foro18 oviesp 1000x170 1

Mostrando publicaciones por etiqueta: Mercado internacional

 

 

Los fabricantes españoles de piensos compuestos para animales ven aún "difícil" valorar qué impacto tendrá sobre sus negocios la guerra arancelaria iniciada entre Estados Unidos y China pero creen que puede llegar a tener "mucha relevancia", en concreto en el mercado de la soja.
El último informe de la Comisión de Materias Primas de la Confederación Española de Fabricantes de Alimentos Compuestos Para Animales (Cesfac) facilitado señala que el país asiático necesita de las habas de soja estadounidenses para el abastecimiento de sus plantas procesadoras y para su consumo interno, que ronda los 110 millones de toneladas.
En el documento también se pone especial atención a la "mala producción" de soja prevista en Argentina, una de las principales potencias productoras.
Según Cesfac, esta combinación de "guerra comercial" EEUU-China, unida a las previsiones a la baja de producción en Argentina hacen que la volatilidad en el mercado mundial de soja esté "asegurada". 

Los precios internacionales de los alimentos básicos subieron en marzo el 1,1 % respecto a febrero, impulsados por el encarecimiento de los cereales y los productos lácteos, indicó hoy la FAO en un comunicado.
El índice de precios de los alimentos de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) tuvo de media 172,8 puntos, el 0,7 % más que en marzo de 2017.
Por segundo mes consecutivo se incrementaron los precios, sobre todo los de los lácteos, que subieron el 3,3 % en comparación con febrero como consecuencia de la fuerte demanda de mantequilla, queso y leche entera en polvo a nivel mundial.
Los precios de los cereales se incrementaron el 2,7 % mensual debido a la preocupación por el impacto que puedan tener en la producción de trigo la sequía prolongada en Estados Unidos y las condiciones de frío en parte de Europa.
También aumentaron los precios del maíz ante la fuerte demanda mundial y las peores perspectivas de cosechas en Argentina, según la FAO.
Esas subidas fueron compensadas en parte por la bajada de los precios del azúcar un 3,4 % por la gran disponibilidad para exportar, mientras que los de la carne se mantuvieron casi sin cambios.
Además, se espera que la producción mundial de cereales este año se modere y la del trigo descienda hasta los 750 millones de toneladas, un 1 % menos que el nivel casi récord de 2017.
En ese sentido, la FAO estima que la producción estadounidense podría recuperarse de su último declive y que las de China, India y Rusia seguirán la tendencia contraria, es decir, caer después de un año de máximos.
La producción de cereales secundarios podría disminuir por el mal tiempo en Argentina, el cambio del cultivo de maíz al de soja en Brasil y las menores siembras en Sudáfrica, según los pronósticos. 

 

LECHE 1Según publican diversos medios y plataformas especializadas, la producción mundial de leche en enero ha registrado un aumento del 2,7% en enero con respecto a un año antes. Más del 75% de la leche adicional proviene del aumento de la producción en la UE-28, y los Estados Unidos contribuyen con algo más del 20%. La producción en Argentina y Australia ha aumentado mientras que en Nueva Zelanda ha descendido, compensando los incrementos de los dos países.

Las entregas de leche en la UE han aumentado en un 3.8% en enero con respecto a enero de 2017.

En todos los países de la UE se ha incrementado la producción salvo en Reino Unido, Hungría y Suecia. En España, las entregas subieron en 5,4%, porcentaje similar al registrado en Alemania. En Francia y Polonia aumentaron en torno al 4%.

Las estimaciones para febrero apuntan un panorama diferente. Nueva Zelanda podría continuar por detrás de los niveles de producción del año anterior y la desfavorable meteorología en la UE podría impactar en la producción. En Países Bajos la producción se reduciría en un 1,2% (mientras que habría aumentado en un 0,2% en enero). Del resto de países no se tienen datos oficiales, pero parece que habría reducciones en Francia, Alemania y Reino Unido.

 

 

 

España continúa siendo el país de la zona mediterránea de la Unión Europea con el precio más alto para el cordero ligero, el que se define por tener una canal por debajo de los 13 kilogramos. Sin embargo, lo cierto es que el diferencial de precios que tiene con el resto de países, y en particular con la media de cotizaciones que se marca en el ámbito comunitario, se ha reducido en los últimos meses, sobre todo si se realiza la comparación con lo que ocurría en el pasado ejercicio a estas mismas alturas del año.

En la actualidad, el precio medio de la canal de cordero ligero en España es de 571,42 euros por cien kilos. Se trata de un precio ligeramente inferior a los 582,12 euros que se marcaban en la misma semana del ejercicio 2017. Sin embargo, el cambio más llamativo en el mercado ha sido el incremento que se ha registrado en otros países competidores de España, en el mismo entorno mediterráneo. Bastante matizados han sido las subidas que se han registrado en Italia, que ha pasado de 487 a 497 euros por cien kilos; y en Grecia, que ha aumentado desde los 419,95 a los 437,06 euros. El caso más llamativo es el de Portugal, que ha tenido un incremento muy importante para situarse en niveles parecidos a los de España, ya que la evolución comenzó en los 408 euros de 2017 para finalizar en los 562 euros de la actualidad.

Respecto a la comparación con la media de la Unión Europea, el diferencial entre el precio español y el comunitario es más pequeño que en el año anterior, aunque lo cierto es que suele disminuir de forma importante en la primavera. En la actualidad, la media de la UE se sitúa en 515,44 euros por cien kilos.

 

 

La exportación de carne congelada ovina se está convirtiendo en los últimos años en uno de los grandes dinamizadores del sector ovino. La apertura de nuevos mercados en destinos asiáticos y africanos ha permitido que en el pasado año 2017 se exportara carne congelada de ovina por un valor de 64.031.030 euros, lo que significa un importante incremento porcentual del 54,7% respecto al ejercicio anterior.

Aunque Europa continúa siendo el principal destino de este producto con más de la mitad del global, lo cierto es que en 2017 se han producido notables aumentos de la actividad exportadora en continentes como África, con un incremento del 109,8%, o en Asia, donde ha crecido un 163,4%.

Los principales destinos de la carne de ovino congelada desde España, recogiendo los países que compran por un valor superior al millón de euros, son los siguientes: Francia (8.810.280); Reino Unido (6.626.950); Países Bajos (6.494.580); Alemania (4.572.480); Dinamarca (3.959.810); Emiratos Árabes Unidos (3.008.130); Hong Kong (2.508.250); Omán (2.274.910); Kuwait (2.229.370); Eslovenia (2.012.570); Qatar (2.009.610); Argelia (1.931.250); Bahrein (1.798.100); Israel (1.482.300); Italia (1.388.580); Arabia Saudí (1.386.830); Portugal (1.150.350); Libia (1.132.130).

La superficie sembrada con cereales en la Unión Europea (UE) caerá un 1,4 % en 2018 en comparación con el año pasado, hasta 54,9 millones de hectáreas, mientras que la producción se reducirá un 2 %, según ha informado hoy el Comité de Organizaciones Agrarias y Cooperativas Comunitarias (Copa-Cogeca).
El Copa-Cogeca ha señalado, en un comunicado, que las estimaciones de cosecha son preliminares y pueden cambiar "significativamente", porque los agricultores se han visto afectados por un clima adverso, desde la sequía en Portugal y España hasta las inundaciones en el norte de Europa.
Además, ha subrayado que los agricultores afrontan dificultades por los "bajos precios" y el encarecimiento de los costes de producción.
"La oferta supera la demanda por sexto año consecutivo y los precios en el mercado están por debajo de los gastos de producción", según ha manifestado el presidente del grupo de trabajo sobre cereales del Copa-Cogeca, Max Schulman.
Por estos motivos, ha reivindicado una rebaja de gastos y una supresión de los impuestos a la importación de fertilizantes.
Por otro lado, el Copa-Cogeca ha añadido que la superficie de siembra de oleaginosas permanecerá estable en 2018, con una leve caída del 0,2 %, hasta 11,78 millones de hectáreas, y que en estos cultivos también existe el problema de los precios.
En ese caso, el Copa-Cogeca ha pedido a la Comisión Europea (CE) que actúe "lo antes posible" para impulsar aranceles que frenen las importaciones de biodiesel de Argentina

 

 

Los operadores del mercado de la leche de cabra ya dirigen sus miradas al mes de marzo, como inicio de la primavera, para desvelar la incógnita sobre cómo transcurrirá, por lo que respecta a precios, la mayor parte del año en el caprino lechero. Se espera que marzo, o en su defecto abril, pueda marcar la evolución de precios en los cuatro o cinco meses posteriores, que además coinciden con ser los de mayor producción de leche de cabra en las explotaciones españolas, por lo que resultan decisivos para la rentabilidad de las explotaciones.

Uno de los aspectos que más está preocupando en la actualidad a los representantes de los productores es la evolución del mercado de la leche de vaca, que produce un ‘efecto arrastre’ en el caprino lechero, debido a la alteración en los porcentajes de composición de los quesos de mezcla que realizan algunas industrias lácteas en función de los precios de las diferentes leches. Así, las últimas noticias que llegan desde Francia indican que se pueden producir excedentes de leche de vaca en el país galo. Si esos excedentes llegan hasta España, se produciría un descenso de los precios en la próxima primavera, particularmente por lo que respecta a las cisternas vendidas en modo ‘spot’. De esta forma, estas importaciones de leche de vaca francesa amenazan con desestabilizar el mercado de la leche de cabra en España, ya que se demandaría menos leche de cabra para los quesos de mezcla al tener cubierto el suministro con leche de vaca a precios más baratos.

Por el momento, a la espera de que se confirmen esos movimientos, el precio medio que se paga en España a la leche de cabra se sitúa alrededor de los 0,0661 euros (11 pesetas) por grado de extracto quesero, es decir, la suma de los porcentajes de grasa y proteína.

 

Los ganaderos aseguran mayoritariamente en las encuestas que el Bienestar Animal es un factor que les resta competitividad en los mercados internacionales

Un informe presentado por la Comisión Europea la semana pasada al Parlamento y al Consejo asegura que el Bienestar Animal no es un factor que esté restando competitividad a los ganaderos de los países comunitarios, a pesar de que en las encuestas realizadas la opinión general de los propios ganaderos de la UE señala que la inmensa mayoría piensan que es así. Por el contrario, cuando se pregunta a los ganaderos de países fuera de la UE la opinión es la contraria y coinciden en que lo que rebaja la competitividad de los ganaderos europeos son los costes más elevados de los piensos y de la mano de obra.

El informe dice que La Unión Europea (UE) siempre ha estado a la vanguardia del desarrollo de un modelo legislativo en materia de bienestar animal sólido y con base científica. La Comisión entendió desde el principio que, para que fuera sostenible, dicho modelo debía difundirse también a escala internacional. 

La promoción del bienestar animal y de la competencia leal a nivel mundial sigue siendo una de las prioridades de la Comisión en el ámbito del bienestar animal. El objetivo general de las actividades internacionales sobre bienestar animal desarrolladas por la Comisión es la promoción de los valores de la UE en relación con los animales para aumentar la sensibilización y fomentar a escala mundial, especialmente entre los socios comerciales de la UE, niveles elevados de bienestar animal que reflejen el modelo y los principios de la UE. La mejora de las normas de bienestar animal a escala mundial también contribuye a garantizar la igualdad de condiciones entre los operadores de la UE y de terceros países.

El estudio ha evaluado la competitividad de los sectores de la UE a los que afectan las normas de bienestar animal, así como la repercusión del cumplimiento de dichas normas en las cuatro dimensiones fundamentales de la competitividad: 

1. la productividad y la competitividad de los costes;

2. el acceso a los mercados;

3. las distorsiones del comercio;

4. la capacidad de innovación.

Los resultados de las encuestas indican que el cumplimiento de la legislación y las normas de

bienestar animal conlleva un aumento de los costes de producción para los operadores, con independencia de su situación geográfica.

Por lo que se refiere a la  competitividad en los mercados de la UE e internacionales, el estudio señaló la existencia de diferencias importantes entre los operadores de la UE y de terceros países en cuanto a la percepción de los factores de competitividad. Por un lado, los operadores de la UE consideran que la legislación de bienestar animal los coloca en seria desventaja por lo que se refiere a los costes y las cuotas de mercado dentro y fuera de la UE.

Por otro lado, los operadores de terceros países no consideran las diferencias existentes entre las normas de bienestar animal como una fuente de ventajas para ellos. De hecho, el estudio reveló que, en la mayoría de los casos, los costes del cumplimiento de la legislación de bienestar animal son relativamente bajos en comparación con otros costes de producción (como los piensos y la mano de obra).

En el documento adjunto puede consultarse el informe completo

 

 

 

Según publica el INTA argentino, el pasado año, el comercio mundial de heno de alfalfa alcanzó las ocho millones de toneladas por un valor de 2.400 millones de dólares, con un incremento del 66,8% en volumen y 98 % en monto, en los últimos 10 años. De acuerdo con los especialistas, existe una oportunidad de negocio concreta. En este contexto, la Argentina destaca por su gran potencial productivo y evidentes ventajas comparativas.

Según los estudios del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria de Argentina (INTA), Según los analistas, todo indica que la demanda internacional será continuada y seguirá en aumento, especialmente impulsada por China y por los países de Medio Oriente.

Japón es por ahora el principal importador mundial de alfalfa con el 24,8%, seguido por China con el 21,1% y Corea con el 12,8%. Estos tres países asiáticos concentran el 58,8% de las importaciones mundiales.

Con respecto a Medio Oriente, los Emiratos Árabes registran el 16,7% del total mundial, es decir que, sin considerar a otros países como Arabia Saudita –que crece notablemente–, sólo cuatro países concentran el 75,6% de las importaciones mundiales.

Los principales exportadores mundiales de alfalfa son los Estados Unidos con 4,7 millones de toneladas cubre el 58%, seguido por Australia con el 12%, España con el 10% y Canadá el 5%. Entre estos cuatro actores, suman el 85 % del total exportado a escala mundial. Argentina ha ido incrementando sus exportaciones año tras año y representa en estos momentos el 0,7% del total mundial, siendo Arabia Saudita, Emiratos Árabes y Jordania el destino del 85% de sus ventas al exterior.

Los Estados Unidos, Australia y Canadá suman el 92% de las exportaciones a los países asiáticos, una concentración de la oferta que contribuye a que el comercio mundial sea más inestable, porque cualquier desequilibrio de precios internos o incidente climático en esos países puede incidir seriamente en los precios internacionales.

Una mayor demanda de leche y productos lácteos impulsan el creciente consumo de alfalfa, debido a la necesidad de fibra para mejorar la eficiencia en el rendimiento de  leche por día.

Página 1 de 24

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder