foro18 banner acta 1000x132 v2

foro19 banner boletín 1000x30

Mostrando publicaciones por etiqueta: Raza Majorera

Hembra de raza MAJORERA WEB

La raza caprina Majorera continúa dando pasos para consolidar su programa de mejora genética, una vez que los ganaderos de los dos principales núcleos geográficos de la raza (Gran Canaria y Fuerteventura) decidieron unir sus esfuerzos para conseguir objetivos comunes.

Así, un total de nueve granjas de Fuerteventura y tres de Gran Canaria conformaron los respectivos núcleos de selección insulares de la raza en la Federación Nacional de Criadores de la Raza Caprina Majorera, durante la campaña de control de rendimiento lechero del año 2017 que ha dado lugar a las evaluaciones genéticas del ejercicio 2018. A partir de los animales bajo control y sus parientes, se realizaron las evaluaciones de cada uno de estos dos núcleos para los caracteres de producción de leche (kilogramos de leche) y de calidad (kilogramos de grasa y kilogramos de proteína). También se dispone de la información sobre los sementales que son mejorantes para los genes de la caseína, importantes para la calidad de leche destinada para la elaboración de quesos.

Además, la asociación de Fuerteventura ha recibido a principios de noviembre la buena noticia de una subvención de 100.000 euros por parte del Cabildo de Fuerteventura para la puesta en marcha del futuro centro de machos de la raza, que es un de los grandes objetivos de la Federación para poder avanzar en la inseminación y en el proceso de mejora genética de la raza.

La Asociación de Criadores de Cabra de Fuerteventura recibirá 100.000 euros por parte del Cabildo para la puesta en funcionamiento del Centro de Machos Mejorantes de la Raza Caprina Majorera.
En un comunicado, el Cabildo majorero ha señalado que esta subvención es para los gastos de funcionamiento de la entidad y para el desarrollo de actividades de difusión y formación, así como para la gestión del Libro Genealógico de la raza.
El convenio, vigente hasta abril de 2019, se hace eco del significativo papel que el sector ganadero juega en la economía insular, que sustenta la producción del reputado queso majorero en la alta productividad lechera de esta raza.
Además de la identidad cultural que representa la cabra majorera, su preservación requiere que en su cría se mantenga la pureza de una raza cuya peculiaridad ha reconocido el Gobierno de Canarias.
El presidente del Cabildo majorero, Marcial Morales, ha señalado que "la ganadería majorera vive una nueva etapa para tener las mejores cabras y machos cabríos" y ha indicado que "la mejora de la raza y el producto del queso permiten la posibilidad de exportar embriones y semen de la raza de cabra majorera".
El consejero insular de Ganadería, Juan Estárico, ha explicado que esta subvención es para "seguir apoyando a la asociación porque si estamos todos juntos podemos sacar la raza caprina majorera adelante". 

raza majorera 3

 

La raza Majorera continúa dando pasos para tener una mejora genética unitaria entre los animales de las islas de Canarias en las que tiene presencia. La posibilidad de poner en marcha un par de centros de reproducción le facilitaría perseguir el objetivo de convertirse en un referente en el caprino explotado en zonas áridas.

OVIESPAÑA.- ¿Cuántos ganaderos forman parte de la Federación Nacional de Criadores de la Raza Caprina Majorera? ¿Cuánto censo representan?

GABRIEL FERNÁNDEZ DE SIERRA.- La Federación Nacional de Criadores de la Raza Caprina Majorera (Fecama) está integrada por las asociaciones insulares de Fuerteventura, Gran Canaria, Lanzarote y Tenerife, siendo las tres islas orientales las que concentran más socios y por lo tanto el mayor censo de animales. Fuerteventura y Gran Canaria tienen las asociaciones insulares con más ganaderos: 50 socios la primera y 49, la segunda; completándose con los ganaderos de las asociaciones de Lanzarote y de Tenerife, los 114 socios de Fecama. Como es lógico las islas con más asociados, Fuerteventura y Gran Canaria, reúnen el grueso de los animales inscritos vivos en el Libro genealógico, entre ambas más de 13.000 reproductores adultos.

OVIESPAÑA.- ¿Cuál ha sido la evolución de estos dos parámetros en los últimos años?

GABRIEL FERNÁNDEZ DE SIERRA.- Cuando en 2012 se iniciaron las actividades de Fecama, las condiciones no eran las más favorables. Entre los ganaderos existía cierto descreimiento en relación a los programas de mejora, consecuencia de las distintas iniciativas llevadas a cabo entre los años 1985 a 2003, las cuáles no terminaron de cuajar. Después de cinco años de trabajo, con un libro genealógico en activo y con animales, cabras y sementales, evaluados genéticamente, el sector ha cambiando de actitud y nuevos ganaderos se han ido sumando a este proyecto. El número de ganaderos asociados, el censo de animales inscritos y el número de cabras en control lechero han ido aumentando año a año.

 raza majorera 1 web

OVIESPAÑA.- ¿Cuáles son los objetivos de selección de la raza Majorera? ¿Se ha realizado algún cambio en los últimos años o se prevén en el futuro?

GABRIEL FERNÁNDEZ DE SIERRA.- El esquema de selección de la cabra Majorera tiene como objetivo incrementar la rentabilidad de su cría mediante la mejora en su productividad (leche y componentes), acompañada por una mayor longevidad productiva y sin perder su adaptabilidad a las zonas áridas. Inicialmente los criterios de selección fueron la producción individual cuantitativa y cualitativa; al poco tiempo se le sumaron los genotipos para el gen de la caseína as1 y el del gen de la k caseína. Actualmente está en desarrollo un sistema de calificación lineal para la raza Majorera para la mejora genética de los caracteres morfológico-funcionales relacionados con la ordeñabilidad y la longevidad. Un esquema de selección es un proceso dinámico e incorpora cambios en sus objetivos y criterios de selección en función de los resultados y/o en los cambios en el escenario. Por ello es que es totalmente factible que sigan incorporándose cambios en el esquema de la cabra Majorera.

OVIESPAÑA.- ¿Se han hecho pruebas para la posible aplicación de la genómica en el esquema de selección? ¿Es realista poder aplicar la genómica en la actualidad? ¿Cuáles serían sus ventajas?

GABRIEL FERNÁNDEZ DE SIERRA.- Si bien la selección genómica es una realidad para algunas razas como es el caso de la vaca Frisona, al día de hoy no es una alternativa para la cabra Majorera. Hemos de tener en cuenta que su programa de mejora solo tiene cinco años de antigüedad, sin embargo el trabajo que realiza Fecama está encaminado a conformar la población de referencia sobre la cual en el futuro poder dar el salto hacia la selección genómica. La base de animales con registros productivos y genealogías confirmadas por pruebas de filiación por ADN está creciendo anualmente; además en el Departamento de Genética de la Universidad de Córdoba se mantiene el banco de ADN de la raza. Estas acciones son básicas para integrar esa población de referencia sobre la cual analizar el genoma de sus individuos con los chips de SNP’s. Pero aún queda por conectar los núcleos de selección insulares y así completar una población de referencia lo suficientemente numerosa y que a la vez represente a la totalidad de la raza Majorera. Ya en este nuevo escenario, se estará en condiciones de dar el paso y ‘explorar’ la selección genómica.

raza majorera 2

OVIESPAÑA.- ¿Cómo se encuentra la posibilidad de contar con un centro de sementales? ¿Hay fecha prevista para su puesta en marcha? ¿Cuál será su ubicación?

GABRIEL FERNÁNDEZ DE SIERRA.- Un reclamo que han planteado las asociaciones de criadores de varias razas canarias es contar con un centro en donde mantener sementales, ya sean en testaje o mejorantes, que permita utilizar el semen de estos ejemplares con un riesgo sanitario cero. En el caso de la cabra Majorera esta necesidad derivó en dos proyectos que actualmente están en fase de desarrollo, uno en Fuerteventura y el otro en Gran Canaria. El centro de machos de Fuerteventura está planteado como un centro para la raza Majorera, con gestión de la Asociación de Criadores de Cabra de Fuerteventura y el apoyo económico del Cabildo de Fuerteventura. La localización del centro está definida al igual que el proyecto ‘Edilicio’. Para su proyección se han considerado las normativas europeas prestando especial importancia a la seguridad sanitaria. Para este último aspecto se contó con la asesoría del doctor Christian de la Fe, del Departamento de Sanidad Animal de la Universidad de Murcia. El proyecto del centro de machos de Gran Canaria, liderado por el Cabildo de Fuerteventura, está planteado para albergar en una primera etapa a sementales de la raza Majorera y de la raza ovina Canaria. El Cabildo de Gran Canaria ha solicitado el asesoramiento de la empresa Ovigén para el desarrollo de este proyecto, encontrándose en estudio el reciclaje de unas instalaciones propiedad del Cabildo para la localización del centro. Las respectivas asociaciones insulares de la raza Majorera estarían en condiciones de incorporar al testaje una generación de hijos de los machos y cabras con mayores valores genéticos que cumplan con los requisitos sanitarios definidos para su ingreso.

OVIESPAÑA.- ¿Cuáles serán las ventajas más significativas de tener un centro de sementales? ¿Qué dificultades o reticencias han tenido que superarse para conseguirlo?

GABRIEL FERNÁNDEZ DE SIERRA.- Varias son las ventajas que trae aparejado la existencia de un centro de sementales para el desarrollo de un esquema de selección, pero en el caso particular de la cabra Majorera la posibilidad de inseminar en forma segura y masiva resulta vital para acelerar la conexión entre los núcleos de selección insulares (Fuerteventura, Gran Canaria, Tenerife) y pasar de evaluaciones genéticas de los núcleos insulares a la evaluación genética de la raza. Además permitirá reducir los tiempos de obtención de sementales evaluados genéticamente con alta precisión, reducir los intervalos generacionales y lograr una mayor respuesta a la selección.

OVIESPAÑA.- ¿Qué investigaciones o proyectos está realizando la raza Majorera para mejorar su esquema de selección? ¿Cuáles son los retos de futuro de la raza para los próximos años?

 GABRIEL FERNÁNDEZ DE SIERRA.- El desarrollo de un esquema de selección conlleva de manera paralela una serie de investigaciones ya sea sobre la raza, su desempeño productivo y reproductivo, los sistemas de producción, como de los aspectos económicos e incluso los sociológicos que faciliten el entendimiento de las circunstancias sobre las cuales se está realizando el proceso selectivo. El esquema de selección de la raza Majorera no escapa de estas posibilidades y está abierto a proposiciones de trabajo de todo el que quiera hacer una propuesta que sea de interés. Por el momento se está trabajando con el Departamento de Genética de la Universidad de Córdoba en la conformación del banco de ADN de la raza lo cual constituye una base sobe desarrollar más adelante los estudios para evaluar la posibilidad de la selección genómica. El desarrollo del sistema de calificación lineal es una iniciativa generada dentro del equipo técnico de Fecama, quien está llevándolo adelante. También se han dado colaboraciones puntuales de las asociaciones insulares, como el caso de la Asociación Insular de Criadores de Cabra Majorera en Gran Canaria para un proyecto de transferencia embrionaria de la Facultad de Veterinaria de Las Palmas de Gran Canaria. Este tipo de emprendimientos son importantes en el proceso de cumplir con el mayor reto que tiene la cabra Majorera: colocarse como la raza referente para la producción de leche en zonas áridas.

El Cabildo de Fuerteventura ha comenzado a tramitar una solicitud del Ayuntamiento de Antigua para la construcción del futuro centro de selección de ganado caprino en una parcela entre Triquivijate y Nuevo Horizonte.

En un comunicado, el Cabildo ha informado de ello tras el encuentro mantenido entre representantes de la Institución insular y el Ayuntamiento de Antigua con la Asociación de Criadores de la Cabra Majorera.

El Cabildo de Fuerteventura ha recordado que la cabra majorera está incluida en el Catálogo de Oficial de Razas de Ganado y es fundamental la conservación genética de esta raza por su alta productividad y calidad de la leche, que se dedica principalmente a la elaboración del queso majorero, y que son características reconocidas en el sector ganadero.

Asimismo, ha subrayado que la preservación de la raza de cabra majorera requiere, además, que se mantenga su pureza en su cría, haciendo la selección que asegure la mejora genética en las nuevas generaciones, permitiendo, al mismo tiempo el incremento de la rentabilidad económica de las explotaciones ganaderas y el mantenimiento de una cabaña saneada y de calidad.

La Asociación de Criadores de Cabra de Fuerteventura lidera el proceso de ordenación de la población caprina dentro del marco de la raza majorera, siendo la única organización reconocida oficialmente en la isla por Gobierno de Canarias para gestionar del Libro genealógico de la raza majorera.

La Asociación de Criadores de Cabra de Fuerteventura, el Cabildo de Fuerteventura y el Ayuntamiento de Antigua trabajan ya en un proyecto para la próxima creación del futuro centro de sementales de raza caprina Majorera, una iniciativa que cuenta con el asesoramiento de Christian de la Fe Rodríguez, profesor en la Universidad de Murcia, según publica Canarias7.

La Asociación de Criadores de la Cabra de Fuerteventura pone el acento en la seguridad sanitaria que tendrán los ganaderos a la hora de adquirir semen de los machos presentes en este centro: “El centro cuenta ya a día de hoy con los suelos y planos para la realización del mismo. Tenemos las edificaciones necesarias para cumplir con la normativa sanitaria vigente y ser un centro de referencia, donde los ganaderos puedan adquirir dosis seminales libres de cualquier enfermedad y así seguir en la mejora genética en la que llevamos años trabajando”.

Así quedó de manifiesto en el marco de la última asamblea general de la asociación, celebrada el pasado día 22 de febrero, donde se hizo balance del trabajo y de los avances realizados a lo largo del último ejercicio.

 

La Asociación de Criadores de Cabra Majorera continúa trabajando para concienciar a los ganaderos de la importancia de la formación, la mejora de la selección genética y la potenciación de programas de mejora para el control y gestión de la sanidad en las granjas, según publica la página web de Onda Fuerteventura. Para ello han contactado con uno de los mejores expertos del panorama nacional. Cristian de la Fe, profesor titular de Veterinaria en la Universidad de Murcia. “Estamos desarrollando técnicas para que la inseminación de los animales en los trabajos de mejora genética sea lo más segura posible”, señala

La práctica de la inseminación artificial tiene la gran ventaja para el ganadero que la pone en práctica de actuar de una forma muy eficaz en la mejora genética de su ganadería. Los machos al tener una descendencia más numerosa poseen una influencia muy marcada en los niveles productivos de los rebaños. Por medio de la inseminación, se pueden utilizar machos con un potencial genético contrastado.

Otro punto en el que se puede influir claramente es en la calidad de la leche. En Fuerteventura la producción lechera va dirigida a la elaboración de quesos y por lo tanto los valores cualitativos de grasa y proteína son de máxima importancia. El uso de la inseminación influye directamente en la composición de la leche de un rebaño: cuanto mayor es el porcentaje de hembras nacidas por inseminación en un rebaño, mayor son los valores alcanzados en cuanto a la producción de grasa y proteína.

Gabriel Fernández, veterinario y experto en genética, destaca que “en el anuario que presentamos recientemente se consolidan las pruebas de descendencia,  habiendo cubierto cabras pertenecientes a cinco ganaderías del Núcleo de Selección con machos que se encuentran en proceso de testaje para comprobar si son mejorantes, y por tanto puedan en el futuro mejorar el nivel productivo de sus hijas por encima de la media de la raza”.

La Federación Nacional de Criadores de la Raza Caprina Majorera continúa dando pasos decididos para consolidar su programa de mejora genética, una vez que se ha conseguido unificar el trabajo que se estaba realizando por parte de las diferentes asociaciones de las islas de Canarias en esta única federación con intereses comunes.

El gran objetivo de futuro que se ha marcado la raza Majorera es contar con un centro de machos en el que se pueda agilizar el proceso de inseminación artificial y, por lo tanto, expandir de una forma más rápida la mejora genética entre las explotaciones. Por esa razón, aunque los responsables políticos del Cabildo de Fuerteventura no han materializado su intención expresada de colaborar económicamente en la puesta en marcha de un centro de machos, los ganaderos de esta raza autóctona caprina ya están preparados para trabajar con la hipótesis de un futuro centro de machos.

“Después de las últimas evaluaciones genéticas y las que se van a publicar probablemente a finales del presente año, desde la asociación ya se tienen preparados machos, hijos de las mejores madres y de los mejores padres, para que puedan entrar en un centro de selección”, según apunta Gabriel Fernández de la Sierra, genetista de la raza Majorera.

Por otra parte, desde la propia Federación también se está trabajando en el futuro incremento de la inseminación artificial, con unos cursos dirigidos a ganaderos en los que se tratará la planificación reproductiva en sus explotaciones.

La Federación Nacional de Criadores de la Raza Caprina Majorera ha publicado sus primeras valoraciones genéticas, con rebaños conectados, de las explotaciones situadas en las islas de Fuerteventura y Gran Canaria. Se trata de un importante paso adelante que ha dado el esquema de selección de esta raza caprina, que sigue trabajando en la integración del trabajo realizado en las diferentes islas en la citada Federación.

Gabriel Fernández de la Sierra, genetista de la raza, explica la importancia de esta primera valoración en la que ya se han encontrado los primeros machos mejorantes en los casos de producción de leche, grasa y proteína: “Teníamos un control lechero desde el año 2013 en las islas de Fuerteventura, Gran Canaria y Tenerife. Sin embargo, no se tenían filiaciones fiables. Así, en las dos primeras islas, se han realizado filiaciones de ADN y hemos obtenido las primeras evaluaciones genéticas de las ganaderías del núcleo de selección”.

Respecto a la evolución futura del esquema de selección de la raza Majorera, hay dos aspectos que se antojan como fundamentales en los próximos meses: “No tenemos una infraestructura para tener los machos, extraer semen y contar con un catálogo de sementales como tal. Por esa razón, nos gustaría contar con un centro de machos para seguir con el trabajo. Una vez que tengamos un recinto en el que puedan estar los animales, la idea es comenzar con la inseminación artificial, quizás antes de que acabe el año”, describe Fernández de la Sierra.

La Asociación de Criadores de Cabras de Fuerteventura está desarrollando durante el presente año 2016 una serie de pruebas de filiación por ADN, con el objetivo de confirmar las paternidades de los animales y, de esta forma, conseguir avanzar en el esquema de mejora genética de la raza Majorera. Esta trazabilidad de las progenies es fundamental para aumentar la eficacia de las valoraciones genéticas de los animales involucrados en el sistema.

Este trabajo de campo se comenzó durante la pasada primavera con las ganaderías que se encontraban en Control Lechero Oficial. “El trabajo es continuo, ya que también se están realizando las pruebas de las explotaciones que se van incorporando al control lechero”, comenta Ángeles Marichal, secretaria técnica de la Asociación de Criadores de Cabras de Fuerteventura, integrada en la Federación Nacional de Criadores de la Raza Caprina Majorera.

Por su parte, Gabriel Fernández de la Sierra, director del esquema de selección de la raza Majorera, confirma la importancia de estas pruebas para el desarrollo de la mejora genética: “En algunas granjas se han comprobado buenos porcentajes de acierto entre las filiaciones por ADN y las paternidades aportadas por el ganadero, lo que demuestra que, con las indicaciones de los técnicos, se puede hacer un buen trabajo de filiación”.

Aprovechando estas pruebas de filiación, los sementales también han sido genotipados para las caseínas, con el objetivo de identificar los que tienen los genes más favorables para la producción de esta proteína de gran importancia para la producción quesera.

La conformación morfológica de los animales domésticos ha sido desde siempre un tema de gran interés por parte del hombre; en un principio se basó en criterios puramente estéticos pero posteriormente se le fue prestando una atención especial a los aspectos morfológicos vinculados a la función productiva de los animales.

Si bien ambos puntos de vista se centran en la morfología del animal, cada uno de ellos tiene un objetivo diferente. El criterio estético realza la pureza y la armonía entre las distintas regiones corporales del ejemplar mientras que el criterio funcional persigue la conformación que mejor se adapta a las exigencias productivas que se ven sometidos los animales.

Así lo explica Gabriel Fernández de Sierra, director del Esquema de Selección de la raza Majorera, en un artículo publicado por el blog de la Federación Nacional de Criadores de la Raza Caprina Majorera.

Bajo estos dos puntos de vista, es importante marcar las diferencias existentes entre juzgar y calificar.

Las ferias y exposiciones de animales son acontecimientos en que se premian a los mejores ejemplares de las razas expuestas. Los jueces son los encargados de realizar esta tarea, por lo cual son grandes conocedores de las razas a las cuales juzgan. Su labor se basa en la comparación entre los animales, analizando detenidamente la fidelidad al prototipo racial y la armonía entre las distintas regiones corporales. Como resultado de esta comparativa se le concede el premio al ejemplar que, según el criterio personal de los jueces actuantes, se aproxima más al ‘ideal’ de la raza.

En la calificación lineal el objetivo no es determinar cuál es el ejemplar que más se asemeja al ideal morfológico de su raza, sino que busca recoger información objetiva sobre cómo se expresan en cada animal los caracteres morfológicos-funcionales y a partir de esta información proceder a evaluar genéticamente los reproductores de la misma forma en que los controles lecheros se utilizan para estimar los valores genéticos para la producción de leche, de grasa o de proteína.

El principio sobre el cual se basa la calificación lineal es muy sencillo. Todos los caracteres morfológicos presentan una variabilidad en su expresión que está limitada por su mínima y su máxima manifestación. Entre ambos extremos encontramos todas las expresiones posibles del carácter morfológico en su transición de su mínima a su máxima expresión.

La calificación lineal busca recoger esa variabilidad presente en los caracteres morfológicos-funcionales expresada por medio de una escala de puntos que refleje lo que el calificador está observando en cada animal que califica.

El rango de la escala de puntos empleada ha de ser lo suficientemente amplia para que queden manifiestas esas diferencias individuales en los distintos caracteres incluidos en el sistema de calificación lineal. Una escala del 1 al 9 ha demostrado ser lo suficientemente amplia como para que esas diferencias queden marcadas.

Cinco son las claves para la calificación lineal:

1.- La calificación lineal debe limitarse a los caracteres morfológicos vinculados a características que afecten la longevidad productiva y/o hagan más funcional al animal; en las cabras lecheras un ejemplo de estos caracteres morfológicos serían aquellos que determinan la adaptabilidad al ordeño mecánico.

2.- Los caracteres a calificar han de estar bien definidos y ser de fácil apreciación de tal forma que la subjetividad que pueda darse entre calificadores sea mínima.

3.- El objetivo final de esta calificación es la mejora genética de los caracteres incluidos en el sistema, por lo cual los caracteres calificables han de tener una base genética importante que asegure su transmisión a las siguientes generaciones.

4.- El calificador ha de ser un conocedor de la raza, pues esto asegura que tenga identificados cuales son los extremos y el rango de variabilidad de cada uno de los caracteres morfológicos que ha de calificar en los animales.

 

5.- En ningún momento la calificación de un carácter se hará en función si se aproxima más o menos a su conformación considerada ideal. Solo se buscará traducir la expresión del carácter al valor de la escala de puntos que mejor se ajuste a la realidad.

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder