Mostrando publicaciones por etiqueta: LECHE

Los datos de enero indican que el precio de la leche de cabra en Andalucía sigue subiendo. A pesar de que las posiciones ya declaradas de las industrias lácteas son de reducir la leche pagada a los productores con el inicio del año después de un espléndido 2019, lo cierto es que las estadísticas oficiales elaboradas por la Junta de Andalucía indican que las cotizaciones han seguido incrementándose en enero respecto a diciembre, teniendo en cuenta que estos datos recogen los precios en euros por litro y no por grado de extracto quesero (suma de los porcentajes de grasa y proteína), que es el modo en el que se negocian.

Así, el precio medio en el presente mes de enero se sitúa en 82,78 euros por cien litros, lo que indica un incremento del 1,7% frente a los 81,39 euros por cien litros que se registraban en el pasado mes de diciembre. Además, los datos interanuales son especialmente significativos, ya que en enero del pasado año, el precio se encontraba en 70,05 euros, por lo que el incremento porcentual en el último ejercicio se eleva al 18,2%.

Si se realiza la comparación más a largo plazo, los datos son especialmente llamativos. A principios del año 2017, la cotización media era de 53,37 euros por cien litros, por lo que ha subido un 55,1% en los últimos dos años. Hace una década, en el año 2010, enero registró un precio medio de 51,75 euros, mientras que en el año 2000, primero del que se tienen registros en estas estadísticas autonómicas, la leche de cabra tenía un precio medio de 74,34 pesetas por litro, lo que puede traducirse a 44,68 euros por cien litros de la actualidad. Por lo tanto, la evolución de la cotización en las últimas dos décadas ha sido de un incremento porcentual del 85,3%.

Esta estadística es elaborada por los Servicios Estadísticos de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía. Se recoge la evolución a lo largo de varios años de los precios recibidos por diferentes ganaderías de caprino de leche andaluzas ubicadas en las provincias de Córdoba, Granada, Málaga y Sevilla.

La leche de oveja destinada a la Denominación de Origen (DO) Queso Manchego ha iniciado el año 2020 con un descenso en su precio respecto a diciembre de 2019, al menos en las cotizaciones que marca semanalmente la Lonja Agropecuaria de La Mancha, ubicada en Albacete. Así, se ha pasado de un precio de 8,67 euros por hectogrado, es decir, 14,43 pesetas por grado de extracto quesero (suma de los porcentajes de grasa y proteína) a 8,43 euros por hectogrado (14,03 pesetas por grado) en un descenso que puede interpretarse como estacional, ya que el último trimestre del año es la época con menor producción de leche de oveja.

Sin embargo, la buena noticia es que el precio actual es un 5,6% superior a los 7,98 euros por hectogrado (13,28 pesetas por grado) que se registraban para este producto en el mes de enero del pasado año. Esta cantidad también es un 2,7% superior a los 8,21 euros por hectogrado (13,66 pesetas por grado) que se marcaban en el inicio de 2018. Sin embargo, está muy por debajo de los 9,58 euros por hectogrado (15,94 pesetas por grado) del año 2017 y de los 9,97 euros por hectogrado (16,59 pesetas por grado) del ejercicio 2016, cantidad que se mantuvo inamovible durante todo aquel año. La leche de oveja destinada a la DO Queso Manchego suele marcar habitualmente los precios más altos en el sector del ovino lechero.

Por lo que respecta al balance anual, la media aritmética de los precios mensuales de 2019 se saldó con una cotización media en el pasado año de 8,38 euros por hectogrado (13,94 pesetas por grado), una cantidad que es un 4,7% superior a los 8,00 euros por hectogrado (13,31 pesetas por grado) que hubo de media en el año 2018.

Leche, yogur o queso son alimentos imprescindibles para mantener una dieta equilibra-da. Tras las copiosas ingestas navideñas, llegan nuevos propósitos para 2020, como vol-ver al gimnasio y recuperar la línea. ¿Sabías que incluir al menos 3 lácteos al día, junto a práctica deportiva regular, puede ayudar a bajar de peso?

Tomar lácteos o tomar un aporte adecuado de algunos nutrientes contenidos en los lácteos, como por ejemplo el calcio, es muy útil en la pérdida de peso porque ayuda a la lipolisis, a que se queme grasa más fácilmente. Por lo tanto no pueden faltar en una dieta hipocalórica

Deporte moderado practicado regularmente y una dieta equilibrada que no prescinda de los lácteos son dos factores relevantes que pueden ayudar a bajar de peso, sin duda uno de los objetivos que se han marcado millones de españoles para 2020. La campaña de información lanzada por la Organización Interprofesional Láctea (IN-LAC) con apoyo de la Unión Europea promueve el consumo de al menos tres lácteos al día (Generación Láctea) y recuerda la importancia de no eliminar estos productos de la dieta pese a las creencias erróneas y fake news que invitan a sustituirlos por otros alimentos.

¿Por qué los lácteos son aliados para practicar deporte? Durante la actividad física suele producirse una mayor pérdida de fluidos, por eso es muy importante la rehidratación. Y es que la leche está compuesta en un 90 % por agua, y tiene proteínas y grasas de digestión lenta que permiten la absorción de agua y electrolitos de forma constante en el tiempo. Asimismo, el lactosuero del yogur es una fuente de proteínas beneficiosas para los depor-tistas. Para aprovecharlas, basta con agitar el yogur antes de abrirlo o removerlo con una cucharilla, sin necesidad de recurrir a productos de síntesis alternativos, de alto precio.

Además, los lácteos pueden ser de gran ayuda para mantenerse en forma. En la dieta orien-tada a perder peso es importante la presencia de los lácteos porque con pocas calorías aportan muchos nutrientes. Tomar un aporte adecuado de algunos nutrientes como el cal-cio contenido en los lácteos es muy útil en la pérdida de peso.

En ocasiones se han difundido mensajes erróneos, incluso que el consumo de lácteos es excesivo pero organismos nacionales e internacionales marcan pautas en nutrición y alimentación que aconsejan tomar de 2 a 4 raciones de lácteos al día, de media. Por grupos de población, se aconsejan 2-3 raciones al día en niños y adultos y 3-4 en colectivos con necesidades adicionales, como la adolescencia, mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, ancianos o deportistas, especifica la catedrática en Nutrición y Doctora en Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid, Rosa María Ortega, a su vez miembro del Comité Científico del Programa Europeo de fomento del consumo de lácteos lanzado por INLAC y la UE.

Se entiende por ración –aclara Ortega- la cantidad de producto que permite conseguir 250 mg de calcio: un vaso de leche de 200 ml, 180 g de yogur, o 30-60 g de queso, según sea curado o fresco. “Sin embargo el consumo actual de lácteos es menor del aconsejado en más de la mitad de la población, por lo que la situación no es óptima sino mejorable”, aña-de. La doctora desautoriza las voces que insisten en que el consumo de estos alimentos es innecesario o que puedan ser sustituidos por otras alternativas. E indica que los lácteos aportan nutrientes esenciales de forma equilibrada, especialmente hidratos de carbono, vitaminas, proteínas y minerales, “de manera que cubrir las ingestas recomendadas de es-tos nutrientes es difícil cuando se restringe el consumo de lácteos”.

La experta reconoce que existen otros alimentos que aportan calcio, pero el procedente de lácteos es el de más fácil absorción y utilización. “Para cubrir las ingestas recomendadas de calcio, en una alimentación convencional es bastante sencillo tomar, a lo largo de un día, un vaso de leche, 1-2 yogures, y un poco de queso. Además, es mucho más difícil tomar como alternativa 25 g de semillas de sésamo más 250 g de acelgas y 175 g de garbanzos (cada día)”. “El aporte calórico asociado al consumo de algunos alimentos (legumbres, frutos secos, sardinas enlatadas….) sería bastante elevado para conseguir un aporte de calcio similar en cantidad, pero siempre de más difícil utilización que el procedente de lácteos”, destaca la catedrática en Nutrición.

Sobre la extendida creencia entre los consumidores de que los lácteos son alimentos ricos en grasa, cuyo consumo favorece el riesgo cardiovascular, o el aumento de peso, Ortega zanja que estas consideraciones son erróneas. “Aunque algunos quesos tienen mayor contenido en grasa (y deben ser tomados con mayor moderación), por ejemplo, la leche tiene 3.5 g/100 g de grasa, contenido inferior al de muchos otros alimentos, pero además para los lácteos se encuentran productos semidesnatados y desnatados que no existen como alternativas de consumo para otros alimentos, por tanto el contenido en grasa de los lácteos no es elevado y además se pueden elegir productos con menos grasa o sin ella”.

Generación Láctea, campaña cofinanciada con fondos comunitarios, difunde entre la po-blación española que los lácteos, además de sabrosos, son alimentos situados en la base de la pirámide nutricional. En este contexto, Generación Láctea ha convertido en proveedor oficial de la Minicopa Endesa gracias al acuerdo alcanzado entre la ACB e INLAC, para apo-yar a los jóvenes talentos y fomentar hábitos saludables y el deporte.

InLac es la organización interprofesional que engloba a todo el sector lácteo de España. Sus miembros representan tanto a la producción –ASAJA, COAG, UPA y Cooperativas Agro-Alimentarias de España- como a la transformación –FENIL y Cooperativas Agro-Alimentarias de España. InLac es el instrumento fundamental de interlocución y vertebración entre los agentes de la cadena láctea y se constituye como el foro estable de discusión entre sus miembros, respetando los ámbitos de actuación propios de las organizaciones que la componen.

Puedes descargar videodeclaración aquí: https://we.tl/t-4DQJZXCWzz

 

El Maedi-Visna es una enfermedad muy difundida a nivel mundial y en España, que tiene especial importancia en Castilla y León, donde causa importantes pérdidas económicas en ovino intensivo de leche de raza Assaf Española. La enfermedad, de curso crónico, pasa a menudo desapercibida hasta estados avanzados de la misma, especialmente la forma mamaria, dando lugar a una pérdida progresiva de la producción lechera. La falta de vacunas o tratamientos efectivos hacen que sea fundamental el contar con técnicas de diagnóstico sensibles que permitan conocer la situación epidemiológica de los rebaños y la detección precoz de los animales infectados para su eliminación en las sucesivas reposiciones. Con estas premisas, Elena Gayo Roces presentó una tesis doctoral ante la Universidad de León titulada ‘Estudio de la patogenia del Maedi-Visna ovino y su aplicación en el diagnóstico y control de la enfermedad’. Su objetivo es contribuir al conocimiento de la patogenia del Maedi-Visna, describiendo la respuesta inmune del hospedador frente a la infección, así como la valoración de diferentes métodos de diagnóstico para la detección precoz y el estudio de las cepas circulantes.

Se describen tres patrones de lesión en pulmón, glándula mamaria y sistema nervioso central en función de la población celular predominante en el infiltrado inflamatorio: histiocítico, linfocítico y mixto. El patrón histiocítico se caracterizó por un predominio de macrófagos formando el infiltrado inflamatorio junto con algunos linfocitos B, por una respuesta serológica más intensa, caracterizada por altos títulos de anticuerpos, y por una mayor cantidad de virus en tejido mediante valoración subjetiva en IHQ. Al contrario, los animales con patrón linfocítico presentaron lesiones con un predominio de linfocitos T, títulos bajos de anticuerpos en test Elisa y una menor cantidad de virus en tejido. Por lo tanto, los animales con patrón histiocítico serían fácilmente detectables mediante test serológicos, mientras que aquellos con patrón linfocítico, incluso con valores negativos, pueden pasar desapercibidos en el rebaño. El patrón mixto, descrito por primera vez en esta tesis doctoral, se caracterizó por un infiltrado inflamatorio mixto formado por células CD68+y CD3+ en cantidades similares, así como por una respuesta serológica variable. Dicho patrón apareció principalmente en animales con lesiones mínimas, que podrían ser iniciales o latentes, y que evolucionarían a formas linfocíticas o histiocíticas con la progresión de la infección. Se observa que el patrón de lesión es el mismo en pulmón y sistema nervioso central de un mismo animal, mientras que la glándula mamaria presenta un predominio de lesiones linfocíticas, aunque con un número superior de macrófagos en el tipo histiocítico. Estas diferencias podrían deberse a que se trata de un órgano de naturaleza mucosa, en continua estimulación antigénica, que podría desarrollar una respuesta inmune de tipo Th1 más marcada.

La presencia de virus en leche tanto mediante ICC como PCR confirma la posible transmisión del virus por esta vía, aunque la detección del mismo únicamente en la mitad de las muestras hace pensar en un mayor peso de la vía respiratoria en la transmisión de madre a cordero. La mayoría de animales positivos a Maedi-Visna en muestras de leche presentaban lesiones moderadas o graves en la glándula mamaria, siendo más fácil la llegada de macrófagos infectados a las luces acinares en el caso de infecciones difusas que en lesiones mínimas.

Esta tesis doctoral también contribuye al conocimiento de las cepas víricas circulantes en Castilla y León, detectándose los genotipos A2/A3, similar al previamente descrito en la región en la forma nerviosa de la enfermedad y B2, más próximo a cepas italianas que a las artríticas descritas en España. La secuenciación y el conocimiento de las cepas circulantes tiene gran importancia para el diagnóstico y el control de la enfermedad, ya que permite desarrollar test serológicos que empleen proteínas específicas para determinadas variedades genéticas o bien el diseño de primers específicos para la detección mediante PCR.

En conclusión, los resultados de esta tesis doctoral muestran que la respuesta inmune del hospedador parece jugar un papel fundamental en el desarrollo de las lesiones producidas por el Maedi-Visna, determinando el tipo de infiltrado inflamatorio predominante y la respuesta serológica, y relacionándose con la cantidad de virus presente en los tejidos y su posibilidad de excreción y transmisión, así como con la facilidad para detectar la infección mediante diferentes técnicas de diagnóstico. La detección precoz, incluso de animales con lesiones mínimas, es de gran importancia especialmente en rebaños en los que se hayan obtenido bajas prevalencias de Maedi-Visna mediante los métodos de control tradicionales, para poder eliminar todos los animales infectados y conseguir la erradicación de la enfermedad.

Más información y enlace a documento completo: https://www.educacion.gob.es/teseo/mostrarRef.do?ref=1721358# 

El volumen de leche de pequeños rumiantes que se vende bajo contrato en España, según marca la legislación, ha aumentado de forma considerable durante el último año, según se desprende del análisis de los datos de la base Infolac, del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), que tiene los datos de noviembre como último mes actualizado. Este aumento interanual ha sido especialmente significativo en el caso del sector ovino.

 

Leche de oveja

Actualmente hay firmados en España un total de 4.173 contratos para la venta de leche de oveja por parte de productores. Se trata de una cantidad muy similar a los 4.191 contratos hace un año. Además, se da la circunstancia de que los 18 contratos menos se ubican en el apartado de ‘acuerdos cooperativos’, que son actualmente 2.030 documentos, frente a los 2.143 que son contratos firmados directamente con las industrias lácteas.

Respecto al volumen de leche de oveja bajo contrato, se ha pasado de 415 a 491 millones de litros en el último año, lo que indica un incremento del 18,3%. En el caso de las ventas a cooperativas, que representan 266 millones de litros, únicamente ha subido un 9,5%, mientras que los contratos con industrias se han elevado en un 28,6%, aunque representan 225 millones del total.

 

Leche de cabra

El número de contratos en caprino lechero ha descendido desde los 6.026 documentos registrados de hace un año a los 5.814 que figuran en la actualidad en la base de datos Infolac, de los que 2.483 son acuerdos cooperativos y 3.331 son contratos firmados directamente con las industrias lácteas.

En el caso del volumen de leche contratada, se ha producido un notable incremento porcentual del 10,3%, al pasar de los 465 millones de litros de hace un año a los 513 millones de la actualidad. La leche que entra en acuerdos cooperativos ha subido ligeramente de 222 a 225 millones, pero la firmada con industrias ha aumentado un 18,5% al pasar de 243 a 288 millones de litros.

El Recuento de Células Somáticas de la leche de tanque puede ser una herramienta adecuada para el diagnóstico de la mamitis en ganado ovino y caprino de leche. Así se puso de manifiesto en el turno de preguntas de la intervención de Carlos Gonzalo Abascal, profesor titular de la Producción Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de León, en el último Congreso de la SEOC. Si los recuentos en leche de tanque son elevados, el experto señaló que lo más indicado es una terapia antibiótica sistemática de todas las ovejas. A medida que mejore la sanidad mamaria del rebaño, deberá imponerse la antibioterapia selectiva frente a la sistemática.

Por otra parte, Gonzalo Abascal se refirió a la diferencia en células somáticas entre la producción ovina y la caprina: “Por encima de 250.000 células/ml, en ovino existe una elevada probabilidad de infección mamaria. Pero en el caso de las cabras, el recuento celular es más sensible a fenómenos de dilución y concentración en volúmenes variables de leche y, por tanto, es una herramienta de diagnóstico de infección mamaria menos sensible. Por eso, lo que hay que ver son las tendencias del recuento celular a lo largo del tiempo. No obstante, la ley de los grandes números (estudio en 750.000 controles lecheros de más de 150.000 lactaciones en cabras MurcianoGranadinas) nos dice que a medida que se incrementa la severidad de la respuesta inflamatoria (mayor recuento celular), la producción lechera disminuye significativamente. Respecto al hecho de que reducir el RCS supone reducir el estatus defensivo del animal, este problema podría ser objeto de discusión si estuviéramos comparando un recuento celular en tanque de 100.000 frente a otro de 200.000 células/ml, pero en la actualidad tenemos recuentos medios de tanque superiores de 1,5 millones de células/ml, que traducen prevalencias de infección muy elevadas en los rebaños”, según consta en el Diario del Congreso publicado recientemente por la propia SEOC.

La Audiencia Provincial de Murcia ha absuelto a un matrimonio de ganaderos vecinos de la localidad murciana de Bullas que fueron acusados de estafar a un vecino de Navahermosa (Toledo) con la venta de 420 cabras para leche a varias de las cuales les faltaba una ubre o tenían quistes mamarios.
El tribunal no considera probado que hubiera engaño suficiente en la operación de venta, necesario para que la misma fuese constitutiva de un delito de estafa, por el que la fiscal del caso reclamó para cada uno de los acusados 20 meses de cárcel y multa de 2.700 euros, más una indemnización conjunta de 220.700 euros.
La fiscalía expuso en la vista oral que los acusados, Pedro José G.M. y su esposa, Juana S.S., vendieron las cabras, de la raza murciano-granadina, sin que muchas de ellas fueran aptas para la producción lechera, además de que varios ejemplares murieron desde el momento en que llegaron a la finca del comprador.
Una de los elementos que llevan a la sala de la Audiencia a considerar que no hubo engaño en la compraventa es que el adquirente asistió el embarque de los animales en el camión en el que se hizo el traslado hasta su finca en la citada población de Toledo.
En la vista oral, los acusados negaron haber vendido cabras defectuosas, para añadir que el denunciante tuvo siempre a la vista aquellas que compraba.
Por su parte, el comprador aseguró que él no entendía de ganado, pero que las que eligió no fueron las mismas que se embarcaron.
En la vista oral intervinieron como testigos un veterinario y un amigo que acompañó al adquirente en una primera visita a la ganadería de los vendedores, que coincidieron en señalar los defectos que presentaba el ganado.
Ahora, el perjudicado tiene abierta la vía civil para tratar de recuperar el dinero perdido con la operación. 

 

 

El pienso compuesto de cabras lecheras ha finalizado el año 2019 con un precio medio, tomando todas las cotizaciones semanales, de 230,62 euros por tonelada, según los datos registrados por la plataforma Silum, dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA). Este precio se trata del más alto que se registra en los últimos cuatro años en el sector. De hecho, hay que remontarse a 2015 para encontrar un precio anual más alto, cuando se llegó a 233,93 euros por tonelada.

Respecto a 2018, se ha producido un ligero incremento del 0,2%, ya que en el año anterior se llegó a una media de 230,14 euros. El aumento es mucho más sustancial cuando se realiza la comparación entre los ejercicios 2017 y 2019, al pasar de 218,13 euros a los citados 230,62 euros, por lo que el aumento es del 5,7%.

Por lo que respecta a la cotización de ración completa, que es el cálculo que realiza Silum dependiendo de los precios de los concentrados y de los forrajes, en el pasado año 2019 prácticamente se han calcado los datos de 2018. Se ha pasado de 211,34 a 211,33 euros por tonelada. Como ocurre con los precios de los piensos compuestos, se tienen precios manifiestamente superiores de la ración completa a los registrados en los ejercicios 2016 y 2017.

El sector industrial que opera en el mercado de la leche de cabra continúa acentuando su reestructuración, con una importante reducción en el número de operadores en el último año, mientras que en el caso del ovino, la estabilidad es la nota predominante.

 

Leche de oveja

Un total de 271 operadores declararon compras de leche de oveja en el pasado mes de octubre, que es el último periodo actualizado por el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA). Teniendo en cuenta que en octubre del 2018 había 270 compradores, se ha producido un ligero incremento del 0,4%.

Las regiones con una mayor presencia de industrias son Castilla-La Mancha (87), Castilla y León (83) y Cataluña (24). La comunidad castellano-manchega pierde en el último año tres compradores que son los mismos que recupera Castilla y León, mientras que el sector catalán ha ganado cinco en el último ejercicio. El resto de regiones tienen los siguientes compradores: Aragón (15), Extremadura (13), Comunidad Valenciana (9), Andalucía (8), Madrid (7), País Vasco (5), Canarias (5), Navarra (4), Cantabria (3), Asturias (2), Galicia (2), Murcia (2) y La Rioja (2).

 

Leche de cabra

El sector comprador de leche de cabra ha experimentado una importante reestructuración en el último año, ya que se ha pasado de 317 operadores en octubre de 2018 a un total de 290 operadores en el mismo mes de 2019. En términos porcentuales, la reducción de compradores es del 8,5%.

La clasificación por comunidades autónomas es la siguiente: Andalucía (60), Castilla-La Mancha (40), Cataluña (38), Extremadura (30), Castilla y León (27), Canarias (25), Comunidad Valenciana (19), Murcia (11), Cantabria (10), Aragón (8), Asturias (8), Madrid (5), Galicia (3), Baleares (2), La Rioja (2), Navarra (1) y País Vasco (1).

Las variaciones más importantes en el último año se han registrado en Andalucía, con la pérdida de seis industrias, y el caso de Canarias, que ha perdido nueve en el último año. Por su parte, también ha habido descensos en el caso de Comunidad Valenciana y Murcia, con cuatro y tres menos, respectivamente.

El precio del pienso compuesto para ovino lechero finalizó el pasado ejercicio 2019 con un incremento durante el mes de diciembre, según los datos que son registrados en la plataforma Silum, dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA). Este concentrado para ovejas de leche terminó el año con una cotización de 227,49 euros por tonelada, lo que registra un incremento del 1,2% frente a los 224,83 euros que se registraban de este producto al finalizar el mes de noviembre.

Sin embargo, el balance anual es positivo para los productores de ovino lechero, ya que el precio medio del pienso compuesto ha descendido respecto al mes anterior. Realizando la media semanal de precios del concentrado, el balance global de 2019 es de 227,32 euros por tonelada, mientras que en 2018 fue de 232,93 euros, por lo que se produce una reducción del 2,4%. Sin embargo, el precio de 2019 es superior al que se había producido durante los ejercicios 2017 y 2016, en concreto con aumentos de un 8% y un 3,1%, respectivamente.

Por lo que respecta a la ración completa para ovejas de leche, que es el cálculo que realiza la propia plataforma Silum a partir de los precios del concentrado y de los forrajes, el precio semanal medio en 2019 se ha quedado en 197,36 euros por tonelada, por lo que únicamente se produce un descenso del 0,7% respecto a los 198,72 euros que se habían registrado en 2018. Además, se trata de cifras bastante más altas que las del periodo 2016-2017, cuando los precios medios de la ración completa se situaron, respectivamente, en 179,07 y 180,62 euros por tonelada.

Página 1 de 303

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder