msd novedades v1

Mostrando publicaciones por etiqueta: REPRODUCCIÓN

La mortalidad embrionaria es un proceso complejo y multifactorial. Eventos fisiológicos tales como la biología de la gestación, el RMP y los procesos luteotróficos y luteolíticos han sido analizados por diversos investigadores a nivel mundial. Los antecedentes bibliográficos expuestos demuestran en su mayoría la existencia de efectos positivos de los tratamientos hormonales sobre los parámetros reproductivos, tanto en el período previo o en el momento de la implantación embrionaria.

En general, los tratamientos hormonales se basan en la aplicación estratégica de fármacos para obtener un control endócrino sostenido de P4, inhibir el sistema de producción de PGF2α o bien estimular al concepto en su capacidad antiluteolítica.

Una revisión bibliográfica realizada por varios investigadores del INTA de Argentina presenta evidencias que la administración de GnRH o hCG posinseminación o postservicio estimularía la función del CL o induciría la formación de CL accesorios con un aumento en la síntesis y la secreción de P4, lo que permitiría una mayor supervivencia embrionaria. Será necesario que se realice un mayor número de evaluaciones de los tratamientos con hCG o GnRH para determinar su eficiencia en el porcentaje de preñez y la prolificidad en los diferentes sistemas de producción ovina. Complementariamente sería necesario evaluar el efecto de las estrategias terapéuticas sobre el número de CL accesorios, el posible efecto sobre el crecimiento y el desarrollo embrionario o fetal, así como su incidencia en el PVn de los corderos.

Así, el desarrollo y utilización de tratamientos hormonales durante la gestación temprana con el objetivo de disminuir las pérdidas embrionarias y fetales proporcionaría un incremento en la eficiencia reproductiva de la majada y por ende lograría una mayor rentabilidad en la producción ovina. A su vez, se debe considerar la posibilidad de evaluar la eficiencia de estos tratamientos hormonales en conjunto con la aplicación de otras biotecnologías modernas, como la transferencia de embriones, tanto producidos in vivo como ‘in vitro’.

El artículo está firmado por J. Fernández, M. Bruno Galarraga, M. Cueto, I. Lacau, A. Soto, R. de la Sota y A. Gibbons.

 

 

El presidente de la Federación de Instituciones Agropecuarias Santacruceñas (FIAS), Miguel O'Byrne, estimó que en la provincia de Santa Cruz más de 400 mil corderos no van a estar a la venta y 200 mil ovejas murieron por inclemencias climáticas.

La prolongada sequía, la desertificación, el incremento poblacional de guanacos, pumas y zorros, el abigeato y proyectos inconclusos se conjugan para desatar una "tormenta perfecta" en el sector ganadero de la provincia de Santa Cruz, indicó la revista de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA).

Para O'Byrne, "el año 2016 fue particularmente dramático. Fue uno de los más secos de los últimos 80 años" ya que en algunas zonas de Santa Cruz se registraron precipitaciones de 50 o 60 mm al año, cuando el promedio es de 200 mm.

Los dirigentes de FIAS consideran que la situación que atraviesa el sector ganadero  ovino hace tambalear la actividad.

"Las napas han desaparecido y no hay agua en la superficie, lo que impidió que crecieran las pasturas naturales, único alimento del ganado que es criado a la manera tradicional, en forma extensiva", dijo.

A la falta de agua y pasto se suma el incremento poblacional de depredadores como el zorro colorado y el puma, además de la presencia cada vez más importante de guanacos, que quitan el alimento a las ovejas y predominan sobre éstas también por el agua.

"El promedio habitual de cordero logrado en la provincia ronda el 65 por ciento y este año dudamos que se llegue al 30 por ciento", alertó, lo que significa que cada 10 madres solamente tres logran criar un cordero.

"Una enorme cantidad de crías se murieron de hambre o fueron abandonadas por sus madres", agregó.

El presidente de la FIAS señaló que recién a principios de abril se va a terminar de evaluar completamente la situación, y remarcó que "está muy claro que el impacto es enorme y por eso el pedido de emergencia".

Los ruralistas estiman que más de 400 mil corderos no van a estar para la venta ni para la reposición de animales viejos en la majada, y entre 150 y 200 mil ovejas adultas ya han muerto.

La pérdida de corderos y la mortandad de adultos significa para los productores, según estimaciones de FIAS, una pérdida no menor a 500 millones de pesos.

"Eso sin contar aún el perjuicio que se va a generar por la pérdida de la lana", agregó.

Sostuvo en el portal de nocicias argentinas de Terra, que "lo que se prevé para 2017 y 2018, si no mejoran las condiciones, va a ser absolutamente alarmante".

Un estudio previo lleva a la conclusión de que aproximadamente el 15% de los sementales de ovino presentes en una granja no eran aptos para la reproducción

El Centro de selección y mejora genética de ovino y caprino de Castilla y León (OVIGEN), con la colaboración de MSD Animal Health, amplía el catálogo de servicios destinados al sector ganadero con el lanzamiento del nuevo proyecto de Evaluación y Testaje Seminal de Machos en granja.

La reproducción es el motor económico de las ganaderías. Hasta ahora, casi todos los avances que se han ido realizando en este campo han estado centrados en las hembras, al ser el grupo más numeroso de la granja pero, aunque los machos sólo representan un 4% del rebaño, su papel es clave en la reproducción, debiendo asegurarnos de que tienen espermatozoides viables y capaces de fecundar.

La evaluación de toros es una práctica totalmente rutinaria en las explotaciones de vacuno extensivo y debería ser lo mismo para las de pequeños 

MSD MACHOS 3

rumiantes.

Actualmente, gracias a los esquemas de selección genética a los que da soporte OVIGEN como centro de selección y a los análisis de filiación de ADN de dichos esquemas se pueden ya detectar los carneros que nos dejan nunca descendencia. Con este servicio se quiere dar un paso más, detectando los machos infértiles de las ganaderías mediante un análisis morfológico y seminal realizado en la propia explotación. Dicha detección hará que mejore la fertilidad anual del rebaño (aumentaremos los partos al año del rebaño) lo que impactará en una mejora de la rentabilidad de la granja.Para ello, con este nuevo servicio ofrecido desde OVIGEN, con la formación y el soporte de MSD Animal Health, los técnicos del centro 
realizarán, previo al análisis seminal, una valoración morfológica del aparato reproductor del macho a través de una palpación testicular y medición del perímetro testicular de los carneros. Con este paso ya detectaremos animales con problemas (epidimitis, orquitis, etc...) que serán no aptos para la monta. Posteriormente, a los animales que sean aptos, se les realizará una evaluación seminal en la propia explotación gracias a un laboratorio de campo móvil. De esta forma, se recogerá una muestra de semen de cada animal y se analizará el volumen, el color y la concentración seminal.

En un estudio similar llevado a cabo por Cordesur, con la colaboración de MSD Animal Health, después de realizar la evaluación morfológica a 2.558 machos y la valoración seminal a 755 ejemplares, se llegó a la conclusión de que aproximadamente el 15% de los sementales presentes en una granja no eran aptos para la reproducción. Ese porcentaje se elevaba hasta el 25%

en algunas de las ganaderías.

Este nuevo proyecto de Evaluación de Machos se enmarca

dentro del objetivo de OVIGEN de seguir ampliando y mejorando su oferta

de servicios al sector ganadero y de la estrategia de MSD Animal Health de

“Trabajamos por el Desarrollo del Sector de los Pequeños Rumiantes”

MSD MACHOS 2

 

El aborto en los rumiantes domésticos es un proceso complejo y en el que todavía es necesario disponer de un conocimiento epidemiológico más preciso que permita su control de forma más eficiente. Existen diversos estudios relativos a algunos de estos patógenos en particular, sin embargo, los trabajos en los que se consideran en conjunto son escasos. En Galicia, la información disponible es muy exhaustiva en algunos patógenos, mientras que otros están poco caracterizados, especialmente en ganado ovino y caprino.

Con esta pretensión, se presentó durante el pasado año 2016 una tesis doctoral ante la Universidad de Santiago de Compostela, con el título de ‘Estudio epidemiológico de infecciones que afectan a la reproducción en los rumiantes domésticos de Galicia’ y elaborada por José Manuel Díaz Cao.

Se planteó un primer estudio dentro de esta tesis en el que, tanto en ganado ovino como en caprino, se analizó la influencia que determinados factores epidemiológicos tienen sobre la seroprevalencia de algunos patógenos que intervienen en los abortos.

Se realizó un primer análisis en ganado ovino de producción cárnica explotado en semi-extensivo en Galicia se tomaron muestras de 2.400 animales muestreados aleatoriamente en 44 granjas, con objeto de analizar la seroprevalencia de ‘T. gondii’, ‘N. caninum’, ‘C. burnetii’, ‘C. abortus’ y Pestivirus. Se estudió la posible relación entre la seropositividad individual para cada patógeno y algunos factores de riesgo; así como la existencia de agrupaciones espaciales

Se observó una elevada seroprevalencia individual para ‘T. gondii’ (38,1%), siendo menor para el resto de los patógenos: 5,5% para ‘N. caninum’, 4% para ‘C. burnetii’, 3,9% ‘C. abortus’ y 2,3% para Pestivirus. Así mismo, la seroprevalencia intrarrebaño fue elevada en ‘T. gondii’ (38,1%) e inferior para el resto de los patógenos: ‘N. caninum’ (6,9%), ‘C. burnetii’ (10%), ‘C. abortus’ (6,7%), Pestivirus (12,4%). En todos los rebaños se detectó ‘T. gondii’ y en el 45,5% de ellos se observó seropositividad a tres patógenos; no obstante, solo en una explotación se consideró la existencia de un brote de abortos.

El análisis espacial no determinó la existencia de zonas en las que se detectase una mayor proporción de explotaciones expuestas. No obstante, en dos zonas se detectó una seroprevalencia individual significativamente mayor a ‘T. gondii’ y a ‘C. burnetii’, respectivamente. En el análisis de los factores de riesgo, se detectó un comportamiento similar de ‘T. gondii’ y ‘N. caninum’, observándose una mayor seropositividad en el área centro-costa y en animales mayores de 16 meses. Estos resultados indican que sobre la seropositividad a estos parásitos puede influir las condiciones bioclimáticas, poblacionales o de manejo; además, la aparentemente progresiva adquisición de la infección con la edad podría estar relacionada con la predominancia de la transmisión horizontal. Por el contrario, la mayor seropositividad individual a ‘C. abortus’ y a Pestivirus se asoció con el mayor tamaño de las granjas, lo cual puede ser debido a una mayor densidad de animales que facilitaría la transmisión de los patógenos. La seropositividad individual a ‘C. burnetii’ fue superior en los animales mayores de 16 meses y en los procedentes de explotaciones de la montaña.

Debido a la elevada seroprevalencia de ‘C. burnetii’ y ausencia de signos clínicos, se estudió la difusión de esta bacteria en dos parideras consecutivas. En las granjas que tenían una seropositividad real superior al 10%, se analizaron mediante PCR y serología 15 animales en cada paridera. En dos explotaciones con infección activa, en las que no se observaron signos clínicos asociados a abortos, se detectó que el 6,5% de los animales eran eliminadores de ‘C. burnetii’ y que en el 14,5% había seroconversiones; no obstante, en estas últimas las diferencias entre parideras carecieron de significación estadística, lo que sugiere que la infección siguió un curso endémico en ambas granjas. Así mismo, se observaron diferentes patrones serológicos, puesto que hubo animales que fueron seropositivos en las dos parideras y otros sólo lo fueron en la primera, lo que indica que existe una complicada interacción entre este microorganismo y el sistema inmunitario del hospedador. La ausencia de relación entre animales seropositivos y eliminadores confirma la necesidad de aplicar métodos de diagnóstico diferentes (PCR y ELISA) para la detección de infecciones activas, de eliminadores y para el diagnóstico de brotes de abortos. La duración de la eliminación fue corta y la tasa de nuevas infecciones en cada paridera fue baja, lo que probablemente señale una baja contaminación ambiental. En cualquier caso, la presencia de excreción de ‘C. burnetii’ en partos normales y en explotaciones que no presentan signos puede provocar el mantenimiento de la infección de una forma que probablemente pase desapercibida.

También se determinó la seroprevalencia de ‘T. gondii’, ‘N. caninum’, ‘C. burnetii’, ‘C. abortus’, Pestivirus y CpHV-1, en ganado caprino de aptitud cárnica, explotado en semi-extensivo en Galicia. Se muestrearon aleatoriamente 386 animales pertenecientes a 10 granjas. La seroprevalencia individual fue elevada para ‘T. gondii’ (37,1%) y Pestivirus (26,1%), siendo inferior para el resto: 5,9% para ‘N. caninum’, 2,3% para ‘C. burnetii’, 5,4% para ‘C. abortus’ y 5,2% para CpHV-1.

 

Documento completo:

 

https://minerva.usc.es/xmlui/bitstream/handle/10347/15158/rep_1308.pdf?sequence=1&isAllowed=y

 

LA BIOSEGURIDAD ES FUNDAMENTAL PARA CUALQUIER CENTRO DE SEMENTALES DE ALTA CALIDAD

El Centro de selección y mejora genética de ovino y caprino de Castilla y León (OVIGÉN) sigue ampliandoLAZARETO OVIGEN 2 WEB y mejorando sus servicios al sector ganadero con la incorporación dentro de sus instalaciones de una nueva construcción, que realizará las funciones de nave de cuarentena cumpliendo todas las medidas de bioseguridad requeridas para evitar la entrada de enfermedades con patologías que supongan un peligro.

El nuevo edificio tiene unas dimensiones de 250 metros cuadrados y su puesta en funcionamiento permitirá duplicar la capacidad actual para estancia de los animales candidatos a sementales en el periodo de seguridad que deben pasar antes de entrar en contacto con el resto de los sementales ovinos y caprinos que ya están en el centro.

La distribución interior dispone de 12 compartimentos, pasillo de manejo y pasillo de alimentación.  La nueva instalación tendrá habilitada una zona de salto para entrenamiento de los machos, lo que permitirá que sean funcionales desde su fecha de salida de lazareto, una vez finalizado el periodo de cuarentena.

Los machos permanecen en la nave de cuarentena por un período de 6 meses, durante el cual se realizan análisis cada mes y medio para la detección de enfermedades que establece la normativa. Una vez superado este periodo de garantía sanitaria los futuros sementales se incorporan a la nave principal para iniciar la elaboración de dosis.

LAZARETO OVIGEN 3 WEB

Un estudio ha analizado las respuestas clínicas y los resultados reproductivos en ovejas preñadas infectadas por el virus de la Diarrea Vírica Bovina. Esta investigación se ha realizado en Australia, se ha publicado en la revista Small Ruminant Research, y está firmada por C.A. Evans, M.P. Reichel, F. Hemmatzadeh y P.D. Cockcroft.

Antes de realizar este estudio, las bajas tasas de parto y el nacimiento de corderos persistentemente infectados (PI) se habían registrado previamente en ovejas infectadas con el virus de la Diarrea Vírica Bovina (BVDV). Sin embargo, hay poca información disponible sobre el perfil clínico de infecciones agudas de BVDV en ovejas. Como resultado, el objetivo de este estudio fue investigar las respuestas clínicas, hematológicas y reproductivas en ovejas preñadas infectadas con la cepa predominante de BVDV australiana, BVDV-1c.
Un total de 22 hembras preñadas fueron inoculadas experimentalmente con suero derivado de un suero bovino de BVDV PI entre 59 y 69 días de gestación. Otras 11 hembras preñadas quedaron sin infectar. No se observaron cambios clínicos en el grupo de ovejas inoculadas, aunque se detectó una leve leucopenia y una disminución prolongada de los recuentos de eosinófilos.

Respecto a los problemas reproductivos, fueron más significativos, ya que se registraron pérdidas fetales graves, anomalías físicas y neurológicas en los corderos y el nacimiento de un cordero persistentemente infectado en el grupo de ovejas inoculadas.
Los resultados de este estudio sugieren que las infecciones agudas de BVDV-1c en ovejas son clínicamente inaparentes, a menos que la infección se produzca en una hembra embarazada, donde se pueden observar graves pérdidas reproductivas en el parto. Para eliminar las pérdidas reproductivas asociadas con la infección por BVDV, se debe evitar el contacto cercano entre ovejas y ganado vacuno, de estado desconocido de BVDV durante los períodos de cubrición y gestación del ganado ovino.

 

 

La producción de pequeños rumiantes en pequeña escala es el principal sistema en contextos de escasos recursos, aunque sus prácticas son en gran parte desconocidas. Un trabajo evaluó las prácticas de cría, el uso de antimicrobianos y la resistencia antimicrobiana de ‘Escherichia coli’ y ‘Salmonella enterica’ en pastores de ovejas y cabras en las zonas rurales de Jordania, como ejemplo de que las malas prácticas en la conservación y la aplicación de los antibióticos pueden fomentar la aparición de resistencias.

Se entrevistó a 52 productores ovinos y caprinos sobre la incidencia de la enfermedad, el uso de antimicrobianos y el conocimiento de los antimicrobianos. Se aislaron ‘E. coli’ y ‘Salmonella’ a partir de pruebas fecales, confirmadas por métodos moleculares, y se ensayó la resistencia contra el antimicrobiano. Los resultados de las entrevistas indicaron que una variedad limitada de fármacos antimicrobianos son utilizados por pequeños productores de rumiantes en Jordania. Además, los agricultores almacenan los antimicrobianos a temperaturas inadecuadas y frecuentemente los obtienen sin receta médica y la consulta veterinaria previa al uso de antimicrobianos es infrecuente. Los aislamientos mostraron mayor resistencia antimicrobiana que la mayoría de los estudios mundiales: 67,7% y 76,9% de los aislados de ‘E. coli’ y ‘Salmonella’, respectivamente.

Este estudio demuestra que es esencial mejorar el papel del veterinario y mejorar las prácticas de uso de antimicrobianos a nivel de base a través de educar a los ganaderos sobre el manejo adecuado y el uso juicioso de antimicrobianos, ya que muchos antimicrobianos son críticamente importantes para el tratamiento de infecciones humanas.

Este artículo se ha publicado en la revista científica Small Ruminant Research y está firmado por tres investigadores de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Jordania y un experto de la Universidad de Washington State: M.M. Obaidat, A.A. Al-Zyoud, A.E. Bani Salman y M.A. Davis.

Los ganaderos de la Asociación Nacional de Criadores de la raza Rasa Aragonesa (ANGRA) están satisfechos con la utilización de ovejas portadoras del Gen Angra Santa Eulalia (GASE), según un trabajo realizado por Marcos Lopez Insausti.

Así, se ha llegado a la conclusión de que las hembras portadoras de esta variante tienen una prolificidad mayor, del orden de 0,35 corderos por parto, lo que se traduce en un aumento de los ingresos y en consecuencia una mejora de la rentabilidad.

Tras el análisis estadístico de los datos se han podido extraer conclusiones acerca de algunos aspectos prácticos. Así, los ganaderos no observan diferencias entre los animales portadores y el resto en lo que a manejo de la explotación se refiere, pero sí perciben mayor fertilidad, prolificidad y rentabilidad de las portadoras. Asimismo, coinciden en la importancia de la selección por capacidad lechera.

 

Por otra parte, todos los ganaderos recomiendan la introducción de animales GASE en otras explotaciones como herramienta de mejora, por lo que el autor concluye que su grado de satisfacción es alto.

III SIMPOSIO MSD ANIMAL HEALTH

de Gestión Integral para Pequeños Rumiantes

 

■■■ “LA GESTIÓN INTEGRAL ES LA ÚNICA VÍA PARA CONOCER Y RESOLVER LOS MUCHOS PROBLEMAS QUE SE PLANTEAN EN LA MARCHA DIARIA DE UNA GRANJA DE OVINO”

 

Durante el III SIMPOSIO MSD ANIMAL HEALTH de Gestión Integral para Pequeños Rumiantes se celebró la presentación de los finalistas de los Premios G10 2016. Los asistentes votaron entre los trabajos presentados para decidir los ganadores.

Estos premios pretenden ser un reconocimiento al esfuerzo de los técnicos implicados en gestión, así como una motivación más para seguir trabajando hacia la excelencia de las explotaciones.

TERCER PREMIO G10 EN 2016

CÉSAR GARCÍA / GANADERO (SEGOVIA)

LA EXPLOTACIÓN

La experiencia se refiere a la puesta en marcha de una explotación de ovino de carne, en la que el uso de la Gestión Integral ha resultado ser una herramienta clave para conseguir su rentabilidad. La granja empezó a funcionar en el año 2011 con unas 800 ovejas de raza Churra, inscritas en la asociación de criadores ANCHE, acogiéndose a las ayudas de incorporación y plan de mejora. Un camino que acabó siendo más quebrado y tortuoso de lo que inicialmente parecía…

Al plantearnos la actividad, hicimos una planificación en la que preveíamos que íbamos a tener una serie de ingresos y de gastos, que en la realidad no se cumplieron por una serie de circunstancias ajenas a la propia explotación. De todas formas, siguiendo el lema de: ‘Lo que no se mide, no se gestiona’, intentamos que la Gestión Integral nos guiara para poder tomar las mejores decisiones en cada momento, y eso nos ayudó mucho a superar esas dificultades.

La pusimos en marcha de forma global en el año 2013, con el uso del Programa G10, y desde entonces la granja ha evolucionado de forma positiva, mejorando los datos económicos del rebaño y de la agricultura.

La explotación está en una finca que tiene un pequeño cercado. Originariamente, era una explotación de mi padre que se dedicaba a la producción de porcino. En ese mismo terreno construimos la nave nueva para comenzar con la actividad y ampliamos la superficie cercada para tener más espacio y posibilidad de hacer siembras para el pastoreo del ganado en determinadas épocas.

La nave tiene un pasillo de alimentación y se utiliza carro unifeed, con dieta única a base fundamentalmente de forrajes y granos, de los que disponemos en la propia explotación, al tener base agrícola propia. Además disponemos de prácticamente todo el término del pueblo para pastar con las ovejas, que son unas 1.000 hectáreas.

En cuanto a la mano de obra, en principio la explotación está pensada para acoger una mano de obra familiar de dos personas.

En conjunto se hicieron fuertes inversiones al principio, que se preveían cubrir con subvenciones públicas (121.000 euros, que al final fueron algo menos porque no se ejecutaron algunas partidas) y el resto con una hipoteca, que obligó a buscar avales. Pero el plan inicial se torció, porque los técnicos de la Junta de Castilla y León nos aseguraron que la subvención se cobraría en un corto periodo de tiempo, quizás en tres o cuatro meses después de certificar las inversiones, y los meses fueron pasando y el dinero no llegaba, por lo que se tuvo que pedir un nuevo préstamo para poder cubrir la subvención. Cuando la situación económica de la explotación era ya muy comprometida llegó el pago de la subvención, tres años y medio después. El coste financiero de ese retraso fue de 30.000 euros.MSD FOTOS CÉSAR GARCÍA 2 web

AÑO 2013

Empezamos el año con un sistema de tres parideras, como la mayoría de las ganaderías de la misma aptitud: una a finales de invierno, otra en verano y la última en octubre. El número de partos por hembra y año era únicamente de 0,80. ¡Ni siquiera llegábamos a un parto por oveja y año! El intervalo entre partos era de 456 días y la prolificidad era de 1,19 corderos por parto. Y la distribución a lo largo del año era muy irregular, con muchos animales producidos en el primer semestre, mientras que cuando valen más, durante el segundo semestre, no éramos capaces de producirlos. Con la particularidad, además, de que, al no tener experiencias en ganado ovino, no se alimentaba bien a las ovejas, los corderos no se criaban en condiciones y el carnicero decidía en ocasiones no comprarlos.

Los ingresos que tenía la explotación en aquellos momentos, más del 50% procedían de la venta de los corderos, y las subvenciones suponían el 37% que es una cifra excesivamente alta. En la distribución de los gastos, la alimentación únicamente representaba el 34%, la mano de obra asalariada suponía también un gasto muy bajo y el capítulo de ‘otros’ representa un 60%, ya que incluía los préstamos a los que debía hacer frente la explotación. Lógicamente, no había renta disponible.

Al final del año, las conclusiones que sacamos para corregir esa situación con la información que nos aportaba el Programa G10 era que debíamos mejorar el control reproductivo, con medidas concretas para asegurar las cubriciones en el anoestro y obtener una mayor producción en las épocas de año más favorables en precios; que eran necesarias más jaulas de partos para reducir la mortalidad de los corderos, y que era conveniente mejorar el aporte de proteína para lo cual se pensó en incorporar soja a la ración de las ovejas paridas. También nos planteamos, una vez hecha una prospección del mercado de la paja,  comprar una empacadora de grandes pacas prismáticas que, al tiempo que nos ahorrara los jornales para el aprovisionamiento de paja y heno nos permitiera tener ingresos extra para afrontar los gastos del rebaño (¡¡¡Qué moral tenemos habiendo encontrado una ocupación rentable trabajando para terceros y manteniendo un rebaño que, en ese momento era “una ruina” total…!!! Cuestión de vocación y amor propio).

AÑO 2014

En el siguiente año, después de poner en marcha las mejoras ya mencionadas, encaminadas a mejorar el control reproductivo, se logró tener tres parideras más definidas y homogéneas, además de una mejor distribución de partos a lo largo del año. También se consiguió aumentar el número de partos por oveja y año, llegando a la cifra de 1,06, y se logró reducir el intervalo entre partos a 344 días. El número de corderos por parto era en ese momento de 1,26.

Con todo ello, la curva de venta de los corderos se adaptaba mejor a la curva de los precios aprovechando las épocas más favorables, y eso repercutía en nuestra rentabilidad. Además, se habían producido prácticamente el doble de corderos, y por tanto se habían vendido muchos más. Los números de la explotación ese año cambiaron radicalmente y cuando por fin se cobró la subvención por incorporación la situación comenzó muy lentamente a mejorar.

Al final del año, hicimos un análisis de la situación y comprobamos que se habían aumentado los partos por oveja y año, pero aún se debía seguir mejorando la reproducción; sobre todo la cubrición en época de anoestro ya que la paridera de otoño seguía siendo mucho más corta que la de febrero. Entonces se decidió pasar de tres a cuatro parideras, porque la falta de cubrición de determinados animales provoca que deban esperar mucho tiempo antes de volver a una cubrición y, si en realidad no se cubren, tomar la decisión de eliminar esos animales. Otro aspecto que también nos animó a aumentar el número de parideras, fue que nos permitía adaptarnos mejor a la demanda del carnicero, obteniendo así los mejores precios posibles a pesar de hacer del trabajo en la nave más continuo y tener que ampliar las jornadas en determinadas épocas en la agricultura para llegar a todas las tareas a tiempo.MSD FOTOS CÉSAR GARCÍA 3 web

Otro aspecto que valoramos a la hora de obtener más partos fue el hecho de que las ovejas cambiaban demasiado de condición corporal según el momento de producción; nos preocupaba sobre todo que el “efecto acordeón” era demasiado acusado y las ovejas no tenían tiempo de recuperarse para la siguiente cubrición tras el período de cría, con lo que el tratamiento de fertilidad servía de poco o nada. Además, en el pastoreo andaban mucho y no comían demasiado. En una charla de Ángel Ruiz Mantecón en el grupo de gestión creado en Segovia, nos informó de que el buen funcionamiento del rumen de la oveja está relacionado con la flora ruminal y sus necesidades de nitrógeno, y en nuestro caso no estaban bien cubiertas. Por esa razón, se introdujeron melazas en la ración en las épocas de carencia de proteína en los pastos, para intentar que no cayera la condición corporal de las ovejas. Casi desde el primer día empezamos a ver resultados positivos y cambios en el comportamiento del rebaño que estaba mucho más relajado y dedicaba mucho más tiempo a la rumia (porque estaba satisfecho).

AÑO 2015

Después de poner en marcha todas esas medidas, el año 2015 se desarrollaron cuatro parideras de una forma bastante definida. Los resultados mejoraron con un aumento de partos por cordera y año, hasta llegar a 1,12 partos, y una reducción en el intervalo entre partos hasta los 326 días. La prolificidad se ha estabilizado en unos datos de 1,19 corderos por parto.

El hecho de tener cuatro parideras nos ha permitido seguir adaptándonos a la curva de precios del lechazo para venderlos en la época más favorable, y el precio medio del cordero en el año ha subido ligeramente. No obstante, comparando los datos de 2015 con los de 2014, hemos producido y vendido un menor número de corderos, porque decidimos hacer un gran desvieje de los animales que no se cubrían con facilidad o que no criaban correctamente a los corderos. Pero eso no ha impedido que, después de cobrar la subvención y de las mejoras, la renta disponible en 2015 haya sido positiva.

Al analizar el diagrama de toma de decisiones que nos aporta el Programa G10, vemos que aún nos queda camino por recorrer para llegar al objetivo de 1,35 partos por oveja y año que sería conveniente alcanzar, pero nos vamos acercando. De hecho, en 2016 se sigue el plan productivo de cuatro parideras y vamos a estar bastante cerca de ese primer objetivo para plantearse otras cuestiones más adelante.

Un aspecto al que tendremos que prestar especial atención es la edad al primer parto, ya que estamos en una cifra aproximada de 21 meses, debido fundamentalmente a los problemas que hemos tenido con la alimentación por nuestra inexperiencia, ya que no logramos un desarrollo de los animales adecuado para que se cubran a una edad razonable (7-8 meses).

De todas formas, y como conclusión, puedo decir que estamos satisfechos en conjunto de la marcha de la explotación. Trabajamos integrados en el Grupo G10 que se ha creado en Segovia y eso nos sirve de gran apoyo.

Nuestro objetivo es que la explotación sea rentable, segura y sostenible. Y estamos convencidos de que el éxito radica en el trabajo constante en la explotación y en hacer una gestión correcta conociendo a fondo la realidad de la explotación en todos sus aspectos.

Página 1 de 14

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder