foro18 oviesp 1000x170 2

Mostrando publicaciones por etiqueta: Sucesos

 

Siete personas han sido detenidas por la Ertzaintza relacionadas con un matadero ilegal situado en la localidad alavesa de Aiara en el que se sacrificaban animales y se distribuía la carne para consumo humano sin los controles sanitarios y administrativos requeridos.
El matadero ha sido desmantelado y a los siete arrestados, cinco de ellos integrantes de un "grupo criminal", se les acusa de delitos contra la salud pública, maltrato animal y contra el medio ambiente, aunque tras pasar a disposición judicial han quedado en libertad, ha informado hoy el Departamento vasco de Seguridad.
La carne de ese matadero se distribuía principalmente entre particulares, aunque una parte de ella se destinaba a bares y establecimientos de alimentación.
El caso ha sido liderado por la Sección de Medio Ambiente y el Servicio de Investigación Territorial de Álava de la Ertzaintza, aunque también han colaborado el Servicio de Ganadería de la Diputación alavesa y la Dirección de Salud Pública del Gobierno Vasco.
La investigación de la operación, denominada Hiltegi (Matadero), se inició a finales del año pasado a raíz de algunas informaciones recogidas por la Ertzaintza que apuntaban a la existencia de un matadero ilegal en la comarca alavesa de Aiara y a la distribución sin control de carne destinada al consumo humano.
Según la Ertzaintza, el grupo desmantelado llevaba funcionando unos cinco años. Además de criar ganado vacuno y ovino, el recinto era utilizado como matadero ilegal donde se sacrificaban vacas y ovejas principalmente sin los permisos administrativos ni controles sanitarios.
Ese ganado era ofrecido por propietarios de Bizkaia y Cantabria y se trataba de animales que no tenían salida en el mercado legal y "para los que buscaban un rendimiento en el mercado negro".
La Policía vasca estima que semanalmente daban muerte a una media de dos vacas y veinticinco cabezas de ganado ovino.
El grupo además contaba con integrantes dedicados a la comercialización y distribución de esa carne, que en su mayoría iba destinada a domicilios particulares de Bilbao y de Vitoria, entre otras localidades.
Las fuentes han concretado que algunos bares y establecimientos de alimentación recibían también periódicamente partidas de esa mercancía.
El transporte se llevaba a cabo en vehículos particulares sin refrigeración ni las necesarias medidas sanitarias y los desechos animales eran trasladados y abandonados en su mayoría en una sima ubicada en la zona de Peña Angulo, en el norte de Burgos.
Tras meses de investigación y seguimiento, la Ertzaintza culminó la operación ayer y detuvo a cuatro personas en la granja, concretamente a los dueños de la explotación y a otros dos varones.
En el momento del arresto los cuatro se encontraban matando a varias ovejas.
Ayer también se detuvo en Vitoria a otro hombre, que está considerado como el encargado de la distribución a particulares de una parte de la producción ilegal.
Asimismo, en Karrantza (Bizkaia) se arrestó a otros dos hombres que al parecer suministraban de forma habitual ganado para ese sacrificio ilegal.
La Ertzaintza registró la vivienda de los dos principales implicados e intervino material y documentación relevante para el caso.
También se inspeccionaron cuatro establecimientos donde se vendía al público esa carne ilegal, tres en Vitoria y uno en Bilbao.
Los siete arrestados, con edades comprendidas entre los 32 y los 59 años, han pasado hoy a disposición judicial, aunque la Ertzaintza mantiene abierta la investigación.
El juez ha decretado su puesta en libertad y tres de ellos tienen la obligación de presentarse periódicamente en dependencias judiciales.
Tres de los detenidos tienen antecedentes delictivos, uno por violencia de género, hurto y quebrantamiento de orden de alejamiento; otro por amenazas, violencia de género y maltrato animal, y un tercero por amenazas, agresiones y daños.


En su escrito, el Ministerio Público relata que el acusado, en la madrugada del 4 de abril de 2015, realizó diferentes quemas en el margen derecho de la carretera local de Grado GR-2, en la finca que aprovecha para el pasto de su ganado y que tiene acotada con un pastor eléctrico.
Sin embargo, el hombre habría realizado esas quemas, administrativamente prohibidas, sin adoptar ningún tipo de precaución y sin aviso previo a las autoridades pertinentes.
El fuego cobró fuerza y se propagó por el monte y parcelas cercanas, afectando a un total de 25 parcelas rústicas, y obligando a intervenir a los Bomberos para extinguirlo.
La superficie total afectada fue de 11,6 hectáreas, de las que 5 fueron de arbolado, afectando a varias especies vegetales.
La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de incendio forestal cometido por imprudencia grave y solicita que se condene al acusado a 8 meses de prisión, inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y al pago de una multa de 3.600 euros.


 

La Guardia Civil ha abierto una investigación contra un ganadero de la localidad cacereña de Bohonal de Ibor por un delito de hurto de dieciocho corderos del interior de una finca situada en el mismo término municipal, diez de los cuales ya han sido recuperados y entregados a su propietario.

Según ha informado la Guardia Civil en una nota, el pasado día 18 un ganadero de Bohonal presentó una denuncia por la sustracción de varios corderos del interior de una finca de su propiedad.
Los agentes se personaron en la finca e iniciaron una investigación, que comenzó en otras granjas ganaderas al sospechar que los animales los podría haber sustraído otro ganadero.
De igual forma, comprobaron que el mismo día en el que se formuló la denuncia, un ganadero de Bohonal de Ibor había realizado la venta de un gran número de corderos a una empresa de ganados de la localidad cacereña de Fresnedoso de Ibor.
El titular de ésta confirmó la transacción a la Guardia Civil y los agentes averiguaron que el ganado comprado se hallaba estabulado en una nave situada en el mismo término municipal.
Los agentes y el propietario del ganado sustraído se personaron en dicha nave, donde el denunciante reconoció a varios de sus corderos, a pesar de que el supuesto autor del hurto les había colocado ya crotales identificativos con la numeración de su explotación ganadera.
Finalmente, la Guardia Civil ha investigado a un ganadero de 28 años, propietario de una explotación contigua a la del denunciante, por un supuesto delito de hurto de ganado y ha recuperado diez de los dieciocho corderos sustraídos, los cuales han sido devueltos a su legítimo propietario.

 

 

La Guardia Civil ha denunciado al propietario de una explotación ganadera del municipio grancanario de San Bartolomé de Tirajana, que tenía animales muertos en ella y ya había abandonado otros en los alrededores de la Presa de Chira, se indica en un comunicado.
El servicio de medio ambiente de la Guardia Civil hizo una inspección el pasado 1 de diciembre, tras una denuncia de los servicios de vigilancia y mantenimiento de los Barrancos del Consejo de Insular de Aguas, que encontraron varios cadáveres de ovejas cerca del embalse.
Los agentes encontraron cuatro ovejas muertas en una zona inundable de la presa, y tras identificar los animales y la explotación a la que pertenecían, localizaron a su propietario, que los reconoció como suyos.
Le dijeron que debía hacerse cargo de la retirada y gestión de los cadáveres en cuestión, y fue denunciado por un infracción a lo dispuesto en el artículo 7.f de la Ley 8/2003, de 24 de abril, de sanidad animal.
Los agentes decidieron inspeccionar nuevamente la misma explotación el pasado día 13 de marzo, y encontraron varios animales de ganadería en una situación insalubre, además de varios cadáveres de ovejas, uno de un caballo y un foso con numerosos -entre 30 y 40- cuerpos de cabras, ovejas y un cerdo en diferentes grados de putrefacción.
Por todo ello el Seprona realizó la correspondiente acta de denuncia a la citada Ley 8/2003, informando de la situación nuevamente a la autoridad administrativa competente del correspondiente expediente sancionador, la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación del Gobierno de Canarias.

Unas cuarenta ovejas del rebaño de unas 600 que habría sido arrastrado por la crecida del río Aragón tras las últimas lluvias, a su paso por una finca situada en Cáseda, fueron halladas muertas en un lugar inaccesible, según informó la Policía Foral.
Este mismo cuerpo indicó que hay otros grupos de ovejas en islotes una vez ha bajado el nivel de las aguas del río.
La Policía Foral alertó a la Confederación Hidrográfica del Ebro para su conocimiento, mientras se patrullaban las orillas y presas de la zona con el fin de intentar localizar a los animales. 

 

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha defendido en el Senado que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado no "escatiman esfuerzos" para garantizar la seguridad en el medio rural, donde trabajan 106 equipos especializados en los robos en el campo, los ROCA.
Así, ha precisado que, mientras en 2012 se denunciaron 13.124 robos en el medio rural, en 2017 esta cifra fue de algo más de 6.395.
Cuando cambió el Gobierno se tomaron "medidas ejemplarizantes", ha asegurado el ministro, como la creación de 54 equipos ROCA en sólo dos años, unos grupos especializados que ya llegan a 106 en la actualidad.
Los cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado contabilizaron un total de 6.914 robos en explotaciones agrarias y ganaderas durante 2017, según detalló el Ejecutivo en una respuesta escrita al Grupo Socialista.
Andalucía es la comunidad que acumula más infracciones, con el 35,4 % del total nacional; le siguen a gran distancia Castilla-La Mancha y Comunidad Valenciana.
La información que aportaba el Gobierno en esta pregunta -a partir de los datos del Cuerpo Nacional de Policía, la Guardia Civil, la Ertzaintza, la Policía Foral de Navarra y las Policías Locales- cuantificaba los robos "con fuerza", "con fuerza en el interior de vehículos" o "con violencia e intimidación". 

La Guardia Civil ha detenido a dos vecinos de Villanueva de la Serena como presuntos autores del robo en siete explotaciones ganaderas de la provincia de Badajoz, situadas en la comarca de La Serena y en el municipio de Valverde de Mérida.
Los siete robos, en explotaciones de La Haba, Valverde de Mérida, Campanario, Magacela y Alange, se llevaron a cabo durante la ausencia de personal, y a las que se desplazaban con sus vehículos para cargar y transportar los animales, ha explicado la Guardia Civil en una nota de prensa.
El Equipo ROCA de la Guardia Civil de Villanueva de la Serena averiguó la implicación de los dos detenidos gracias al dispositivo organizado por los robos de ganado perpetrados en La Haba, Valverde de Mérida y Campanario, donde sustrajeron cabezas de ganado ovino, animales de granja y pienso para los animales.
Fue en la finca de Campanario en la que, tras llevar los animales, la Guardia Civil interceptó a los detenidos, cuando transportaban en su vehículo los animales sustraídos.
Con la detención de los presuntos autores de los robos de ganado y el desarrollo de la investigación, los agentes obtuvieron suficientes vestigios para implicar a los detenidos en otros cuatro robos en explotaciones de Magacela, Alange y Campanario.
En total, se les considera autores de siete robos, en los que se apoderaron una veintena de cabezas de ganado ovino, una decena de animales de granja y de sacos de pienso para animales.
Los detenidos han sido puestos a disposición de los Juzgados de Instrucción de Villanueva de la Serena.

Cuerpo de la oveja Dolly expuesto en el Museo Nacional de Edimburgo./Maurice-Mcdonald/EFE.

Cuerpo de la oveja Dolly expuesto en el Museo Nacional de Edimburgo. / MAURICE-MCDONALD/EFE.

Su plan se frustró cuando descrubrieron que el cobertizo estaba tan lleno de ovejas que era imposible distinguir al animal

Un grupo de activistas en contra de la clonación intentó secuestrar a la oveja Dolly en 1998, pero su plan fracasó al no poder distinguirla de entre un rebaño con más ejemplares, según ha revelado uno de los participantes en la fallida acción.

En declaraciones recogidas por Efe de la prensa escocesa, Mark Lynas contó cómo trató, junto a otras tres personas, de secuestrar a Dolly, quien residía en el Instituto Roslin (cerca de Edimburgo), un episodio que se recoge en su libro 'Semillas de la ciencia: por qué nos equivocamos tanto con los transgénicos", que publicará en junio.

«Me hice pasar por investigador académico y obtuve acceso a la biblioteca del Instituto Roslin. Una vez que pasé por delante de la recepción, tuve vía libre por los pasillos y deambulé tratando de encontrar cuál de los diversos cobertizos exteriores contenía a Dolly», ha relatado.

El objetivo de los secuestradores era llamar la atención sobre suoposición al desarrollo de la técnica de clonación que vivía en aquella época su momento álgido.

Sin embargo, su plan se frustró cuando descubrieron que el cobertizo estaba tan lleno de ovejas que era imposible identificar a Dolly del resto, por lo que decidieron abortar el plan.

«¡Qué desastre! Como cualquier pastor medio competente sabe, todas las ovejas parecen más o menos iguales. Las ovejas clonadas, casi por definición, parecen aún más iguales (...). Los científicos de Roslin nos habían superado al ocultar a Dolly a plena vista», ha señalado.

Lynas, que fue uno de los abanderados del activismo en contra de la modificación genética en el Reino Unido en los noventa, se retracta en este libro de sus opiniones y asegura que ha comprendido cómo los transgénicos pueden utilizarse en beneficio del medio ambiente.

En 1996 los científicos Ian Wilmut y Keith Campbell lograron crear a Dolly, el primer mamífero en ser clonado con éxito a partir de una célula adulta, un experimento que supuso un hito para el avance de la investigación genética, pues se produjo tras más de 270 intentos fallidos. Pero la existencia de la oveja no se divulgó hasta 1997, cuando los expertos estuvieron seguros de que estaba sana e iba a sobrevivir.

Dolly murió a los seis años, cuando se decidió sacrificarla debido la infección pulmonar que padecía, su cuerpo fue preservado y se expone en el Museo Nacional de Edimburgo.

 

La Guardia Civil ha detenido a un ganadero como supuesto autor de un delito de simulación de delito, al interponer una denuncia falsa según la cual le habrían robado 10 corderos de su nave agrícola ubicada en Nava de Arévalo (Ávila), cuando los había entregado a un tercero como pago de una deuda.
Según ha informado hoy en una nota de prensa el Instituto Armado, la detención se produjo ayer, aunque la denuncia fue interpuesta por el ganadero el 30 de noviembre de 2017 en el Cuartel de la Guardia Civil de Arévalo (Ávila).
Allí denunció la sustracción de 10 corderos valorados en unos 500 euros, cuando se encontraban en el interior de una nave agrícola de su propiedad, ubicada en el cercano municipio de Nava de Arévalo, al norte de la provincia abulense.
Tras la denuncia, el Equipo ROCA de la Guardia Civil de Ávila puso en marcha las correspondientes investigaciones encaminadas al esclarecimiento del hecho.
Fruto de las pesquisas, los agentes lograron esclarecer ayer el supuesto delito, culminando con la detención de este ganadero como supuesto autor de una denuncia falsa, al haber entregado los diez corderos a un tercero, como pago de una deuda.
No obstante, la Guardia Civil continúa con las investigaciones por si esta conducta pudiera estar relacionada con otros hechos delictivos.

Página 1 de 69

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder