foro18 banner acta 1000x132 v1

Mostrando publicaciones por etiqueta: Marcas de calidad

 

Foto 4 El Fornazo webLos bajos precios de la leche, la importación de lechazos, la falta de clarificación en la identificación y el nulo relevo generacional están sentenciando a muerte a una de las principales razas autóctonas de Castilla y León, la churra, una raza que marca la diferencia en calidad y pierde atractivo en rentabilidad.

Tanto, que en el último año se han quedado en el camino 26 explotaciones de raza churra asociadas a la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Ovino de Raza Churra ANCHE, en la que está inscrita el 45% de la cabaña churra de Castilla y León, comunidad en la que pace casi el cien por cien de esta raza ovina, una de las más primitivas de la Península Ibérica.

Las cifras facilitadas por esta asociación son sangrantes: ANCHE contaba con 367 ganaderías de raza churra inscritas en Castilla y León en 2010, una cifra que ha ido bajando progresivamente año tras año hasta quedarse justo en la mitad en 2017, con 184 explotaciones, y rebasar ese umbral en 2018 con tan solo 159 ganaderías.

El descenso en el número de cabezas también da que pensar. Del millón y medio de ovejas churras que había en Castilla y León hace quince años a las 360.000 actuales, 162.084 inscritas en ANCHE.

Con todo, la churra es la raza de ovino más importante de Castilla y León, tanto por la cantidad como por la calidad y sin embargo su caída al vacío parece imparable, porque "la sangría" que se está produciendo en el ovino en general se acentúa aun más en las razas autóctonas como la churra.

"No hemos tocado fondo, pero llevamos camino, porque la caída es constante y la raza podría llegar a desaparecer", asegura a EFE el presidente de ANCHE, Mariano Paramio, que además es ganadero de churra en Villerías de Campos (Palencia) y elabora quesos con la leche de sus ovejas.

La explicación es sencilla: "la fabricas de leche pagan por cantidad y no por calidad" y la churra es una raza que produce menos cantidad de leche (las razas foráneas cuatriplican la producción de las autóctonas) pero de una gran calidad, explica Paramio.

Esta forma "poco racional" de trazar las líneas del mercado ha derivado en un exceso de producción que la industria no puede absorber y este "exceso de leche" lo pagan las razas que menos cantidad de leche producen aunque sea de una calidad muy superior.

"Queremos que se valore la calidad de la leche para estabilizar la producción y garantizar la supervivencia de la raza churra", resume Paramio.

Es más, considera que esa incapacidad para valorar la calidad de la leche y la carne de esta raza puede llegar a provocar la desaparición de la oveja churra, a pesar de todo el potencial que tiene.Foto 02-04-14

Además, esta falta de atractivo redunda en el nulo relevo generacional ya que las autóctonas, como la churra, se consideran "equivocadamente" menos rentables porque dan menos leche, aunque a la larga, la producción de leche en la churra es más estable a lo largo del año y la vida útil de cada animal más larga, con lo que "las diferencias no son tan grandes en rentabilidad, pero son abismales en la calidad", insiste Paramio.

Lo del lechazo ya es otro cantar. El churro es un producto de una calidad extraordinaria, capaz de seducir al consumidor pero incapaz de convencerlo de que la diferencia se paga.

En este sentido los ganaderos reconocen que su asignatura pendiente pasa por conquistar al consumidor, que conozca y reconozca la diferencia, que identifique al ganadero, al comercio y al restaurante que tiene lechazo churro, y que lo demande.

"Si el consumidor demanda el lechazo churro, el productor tendrá que cubrir esa oferta", explica Paramio, advirtiendo que actualmente el churro solo supone entre el 15 y el 20 por ciento de los lechazos que hay en el mercado.

Pero además, en la lucha para hacer más atractiva la churra al productor y al consumidor se abre otro frente: el de la importación de lechazos que indebidamente se cuelgan la vitola de Tierra de Sabor, aumentando así la confusión y el riesgo de pagar gato por liebre.

En este escenario ANCHE trabaja desde 1973 para sostener y garantizar la continuidad de la cabaña churra, por la calidad de su carne y de su leche, pero también porque su desaparición supondría la pérdida de una parte importante del patrimonio de Castilla y León. EFE

 

Foto 03-12-14

La Comisión Europea ha aceptado provisionalmente las propuestas de modificación del Pliego que define la IGP del lechazo de Castilla y León, que se recoge en el DOUE del pasado 28 de noviembre, abriendo un plazo de 3 meses para presentar las alegaciones que se consideren oportunas.

La propuesta de cambios, que es planteada por el órgano que dirige la IGP, modifica aspectos importantes que van desde la zona de producción, su forma de presentación e indentificación ante al consumidor, la edad de sacrificio...

5.   Modificaciones

Modificación 1

Descripción del producto: eliminación de la exigencia del control del peso en vivo de los lechazos al sacrificio en matadero.

La supresión de la medición del peso vivo al sacrificio en matadero se solicita ya que supone una duplicación de una medición que ya es controlada a través del peso de la canal, que es más preciso y objetivo y con el cual está directamente correlacionado.

Con el control del peso de la canal y manteniendo los requisitos de mayor importancia para determinar la calidad de la canal de los lechazos, como son el tipo de alimentación, el color, la conformación y el engrasamiento, parámetros todos contemplados en el pliego de condiciones IGP «Lechazo de Castilla y León», el producto seguirá cumpliendo con los criterios de calidad de la carne de los lechazos de la IGP.

Además de todo lo indicado, hay que decir que el proceso de clasificación y etiquetado de las canales de la IGP «Lechazo de Castilla y León» implica su revisión una a una. Si la canal está fuera de los rangos de pesos determinados en el pliego de condiciones, esta se rechaza automáticamente. En las canales cuyo peso cumple con el pliego de condiciones se procede a comprobar el resto de parámetros (conformación, color de la carne, color de la grasa externa, cantidad de grasa de los riñones, presencia del epiplón, etc.).

Texto que se suprime

Peso vivo al sacrificio en matadero: de 9 kg a 12 kg.

Modificación 2

Descripción del producto: eliminación del control de la edad de sacrificio del animal.

El término lechazo es sinónimo de «cordero lechal», es decir, cría de la oveja que todavía mama; por tanto, está directamente vinculado al tipo de alimentación, no a la edad. La edad es una consecuencia determinada por el momento natural del destete.

Con esta eliminación se pretende evitar duplicidades en los controles ya que este parámetro está directamente relacionado con otros que están contemplados en el pliego de condiciones y por lo tanto controlados, como el peso de la canal, el color y el estado de engrasamiento.

Se propone la supresión del control de la edad de sacrificio dado que el control individualizado de las canales garantiza el cumplimiento de los parámetros de calidad establecidos en el pliego de condiciones.

Los criterios utilizados para definir la calidad de la canal de este tipo de animales de corta edad y que solo son alimentados con leche materna son principalmente el color, el engrasamiento y el peso.

El peso de la canal está íntimamente relacionado con la edad de sacrificio, cuando aumenta la edad, aumenta el peso de la canal.

Los controles establecidos en el pliego de condiciones ofrecen garantías suficientes de que el animal se alimenta con leche materna exclusivamente hasta el momento del sacrificio, elemento esencial que confiere la especificidad a este producto. Además, existen controles destinados a garantizar que los lechazos solo se alimentan con leche materna:

Inscripción de las ganaderías que exclusivamente alimenten a sus lechazos con leche materna y control periódico de las mismas.

Control del color de la canal, rosa pálido o blanco nacarado (color derivado de la alimentación láctea).

Control de la grasa externa, del epiplón y de la grasa del riñón (color blanco céreo y la superficie de los riñones cubierta al menos en un 50 % de su superficie).

Análisis organoléptico del producto final.

El proceso de clasificación y etiquetado de las canales de la IGP «Lechazo de Castilla y León» se realiza mediante la inspección una a una de las canales, comprobando los parámetros antes mencionados. Por lo tanto, controlando el peso de la canal, el color y el engrasamiento de los lechazos se tiene garantía de que los animales no superan los 35 días de vida y que son alimentados con leche materna. En el caso de que un animal se presentase para su clasificación con una edad superior a los 35 días, habiendo tenido un desarrollo normal y armónico, superaría en canal el peso máximo de clasificación establecido y sería desestimado. En el caso de que este animal hubiese superado los 35 días de edad y su canal no superase el peso máximo establecido (casos muy excepcionales), se desestimaría dicha clasificación por no tener las proporciones armónicas, falta de engrasamiento renal y coloración más oscura.

Por lo tanto, controlando el peso de la canal, el color y el engrasamiento de los lechazos se tiene garantía de que los animales no superan los 35 días de vida y que son alimentados con leche materna. Esta modificación no tiene ninguna consecuencia sobre el método de producción y no afecta a la calidad del producto final.

Texto que se suprime

Edad de sacrificio: hasta 35 días.

Modificación 3

Descripción del producto:

En este apartado se ha modificado la redacción para evitar confusiones entre el peso de la canal y la forma de presentación del producto y se ha ampliado la información sobre el origen del localismo «lechazo». También se incluyen en las formas de presentación del producto la posibilidad de presentarlo en media canal y cortes primarios, esto se debe a que los hábitos alimenticios de los consumidores se han ido modificando como consecuencia de los cambios sociodemográficos que ha experimentado la población y que han propiciado una transformación en los patrones de consumo. Uno de los patrones que se han modificado es la demanda de formatos de alimentos de menor tamaño debido a la disminución de los integrantes de las familias, sin disminuir por ello la calidad de los mismos.

Redacción actual del pliego de condiciones:

Se entiende por lechazo la cría de oveja que todavía mama, utilizándose este término indistintamente para referirse a machos y hembras, tratándose de un localismo que se utiliza en el ámbito geográfico de la cuenca del Duero.

El tipo de ganado apto para la producción de «Lechazo de Castilla y León» procederá de las razas: Churra, Castellana y Ojalada, admitiéndose únicamente los cruces entre las razas indicadas.

El «Lechazo de Castilla y León» deberá reunir los siguientes requisitos:

Cordero sin distinción de sexo.

Peso vivo al sacrificio en matadero: de 9 kg a 12 kg.

Edad de sacrificio: hasta 35 días.

Serán amparadas por la Indicación Geográfica Protegida «Lechazo de Castilla y León» las canales de las categorías «Extra» y «Primera» que se contemplan en la norma de calidad vigente y que cumplan las siguientes características:

Peso canal: dos formas de presentación:

a)

Sin cabeza ni asadura y con epiplón: de 4,5 kg a 7 kg.

b)

Con cabeza y asadura y epiplón: de 5,5 kg a 8 kg.

Características de la grasa: grasa externa de color blanco céreo. El epiplón cubrirá la canal. Los riñones aparecerán cubiertos de grasa, al menos, en la mitad de su superficie.

Conformación: perfil rectilíneo con tendencia subconvexa.

Proporciones armónicas.

Contornos ligeramente redondeados.

Color de la carne: blanco nacarado o rosa pálido.

Características de la carne: carne muy tierna, de escasa infiltración de grasa intramuscular, gran jugosidad y textura muy suave.

La alimentación de los lechazos será exclusivamente con leche materna.

Deberá decir:

El producto es la cría de ovino, tanto macho como hembra, nacida y criada en el territorio de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, procedente de las razas Churra, Castellana, Ojalada, o los cruces entre dichas razas, que se ha alimentado exclusivamente con leche materna.

La palabra «lechazo» es un localismo, que tiene su origen en la palabra «leche» y que define a la cría de oveja, tanto macho como hembra, alimentada con leche materna.

Serán amparadas por la Indicación Geográfica Protegida «Lechazo de Castilla y León» las canales que cumplan las características siguientes:

Peso de la canal entre 4,5 y 7 kg. Si la presentación del lechazo se hace con cabeza y asadura, se incrementa el peso de la canal en 1 kg.

Clasificación de la canal: Categoría A calidad 1.a, según la Normativa Europea de Calificación de Canales de Ovino vigente.

Formas de presentación: canal con cabeza y asadura, canal sin cabeza y asadura, media canal y cortes primarios.

Conformación: perfil rectilíneo con tendencia subconvexa, proporciones armónicas y contornos ligeramente redondeados.

Características de la grasa: grasa externa de color blanco céreo. El epiplón cubrirá la canal. Los riñones aparecerán cubiertos de grasa, al menos, en la mitad de su superficie.

Color de la carne: blanco nacarado o rosa pálido.

Características de la carne: carne muy tierna, de escasa infiltración de grasa intramuscular, gran jugosidad y textura muy suave.

Modificación 4

Zona geográfica:

La zona geográfica de producción, antes restringida a determinadas comarcas de alto predominio cerealista, se amplía hasta abarcar toda la Comunidad Autónoma de Castilla y León. Esta ampliación se basa en los datos de superficie de cereales que figuran en la declaración PAC de los últimos años correspondientes a todos los municipios de Castilla y León y a la existencia histórica de ganaderías de ovino de las razas autóctonas churra, castellana y ojalada en toda la Comunidad de Castilla y León. El análisis estos datos arroja que el 94,57 % de los municipios de Castilla y León son zonas cerealistas y por lo tanto cumplen con el vínculo establecido en el pliego de condiciones, basado en el binomio ovino autóctono con las zonas cerealistas que une y vincula el producto final con las raíces de su geografía, y es por esta razón por la que se considera razonable ampliar la zona de producción a toda la Comunidad de Castilla y León, siendo poco significativos el número de municipios que podían quedar excluidos.

Con ello se permite la producción en la zona periférica de la región, que presenta además ricos pastos naturales de importancia para la alimentación del ganado.

La zona geográfica propuesta para la IGP «Lechazo de Castilla y León» supone un incremento de 36 443 km2 de los 57 784 km2 que figuran en la versión del pliego de condiciones registrada actualmente.

Redacción actual del pliego de condiciones:

Zona de producción: comarcas de Castilla y León que coinciden con la distribución natural de las razas Churras, Castellana y Ojalada (En el pliego de condiciones se detallan uno a uno los municipios incluidos en la zona geográfica, no procede transcribirlos en este documento).

Zona de sacrificio y faenado: Comunidad de Castilla y León.

Deberá decir:

La zona geográfica de producción, sacrificio y faenado de los lechazos amparados comprenderá la totalidad de la Comunidad Autónoma de Castilla y León.

Modificación 5

Prueba del origen:

Se ha reestructurado todo este apartado, básicamente para mejorar su comprensión y adaptarlo a la reglamentación vigente.

Se incluyen aclaraciones para garantizar la pureza de raza de los animales de las explotaciones y en cuanto a la alimentación exclusiva de los lechazos con leche materna; de esta forma se garantizan algunos de los elementos esenciales que confieren la especificidad a este producto.

Se cambia la identificación de los animales en la explotación; actualmente el pliego indica que deberá ser un crotal en la oreja izquierda mediante la combinación de dos letras mayúsculas (siglas identificativas de la ganadería), seguidas del número de orden y fecha de nacimiento. Esta identificación no es la contemplada en la legislación vigente y supondría que el animal debe llevar dos crotales.

Se modifica que la identificación de los lechazos pueda ser antes de la salida de la explotación y no al nacer como indica el Pliego vigente, como así se establece en la legislación vigente, artículo 4 punto 6 del Real Decreto 685/2013, de 16 de septiembre, por el que se establece un sistema de identificación y registro de los animales de las especies ovina y caprina.

Se incorporan elementos de control del transporte de los animales, importantes de cara al bienestar de los animales, y de las características de la carne.

Se ha retirado el párrafo que menciona la actuación del comité de calificación de canales, ya que no era coherente con el proceso de certificación.

Se ha eliminado el contenido de los soportes físicos que acompañan al producto expedido ya que estos están especificados en el apartado sobre el etiquetado, se establece que esta identificación se debe realizar en el matadero.

Se incluye lo establecido en el artículo 4.2 del Reglamento de Ejecución (UE) n.o 668/2014 de la Comisión.

Se incluye el control de producción, transporte, el sacrificio y faenado de lechazos y la calificación de canales.

Se incluye el control del producto final mediante análisis organolépticos en laboratorio que tenga la experiencia, el equipamiento, la infraestructura y el personal para llevar a cabo esas tareas.

Se han eliminado las referencias al Consejo Regulador para no contribuir a una restricción de la libre circulación de bienes y la libre prestación de servicios.

Redacción actual del pliego de condiciones:

Controles y certificación

Los lechazos aptos para producir carne protegida por la IGP procederán de explotaciones inscritas.

Las explotaciones ovinas estarán enclavadas en la zona de producción indicada en el punto C y los lechazos amparados deberán nacer y criarse en dichas explotaciones.

Los lechazos serán identificados al nacer con crotal en la oreja izquierda mediante la combinación de dos letras mayúsculas (siglas identificativas de la ganadería), seguida del número de orden y fecha de nacimiento, de acuerdo con el parte de nacimientos.

El sacrificio y faenado se realizará en mataderos, salas de despiece y envasado, inscritos en el registro de industrias del Consejo Regulador.

El Consejo Regulador, a través del Comité de Calificaciones de Canales, determinará la aptitud de las canales amparables por la Indicación Geográfica Protegida, basándose en lo establecido en el apartado B), colocando un soporte físico identificativo del «Lechazo de Castilla y León» que permita identificar al producto protegido.

Todas las canales con Indicación Geográfica Protegida que se expidan para el consumo deberán ir provistas del soporte físico, que contendrá en todo caso el logotipo del Consejo Regulador, la fecha de la matanza y número de identificación, no pudiendo ser comercializadas como tales sin este requisito.

Cualquiera que sea el tipo de envase en que se expidan los lechazos para consumo, irán provistos de precintos de garantía numerados, expedidos por el Consejo Regulador, que deberán ser colocados en la propia industria y de acuerdo con las normas que determina el Consejo Regulador, y siempre en forma que no permita una segunda utilización.

En todo caso deberá existir correspondencia entre los soportes físicos, etiquetas y elementos de control del Consejo Regulador.

Las canales amparadas por la Indicación Geográfica Protegida únicamente deberán expedirse por las industrias inscritas por el Consejo Regulador en forma que no perjudiquen su calidad o den lugar a desprestigio de la Indicación Geográfica Protegida.

Deberá decir:

Solo podrán producir lechazos amparados las explotaciones ovinas que se encuentren inscritas en el registro oficial correspondiente y siempre que puedan garantizar la pureza de raza de sus animales.

Las explotaciones ovinas estarán enclavadas en la zona delimitada y los lechazos deberán nacer, criarse en dichas explotaciones y solo podrán alimentarse de leche materna.

Los lechazos serán identificados antes de su salida de la explotación según lo establecido por la legislación vigente, incluyendo además el logotipo de la IGP.

El transporte de los lechazos a matadero se realizará en vehículos debidamente autorizados e irá acompañado de sus documentos de acompañamiento.

El sacrificio, faenado, despiece, envasado y distribución de la carne protegida se realizará exclusivamente en las instalaciones de los operadores inscritos en los registros de la estructura de control.

El producto expedido para el consumo irá en todo momento identificado, debiendo existir correspondencia entre los soportes físicos, etiquetas y otros elementos de control. La identificación se realizará en el matadero.

La carne amparada por la Indicación Geográfica Protegida únicamente deberá expedirse por operadores inscritos de forma que no perjudiquen su calidad o den lugar a desprestigio de la Indicación Geográfica Protegida.

Todos los operadores deberán poder determinar:

a)

El proveedor, la cantidad y el origen de todos los lotes de lechazos recibidos.

b)

El destinatario, la cantidad y el destino de las canales de lechazos etiquetadas.

c)

La correlación entre cada lote de lechazos vivos a que se refiere la letra a) y cada lote de canales de lechazos etiquetadas a que se refiere la letra b).

La producción, el transporte, el sacrificio y el faenado de lechazos y la calificación de canales serán sometidos a control.

El control de las características organolépticas de la carne se realizará mediante analíticas en un laboratorio que tenga la experiencia, el equipamiento, la infraestructura y el personal para llevar a cabo esas tareas.

Modificación 6

Método de obtención:

Se ha hecho una revisión en profundidad de este apartado, retirando así aspectos repetidos en otros apartados u otros ya previstos o prohibidos en la legislación vigente.

Se ha eliminado la mención al transporte de los animales al matadero por las mañanas ya que en la actualidad los mataderos sacrifican de forma continua.

Se ha eliminado el sacrificio de los animales antes de las 10 horas de su entrada al matadero, haciendo referencia a los plazos establecidos por la legislación actualmente vigente.

Por último se han establecido temperaturas para la conservación de la carne conforme a los límites establecidos en la legislación vigente para este tipo de productos, y se ha previsto que la comercialización de la canal etiquetada pueda ser mayor a los ocho días desde el sacrificio cuando esta vaya envasada en condiciones que permitan prolongar su vida útil.

También se eliminan referencias a la autorización o al control efectuados por el Consejo Regulador para no contribuir a una restricción de la libre circulación de bienes y la libre prestación de servicios.

Redacción actual del pliego de condiciones:

Las canales protegidas por la IGP procederán de los lechazos obtenidos de las razas indicadas en el punto B) y sus cruces, y que se alimenten exclusivamente de leche materna.

El Consejo Regulador podrá dictar normas de obligado cumplimiento sobre prácticas de explotación y manejo del ganado y sobre calidad de los piensos utilizados en la alimentación de las madres.

En ningún caso podrán recibir las madres promotores de crecimiento ni finalizadores.

La zona de sacrificio y faenado de la canal será la Comunidad Autónoma de Castilla y León.

El transporte del ganado al matadero se realizará en vehículos debidamente autorizados, de forma que el animal no sufra alteración o molestia que pueda afectar a su estado o integridad física.

Se evitará coger a los animales por la piel, dar golpes o el amontonamiento en el transporte. El transporte se realizará por la mañana, preferiblemente de madrugada, evitando recorridos largos.

Si en una misma zona de recogida existiesen ovinos acogidos y no acogidos a este reglamento, deberán ser transportados en jaulas separadas en el vehículo y reposar en zonas separadas.

El tiempo de reposo será el mínimo imprescindible y, en cualquier caso, de acuerdo con los servicios técnicos del Consejo Regulador.

Todos los animales acogidos serán sacrificados el mismo día de entrada en el matadero y siempre antes de diez horas desde la entrada.

Todos los animales acogidos serán sacrificados de manera separada del resto.

El sacrificio y/o manipulación de los animales acogidos cuyas canales sean susceptibles de ser amparadas por la Indicación Geográfica Protegida, deberá realizarse en las industrias, debidamente inscritas al efecto en los correspondientes registros y autorizadas conforme a las disposiciones vigentes para el mercado nacional y comunitario.

En cualquier caso, el corte de la cabeza se hará a nivel de la articulación occipito-atloidea.

El oreo de las canales se realizará en cámaras a 4 °C hasta el día siguiente al del sacrificio. A partir de entonces las canales deberán conservarse en cámaras de refrigeración a 1 °C y por un período máximo de cinco días.

El período de comercialización no deberá superar los ocho días desde el sacrificio.

Deberá decir:

Los lechazos deberán nacer y criarse en explotaciones ovinas inscritas, no pudiendo salir de las mismas hasta su comercialización.

Los lechazos se alimentarán exclusivamente con leche materna.

La duración del transporte de los lechazos a matadero será conforme a lo dispuesto en la legislación vigente o norma que le sustituya.

Si en una misma zona de recogida existiesen ovinos acogidos y no acogidos, deberán ser transportados de forma que no den lugar a confusión.

Todos los animales acogidos serán sacrificados en el período de tiempo establecido por la legislación vigente y de manera separada del resto.

El sacrificio, faenado y/o despiece de los animales deberá realizarse en industrias debidamente inscritas al efecto en los correspondientes registros.

El corte de la cabeza se hará, cuando proceda, a nivel de la articulación occipito-atloidea.

Con posterioridad al sacrificio, las canales serán refrigeradas en el matadero. La refrigeración de las canales se realizará en cámara a temperatura entre 1 °C y 7 °C hasta la salida de las canales para su comercialización.

El período de comercialización de la carne, según lo señalado en este pliego de condiciones, será como máximo de ocho días desde el sacrificio. Si la carne se comercializase envasada o conservada en condiciones que prolonguen su vida útil, el período de comercialización podrá ser mayor, siempre y cuando se conserven las características descritas en el apartado «Descripción del Producto».

Modificación 7

Etiquetado:

Se desarrolla el contenido mínimo que deberán llevar las etiquetas, se incluye el nuevo logotipo de la IGP «Lechazo de Castilla y León» desde el año 2011 y se eliminan referencias a la autorización o al control efectuados por el Consejo Regulador para no contribuir a una restricción de la libre circulación de bienes y la libre prestación de servicios.

Redacción actual del pliego de condiciones:

Todas las canales de «Lechazo de Castilla y León» que se expidan al consumo deberán ir provistos de un soporte físico que contendrá, en todo caso, el logotipo del Consejo Regulador, fecha de matanzas y número de identificación, no pudiendo ser comercializado como tales sin este requisito.

Cualquiera que sea el tipo de envase en que se expidan los lechazos para consumo, irán provistos de soportes físicos de garantía numerados, expedidos por el Consejo Regulador, colocados de forma que no permita una segunda utilización.

Las etiquetas con las que se comercialice el «Lechazo de Castilla y León» deberán ser aprobadas previamente por el Consejo Regulador.

Deberá decir:

Todas las canales y/o envases en que se expida carne de «Lechazo de Castilla y León» para el consumo deberán ir provistos de un soporte físico de garantía que contendrá, al menos, el logotipo de la denominación, fecha de sacrificio y número de identificación, colocados de forma que no permita una segunda utilización, no pudiendo ser comercializados como tales sin este requisito.

El logotipo de la denominación es:

Image

Modificación 8

Estructura de control:

La estructura de control es ahora el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León, como autoridad competente.

Redacción actual del pliego de condiciones:

Constitución:

El control de la Indicación Geográfica Protegida «Lechazo de Castilla y León» corresponde al Consejo Regulador, órgano profesional formado por representantes del sector elaborador y productor.

Está constituido por:

Un presidente

Un vicepresidente

Cinco vocales en representación del sector ganadero

Cinco vocales en representación del sector industrial

Un vocal técnico representante de la Administración.

Los cargos de los vocales son renovados cada cuatro años, mediante elecciones democráticas.

Ámbito de competencias:

a)

En lo territorial, por las respectivas zonas de producción y elaboración.

b)

En razón de los productores, por los protegidos por la Indicación Geográfica Protegida en cualquiera de sus fases de producción, elaboración, circulación y comercialización.

c)

En razón de las personas, por las inscritas en los diferentes registros.

Funciones:

Elaborar y controlar los diferentes registros.

Orientar, vigilar y controlar la producción, acondicionado y calidad de la carne protegida. Los servicios de control y vigilancia se realizarán por inspectores, habilitados por la administración correspondiente, que actúan de forma imparcial respecto de los productores y transformadores.

Calificar el producto.

Promocionar y defender la Indicación Geográfica Protegida.

Actuar con plena responsabilidad y capacidad jurídica para obligarle y comparecer en juicios, ejerciendo las acciones que le correspondan en su misión de representar y defender los intereses generales de la denominación específica.

Deberá decir:

Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León

Ctra. de Burgos Km 119. Finca Zamadueñas

47071 Valladolid

Valladolid

ESPAÑA

Tel. +34 983412034

Fax + 34 983412040

Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León, a través de la Subdirección de Calidad y Promoción Alimentaria, es la autoridad competente que ejerce las funciones de verificación del cumplimiento del pliego de condiciones, así como la aplicación del régimen sancionador recogido en la Ley 1/2014, de 19 de marzo, Agraria de Castilla y León.

 

Quesos de cabra premiados por Sabor a MálagaLos quesos de cabra de La Hortelana, Agamma, El Porticatero, El Alcornocal y Argudo han sido reconocidos por ‘Sabor a Málaga’ como los mejores de la provincia en la segunda edición de los Premios a los Mejores Quesos de Cabra que convoca la Diputación de Málaga. Una docena de queserías de 11 municipios han participado en esta edición del concurso que se ha fallado hoy en un acto celebrado en las instalaciones del centro de producción de Mahou San Miguel y que ha sido presentado por el diputado de Desarrollo Económico y Productivo, Jacobo Florido, y el director del centro de producción, José Manuel Huesa.

El diputado ha sido el encargado de presidir el jurado, del que han formado parte la responsable del Área Agroalimentaria del GDR Valle del Guadalhorce, secretaria técnica de la DOP Aloreña de Málaga y experta en catas queseras, Margarita Jiménez Gómez; la periodista y consultora gastronómica Ana Belén González Pinos; el director del restaurante El Lago de Marbella, Francisco Javier García Caro; el consultor gastronómico, especialista en quesos y productor de quesos en la Quesería Tros de Sort de Lleida, Enric Canut i Bartra, y el asesor gastronómico, catador profesional y productor de eventos gourmet, David de Castro Vico.

El jurado ha tenido que deliberar entre las 45 variedades de quesos de cabra presentadas a concurso: diez quesos semicurados; nueve quesos frescos; nueve curados elaborados con leche cruda; siete curados de leche pasteurizada, tres quesos de pasta blanda y siete con coberturas innovadoras o condimentos en su interior.

Tras la cata pública, el jurado ha decidido premiar a Agamma (Colmenar) por su queso fresco; a El Porticatero (Yunquera) por su semicurado; a El Alcornocal (Cortes de la Frontera) por su curado de leche cruda; a Lácteos Argudo (Campillos) por su briqueta de cabra, y a La Hortelana (Coín) por su curado de leche pasteurizada y su rulo de cabra.

Los miembros del jurado han destacado la calidad de los quesos presentados a esta edición por las queserías malagueñas y han otorgado menciones especiales a los quesos frescos de La Hortelana y El Arquillo (Campillos), a los semicurados de La Hortelana y Agasur y al curado al romero de Melgar (Arriate).

Por su parte, el diputado ha agradecido la participación de las queserías, la colaboración de los profesionales que han formado parte del jurado y el apoyo de Mahou San Miguel, que ha cedido sus instalaciones para que el concurso pueda celebrarse en el incomparable escenario de su centro de producción en Málaga.

Premio al Mejor Queso de Cabra de la Provincia de Málaga

Florido ha recordado que el Premio al Mejor Queso de Cabra de la Provincia de Málaga se creó siguiendo la estela de éxito de otros premios ya consagrados que convoca la Diputación para poner en valor los aceites de oliva y los vinos de la provincia.

Así, en 2017 se celebró la primera edición este nuevo galardón destinado a poner en valor, dar a conocer y ayudar a la mejora, difusión y comercialización de los quesos de cabra malagueños, un producto con una larga tradición en la provincia, donde trabajan más de 200 ganaderías de las que dependen directa o indirectamente más de un millar de familias. Un gran número de las queserías de la provincia ya ostentan el distintivo ‘Sabor a Málaga’ y cuentan, además, con un currículum de premios y reconocimientos nacionales e internacionales de gran un prestigio.

En este sentido, Florido ha destacado el impulso innovador de estas empresas, que ofrecen productos de gran originalidad que son cada vez más demandados tanto en la provincia de Málaga como fuera de ella por su calidad y los múltiples beneficios de la leche de cabra malagueña, que contiene proteínas específicas que la hacen apta en muchos casos para personas con sensibilidad a otros productos lácteos.

El premio está dotado 3.000 euros por cada queso ganador en concepto de compra de productos para acciones promocionales, y las queserías ganadoras entrarán en el circuito de promoción y comercialización nacional e internacional de la marca ‘Sabor a Málaga’ y exhibirán en el etiquetado la referencia al galardón.

 

La Comisión Europea (CE) anunció hoy la creación de un protocolo común a nivel europeo que permitirá analizar la calidad de los productos alimentarios de características y empaquetado similar que se venden en los diferentes países del bloque.
La metodología busca atajar los problemas de "calidad dual" que se generan cuando un producto envasado o empaquetado de la misma forma tiene peor calidad en un país que en otro dentro del mercado único.
La nueva metodología común, desarrollada por el Centro de Investigación Conjunta (JRC) de la Comisión, comprobará si los productos alimentarios que se ponen a la venta cumplen las leyes europeas de seguridad y de etiquetado, una característica del envasado que no debe inducir a error al consumidor.
Su aplicación queda en manos de las autoridades nacionales de protección de los consumidores y de seguridad alimentaria que, bajo la coordinación del JRC, llevarán a cabo una campaña de análisis paneuropea para recolectar datos sobre la problemática de la calidad dual de los alimentos.
Los resultados se esperan para finales de 2018 y Bruselas espera que la campaña pueda suponer una "guía práctica" para las autoridades que investigan estos asuntos.
El Grupo de Visegrado (República Checa, Eslovaquia, Polonia y Hungría) había reclamado ya en marzo de 2017 una solución a este problema, ya que diferentes estudios han apuntado a que los consumidores en estos países son los más afectados por estas prácticas empresariales.
La comisaria europea de Mercado Único e Industria, Elzbieta Bienkowska, confió en que la nueva metodología aporte "luz basada en la evidencia" sobre las diferentes composiciones de productos que se venden bajo la misma marca, mientras que la comisaria europea de Consumo, Vera Jourová, recordó que el mercado único "no puede ser uno de estándares dobles".
"Todos los ciudadanos de la UE deben sentir que son tratados de la misma forma y que se les ofrece información justa y clara sobre los productos que compran", afirmó Jourová. 

La industria cárnica de ovino Moralejo Selección alcanzará los 220 puestos de trabajo directos tras acometer una inversión de ocho millones de euros que le permitirá abrir una segunda fábrica que se ubicará en la localidad zamorana de Arcenillas.moralejo 3
Esta empresa de transformación que completa el ciclo del ovino en la provincia de Zamora ya dispone de un centro en la localidad de Coreses al que sumará las instalaciones del antiguo grupo cárnico Magnus en Arcenillas, han informado a Efe los responsables de Moralejo Selección, los hermanos Enrique y Mario Oliveira Moralejo.
Las previsiones de la empresa apuntan a que en dos meses puedan abrir el nuevo centro, que además les permitirá acceder al mercado estadounidense, ya que cumple con todos los requisitos y exigencias que impone Estados Unidos a la importación de carne de cordero.
Con él creará cuarenta puestos de trabajo directos que se sumarán a los ciento ochenta trabajadores que ya tiene en la matriz de Coreses.
Esta industria cárnica, que cerró el último ejercicio con una facturación de 51 millones de euros anuales, exporta sus productos a treinta y cinco países, con especial presencia tanto en Europa como en países de Oriente Medio como Israel o Arabia Saudí.moralejo 2
También comercializa sus productos en las principales cadenas de supermercados de España como en Carrefour, Hipercor, Mercadona o en la cadena de distribución mayorista Macro.
La empresa quiere ser "un brazo comercial" del sector primario del ovino de calidad y por ello mantiene acuerdos con ganaderos y cooperativas tanto de Castilla y León como de Extremadura, Andalucía y Castilla-La Mancha.
Moralejo Selección es una de las mayores empresas del sector que trabaja todas las edades del ovino, tanto el lechazo como el cordero recental y el ovino mayor.
Entre los proyectos de esta industria de transformación que permite cerrar el ciclo del ovino figura la comercialización de nuevos productos elaborados y cocinados dirigidos principalmente a la restauración y al mercado exterior.
Para ello, ha contratado al cocinero zamorano Antonio González de las Heras, que anteriormente fue propietario y chef de un restaurante de la capital zamorana que obtuvo una estrella Michelín.
La compañía pretende igualmente afianzar la línea de productos de "asado fácil" que ha obtenido un premio a la innovación alimentaria por un sistema que permite cocinar en menos tiempo y hacerlo dentro del propio envase, lo que evita manchar el horno.moralejo 4
Del mismo modo, potenciará elaborados que son más fáciles de cocinar y más acordes con los gustos de los nuevos consumidores, como las hamburguesas o el turnedó de carne de cordero que permite cocinarlo "vuelta y vuelta" o hacerlo a la plancha.
Moralejo Selección, que cuenta con el sello de calidad Tierra de Sabor, desarrolla actualmente un proyecto europeo de ampliación, reforma y mejora tecnológica de la industria cárnica de ovino para la exportación.
Anteriormente también ha acometido, con ayudas europeas y de la Junta de Castilla y León, proyectos de I+D en el procesado de carne de ovino y de implantación en los mercados de Asia y Oriente Medio.

Los lechazos vendidos por los ganaderos de Asturias en los mercados del propio Principado y en diversas zonas de Castilla y León, donde el consumo de este producto tiene un gran arraigo, consigue duplicar su precios gracias al uso de la marca de calidad "Pro-Biodiversidad", un sello que garantiza que los animales se han criado y manejado de una forma tradicional desde su nacimiento hasta que fueron sacrificados. Según declaraciones del director general de Desarrollo Rural del Principado de Asturias, Jesús Casas, los productores de lechazo no tienen que hacer nada especial, sólo mantener la técnica tradicional con la que llevan trabajando toda la vida y que es merecedora de este sello de calidad. Por el momento, han sido 5 las granjas acogidas a este sello, situadas todas ellas en las inmediaciones de los Picos de Europa, y con este nuevo cauce de comercialización han logrado que el trabajo en sus explotaciones "sea realmente rentable", algo que en los últimos años empezaba a ser muy difícil.

"Nuestra producción agroalimentaria está muy condicionada por el territorio, no vale con decir que Asturias es el Paraíso Natural, hay que poner en valor las producciones agroalimentarias que se llevan a cabo en explotaciones en espacios naturales y que se manejan bajo sistemas tradicionales", aseguro el director general. El programa, que está en su primera fase, ha sido posible gracias a la colaboración de la cadena de supermercados Alimerka, que es el cauce por el que esa producción está saliendo al mercado en ambas comunidades autónomas. Desde la cadena, Begoña Santos, responsable de compras, asegura que a la vista de los buenos resultados obtenidos en esta primera experiencia están dispuestos a seguir trabajando en esta misma dirección. Los ganaderos de la zona de Picos de Europa que quieran incorporarse a la experiencia deben ponerse en contacto con la Fundación Quebrantahuesos, que gestiona el sello de calidad y será la que les informe del proceso a seguir y les asesore en su desarrollo.

 

Un nuevo estudio ha concluido que los productos alimentarios vinculados a su lugar de origen ofrecen beneficios a nivel económico y social para las áreas rurales y promueven el desarrollo sostenible.

Los alimentos registrados con una etiqueta de Indicación Geográfica (IG) alcanzan un valor comercial anual de más de 50 000 millones de dólares EEUU a nivel mundial. Estos productos poseen características, cualidades o una reputación específicas derivadas de su origen geográfico.

El estudio Fortalecer sistemas alimentarios sostenibles a través de indicaciones geográficas de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) analiza el impacto económico del registro de Indicaciones Geográficas en nueve estudios de caso: el café de Colombia, té Darjeeling (India), col Futog (Serbia), café Kona (Estados Unidos), queso Manchego (España), pimienta Penja (Camerún), azafrán de Taliouine (Marruecos), queso Tête de Moine (Suiza) y el vino Vale dos Vinhedos (Brasil )

En todos los casos, el tener registrado su origen incrementó notablemente el precio del producto final, con un valor añadido de entre un 20 y 50 por ciento. Una razón es que los consumidores asocian características únicas -como sabor, color, textura y calidad- con los productos que cuentan con Indicación Geográfica, y eso hace que estén dispuestos a pagar precios más altos.

“Las indicaciones geográficas son una estrategia de los sistemas de producción y comercialización de alimentos que sitúan las consideraciones sociales, culturales y ambientales en el centro de la cadena de valor”, aseguró Emmanuel Hidier, economista principal del Centro de Inversiones de la FAO. “Pueden suponer –añadió- una senda hacia el desarrollo sostenible para las comunidades rurales, promoviendo productos de calidad, fortaleciendo las cadenas de valor y mejorando el acceso a mercados más remunerativos”. 

Más allá de la economía: vincular productos, lugares y personas

Etiquetar los productos indicando su lugar de origen tiene implicaciones que van más allá de los beneficios económicos. Los productores y procesadores locales que protagonizan el proceso de registro ayudan a que los sistemas alimentarios sean más inclusivos y más eficientes. Juntos, los productores desarrollan las especificaciones del producto y promueven y protegen la etiqueta con IG. La creación de estas etiquetas estimula a la vez el diálogo entre los sectores público y privado, ya que a menudo las autoridades están muy vinculadas con el proceso de registro y certificación.

“En nuestras regiones -fronterizas con la UE- hay un gran interés en las IG de los gobiernos, ya que pueden ver en qué medida han generado un desarrollo rural positivo en países como Francia e Italia”, explicó Natalya Zhukova, Directora del BERD y responsable de Agronegocios. “Ahora, nuestros clientes de los sectores minorista y de procesado están también interesados en apoyar los procesos y mercados de IG, ya que pueden observan que los consumidores en los mercados locales y de la UE están interesados en el origen y la calidad de los alimentos”. 

Encontrar el equilibrio adecuado

El registro de una etiqueta de Indicación Geográfica sigue las leyes y regulaciones definidas por cada país. A nivel internacional, las etiquetas están reguladas y protegidas por el Acuerdo ADPIC (Acuerdo sobre los aspectos de los derechos de propiedad intelectual relacionados con el comercio), un convenio multilateral sobre derechos de propiedad intelectual que es reconocido por todos los miembros de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Ante la previsión de crecimiento del gasto por persona de cara a las fiestas de Navidad, en especial el incremento de la venta de lechazos, la Unión de Campesinos de Castilla y León reclama una mayor vigilancia en la trazabilidad de los productos alimenticios que evite el fraude y el engaño al consumidor con la venta de productos de fuera de España como productos de Castilla y León.

Debido a la proximidad a las fiestas de Navidad y a los numerosos fraudes o engaños que por estas fechas se suceden cada año a consecuencia de la venta de lechazo de otros países como Lechazo de Castilla y León, la Unión de Campesinos de Castilla y León recuerda la importancia de realizar una mayor vigilancia para controlar exhaustivamente la trazabilidad de los productos y exige una mayor transparencia con un etiquetado claro y visible que indique el origen del lechazo para que el consumidor pueda elegir correctamente.

Igualmente Unión de Campesinos de Castilla y León exige al Ministerio y a la Junta una modificación en la normativa, que al igual que en el despiece es obligatorio indicar el origen de procedencia de la carne, lo sea en la canal, donde hasta ahora solo se indica con el sello del matadero pero no así su procedencia.

En el Consejo Regulador del Lechazo de Castilla y León están registradas un total de 422 ganaderías, 20 mataderos y 52 operadores comerciales con una comercialización anual de carne protegida que asciende a unos 726.000 kilos, haciéndose un gran consumo durante las fiestas de Navidad.

Para los ganaderos de Castilla y León es de vital importancia que se controle la venta de lechazo sin identificar y sin una trazabilidad que permita identificar el origen del lechazo de una forma clara y no engañosa, indicando en todo momento, la procedencia de la carne, incluido en las canales.

Del mismo modo, se recuerda la importancia de adquirir los productos una vez comprobado el etiquetado para evitar fraudes como los que se han dado en otros años: productos en los que se resalta el lugar de envasado en vez del de origen que llevan a confusión y otras prácticas desleales. En la medida de lo posible, la organización recomienda a los consumidores priorizar los de origen español, poniendo en valor su proximidad y su excelente relación calidad precio.

Asimismo UCCL insiste en la necesidad, por parte de la distribución, de realizar una campaña transparente durante estas fiestas, y que se lleven a cabo los controles necesarios que evite que productos de fuera de España, sean comercializados como productos de Castilla y León.

1. INTRODUCCIÓN

Andalucía es la principal región productora de leche de cabra y miel dentro del conjunto de España; sin embargo, ambos productos atraviesan problemas: poca transformación en queso u otros productos lácteos, competencia con productos de importación, principalmente mieles provenientes de China, y finalmente la subsiguiente pérdida del valor añadido. Las mieles y los quesos frescos cuentan con una gran aceptación en el “acerbo popular”, lo que potencia su consumo conjunto y abre vías para su comercialización (Ruiz et al., 2015). Empero, se pueden dar otros pasos en la relación entre ambos productos.QUESO MIEL-1

 

La provincia de Málaga, por el número de queserías con las que cuenta y por la presencia de una Marca de Garantía para sus mieles “Miel de Málaga”, ofrece muchas posibilidades de colaboración entre ambos productos. Actualmente, se elaboran diferentes variedades de quesos de cabra y de mieles sensorialmente muy diferentes: en el primer caso, las queserías malagueñas vienen produciendo quesos de cabra con diferentes grados de curación, distintas tecnologías para el cuajado de la leche, multitud de acabados en corteza, etc. Igualmente en el plano apícola, las variedades referidas en cuanto al aspecto floral son grandes. Así, la Marca de Garantía “Miel de Málaga” reúne un total de 8 variedades: multiflorales, como la miel milflores y de bosque, y varias monovarietales, como las de azahar, romero, tomillo, eucalipto, castaño y aguacate. Todos estos productos nos dan unas posibilidades en el plano sensorial, y como no comercial, muy interesantes.

A pesar de todo ello, y exceptuando el uso tradicional y genérico contemplado anteriormente, no existen trabajos científicos o de investigación, en el campo del análisis organoléptico, que analicen y busquen esas combinaciones óptimas de maridaje entre quesos y mieles.QUESO MIEL-2

El proyecto TRANSFORMA “Innovaciones en el manejo de los sistemas ganaderos andaluces y en la comercialización de sus productos” (2016-2018), que coordina el Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria y Pesquera y de la Producción Ecológica (IFAPA), dentro de una de sus actuaciones o subproyectos, tiene como objetivo la búsqueda de sinergias de consumo entre los quesos de cabra y otros productos agroalimentarios andaluces, entre éstos la miel.

El presente trabajo muestra los resultados de la valoración acerca de la preferencia organoléptica, por parte de consumidores finales, sobre distintos maridajes de quesos y mieles andaluces.

2. SELECCIÓN DE MIELES, QUESOS Y CONSUMIDORES

El experimento ha consistido en la evaluación del maridaje de tres quesos de cabra, de diferentes grados de maduración, y tres variedades de miel monofloral. Los tres quesos de cabra selecciona- dos han sido: queso fresco, queso semicurado y queso curado leche cruda en aceite, todos de coagulación enzimática. Mientras que las mieles han sido tres mieles monoflorales: azahar, eucalipto y castaño. En la Tabla 1 se hace una descripción organoléptica de los quesos y mieles utilizados.QUESO MIEL-Tabla 1

 Para la realización del ensayo se ha trabajado con 88 consumidores finales, no entrenados, pertenecientes a las provincias de Sevilla (40), Córdoba (31) y Granada (17).

En total se han valorado sensorialmente las 9 combinaciones resultantes entre los tres quesos y las tres mieles, y para ello se ha utilizado una escala lineal de 7 puntos que mide el grado de aceptación del maridaje propuesto. Dicha escala va desde Punto 1 “No me gusta absolutamente nada” al Punto 7 “Me gusta muchísimo”. Además, se ha realizado una encuesta sobre hábitos de consumo y compra de quesos frescos y mieles, así como sobre el uso de la miel en combinación con los productos lácteos.QUESO MIEL-Figura 1

3. CONSUMO, COMPRA Y PREFERENCIAS DE QUESOS FRESCOS Y MIELES

Una gran parte de los consumidores encuestados, el 52,3%, identifican el queso fresco elaborado con leche de cabra como el queso fresco más representativo de Andalucía. De otra parte, el 19,3% piensan que es el elaborado con leche de vaca el más característico, mientras que el 14,8% identifican con Andalucía al queso fresco elaborado con leche de oveja. Por último, el 13,6 % de los encuestados aseguran no saber qué queso fresco identificarían con Andalucía.

En cuanto a la frecuencia de consumo del queso fresco en los hogares, el 43,2% afirman consumirlo varias veces a la semana (tan sólo el 4,5% lo hace una vez al día).

En lo que se refiere al tipo de queso, es el que- so fresco enzimático o tipo “Burgos” (77,3%), el más consumido en los hogares, seguido por el rulo fresco y el queso mozzarella fresca, según los resultados que se muestran en la Gráfica 1.QUESO MIEL-3

El 47,7% de los encuestados afirman comprar miel procedente de Andalucía, aunque por contra hay un 30,7% que no sabe el origen de las mieles que consumen. La miel milflores es el tipo de miel más comprada por los consumido- res (30,9%), seguida de las variedades de romero (23,8%) y eucalipto (14,3%).

El 56,8% de consumidores afirman consumir algún producto lácteo conjuntamente con la miel. Entre ellos, el queso fresco (29,5%) y el yogur (29,5%) son los lácteos preferidos por los consumidores para realizar el referido maridaje, siguiéndoles el requesón y la leche (13,6% y 5,7% respectivamente).

El 34% de los consumidores consideran que el queso de cabra es el que mejor marida con miel, seguido por el queso de vaca (18,2%) y el de oveja (9%). En cuanto al grado de maduración, un gran número de consumidores (55%) creen que el queso fresco es el que mejor maridaje presenta con la miel.

4. PREFERENCIAS SENSORIALES

A los datos sensoriales obtenidos en las catas se les ha realizado el consiguiente análisis estadístico, empleando el paquete de software estadístico IBM SPSS Statistics 24, obteniendo como resultado de cada uno de los maridajes los rangos promedios de las puntuaciones la Tabla 2.QUESO MIEL-Tabla 2

Así, y a primera vista, observamos cómo el maridaje de Queso de cabra fresco y Miel de Castaño (M3) ha sido el peor valorado por los consumidores, en cuanto a su preferencia sensorial, en contraposición con el marida- je de queso de cabra semicurado con la miel de eucalipto (M5), que ha sido el más preferido.

Comparando los rangos promedios de los distintos maridajes, mediante una prueba de Anova de Friedman (Conover, 1980), nos da como resultado que hay diferencia significativa entre las valoraciones de los distintos maridajes. Explorando esa diferencia encontramos, para el Test de Dunn con la corrección de Bonferroni (Dunn, 1964), diferencias significativas entre todas las parejas de maridajes que incluyen el M3, excepto con el M6 y el M9 (Gráfico 2).

Se observan a su vez buenas valoraciones del consumidor frente a los maridajes con miel de eucalipto, la cual suelen comprar (buscando esa variedad floral y no otra) un 14,3% por ciento de ellos, lo que podría suponer una fortaleza en cuanto a acciones de comercialización conjunta se refiere.

Además, se observa cierta tendencia a valorar de forma negativa todos los maridajes con miel de castaño (la más oscura), y por tanto se introduce la duda acerca de si el color es factor determinante a la hora de la preferencia en el maridaje del consumidor, y por tanto en su futura decisión de compra, ya sea con el queso o por extensión con otros productos agroalimentarios.QUESO MIEL-Figura 2

Este ensayo ha sido el primer paso dado en la búsqueda de sinergias entre ambos productos, actualmente se está realizando el mismo experimento con restauradores y productores de queso y miel, cuya información contrastaremos con estos resultados y serán publicados en próximos números.

BIBLIOGRAFIA

• Conover, W. J. (1980). Practical non parametric statistics. New York: Wiley. ISBN: 0471168513.

• Dunn, O. J. (1964). Multiple Comparisons Using Rank Sums. Technometrics, 6, 241-252.

 

• Ruiz, F.A.; Navarro, L.; Pérez, C.; Gómez, C. y Moreno, P. 2015. El queso de cabra y su maridaje con otros productos del territorio. Málaga ganadera, 46: 6-8.

La Indicación Geográfica Protegida (IGP) "Cordero de Extremadura" se ha promocionado en la Feria Internacional Ganadera con una npigpmuestra práctica sobre cómo despiezar y tratar el cordero.

José Carlos Leal, carnicero de la interprofesional del ovino y caprino, ha explicado frente a numeroso público nuevas técnicas de corte enfocadas en las piernas, cuello y falda del cordero. Con estos nuevos cortes se pretendía dar a conocer productos distintos a los tradicionales sacados de este animal, como el filete de carrillón y los collares.

Por su parte Diego Albardonero, consejero de Corderex, ha señalado que el consumo de cordero ha bajado significativamente en los últimos años. Un tema que esperan que cambie ya que la población comienza a ser consciente de que este producto ofrece muchas más posibilidades de las que se conocían.

 

Respecto a esto Leal destacó que a pesar de que Extremadura es la principal potencia productora de cordero no tiene alto índice de consumo, explicando que en las distintas comunidades autónomas tiene más éxito.

Al finalizar el acto, José Carlos Contreras, alcalde de Zafra, hizo entrega de una placa a Diego Albardonero, homenajeado por Corderex, por haber dedicado cerca de 40 años al sector ovino. Contreras quiso agradecer su labor a Albardonero, ya que gracias a personas así la feria lleva 564 ediciones y le animó a seguir colaborando y trabajando con la misma actitud.

Página 1 de 18

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder