foro18 oviesp 1000x170 1

Mostrando publicaciones por etiqueta: PAC

 

El Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) ha informado hoy de que ha actualizado la caché y las fichas informativas de las capas del Sistema de Información Geográfica de Parcelas Agrícolas de España (Sigpac), que es la referencia para la solicitud única de ayudas de la Política Agrícola Común (PAC).
Los agricultores y ganaderos ya pueden consultar a través del visor del Sigpac la caché de la campaña 2018, actualizada el pasado 10 de enero tras la publicación de la ortofoto del año de vuelo 2017.
Han precisado que el mapa seguirá actualizándose en las próximas semanas con la incorporación de las ortofotos correspondiente a superficies agrícolas y ganaderas de Cantabria, Navarra, Galicia Oeste y Castilla y León Sur Oeste.
El FEGA prevé que antes de julio de 2018 el visor del Sigpac muestre el resto de ortofotos de los vuelos del Plan Nacional de Ortofotografía Aérea (PNOA) 2017 realizados sobre el resto de cuadrantes de Castilla y León, Galicia, Principado de Asturias, La Rioja, País Vasco y Madrid.


El objetivo es de garantizar la viabilidad económica de las explotaciones de ovino y caprino y reducir el riesgo de abandono de esta actividad productiva

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), a través del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) ha publicado en el mes de marzo el importe unitario provisional de las ayudas asociadas para el caprino y ovino correspondiente a la PAC de 2017.

En la campaña 2017, el número de animales de ganado ovino con derecho a pago en la región España peninsular asciende a 10.792.963, de los cuales, 1.269.500 se encuentran en Aragón. Esto supone que el importe unitario provisional de la ayuda asociada para las explotaciones de ovino quede fijado en 11,526447 €/animal. La Comunidad Autónoma es la quinta, por detrás de Castilla León, Extremadura, Castilla La Mancha y Andalucía, que más ayuda va a recibir.

Respecto al ganado caprino, en la región España peninsular se han determinado 799.925 animales, perteneciendo a Aragón 9.542 y estableciéndose un importe unitario provisional de 6,718708 €/animal. En las zonas de montaña junto con la región insular los animales con derecho a pago son 603.188, de los cuales, 12.052 son de Aragón, a los que les corresponde un importe unitario provisional de 8,425761 €/animal.

El objetivo de estas ayudas es el de garantizar la viabilidad económica de las explotaciones de ovino y caprino y reducir el riesgo de abandono de esta actividad productiva.

Antes del 30 de abril de 2018, las comunidades autónomas, entre ellas la de Aragón, realizarán un segundo envío al FEGA de las solicitudes aceptadas para el pago y el número de animales con derecho al pago de la ayuda, a efectos de poder calcular los importes unitarios definitivos y proceder al pago definitivo.

Con ellos, se podrá realizar un primer pago de la ayuda asociada correspondiente, que no podrá superar el 90% del total a pagar, y siempre y cuando se hayan finalizado los controles administrativos y sobre el terreno.

 

 

La mitad de las explotaciones de ovino de aptitud cárnica situadas en España tienen serios problemas para tener una rentabilidad económica y únicamente obtienen beneficios si se añaden todas las ayudas de la Política Agraria Común (PAC). Así lo señala un estudio realizado por la Red Nacional de Granjas Típicas (Rengrati), entidad dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama).

En este estudio se incluyen ocho explotaciones de ovino de carne, situadas entre las comunidades autónomas de Andalucía, Aragón, Extremadura y Murcia. Cuatro de esas ganaderías, sin tener una uniformidad ni en ubicación geográfica ni en número de animales, presentan pérdidas en el caso de que se eliminen los pagos desacoplados de la PAC de las cuentas de cada una de ellas. Incluso, en el caso de una explotación andaluza con 1.300 animales, también hay pérdidas sumando los pagos desacoplados.

Otro dato interesante es que los costes de la mano de obra son muy variables entre explotaciones, ya que oscilan entre los 80 y 140 euros por cien kilogramos de producción de peso en vivo. Además, se señala que las ganaderías con un mayor censo son las que obtienen un mejor precio en la venta de los corderos.

 

Los ministros europeos de Agricultura pusieron de relieve sus diferencias sobre la futura Política Agraria Común (PAC), al no lograr un consenso en el modelo de pagos y la convergencia externa de los mismos, con vistas a su reforma a partir de 2020.
Los representantes políticos del ramo, reunidos ayer en Bruselas, si coincidieron en las líneas generales de la nueva PAC, que incluyen objetivos como simplificar los programas o lograr una financiación adecuada.
El tema se trató en el marco de un debate en un Consejo de Agricultura donde Letonia, Estonia, Lituania, Polonia y Eslovaquia rechazaron no incluir una convergencia externa total de los pagos.
La convergencia externa de los pagos directos se refiere a la equidad en la cantidad que reciben los Estados miembros por hectarea para apoyar al sector agrícola.
Actualmente existen países con un importe por hectárea alto, como Malta, mientras que otros Estados miembros, especialmente los de Europa del Este, se encuentran por debajo de la media.
España se encuentra ligeramente por debajo de la media pero según fuentes diplomáticas el tema no le plantea un gran problema.
"Ha sido una negociación muy complicada. Cinco Estados miembros querían incluir en el texto la convergencia total de subsidios y hacer que sean iguales para todos, algo muy difícil de lograr debido a que no tenemos todavía un presupuesto claro", dijo en rueda de prensa el ministro de agricultura búlgaro, Rumen Porodzanov, cuyo país preside la UE este semestre.
Para Porodzanov, la falta de un acuerdo global es una "decepción" porque se había conseguido consenso de 23 Estados miembros y solamente cinco de ellos mostraron objeciones.
"La exigencia de convergencia plena es imposible", agregó.
El comisario europeo de Agricultura, el irlandés Phil Hogan, quitó importancia a la falta de acuerdo y señaló que conseguir el apoyo de 23 Estados miembros "es un buen resultado" para una cuestión "muy compleja".
"Es muy difícil hablar de convergencia externa sin saber cuál va a ser el presupuesto europeo para después de 2020", afirmó.
Los ministros sí acordaron sus peticiones generales a la Comisión Europea de cara a la elaboración de la futura PAC, como enfocar la política en los resultados, que haya igualdad de condiciones para los Estados miembros, potenciar la revitalización de las zonas rurales y dar un tiempo de adaptación suficiente a los países para adaptarse al nuevo modelo, entre otras.

 

Madrid, 14 mar (EFEAGRO).- Representes de los gobiernos de España, Francia, Italia y Portugal han mantenido hoy una reunión en Lisboa para "avanzar" en los trabajos dirigidos a consensuar una posición común ante el debate sobre la Política Agrícola Común (PAC) a partir de 2020.

El secretario general de Agricultura y Alimentación, Carlos Cabanas, ha participado en este encuentro en la capital lusa junto a sus homólogos franceses, italianos y portugueses, que ha tenido lugar un mes después de una primera cita celebrada en Madrid.

En un comunicado, el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente ha informado de que durante esta reunión "se ha seguido avanzando en aspectos de la futura PAC relacionados con el nuevo modelo de aplicación a través de los planes estratégicos".

Además, han debatido "sobre la importancia de los pagos directos a jóvenes agricultores y zonas desfavorecidas".

Los cuatro países coinciden en la necesidad de que la próxima PAC -a partir del año 2020- sea "moderna y ambiciosa" y cuente con "un presupuesto adecuado".

Todos ellos preparan un documento que recoja las conclusiones a las que lleguen en estos encuentros a cuatro bandas.

 

Castilla y León ha logrado un consenso para pedir una nueva Política Agrícola Común (PAC) a partir de 2020 con una financiación suficiente y que sea capaz de facilitar el acceso de la mujer y del joven.
El documento, auspiciado por la consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, ha sido suscrito esta tarde por las organizaciones profesionales agrarias, cooperativas, grupos parlamentarios y por la Junta de Castilla y León, y servirá de base para defender los intereses de Castilla y León en la negociación que hará España ante la UE para la nueva PAC.
La consejera ha anunciado que Castilla y León defenderá que la PAC mantenga, al menos, la cuantía del actual periodo, el 2016-2020, a pesar de la salida del Reino Unido de la UE y se ha mostrado dispuesta a defensa "dura" del documento y a "buscar aliados".
Según el análisis de la consejera, la propuesta de Castilla y León en la negociación, abierta a nueva adhesiones, se centrará en que los pagos básicos sean financiados al cien por cien por la UE, facilitar el acceso de la mujer y del joven al sector primario, la sostenibilidad de la actividad agraria y en el equilibrio entre costes y precios.
Después de la firma del documento, el coordinador de la Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL), Jesús Manuel Gónzález Palacín, ha exigido una PAC que soporte principalmente a los agricultores profesionales que "vivan" del campo, algo en lo que han coincidido los responsables de las otras organizaciones agrarias.
Para defender esta postura, el coordinador de UPA-COAG, Aurelio Pérez, ha señalado que las ayudas de la PAC "no puede convertirse en una fábrica de crear nuevos ricos" y ha reclamado que sea un instrumento para "mantener población en el medio rural".
El presidente de Asaja Castilla y León, Donaciano Dujo, ha demandado que la financiación se mantenga íntegra "como hasta ahora", que los precios "nunca" se coloquen por debajo de los costes de producción y se reconozca la labor de los profesionales en el mantenimiento el medio ambiente, un segundo punto que también fue puesto de manifiesto por el presidente de la Unión Regional de Cooperativas Agrarias de Castilla y León (Urcacyl), Gabriel Alonso.
El portavoz del Grupo Popular en las Cortes autonómicas, Raúl de la Hoz, ha conminado a la consejera Milagros Marcos a "buscar aliados en una negociación que va a ser dura y difícil" y ha advertido las dificultades que para el presupuesto comunitario representará la salida del Reino Unido de la UE.
Luis Tudanca, secretario general del PSOE de Castilla y León y portavoz del Grupo Socialista, ha considerado una "buena noticia" que Castilla y león haya alcanzado un consenso para presentar una posición de comunidad en la negociación y ha indicado que en la futura Pac "no se puede perder ni un solo euro".
Como "día grande" para Castilla y león, ha considerado este acuerdo el portavoz parlamentario de Podemos, Juan Pablo Fernández, quien ha resaltado que el documento implica la defensa del agricultor profesional y debe servir para la promoción en el campo de las mujeres y de los jóvenes, y para fijar población en el medio rural.
El portavoz de Ciudadanos, Luis Fuentes, ha indicado la necesidad de esgrimir la labor del agricultor como principal actor de "una alimentación sostenible y segura" y defensor del medio rural y de las personas que en él viven.
Luis Mariano Santos, en representación del Grupo Mixto y de la Unión del Pueblo Leonés, ha defendido el documento de consenso en lo que supone como apoyo para que la agricultura y la ganadería de León, Zamora y Salamanca. 

 


El “Reglamento Ómnibus” aprobado recientemente por el Parlamento Europeo y el Consejo, reconoce a los árboles y arbustos como productores de alimento para los animales, no pudiéndose restar admisibilidad en las hectáreas incluidas en la PAC.

Desde las distintas asociaciones y organizaciones sectoriales se va a solicitar al Gobierno de España que se aplique la corrección del CAP correspondiente a la parte del territorio nacional afectada, fundamentalmente en aquellas zonas de dehesa y sierra.

Después de varios años de intenso trabajo y reivindicaciones por parte de la Federación Española de la Dehesa (Fedehesa), la Federación de Asociaciones Forestales de Castilla y León, la Asociación de Gestores de Dehesas de Extremadura, la Plataforma por la Ganadería Extensiva y el Pastoralismo, así como por distintas organizaciones del sector agroganadero y forestal que han trabajado intensamente en ello, por fin en el “Reglamento Ómnibus” aprobado recientemente por el Parlamento Europeo y el Consejo, se reconocen a los árboles y arbustos como productores de alimento para los animales, no pudiéndose restar admisibilidad en las hectáreas que son objeto de subvención en la Política Agraria Comunitaria (PAC), según lo dispuesto en el Real Decreto 27/2018, de 26 de enero.

En los años 2012 y 2013, las entidades y organizaciones del sector al conocer los borradores de la reforma de la PAC alertaron de ello, puesto que dichos documentos indicaban que para mantener el máximo de hectáreas nacionales admisibles habría que reducir de alguna forma, y con la disculpa de las sanciones por declaraciones de pastos irreales, una reducción de hectáreas aplicando el sistema técnico “Lidar”, que restaba aquellos elementos que recogían los reglamentos europeos como eran peñas, roquedales, pendiente y matorral impenetrable. Pero como dicho sistema no discriminaba a los árboles y arbustos de más de 40 cm de altura, se comprobó que estos también eran objeto de eliminación, considerando que debajo de la copa de los árboles no existía hierba, y sin tener en cuenta que además muchos de ellos producen bellotas y ramo que sirve de alimento esencial para la ganadería. Todo ello suponía una penalización al árbol, elemento fundamental en todas las políticas medioambientales y que debía ser objeto de ayuda al propietario para su mantenimiento y no por el contrario de penalización, perjudicando claramente a las superficies de dehesa y arboladas de sierra, y por ende a la ganadería extensiva, tratándose ésta de un sistema de producción generadora de beneficios medioambientales incuantificables. Para corregir dicho despropósito desde el conjunto de asociaciones y organizaciones se han mantenido continuas reuniones con el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y Comunidades Autónomas insistiendo en la incoherencia e injusticia de restar hectáreas admisibles por el hecho de ser superficies arboladas o arbustivas, reivindicándose los derechos de los productores y ganaderos, a los cuales se les aconsejó que realizaran alegaciones al SIGPAC. 

El Parlamento Europeo y el Consejo en el reciente “Reglamento Ómnibus” han establecido que no pueden restarse los árboles y arbustos, y el Gobierno de España así lo ha tenido que recoger en el reciente Real Decreto 27/2018, reconociendo esas hectáreas admisibles a los ganaderos que realizaron alegaciones al SIGPAC. Aunque esta normativa reciente indica que los árboles y arbustos no restan admisibilidad y debe considerarse toda la superficie como pastos permanentes, lo cierto es que previsiblemente desde la administración estatal no se va a elaborar una nueva capa en el SIGPAC fijando un nuevo CAP (Coeficiente de Admisibilidad de Pastos), pero la administración si tendrá que admitir que el productor que reclame revisión del CAP, mediante alegaciones al SIGPAC, será atendido en su declaración de la PAC del presente año 2018.

El “Reglamento Ómnibus” establece un plazo límite hasta el 31 de marzo de 2018 para que los Estados Miembros notifiquen a la Comisión cualquier decisión sobre esta cuestión, esperando que el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente adopte una decisión adecuada, ya que de lo contrario habrá que continuar trabajando en la reivindicación y reclamación de esas hectáreas injustamente restadas en la admisibilidad, por un CAP incorrecto, que debe corregirse para la aplicación de la PAC en los próximos años. Desde las distintas asociaciones y entidades se va continuar insistiendo y  solicitando al Gobierno de España, que se aplique la corrección del CAP correspondiente a la parte del territorio nacional que proceda según los criterios actuales, sin restar árboles y arbustos, fundamentalmente en aquellas zonas de dehesa y sierra con el objetivo de corregir los derechos de PAC  y reconocer la superficie a los productores y ganaderos afectados.

La Alianza UPA-COAG ha urgido a la Junta de Castilla y León que realice los pagos acoplados de ovino y caprino pendientes de la PAC de 2017 después de que el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) haya comunicado el importe unitario provisional de estas ayudas.

Se trata de ayudas solicitadas con la PAC de 2017, hace aproximadamente un año, y que van acopladas a la producción y, por tanto, en su mayoría corresponden a profesionales a título principal, cuya percepción es clave por su contribución a la rentabilidad de las explotaciones, ha informado esta organización agraria en un comunicado.

En el caso del ovino, el FEGA ha aceptado un total de 5.991 solicitudes en Castilla y León, que se corresponden con 2.351.952 animales, resultando un importe de ayuda de 11,5 euros por animal. El importe global en la comunidad autónoma asciende a 27,11 millones de euros (siendo su 90% unos 24 millones de euros).
En el caso del caprino el FEGA ha aceptado un total de 817 solicitudes en nuestra comunidad autónoma, que se corresponden con 85.255 animales, resultando un importe de ayuda de 8,4 euros por animal en zonas de montaña y de 6,7 en el resto de zonas.

El importe global en Castilla y León asciende a 0,67 millones de euros (siendo su 90% unos 0,60 millones de euros).
Ha recordado que 2017 ha sido "extremadamente complicado" para los agricultores y ganaderos profesionales y a título principal como consecuencia de las adversidades climáticas padecidas, con cifras oficialmente reconocidas por la Administración que sobrepasan en todas las comarcas el 30 % de pérdidas de producción.

El Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) ha publicado los importes unitarios provisionales para las ayudas asociadas a las explotaciones de ovino y de caprino, por lo que se podrán comenzar a pagar los primeros anticipos por parte de las comunidades autónomas, con un máximo del 90% del total de las ayudas.

Ayudas asociadas al ovino

El objetivo de esta ayuda es garantizar la viabilidad económica de las explotaciones de ovino y reducir el riesgo de abandono de esta actividad productiva.

Para esta ayuda se diferencian dos regiones: España peninsular y Región Insular.

Para el sub-régimen de ayuda para las explotaciones de ovino en región Peninsular, se establece un importe unitario provisional de 11,526447 euros por animal.

Para el sub-régimen de ayuda para las explotaciones de ovino en región España

Insular, el importe es de 20,021131 euros por animal.

Con ellos, se podrá realizar un primer pago de la ayuda asociada correspondiente, que no podrá superar el 90% del total a pagar. Antes del 30 de abril, las comunidades autónomas realizarán un segundo envío al FEGA de las solicitudes aceptadas para el pago con la que calcularán los importes unitarios definitivos.

Ayudas asociadas al caprino

El objetivo de esta ayuda es garantizar la viabilidad económica de las explotaciones de caprino y reducir el riesgo de abandono de esta actividad productiva.

Para esta ayuda se diferencian dos regiones: Zonas de Montaña junto con la región Insular, y el resto del territorio nacional.

Para el sub-régimen de ayuda para las explotaciones de caprino en región Peninsular (resto del territorio nacional), se establece un importe unitario provisional de 6,718708 euros por animal.

Para el sub-régimen de ayuda para las explotaciones de caprino en la región España Insular y Zonas de Montaña, el importe es de 8,425761 euros por animal.

Con ellos, se podrá realizar un primer pago de la ayuda asociada correspondiente, que no podrá superar el 90% del total a pagar. Con los datos comunicados por las comunidades autónomas a partir del 30 de abril, se tendrán los importes definitivos.

 

Este martes inicia el ingreso de 53,7 millones de euros que beneficiarán a 59.245 agricultores y ganaderos e incluye los expedientes con incidencias

La Consejería de Agricultura y Ganadería de Castilla y León comienza a pagar más de 90 millones de euros para liquidar los pagos correspondientes a las superficies declaradas en la Política Agrícola Común (PAC) y finalizar, de esta manera, todos los pagos en el mes de marzo con las ayudas asociadas al sector ovino y caprino y la liquidación de los sectores de vacuno de leche y de cebo.

De este modo, este martes se empiezan a abonar 53,7 millones de euros en ayudas directas de la PAC correspondientes a la campaña de solicitud de 2017 que beneficiarán a 59.245 agricultores  y ganaderos del régimen general, a los que se liquidan los porcentajes del 5 % del pago básico, del pago por el componente verde y del pago asociado a jóvenes, así como del 10% de las ayudas asociadas a los cultivos proteicos, remolacha y legumbres de calidad. Cabe recordar que los agricultores del régimen simplificado de pequeños agricultores recibieron la totalidad de la ayuda en el mes de diciembre de 2017.

En esta cuantía se incluye, además, el importe asignado a 510 expedientes de jóvenes agricultores y aquellos que han iniciado la actividad agraria y que han recibido derechos procedentes de la reserva nacional en la primera asignación efectuada por el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA). En este sentido, Castilla y León es de nuevo, en el conjunto de España, la Comunidad que más expedientes de solicitud de derechos ha tramitado, representado en torno al 21 % del total nacional, y más importe ha recibido con un total que supera los 2,4 millones de euros, esto es, el 25 % del total asignado.

Este alto porcentaje, en el que Comunidad autónoma vuelve a alzarse como la que más cuantía recibe en este concepto, es fruto del compromiso del Gobierno de Herrera en el desarrollo de una política activa que favorece el rejuvenecimiento del sector y, de forma especial, los programas de incorporación de jóvenes que se llevan a cabo en Castilla y León.

Con los nuevos pagos, la Junta de Castilla y León habrá abonado al sector, en el mes de marzo, una cifra cercana a 900 millones de euros, lo que supone un adelanto de tres meses al periodo estipulado para finalizar los pagos y que está fijado en el próximo 30 de junio. No obstante, la Comunidad autónoma siempre mantiene en sus objetivos transferir al sector los ingresos de las ayudas directas en el menor plazo posible, ejemplo de ello son los pagos anticipados en el mes de octubre, lo que permite a Castilla y León liderar en España la ejecución de pagos de la PAC 2017, con una ejecución actual de más 10 puntos porcentuales respecto a la media de España.

Ayudas asociadas al ovino y caprino y otros sectores ganaderos

Además, a finales del mes de marzo está previsto el pago de las ayudas asociadas al sector ovino y caprino por un importe cercano a los 30 millones de euros, una vez fije el FEGA los importes unitarios correspondientes por oveja y cabra.

Del mismo modo, y cuando el Fondo Español de Garantía Agraria establezca los importes definitivos de los diferentes pagos asociados a otros sectores ganaderos como el vacuno de leche, vaca nodriza y vacuno de cebo correspondientes a 2017, la Junta de Castilla y León efectuará las liquidaciones que resulten de los porcentajes del 10 % restante que en estos momentos está pendiente de liquidar.

Página 1 de 37

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder