Mostrando publicaciones por etiqueta: Alimentación Mercados

Los precios mundiales de los alimentos subieron por tercer mes consecutivo en julio, empujados principalmente por las alzas de cereales, azúcar y productos lácteos.

El índice de precios de los alimentos de la FAO –que mide la variación mensual en el mercado internacional e incluye la media ponderada de los precios de cinco grupos principales de alimentos básicos- alcanzó en julio un promedio de 179,1 puntos, su valor más alto desde enero de 2015, con un incremento de 2,3 por ciento respecto a su nivel de un año antes.
 
El índice de precios de los cereales de la FAO subió un 5,1 por ciento en julio. El índice había estado subiendo de forma consistente durante los últimos tres meses, apoyado por la firmeza de los precios del trigo y del arroz. Los del trigo fueron los que más subieron en julio, debido a que las persistentes condiciones meteorológicas calurosas y secas afectaron a las cosechas de trigo de primavera en América del Norte, mientras que la escasez estacional ejerció presión alcista sobre los precios del arroz. Por otro lado, los precios del maíz se mantuvieron en gran medida estables.
 
El índice de precios de los productos lácteos de la FAO subió un 3,6 por ciento en julio, respaldado por precios más altos de la mantequilla, el queso y la leche entera en polvo (LEP). Una menor disponibilidad de exportaciones llevó los precios de la mantequilla a un nuevo máximo en julio, ampliando aún más el diferencial entre los precios de la mantequilla y de otros productos lácteos.
 
El índice de precios del azúcar de la FAO subió un 5,2 por ciento en julio, señalando su primer incremento mensual desde el comienzo del año. La fuerte apreciación del real brasileño fue el principal motivo de este repunte en los precios del azúcar. A pesar del último aumento, los precios se mantienen muy por debajo (26 por ciento) respecto al mismo período del año pasado.
 
El índice de precios de aceites vegetales de la FAO cayó un 1,1 por ciento respecto a junio hasta su nivel más bajo desde agosto de 2016. Este descenso refleja principalmente las buenas perspectivas de producción de aceite de palma en el Sudeste asiático y la débil demanda mundial de importaciones.
 
El índice de precios de la carne de la FAO se mantuvo estable. La subida de los precios internacionales de la carne de ovino en julio se vio compensada por la bajada de precios en los sectores bovino, porcino y avícola.

El precio medio de los piensos compuestos ha descendido un 6,02 % entre 2015 y marzo de este año (último dato disponible) y se sitúa en los 0,237 euros/kilo de media, frente a los 0,252 euros/kilo registrados hace dos años.
Son datos recogidos en la Memoria Estadística 2016 de la Confederación Española de Fabricantes de Alimentos Compuestos Para Animales (Cesfac), en la que se detalla la cotización de una veintena de tipos de piensos de los diferentes sectores ganaderos.
Los tres más caros siguen siendo los destinados a pollos y pavos de engorde, así como a los lechones de arranque, que superan en todos los casos los 0,300 euros/kilo.
De esos tres tipos de piensos, la alimentación para los pollos de engorde es la que más se ha depreciado desde 2015, un -5,20 %, con 0,315 euros/kilo; seguida por la de los lechones (-4,01 % y 0,317 euros/kilo) y de la de engorde de pavos (-3,72 % y 0,315 euros/kilo).
En el lado opuesto, el que sigue siendo más barato es el pienso completo de ovejas de leche, con un precio medio de 0,180 euros/kilo y un descenso del 5,09 %.
Respecto a las cotizaciones de las materias primas utilizadas en la elaboración de los piensos, recoge precios de cereales como el maíz, el trigo y la cebada, y de oleaginosas como la soja.

Los precios de los alimentos en origen se multiplicaron en julio
por 4,53 hasta que llegaron al consumidor, según el Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) de los alimentos, elaborado por la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG). Los alimentos de origen agrícola se multiplicaron por 4,86, mientras que los ganaderos lo hicieron por un 3,29 por ciento. En los productos ganaderos, la mayor diferencia correspondió al conejo, que se multiplicó por 4,09 (un 390 %), con 1,12 euros en origen y 5,49 en destino. Le sigue el cordero, con una diferencia porcentual del 337 %, lo que supone multiplicar 4,37 veces el precio entre origen (2,36 euros/kilo) y destino (10,32 euros/kilo).







ÍNDICE DE PRECIOS EN ORIGEN Y DESTINO (IPOD) DE LOS ALIMENTOS ------------------------------------------------------------- JULIO 2017 ----------------------------------------------------------------- Producto (2) PRECIO PRECIO (1) DIF ORIGEN DESTINO (%) ?/kg ?/kg ----------------------------------------------------------------- CORDERO 2,36 10,32 4,37 337 % ----------------------------------------------------------------- IPOD GANADERO 3,29 ----------------------------------------------------------------- IPOD GENERAL 4,53 ----------------------------------------------------------------- (1) IPOD: Número de veces que se multiplica el precio en origen hasta que llega al consumidor (2) Cordero (kg/vivo de 25 kg y pascual 1ª) Datos elaborados por COAG (precios en origen), y por la Unión de Consumidores de España (UCE) y la Confederación Española de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (CEACCU) para los precios en destino.

El número de compradores de leche de oveja en España se ha reducido en un 11% durante el último año. Así lo muestran los datos del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), elaborados a partir de las declaraciones obligatorias de entregas de leche. Según estos datos, en el pasado mes de mayo hubo un total de 301 compradores de leche de oveja. Se trata de una cifra significativamente baja si se compara con el mismo mes del año pasado, cuando había un total de 338 operadores en el sector que se dedicaban a la compra de la producción del ovino lechero.

De esta forma, se materializa una reestructuración del sector comprador de leche de oveja, con un fortalecimiento de las industrias con un mayor potencial de compra, según diversas fuentes consultadas.

En el análisis por comunidades autónomas, Castilla y León y Castilla-La Mancha se encuentran en un empate técnico en el número de operadores, ya que tienen 89 y 87 compradores, respectivamente. El resto de regiones con, al menos, una decena de compradores en el pasado mes de mayo, son las siguientes: Cataluña (20), País Vasco (18), Aragón (16), Extremadura (15), Andalucía (11) y Comunidad Valenciana (10).

El sindicato Unió de Pagesos ha anunciado pérdidas de hasta un 15% en las cosechas de trigo y cebada en toda Cataluña.
Según apuntó el pasado viernes Santiago Caudevilla, responsable de los cultivos de herbáceos del sindicato agrario, la situación empeora en la cosecha de legumbres como los guisantes, las arvejas y los yeros, que han sufrido reducciones de entre un 30 % y un 80 % respecto a la media en las zonas afectadas por el frío.
A pesar de que los registros de rendimiento son variables en función de la fecha de la siembra, la variedad y la ubicación de la parcela, la mayoría de los cultivos de las comarcas cerealistas han sufrido pérdidas a causa de las altas temperaturas registradas el pasado invierno.
En el caso de los cultivos de la plana de Lleida, la Cataluña Central, el Vallès Oriental y el Vallès Occidental han registrado pérdidas por el frío y las heladas, mientras que los de Girona han sufrido los efectos de la sequía.
Así, se calcula que la cosecha del trigo, que ha sufrido las heladas y el calor de mayo, se reducirá hasta un 13 % respecto a la última media registrada (20014-2016).
En las Terres de l'Ebre se pueden registrar pérdidas superiores al 50% (hasta un 63% en la Ribera d'Ebre y un 50% en el Montsià y la Terra Alta). En las comarcas de la Segarra y el Urgell, la disminución se sitúa en un 30%.
La cosecha de la cebada, también afectada por la helada, podría llegar a apuntar descensos importantes en algunas comarcas de Lleida y Girona (un 62% en el Pallars Sobirà y un 59% en el Ripollès).
A nivel global, se espera un cambio en la cosecha al alza de la colza (en un 20%), probablemente porque la superficie de cultivo se ha duplicado desde el año 2012.
Ante estos datos, Unió de Pagesos pide al departamento de Agricultura de la Generalitat que haga una valoración rápida y cuidada del rendimiento de los cultivos con el fin de que los municipios que hayan registrado pérdidas de hasta el 30% puedan optar a las indemnizaciones que les corresponden por inclemencias climatológicas.
A su vez, el sindicato recuerda al sector agrario la importancia de asegurar las producciones.

De sur a norte, las cosechadoras han empezado un año más a recorrer Castilla y León, y la recolección se ha iniciado en todas las provincias, principalmente en la superficie de cebada. Pero esta campaña es muy diferente, primero porque la cosecha se ha adelantado respecto a las fechas habituales; y segundo porque con las máquinas ya en campo, se confirman los peores pronósticos sobre el desplome de producción en la Comunidad Autónoma.

Aunque es pronto para concretar las cifras, todo apunta a que en Castilla y León se recogerá menos de 3 millones de toneladas, un tercio de lo que se recogió el año pasado. Se suma así la de 2017 a la tristemente recordada cosecha de 1992. Ambas son ya las peores cosechas registradas en Castilla y León en el último cuarto de siglo, por debajo de los 3 millones de toneladas.

A continuación de la de 1992 y la de este año 2017, se sumarían como malas cosechas las de 2001, 2009 y 2005. Por el contrario, la mejor cosecha de estos 25 años fue la de 2008, año en el que se recogieron 9,3 millones de kilos de cereal, seguidas por la del año 2000, 2016, 2007 y 1993. La media de este periodo de 25 años supera en todo caso los 6 millones de toneladas. Curiosamente, ni la mejor ni la peor cosecha de Castilla y León de estos 25 años coinciden con los resultados nacionales: el récord nacional fue en 2013, seguida por la del año 2000 y la de 2016, y la más nefasta para el país en su conjunto fue la de 1995, seguida por 2005 y 1992.

Tal como apunta Donaciano Dujo, “a día de hoy, el secano de Castilla y León podría dividirse en tres partes. De las cerca de dos millones de hectáreas sembradas, unas 650.000 estarían esquilmadas, y ofrecerían resultados de miseria, entre cero y 500 kilos por hectárea; otro tercio estaría entre los 500 y 1.200 kilos, y el tercio restante rondaría los 2.000 kilos”. En resumen, toda la Comunidad Autónoma está afectada, en mayor o menor medida, y los rendimientos serán una tercera parte de la media. ASAJA cifra las pérdidas económicas, entre sequía y heladas, en más de 1.500 millones de euros.

 

Muchas hectáreas no tienen seguro

También avanzadas están las peritaciones de Agroseguro. Considerando daños por sequía, heladas y granizo, hablan de unas 500.000 hectáreas, aunque eso no quiere decir que no haya muchas más hectáreas con resultados pésimos y sin ninguna cobertura, que no recibirán ninguna indemnización. ASAJA subraya que una campaña tan catastrófica como la actual tiene que obligar a repensar el sistema actual de seguros y suplir sus carencias. Hay que lograr que prácticamente se universalice, para lo que hay que ajustar los rendimientos, incorporar cultivos y zonas, como forrajes y pastos, e incrementar la subvención para que sea más asequible.

Ayudas directas

Está claro que la agricultura es un trabajo al aire libre, y como tal está expuesta a años buenos, malos y regulares. Pero en años como el presente, catastróficos, las zonas con producciones muy bajas tienen que ser auxiliadas. Aunque tanto Junta como Ministerio se han cerrado en banda a ello, desde ASAJA seguimos reclamando ayudas directas para todos los profesionales cotizantes a la Seguridad Social, que tengan una cosecha catastrófica. “Esos profesionales merecen que les den al menos un poco de oxígeno para seguir trabajando, unas ayudas que en todo caso nunca van a paliar las pérdidas que han sufrido”, señala la OPA.

Histórico de las últimas 25 cosechas en Castilla y León

Producción de cereales de invierno (toneladas)

1992

2.719.143

 

1993

7.728.894

 

1994

5.489.299

 

1995

4.123.372

 

1996

7.029.031

 

1997

5.737.699

 

1998

6.755.178

 

1999

6.944.242

 

2000

8.602.118

 

2001

3.626.641

 

2002

5.433.748

 

2003

5.758.796

 

2004

6.927.291

 

2005

3.962.437

 

2006

5.103.171

 

2007

7.849.331

 

2008

9.304.449

 

2009

3.887.672

 

2010

5.967.072

 

2011

6.703.654

 

2012

4.900.853

 

2013

7.452.460

 

2014

5.389.678

 

2015

5.578.968

 

2016

7.963.092

 

2017 Previsión ASAJA

Entre 2,7 y 2,9 millones de Tn

 

 

 

El Centro de Turismo (CdT) de Gandia acogió ayer por la tarde la jornada de formación y presentación de la modernizada imagen de la carne de lechal y cordero que precisamente INTEROVIC convocó en esta localidad turística para dar a conocer a hosteleros y sector los nuevos cortes, más pequeños, versátiles y de consumo diario.

Los asistentes acogieron de forma muy positiva las posibilidades que ofrecen estos nuevos usos para sus clientes y coincidieron en que esta diversificación de la oferta revolucionará el modo tradicional de consumir cordero al posibilitar que se pueda tomar en raciones individuales y, por tanto, en comidas y cenas.

Involucrar al canal HORECA en la versatilidad de los nuevos usos es fundamental para estén presentes en las cartas de los restaurantes y en los menús diarios debido a las posibilidades que ofrecen estas porciones más pequeñas y sencillas de preparar.

INTEROVIC considera clave estas jornadas, máxime con los logros que se van obteniendo tras dos años de campaña europea donde ya se constata que un 87% de los consumidores consideran muy positiva la campaña y un 1/3 de los carniceros ha comenzado a realizar nuevos cortes (sobre todo los más jóvenes) obteniendo también una gran acogida en el canal HORECA a los que también se les está presentado la nueva imagen.

Es importante destacar también que en 2016 el consumo de cordero y lechal en España se ha mantenido estable respecto a 2015. Una tendencia positiva, un punto de inflexión, que se atribuye a esta campaña de promoción, con una clara mejora de la percepción que tiene el consumidor de esta carne. 

LA COSECHA DE CEREALES DE INVIERNO, CON  9,5 MILLONES DE TONELADAS, SERÁ LA MITAD QUE EL AÑO PASADO

Los daños en la superficie sembrada oscilan entre el 15 por ciento en las zonas menos afectadas  y el 80 por ciento que se registra en buena parte de Castilla y Leon, la zona productora por excelencia.

La Sectorial de Cereales de ASAJA reunida de urgencia en Madrid ha analizados los datos de los que dispone de la campaña de cereales de este año y sus primeras estimaciones, realizadas antes de las lluvias registradas esta semana, son que la cosecha de cereales de invierno 2017 se reducirá en un 50 % respecto  a la pasada campaña, es  decir que rondará  los 9,5 millones de toneladas.  La campaña pasada, según el ministerio de Agricultura la cosecha fue de 19,3 millones de toneladas. La zona productora por excelencia, Castilla y León, que aporta el 50% de la producción nacional, registra las mayores pérdidas con reducciones de cosecha que oscilan entre el 50 y el 80%.

Con una superficie sembrada muy similar a la del pasado año, 5,7 millones de hectáreas, las variaciones respecto a las previsiones de producción son enormes. Los cálculos son de una merma de cosecha del 15 por ciento en las zonas menos afectadas como puede ser Cataluña hasta el 80-100% de zonas muy dañadas en comarcas de Palencia, Valladolid, Ávila, Badajoz, Toledo y Navarra. El resto, es decir, gran parte de Extremadura, Castilla-La Mancha, Madrid, Aragón y el resto de Castilla y León registran pérdidas entre el 30 y el 70%, según comarcas.       

Con carácter general, podemos decir que las lluvias registradas en los últimos días han sido muy desiguales debido a su carácter tormentoso y en la mayoría de los casos de escaso volumen por lo que su incidencia en la evolución de los cultivos solo es importante en la mitad sur peninsular.  Cataluña es la zona productora menos afectada por la falta de precipitaciones, con daños que no superan el 15% , seguida de Andalucía que registra daños entre el 15 y el 30%, siendo las siembras tempranas las que soportan daños irreversibles.

El pronóstico meteorológico para las próximas tres semanas es de ausencia de precipitaciones significativas y temperaturas más altas de lo normal para estas fechas. Esta situación no contribuye a aliviar la situación sino que probablemente ésta se agrave aún mas hasta el comienzo de la cosecha.

Desde ASAJA recordamos que el índice de aseguramiento en los cereales de invierno apenas llega al 40 por ciento. De los 5,7 millones de hectáreas sembradas esta campaña solo 1,99 tienen cubierto el riesgo de sequía. En este sentido, ASAJA reclama al ministerio de Agricultura la revisión de las condiciones de aseguramiento, especialmente en aquellas zonas donde la contratación es baja. Asimismo pedimos a Agroseguro que acelere al máximo las tareas de peritación de los cultivos afectados, así como la máxima diligencia a la hora de hacer frente a las indemnizaciones.

 

 

 

Fecha de publicación: 04/05/2017

» El índice de precios de los alimentos de la FAO* se situó en abril de 2017 en un promedio de 168,0 puntos, es decir, 3,1 puntos (o un 1,8 %) menos que en marzo, pero todavía 15,2 puntos (o un 10 %) más que en abril de 2016. Como sucedió en marzo, en abril bajaron todos los índices de productos empleados en el cálculo del índice de precios de los alimentos, con excepción de los valores relativos a la carne.

» El índice de precios de los cereales de la FAO registró un promedio de 146,0 puntos en abril, esto es, 1,8 puntos (o un 1,2 %) menos que el mes anterior y 3,8 puntos (o un 2,5 %) por debajo de su valor de abril de 2016. La fuerte competencia por las exportaciones y las expectativas de que las disponibilidades mundiales de cereales seguirán siendo abundantes en la campaña 2017/18 siguieron deprimiendo los precios internacionales de la mayoría de los cereales, en particular del trigo. Los precios internacionales del arroz, por el contrario, se robustecieron en abril, sostenidos por un ritmo de ventas más dinámico, en especial en lo que respecta a los compradores del Cercano Oriente.

» El índice de precios de los aceites vegetales de la FAO se situó en abril en un promedio de 161,1 puntos, es decir, 6,6 puntos (o un 3,9 %) menos que en marzo, descendiendo así por tercer mes consecutivo y marcando el nivel más bajo en nueve meses. La caída refleja principalmente el descenso de los precios de los aceites de palma y soja. Las cotizaciones del aceite de palma cayeron a su nivel más bajo desde julio de 2016, debilitadas por un posible repunte de la producción en Asia sudoriental y la persistente debilidad de la demanda mundial de importaciones. Los precios del aceite de soja, por otra parte, siguieron perdiendo terreno tras conocerse las excelentes cosechas de soja en América del Sur y las previsiones de plantaciones sin precedentes en los Estados Unidos de América para 2017/18.

» El índice de precios de los productos lácteos de la FAO registró un promedio de 183,6 puntos en abril, esto es, 6,2 puntos (o un 3,3 %) menos que en marzo, lo cual representa la segunda disminución mensual consecutiva. En un momento en que la producción en el hemisferio norte ha alcanzado su punto máximo estacional, los abundantes suministros de leche disiparon las preocupaciones sobre el abastecimiento inmediato y reforzaron las expectativas de una mayor producción de leche en polvo y queso. A diferencia de lo ocurrido con otros productos lácteos, los precios de la manteca se fortalecieron, debido a que la creciente demanda interna en América del Norte y Europa redujo las disponibilidades exportables.

» El índice de precios de la carne de la FAO se situó en abril en un promedio de 166,6 puntos, es decir, 2,8 puntos (o un 1,7 %) más que en marzo, siguiendo una tendencia de modestos aumentos evidente desde el comienzo del año. De enero a abril, el índice subió cerca de un 5 %. Se reforzaron las cotizaciones de las carnes de ovino y cerdo, en tanto que las de las carnes de bovino y aves de corral casi no sufrieron variaciones. En combinación con el incremento de las ventas a China y la República de Corea, la fuerte demanda interna en la Unión Europea (UE) estimuló los precios de la carne de cerdo. La demanda estacional reforzó las cotizaciones de la carne de ovino, mientras que los mercados de las carnes de bovino y aves de corral se mantuvieron bien equilibrados.

 

 

 

El campo español está en estado de alerta debido a la sequía, en un momento clave para las campañas, porque tendrá efectos inminentes en cultivos como los cereales y, si se prolonga, consecuencias que podrían ser desastrosas, según han declarado fuentes de las organizaciones agrarias.
El presidente de Asaja, Pedro Barato, ha señalado que existe "preocupación máxima" en casi todas las autonomías, como Extremadura, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Andalucía o Aragón, por la falta de precipitaciones, que ha provocado la carencia de agua en los pantanos.
Barato ha advertido de los posibles efectos de la ausencia de lluvias sobre los cereales de invierno -especialmente en Castilla y León, donde se acusó mala nascencia primero y ahora se marchitan por calor- y los pastos, más aún cuando "las previsiones meteorológicas no son nada positivas".
También ha expresado su preocupación por la evolución de los cultivos leñosos y por lo que pueda pasar en las próximas semanas con el viñedo y el olivar de secano, es decir, los que no tienen acceso al regadío.
Hay una alarma especial en Castilla y León, donde la Alianza UPA-COAG ha pedido a la Junta que declare "zona catastrófica" en los lugares donde se haya perdido cosecha debido a la sequía.
UPA-COAG ha exigido a la Junta y al Gobierno la adopción "sin demora" de medidas excepcionales ante "la sequía extrema" y los daños ya "irreparables en miles de hectáreas".
El secretario general de UPA-Palencia, Domiciano Pastor, ha declarado que la producción de cereal y colza en los terrenos de secano de amplias zonas de Castilla y León se ha perdido y que, en el caso del regadío, los agricultores "han dejado de sembrar miles de hectáreas" de maíz, remolacha o alfalfa.
"La situación es preocupante, un desastre absoluto, no se ha conocido antes un año así", según Pastor, quien ha planteado que es "el momento de que las Administraciones den respuestas", porque, a su juicio, muchos agricultores podrían tener "ingresos cero" por sus cosechas, al no haber podido sembrar.
Ha avanzado que la sequía perjudicará a "cientos de miles de hectáreas", porque se produce en una época que ha definido como la "llave" de las campañas (junto con mayo), tras citar el caso de Palencia, donde ha cifrado en 7.500 empleos los perjudicados.
UPA-COAG en Castilla y León ha aludido asimismo a problemas para la ganadería extensiva, por la falta de agua ypastos, lo que obliga a incrementar los costes de explotación.
En el sureste (Almería, Murcia o Alicante), los cultivos con amenaza "más inminente" son también los de cereales, según el presidente de COAG-Murcia, Miguel Padilla, quien ha remarcado que la coyuntura se volverá "muy crítica" para el secano si no llueve en los próximos cinco o seis días.

Página 1 de 10

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder