Mostrando publicaciones por etiqueta: Censos

En los últimos años ha disminuido significativamente el censo de ovino en España, reduciéndose el número de explotaciones y, de forma muy acusada, la producción de carne. Aunque en este declive han intervenido diversos factores que han condicionado la rentabilidad del sector, el coste de la alimentación del ganado es uno de los más importantes.

Para revertir esta tendencia, es importante identificar los mecanismos subyacentes que regulan la eficiencia alimentaria en la especie ovina. Uno de los factores que puede afectar a la eficiencia alimentaria de los corderos es la alimentación recibida en la fase de lactancia, ya que en este momento tiene lugar la colonización bacteriana de las mucosas del tracto gastrointestinal. Durante la lactancia se produce una compleja interacción a nivel de las mucosas entre los nutrientes, la microbiota comensal y el sistema inmunitario inmaduro del animal. Sin embargo, se desconocía si la restricción de alimento en esta etapa inicial de la vida de los corderos puede alterar el establecimiento de la microbiota epimural y el desarrollo del sistema inmunitario, afectando a la eficiencia alimentaria y a la susceptibilidad a desarrollar alteraciones de origen nutricional como la acidosis ruminal.

Además, no existían estudios en ganado ovino que hayan valorado si la restricción durante la lactancia puede predisponer a padecer alteraciones metabólicas en las fases de cebo y recría que perjudiquen a la eficiencia alimentaria.

Por todo ello, se planteó un trabajo de investigación que se ha plasmado en una tesis doctoral presentada por Javier de Frutos Vidal ante la Universidad de León, titulada ‘Efecto de la alimentación en la fase de lactancia sobre la eficiencia de utilización del alimento en el periodo posdestete y su relación con la microbiota del tracto digestivo, el estatus oxidativo e inmunológico en el ganado ovino’. Su objetivo general ha sido estudiar el efecto de la restricción alimentaria de corderos durante la fase de lactancia con el fin de identificar algunas de las causas subyacentes a una baja eficiencia alimentaria (alteraciones en el sistema inmunitario, la microbiota epimural y el metabolismo) en las fases de cebo y recría.

A modo de conclusión, en las condiciones del estudio, la restricción alimentaria durante la fase de lactancia provoca una modificación de la comunidad bacteriana epimural de íleon y colon, que es detectable en el periodo de cebo. La alimentación restringida durante la lactancia también dirige la respuesta inmunitaria del íleon hacia un perfil proinflamatorio que puede persistir en el periodo posdestete. Además, la restricción alimentaria en corderos lactantes promueve la aparición de alteraciones metabólicas relacionadas con el metabolismo lipídico y la función hepática en las fases de cebo y recría, respectivamente.

Todos estos cambios causados por la restricción temprana de alimento pueden contribuir a disminuir la eficiencia alimentaria de los corderos durante el periodo de engorde, sin que se vea afectada su susceptibilidad a desarrollar acidosis ruminal.

 

Documento completo: https://buleria.unileon.es/bitstream/handle/10612/11084/Tesis%20de%20Javier%20de%20Frutos.pdf?sequence=1&isAllowed=y 

El sector del ovino lechero cuenta con un 7,4% menos de ganaderos que hace un año. Así lo muestran las estadísticas oficiales de entregas de leche que publica mensualmente el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA). En agosto de 2018, hubo 3.643 ganaderos que entregaron leche de oveja a las industrias queseras, cantidad que se ha reducido hasta los 3.372 productores en agosto del presente año. Por lo tanto, se trata de esa fuerte reducción del 7,4% en términos porcentuales.

La situación es bastante similar en las dos comunidades autónomas que lideran la producción de leche de oveja a nivel nacional. En Castilla y León, se ha pasado de 2.217 a 2.077 ganaderos de ovino lechero en el último año, por lo que el descenso se sitúa en el 6,3%. En el caso de Castilla-La Mancha, la proporción en el abandono es algo más elevada, ya que es del 7,9% al pasar de 1.000 a 921 ganaderos en los últimos doce meses.

El goteo en el abandono de la actividad en el caprino lechero continúa siendo una preocupante constante en este subsector ganadero. Según los últimos datos publicados de forma oficial por el FEGA, en agosto del presente año entregaron leche de cabra a las industrias lácteas un total de 5.067 productores, lo que significa un notable descenso del 6,6% frente a los 5.426 ganaderos que permanecían en la actividad en agosto de 2018. En cifras absolutas, se trata de un descenso de 359 productores, lo que significa que prácticamente cada día abandona una explotación en España, constante que se viene repitiendo en los últimos meses.

Por comunidades autónomas, la única región con importancia en el caprino lechero español que ha aumentado su número de ganaderos en España es Extremadura, al pasar de 629 a 638 productores en la comparación de agosto de 2018 y agosto de 2019, aunque esta circunstancia puede deberse a situaciones estacionales. En el caso de Andalucía, la principal comunidad autónoma en producción de leche de cabra, el descenso se sitúa en el 8,8%, por encima de la media nacional, al pasar de 2.786 a 2.540 ganaderos. Sin embargo, el descenso porcentual más significativo se da en Castilla y León, que baja hasta un 10% al pasar de 329 a 296 ganaderos con entregas de leche de cabra en el último año.

La cabaña ganadera ovina en la Unión Europea se ha reducido un 15 % en los últimos años, un porcentaje muy superior, por encima del 25 % en el conjunto de España, según los datos manejados por el proyecto europeo SheepNet.
Esta iniciativa, en marcha desde 2016, ha celebrado este jueves su seminario final a nivel nacional en las instalaciones de Neiker-Tecnalia en Arkaute (Álava) al que han asistido medio centenar de profesionales.
El objetivo de SheepNet es contribuir a la mejora de la productividad ovina y en ella han participando los seis principales países productores de ovino de la Unión Europea (Reino Unido, España, Rumanía, Italia, Francia e Irlanda) y Turquía.
En el seminario se ha constatado que el declive del sector en Europa, y de manera más acentuada en España, se debe a múltiples factores, entre los que se encuentran la menor rentabilidad, la escasa profesionalidad debida a la actividad a tiempo parcial, la menor disponibilidad de mano de obra y la falta de incorporación de innovación y nuevas tecnologías.
Según ha informado SheepNet la productividad ovina, el número de corderos destetados por oveja, ha permanecido prácticamente invariable durante las últimas décadas.
A este respecto, los expertos han constatado que una mejor selección de los reproductores, la vigilancia de la alimentación y la realización de ecografías a las ovejas son cuestiones clave para producir más y mejores corderos.
Para la realización del estudio sobre la situación del sector se recopilaron los principales parámetros reproductivos de 19 sistemas ovinos en los países participantes, principalmente los relacionados con la fertilidad, el éxito de la gestación y la mortalidad de corderos.
A continuación se procedió a evaluar las principales necesidades existentes en el sector para mejorar la productividad ovina en torno a los parámetros reproductivos y para ello se hizo una encuesta dirigida principalmente a ganaderos y técnicos de todos los países participantes, que fue completada por 791 profesionales.
Se identificaron 130 soluciones prácticas, consejos y trucos que permiten dar respuesta a la mayoría de las 461 necesidades detectadas en 23 documentos técnicos sobre las cuestiones más relevantes como la gestión de la alimentación, el pastoreo rotacional y la lactancia del cordero, entre otras. 

Los últimos datos publicados por el FEGA señalan que en el pasado mes de julio hubo un total de 3.579 ganaderos que entregaron leche de oveja a las industrias queseras españolas, lo que significa una reducción del 6% frente a los 3.807 productores que lo hicieron en el mismo mes del pasado año.

La reestructuración del sector productor en este periodo fue distinta en las dos grandes comunidades autónomas en el sector del ovino lechero. Castilla y León pasó de 2.247 a 2.115 explotaciones, por lo que descendió un 5,9%, prácticamente al mismo ritmo que la media nacional. Sin embargo, en Castilla-La Mancha el nivel de reducción llegó hasta el 7,8%, al pasar de 1.032 a 951 explotaciones en el último año.

En el caso de Navarra, la tercera comunidad autónoma en producción, resulta llamativo un incremento de 121 a 125 explotaciones, lo que puede atribuirse a la estacionalidad en la producción de las ganaderías extensivas al norte de la comunidad, que provocan que algunas explotaciones únicamente produzcan durante una parte del año y dejen el ordeño en algunas épocas del año o en otras, dependiendo de aspectos como las circunstancias meteorológicas. País Vasco, con una estacionalidad aún más acentuada, contó en el mes de julio con un total de 90 ganaderos con entregas.

La lista de productores a nivel nacional por comunidades autónomas se completa de la siguiente forma: Extremadura (90), Madrid (77), Andalucía (50), Canarias (34), Aragón (12), Comunidad Valenciana (10), Cataluña (9), La Rioja (6), Cantabria (4), Murcia (3), Asturias (2) y Galicia (1).

La caída continuada en el censo de ovino y caprino durante los últimos años no ha evitado que la fabricación de piensos compuestos destinados a las dos especies de pequeños rumiantes se haya incrementado en un 1,7% anual, según los últimos datos cerrados del ejercicio 2018 que publica en su informe anual la Subdirección General de Medios de Producción Ganaderos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

Así, en el pasado año se produjeron en España un total de 2.075.852 toneladas de pienso compuesto para ovino y caprino, lo que significa un incremento porcentual del 1,7% respecto a las 2.042.139 toneladas que se registraron en el anterior ejercicio.

Por categorías de piensos, también ha habido aumentos en todos los tipos que establece este informe ministerial. En el caso de los piensos de engorde, se ha pasado de 740.177 a 756.683 toneladas, por lo que ha subido un 2,2%. También se ha incrementado el volumen en reproductores, con un aumento en este caso del 1%, ya que se ha pasado de 1.132.413 a 1.143.537 toneladas. Por último, dentro de la categoría de ‘otros’, se pasa de 169.549 a 175.631 toneladas, por lo que sube un 3,6%.

Un total de 260 explotaciones de ovino de leche han desaparecido en el último año, según los últimos datos oficiales del FEGA. Así, en el mes de junio habían entregado leche de oveja a las industrias lácteas un total de 3.713 ganaderías en todo el territorio nacional. En comparación con el mismo mes del pasado año, en el que permanecían en la actividad un total de 3.973 explotaciones, se ha producido una reducción porcentual del 6,5%.

Respecto a la evolución de este dato en Castilla y León y Castilla-La Mancha, las dos grandes comunidades autónomas productoras de leche de oveja, se han dado realidades bastante parecidas. En el caso de Castilla y León, se ha pasado de 2.287 a 2.149 ganaderos con entregas en el último año, lo que significa una reducción del 6%. En el caso de Castilla-La Mancha, ese descenso ha sido un poco más matizado, en concreto un 5,6%, al evolucionar desde los 1.022 ganaderos de junio de 2018 a los 965 del presente año.

La desaparición de explotaciones en caprino lechero en todo el territorio nacional continúa con unos datos significativos, según ha confirmado el último informe sobre las entregas obligatoria que elabora mensualmente el FEGA. Según los datos de junio, con los que se cierra el primer semestre, en España había un total de 5.205 ganaderos que entregaban leche de cabra a las industrias lácteas. Si se hace la comparación con los 5.647 productores que había en junio de 2018, se trata de una disminución anual del 7,8%.

Este ritmo de desaparición de explotaciones es el más alto que se da en todo el año, ya que en los meses anteriores los porcentajes interanuales de caída, en la comparación con los mismos meses de 2018, habían sido de menor calado.

En el citado mes de junio, un total de seis comunidades autónomas superaron el centenar de productores en caprino lechero: Andalucía (2.603), Castilla-La Mancha (702), Extremadura (676), Canarias (326), Castilla y León (302) y Murcia (299).

No hay freno al número de productores que venden leche de oveja en territorio nacional. Según los últimos datos oficiales del FEGA, en el pasado mes de mayo hubo en España un total de 3.695 productores de ovino lechero, lo que significa una reducción del 10,2% frente a los 4.113 ganaderos que vendían leche de oveja en el mismo mes del pasado año. Esta caída supone la más importante en su tasa interanual de todo el año.

Por lo que respecta a las dos comunidades autónomas que lideran la producción de ovino lechero, en el caso de Castilla y León se ha pasado de 2.299 productores en mayo de 2018 a 2.168 ganaderos en el mismo mes de 2019. Por lo tanto, se trata de una reducción porcentual del 5,7%, por lo que baja bastante por debajo de la media nacional. Algo más preocupante es la situación en Castilla-La Mancha, que ha pasado de 1.039 a 962 ganaderos en un año, por lo que baja un 7,4%.

Los grandes descensos respecto al pasado año se han producido en las comunidades autónomas que ocupan el tercer y cuarto puesto en el número de ganaderos. Así, Navarra ha pasado de 172 a 140 ganaderos, por lo que ha descendido un 18,6%. El caso más espectacular es el del País Vasco, que ha evolucionado de 169 a 101 productores, es decir, un 40,2% menos.

El listado del resto de productores por comunidades autónomas es el siguiente: Extremadura (93), Madrid (78), Andalucía (53), Canarias (42), Comunidad Valenciana (12), Aragón (11), Cataluña (10), La Rioja (10), Cantabria (6), Murcia (3), Asturias (3) y Galicia (2). Además, hay que añadir a un ganadero francés que entrega a industrias españolas.

Ovino Cerromonte 198 retocada

ganadero caprino v1

 

El descenso en el número de productores de leche de cabra en España ha alcanzado su nivel máximo de bajada en el pasado mes de mayo, último mes con los datos actualizados del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA). Según estas estadísticas oficiales, en el mes de mayo entregaron leche de cabra en España un total de 5.229 ganaderos, frente a los 5.655 que lo hicieron en el mismo mes del pasado año, lo que indica una reducción interanual que se sitúa en el 7,5%.

En Andalucía, la comunidad autónoma con una mayor producción de caprino lechero, han dejado de producir más de 200 ganaderos en el último año, ya que se ha pasado de 2.838 productores en mayo de 2018 a 2.611 en el mismo mes del presente año. El resto de regiones con más de un centenar de ganaderos son las siguientes: Castilla-La Mancha (704), Extremadura (696), Canarias (328), Murcia (299) y Castilla y León (296).

Completan la lista por comunidades autónomas el resto de regiones: Comunidad Valenciana (83), Madrid (80), Cataluña (71), Asturias (15), La Rioja (2), Aragón (12), Cantabria (10), País Vasco (6), Navarra (2), Galicia (1) y Baleares (1). Además, hay dos ganaderos portugueses que venden leche a industrias españolas.

Página 1 de 32

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder