos casos se han registrado progresos, pero el resultado a nivel global es negativo, entre otras cosas por el aumento de la prevalencia del hambre, considerada la "tendencia más preocupante", dijo a Efe el jefe de Estadísticas de la FAO, Pietro Gennari.
El número de personas que pasan hambre creció en 2018 por tercer año consecutivo hasta casi 822 millones de personas, equivalente al 10,8 % de la población mundial.
Gennari subrayó que se han encontrado "dificultades en casi todos los ámbitos relacionados con la alimentación" como, por ejemplo, la disminución de la inversión pública en agricultura y ganadería a pesar de la importancia que tiene para erradicar la malnutrición.
Entre 2016 y 2017, por ejemplo, se observó un aumento moderado de los precios de los alimentos en todas las regiones, mientras que las anomalías en los precios, que impactan en el acceso a los alimentos, afectaron a un tercio de los países pobres sin acceso al mar, muchos de ellos en África y Asia.
Por el momento el mundo suspende en aspectos como la explotación de los recursos pesqueros, la conservación de recursos genéticos de plantas y animales, o el estado de bosques.
El estudio recuerda que la sobrepesca afecta a un tercio de las poblaciones de peces, más de la mitad de las razas locales de ganadería están en riesgo de extinción en los 70 países que ofrecen información, y entre 2000 y 2015 se ha perdido una superficie forestal del tamaño de Madagascar, principalmente por el avance de la agricultura en los trópicos.
No obstante, hay algunos motivos para el optimismo después de que en los últimos tiempos se hayan observado mejoras en la gestión de los bosques, ralentizándose así el ritmo de deforestación, y en la contribución de la pesca sostenible a la economía de los países más pobres.
Además, en 2018 el material genético de plantas conservado en bancos de semillas ascendió a 5,3 millones de muestras, el 3 % más que el año anterior, aunque los esfuerzos siguen siendo insuficientes para preservar los cultivos menos utilizados y las especies salvajes.
El experto de la FAO precisó que algunos de los indicadores se han empleado por primera vez, por lo que puede ser "demasiado pronto" para saber si se están logrando las metas o no, como cuando se analiza la productividad y los ingresos de los pequeños productores, la eficiencia en el uso del agua o la conservación de los ecosistemas montañosos.

Los precios medios mayoristas del maíz frenaron en la primera semana de julio su tendencia al alza al registrar un leve descenso del 0,05 % respecto a la anterior, según la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España (Accoe).
Los datos relativos a la semana 27 (del 1 al 7 de julio de 2019) confirmaron, por el contrario, una nueva caída del precio de la cebada (-0,30 %) y del trigo blando (-0,33 %), mientras que el trigo duro se recuperó con un repunte del 0,40 % respecto a la semana precedente.
Concretamente, el precio medio del maíz se situó en 188,37 euros por tonelada; el de la cebada en 179,76; el trigo duro en 211,67 euros; y el del trigo blando en 195,38 euros.
En cuanto a la cebada malta, el precio permaneció estable en 192,60 euros.
Respecto al acumulado de 2019, la evolución de los precios mayoristas de los cereales reflejan un incremento del 3,65 % en los del maíz y del 3,5 % en los del trigo duro, mientras que bajan un 6,26 % los de la cebada y un 3,29 % los del trigo blando.
En el segmento de proteínas y subproductos, desde el mes de enero los precios de la soja han bajado un 3,03 %, en contraste con la subida de los de la colza, que se han disparado un 25,98 %, y los de la cascarilla, que han crecido un 21,03 %.
Los incrementos acumulados han sido más leves en el precio medio de la pulpa, que sube desde enero un 1,42 %, mientras que la pipa de girasol sigue sin registrar cambios en su cotización media. 

España se acercó a los 37,5 millones de toneladas de producción de alimento para animales en 2018 (industrial más autoconsumo) y lideró por primera vez el ránking europeo, superando a Alemania, según ha asegurado hoy la directora general de Producciones y Mercados Agrarios, Esperanza Orellana.
En una rueda de prensa junto al director general de la Confederación de Fabricantes de Alimentos Compuestos para Animales (Cesfac), Jorge de Saja, para hacer un balance de la campaña de 2018 y estimaciones en 2019, Orellana ha valorado estos volúmenes de producción en pienso industrial y de autoconsumo.
La fabricación ha subido un 6,3 % anual y en un 20 % en los últimos cuatro años, según ha detallado.
Orellana, quien ha recordado que la industria de los piensos representa el 12,3 % del valor de la producción alimentaria, ha asegurado que es un sector "consolidado", impulsado por su "fortaleza" y por la del comercio exterior.
Aún siendo una potencia mundial, la industria española depende mucho de la importación de materias primas -especialmente proteínas vegetales- para la elaboración de los piensos, lo que supone una "debilidad" dentro del mercado.
En este sentido, Orellana ha señalado que la guerra comercial China-EEUU, que afecta a sus elevadas transacciones de soja, incrementa la volatilidad de los mercados para la alimentación animal y genera incertidumbre.
Uno de los retos para este sector, por tanto, es depender menos de las compras de materias primas y, según ha resaltado, España está intentado recuperar cultivos como la veza por sus beneficios para el ganado, para la calidad de los suelos y para la defensa de la biodiversidad, al facilitar la rotación de los cultivos.
Orellana ha citado otros desafíos como la reducción del uso de piensos medicamentosos, potenciar la economía circular con la reutilización de sobrantes de la alimentación humana o mejorar la estrategia de comunicación para rebatir con datos científicos la "proliferación" de noticias y "alarmas" en las redes sociales.
Por su parte, Jorge de Saja ha avanzado que España superará en 2019 la barrera de los 25 millones de toneladas de producción de pienso industrial para animales de granja y mascotas (no se incluye el de autoconsumo), de acuerdo a las previsiones actuales.
En este caso, España también se colocaría por delante de Alemania por primera vez en términos de producción industrial.
En 2018, se sobrepasaron los 24,8 millones de toneladas de pienso industrial, de los que 23,6 millones se destinaron animales de producción ganadera.
Para De Saja, se trata de "subida espectacular en los últimos años" y eso implica una "gran responsabilidad".
La "gran paradoja", al igual que apuntó Orellana, es que España es el "único gran país de la UE" que no sólo es deficitario en proteína vegetal, sino también en cereales.
Precisamente, la última campaña nacional de cereales no será buena -la previsión es una reducción del 30 % respecto al año anterior- y la industria de los piensos tendrá que importar al menos el 60 % de sus necesidades, aunque De Saja recuerda que hay stock acumulados y producciones holgadas en los ámbitos europeo y mundial.
Para suplir la carencia de proteína vegetal, De Saja es partidario de acudir a fuentes alternativas como los insectos -se usan ya para piensos acuícolas-, los coproductos de la alimentación humana o el aprovechamiento de los descartes de la pesca.
También ha incidido en la necesidad de "comunicar más", porque hasta ahora "sólo sabíamos hacerlo en situaciones de crisis", y aunque se han hecho esfuerzos para comunicar dentro de la cadena de producción, cree sin embargo que esa comunicación "no fluye tanto como nos gustaría hacia fuera del sector".

 

Fecha de publicación: 06/06/2019

» El índice de precios de los alimentos de la FAO* siguió subiendo, por quinto mes consecutivo, y se situó en un promedio de 172,4 puntos en mayo de 2019, es decir, un 1,2 % (2,1 puntos) más que en abril si bien todavía un 1,9 % por debajo de su nivel en el mismo mes del año pasado. Mientras que los precios del azúcar y los aceites disminuyeron, en mayo los demás subíndices registraron incrementos, encabezados nuevamente por el fuerte aumento intermensual de los precios de los productos lácteos, seguidos por los de los cereales.

» El índice de precios de los cereales de la FAO registró un promedio de 162,3 puntos en mayo, lo que representa un aumento del 1,4 % (2,2 puntos) desde abril. Sin embargo, de confirmarse este nivel, el índice se mantendría cerca de un 6 % por debajo del valor alcanzado en mayo de 2018. El pequeño incremento intermensual se debió enteramente a la marcada subida repentina de las cotizaciones del maíz como consecuencia de las perspectivas de disminución de la producción en los Estados Unidos de América. Por el contrario, en mayo las cotizaciones del trigo fueron en general inferiores en vista de las buenas perspectivas sobre la oferta mundial y suficientes disponibilidades exportables. El índice de precios del arroz de la FAO se mantuvo estable por tercer mes consecutivo, debido a que el leve aumento de las cotizaciones de la variedad aromática se vio contrarrestado por una ligera disminución de los precios de la mayoría de los otros segmentos del mercado de arroz.

 

» El índice de precios de los productos lácteos de la FAO registró un promedio de 226,1 puntos en mayo, esto es, un aumento de 11,2 puntos (un 5,2 %) desde abril, con lo cual el índice se situó un 24,2 % por encima del valor de comienzos del año y se acercó a su nivel más alto en los últimos cinco años. El alza marcada de las cotizaciones del queso fue la razón principal del fuerte aumento de mayo, mientras que otros productos lácteos representados en el índice también se mantuvieron por encima de sus niveles de enero. El aumento de los precios de los productos lácteos fue consecuencia de la solidez de la demanda mundial de importaciones en un contexto de limitadas disponibilidades exportables en Oceanía, pues las condiciones de sequía intensificaron el descenso estacional de su producción lechera. La preocupación acerca de la producción de leche en Europa también sustentó los precios.

» El índice de precios de la carne de la FAO* se situó en mayo en un promedio de 170,2 puntos, lo cual representa una subida marginal desde abril; se mantiene así la tendencia de modestos aumentos de precios de mes en mes que se viene observando desde el comienzo del año. En mayo, las cotizaciones de la carne de cerdo siguieron subiendo debido a la fuerte demanda de importaciones, en especial de Asia oriental, que obedece principalmente a una disminución de la producción asociada a la propagación de la peste porcina africana en la región. Los precios de la carne de ovino también se vieron reforzados por la solidez de la demanda de importaciones, a pesar de los volúmenes récord de exportaciones procedentes de Oceanía, mientras que los precios de la carne de aves de corral se mantuvieron estables debido a las condiciones equilibradas del mercado. Por el contrario, las cotizaciones de la carne de bovino disminuyeron respecto de los máximos registrados en abril, como resultado de los abundantes suministros para la exportación en todo el mundo.

 

 

Los costes de alimentación de los pequeños rumiantes se han visto afectados por la importante subida del precio de la alfalfa, en sus distintas variantes, que se ha producido en el último año, según muestran los datos publicados por la Lonja Agropecuaria de León.

Por lo que respecta a la alfalfa paquete rama, se ha pasado de los 162 euros por tonelada que se cotizaban en mayo de 2018 a los 180 euros con los que ha finalizado el mes de mayo del presente año, por lo que el incremento porcentual se sitúa en el 11,1%.

En cuanto a la alfalfa deshidratada, ha tenido mayores subidas de precio, tanto en términos absolutos como en porcentuales. Se ha pasado de 180 a 220 euros por tonelada en el último año. En este caso, el incremento se eleva hasta un significativo 22,2%.

Los forrajes que sí han tenido descensos en su precio en el último año son la paja, que ha bajado un 2% al pasar de 51 a 50 euros por tonelada; la veza que ha evolucionado de 156 a 150 euros por tonelada con una reducción del 3,8%; y el forraje, con descensos del 5% al pasar de 120 a 114 euros por tonelada.

El Servicio de Mejora Agraria y Pesquera (Semilla) ha abierto el plazo de solicitudes para la campaña extraordinaria de suministro de alfalfa seca deshidratada, a la que la entidad pública destina 1,2 millones, para paliar los efectos de la sequía agrícola.
Los interesados pueden presentar solicitudes desde este miércoles hasta el 7 de junio, ha informado la Conselleria de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca en un comunicado.
La medida fue aprobada por el Consell de Govern del pasado 24 de mayo para compensar la pérdida de producción de forraje debida a la sequía agrícola de este invierno.
La cantidad total de alfalfa deshidratada que Semilla adquirirá dependerá del precio final de compra. Por lo tanto, la cantidad máxima para cada explotación dependerá de la cantidad de alfalfa deshidratada que se pueda comprar en total, y de los pedidos que hagan los diferentes ganaderos.

La Denominación de Origen Protegida (DOP) Torta del Casar llevará a cabo esta primavera una campaña de promoción en 29 establecimientos de la provincia de Cáceres, como restaurantes, taperías y gastrobares, así como en varios hoteles, hospederías y paradores, que ofrecerán su degustación, al natural o en distintas elaboraciones.
Se trata de la campaña "El Sabor de un Territorio", que fusiona las de "En el Origen de la tradición", iniciada con los hoteles en 2016, y "El sabor de un territorio", que se lanzó para los restaurantes en 2017, según ha señalado el Consejo Regulador de la DOP Torta del Casar en un comunicado.
La iniciativa, que prevé un impacto entre 70.000 y 80.000 personas, comenzará el día 15 de abril y se prolongará hasta el 16 de junio.
En concreto participan once restaurantes, la mayoría en Cáceres capital, pero también en las localidades cacereñas de Aldeanueva y Jaraíz de la Vera, Cuacos de Yuste y Casar de Cáceres.
A estos se suman los dieciocho alojamientos extremeños con restauración que participan en esta edición, los siete paradores de la región, tras la incorporación de Mérida y Zafra, así como las siete hospederías y distintos hoteles de Cáceres capital, Plasencia y Guadalupe.
A juicio del presidente del Consejo Regulador, Ángel Pacheco, se trata de fomentar junto con los establecimientos la cultura gastronómica y el conocimiento de la Torta del Casar en su territorio natural.
La campaña está dirigida principalmente a los turistas de fuera de Extremadura "que se alojan en estos hoteles singulares y que buscan el contacto directo con el territorio, sus paisajes, monumentos y gastronomía tradicional", según ha expuesto el director del Consejo Regulador, Javier Muñoz.
Así, con la iniciativa se pretende dar un "impulso al turismo gastronómico" y ofrecer al visitante dos de los "símbolos más destacados" de Extremadura, los hoteles ubicados en edificios singulares como palacios, conventos, castillos o en entornos de alto valor natural y turístico, como el Parque Nacional de Monfragüe o la comarca de la Vera, y la gastronomía tradicional. 

 

» El índice de precios de los alimentos de la FAO* se mantuvo estable en marzo de 2019, con un promedio de 167 puntos, y sigue rondando su valor más elevado desde agosto de 2018. El brusco aumento de los precios de los productos lácteos y la ligera subida de los valores de la carne se vieron compensados por la disminución de los precios de los cereales, los aceites y el azúcar. En consecuencia, el valor total del índice de precios de los alimentos de la FAO permaneció prácticamente sin variaciones desde febrero, si bien se sitúa un 3,6 % por debajo de su valor en el mismo período del año pasado.

» El índice de precios de los cereales de la FAO registró un promedio de 164,8 puntos en marzo, esto es, un 2,2 % (3,7 puntos) menos que en febrero, con lo que se sitúa ahora casi a la par de su valor de marzo de 2018. Entre los cereales principales, los precios del trigo fueron los que sufrieron una caída más pronunciada, debido a la abundancia de suministros exportables y la escasa demanda, en particular en el caso del trigo de origen estadounidense, y a las perspectivas en general favorables para la cosecha de este año. También disminuyeron los precios del maíz, presionados por las amplias disponibilidades exportables y las expectativas de una cosecha abundante en la Argentina. Los precios internacionales del arroz subieron ligeramente en marzo, ya que la demanda se incrementó solo marginalmente, lo que limitó el aumento de los precios en los mercados de arroz japónica y de arroz índica, de menor calidad.

» El índice de precios de los aceites vegetales de la FAO se situó en marzo en un promedio de 127,6 puntos, o sea, 5,9 puntos (un 4,4 %) menos que el mes anterior, principalmente como resultado del debilitamiento de los valores de los aceites de palma, soja y colza. Los precios internacionales del aceite de palma se contrajeron en marzo tras tres alzas consecutivas a causa de la renovada inquietud sobre la atonía de la demanda de importaciones y la acumulación de existencias en los principales países productores. Al mismo tiempo, disminuyeron las cotizaciones del aceite de soja, ya que los márgenes rentables siguieron impulsando la molienda en los Estados Unidos de América, mientras que los precios del aceite de colza cayeron a su nivel más bajo en 11 meses como resultado de la acumulación de reservas de colza en el Canadá y las prometedoras perspectivas sobre la cosecha en la región del Mar Negro.

» El índice de precios de la carne de la FAO* registró un promedio de 162,5 puntos en marzo, con un aumento marginal (de 0,6 puntos o un 0,4 %) respecto de su valor revisado de febrero, con lo que se mantuvo la tendencia de moderada volatilidad de los precios que se observa desde hace varios meses. En marzo, las cotizaciones de las carnes de porcino, bovino y aves de corral se vieron sostenidas en cierta medida por el aumento repentino de la demanda de importaciones, especialmente por parte de China, pese a las mayores disponibilidades exportables en los principales países proveedores. Por el contrario, las cotizaciones de la carne de ovino disminuyeron por tercer mes consecutivo a causa de la constante abundancia de disponibilidades exportables procedentes de Oceanía.

» El índice de precios de los productos lácteos de la FAO se situó en marzo en un promedio de 204,3 puntos, esto es, 11,9 puntos (un 6,2 %) más que en febrero, con lo cual se registró el tercer aumento consecutivo. En marzo, subieron los precios internacionales de la mantequilla, la leche entera en polvo y los quesos, sustentados por una mayor demanda de importaciones en previsión de la reducción de las disponibilidades exportables procedentes de Oceanía a consecuencia del descenso estacional de su producción lechera. Por el contrario, los precios de la leche desnatada en polvo sufrieron una leve disminución respecto de los elevados valores registrados en febrero, debido a una ralentización de la demanda de entregas actuales.

* A diferencia de otros grupos de productos básicos, la mayoría de los precios utilizados en el cálculo del índice de precios de la carne de la FAO no se encuentra disponible en el momento del cómputo y publicación del índice de precios de los alimentos de la Organización; por tanto, el valor del índice de precios de la carne de los meses más recientes se deriva de una combinación de precios previstos y observados. En ocasiones, esto puede hacer precisas revisiones significativas del valor final del índice de precios de la carne de la FAO que, a su vez, podrían influir en el valor del índice de precios de los alimentos de la Organización.

 




La biodiversidad que sostiene la alimentación en el mundo se está perdiendo y una vez que desaparezca ya no podrá recuperarse, alertó hoy la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO).
"Estamos perdiendo nuestra biodiversidad y la base para nuestra seguridad alimentaria", dijo el director general de la FAO, José Graziano da Silva, en la presentación de un nuevo informe de esa agencia sobre el estado mundial de la diversidad biológica para la alimentación y la agricultura.
La población depende cada vez de menos especies para alimentarse, como lo demuestra el hecho de que, de unas 6.000 especies de plantas cultivadas, solo nueve representan el 66 % del total de la producción agrícola.
Una de esas especies es el trigo, que constituye uno de los cereales más afectados por el cambio climático y con menos minerales y vitaminas necesarios para una buena nutrición, aseguró el responsable.
La producción ganadera mundial se basa en 40 especies animales y, de las más de 7.700 razas de ganados locales que están registradas, una cuarta parte está en peligro de extinción, mientras que casi un tercio de las poblaciones de peces están sobreexplotadas.
Da Silva remarcó que, con una producción tan uniforme, cuando aparece una peste que acaba con plantas y animales hace falta ir al origen de las especies, pero sin ellas no es posible "recomenzar el proceso".
Consideró "fundamental" conservar esas especies en las granjas, donde puedan estar adaptadas a los ambientes locales, así como preservar los bosques y cambiar los métodos de producción de alimentos reduciendo el uso de químicos, maquinaria y expansión del área cultivable.
El informe recoge datos aportados por 91 países que revelan que el 24 % de casi 4.000 especies silvestres alimentarias, principalmente plantas, peces y mamíferos, están disminuyendo en número, aunque el declive podría ser mayor porque se desconoce el estado de la mayoría de esas especies a nivel global.
Además, otras especies imprescindibles para los sistemas agrícolas como polinizadores, organismos del suelo e insectos que ayudan a controlar las plagas están desapareciendo con rapidez, al igual que bosques, pastizales, manglares, arrecifes de coral y humedales en general.
La experta de la FAO Julie Bélanger argumentó que la pérdida de biodiversidad está asociada al cambio climático, la urbanización, el crecimiento demográfico, el funcionamiento de los mercados y las preferencias de los consumidores.
Un 80 % de los países analizados indicaron que emplean una o más de prácticas consideradas sostenibles, entre ellas la agricultura orgánica, el man
El desarrollo de mercados que promuevan la biodiversidad, la cooperación entre sectores y el avance de la ciencia y la tecnología pueden compensar también los efectos adversos de la pérdida de biodiversidad, añadió Bélanger. 

El precio medio del trigo duro en los mercados mayoristas continúa su tendencia alcista y se fijó en 213,83 euros/tonelada durante la quinta semana del año, lo que supone un repunte del 0,94 % respecto a su valor en la semana anterior (211,83 €/t) y del 4,56 % respecto a comienzos de 2019.
Según los datos de la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España (Accoe), entre el 28 de enero y el 3 de febrero también consiguieron mayores cotizaciones el maíz, ya que su precio medio durante la semana 5 de 2019 alcanzó los 185,03 €/t (+0,56 % respecto a la semana 4).
En contraste con estos incrementos semanales, el precio del trigo blando bajó un 0,22 % -de 204,24 a 203,79 €/t, el de la cebada retrocedió un 0,47 % -de 192,00 a 191,09 €/t-, y la cebada malta repitió cotización mayorista (201,33 €/t).
Las variaciones porcentuales de los precios respecto a los registrados al inicio de 2019 han sido positivas no solo para el trigo duro, si no también para el trigo blando (0,87 %) y maíz (1,81 %); el de la cebada, sin embargo, ha retrocedido desde primeros de año (-0,35 %).

Página 1 de 16

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder