Mostrando publicaciones por etiqueta: Mataderos

 

 

Con la autorización obtenida por el matadero Cárnicas Coviher, ubicado en la localidad sevillana de Los Corrales, son ya tres los establecimientos andaluces habilitados para el sacrificio de los animales reaccionantes positivos a las pruebas de calificación frente a tuberculosis en la especie caprina. Anteriormente habían sido habilitados los mataderos Gesesur, en Sevilla; y Miguel Ángel Puerta Marín, en Andújar (Jaén). Es por ello que Asaja Málaga quiere mostrar su satisfacción por la repercusión en la agilidad en el sacrificio de pequeños rumiantes que conllevará esta ampliación.

El pasado 28 de junio entró en vigor la Orden que desarrolla el programa de calificación de las explotaciones caprinas andaluzas frente a la tuberculosis. “Este programa, ampliamente demandado por el sector, puede suponer un importantísimo avance en la situación sanitaria de la cabaña caprina andaluza, la más importante en cuanto a número a nivel nacional. Sin embargo, para mantener esta supremacía es necesario que nuestras explotaciones cuenten con un estado sanitario adecuado que las hará más competitivas al incrementar los parámetros productivos de las explotaciones a la vez que facilitará la comercialización de los productos que cuenten con una calificación oficial avale su garantía sanitaria”, según señala la organización agraria.

Dado el carácter voluntario de este programa, desde Asaja consideran que es fundamental que el ganadero perciba que su aplicación se efectúa con la agilidad y eficacia adecuadas. Uno de los puntos clave en la ejecución de cualquier programa sanitario es la rápida eliminación de las explotaciones de los animales reaccionantes positivos. Contar con una adecuada oferta de establecimientos de sacrificio acortará los plazos desde que se detecta algún animal enfermo hasta que abandona la explotación, disminuyendo así la posibilidad de que se sigan produciendo contagios dentro del rebaño.

“Nos congratulamos por tanto con la autorización obtenida por este nuevo establecimiento, a la vez que instamos a la Consejería de Salud de la que depende la obtención de estas autorizaciones, para que se siga avanzando en la habilitación de nuevos establecimientos. Al mismo tiempo, animamos a todos aquellos ganaderos que aún no estén participando en el programa a que incluyan sus explotaciones ya que en un mercado cada vez más exigente y complicado, sólo tendrán viabilidad aquellas explotaciones que puedan ofrecer las máximas garantías”, afirma Asaja Málaga.

 

 

Se ha publicado un artículo en la revista Small Ruminant Research en el que se analiza el coste de la diarrea en corderos en las granjas lecheras ubicadas en la región italiana de Grosseto. Las ganancias de los productores han disminuido recientemente debido a un precio estable del producto y al aumento de los costes de producción. Además, las enfermedades de los animales tienen una cascada de efectos en la productividad ganadera. Los brotes de enfermedades entéricas del cordero, que resultan en la mortalidad en el rebaño y la reducción del aumento de peso, pueden comprometer drásticamente los ingresos de los productores.

Partiendo de esta base, se realizó un análisis económico del impacto de un brote de diarrea en corderos, evaluando el coste de la enfermedad en función de las principales pérdidas de producción visibles (como la mortalidad, la reducción del aumento de peso y la variación en la producción de leche). También se realizó un análisis de sensibilidad aplicando diferentes rangos observados de prevalencia y mortalidad asociados con la enfermedad.

Los resultados mostraron que una granja lechera de ovejas con alrededor de 300 corderos que los entrega al matadero a los 30 días de edad experimentaría una pérdida de entre 50 y 1.200 euros durante un brote de diarrea con una prevalencia alrededor del 34%.

El artículo está firmado por los siguientes autores: V. Mariano, A. Nardo, R. Moruzzo, F.P. Di Iacovo y C.M. Rossignoli.

 

Con estos Reales Decretos se adapta la normativa nacional a las exigencias de los nuevos reglamentos comunitarios

El Consejo de Ministros ha aprobado, a propuesta del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, dos Reales Decretos por los que se actualiza la regulación de la clasificación de canales de porcino por una parte y la relativa a la clasificación de las canales de vacuno y ovino y al registro y comunicación de los precios de mercado de determinadas categorías de canales y animales vivos.

La finalidad de ambas normas es adaptar el marco regulador nacional en la materia a las exigencias de los nuevos reglamentos comunitarios, manteniendo dos reales decretos diferenciados para vacuno y porcino, dadas las diferencias existentes entre ambos sectores y la metodología diferenciada de la clasificación de canales en ambos sectores ganaderos.

Entre las principales novedades, cabe destacar la posibilidad de no aplicar la clasificación de canales en mataderos pequeños, tanto de vacuno como de porcino, y a canales de porcino ibérico y sus cruces y de razas autóctonas en peligro de extinción.

También podrán quedar exceptuadas de la clasificación las canales de porcino de razas autóctonas o con formas de comercialización que no permitan una clasificación homogénea y normalizada de las canales, como en el caso del porcino ibérico y sus cruces, y de las canales procedentes de razas autóctonas en peligro de extinción.

Por otro lado, se flexibilizan los requisitos en materia de controles oficiales, de tal manera que las autoridades competentes podrán presentar un plan de controles basado en un análisis de riesgo previo, que permita enfocar los controles oficiales hacia los operadores o actividades de mayor riesgo, mejorando la eficiencia en la utilización de los recursos públicos.

Además, con el objeto de coordinar las actuaciones a nivel nacional y la interlocución con las instituciones europeas, así como para facilitar las tareas de formación en materia de clasificación de canales, se constituyen la Mesa de Coordinación de la clasificación de canales y precios, y dependiente de ésta, el Comité Nacional de Expertos en Clasificación de Canales de vacuno y ovino y seguimiento de precios, formados por técnicos de reconocida experiencia en la materia.

 

 

La reposición en el ovino lechero de Castilla y León no está siendo tan dinámica como en años anteriores. El dato del sacrificio de ganado en esta comunidad autónoma durante los primeros cuatro meses del año es suficientemente elocuente. Pasaron por los mataderos de la región un total de 1.186.419 animales, lo que significa un incremento del 8,6% respecto a los 1.092.790 ejemplares que fueron sacrificados durante el mismo periodo del ejercicio 2017. Según fuentes conocedoras del sector, este hecho se debe ligar al ya conocido del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), en el que se informaba de un descenso de la producción de la leche de oveja en el mes de abril, en un entorno algo superior al 1%, pero suficientemente significativo. De este modo, este descenso muy notable en el caso de los sacrificios no haría sino confirmar que la principal comunidad autónoma en la producción de ovino lechero ha reducido de forma drástica la reposición en sus rebaños, lo que comienza a notarse en los datos de producción de leche y, que como señalan varios conocedores del mercado, será más evidente a partir del mes de mayo.

En el cómputo nacional, el número de sacrificios de ovinos ha subido en este primer cuatrimestre del año un 3,6%, al pasar de 3.279.694 a 3.396.358 ejemplares en el último año.

Por lo que respecta a la producción de carne que significan esos sacrificios a nivel nacional, se ha pasado de 38.571 toneladas en el periodo de enero a abril de 2017 a 39.633 toneladas en el presente ejercicio, por lo que ha subido un 2,7%. Las principales comunidades autónomas en producción de carne son las siguientes: Castilla y León (10.752), Cataluña (5.693), Castilla-La Mancha (5.186), Aragón (4.182), Murcia (3.679), Comunidad Valenciana (3.055), Andalucía (2.102), Extremadura (1.274), Navarra (1.154) y La Rioja (1.142).

 

 

La producción de carne de caprino en los mataderos españoles se elevó a 3.774 toneladas en los cuatro primeros meses del año, según los datos mostrados por la Encuesta de Sacrificio de Ganado elaborada por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. De esta forma, se produce un aumento del 9,5% respecto a las 3.446 toneladas que se produjeron en el mismo periodo del ejercicio 2017.

Las principales comunidades autónomas en producción de carne de caprino son las siguientes: Andalucía (1.464 toneladas), Canarias (553), Murcia (518), Castilla-La Mancha (341) y Castilla y León (323). Únicamente Castilla-La Mancha tiene una evolución negativa respecto al pasado año en este grupo de grandes regiones productoras de carne de caprino, ya que desciende un 27,5% desde 2017. En el resto de grandes productores, hay incrementos del 16,8% en Andalucía, el 6,6% en Canarias, un espectacular 20% en la Región de Murcia y un 20,5% en el caso de Castilla y León.

Respecto al número de sacrificios, la evolución también es al alza, aunque con un porcentaje bastante más moderado. Así, se ha pasado de 439.259 ejemplares en el periodo de enero a abril de 2017 a 472.801 en los cuatro primeros meses de 2018, por lo que el incremento porcentual es del 7,6%.

Considerando únicamente el mes de abril, se ha dado la curiosa circunstancia de que ha aumentado la producción de carne de caprino, pero ha bajado el número de sacrificios. En volumen de carne, el aumento es del 2,7% al pasar de 912 a 936 toneladas, mientras que en número de sacrificios se pasa de 123.611 a 119.763 ejemplares, por lo que baja un 3,1%. Así, el peso medio en el último año ha pasado de 7,38 a 7,81 kilogramos.

 

La Federación Estatal de Sindicatos Veterinarios (Fesvet) se ha mostrado en contra de la creación de la figura del auxiliar oficial de la inspección veterinaria que el Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón quiere crear a través de un decreto que está actualmente sometido a información pública.
El citado decreto remite al reglamento (CE) 2017/625 del Parlamento y del Consejo, de 15 de marzo de 2017, sobre Controles Oficiales, según el cual dichos controles en materia de seguridad alimentaria, bienestar y sanidad animal se realizan por "veterinarios oficiales", pero también pueden realizarse por un "auxiliar oficial".
El Departamento de Sanidad justifica la necesidad de crear esa figura ante "el contexto agroalimentario" en la región, "en especial el desarrollo de la actividad de los mataderos existentes y las previsiones de crecimiento en un futuro próximo".
El objetivo es que apoyen técnicamente a la Inspección Veterinaria y se permita de manera "sostenible, garantizar la correcta" ejecución del control oficial.
Desde Fesvet, su presidente, Juan Carlos Alonso, ha mostrado la oposición "frontal" de la organización a la creación de esta figura, que a su juicio causaría un "grave daño" a la calidad de la salud pública, además de "abrir una vía de fraude laboral".
En su opinión, estos auxiliares tendrán una formación "muy inferior" a la requerida para este tipo de trabajo.
En este sentido, ha recordado que la inspección en mataderos es un trabajo médico forense que requiere una "alta cualificación y una gran experiencia" para evitar la transmisión de enfermedades de los productos al hombre.
Por ello, ha exigido que estos puestos sean cubiertos por facultativos con unos conocimientos y experiencia superiores a los que posee la media de la profesión.
El decreto de Aragón "también abriría las puertas" a que las empresas privadas contraten otros profesionales que "no tienen competencias legales en la inspección de alimentos" de origen animal para hacer trabajos que corresponden al veterinario, con el consiguiente intrusismo laboral o que se contraten veterinarios en puestos de inferior categoría.
Según Alonso, la entrada de empresas privadas en el control en mataderos es "una vieja aspiración de los lobbys del sector cárnico privado que eludiría así, al menos en parte, el exhaustivo control del veterinario oficial".
Por todo ello, ha pedido que la comunidad de Aragón "dé marcha atrás" con este decreto. 

 

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) determinó hoy que el sacrificio animal sin aturdimiento que los musulmanes realizan en la Fiesta del Sacrificio solo puede practicarse en mataderos que cumplan la normativa europea de bienestar animal, sin que ello contravenga la libertad religiosa.
La corte europea respondió así a una cuestión que le planteaba un el tribunal de primera instancia neerlandófono de Bruselas, ante el que varias asociaciones musulmanas y coordinadoras de mezquitas impugnaron un reglamento europeo de 2009 sobre la protección de los animales en el momento de su sacrificio.
Según esta normativa, los sacrificios de animales sin aturdimiento, incluidos los practicados con ocasión de esta importante festividad islámica, deben llevarse a cabo únicamente en los mataderos autorizados y no en mataderos temporales como se hizo entre 1998 y 2014, un hecho que las asociaciones consideraban contrario a su libertad religiosa.
En respuesta al tribunal bruselense, el TJUE señala que, si bien este tipo de sacrificio ritual queda protegido por la libertad religiosa que garantiza la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (UE), derivar estos sacrificios a un matadero autorizado "no establece ninguna prohibición de la práctica".
"Por el contrario, manifiesta el compromiso positivo del legislador de la Unión de permitir el sacrificio de animales sin aturdimiento previo a fin de garantizar el respeto efectivo de la libertad de religión, en particular de los musulmanes practicantes, durante la Fiesta del Sacrificio", explica el tribunal en un comunicado.
La corte europea señala que obligar a que los sacrificios sin aturdimiento se practiquen en este tipo de mataderos y no en establecimientos temporales como antaño, solo hace que este rito quede sujeto a "los mismos requisitos técnicos aplicables, en principio, a todo sacrificio de animales en la Unión".
"El legislador de la Unión ha conciliado el respeto de métodos específicos de sacrificio prescritos por ritos religiosos con las normas esenciales establecidas por los Reglamentos de la Unión sobre la protección del bienestar animal durante la matanza y de la salud de los consumidores de carne animal", subraya el tribunal.
La sentencia emitida hoy por el TJUE no resuelve definitivamente el litigio, sino que devuelve el caso al tribunal de primera instancia de Bruselas para que éste lo resuelva de conformidad con la decisión de la justicia europea.

 

Siete personas han sido detenidas por la Ertzaintza relacionadas con un matadero ilegal situado en la localidad alavesa de Aiara en el que se sacrificaban animales y se distribuía la carne para consumo humano sin los controles sanitarios y administrativos requeridos.
El matadero ha sido desmantelado y a los siete arrestados, cinco de ellos integrantes de un "grupo criminal", se les acusa de delitos contra la salud pública, maltrato animal y contra el medio ambiente, aunque tras pasar a disposición judicial han quedado en libertad, ha informado hoy el Departamento vasco de Seguridad.
La carne de ese matadero se distribuía principalmente entre particulares, aunque una parte de ella se destinaba a bares y establecimientos de alimentación.
El caso ha sido liderado por la Sección de Medio Ambiente y el Servicio de Investigación Territorial de Álava de la Ertzaintza, aunque también han colaborado el Servicio de Ganadería de la Diputación alavesa y la Dirección de Salud Pública del Gobierno Vasco.
La investigación de la operación, denominada Hiltegi (Matadero), se inició a finales del año pasado a raíz de algunas informaciones recogidas por la Ertzaintza que apuntaban a la existencia de un matadero ilegal en la comarca alavesa de Aiara y a la distribución sin control de carne destinada al consumo humano.
Según la Ertzaintza, el grupo desmantelado llevaba funcionando unos cinco años. Además de criar ganado vacuno y ovino, el recinto era utilizado como matadero ilegal donde se sacrificaban vacas y ovejas principalmente sin los permisos administrativos ni controles sanitarios.
Ese ganado era ofrecido por propietarios de Bizkaia y Cantabria y se trataba de animales que no tenían salida en el mercado legal y "para los que buscaban un rendimiento en el mercado negro".
La Policía vasca estima que semanalmente daban muerte a una media de dos vacas y veinticinco cabezas de ganado ovino.
El grupo además contaba con integrantes dedicados a la comercialización y distribución de esa carne, que en su mayoría iba destinada a domicilios particulares de Bilbao y de Vitoria, entre otras localidades.
Las fuentes han concretado que algunos bares y establecimientos de alimentación recibían también periódicamente partidas de esa mercancía.
El transporte se llevaba a cabo en vehículos particulares sin refrigeración ni las necesarias medidas sanitarias y los desechos animales eran trasladados y abandonados en su mayoría en una sima ubicada en la zona de Peña Angulo, en el norte de Burgos.
Tras meses de investigación y seguimiento, la Ertzaintza culminó la operación ayer y detuvo a cuatro personas en la granja, concretamente a los dueños de la explotación y a otros dos varones.
En el momento del arresto los cuatro se encontraban matando a varias ovejas.
Ayer también se detuvo en Vitoria a otro hombre, que está considerado como el encargado de la distribución a particulares de una parte de la producción ilegal.
Asimismo, en Karrantza (Bizkaia) se arrestó a otros dos hombres que al parecer suministraban de forma habitual ganado para ese sacrificio ilegal.
La Ertzaintza registró la vivienda de los dos principales implicados e intervino material y documentación relevante para el caso.
También se inspeccionaron cuatro establecimientos donde se vendía al público esa carne ilegal, tres en Vitoria y uno en Bilbao.
Los siete arrestados, con edades comprendidas entre los 32 y los 59 años, han pasado hoy a disposición judicial, aunque la Ertzaintza mantiene abierta la investigación.
El juez ha decretado su puesta en libertad y tres de ellos tienen la obligación de presentarse periódicamente en dependencias judiciales.
Tres de los detenidos tienen antecedentes delictivos, uno por violencia de género, hurto y quebrantamiento de orden de alejamiento; otro por amenazas, violencia de género y maltrato animal, y un tercero por amenazas, agresiones y daños.

  

La Mesa de la Sanidad Animal celebrada este pasado jueves, día 17 de mayo, en Andalucía sirvió para que las organizaciones profesionales agrarias conocieran de primera mano las intenciones de la administración regional en la publicación del nuevo programa de tuberculosis caprina, que funcionará en la comunidad autónoma y que se ha ido retrasando durante meses en su aprobación definitiva.

Finalmente, la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía ha decidido incorporar varias reivindicaciones de los ganaderos para que este programa sea más atractivo.

En primer lugar, una de las modificaciones más interesantes es que los animales que sean calificados como positivos no tendrán que ser destruidos y eliminados de la cadena alimentaria, sino que podrán ser sacrificados en matadero.

Por otra parte, otro cambio decretado por la administración será la regulación de la vacunación contra la paratuberculosis, que no impedirá la participación en el programa de tuberculosis caprina de los ganaderos que lo deseen, sino que se dictarán las condiciones necesarias para compatibilizar la lucha contra las dos enfermedades.

Por último, se ha decidido reducir de 150 a 100 cabras el censo mínimo para poder formar parte de este programa voluntario contra la tuberculosis caprina.

 

 

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente ha declarado el fin del periodo estacionalmente libre de vectores (mosquitos) a partir del 23 de abril de 2018, según una nota informativa que ofrece la Junta de Extremadura a los ganaderos de su comunidad autónoma. Por lo tanto, se asume que el vector inicia su periodo de actividad más álgido, lo que puede representar problemas en la transmisión de la lengua azul.

Como recuerda la administración extremeña, esto implica que, de conformidad con la Orden AAA/1424/2015, desde este momento sólo se autorizan los traslados de bovinos y ovinos (incluso a matadero) si cumplen los siguientes tres requisitos:

a.- Procedentes de explotaciones vacunadas frente a los serotipos 1 y 4 del virus de la lengua azul en los doce meses anteriores.

b.- Animales vacunados frente a los serotipos 1 y 4 o animales menores de cuatro meses procedentes de madres vacunadas.

c.- Vehículos desinsectados antes de la carga.

Por ello, para que los veterinarios oficiales puedan autorizar la guía de traslado de los animales vacunados, el veterinario de explotación debe haber certificado la vacunación realizada a través de la aplicación informática ‘Ovznet grabación de vacunas’. Estos datos de vacunación, además de constar en las bases de datos informáticas del Servicio de Sanidad Animal, han de ser comunicados antes del traslado a la base de datos de RIIA del Ministerio de Agricultura.

Página 1 de 16

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder