foro18 banner acta 1000x132 v1

Mostrando publicaciones por etiqueta: Sucesos

La Guardia Civil investiga a dos vecinos de Almendral (Badajoz) como presuntos autores del robo de trece cabras, un cerdo y tres perros de raza mastín, además de material de uso ganadero, en explotaciones de este municipio.
En concreto, se les imputa dos delitos de robo y tres de hurto, según ha informado este viernes el instituto armado en una nota.
La investigación se inició el pasado diciembre a raíz de la denuncia de sustracción de trece cabezas de ganado caprino de una explotación ganadera de Almendral.
Efectivos del equipo ROCA determinaron que los animales podían haber sido trasladados a otras explotaciones ganaderas cercanas del mismo municipio, por lo que procedió a inspeccionar algunas de ellas, en una de las cuales sospecharon que podían hallarse ocultos.
Identificados los responsables de esta explotación, dos vecinos de Almendral, los agentes realizaron una visita a la explotación, en la que localizaron camufladas en un corralón trece cabras, así como un cerdo y un perro.
Asimismo, en establos y cuartos de herramientas, hallaron otros objetos de los que el responsable no pudo acreditar su procedencia.
Tras el análisis de los mismos y gestiones practicadas, la Guardia Civil averiguó que procedían de otros robos y hurtos perpetrados en fincas del mismo término municipal. 

 

Una juez ha condenado a un ganadero de Porrúa (Llanes) a 15 meses de prisión por un delito continuado de maltrato animal y ha pedido que se investigue si la madre y un amigo del acusado cometieron un delito de falso testimonio para favorecerle con su declaración.
La condena, dictada por la juez de lo Penal 2 de Oviedo, incluye además la inhabilitación al acusado, V.M.R., durante cuatro años, para el ejercicio, oficio o comercio relacionado con los animales y su tenencia.
La juez declara probado que V.M.R., al menos desde diciembre de 2017 hasta enero de 2018, privó a sus animales de "los más elementales cuidados", dejándoles encerrados sin comida, ni bebida y en condiciones higiénicas "deplorables".
Los vecinos alertaron del estado de abandono de los animales a la Policía Local de Llanes que, el 3 de enero de 2018, acudieron a la cuadra y hallaron dos gallinas muertas, dos ovejas muertas en avanzado estado de descomposición, y dos burros en estado de desnutrición.
Los burros presentaban fasciculaciones mandibulares y alta probabilidad de padecer cólico por impactación debido a la ingesta de la lana de las ovejas a falta de otro alimento, careciendo de agua y comida y pisando sus propios excrementos acumulados y a los animales en descomposición.
Asimismo, fueron hallados en las inmediaciones de la finca huesos de gallinas introducidos en dos sacos, así como el cadáver de una oveja en la zona del río.
La Asociación Mundo Vivo se hizo cargo de los dos burros, previa autorización judicial, desde el 4 de enero de 2018, a los que cuidaron y atendieron hasta que fueron sustraídos el 29 de enero de 2018, apareciendo ese mismo día en otra finca y devueltos a su procedencia.
Los burros fueron sustraídos, nuevamente, el 2 de febrero de 2018, y desde entonces se desconoce, tanto su estado, como su paradero.
V.M.R. tendrá que indemnizar a la Asociación "Mundo Vivo", en la cantidad que se determine en ejecución de sentencia, por los gastos derivados de la atención dispensada a los burros, como pedía la abogada de la acusación particular, Laura de Pedro Lázaro.
La juez ha tenido en cuenta, entre otras pruebas, la declaración de un testigo que afirmó que los excrementos les llegaban a los burros por las rodillas, estaban encerrados, al 50 por ciento de su normal peso corporal, sucios, los cascos sin recortar y en un estado de abandono total.
Además, incidió en que vio gallinas muertas, "premeditadamente degolladas", así como una oveja muerta junto al río y un saco con huesos de 30 ó 40 gallinas.
La madre del acusado, M.E.B., y su amigo E.M.P. ofrecieron sendas declaraciones "mendaces, a sabiendas de su falsedad, con el evidente ánimo de tratar de favorecer al acusado", señala la sentencia a la que ha tenido acceso Efe, por lo que la juez pide que se investigue si ambos han incurrido en falso testimonio. 

La Guardia Civil, dentro del plan denominada operación Muton 2018, ha detenido a dos hombres por delitos de hurto de ganado, ocurridos en diversas localidades.

Los hechos ocurrieron a finales de noviembre, cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de una serie de robos y hurtos en Antequera, Casabermeja, Periana y la propia capital, además, de Loja (Granada); sustrayéndose un total de 50 cabezas de ganado ovino y 12 de caprino.

Las investigaciones, llevadas a cabo por guardias civiles de los puestos de Colmenar y Casabermeja, dieron como resultado la detención de los presuntos autores, así como la recuperación de 34 cabezas de ganado ovino y ocho de ganado caprino, según ha informado el instituto armado en un comunicado.

Los animales, que fueron localizados en dos cortijos aislados de Casabermeja y Almogía, han sido entregados a sus propietarios en calidad de depositarios mientras continúan las investigaciones para tratar de recuperar el resto de los animales sustraídos.

La Guardia Civil, en colaboración con la dirección general de Salud Pública de la Conselleria de Sanidad valenciana, ha desarticulado una organización criminal que se dedicaba a la distribución, desde las provincias de Valencia y Madrid, de productos cárnicos en condiciones de insalubridad y ha inmovilizado más de mil toneladas de estas carnes.
Según ha informado la Guardia Civil, esta operación ha culminado con la detención de seis personas y la investigación de otras ocho, todas ellas de entre 25 y 60 años, a las que se imputan delitos contra la salud pública, organización criminal y blanqueo de capitales.
Los agentes han practicado tres registros y más de treinta inspecciones en empresas de las localidades valencianas de Alzira y Algemesi, así como en la madrileña de Alcobendas, en los que se han inmovilizado más de mil toneladas de productos cárnicos en mal estado por un valor de alrededor de cinco millones de euros.
El pasado mes de junio tuvieron conocimiento, a través de la Conselleria, de la localización de una empresa clandestina dedicada a la distribución de productos cárnicos insalubres, y los inspectores veterinarios del departamento de Salud de La Ribera levantaron acta de los incumplimientos.
Una vez conocidos los hechos, agentes del equipo de policía judicial de Carlet y miembros del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Valencia iniciaron la operación Jamvina en coordinación con Sanidad.
Los miembros de la organización, que pertenecían a varias empresas que formaban parte del entramado, se dedicaban a introducir en el mercado alimentos en malas condiciones y en diversos formatos, y para ello utilizaban marcas comerciales de otras empresas con el objetivo de dar salida a estos productos.
Los presuntos autores evitaban el desembolso a la hora de destruir los productos caducados o en malas condiciones, y además, conseguían nuevos ingresos con la manipulación de las fechas de consumo preferente de las piezas enteras y las introducían de nuevo en el mercado por un precio menor.
Las diligencias han pasado a disposición del Juzgado de Primera Instancia número 3 de Alzira. 

 

La Guardia Civil ha detenido en la localidad cordobesa de Hinojosa del Duque a dos ganaderos, como sospechosos del robo de ovejas y corderos en otra granja de la zona. Sustraían presuntamente los animales y les cambiaban la identificación, utilizando el código de su explotación para hacer una guía que les permitía venderlos como propios en los circuitos oficiales sin levantar sospechas.

El equipo ROCA de la Benemérita, especializado en el control de robos en el campo, había recibido a finales de 2017 la denuncia de un ganadero de Hinojosa del Duque que echaba en falta en su explotación casi medio centenar de corderos y varias ovejas. Después de la denuncia se iniciaron las pesquisas, que llevaron a sospechar de un ganadero de la localidad de Valsequillo, a cuya granja se realizó una visita y en una primera inspección ocular se fueron confirmando las sospechas.

Para continuar la investigación del caso, desde la Guardia Civil se pusieron en contacto seguidamente con los Servicios Veterinarios de la Oficina Comarcal Agraria (OCA) de Penarroya-Pueblonuevo, de la que depende esta explotación, para visitar oficialmente las instalaciones y hacer todas las comprobaciones oportunas en la documentación de la ganadería. Finalmente, el sospechoso confesó los hechos e implicó en los mismos a una mujer. Ambos han sido puestos a disposición judicial.

La operación ha permitido la recuperación de una parte de los animales sustraídos, que fueron devueltos a su dueño.

 

La Guardia Civil investiga a una mujer de Granada acusada de un delito contra la administración de justicia por denunciar el falso robo de un rebaño de más de 260 ovejas para ocultar que habían muerto en su finca.
Según ha explicado en un comunicado este cuerpo armado, ha puesto a disposición judicial como investigada a una mujer de 61 años por denunciar en falso un delito.
La investigada es propietaria de un rebaño de ovejas y acudió al cuartel de la Guardia Civil de Iznalloz (Granada) el pasado mes de junio para denunciar que le habían robado 261 de estos animales.
En su denuncia expuso que durante la madrugada del día 26 alguien rompió la valla perimetral de la finca y sustrajo 220 ovejas grandes, 27 ovejas con menos de un año, 8 cabras y 6 chotos con la ayuda de perros, por lo que tuvo que ser alguien con conocimiento de pastoreo.
La patrulla del Seprona de la Guardia Civil de Guadix se hizo cargo de la investigación del robo de los animales y realizó una inspección ocular en la finca.
Tras recorrer muchas hectáreas de terreno, los agentes encontraron 40 bolos ruminales electrónicos pertenecientes a otras tantas ovejas muertas y comprobó que se correspondían a las ovejas denunciadas como robadas, por lo que, evidentemente, no pudieron ser robadas y la denuncia era falsa. 

Agentes de la Guardia Civil han detenido a un español y a un marroquí, de 46 y 29 años, respectivamente, vecinos de Murcia y de Beniel, como presuntos autores de los delitos de robo con fuerza, estafa y receptación en una docena de delitos en fincas de Cabezo de la Plata (Murcia).
Según ha informado la Guardia Civil, los detenidos, los efectos recuperados y las diligencias instruidas han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Murcia.
La operación "Fenazall" se inició tras cierta agitación entre los propietarios de la zona, en la que se encuentran varias explotaciones ganaderas y agrícolas, causándoles perjuicios por los hechos producidos.
Guardias civiles del Equipo ROCA (contra los robos de campo), en colaboración con efectivos de Prevención de Seguridad Ciudadana, efectuaron inspecciones oculares en el lugar de los robos, así como otras gestiones, para recabar todos los indicios posibles sobre el modus operandi, los medios empleados y la identidad de los autores.
En uno de los hechos delictivos investigados, los agentes obtuvieron datos de un vehículo utilizado para cometer el robo.
La víctima, aunque no pudo aportar la matrícula, sí informó de numerosas características del vehículo, lo cual permitió fijar una línea de investigación.
Fruto de los indicios obtenidos y gracias a la colaboración ciudadana se identificó a un empleado de una de las fincas afectadas como sospechoso y uno de los seguimientos realizados sobre éste dio sus frutos, ya que permitió detectar una entrevista con otra persona en una gasolinera de Alquerías donde el sospechoso le mostraba los objetos que portaba en el maletero del vehículo.
Una vez en el lugar del encuentro, los guardias civiles identificaron a las dos personas y comprobaron in situ que el sospechoso llevaba en el maletero de su vehículo varias herramientas presuntamente sustraídas en fincas, como una motosierra, una desbrozadora, un grupo electrógeno y un compresor de aire, valorado todo ello en 1.200 euros, por lo que los agentes detuvieron a ambos, al primero como presunto autor de delito de robo con fuerza y al segundo como presunto autor de delito de receptación.
A uno de los ahora arrestados, que trabajaba en una finca, se le atribuye la presunta autoría de al menos una decena de robos cometidos en la propia finca en la que trabajaba, así como en explotaciones agrícolas y ganaderas de la zona, para lo que se valía de su amplio conocimiento de la zona, lo que le facilitaba no levantar sospechas.
Además de los robos, al empleado de la finca también se le atribuye la presunta autoría de delito de estafa, ya que, abusando de la confianza de sus jefes, realizó varios repostajes para beneficio propio a cuenta de la empresa que gestionaba la explotación ganadera.
Al parecer repostaba los vehículos de la empresa y, posteriormente, extraía el combustible para uso personal, ascendiendo la cuantía estafada a 1.000 euros aproximadamente

La Guardia Civil ha detenido a dos vecinos de la localidad pacense de Navalvillar de Pela como presuntos autores de la sustracción de 80 cabezas de ovino de una explotación ganadera de Villanueva de la Serena.
Los hechos sucedieron el pasado mes de agosto cuando el responsable de una explotación ganadera de Villanueva de la Serena denunció la sustracción de 80 ovejas de la raza "Idelfran", valoradas en unos 3.600 euros, 80 litros de gasoil y diferentes herramientas.
Durante la investigación, el Equipo ROCA de la Guardia Civil de Villanueva de la Serena pudo averiguar e implicar a dos hombres con numerosos antecedentes, quienes presuntamente, tras sustraer los animales, los trasladaron y vendieron al encargado de una explotación del municipio cacereño de Madrigalejo.
Con la colaboración y apoyo de la Guardia Civil de Madrigalejo y del Seprona de Trujillo, los agentes inspeccionaron la citada finca, donde lograron localizar y recuperar las 80 ovejas sustraídas, que el encargado de la finca camuflaba entre otras cabezas de su explotación.
Ante estos hechos, al encargado se le instruyeron diligencias como investigado por un delito de receptación, ya que a sabiendas de su procedencia ilegal, supuestamente, compró las cabezas de ganado.
Este lunes se ha procedido a la detención de los sospechosos en su municipio de residencia.
Las diligencias junto con los detenidos han sido puestas a disposición de los Juzgados de Instrucción Villanueva de la Serena.

 

Los bomberos de la ciudad de Madrid han hecho en el primer semestre del año un total de 452 intervenciones por incendios de vegetación y pastos, dos fuegos de árboles y otros 16 por incendios de vertederos o escombreras, menos que el año anterior gracias a las lluvias primaverales.
Estos incendios se dan, según explican fuentes municipales, en "zonas que no se limpian, que están descuidadas". Como detallan desde la Unidad de Comunicación de Bomberos estos fuegos también ocurren "en solares no urbanizados todavía, donde los matojos alcanzan unos 40 o 50 centímetros de altura".
El problema, subrayan desde el Consistorio, es que el fuego de este tipo de vegetación "se propaga muy rápidamente, más que en los incendios forestales habituales", lo que obliga a intervenir con celeridad ya que estos fuegos alcanzan velocidades de entre 8 y 12 kilómetros por hora, e incluso mayores con viento, lo que puede causar contratiempos en caso de que haya viviendas o vehículos cercanos a estos pastos.
Este año ha sido atípico ya que mientras que en junio de 2017 se hicieron cerca de 300 intervenciones, en esta ocasión han 99 gracias a que las lluvias primaverales han mantenido verdes los pastos hasta bien entrado el mes.
También los fuegos en escombreras o vertederos pueden complicarse debido a que se depositan residuos indebidos y en estos fuegos puede haber productos inflamables tales como aerosoles o mecheros, algo "desgraciadamente bastante habitual". Estos profesionales también se encuentran con neumáticos que deberían llevarse a puntos de reciclaje y que al arden provocan humo muy denso.
Estos fuegos se complican en caso de estar situados junto a vías de circulación, añaden desde el Consistorio.

 

La Guardia Civil ha detenido en Villaviciosa de Odón a dos personas por presuntamente maltratar a los animales de su explotación ganadera, y por su supuesta implicación en delitos relativos a la protección de la flora, fauna y animales domésticos.
Fue a raíz de la comunicación de un vecino, que alertó del abandono de varios animales en una finca situada en la Cañada Pirrucas, cuando el Equipo de Investigación del Servicio de Protección de la Naturaleza de Tres Cantos comenzó las pesquisas.
Cuando los agentes ubicaron la finca, procedieron a inspeccionarla en coordinación con veterinarios de la Dirección General de Agricultura y Ganadería de la Comunidad de Madrid, y descubrieron una veintena de cabras en avanzado estado de descomposición que podrían llevar meses abandonadas, por lo que los veterinarios declinaron la opción de realizar una necropsia a los animales.
Durante la inspección los especialistas del Seprona localizaron varios crotales -etiquetas que llevan prendidos de las orejas algunos animales de granja- que permitieron identificar la explotación ganadera y a sus legítimos propietarios.
Una vez localizados los dueños de la explotación, se les citó en calidad de investigados por abandono de los animales, cuyos restos fueron retirados por una empresa autorizada de la Comunidad de Madrid.

Página 1 de 70

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder