interovic 1000x120 junio19

Mostrando publicaciones por etiqueta: Genética

Un estudio ha estimado por primera vez en España los parámetros genéticos de los caracteres reproductivos relacionados con la fertilidad en caprino, utilizando los datos reproductivos de dos razas con diferente nivel de intensificación, como son Payoya y Florida. Este estudio se presentó en forma de póster en el pasado Foro Nacional del Caprino, en la sesión organizada en colaboración con la International Goat Association (IGA).

Para este trabajo se han utilizado 215.516 partos controlados (72.514 de Payoya y 143.002 de Florida), de 73.726 cabras (22.603 Payoya y 51.123 de Florida) del núcleo de control lechero de ambas razas. Se estimaron los componentes de la varianza y se calcularon los parámetros genéticos de diferentes criterios de selección para fertilidad analizados: edad al primer parto (EPP), intervalo entre el primer y segundo parto (ISP), intervalo entre el segundo y tercer parto y el resto (ITP) y el intervalo entre todos los partos (IEP).

A pesar de su limitada magnitud, las heredabilidades son suficientemente elevadas para asegurar un progreso genético adecuado si son utilizados como criterios de selección en ambas razas. En ambas razas se recomienda la utilización de los parámetros de edad al primer parto e intervalo entre el primer y segundo parto.

En los próximos meses se pretende presentar la primera valoración genética para caracteres reproductivos en ambas razas e incorporar dicha información al catálogo actual o a uno específico en función de los sementales mejorantes que se determinen.

Los autores de la investigación son E. Muñoz Mejías (Universidad de Las Palmas de Gran Canaria), C. Ziadi (Universidad de Córdoba), O. González Casquet (Asociación de Criadores de la Raza Payoya), M. Sánchez (Universidad de Córdoba), M.D. López (Acriflor) y A. Molina (Universidad de Córdoba).

Especialistas del INTA Balcarce –Buenos Aires– avanzan en la identificación de corderos resistentes para la raza Texel. En el mediRAZA Texel Argentina webo plazo, se espera que los primeros animales seleccionados sean incorporados en las evaluaciones de reproductores.

Los parásitos gastrointestinales son uno de los principales problemas sanitarios que afectan a los ovinos en pastoreo. Como sucede en otros lugares del mundo, en la Argentina la especie que más pérdidas económicas ocasiona es Haemonchus contortus, un nematodo que puede provocar mortandades superiores al 20 % en las majadas con disminuciones cercanas al 28 % en la ganancia de peso y del 10 % en la producción de vellón.

Durante las últimas cuatro décadas, el control de los parásitos por medio de fármacos antiparasitarios ha generado poblaciones de nematodos resistentes a la mayoría de los grupos químicos. La rápida adaptación y resistencia de los parásitos a los nuevos fármacos reduce significativamente la vida útil de los antiparasitarios.

Como respuesta a esta situación, una de las estrategias que propone la investigación científica mundial es la selección de animales genéticamente resistentes. En la Argentina, especialistas del INTA trabajan en esta perspectiva y avanzan en la identificación de corderos resistentes para la raza Texel –hasta el momento no se conoce información en el país sobre la variabilidad genética de la raza para esta característica–. En el mediano plazo, se espera que los primeros animales seleccionados sean incorporados en las evaluaciones de reproductores.

Juliana Papaleo, investigadora del INTA Balcarce –Buenos Aires–, destacó que el estudio apunta a “lograr majadas más resistentes a los parásitos gastrointestinales, que tengan buena productividad y se desparasiten menos veces al año”.

De acuerdo con la investigadora, la inversión en estas tecnologías trae beneficios económicos para el productor. “Con el tiempo, se reduce el número de animales muertos por causas de parasitosis y disminuyen otras variables como costos de insumos, tiempo y mano de obra”, detalló Papaleo, quien agregó: “A su vez, estas condiciones representan un beneficio para el ambiente y permiten que los potreros estén más limpios de parásitos para utilizarlos en momentos críticos del ciclo productivo, como la parición”.

Hasta el momento, las evaluaciones permitieron identificar el potencial de resistencia en algunos animales de la raza Texel y, como línea de investigación, complementan los trabajos realizados en la raza Corriedale. Las pruebas fueron desarrolladas durante dos años y constituyen la etapa inicial de mediciones y armado de la base de datos.

En este sentido, la especialista aclaró que las pruebas experimentales deberán continuar por, al menos, cinco años a fin de que puedan realizarse estimaciones de parámetros genéticos con un grado de confiabilidad aceptable.

En esta instancia del proceso, “la propuesta es invitar a productores y/o cabañeros que estén interesados en el estudio a fin de obtener información de diferentes ambientes y manejos, incrementar el volumen de registros y aumentar la precisión de los resultados”, enfatizó Papaleo. Además de las mediciones, los investigadores conservan muestras de sangre de los animales evaluados para, a futuro, realizar análisis de ADN que permitan estudiar algunos genes candidatos relacionados con la respuesta inmune innata, hallados en la raza Corriedale.

Para la raza Corriedale, las estaciones experimentales del INTA en Mercedes –Corrientes– y Concepción del Uruguay –Entre Ríos– junto con el Instituto de Genética del INTA tienen un reservorio de cerca de 10 años de registros, que permitió construir estimaciones de parámetros genéticos e iniciar la realización de estudios a nivel de genoma.

 

Aporte al mejoramiento genético

A partir del ensayo con la raza Texel, se espera que la información científica generada sea incorporada en las evaluaciones de reproductores en el mediano plazo –por ejemplo, en PROVINO– y adoptada por los criadores en sus planes de mejoramiento genético.

Esta tecnología es aconsejable para establecimientos medianos y/o grandes, con un plantel reproductivo superior a 100 madres. Para aplicarla, la unidad debe contar con cierta infraestructura de manga, corrales y potreros para la identificación de los animales, período de encierre controlado y toma de muestras.

Para la implementación del ensayo, se requiere la inoculación de corderos de alrededor de seis meses de edad con un número conocido de larvas. Luego, se evalúa la respuesta de cada animal a la infección del parásito mediante el conteo de huevos en heces (HPG); los que presentan menor eliminación de huevos (menor HPG) se consideran “resistentes” a la parasitosis.

El desarrollo de resistencia parasitaria a los antihelmínticos es un carácter genético que posee una heredabilidad de mediana a baja y, por esta razón, el progreso es relativamente lento y requiere constancia. “En este proceso, lo importante es que el productor no pierda de vista los objetivos productivos que se planteó para su establecimiento e incorpore la resistencia a la parasitosis como una característica más a la hora de seleccionar animales”, explicó Papaleo.

Este comportamiento es la base para implementar un plan de mejoramiento genético, en el que deben identificarse los individuos superiores genéticamente generación tras generación.

En esta línea, Papaleo indicó: “Los resultados esperados dependerán del número de animales evaluados y del compromiso del productor de continuar con la evaluación en el tiempo, debido a que, para realizar la selección, es indispensable identificar a los animales y llevar registros de las características que buscan mejorarse, teniendo en cuenta que el ambiente y el manejo siempre influyen en la expresión del genotipo de cada animal”.

En el mundo, la bibliografía científica reporta diferencias genéticas de la resistencia a nematodos gastrointestinales tanto entre razas como dentro de la misma raza, principalmente en zonas tropicales y subtropicales donde el parásito sobrevive durante todo el año. Países como Australia, Nueva Zelanda y Uruguay incorporan esta característica en algunos Catálogos de Padres.

Control de parásitos

Las hembras de la especie de nematodo Haemonchus contortus pueden poner entre 5000 y 10000 huevos por día. En temporadas cálidas y de abundantes lluvias, las tasas de infestación pueden ser tan altas como para provocar daños clínicos y muerte en pocas semanas.

En el sur bonaerense, la haemonchosis predomina durante febrero, marzo, abril y mayo y, al coincidir con la etapa posterior al destete, los corderos son los más susceptibles a contraer la enfermedad. La menor tasa de infestación se registra en julio y agosto –como sucede en la pampa húmeda y en la Mesopotamia–; en otras partes de la Argentina, el parásito está presente todo el año y afecta a todas las categorías de animales.

Con relación a las desparasitaciones, Mercedes Lloberas –investigadora del INTA Balcarce– dijo que no existe un protocolo que determine una cantidad por año, sino que, más bien, depende de varios factores como la región del país, el clima, el tipo de explotación ganadera, la categoría de animal y el manejo del pastoreo.

“Para decidir si es necesario aplicar antiparasitario, lo ideal es realizar un monitoreo mensual –o quincenal en períodos críticos– de 10 animales por categoría mediante el conteo de huevos por gramo en materia fecal (HPG) y, en función del análisis de coprocultivo, definir la clase de fármaco”, puntualizó Lloberas.

De acuerdo con la especialista, pueden considerarse dos momentos críticos en el año: el periparto y el destete. “En ambos casos, se deberá evaluar la necesidad de la desparasitación del animal y también en la planificación de la rotación de los potreros a fin de contar con una pastura limpia de parásitos para estas categorías”, recomendó.

Otra sugerencia es que cada establecimiento realice un Test de Reducción del Conteo de Huevos. “Con este test, se puede estimar la eficacia antihelmíntica a través de la comparación de los HPG en animales antes y después del tratamiento antiparasitario y ayuda a no ejercer presión en la resistencia al fármaco”, amplió Lloberas.

Por último, la especialista aclaró que, si bien no es posible eliminar definitivamente los problemas ocasionados por los parásitos gastrointestinales, el objetivo es establecer un control integrado que contribuya a reducir las pérdidas a nivel productivo y económico.

La labor realizada por un equipo de varios centros de investigación agraria de Aragón y Francia ha logrado identificar una nueva variante génica que incrementa el número de corderos por parto en la raza ovina Rasa Aragonesa.
Esta variante descrita ya en otras razas extranjeras y la raza Ovella Galega se conoce con el nombre de la primera raza en la que se identificó: Grivette, informa el Gobierno de Aragón en una nota de prensa.
En la raza Rasa aragonesa se ha demostrado que uno de los factores que más intervienen en la rentabilidad de las explotaciones es el número de corderos vendidos por oveja y año por lo que una vía alternativa de aumentarla sería mejorar la eficiencia de las ovejas, incrementando la productividad de las mismas para los mismos insumos.
Por este motivo, en 1994 se puso en marcha un programa de mejora genética para incrementar su prolificidad, que supuso la detección en 2007 de una variante génica (FecXR/ROA) en un gen mayor ligado a la prolificidad.
Sin embargo, estudios llevados a cabo sobre la población en selección de UPRA-Grupo Pastores mostraron que había animales hiperprolíficos que no tenían la variante génica ROA, y que, por la magnitud del efecto encontrado, podrían existir otras variantes génicas asociadas a este carácter en estos animales.
Así, dentro del proyecto PIRINNOVI (POCTEFA EFA103/15) se contemplaba el uso de herramientas genómicas para la búsqueda de otros posibles genes con efecto mayor para el carácter prolificidad y los estudios mostraron la existencia de la variante génica Grivette segregando en Rasa aragonesa.
Los análisis sobre los efectos de esta variante en Rasa aragonesa han mostrado un incremento de 0,4 corderos de media extra por poseer esta variante génica las ovejas portadoras, aunque de momento presenta una baja frecuencia en la población.
Este descubrimiento dota de una nueva herramienta a la población de Rasa aragonesa para la selección de animales más eficientes, teniendo que evaluar el impacto que puede tener en la población el manejo de dos variantes génicas asociadas a prolificidad dentro del esquema de selección de la raza.
El estudio, cofinanciado con fondos Feder de la UE, lo ha llevado a cabo un equipo conjunto del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA), la Fundación Agencia Aragonesa para la Investigación y Desarrollo (Araid), el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria (INIA) y el Instituto de la Investigación Agronómica en Francia (INRA), en colaboración con UPRA-Grupo Pastores. 

Durante los días del 7 al 12 de julio, se ha celebrado la edición número 37 de la Conferencia de la Sociedad Internacional de Genética Animal (ISAG2019), en el Centro de Convenciones La Llotja de Lleida. En esta Conferencia se han dado cita más de 748 participantes de 61 países, presentándose un total de 662 contribuciones científicas. Durante el transcurso de la reunión, se discutió sobre los últimos resultados de investigación en los campos de la genética y genómica de rumiantes, genética de la respuesta inmune y resistencia a enfermedades, genómica comparativa y funcional, genética forense, microbioma, y edición génica en especies animales, entre otros aspectos.

Investigadores del Departamento de Sanidad Animal de Neiker presentaron resultados de dos estudios en formato poster, relacionados con la enfermedad de la paratuberculosis.

transumancia 16-7-19

 

URJC/DICYT 

Investigadores de los grupos AdAptA de la URJC y de Ecología Terrestre de la UAM han analizado las consecuencias de la trashumancia sobre la genética de las poblaciones de plantas. Este estudio se ha realizado en un tramo de la Cañada Real Conquense

En la actualidad, la fragmentación de los hábitats a través de las actividades humanas es un problema que afecta a la diversidad y la productividad de los ecosistemas. En el caso de las plantas, la dispersión de semillas se traduce en un empobrecimiento genético, que pone en peligro a las poblaciones. Además, las vías pecuarias son consideradas importantes refugios de polinizadores en paisajes agrarios muy transformados.

 El objetivo de este trabajo ha sido examinar por primera vez las consecuencias del uso y existencia de vías pecuarias sobre la genética de las poblaciones de plantas, en concreto de Plantago lagopus, una especie que las ovejas dispersan a su paso. Los resultados de este trabajo demuestran que el pastoreo después de la floración beneficia a los insectos polinizadores. “Nuestros resultados revelan que las cañadas muestran los valores más bajos de endogamia, confirmando la función ejercida por las vías pecuarias como refugio de polinizadores. Esta función es superior a la que puedan ejercer en zonas agrícolas”, explica Alfredo García, investigador del Grupo AdaptA de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) y coautor del estudio.

 Esta investigación destaca también la necesidad de mantener una elevada diversidad genética y una reducida endogamia para prevenir posibles amenazas en el futuro, siendo necesaria la dispersión de semillas por herbívoros para evitar el empobrecimiento genético de las poblaciones de plantas. “Esto resulta importante porque el pastoreo del ganado trashumante en la vía pecuaria es muy efímero, pero muy bien ajustado a los ritmos naturales de las plantas mediterráneas, lo que facilita una dispersión extraordinariamente eficiente con importantes consecuencias para la conectividad de los ecosistemas y la resiliencia climática”, subraya Alfredo Gacía.

 Conservación de la trashumancia y sus beneficios en poblaciones de plantas

 Los resultados de este estudio, publicados en la revista científica PeerJ, resaltan la importancia de conservar la práctica ganadera de la trashumancia en paisajes donde la intensificación agraria está muy extendida, los herbívoros silvestres se han reducido mucho y la abundancia de barreras artificiales al tránsito dificulta fatalmente la existencia de migraciones naturales. Según Pablo Manzano, investigador del grupo de Ecología Terrestre de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y de la Universidad de Helsinki y también coautor del estudio, “los resultados serían también aplicables en sistemas de pastizales o de bosque, aunque el mayor contraste de comunidades vegetales los hace más visibles en sistemas como el estudiado”.

 En este sentido, en esta investigación se pone de manifiesto la importancia de las vías pecuarias para las poblaciones de numerosas especies herbáceas, que dependen casi exclusivamente del ganado para emigrar y, por lo tanto, sobrevivir a posibles cambios del clima local. “La escala de aplicación de estos resultados sobrepasa el marco local”, expone el investigador Javier Seoane de la UAM, “ya que las actividades pastoriles están muy extendidas a nivel mundial y han sustituido en grandísima proporción a los procesos ecológicos mediados por herbívoros silvestres”, añade.

 Los investigadores concluyen en este trabajo que para afrontar la conservación de la biodiversidad se deberá tener en cuenta el impacto positivo a nivel genético que el pastoreo móvil tiene en las poblaciones de plantas.

Referencia

     García-Fernández, A.; Manzano, P.; Seoane, J.; Azcárate, F.M.; Iriondo, J.M.; Peco, B. (2019). Herbivore corridors sustain genetic footprint in plant populations: a case for Spanish drove roads. PeerJ 7:e7311. doi:10.7717/peerj.7311

CHURRAS EN EL CAMPO 21

Estas ayudas permitirán a las asociaciones de ganaderos mantener el libro genealógico y desarrollar los programas de mejora genética

La Consejería de Agricultura y Ganadería publica hoy en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) la Orden por la que se convocan las ayudas destinadas al fomento de las razas autóctonas españolas. La convocatoria para 2019, que podrá solicitarse hasta el 12 de agosto, tiene una dotación de 120.000 euros. El plazo para la realización de las actividades subvencionables será el comprendido entre el día siguiente de la presentación de la solicitud y el 31 de diciembre de 2019.

Mediante esta Orden, las asociaciones de ganaderos de razas autóctonas españolas reconocidas por la Consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León podrán percibir las ayudas para financiar las inversiones realizadas para el mantenimiento del libro genealógico y el desarrollo de los programas de mejora. En la actualidad el número de asociaciones reconocidas por Agricultura y Ganadería es de siete que agrupan más de 560 explotaciones y 21.500 ejemplares selectos.

Gastos subvencionables

Esta Orden recoge como subvencionables la creación o mantenimiento de libros genealógicos y los gastos derivados del desarrollo del programa de mejora genética oficialmente aprobado para la raza. Además, todas aquellas partidas destinadas a los controles de rendimientos para la realización de las evaluaciones genéticas de los animales y los gastos de los programas de difusión de la mejora.

Las razas que pueden solicitar esta ayuda son la alistana-sanabresa, la sayaguesa y la serrana negra en la especie bovina; la ojalada en la ovina; la cabra de las mesetas en la especie caprina; y el caballo losino y el asno zamorano-leonés dentro de los equinos.

Apuesta por las razas autóctonas

La Consejería de Agricultura y Ganadería es consciente de la necesidad del apoyo técnico y económico a las asociaciones de ganaderos de razas autóctonas con la finalidad de evitar la desaparición de dichas razas ganaderas y preservar la diversidad zoogenética, tan importante en el mantenimiento de recursos genéticos que son fundamentales para la cría sostenible de animales en régimen extensivo.

El gran valor de las razas autóctonas radica en su rusticidad y su carácter maternal. Además, permiten el aprovechamiento óptimo de recursos naturales mediante un sistema de explotación extensivo dando como resultado unas producciones con una excelente calidad organoléptica basada en la raza, su alimentación y manejo.

Estas subvenciones tienen también como objetivo estimular el mantenimiento de los libros genealógicos por parte de las asociaciones fomentando a su vez una ganadería competitiva capaz de hacer frente a los nuevos retos de mercado a través de la mejora y selección genética de las razas ganaderas y la conservación de razas autóctonas en peligro de extinción.

Los lentivirus de pequeños rumiantes (son un grupo heterogéneo de virus que incluye el virus de la artritis encefalitis caprina (CAEV) y el virus Maedi-Visna. Estos lentivirus afectan la producción y el bienestar de las ovejas y cabras en todo el mundo. Actualmente no hay un tratamiento eficaz. Su alta tasa de mutación impide el desarrollo de vacunas, por lo que es necesario adoptar medidas de control innovadoras.

El objetivo de un estudio realizado en Italia fue analizar la estructura genética y la variabilidad del gen CCR5 en cabras y llevar a cabo un estudio transversal para investigar el papel de las variantes genéticas CCR5 en el control de la susceptibilidad o resistencia a CAEV.

La variante g.1059 T ubicada en la región promotora reveló una asociación interesante con altas cargas províricas (un riesgo 2,8 veces mayor). Una posible explicación podría ser una alteración del nivel transcripcional. La sobreexpresión del receptor CCR5 en la superficie celular puede aumentar la internalización del virus y la carga proviral como consecuencia.

Estos hallazgos podrían usarse de manera ventajosa para reducir la susceptibilidad de los rebaños de cabras a CAEV mediante la selección negativa de animales portadores de la mutación g.1059 T. La eliminación de animales predispuestos a altas cargas províricas también podría limitar el desarrollo de signos clínicos y la propagación del virus, ya que estos animales también son muy eficientes para eliminar el virus.

La investigación se ha publicado en la revista BMC Veterinary Research con la firma de los siguientes autores: Silvia Colussi, Rosanna Desiato, Chiara Beltramo, Simone Peletto, Paola Modesto, Maria Grazia Maniaci, Valentina Campia, Antonio Quasso, Sergio Rosati, Luigi Bertolotti, Giuseppe Ru y Pier Luigi Acutis.

Maedi visna es una enfermedad multisistémica del ovino caracterizada por una infección lentiviral persistente, una progresión lenta y, finalmente, la muerte. El virus del maedi visna (VMV) afecta a las ovejas en todo el mundo y es el foco de las campañas nacionales de erradicación. Se identificó un importante gen huésped asociado con la infección en ovejas de América del Norte (TMEM154). Sin embargo, su efecto es desconocido en ovejas de otros países.

Con estas premisas, se realizó un estudio con el objetivo de determinar la seroprevalencia de VMV en ovejas turcas con infección natural, caracterizar sus alelos TMEM154 y realizar una prueba de asociación con la infección. Los resultados de este estudio han sido publicados en la revista científica internacional Small Ruminant Research.

Los análisis por pares mostraron que el riesgo de infección era 3 veces mayor para las ovejas con una o dos copias de haplotipos TMEM154 altamente susceptibles en comparación con aquellas con combinaciones de K35 y variantes de eliminación (CI95 1.3–8.7, valor p de 0.009). Las combinaciones alélicas de TMEM154 K35 y las variantes de eliminación tuvieron un efecto protector aparente contra las cepas de VMV en ovejas turcas.

Las bajas frecuencias de K35 y los alelos de eliminación en las razas turcas nativas sugieren que la reproducción selectiva puede ayudar a reducir la seroprevalencia en los rebaños afectados y disminuir el riesgo de brotes en los rebaños sin el virus del maedi visna.

ganaderos raza assaf 1

 

                                         Pie de foto. Un momento de la visita al centro de genética de ovino y caprino en Castilla y León (OVIGEN)

 

Una delegación de Israel  ha visitado la semana pasada la asociación nacional de criadores de ganado ovino de raza assaf (ASSAFE) y el centro de selección y mejora genética de Ovino y Caprino de Castilla y León (OVIGÉN). El grupo, formado por ganaderos, nutricionistas y veterinarios ha mostrado su interés por el desarrollo conseguido por  la raza  en España. La  raza assaf originaria de Israel  llegó a España en 1977 y  transcurridos 40 años el desarrollo genético conseguido ha hecho del núcleo español el más numeroso y organizado a  nivel mundial.  Los profesionales israelíes han conocido de primera mano el funcionamiento del núcleo de selección de ASSAFE , el progreso genético y la gestión nutricional, sanitaria y reproductiva que se realiza en las explotaciones. La visita a Ovigén permitió conocer el proceso de elaboración de dosis seminales refrigeradas y congeladas (por las cuales  Israel han mostrado interés en importar cuando el acuerdo sanitario entre ambos países lo permita), asi como la obtención y congelación de embriones que se realiza en el centro.  El interés en colaborar mostrado por ambas partes, propiciará el establecimiento de un acuerdo de investigación conjunto en genética y reproducción ovina.

 


 

 

 luis bravo  

 

LUIS BRAVO. Granja Torreanaya (Entrevista realizada después de su intervención como ponente en el XXI FORO NACIONAL DE OVINO)

 

OVIESPAÑA.- ¿Por qué decidió llevar a cabo una experiencia de transferencia de embriones en su explotación?

RESPUESTA.- Es una herramienta más que nos sirve para complementar las que ya estamos haciendo, con el objetivo de mejorar la genética de la raza Assaf. Es el reto general que tenemos en la asociación y cada ganadería, en particular, estamos trabajando con ese objetivo.

O.- ¿Qué resultados se han obtenido con esa experiencia?

LB.- Hemos realizado diferentes formas de transferencia de embriones en nuestra explotación durante varios años, desde transferencia de embriones ‘in vivo’ en fresco, que es lo más habitual, aunque también hemos probado ‘in vivo’ transfiriendo embriones congelados. Por último, en este año anterior hemos hecho fecundación ‘in vitro’, que es una técnica algo más compleja de desarrollar, aunque también nos ha dado buenos resultados. Las medias no son malas y, al final, hemos conseguido que en nuestra explotación haya cerca de un centenar de animales nacidos de transferencia de embriones.

O.- ¿Cuáles han sido los costes y beneficios económicos de esta experiencia?

LB.- Es muy complicado si pretendemos realizar las cuentas teniendo en cuenta únicamente medicamentos como costes o la mejora de rendimiento como beneficios. Esta técnica conlleva mucha mano de obra y los beneficios son genéticos, por lo que es difícil hacer el cálculo económico. De todos modos, sí estamos muy contentos en el hecho de que estamos evolucionando en genética y todos esos animales que proceden de transferencia de embriones son genéticamente muy superiores a la media de la explotación.

O.- ¿Cuáles son las diferencias principales respecto a la inseminación artificial?

LB.- La inseminación artificial es una técnica que nos permite aprovechar la mejora genética que ya se ha realizado. Sin embargo, en la transferencia de embriones el objetivo es el mismo, pero a una velocidad mucho más rápida. Por ejemplo, si en una explotación se inseminan normalmente el 30% mejor de los animales para dejar reposición, con la transferencia de embriones estamos actuando únicamente sobre el 3% mejor de la explotación. Por lo tanto, se sube muy rápido en la línea genética.

O.- Como resultado de esta experiencia, ¿considera que la transferencia de embriones es una técnica interesante para el desarrollo futuro de la mejora genética en ovino?

LB.- Sí. Para mí es fundamental. No quiere decir que se pueda generalizar al cien por cien de las explotaciones, porque lleva mucho trabajo, se debe ser muy meticuloso con los procedimientos y las medicaciones… es algo un poco tedioso que hacer. Pero es cierto que los resultados son muy buenos. Yo creo que en el futuro, sobre todo en ciertas explotaciones, sí que podrán beneficiarse de la transferencia de embriones en sus diferentes opciones.

O.- Por último, ¿cuáles son los aspectos que tendrían que mejorarse para que la técnica fuera más fácil de aplicar?

LB.- En la transferencia de embriones ‘in vivo’, que es la técnica más habitual, ya se está trabajando bien y las medias que se obtienen son buenas. En la transferencia ‘in vitro’, cuyas oportunidades son exponenciales porque será mucho mejor cuando esté implantada, aún queda rodaje de prácticas y de poner la técnica a punto para que los resultados que obtenemos, que en algunos casos han sido muy buenos, sean más homogéneos.

 

Página 1 de 35

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder