foro18 banner acta 1000x132 v1

Mostrando publicaciones por etiqueta: Sacrificio

El peso medio de los animales ovinos sacrificados en España ha ido aumentando de forma paulatina en los últimos años, según muestran los datos de la Encuesta de Sacrificio de Ganado del Ministerio de Agricultura. Así, con los datos de 2018 de enero a noviembre, el peso medio en canal de los animales sacrificados en España fue de 12,11 kilogramos, lo que indica un notable incremento del 3,4% frente a los 11,71 kilos que se registraron en el inicio del año 2017.

Si se realiza una observación más a largo plazo, estos datos estadísticos oficiales muestran que en 2008 el peso medio de la canal de ovino fue de 11,14 kilogramos, por lo que en la última década se ha aumentado un 8,7%.

Los datos que faltan del mes de diciembre, en el que se registra un alto volumen de producción de carne ovina, fundamentalmente de corderos para el consumo durante las festividades navideñas, acabarán por perfilar la realidad del pasado ejercicio 2018. Sin embargo, ya se puede constatar que se ha acelerado ese incremento de las canales medias que se lleva registrando desde hace varios años.

Las malas condiciones que empañaron a 2018 tendrán un impacto significativo en el suministro de carne de ovino en 2019, y se prevé que la matanza de corderos será la más baja desde 2012. Las condiciones secas, que han provocado caídas sustanciales en las tasas de marcación y el extenso sacrificio de ovejas, respalda la previsión de una disminución del 7% en el sacrificio de corderos en 2019, con 21,2 millones de cabezas.

En el año venidero, muchos productores esperarán una lluvia constante para ayudar a aliviar las presiones asociadas con los altos costos de alimentación. Desafortunadamente, las perspectivas de tres meses actuales de la Oficina de Meteorología (BOM) no apuntan a un cambio considerable en las condiciones estacionales. Teniendo en cuenta las importantes deficiencias de humedad que se observan en muchas regiones, especialmente en Nueva Gales del Sur, cualquier mejora en las condiciones requeriría una lluvia constante y superior a la media en los próximos meses. Como resultado, se pronostica que el sacrificio de ovinos se mantendrá cerca de los promedios a largo plazo en 8 millones de cabezas, pero se remonta a los grandes números procesados ​​en 2018.

El peso de las carcasas de ovejas y corderos se vio afectado por las condiciones difíciles y el alto costo del alimento en 2018. Se espera que esto continúe en 2019 con las materias primas agotadas y la demanda de alimentos se mantenga alta hasta que las condiciones mejoren. Una caída en el peso de las carcasas  conduce a un descenso del 7% en la producción de cordero para 2019 a 475,000 toneladas de peso en canal (quintales). La producción de cordero probablemente experimentará una caída más pronunciada del 16% a 188,000 toneladas cwt.

Se estima que el rebaño nacional ha disminuido en más de 4 millones de cabezas, o un 6,1%, a mediados de 2018 y se prevé que experimentará un nuevo descenso del 3,7% a mediados de 2019, ya que muchos productores se ven obligados a continuar con la extracción mientras esperan una cambio en el clima. A largo plazo, los altos precios tanto en la carne de ovino como en la lana proporcionan un fuerte incentivo para que los productores reconstruyan sus rebaños de cría muy agotados una vez que las condiciones lo permitan.

Afortunadamente, la fuerte demanda internacional y el bajo dólar australiano continuarán apoyando las exportaciones australianas y, a su vez, los precios internos de saleyard. Los récords se rompieron en 2018 cuando los mercados de todo el mundo compitieron fuertemente por la carne de ovino de alta calidad de Australia. La expectativa de que la oferta y, por consiguiente, las exportaciones, disminuyan tanto en Australia como en Nueva Zelanda probablemente aumentará la competencia mundial por la carne de ovino en 2019. Es probable que las condiciones que impulsaron los fuertes precios de las existencias bien terminadas el año pasado sigan vigentes en 2019. Particularmente mientras las condiciones permanecen secas.

La Indicación Geográfica Protegida (IGP) Cordero de Extremadura (Corderex) ha certificado 75.842 canales bajo su sello de calidad en el ejercicio de 2018, en el que ha sacrificado 86.929 corderos.
Las entidades comerciales inscritas en la IGP han cerrado el 2018 con una facturación de más de seis millones de euros, una cifra que refleja la estabilidad que ha alcanzado en los últimos años la carne de cordero certificada en el mercado español y el auge de los productos con sello de denominación de origen, ha destacado Corderex en un comunicado.
El director técnico de Corderex, Raúl Muñiz, ha valorado estos resultados porque muestran la consolidación de este producto "como una de las principales carnes certificadas dentro del panorama europeo, más si cabe con el escenario actual en el que nos desenvolvemos".
Muñiz ha señalado que se exporta el 50 % de la carne de cordero certificada, principalmente a países como Italia o Francia, y que tienen la perspectiva de seguir aumentando la exportación y seguir explorando nuevos mercados y países.
En 2019 pretenden seguir aumentando la internacionalización del Cordero de Extremadura, así como incrementar la promoción en grandes centros de consumo, como Madrid o el norte de España, sin olvidarse de la fidelización de los mercados en los que ya se está presente a nivel nacional y regional.
El año pasado, la IGP ha apostado por la promoción de la carne de cordero por distintos municipios de España con asados benéficos que han contado con una gran acogida entre los consumidores.
La IGP Corderex ha despedido el año con 402 explotaciones ganaderas inscritas, tres mataderos y un censo de 321.622 ovejas.
Durante el ejercicio pasado, ha participado en las ferias gastronómicas y agroganaderas más importantes del país, como Madrid Fusión, el Salón de Gourmets, la Feria Gastronomika San Sebastián, la Feria Internacional de Alimentación, la Feria Internacional Ganadera de Zafra o el Salón Ovino de La Serena. 

El Diario Oficial de Galicia (DOG) ha publicado hoy la Orden de ayudas de la Consellería de Medio Rural para indemnizar a los ganaderos por el sacrificio obligatorio de animales en ejecución de los programas y actuaciones oficiales de vigilancia, lucha, control y erradicación de enfermedades.
Medio Rural destina una partida de 750.000 euros a indemnizar esos sacrificios obligatorios de animales en el año 2019.
Los beneficiarios de esas ayudas serán los titulares de explotaciones ganaderas correctamente registradas en la Comunidad Autónoma que, por orden de la Consellería de Medio Rural -autoridad competente en materia de sanidad animal- y con motivo de la aplicación de los protocolos para erradicar enfermedades que afectan al ganado, se vean en la obligación de sacrificar animales de su cabaña.
Para tener derecho a percibir esas indemnizaciones "es imprescindible cumplir la normativa en vigor sobre sanidad e identificación animal, movimiento pecuario, bienestar y alimentación", precisa Medio Rural en un comunicado.
Además, será también de "obligado cumplimiento" estar al día en los programas nacionales de vigilancia, lucha, control y erradicación de enfermedades animales; que las explotaciones estén correctamente registradas, y que se haga efectivo el sacrificio ordenado por la Consellería.
El plazo de presentación de solicitudes quedará abierto desde mañana, día 5 de enero, hasta el 29 de noviembre de 2019, ambas fechas incluidas. 

lechazos

 

ARAGÓN Y CANARIAS, LAS QUE MÁS HAN INCREMENTADO LA PRODUCCIÓN DE CARNE DE OVINO

Aunque los niveles de consumo no crecen, la exportación  ha mantenido el buen ritmo de actividad en el sector del ovino de carne español y en los nueve primeros meses del año, tal como puede verse en las tablas adjuntas, se habían sacrificado casi 190.000 corderos más que el año anterior. En concreto, se ha pasado de sacrificar 7,88 millones de animales a 8,07 millones, lo que supone un incremento del 2,4%.

Además, los animales sacrificados son más grandes que en el año 2017, por lo que el incremento en la producción de toneladas de carne es aún mayor que en el número de animales sacrificados. En concreto, la producción total de carne de ovino en esos diez primeros meses del año ha pasado de 94.554 toneladas en 2017 a 97.842 en 2018. Es decir, que se ha pasado de una media de 12 kg por canal en el conjunto del año a una media de 12,2 kg.

La situación vista por comunidades presenta diferencias significativas, porque hay regiones como Canarias y Aragón, donde el sacrificio se ha incrementado de forma muy importante, hay otras donde el crecimiento también ha sido destacado, pero en un porcentaje menor, como Cataluña, Extremadura o la Comunidad Valenciana, y hay algunas donde la producción de carne de ovino ha caído, como La Rioja, Madrid, Galicia, o Ceuta y Melilla. En el caso de Castilla y León, que es líder destacado en este sector a nivel nacional, el ritmo de actividad ha crecido de manera muy ligera.

sacrificios portada

Diferentes veterinarios conocedores de la realidad del campo andaluz coinciden en señalar que la campaña de control de la tuberculosis caprina puesta en marcha durante este año por la Junta de Andalucía ha tenido una notable diferencia en los datos sobre el sacrificio de animales en esta comunidad autónoma, que se conocieron durante la pasada semana.

Así, en el pasado mes de agosto, último de estadísticas actualizadas y periodo en el que ya estaba en marcha la campaña de sacrificios de los animales que dieran positivo a tuberculosis, pasaron por los mataderos andaluces un total de 27.543 caprinos. Además de un aumento de alrededor de 2.600 animales respecto al mismo mes del ejercicio anterior, lo cierto es que el peso medio de la canal se ha incrementado en un 20,2%, lo que indica un mayor sacrificio de animales adultos, lo que coincide con este aspecto del sacrificio por tuberculosis, ya que se someten a control las cabras adultas. Además, desde el sector veterinario y cooperativo de Andalucía no dudan en señalar que esos 2.600 animales más sacrificados coinciden con animales derivados de la campaña de tuberculosis.

La campaña de control en Andalucía es voluntaria, pero está teniendo una notable aceptación entre los ganaderos debido a las indemnizaciones puestas en marcha por los animales sacrificados.

 

 

El censo de cabras adultas en Andalucía para la producción de leche se está reduciendo de forma importante en los últimos meses, según la visión que se extrae de la Encuesta de Sacrificio de Ganado del pasado mes de agosto, elaborada por la Subdirección General de Análisis, Coordinación y Estadística del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

Durante el pasado mes de agosto, se sacrificaron en Andalucía un total de 27.543 caprinos con un volumen total de carne producida de 308 toneladas. Se trata de 2.600 animales más aproximadamente que en el mes de agosto del pasado año. Además, el dato más definitorio es que el peso medio de la canal en este año ha sido de 11,18 kilogramos, mientras que en 2017 apenas fue de 9,30 kilos. De esta

forma, se concluye que se está incrementando de forma sustancial el sacrificio de cabras adultas.

En el balance global del año y en la totalidad del territorio español, se han producido un total de 6.789 toneladas de carne de caprino en los ocho primeros meses del año, lo que significa un incremento del 3,6% respecto a las 6.552 toneladas del mismo periodo del año anterior. Por lo que respecta al número de sacrificios, ha subido un 1,3% al pasar de 793.715 a 803.789 ejemplares que pasaron por los mataderos españoles.

 

El sacrificio de ganado en Asturias ascendió entre enero y septiembre a 15.090 toneladas, lo que supone un aumento del 7,5 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado, según los últimos datos publicados por la Sociedad Asturiana de Estudios Económicos e Industriales (Sadei).
Por tipo de ganado, el sacrificio de ganado bovino subió un 5,2 por ciento, hasta 11.163 toneladas, y el de porcino, un 19,2 por ciento, hasta 3.446 toneladas.
En cambio, el de ovino y caprino descendió un 5,6 por ciento, hasta 114 toneladas, así como el de equino, un 13,4 por ciento, hasta 367 toneladas.
El aumento del sacrificio de ganado en lo que va de año se produce después de que el pasado ejercicio bajara un 18,4 por ciento, hasta 19.044,3 toneladas, un nuevo mínimo dentro de la serie histórica iniciada en 1990 por Sadei.
El máximo histórico de sacrificio de ganado en el Principado se registró en 2009, con 46.629 toneladas, y desde entonces se han encadenado ocho años de caídas, con un descenso acumulado desde entonces del 59,2 por ciento.

La tuberculosis caprina no está sujeta a un Plan Nacional de Erradicación, y únicamente algunas Comunidades Autónomas han implantado sus propios programas de control. En el inicio de estos programas, en regiones donde no se dispone de datos previos, es probable que pueda existir una alta prevalencia, con un consecuente elevado número de reactores sacrificados. Esto puede suponer un problema para ciertas razas autóctonas en peligro de extinción y de alto valor genético, así como grandes pérdidas económicas para el ganadero.

Por ello, investigadores españoles pertenecientes a CZ Veterinaria y al centro Visavet, dependiente de la Universidad Complutense de Madrid, han realizado un estudio que propone un sistema de segregación como medida de control y erradicación de la tuberculosis en un rebaño de alta prevalencia, conservando la producción y la genética de la ganadería, y reduciendo el riesgo de entrada de otras infecciones.

El estudio se realizó en un rebaño infectado de cabras de la raza Guadarrama de aproximadamente 400 animales, con una prevalencia aparente a las pruebas diagnósticas. El sistema de segregación consistió en separar los animales al nacer y criarlos de forma artificial en el rebaño segregado. Para evaluar el funcionamiento del programa, se realizó un seguimiento de un grupo de animales nacido en el rebaño inicial infectado y otro en el rebaño segregado a los 6, 12, 18 y 24 meses. La exposición ambiental se determinó mediante la recogida de esponjas prehidratadas para detectar la presencia de micobacterias del Complejo Mycobacterium Tuberculosis.

En el grupo de seguimiento del rebaño segregado, se observó una reducción significativa en el número de animales reactores con respecto al rebaño inicial en todos los tiempos. Se detectaron muestras ambientales positivas en comederos y salas de ordeño de ambos rebaños, considerándose puntos críticos.

En conclusión, los resultados obtenidos en este estudio reflejan la utilidad de la segregación para el control de la tuberculosis, conservando la producción y la genética, y pudiendo ser además un modelo funcional para el control de otros patógenos.

Este estudio se ha presentado en forma de póster en el II Congreso de Sanidad Animal y está firmado por los siguientes investigadores: Álvaro Roy, José Antonio

Infantes, Lucas Domínguez, Sergio González, Francisco Lozano, Beatriz Romero, Lucía de Juan y Javier Bezos.

En los últimos años, se ha reconocido cada vez más el valor de las múltiples fuentes de datos disponibles para cumplir los objetivos de vigilancia, y el uso de estos se ha aplicado para abordar muchas cuestiones relacionadas con la vigilancia de la salud animal. En Irlanda, enfrentamos un problema levemente diferente, es decir, el mejor uso de un recurso de vigilancia existente (muestras serológicas recolectadas durante muchos años de animales de desecho en el sacrificio), que se ha utilizado para justificar la ausencia de ‘Brucella abortus’ tras su erradicación exitosa en 2009.

En este estudio, se evaluó una metodología de muestreo para usar este recurso para corroborar la ausencia de infección por el virus de la lengua azul. Sobre la base de estos análisis, se derivó una estrategia de muestreo dirigida a minimizar el número de bloques de almacenamiento que se necesitaban descongelar, al tiempo que se garantizaba una muestra lo suficientemente grande y representativa.

El estudio demuestra el uso de muestras serológicas basadas en el matadero recogidas para un programa de vigilancia a gran escala en la vigilancia de otras infecciones.

Un artículo sobre esta investigación se ha publicado en la revista científica Frontiers in Veterinary Science y está firmado por los siguientes autores: Jamie A. Tratalos, Damien Barrett, Tracy A. Clegg, Ronan O’Neill, Guy McGrath, Elizabeth A. Lane y Simon J. More.

Página 1 de 13

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder