Mostrando publicaciones por etiqueta: Seguros

 

La Junta General de Accionistas de Agroseguro ha aprobado las Cuentas Anuales y el Informe de Gestión del ejercicio 2019. La contratación de los seguros agrarios combinados ha cerrado el ejercicio con unas primas imputadas netas de reaseguro de 718,43 millones de euros, correspondientes a la suscripción de 397.188 pólizas y con un valor de producción asegurada que en 2019 ha vuelto a alcanzar una cifra récord en la historia del seguro agrario, con casi 14.200 millones de euros, es decir, un 0,63% más que en 2018.

 

Esto supone un descenso de las primas imputadas (las correspondientes a riesgo del propio año 2019) de un 2,88% con respecto al ejercicio precedente. Asimismo, el número de pólizas contratadas se ha reducido en un 5,40%. Por el contrario, las primas devengadas (contratadas en 2019, aunque en parte correspondientes a riesgo de 2020) reflejan un incremento del 3,67%, impulsadas por el buen comportamiento del nivel de contratación de algunos de los seguros con inicio de suscripción en los últimos meses del año.

 

En lo que se refiere a la siniestralidad, 2019 ha resultado algo más benévolo que el año anterior, con un total de 640,74 millones de euros por este concepto, un 13,57% menos que en 2018, año que se situó como el segundo peor de la historia. Cabe destacar que, desde el punto de vista de las indemnizaciones satisfechas, los tres últimos ejercicios se encuentran entre los cuatro más severos de la historia del seguro agrario, solo por detrás de 2012, que fue el que registró el mayor volumen de siniestralidad de la historia.

 

En total, en el año 2019 se atendieron cerca de 1,6 millones de siniestros, de los cuales 107.527 correspondieron a producciones agrícolas y cerca de 105.000 a ganaderas, a lo que se añaden los más de 1,4 millones de servicios de retirada y destrucción de animales muertos en la explotación.

 

 

 

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado este lunes una serie de órdenes con las condiciones para asegurar las explotaciones de ganado ovino y caprino comprendidas en el 41 Plan de Seguros Agrarios Combinados. 

Se definen las explotaciones y animales asegurables, las condiciones técnicas mínimas de explotación y manejo, el ámbito de aplicación, el periodo de garantía, el periodo de suscripción y el valor unitario de los animales, en relación con el seguro de explotación de ganado ovino y caprino.

Para conseguir la condición de explotación asegurable de ovino y caprino, ésta debe tener su código REGA o cumplir con el sistema de identificación y registro de los animales de la especie ovina o caprina.

El periodo de suscripción se inicia hoy 1 de junio y finalizará el día 31 de mayo de 2021.

Detallan también, en anexos, los valores unitarios máximos y mínimos de los animales a efectos del cálculo del capital asegurado o los valores de compensación en caso de inmovilización cautelar por Fiebre Aftosa, entre otros.

 

Los seguros ganaderos son una herramienta para los productores que les permite minimizar el impacto económico de amenazas como ataques de fauna salvaje o reveses sanitarios, pero su uso es desigual en función del área ganadera y el sector defiende una revisión para mejorarlos.

En los últimos años, ha bajado el número de pólizas, aunque sube el capital asegurado, lo que según las fuentes consultadas por Efeagro puede ser un síntoma del proceso de reestructuración y de creciente integración en la ganadería española.

Un ejemplo claro de ello es el vacuno de leche, en el que cierran dos granjas al día, de media, pero la producción sigue subiendo.

Según los datos de la Agrupación Española de Entidades Aseguradoras de los Seguros Agrarios Combinados (Agroseguro), en 2016 se suscribieron 187.552 pólizas por un capital de 2.992 millones de euros, mientras que en 2019 se firmaron 171.032 con un capital de 3.484 millones.

El mayor número de pólizas es para la retirada y destrucción de animales muertos, dado que en la práctica es obligatorio suscribirlo; pero es en los seguros ganaderos específicos en los que más capital se suscribe.

Los expertos en este área de las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA, y la Cooperativas Agroalimentarias, explican a Efeagro las cuestiones fundamentales de esta importante herramienta.

-. ¿Qué cubren los seguros ganaderos?

Los ganaderos pueden optar por firmar un módulo básico (centrado principalmente en el saneamiento  de la explotación) a un precio asequible y añadir otras garantías adicionales que, en algunos casos, pueden encarecer mucho la póliza, por lo que desde el sector piden que se abaraten mediante más subvenciones públicas.

Dentro del sector los llaman seguros "cebolla" porque tienen varias capas: partiendo de la más básica -que cubre eventos como vaciado sanitario de una granja- hasta las otras "capas" sucesivas que permiten contratar garantías superiores.

-. ¿Qué habría que mejorar?

El sector considera, en general, que habría que abaratar el coste, al menos, para cierto tipo de productores como los profesionales o los jóvenes y las mujeres.

Existen ciertas coberturas que preocupan, como la retirada y destrucción de animales, que a su juicio debería estar subvencionada al 100 % al ser un problema de salud pública y un requisito al que se obligó desde la irrupción de la encefalopatía espongiforme bovina (conocido como "mal de las vacas locas").

  -.¿Qué sectores ganaderos optan más por ellos?

Aunque se pueda pensar que el extensivo está expuesto a más peligros al vivir al aire libre (ataques de fauna salvaje, por ejemplo), no necesariamente tiene que ser así, según los técnicos; en el intensivo, de hecho, pueden surgir problemas relevantes como lesiones en los animales estabulados o mamitis.

-. ¿Hay una línea específica para cubrir los ataques de fauna silvestre al ganado?

Es un riesgo que está incluido en todas las líneas ganaderas, aunque se dé obviamente en las extensivas.

En algunas comunidades autónomas se cuenta con ayuda adicional y es una petición tradicional del sector que, en aquellas zonas donde la presencia (de fauna) es importante, el coste de esta cobertura sea cubierto completamente por la administración, como responsable de la gestión de la fauna silvestre.

Juan Javier Ríos-EFE

Cooperativas Agro-Alimentarias Extremadura ha trasladado una extensa propuesta con medidas de vital importancia para mejorar el funcionamiento del seguro agrario a la Comisión Territorial de Seguros Agrarios de Extremadura.

Para la garantía de la tuberculosis caprina, es necesario adecuar los requisitos de las condiciones especiales. Una de las obligaciones que no puede cumplir el asegurado por falta de coordinación entre administraciones, es que al contratar el seguro deberá declarar la calificación en vigor de su explotación y así como los resultados de las dos últimas pruebas oficiales de saneamiento realizadas en su explotación

Esta condición es imposible de cumplir en Extremadura, pues las explotaciones caprinas no se están calificando porque la administración está realizando la prueba comparada y no la simple que es con la que se llega a la calificación de indemne o libre. Por lo que no pueden elegir la Garantía Adicional de Saneamiento Ganadero por Tuberculosis ya que al contratar la póliza deben tener la calificación de ‘C3’.

De este modo, Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura ha solicitado a la Comisión Territorial de Seguros que las pruebas realizadas en la cabaña caprina de Extremadura que hayan obtenido negativo a tuberculosis en las dos últimas pruebas tengan la posibilidad de poder contratar esta nueva garantía tan importante para el sector.

El análisis de los puntos de mejora de las diferentes líneas de seguros agrarios, tanto agrícolas como ganaderos, para hacerlos más atractivos e incentivar su suscripción constituye el principal objetivo de un grupo de trabajo recién creado en Castilla y León.
La constitución de este grupo se acordó la semana pasada durante la reunión de la Comisión Territorial de Seguros Agrarios, presidida por el director general de Producción Agropecuaria, Agustín álvarez, según informaron este sábado pasado fuentes de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrolló Rural en un comunicado.
Agroseguro, la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (Enesa), representantes de las organizaciones profesionales agrarias, de la Unión Regional de Cooperativas Agrarias de Castilla y León (Urcacyl), del Consorcio de Compensación de Seguros, representantes de la Delegación del Gobierno y de la Consejería son los integrantes del grupo.
La puesta en marcha de esta iniciativa corresponde al acuerdo alcanzado en la reunión celebrada el pasado 27 de noviembre entre el consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero; el presidente de Agroseguro, Ignacio Machetti; el director de Enesa, José María García, y las organizaciones profesionales agrarias.
Los asistentes a ese encuentro analizaron la situación del seguro agrario en Castilla y León y pusieron de manifiesto la importancia de esta herramienta y la necesidad de incrementar su contratación para garantizar la renta de las explotaciones agrarias ante adversidades del clima o la aparición de enfermedades o plagas.
En Castilla y León, la principal producción asegurada es la de cultivos herbáceos extensivos, con 47.651 pólizas, que cuenta con un nivel de implantación en superficie del 73 por ciento.
El número de pólizas de la uva para vinificación se ha calculado en 2.585; de los cultivos industriales en 1.167, con un nivel del 36 por ciento y de las hortalizas y los frutales en unas mil, con implantación del veinticuatro por ciento, mientras los cultivos forrajeros sólo alcanzan el seis por ciento.
Los seguros ganaderos, con 27.363 pólizas, adquieren un nivel de implantación del 67 por ciento en lo que respecta a retirada y destrucción de animales muertos, la principal línea de aseguramiento pecuario.
Por provincias, el mayor nivel de aseguramiento se sitúa en Burgos, con 11.746 pólizas que cubren 407.489 hectáreas y 1,9 millones de animales, y en Valladolid, con 10.948 pólizas para 363.761 hectáreas y 4,7 millones de animales.
En el nivel más bajo se encuentra Ávila, con 6.656 pólizas que cubren 69.087 hectáreas y 1,3 millones de animales.
El interés por el seguro agrario está en aumento en Castilla y León, ya que, entre 2014 y 2018, el número de pólizas de seguros agrarios en la Comunidad ha pasado de 73.689 a 80.548, lo que supone un incremento del 9,3 por ciento.
El capital asegurado en este mismo periodo ha variado de 1.464 millones de euros a 1.969 millones de euros, lo que representa una subida del 34 por ciento y sitúa Castilla y León, junto a Andalucía, a la cabeza de las comunidades autónomas en capital asegurado.
El aumento de la contratación ha supuesto también que la superficie asegurada haya pasado de 1.665.474 hectáreas a 1.927.288, y el número de animales de 21 millones a 26, valores que suponen crecimientos del dieciséis por ciento y del veinticuatro por ciento, respectivamente.
En el periodo 2014 a 2016, las indemnizaciones por siniestros en el sector agrario alcanzaron en Castilla y León los 97 millones de euros, según los datos facilitados por la Consejería. 

Los cambios en el régimen de pluviosidad de los últimos años siguen dejando una cada vez mayor impronta en los sectores agrícolas y ganadero de la Comunidad de Madrid. Desde Asaja Madrid se pone el foco en las pérdidas millonarias que afronta el sector como consecuencia, directa e indirectamente, de la falta de agua e insta a las autoridades a que se aborden con urgencia una batería de medidas que permitan paliar desde un prisma administrativo las consecuencias de la sequía. 

La situación de la cabaña ganadera madrileña no es mucho más favorable y Asaja Madrid prevé quince millones de euros en pérdidas como consecuencia de la sequía.

Los sectores ovino y caprino aúnan 135.000 cabezas en la Comunidad. “Las altas temperaturas y la sequía han causado que se agoten los pastos antes de su fecha normal. El desarrollo vegetativo no había culminado y por lo tanto se ha empezado alimentar al ganado antes de tiempo. Y a eso hay que sumarle el coste del agua, pues tampoco está garantizado el recurso hídrico para que beban los animales”, explica García.

Asaja Madrid considera fundamental la puesta en marcha de una serie de medidas que aporten estabilidad y tranquilidad a miles de agricultores y ganadores afectados. La fundamental para la asociación pasa por el pago con la máxima cuantía del anticipo de la ayuda PAC (Política Agraria Común) correspondiente a 2019. Del mismo modo, considera esenciales la implementación de una serie de medidas económicas y fiscales que van desde la puesta en marcha de reducciones fiscales en el IRPF hasta la exención en el pago de cuotas a la Seguridad Social, pasando por la exención del pago de tasas por servicios agroganaderos. También se invoca la posibilidad de que los sectores agrario y pecuario puedan acceder hasta 25.000 euros de ayuda a través del programa de “ayudas de mínimis” de la Unión Europea.

Desde Asaja Madrid se valora que se ponga en marcha un programa de préstamos subvencionados con el aval de la Administración, ya sea Autonómica o Central, que permitan refinanciar las explotaciones agrícolas y ganaderas, así como su capital circulante. Asimismo, se solicita una moratoria en el pago de todos los préstamos oficiales y, en el campo de los seguros agrarios, una rápida actuación que permita la tasación y el pago de los daños de manera inmediata. La asociación considera muy relevante que también exista una ayuda directa a la hora de la contratación de seguros que permitan atenuar las consecuencias de la falta de precipitaciones.

Dada la particular carestía de líquido elemento de los últimos ejercicios, en Asaja Madrid se considera muy pertinente que se faciliten y se agilicen las solicitudes para las aperturas de nuevos pozos.  Para el colectivo ganadero, además, Asaja Madrid propone un apoyo específico debido a los mayores costes que plantean el abastecimiento de agua y alimento y la necesidad de hacer inversiones específicas derivadas de la sequía.

 

 

La Unión Extremadura ha denunciado este viernes que Agroseguro ha considerado la sequía en pastos de junio como "leve" para no pagar lo que les corresponde a los ganaderos, a los que ha aconsejado no firmar el conforme en el parte de seguros porque va a recurrir.
En una nota, informa de que esta entidad está comunicando a los ganaderos las indemnizaciones que les corresponde por el siniestro que han sufrido por sequía en los pastos.
Según indica, para Agroseguro, la media de sequía en la región ha sido de 10 decenas de sequía leve, "por lo que las indemnizaciones en muchos casos apenas van a cubrir el coste del seguro".
Sin embargo, según los datos de la Unión Extremadura, elaborados por el Laboratorio de Teledetección de la Universidad de Valladolid, para estas mismas comarcas y periodo, la media de los pastos extremeños han sufrido sequía leve en 9 decenas y sequía intensa en 5 decenas.
Por ello, considera que esta interpretación "sui géneris" que está aplicando Agroseguro, "le quiere descontar a los ganaderos más de un 300 % de la indemnización a la que tendrían derecho por el daño que la sequía ha producido en nuestras ganaderías".
Advierte de que las entidades mediadoras de seguros -bancos, organizaciones agrarias, cooperativas y corredurías- están llamando a los asegurados "con urgencia" para que firmen la conformidad "de tal manera que no puedan realizar reclamaciones posteriores y el engaño se haya consumado".
Frente a ello, anuncia que va a presentar una "tasación contradictoria colectiva" a Agroseguro para que, "por las buenas", se avenga a razones "e indemnice a los ganaderos lo que les corresponde".
"De no ser así, nos veríamos obligados a reclamarle en los tribunales los fondos que se quieren ahorrar con la interpretación de la sequía que están utilizando", asevera.
A juicio de La Unión, es "inconcebible" que un año como el actual Agroseguro apenas quiera indemnizar a los ganaderos "con importes inferiores a las primas abonadas", por lo que insta al Ministerio de Agricultura a actuar.
Alega que, para la Agencia Estatal de Meteorología, esta primavera ha sido la sexta más seca del siglo XXI, lo que ha provocado que los ganaderos están teniendo un gasto adicional de piensos y forrajes superiores al 65 % de la media.
"Es precisamente para paliar este gasto extraordinario para lo que se había creado el seguro de sequía en pastos", recuerda. 

La Comunidad de Madrid invertirá cerca de 1,3 millones de euros (1.285.620 euros) para financiar la convocatoria de ayudas para el fomento de seguros agrarios en 2019 y la subvención nominativa a la Cámara Agraria en el presente ejercicio.
En concreto, el Gobierno regional va a aportar 850.000 euros para financiar la convocatoria de ayudas de este año para el fomento de los seguros agrarios, en beneficio de los agricultores y de los ganaderos madrileños, según una nota de prensa del Gobierno regional.
El fomento de los seguros agrarios se enmarca en el Plan Nacional de Seguros Agrarios Combinados, pero los fondos son aportados por completo por la Comunidad de Madrid y son acumulables a otras subvenciones estatales que se puedan solicitar.
El Ejecutivo autonómico promociona la contratación de seguros agrarios desde 1990, dadas las numerosas contingencias (inclemencias, riesgos meteorológicos y siniestros de distinta naturaleza) a las que está sometida la actividad agrícola y ganadera, y para complementar las ayudas estatales.
Estos seguros bonifican las pólizas contratadas por los agricultores y ganaderos y suponen un elemento primordial para la continuidad de las explotaciones, garantizando unos ingresos mínimos que permiten su viabilidad si se materializan los riesgos asegurados.
La contratación de los seguros se incentiva mediante la bonificación de las primas correspondientes a las pólizas de determinados seguros contratados (los de mayor implantación en la región), dentro del marco general establecido en el Plan de Seguros Agrarios Combinados que aprueba anualmente el Gobierno central.
En el Plan Nacional se establecen, anualmente, las producciones asegurables, sus riesgos, el calendario de inicio de suscripción y los criterios para aplicar la subvención a los asegurados.
Podrán ser beneficiarias las personas titulares de explotaciones agrarias cuyas parcelas o cabezas de ganado se encuentren ubicadas en la Comunidad de Madrid, que reúnan los requisitos exigidos y cuyas pólizas hayan sido realizadas exclusivamente por las entidades aseguradoras o a través de los agentes de seguros autorizados incluidos en Agroseguro.
En la convocatoria de la Comunidad de Madrid del pasado año, correspondiente al Plan Nacional 2017, se concedieron ayudas para el fomento de seguros agrarios a 633 beneficiarios, por un importe total de 565.829 euros, un 36 por ciento más que en el ejercicio anterior.
Por otra parte, Gobierno regional destinará 435.620 euros para financiar la subvención nominativa a favor de la Cámara Agraria de la Comunidad de Madrid correspondiente al año 2019.
Esta subvención tiene como objeto sufragar gastos derivados del normal funcionamiento de la entidad, que ejerce funciones de consulta y colaboración con la Comunidad de Madrid en materia agraria.
La Cámara Agraria de la Comunidad de Madrid desarrolla competencias propias en materia de gestión de pastos y rastrojeras en la región, y tiene a su cargo la Red Antigranizo de la Comunidad de Madrid.
Asimismo, realiza actividades de promoción agroalimentaria y colabora con la administración en temas como la gestión del Registro de Sociedades Agrarias de Transformación, la realización de estadísticas y encuestas agrarias y la gestión administrativa para la tramitación y pago de las subvenciones de fomento de los seguros agrarios en la Comunidad de Madrid. 

Una nueva ayuda directa para la suscripción de seguros agrarios ha convocado la Junta de Castilla y León por un montante de 8,1 millones.
Esta convocatoria, que publica este viernes el Boletín Oficial de Castilla y León (BOCyL), pretende fomentar la suscripción de seguros entre los profesionales del sector para reducir el coste de la prima y, de forma genérica, para implantar una cultura necesaria que minimice los riesgos por situaciones imprevistas como inundaciones y sequías, o la presencia de enfermedades zootécnicas.
El 10 por ciento de cobertura también afecta a los seguros de base con garantías adicionales para explotaciones de cultivos forrajeros (alfalfa, veza y esparceta), semillas y viveros (semilla de alfalfa).
De igual manera, se establece un 10 por ciento para las líneas de seguro de ganado ovino y caprino de reproducción y producción y de cebo.
La convocatoria recoge además un 25 por ciento para subvencionar el seguro de compensación por pérdida de pastos.
Estas subvenciones tienen como objeto la contratación de las pólizas de seguros agrarios que se suscriban en el periodo comprendido entre el 1 de junio de 2019 y el 31 de mayo de 2020. 

Los ataques de animales silvestres (principalmente lobos y perros asilvestrados) al ganado han generado indemnizaciones de 313.186 euros en lo que va de año, con 1.614 cabezas de ganado siniestradas, según los datos de la Agrupación de Entidades Aseguradoras de Seguros Agrarios Combinados (Agroseguro).
Los datos facilitados por la entidad reflejan que el sector ovino y el caprino es el más afectado en número de cabezas (1.162 agresiones) y con una indemnización valorada en algo más de 83.000 euros).
Sin embargo, es el ganado vacuno, con 430 ataques, el que genera el mayor valor de las indemnizaciones (221.564 euros en total).
El equino figura en tercera posición, con 22 ataques y 8.550 euros a lo largo de este año.
En 2018, según la misma fuente, se produjeron 4.643 ataques con derecho a una indemnización global cercana al millón de euros (985.809 euros).
El patrón es similar al de 2019, con una mayoría de ataques en ovino/caprino (3.199 en total) y 234.734 euros por estos siniestros.
Los ataques a terneros y vacas superaron el millar (1.404) y se tradujeron en 734.065 euros de indemnización, mientras que en el caso de los equinos se registraron el año pasado 40 ataques y 17.000 euros compensatorios.
Las agresiones al ganado han vuelto a la actualidad tras los ataques de una osa liberada por Francia en los Pirineos a ovejas en Navarra; asunto que incluso fue tratado la semana pasada en una reunión bilateral entre ambos países.
A pesar de la notoriedad de este caso, no es el oso sino el lobo la especie que más ataques realiza en la península ibérica, debida a una población creciente derivada de los programas de reintroducción.
En un informe de 2017, la organización agraria UPA estimaba que los ataques del lobo al ganado provocaban unas pérdidas anuales de cuatro millones de euros al sector.
En 2016, último año del que hay datos oficiales, se notificaron 5.328 ataques de lobos en España (más de 14 diarios de media), que se saldaron con 10.479 animales muertos.

Página 1 de 11

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder