ovinnova 1000x120 septiembre18divisor 10x70 blanco

Mostrando publicaciones por etiqueta: Mataderos

El sacrificio de ganado en Asturias ascendió entre enero y agosto a 13.554 toneladas, lo que supone un aumento del 8 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado, según los datos publicados hoy por la Sociedad Asturiana de Estudios Económicos e Industriales (Sadei).
Por tipo de ganado, el sacrificio de ganado bovino subió un 5,3 por ciento, hasta 9.990 toneladas, y el de porcino, un 21,2 por ciento, hasta 3.123 toneladas.
En cambio, el de ovino y caprino descendió un 4 por ciento, hasta 104 toneladas, así como el de equino, un 12,6 por ciento, hasta 336 toneladas.
El aumento del sacrificio de ganado en lo que va de año se produce después de que el pasado ejercicio bajara un 18,4 por ciento, hasta 19.044,3 toneladas, un nuevo mínimo dentro de la serie histórica iniciada en 1990 por Sadei.
El máximo histórico de sacrificio de ganado en el Principado se registró en 2009, con 46.629 toneladas, y desde entonces se han encadenado ocho años de caídas, con un descenso acumulado desde entonces del 59,2 por ciento.

La Asociación de Productores de Ovino y Caprino de Galicia (Ovica) sostiene que la Xunta está tratando a su sector "como la oveja negra de la ganadería en Galicia".
A su juicio, los criadores llevan diez años esperando por una "apuesta decidida" por parte del gobierno gallego para poner en marcha un "plan estratégico" que busque solución a los principales problemas que tienen que afrontar las explotaciones.
Mediante un comunicado, este colectivo aclara que "la mayor parte de los mataderos imponen por el sacrificio" precios "prohibitivos" -oscilan entre 10 y 30 euros por cordero o cabrito- que los productores no pueden asumir, por lo que pide a la Consellería de Medio Rural que ponga en marcha un sistema de "mataderos móviles", que permita reducir costes, similar a los que funcionan en comunidades como Cataluña o países como Alemania, Suecia o Noruega.
También reclama que se modifique el decreto ministerial que regula el sacrificio y comercialización directa en las granjas, precisamente para flexibilizar la instalación de salas de despiece compartidas entre varios ganaderos, una demanda que ya le fue reclamada a la Dirección Xeral de Gandaría, Agricultura e Industrias en mayo de 2017 y, posteriormente, en enero de este año.
"La sensación mayoritaria es que la Xunta de Galicia trata al sector ovino y caprino de Galicia como la oveja negra de la ganadería" gallega, añade, porque mientras sí se ha "progresado a nivel interno en el asociacionismo y cooperativismo, con una oferta mayor de servicios y actividades", se percibe por parte de la administración gallega un claro "inmovilismo".
Ovica lamenta que por parte de la Consellería de Medio Rural "ni siquiera" se le hubiese pedido "un informe" como organización para "trasladar las inquietudes y propuestas" del sector ovino y caprino de Galicia en la reunión convocada en julio para "buscar una postura común ante la reforma de las ayudas de la PAC".
"Esto resulta incomprensible, teniendo en cuenta, además, que Ovica tiene una amplia trayectoria y experiencia" en lo que se refiere a la tramitación de las ayudas de la PAC en las cuatro provincias gallegas.
Añade, además, que "otra promesa incumplida con el sector fue la realizada el pasado 26 de febrero de 2018 por la propia conselleira, cuando aseguró que los ganaderos que así lo solicitasen podrían establecer el pastoreo en las zona quemadas por la devastadora oleada de incendios de otoño de 2017". 

La Ertzaintza ha desmantelado un matadero ilegal en un caserío en Larraul (Gipuzkoa) y ha abierto diligencias contra un varón de 61 años y su pareja, de 51, en calidad de investigados por regentar la instalación que era utilizada para sacrificar animales que después eran destinados al consumo humano.
Según ha informado hoy el Departamento de Seguridad, a finales del pasado mes de agosto la policía autonómica vasca fue informada acerca de posibles vertidos ilegales de restos de animales en una vaguada de la localidad guipuzcoana de Anoeta.
Los agentes inspeccionaron la zona y localizaron alrededor de quince sacos con restos putrefactos de desechos de animales en el cauce de una regata.
Tras realizar indagaciones sobre el origen de esos restos, en compañía del alguacil de la zona, los agentes encargados de la investigación se dirigieron a un caserío de Larraul donde fue descubierto el matadero ilegal.
En la parte superior encontraron una oveja sacrificada y varios ejemplares ovinos más preparados para sufrir el mismo destino así como sacos con vísceras de animales similares a los localizados en Anoeta y todo tipo de herramientas y objetos empleados para el despiece.
De la investigación realizada en torno a los responsables de la explotación agrícola, un varón de 61 y su pareja de 51, se pudo constatar que estas personas utilizaban las instalaciones del caserío de forma ilegal para lucrarse de ello sacrificando los animales, sin ser sometidos a los controles que requiere la normativa vigente.
Tras la venta de la carne, los restos eran arrojados en el cauce de un riachuelo de la localidad vecina de Anoeta, lo que podría suponer un grave riesgo para la salud pública, explican las fuentes.
Por todo ello, los agentes comunicaron a las personas responsables de la explotación que se iban a abrir diligencias contra ellas en calidad de investigadas por la presunta comisión de un delito contra la salud pública, otro contra el medio ambiente y otro de maltrato animal.

Agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil han desmantelado un matadero ilegal de ganado ovino en Constantí (Tarragona), según informa el Instituto Armado.
El matadero ilegal operaba en el interior de una explotación también ilegal, ubicada en el Camí dels Ovellons del término municipal de Constantí, que se había convertido en un referente para sacrificar animales según el rito musulmán.
A finales de agosto, los agentes detectaron en el Camí dels Ovellons un inusual movimiento de vehículos y comprobaron que iban o venían de una granja.
Fueron hasta allá y vieron alrededor de cien personas, todas de origen magrebí, que celebraban el sacrificio del cordero.
Tras una breve valoración de la situación, solicitaron ayuda a la Policía Local de Constantí y la presencia de los responsables de la instalación.
En presencia de los mismos, inspeccionaron toda la superficie y localizaron un matadero clandestino donde supuestamente se sacrificaban y manipulaban las partes del animal.
También hallaron un cercado con 110 cabezas de ganado en su interior, a las que les habían retirado las marcas auriculares de identificación, y una fosa cavada donde se enterraban sin control alguno los subproductos animales no destinados a consumo humano.
La explotación carecía de cualquier tipo de autorización administrativa para albergar la labor que desarrollaba.
Los responsables se dedicaban a la compra de animales en otras explotaciones ganaderas y ofrecían a los clientes la elección de ganado para que lo sacrificaran ellos mismos allí por 200 euros.
Los clientes posteriormente recibían la mercancía, que se transportaba en los vehículos particulares sin las mínimas condiciones higiénicas necesarias.
Por dicho motivo, los responsables de la instalación han sido denunciados por varias infracciones administrativas en materia de sanidad animal.
Las 110 cabezas de ovino han quedado inmovilizadas para su posterior control sanitario y, en su caso, la legalización de los animales. 

 

 

Con la autorización obtenida por el matadero Cárnicas Coviher, ubicado en la localidad sevillana de Los Corrales, son ya tres los establecimientos andaluces habilitados para el sacrificio de los animales reaccionantes positivos a las pruebas de calificación frente a tuberculosis en la especie caprina. Anteriormente habían sido habilitados los mataderos Gesesur, en Sevilla; y Miguel Ángel Puerta Marín, en Andújar (Jaén). Es por ello que Asaja Málaga quiere mostrar su satisfacción por la repercusión en la agilidad en el sacrificio de pequeños rumiantes que conllevará esta ampliación.

El pasado 28 de junio entró en vigor la Orden que desarrolla el programa de calificación de las explotaciones caprinas andaluzas frente a la tuberculosis. “Este programa, ampliamente demandado por el sector, puede suponer un importantísimo avance en la situación sanitaria de la cabaña caprina andaluza, la más importante en cuanto a número a nivel nacional. Sin embargo, para mantener esta supremacía es necesario que nuestras explotaciones cuenten con un estado sanitario adecuado que las hará más competitivas al incrementar los parámetros productivos de las explotaciones a la vez que facilitará la comercialización de los productos que cuenten con una calificación oficial avale su garantía sanitaria”, según señala la organización agraria.

Dado el carácter voluntario de este programa, desde Asaja consideran que es fundamental que el ganadero perciba que su aplicación se efectúa con la agilidad y eficacia adecuadas. Uno de los puntos clave en la ejecución de cualquier programa sanitario es la rápida eliminación de las explotaciones de los animales reaccionantes positivos. Contar con una adecuada oferta de establecimientos de sacrificio acortará los plazos desde que se detecta algún animal enfermo hasta que abandona la explotación, disminuyendo así la posibilidad de que se sigan produciendo contagios dentro del rebaño.

“Nos congratulamos por tanto con la autorización obtenida por este nuevo establecimiento, a la vez que instamos a la Consejería de Salud de la que depende la obtención de estas autorizaciones, para que se siga avanzando en la habilitación de nuevos establecimientos. Al mismo tiempo, animamos a todos aquellos ganaderos que aún no estén participando en el programa a que incluyan sus explotaciones ya que en un mercado cada vez más exigente y complicado, sólo tendrán viabilidad aquellas explotaciones que puedan ofrecer las máximas garantías”, afirma Asaja Málaga.

 

 

Se ha publicado un artículo en la revista Small Ruminant Research en el que se analiza el coste de la diarrea en corderos en las granjas lecheras ubicadas en la región italiana de Grosseto. Las ganancias de los productores han disminuido recientemente debido a un precio estable del producto y al aumento de los costes de producción. Además, las enfermedades de los animales tienen una cascada de efectos en la productividad ganadera. Los brotes de enfermedades entéricas del cordero, que resultan en la mortalidad en el rebaño y la reducción del aumento de peso, pueden comprometer drásticamente los ingresos de los productores.

Partiendo de esta base, se realizó un análisis económico del impacto de un brote de diarrea en corderos, evaluando el coste de la enfermedad en función de las principales pérdidas de producción visibles (como la mortalidad, la reducción del aumento de peso y la variación en la producción de leche). También se realizó un análisis de sensibilidad aplicando diferentes rangos observados de prevalencia y mortalidad asociados con la enfermedad.

Los resultados mostraron que una granja lechera de ovejas con alrededor de 300 corderos que los entrega al matadero a los 30 días de edad experimentaría una pérdida de entre 50 y 1.200 euros durante un brote de diarrea con una prevalencia alrededor del 34%.

El artículo está firmado por los siguientes autores: V. Mariano, A. Nardo, R. Moruzzo, F.P. Di Iacovo y C.M. Rossignoli.

 

Con estos Reales Decretos se adapta la normativa nacional a las exigencias de los nuevos reglamentos comunitarios

El Consejo de Ministros ha aprobado, a propuesta del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, dos Reales Decretos por los que se actualiza la regulación de la clasificación de canales de porcino por una parte y la relativa a la clasificación de las canales de vacuno y ovino y al registro y comunicación de los precios de mercado de determinadas categorías de canales y animales vivos.

La finalidad de ambas normas es adaptar el marco regulador nacional en la materia a las exigencias de los nuevos reglamentos comunitarios, manteniendo dos reales decretos diferenciados para vacuno y porcino, dadas las diferencias existentes entre ambos sectores y la metodología diferenciada de la clasificación de canales en ambos sectores ganaderos.

Entre las principales novedades, cabe destacar la posibilidad de no aplicar la clasificación de canales en mataderos pequeños, tanto de vacuno como de porcino, y a canales de porcino ibérico y sus cruces y de razas autóctonas en peligro de extinción.

También podrán quedar exceptuadas de la clasificación las canales de porcino de razas autóctonas o con formas de comercialización que no permitan una clasificación homogénea y normalizada de las canales, como en el caso del porcino ibérico y sus cruces, y de las canales procedentes de razas autóctonas en peligro de extinción.

Por otro lado, se flexibilizan los requisitos en materia de controles oficiales, de tal manera que las autoridades competentes podrán presentar un plan de controles basado en un análisis de riesgo previo, que permita enfocar los controles oficiales hacia los operadores o actividades de mayor riesgo, mejorando la eficiencia en la utilización de los recursos públicos.

Además, con el objeto de coordinar las actuaciones a nivel nacional y la interlocución con las instituciones europeas, así como para facilitar las tareas de formación en materia de clasificación de canales, se constituyen la Mesa de Coordinación de la clasificación de canales y precios, y dependiente de ésta, el Comité Nacional de Expertos en Clasificación de Canales de vacuno y ovino y seguimiento de precios, formados por técnicos de reconocida experiencia en la materia.

 

 

La reposición en el ovino lechero de Castilla y León no está siendo tan dinámica como en años anteriores. El dato del sacrificio de ganado en esta comunidad autónoma durante los primeros cuatro meses del año es suficientemente elocuente. Pasaron por los mataderos de la región un total de 1.186.419 animales, lo que significa un incremento del 8,6% respecto a los 1.092.790 ejemplares que fueron sacrificados durante el mismo periodo del ejercicio 2017. Según fuentes conocedoras del sector, este hecho se debe ligar al ya conocido del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), en el que se informaba de un descenso de la producción de la leche de oveja en el mes de abril, en un entorno algo superior al 1%, pero suficientemente significativo. De este modo, este descenso muy notable en el caso de los sacrificios no haría sino confirmar que la principal comunidad autónoma en la producción de ovino lechero ha reducido de forma drástica la reposición en sus rebaños, lo que comienza a notarse en los datos de producción de leche y, que como señalan varios conocedores del mercado, será más evidente a partir del mes de mayo.

En el cómputo nacional, el número de sacrificios de ovinos ha subido en este primer cuatrimestre del año un 3,6%, al pasar de 3.279.694 a 3.396.358 ejemplares en el último año.

Por lo que respecta a la producción de carne que significan esos sacrificios a nivel nacional, se ha pasado de 38.571 toneladas en el periodo de enero a abril de 2017 a 39.633 toneladas en el presente ejercicio, por lo que ha subido un 2,7%. Las principales comunidades autónomas en producción de carne son las siguientes: Castilla y León (10.752), Cataluña (5.693), Castilla-La Mancha (5.186), Aragón (4.182), Murcia (3.679), Comunidad Valenciana (3.055), Andalucía (2.102), Extremadura (1.274), Navarra (1.154) y La Rioja (1.142).

 

 

La producción de carne de caprino en los mataderos españoles se elevó a 3.774 toneladas en los cuatro primeros meses del año, según los datos mostrados por la Encuesta de Sacrificio de Ganado elaborada por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. De esta forma, se produce un aumento del 9,5% respecto a las 3.446 toneladas que se produjeron en el mismo periodo del ejercicio 2017.

Las principales comunidades autónomas en producción de carne de caprino son las siguientes: Andalucía (1.464 toneladas), Canarias (553), Murcia (518), Castilla-La Mancha (341) y Castilla y León (323). Únicamente Castilla-La Mancha tiene una evolución negativa respecto al pasado año en este grupo de grandes regiones productoras de carne de caprino, ya que desciende un 27,5% desde 2017. En el resto de grandes productores, hay incrementos del 16,8% en Andalucía, el 6,6% en Canarias, un espectacular 20% en la Región de Murcia y un 20,5% en el caso de Castilla y León.

Respecto al número de sacrificios, la evolución también es al alza, aunque con un porcentaje bastante más moderado. Así, se ha pasado de 439.259 ejemplares en el periodo de enero a abril de 2017 a 472.801 en los cuatro primeros meses de 2018, por lo que el incremento porcentual es del 7,6%.

Considerando únicamente el mes de abril, se ha dado la curiosa circunstancia de que ha aumentado la producción de carne de caprino, pero ha bajado el número de sacrificios. En volumen de carne, el aumento es del 2,7% al pasar de 912 a 936 toneladas, mientras que en número de sacrificios se pasa de 123.611 a 119.763 ejemplares, por lo que baja un 3,1%. Así, el peso medio en el último año ha pasado de 7,38 a 7,81 kilogramos.

 

La Federación Estatal de Sindicatos Veterinarios (Fesvet) se ha mostrado en contra de la creación de la figura del auxiliar oficial de la inspección veterinaria que el Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón quiere crear a través de un decreto que está actualmente sometido a información pública.
El citado decreto remite al reglamento (CE) 2017/625 del Parlamento y del Consejo, de 15 de marzo de 2017, sobre Controles Oficiales, según el cual dichos controles en materia de seguridad alimentaria, bienestar y sanidad animal se realizan por "veterinarios oficiales", pero también pueden realizarse por un "auxiliar oficial".
El Departamento de Sanidad justifica la necesidad de crear esa figura ante "el contexto agroalimentario" en la región, "en especial el desarrollo de la actividad de los mataderos existentes y las previsiones de crecimiento en un futuro próximo".
El objetivo es que apoyen técnicamente a la Inspección Veterinaria y se permita de manera "sostenible, garantizar la correcta" ejecución del control oficial.
Desde Fesvet, su presidente, Juan Carlos Alonso, ha mostrado la oposición "frontal" de la organización a la creación de esta figura, que a su juicio causaría un "grave daño" a la calidad de la salud pública, además de "abrir una vía de fraude laboral".
En su opinión, estos auxiliares tendrán una formación "muy inferior" a la requerida para este tipo de trabajo.
En este sentido, ha recordado que la inspección en mataderos es un trabajo médico forense que requiere una "alta cualificación y una gran experiencia" para evitar la transmisión de enfermedades de los productos al hombre.
Por ello, ha exigido que estos puestos sean cubiertos por facultativos con unos conocimientos y experiencia superiores a los que posee la media de la profesión.
El decreto de Aragón "también abriría las puertas" a que las empresas privadas contraten otros profesionales que "no tienen competencias legales en la inspección de alimentos" de origen animal para hacer trabajos que corresponden al veterinario, con el consiguiente intrusismo laboral o que se contraten veterinarios en puestos de inferior categoría.
Según Alonso, la entrada de empresas privadas en el control en mataderos es "una vieja aspiración de los lobbys del sector cárnico privado que eludiría así, al menos en parte, el exhaustivo control del veterinario oficial".
Por todo ello, ha pedido que la comunidad de Aragón "dé marcha atrás" con este decreto. 

Página 1 de 17

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder