Mostrando publicaciones por etiqueta: Sucesos

 

Los bomberos de la ciudad de Madrid han hecho en el primer semestre del año un total de 452 intervenciones por incendios de vegetación y pastos, dos fuegos de árboles y otros 16 por incendios de vertederos o escombreras, menos que el año anterior gracias a las lluvias primaverales.
Estos incendios se dan, según explican fuentes municipales, en "zonas que no se limpian, que están descuidadas". Como detallan desde la Unidad de Comunicación de Bomberos estos fuegos también ocurren "en solares no urbanizados todavía, donde los matojos alcanzan unos 40 o 50 centímetros de altura".
El problema, subrayan desde el Consistorio, es que el fuego de este tipo de vegetación "se propaga muy rápidamente, más que en los incendios forestales habituales", lo que obliga a intervenir con celeridad ya que estos fuegos alcanzan velocidades de entre 8 y 12 kilómetros por hora, e incluso mayores con viento, lo que puede causar contratiempos en caso de que haya viviendas o vehículos cercanos a estos pastos.
Este año ha sido atípico ya que mientras que en junio de 2017 se hicieron cerca de 300 intervenciones, en esta ocasión han 99 gracias a que las lluvias primaverales han mantenido verdes los pastos hasta bien entrado el mes.
También los fuegos en escombreras o vertederos pueden complicarse debido a que se depositan residuos indebidos y en estos fuegos puede haber productos inflamables tales como aerosoles o mecheros, algo "desgraciadamente bastante habitual". Estos profesionales también se encuentran con neumáticos que deberían llevarse a puntos de reciclaje y que al arden provocan humo muy denso.
Estos fuegos se complican en caso de estar situados junto a vías de circulación, añaden desde el Consistorio.

 

La Guardia Civil ha detenido en Villaviciosa de Odón a dos personas por presuntamente maltratar a los animales de su explotación ganadera, y por su supuesta implicación en delitos relativos a la protección de la flora, fauna y animales domésticos.
Fue a raíz de la comunicación de un vecino, que alertó del abandono de varios animales en una finca situada en la Cañada Pirrucas, cuando el Equipo de Investigación del Servicio de Protección de la Naturaleza de Tres Cantos comenzó las pesquisas.
Cuando los agentes ubicaron la finca, procedieron a inspeccionarla en coordinación con veterinarios de la Dirección General de Agricultura y Ganadería de la Comunidad de Madrid, y descubrieron una veintena de cabras en avanzado estado de descomposición que podrían llevar meses abandonadas, por lo que los veterinarios declinaron la opción de realizar una necropsia a los animales.
Durante la inspección los especialistas del Seprona localizaron varios crotales -etiquetas que llevan prendidos de las orejas algunos animales de granja- que permitieron identificar la explotación ganadera y a sus legítimos propietarios.
Una vez localizados los dueños de la explotación, se les citó en calidad de investigados por abandono de los animales, cuyos restos fueron retirados por una empresa autorizada de la Comunidad de Madrid.

 

La Guardia Civil ha descubierto, e inmovilizado, una tonelada de productos ibéricos y lácteos con riesgo para la salud en el municipio salmantino de La Alberca y ha investigado a dos hombres como supuestos autores de delitos contra la salud pública y falsedad documental.
Según ha informado hoy la Comandancia de la Guardia Civil en Salamanca, el inicio de la investigación se produjo en diciembre de 2017, tras inspeccionar un establecimiento en La Alberca autorizado por las autoridades sanitarias sólo para el envasado de productos cárnicos.
Así, se ha descubierto que este establecimiento almacenaba y distribuía, de manera ilegal, productos cárnicos sin tener una autorización sanitaria y, además, se ha comprobado que en diversas instalaciones tenían almacenados productos cárnicos y lácteos para su distribución al consumidor.
En esa inspección se localizaron envases de paté caducados con un peso de 42 kilos; 42 piezas de paleta curada de 3 kilos y 11 envases de dos paletas de 6,2 kilos sin etiqueta ni lote; 360 kilogramos aproximados de quesos curados en mal estado; 42 paquetes de loncheados de jamón sin etiqueta ni lote; 22 quesos de distinta procedencia sin etiqueta; 4 cajas de 30 envases de jamón sin etiqueta ni lote.
También se encontraron otros productos cárnicos, como lomo, solomillo, secreto y pluma que estaban congelados y envasados en cajas y depositados en remolques frigoríficos dados de baja de la circulación sin registros de temperaturas que certificaran su sanidad.
Según la Guardia Civil, "al no quedar garantizada la trazabilidad sanitaria, detectada la caducidad y deficiente estado higiénico para el consumo", se inmovilizaron de manera cautelar todos los productos.
Además de realizar denuncias por incumplimientos de la ley sanitaria, se ha investigado a dos hombres de 47 años, R.B.P. y M.G.G., como supuestos autores de los delitos contra la salud pública y falsedad documental.

Cabra TinerfeñaUn ganadero propietario de una granja de cabras en San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria) ha sido detenido como presunto autor de sendos delitos de  maltrato animal y tenencia ilícita de armas. La patrulla del SEPRONA (Servicio de Protección de la Naturaleza) de la Guardia Civil de Vecindario localizó varios cadáveres de cabras en una zanja y descubríó varios perros con heridas en la explotación, además de incautare un subfusil ametrallador de marca Star antiguo. El ganadero ya había sido investigado en ocasiones anteriores por el trato que daba a los animales, por lo que los agentes del SEPRONA habían visitado varias veces la explotación en los últimos meses para comprobar las posibles irregularidades.

El equipo Roca de la Guardia Civil de Fraga (Huesca) ha detenido a dos jóvenes de 21 y 28 años de la comarca del Bajo Cinca como presuntos autores de seis robos en explotaciones agrarias de un total de 184 cabezas de ganado.Foto 5 web
Según ha informado el Instituto Armado, en la operación, denominada "Aleycar", se investiga también a otros dos jóvenes de 19 y 24 años, uno de Lérida y otro del Bajo Cinca.
Las mismas fuentes han explicado que estas personas formaban un grupo organizado en el que uno de los miembros planificaba el robo y el resto se encargaba de acceder a la explotación ganadera, tras romper los candados de las puertas o escalar los muros, encintar a los animales y cargarlos posteriormente.
Su finalidad era la venta entre sus círculos cercanos a un precio de 40-50 euros por cabeza, mucho menor que el valor de venta en el mercado legal.
Tras recibir diversas denuncias relativas a robos de ganado ovino en varias explotaciones ganaderas del Bajo Cinca, se inició una investigación por parte del Equipo Roca de la Guardia Civil de Fraga tendente a la localización del posible autor/es de los mismos.
Estas detenciones son consecuencia de la investigación puesta en marcha por la Guardia Civil después de que se localizaran varios corderos en la zona de Fraga encintados por las patas que habrían sido abandonados cuando los presuntos ladrones detectaron la presencia policial y se dieran a la fuga dos vehículos con un ocupante cada uno.
La Guardia Civil ha podido relacionar a estas personas con los posibles implicados en la "Operación Serca" desarrollada anteriormente por el mismo personal del Equipo Roca de Fraga, y en la que se encontró un cordero, en las mismas circunstancias que los hallados ahora, que pertenecía a una de las explotaciones que había denunciado varios robos.

 

Siete personas han sido detenidas por la Ertzaintza relacionadas con un matadero ilegal situado en la localidad alavesa de Aiara en el que se sacrificaban animales y se distribuía la carne para consumo humano sin los controles sanitarios y administrativos requeridos.
El matadero ha sido desmantelado y a los siete arrestados, cinco de ellos integrantes de un "grupo criminal", se les acusa de delitos contra la salud pública, maltrato animal y contra el medio ambiente, aunque tras pasar a disposición judicial han quedado en libertad, ha informado hoy el Departamento vasco de Seguridad.
La carne de ese matadero se distribuía principalmente entre particulares, aunque una parte de ella se destinaba a bares y establecimientos de alimentación.
El caso ha sido liderado por la Sección de Medio Ambiente y el Servicio de Investigación Territorial de Álava de la Ertzaintza, aunque también han colaborado el Servicio de Ganadería de la Diputación alavesa y la Dirección de Salud Pública del Gobierno Vasco.
La investigación de la operación, denominada Hiltegi (Matadero), se inició a finales del año pasado a raíz de algunas informaciones recogidas por la Ertzaintza que apuntaban a la existencia de un matadero ilegal en la comarca alavesa de Aiara y a la distribución sin control de carne destinada al consumo humano.
Según la Ertzaintza, el grupo desmantelado llevaba funcionando unos cinco años. Además de criar ganado vacuno y ovino, el recinto era utilizado como matadero ilegal donde se sacrificaban vacas y ovejas principalmente sin los permisos administrativos ni controles sanitarios.
Ese ganado era ofrecido por propietarios de Bizkaia y Cantabria y se trataba de animales que no tenían salida en el mercado legal y "para los que buscaban un rendimiento en el mercado negro".
La Policía vasca estima que semanalmente daban muerte a una media de dos vacas y veinticinco cabezas de ganado ovino.
El grupo además contaba con integrantes dedicados a la comercialización y distribución de esa carne, que en su mayoría iba destinada a domicilios particulares de Bilbao y de Vitoria, entre otras localidades.
Las fuentes han concretado que algunos bares y establecimientos de alimentación recibían también periódicamente partidas de esa mercancía.
El transporte se llevaba a cabo en vehículos particulares sin refrigeración ni las necesarias medidas sanitarias y los desechos animales eran trasladados y abandonados en su mayoría en una sima ubicada en la zona de Peña Angulo, en el norte de Burgos.
Tras meses de investigación y seguimiento, la Ertzaintza culminó la operación ayer y detuvo a cuatro personas en la granja, concretamente a los dueños de la explotación y a otros dos varones.
En el momento del arresto los cuatro se encontraban matando a varias ovejas.
Ayer también se detuvo en Vitoria a otro hombre, que está considerado como el encargado de la distribución a particulares de una parte de la producción ilegal.
Asimismo, en Karrantza (Bizkaia) se arrestó a otros dos hombres que al parecer suministraban de forma habitual ganado para ese sacrificio ilegal.
La Ertzaintza registró la vivienda de los dos principales implicados e intervino material y documentación relevante para el caso.
También se inspeccionaron cuatro establecimientos donde se vendía al público esa carne ilegal, tres en Vitoria y uno en Bilbao.
Los siete arrestados, con edades comprendidas entre los 32 y los 59 años, han pasado hoy a disposición judicial, aunque la Ertzaintza mantiene abierta la investigación.
El juez ha decretado su puesta en libertad y tres de ellos tienen la obligación de presentarse periódicamente en dependencias judiciales.
Tres de los detenidos tienen antecedentes delictivos, uno por violencia de género, hurto y quebrantamiento de orden de alejamiento; otro por amenazas, violencia de género y maltrato animal, y un tercero por amenazas, agresiones y daños.


En su escrito, el Ministerio Público relata que el acusado, en la madrugada del 4 de abril de 2015, realizó diferentes quemas en el margen derecho de la carretera local de Grado GR-2, en la finca que aprovecha para el pasto de su ganado y que tiene acotada con un pastor eléctrico.
Sin embargo, el hombre habría realizado esas quemas, administrativamente prohibidas, sin adoptar ningún tipo de precaución y sin aviso previo a las autoridades pertinentes.
El fuego cobró fuerza y se propagó por el monte y parcelas cercanas, afectando a un total de 25 parcelas rústicas, y obligando a intervenir a los Bomberos para extinguirlo.
La superficie total afectada fue de 11,6 hectáreas, de las que 5 fueron de arbolado, afectando a varias especies vegetales.
La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de incendio forestal cometido por imprudencia grave y solicita que se condene al acusado a 8 meses de prisión, inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y al pago de una multa de 3.600 euros.


 

La Guardia Civil ha abierto una investigación contra un ganadero de la localidad cacereña de Bohonal de Ibor por un delito de hurto de dieciocho corderos del interior de una finca situada en el mismo término municipal, diez de los cuales ya han sido recuperados y entregados a su propietario.

Según ha informado la Guardia Civil en una nota, el pasado día 18 un ganadero de Bohonal presentó una denuncia por la sustracción de varios corderos del interior de una finca de su propiedad.
Los agentes se personaron en la finca e iniciaron una investigación, que comenzó en otras granjas ganaderas al sospechar que los animales los podría haber sustraído otro ganadero.
De igual forma, comprobaron que el mismo día en el que se formuló la denuncia, un ganadero de Bohonal de Ibor había realizado la venta de un gran número de corderos a una empresa de ganados de la localidad cacereña de Fresnedoso de Ibor.
El titular de ésta confirmó la transacción a la Guardia Civil y los agentes averiguaron que el ganado comprado se hallaba estabulado en una nave situada en el mismo término municipal.
Los agentes y el propietario del ganado sustraído se personaron en dicha nave, donde el denunciante reconoció a varios de sus corderos, a pesar de que el supuesto autor del hurto les había colocado ya crotales identificativos con la numeración de su explotación ganadera.
Finalmente, la Guardia Civil ha investigado a un ganadero de 28 años, propietario de una explotación contigua a la del denunciante, por un supuesto delito de hurto de ganado y ha recuperado diez de los dieciocho corderos sustraídos, los cuales han sido devueltos a su legítimo propietario.

 

 

La Guardia Civil ha denunciado al propietario de una explotación ganadera del municipio grancanario de San Bartolomé de Tirajana, que tenía animales muertos en ella y ya había abandonado otros en los alrededores de la Presa de Chira, se indica en un comunicado.
El servicio de medio ambiente de la Guardia Civil hizo una inspección el pasado 1 de diciembre, tras una denuncia de los servicios de vigilancia y mantenimiento de los Barrancos del Consejo de Insular de Aguas, que encontraron varios cadáveres de ovejas cerca del embalse.
Los agentes encontraron cuatro ovejas muertas en una zona inundable de la presa, y tras identificar los animales y la explotación a la que pertenecían, localizaron a su propietario, que los reconoció como suyos.
Le dijeron que debía hacerse cargo de la retirada y gestión de los cadáveres en cuestión, y fue denunciado por un infracción a lo dispuesto en el artículo 7.f de la Ley 8/2003, de 24 de abril, de sanidad animal.
Los agentes decidieron inspeccionar nuevamente la misma explotación el pasado día 13 de marzo, y encontraron varios animales de ganadería en una situación insalubre, además de varios cadáveres de ovejas, uno de un caballo y un foso con numerosos -entre 30 y 40- cuerpos de cabras, ovejas y un cerdo en diferentes grados de putrefacción.
Por todo ello el Seprona realizó la correspondiente acta de denuncia a la citada Ley 8/2003, informando de la situación nuevamente a la autoridad administrativa competente del correspondiente expediente sancionador, la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación del Gobierno de Canarias.

Página 1 de 69

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder