foro18 banner acta 1000x132 v1

Mostrando publicaciones por etiqueta: Mercado internacional

Corderos ingleses 

AHDB Beef & Lamb, la organización para el sector del ovino y vacuno en Inglaterra ha elaborado un informe en el que analiza los diversos escenarios que pueden producirse en el sector cárnico británico tras el Brexit, incluyendo la perspectiva de una salida no pactada de la UE.

Según este informe, la falta de acuerdo con la UE podría tener un enorme impacto en el comercio de productos agropecuarios del Reino Unido e implicaciones para todos los sectores agrícolas.

Según este informe, elaborado en el mes de enero de 2019, en dicha fecha no hay información disponible sobre las tasas a las que podrían estar sujetas las exportaciones del Reino Unido, en caso de un Brexit sin acuerdo. Este factor, unido a las barreras no arancelarias como los sistemas sanitarios y fitosanitarios serían las principales problemáticas.

En cuanto al cordero, las exportaciones podrían verse muy afectadas si entran en juego los aranceles. Las canales constituyen una parte importante de lo que el Reino Unido exporta a la UE y podrían enfrentar a aranceles de entre el 45–50% del precio de la carne, lo que sería un golpe para los precios competitivos en el mercado de la exportación. Una evaluación de impacto ha demostrado que los precios internos de la carne de ovino probablemente caigan en estas circunstancias y que se reduzcan considerablemente los ingresos de los ganaderos. Los aranceles y la certificación sanitaria de exportación también pueden interrumpir el comercio transfronterizo irlandés, ya que alrededor del 40-50% de los corderos de Irlanda del Norte son enviados al sacrificio en la República.

Sin embargo, existen oportunidades en destinos extracomunitarios, especialmente con el aumento estimado de las clases medias en la región Asia-Pacífico, aunque debería tenerse en cuenta la fuerte competencia de Nueva Zelanda y Australia, dada su proximidad al mercado asiático y que sus costes de producción son menores. Hacia Occidente, Estados Unidos y Canadá también podrían ofrecer perspectivas de exportación.L INTERPROFESIONAL ovino-vacuno inglés

Las exportaciones de ovino han ido creciendo en los últimos cinco años. La UE es el principal destino, con Francia y Alemania como principales socios comerciales.  En cuanto a la importación de ovino al Reino Unido está dominada por los envíos desde Oceanía, siendo Irlanda el principal proveedor europeo. Cabe destacar que la mayoría de las importaciones son de productos congelados, mientras que las exportaciones son mayoritariamente de productos frescos.

En el mercado doméstico, la autosuficiencia del Reino Unido ha alcanzado prácticamente el 100% en 2017. Sin embargo, no toda la carne de ovino que se produce es demandada internamente. La producción de piernas de cordero es insuficiente para el consumo doméstico y proviene de la importación. Si se incrementase la producción de pierna de cordero, esto provocaría un aumento de otros productos cárnicos de ovino, que deberían ser exportados, por falta de demanda interna.

En un escenario sin acuerdo, el Reino Unido estaría sujeto a aranceles y a las consiguientes consecuencias sobre los precios. El acceso a mercados extracomunitarios puede ser complicado en función de la competencia de los principales exportadores: Australia y Nueva Zelanda, que cuentan con costes de producción más bajos.

Por otro lado, está en cuestión la certificación sanitaria, sin la cual el comercio entre la UE y el Reino Unido no será posible si no hay acuerdo de salida, por lo que esto podría, potencialmente, detener las exportaciones de carne de ovino a la UE durante un periodo de tiempo indeterminado.

China es actualmente el mayor importador de carne de ovino a nivel mundial y tiene acuerdos de libre comercio con Australia y Nueva Zelanda, lo cual destaca aún más los desafíos a los que se enfrenta el Reino Unido a fin de competir con estos exportadores.

En conclusión, un escenario de salida de la UE sin acuerdo plantea importantes retos al sector cárnico británico, con importantes incertidumbres, tanto para las relaciones comerciales con la UE, como para la competitividad en mercados extracomunitarios.

En el caso de la carne de vacuno, el informe revela que las exportaciones del Reino Unido a destinos extracomunitarios han aumentado, recientemente, especialmente los cortes y casquería que tienen menor demanda en el mercado nacional británico, pero que son altamente valorados en China y en África occidental, por ejemplo. La continuidad de esta tendencia podría mejorar los rendimientos de la industria, ya que maximiza el aprovechamiento de la canal y la previsión es que la demanda se incremente en los próximos años. Sin embargo, los destinos asiáticos cuentan con la competencia de Australia y Nueva Zelanda, países que ya cuentan con acuerdos de libre comercio en China, además de los incrementos de producción de países como Estados Unidos y Argentina, que prevén aumentar sus niveles de comercialización internacional.

En cuanto a la UE, si se imponen aranceles a las exportaciones de carne de vacuno, este hecho limitaría la actividad, puesto que las tarifas arancelarias podrían ser tan altas como el coste de producto en sí mismo, si no más. En un escenario de ‘no acuerdo”, Reino Unido tendría que registrarse como país tercero, con certificados sanitarios de exportación aprobados por la UE. En el mercado doméstico, también tendría consecuencias, ya que el Reino Unido es un importador neto de carne de vacuno, por lo que los aranceles a las importaciones tendrían un importante efecto, pero las consecuencias positivas serían la mejora de los márgenes de los productores de carne (en igualdad de condiciones) y la incentivación de la producción interna para abastecimiento doméstico.

Por otro lado, si el Reino Unido decidiese no imponer aranceles a las importaciones de vacuno de la UE, estaría obligado a hacer lo mismo para todas las carnes importadas, incluyendo aquellas fuera de la UE, lo cual impulsaría un mayor aprovisionamiento y un descenso de los precios.

Entre 2013 y 2017 el Reino Unido exportó un promedio de 156.000 toneladas de vacuno con un valor de 456 millones de libras. Las exportaciones a la UE representaron un promedio del 82% del total. Irlanda y Países Bajos son los destinos clave para la exportación, ya que suponen algo más del 50% del total. En cuanto a las importaciones, Irlanda es el proveedor dominante, con una media del 63% del mercado.

AHDB Beef and Lamb es la Organización del Sector del Ovino y Vacuno en Inglaterra. Es una división del Consejo de Desarrollo Agrícola y Horticultural (AHDB). Se establecen a través del pago del impuesto del AHDB sobre el ganado ovino y vacuno sacrificado en o exportado de Inglaterra.

AHDB Beef and Lamb proporciona una amplia gama de transferencia de tecnología, programas promocionales y de marketing para granjeros, consumidores y empresas de la cadena de suministro ovino y vacuno.

El Departamento de Exportación de AHDB Beef and Lamb garantiza que las oportunidades de desarrollo comercial en los mercados de exportación sean identificadas y alimentadas a través de la provisión de información del mercado, el consejo y la guía para exportadores. AHDB Beef and Lamb también ayuda a facilitar el comercio garantizando el acceso a los mercados que no pertenecen a la UE y garantiza que se cumplan los protocolos y certificaciones apropiados para permitir el comercio.

 

 

» El índice de precios de los alimentos de la FAO* se situó en enero de 2019 en un promedio de 164,8 puntos, es decir, cerca de 3 puntos (un 1,8 %) más que en diciembre de 2018, pero aun así 3,7 puntos (un 2,2 %) menos que en el mismo mes del año pasado. Después de tres meses consecutivos en que los niveles se mantuvieron relativamente estables, el aumento de enero se debió principalmente a un fuerte repunte de las cotizaciones de los productos lácteos, así como a una subida de los precios de los aceites vegetales y el azúcar.

» El índice de precios de los cereales de la FAO registró un promedio de 168,1 puntos en enero, lo cual representa un ligero aumento en comparación con diciembre y casi 11,5 puntos (un 7,3 %) por encima del nivel de enero de 2018. Salvo en el caso del arroz, los precios de los demás cereales principales se mantuvieron en general firmes, respaldados por la disminución de la producción mundial en 2018, la creciente escasez de suministros para la exportación y la solidez de la demanda mundial. Con todo, enero fue un mes especialmente tranquilo para los mercados de maíz y trigo, en parte debido a la ausencia de varios informes importantes en los Estados Unidos por el cierre de la Administración del país. No obstante ello, los precios de los cereales registraron un aumento durante el mes, siendo los valores del maíz los que más subieron en respuesta a las condiciones meteorológicas adversas en América del Sur. También aumentaron los precios internacionales del arroz, principalmente debido al optimismo de la demanda de suministros de japónica y al fortalecimiento del baht tailandés.

» El índice de precios de la carne de la FAO* registró un promedio de 162,9 puntos en enero, prácticamente sin variaciones respecto de diciembre de 2018. En vista de la carencia de datos procedentes de fuentes oficiales de los Estados Unidos por el cierre de su Administración, el valor del índice de enero se calculó suponiendo la estabilidad de los precios de los productos cárnicos en el país. En los demás lugares, las cotizaciones internacionales de las carnes de bovino, cerdo y aves de corral se mantuvieron estables. Sin embargo, los precios de la carne de ovino disminuyeron hasta en un 8,4 % en términos intermensuales ante la presión ejercida por la abundancia de suministros exportables en Oceanía.

» El índice de precios de los productos lácteos de la FAO se situó en un promedio de 182,1 puntos en enero, o sea, 12,2 puntos (un 7,2 %) por encima del valor de diciembre de 2018. El fuerte repunte se produjo tras siete meses de caída de los precios. En enero los precios de todos los productos lácteos representados en el índice registraron un aumento, con una subida intermensual de hasta el 16,5 % en el caso de las cotizaciones de la leche desnatada en polvo. El marcado aumento fue resultado de la escasez de suministros para la exportación en Europa, debido a la fuerte demanda interna, y de las expectativas de una reducción estacional de las disponibilidades para la exportación procedentes de Oceanía en los meses venideros. A pesar de esta subida de los precios, el índice es solo ligeramente superior al nivel alcanzado el mismo mes del año pasado.

 

 

 


 

El queso manchego es líder del mercado internacional al aglutinar el 62 % de todo lo que generan las denominaciones de origen de queso existentes en España, y alcanza un valor económico anual de 175 millones de euros.
El titular de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez Arroyo, así lo ha señalado este martes durante su visita a la empresa Quesos Corcuera en la localidad toledana de La Puebla de Montalbán, informa la Consejería en un comunicado.
Martínez Arroyo ha indicado que, además, la leche que se utiliza para fabricar este queso, de oveja manchega, es "la más cara" y la que "más renta genera" a los 800 ganaderos" que "mantienen viva la raza autóctona" de ovino manchego.
Para el consejero, una vez obtenidos estos logros, hay que seguir trabajando en esta misma dirección con las exportaciones, porque "dos terceras partes" del valor económico de este producto proviene de mercados exteriores, y esto es gracias a todos los que forman parte de la denominación de origen y las 67 queserías existentes, que están comprometidas con el Consejo Regulador DOQueso Manchego.

 

 

La situación que se está viviendo en el mercado del cordero en España, con precios anormalmente bajos en relación con lo que ha ocurrido en años anteriores y que se encuentran hasta un 15% por debajo del pasado ejercicio en algunas de las categorías, también tiene su reflejo en el resto de países de la Unión Europea, en el que los precios se encuentran por debajo de lo normal a estas alturas del año, cuando ya está finalizando el penúltimo mes del año. Así lo muestran las estadísticas oficiales de la Unión Europea.

Por lo que respecta al cordero pesado, el precio medio actual es de 478,31 euros por cien kilogramos de canal, con un descenso del 2,1% respecto al pasado año a estas alturas. Según estos datos de la UE, el precio en España es de 543,34 euros. No es el precio más alto de los países comunitarios, ya que en Francia se llega a cotizar hasta 624,00 euros. Excepcionalmente bajos son los precios en Rumanía, con 231,69 euros, mientras que los países bálticos como Estonia y Lituania también se encuentran con cotizaciones bajas.

Por lo que respecta al cordero ligero, la reducción respecto al pasado año es bastante más acentuada, con un descenso del 7,5% y un precio de 558,71 euros por cien kilos. En este caso, el precio español marcado por las estadísticas de la UE es de 598,96 euros, superado por Italia (640,00 euros) y Hungría (620,96 euros). De nuevo los países bálticos son los más competitivos en este producto.

En el actual sistema económico español, una de las principales vías de crecimiento de las empresas del sector agroalimentario es la apertura de nuevos mercados internacionales. A diferencia de los países de la Unión Europea (UE), en que la garantía de libre circulación de alimentos descansa en la aplicación de una normativa común de seguridad alimentaria, muchos países no comunitarios tienen reglamentaciones de higiene alimentaria, sanidad y bienestar animal distintas a las europeas, lo que en muchas ocasiones supone una importante barrera comercial.

Por ello, y con el fin de familiarizarse con el Sistema de Certificación Veterinaria para exportar a los grandes mercados internacionales (China, Canadá, Japón, Estados Unidos de América, Vietnam, Singapur, Indonesia, Malasia, Sudáfrica, México, Chile, Brasil, Israel, etc.), es necesario desarrollar sistemas específicos de control alimentario que cumplan las normas de cada uno de estos países y someterse a un procedimiento, complicado en muchas ocasiones, de autorización y certificación, tanto por las autoridades competentes de la administración española, como de los países de destino.

Debido a todo lo anteriormente expuesto, se organiza un curso dirigido a los veterinarios implicados y/o interesados en conocer el sistema actual de certificación veterinaria oficial y los distintos tipos de documentos exigibles a los establecimientos alimentarios autorizados para la exportación de productos de origen animal destinados al consumo humano a países terceros.

El curso se desarrolla online a través del sistema Campus Colvet de la Organización Colegial Veterinaria Española.

Lunes, 05 Noviembre 2018 12:17

Los precios de los alimentos caen en octubre

Photo: ©FAO/Genya Savilov
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Los precios internacionales de los productos alimentarios cayeron en octubre a su nivel más bajo desde mayo, ya que el descenso de los precios de productos lácteos, carne y aceites vegetales compensó con creces la subida de los precios del azúcar, según informó hoy la FAO.
El índice de precios de los alimentos de la FAO -una medida de la variación mensual de los precios internacionales de una canasta de productos alimentarios-, tuvo un promedio de 163,5 puntos en octubre, con una disminución del 0,9 por ciento en comparación con septiembre y un 7,4 por ciento por debajo de su nivel de un año antes.
El índice de precios de los productos lácteos de la FAO lideró el descenso generalizado, cayendo un 4,8 por ciento con respecto al mes anterior y un 34 por ciento por debajo del máximo de febrero de 2014. La debilidad de los precios refleja el aumento de suministros de exportación para todos los productos lácteos principales, sobre todo en Nueva Zelanda.
El índice de precios de la carne de la FAO disminuyó un 2,0 por ciento en relación a septiembre, ya que la carne de ovino, cerdo, bovino y aves de corral cotizó a la baja debido principalmente a los abundantes suministros de exportación.
El índice de precios de los cereales de la FAO repuntó, con un aumento del 1,3 por ciento con respecto a septiembre, debido fundamentalmente a los precios más firmes de maíz en los Estados Unidos de América. Por el contrario, los precios del arroz bajaron, en parte lastrados por las fluctuaciones monetarias que afectaron a las variedades de japonica y de arroces aromáticos.
Suben las previsiones de la producción mundial de cereales 
La FAO elevó su pronóstico para la producción mundial de cereales en 2018 a 2 601 millones de toneladas, debido esencialmente a las mayores estimaciones de la producción de trigo en Canadá y China. No obstante, el nuevo pronóstico se mantiene aún un 2,1 por ciento por debajo del nivel récord alcanzado en 2017.
La producción mundial de trigo en 2018 se prevé ahora en alrededor de 728 millones de toneladas, con un descenso del 4,3 por ciento con respecto al año anterior. Actualmente se están sembrando las cosechas de trigo de invierno -que se recolectarán en 2019- en el hemisferio norte. En la Unión Europea, los Estados Unidos y la India se espera que unos precios en general remunerativos, estimulen un aumento en las siembras.
La producción mundial de cereales secundarios se pronostica en 1 360 millones de toneladas, una caída del 2,2 por ciento con respecto a 2017. Las cosechas de cereales secundarios se están sembrando ahora en los países del hemisferio sur, y las perspectivas iniciales indican un aumento de las plantaciones de maíz en América del Sur.
La FAO calcula que la utilización mundial de cereales aumente en un 0,2 por ciento, para llegar a un récord de 2 653 millones de toneladas, impulsada por un mayor uso industrial y para piensos del maíz, en especial en China y los Estados Unidos. Se anticipa que el uso de trigo para el consumo alimentario aumente en un 1,0 por ciento, mientras que en el caso del arroz la subida será de un 1,1 por ciento.
Igualmente se prevé que las existencias mundiales de cereales al cierre de las temporadas de 2019 alcancen casi 762 millones de toneladas, cerca de un 6,5 por ciento por debajo de su nivel récord de apertura. Se espera que los inventarios totales de cereales secundarios disminuyan por primera vez en seis años, mientras que los de trigo bajen en un 4,5 por ciento, con descensos encabezados por los principales países exportadores. Por el contrario, se pronostica que las existencias mundiales de arroz aumenten un 2,6 por ciento, hasta los 176,6 millones de toneladas.
Las previsiones sobre el comercio internacional de cereales señalan ahora una disminución del 1,1 por ciento respecto al nivel récord de 2017/18, con contracciones tanto para el comercio de trigo como el de arroz. Se prevé que el comercio mundial de cereales secundarios se mantenga cerca del nivel récord del año anterior, en torno a 195 millones de toneladas, con un aumento del volumen del maíz y un descenso para el de sorgo.

La producción mundial de cereales prevista para la campaña 2018/19 será un 2,6 % inferior al consumo calculado para ese período, un hecho inusual que también se produjo en la del año pasado, según el último informe ofrecido por el Consejo Internacional de Cereales (CIC).
El estudio, indica que la producción de cereales (trigo, maíz, soja y arroz) será de 2.081 millones de toneladas mientras que el consumo previsto es de 2.138 millones.
Las existencias (stocks) serán de 560 millones de toneladas mientras que se comerciarán un total de 369 millones.
Respecto a las previsiones que hizo el CIC hace un mes, la producción ha subido en nueve millones de toneladas; la de stocks, en 16 millones tn; el consumo en +2 millones de toneladas y el comercio se mantiene en esos 369 millones tn.
La mayor producción será de maíz (1.074 millones tn. previstas) y un consumo de 1.112 millones; seguida por la de trigo (729 millones de toneladas y 740 de consumo), arroz (490 millones tn, y 492 de consumo) y soja (369 millones de toneladas y 357 millones tn).
Según el análisis que hace el CIC, la previsión se ha incrementado en esos nueve millones de toneladas para reflejar un aumento de la proyección para la cosecha de trigo en China.
También se han elevado ligeramente las cifras para la producción de trigo en la UE, Rusia y Argelia, aunque las proyecciones para Argentina y Australia se han recortado.
El incremento de la oferta se verá absorbido en cierta medida por un consumo algo mayor y la previsión para las existencias mundiales de cereales al cierre de 2018/19 se ha aumentado desde el mes pasado, aunque el incremento corresponde en gran medida a China, según el documento.

 

» El índice de precios de los alimentos de la FAO* registró en septiembre de 2018 un promedio de 165,4 puntos, esto es, 2,3 puntos (un 1,4 %) menos que en agosto y unos 13 puntos (un 7,4 %) por debajo de su nivel en el mismo período del año pasado. Tan solo el índice de precios del azúcar aumentó en septiembre, mientras que los valores de los demás subíndices, comenzando por los cereales, disminuyeron respecto del mes anterior.

» El índice de precios de los cereales de la FAO se situó en un promedio cercano a los 164 puntos en septiembre, es decir, 4,7 puntos (un 2,8 %) menos que en agosto, aunque 12 puntos (un 8 %) por encima del nivel alcanzado en septiembre de 2017. Entre los principales cereales, el descenso intermensual más acusado interesó a las cotizaciones del maíz para la exportación, que registraron una caída de al menos un 4 % desde agosto, principalmente a causa de las expectativas de una cosecha muy abundante en los Estados Unidos de América y las perspectivas de abundante suministro a nivel mundial. Las cotizaciones del trigo, que se habían incrementado considerablemente en agosto, también cayeron en septiembre, principalmente debido a la persistente fortaleza de las ventas y los envíos procedentes de la Federación de Rusia. Los precios internacionales del arroz descendieron por tercer mes consecutivo, aunque la apreciación del baht tailandés y las expectativas de ventas a Filipinas limitaron el descenso de septiembre a alrededor del 1 %.

» El índice de precios de los aceites vegetales de la FAO se situó en un promedio de 134,9 puntos en septiembre, esto es, 3,2 puntos (un 2,3 %) menos que en agosto. Al disminuir por octavo mes consecutivo, el índice ha alcanzado su nivel más bajo en tres años. Se debilitaron los precios de todo el sector de los aceites vegetales, siendo el aceite de palma el que registró el descenso más notable. Las abundantes existencias de los principales países exportadores siguieron deprimiendo los valores del aceite de palma, que experimentaron una disminución del 25 % en comparación con el mismo mes del año pasado. Las cotizaciones internacionales de los aceites de soja y de colza también cayeron, a consecuencia de la debilidad de la demanda mundial de importaciones, mientras que la llegada de abundantes suministros de cosecha reciente en la región del Mar Negro ejerció una presión a la baja en los precios del aceite de girasol.

» El índice de precios de los productos lácteos de la FAO registró un promedio de 191,5 puntos en septiembre, es decir, 4,7 puntos (un 2,4 %) menos respecto del mes anterior, continuando así la tendencia a la baja por cuarto mes consecutivo. En septiembre disminuyeron los precios internacionales de la mantequilla, el queso y la leche entera en polvo, mientras que los de la leche desnatada en polvo se recuperaron. La previsión de disponibilidades exportables mucho mayores deprimió los precios internacionales de la mantequilla, el queso y la leche entera en polvo. Sin embargo, en septiembre los precios de la leche desnatada en polvo registraron otra recuperación intermitente, dando lugar a un incremento del 16,2 % desde principios de año, principalmente a causa de la mayor demanda de leche en polvo de elaboración reciente.

» El índice de precios de la carne de la FAO* se situó en un promedio de 166,2 puntos en septiembre, esto es, ligeramente por debajo de su valor revisado de agosto. Los precios internacionales de las carnes de bovino y porcino se mantuvieron por lo general estables, mientras que los de las carnes de ovino y de aves de corral subieron. Los precios internacionales de la carne de ovino aumentaron por cuarto mes consecutivo, debido a las persistentes limitaciones de la oferta en Oceanía y la fuerte demanda de importaciones en Asia. La robustez de la demanda en un contexto de restricciones de la oferta a corto plazo, en particular en el Brasil, también contribuyó a la ligera subida de los precios de la carne de aves de corral. No obstante, a causa de las cuantiosas disponibilidades exportables en los Estados Unidos de América y Oceanía, los precios de la carne de bovino sufrieron una presión a la baja, mientras que los nuevos casos de peste porcina africana y las restricciones a la importación conexas afectaron a los valores de la carne de porcino.

* A diferencia de otros grupos de productos básicos, la mayoría de los precios utilizados en el cálculo del índice de precios de la carne de la FAO no se encuentra disponible en el momento del cómputo y publicación del índice de precios de los alimentos de la Organización; por tanto, el valor del índice de precios de la carne de los meses más recientes se deriva de una combinación de precios previstos y observados. En ocasiones, esto puede hacer precisas revisiones significativas del valor final del índice de precios de la carne de la FAO que, a su vez, podrían influir en el valor del índice de precios de los alimentos de la Organización.

 



La cosecha mundial de cereales 2018/19 será de 2.072 millones de toneladas, lo que supone un ascenso del 0,43 % respecto a la última previsión de últimos de agosto y un recorte del 1,09 % comparados con los 2.095 millones de toneladas de campaña anterior.
Según el último informe elaborado por el Consejo Internacional de Cereales (IGC, en sus siglas en inglés), con datos relativos a finales de septiembre, esa ligera mejoría en las perspectivas respecto a la hecha anteriormente se debe a incrementos previstos especialmente en el maíz, aunque también en el trigo y en el haba de soja.
No obstante, alude a la necesidad de más lluvias en "algunas regiones" del hemisferio norte para consolidar esa tendencia alcista.
Por tipo de cereal, la cosecha mundial de trigo será de 717 millones de toneladas, un +0,13 % frente a la previsión anterior y un -5,4 % respecto a los 758 millones de toneladas de la campaña anterior.
En cuanto al maíz, alcanzará los 1.074 millones de toneladas, lo que supone un avance de cerca del 1 % respecto a la última previsión y confirma la subida del 2,57 % respecto a la campaña 2017/18.
Sobre el haba de soja, prevé un repunte del 9,14 %, al pasar de 339 millones de toneladas de la campaña anterior a los 370 millones de toneladas previstos a finales de septiembre, con un incremento del +1,09 % en la cosecha prevista respecto al análisis de hace un mes.
El IGC estima que, en términos globales, se producirán 491 millones de toneladas de arroz en la campaña actual, con lo que conserva su previsión anterior y confirma que subirá un 1 % respecto a la de 2017/18.
Respecto al consumo global de cereales, ha revisado al alza su última previsión y la establece en 2.136 millones de toneladas, un +1,37 % en comparación a los 2.107 millones de la campaña anterior.
Por su parte, y en términos de comercio internacional, lo cifra en 369 millones de toneladas (368 millones de toneladas en la campaña 2017/18), con el maíz como el que más crecerá en comercialización, al prever unos intercambios mundiales de 157 millones de toneladas (152 millones de toneladas en la cosecha anterior).
Las existencias mundiales de enlace de campañas se estiman en 5.344 millones de toneladas, lo que significa una contracción de 64 millones de toneladas respecto al año anterior.
En cuanto a las exportaciones, el informe rebaja la previsión de 175 millones de toneladas a 140 millones, un -20 % menos que en la campaña anterior, con Argentina, Austria, Canadá, Unión Europea, Kazajistán, Rusia, Ucrania y Estados Unidos como principales exportadores.

El precio del trigo duro en los mercados mayoristas fue el que más se devaluó en lo que va de año, un -4,06 %, con una cotización media de 193 euros/toneladas en la última semana, aunque todas las categorías de cereales bajan.
Así se desprende del último informe de la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España (Accoe), en el que se detalla que la cebada de malta perdió un 2,32 % de valor, pasando de los 199,8 euros/tonelada de la primera semana de 2018 a los 195,17 euros/toneladas de la actual.
El maíz se depreció un 1,85 % (de 191,79 a 188,25 euros/toneladas en ese mismo período); el del trigo blando, un -0,75 % (de 195,70 a 194,23 euros/tonelada) y el de la cebada, un -0,48 % (de 183,15 a 182,27 euros/tn).
En la comparativa semanal también caen todas las cotizaciones: trigo blando (-0,59 %); -0,84 % en maíz; -0,23 %, cebada; -0,20 %, trigo duro y -0,25 % en la cebada de malta

Página 1 de 27

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder