Mostrando publicaciones por etiqueta: Reproducción Razas

El censo de cabras hispánicas salvajes del Montgrí ha confirmado la presencia de 250 ejemplares de una misma familia, instalada en 2008, por lo que se ha decidido cruzarlas con otras procedentes de los puertos de Tortosa, Beceite o Montserrat para evitar problemas genéticos.
Este miércoles se ha hecho uno de los dos censos que se hacen anualmente a la población de cabras para controlar "el éxito reproductor" y ver cómo evoluciona, según la Generalitat.
En el censo se han visualizado 210 ejemplares y ahora se debe confirmar que no son ejemplares repetidos, lo cual unido a las visualizaciones hechas últimamente en zonas de difícil acceso, y teniendo en cuenta un margen de error de entre un 5 % y un 10 %, hace la Generalitat calcule que la población es de unos 250 ejemplares.
La presencia de la cabra hispánica en el Montgrí es relativamente reciente, en 2008, entre cuatro y seis ejemplares procedentes de Andalucía escaparon del Parque de Sobrestany, que fue clausurado en marzo de ese año en el mismo municipio y se instalaron en el macizo.
Desde entonces, la población ha ido creciendo y se ha comprobado que tienen un buen estado de salud, no obstante, un detallado estudio genético ha permitido averiguar que "tienen una variabilidad genética baja", ha apuntado el subdirector de Actividades Cinegéticas de la Generalitat, Jordi Ruiz.
Es decir, "numéricamente y demográficamente la población evoluciona satisfactoriamente pero en cambio genéticamente tiene una diversidad pobre", ha especificado Ruiz.
Para evitar posibles problemas de consanguinidad, que podrían comportar la dificultad de adaptación al medio, diversas enfermedades o generar "abortos y dificultades en la natalidad", estudian intercambiar unas cinco cabras del Montgrí con otras cinco bien de los puertos de Tortosa, Beceite o de Montserrat.
El grupo de trabajo integrado por técnicos del Departamento de Agricultura, del Parque Natural y del Ayuntamiento decidirá en los próximos meses con toda la información recopilada qué población de cabras es la más adecuada para el macizo y como será su gestión. 

Merina Castuera

La medición de hormonas de reproducción en la fibra de lana de las ovejas ha demostrado ser un método válido para detectar la preñez, con un menor impacto en el desarrollo de la vida productiva de las ovejas y en su bienestar que las técnicas que se utilizan en la actualidad en la mayoría de los rebaños.

Un estudio realizado por investigadores de la Western Sydney University ha permitido comprobar la efectividad de esta nueva forma de detectar la preñez en un estudio realizado con ovejas merinas. El trabajo, supervisado por el Dr. Edward Narayan del Laboratorio de Ciencias, Salud y Estrés de la mencionada universidad australiana, evaluó en concreto los niveles de cortisol y progesterona de la hormona esteroidea de la lana en muestras de 46 ovejas merinas primíparas a lo largo del año 2017 y comparó sus niveles durante la preñez para determinar cómo variaba la presencia de las hormonas derivadas en la lana.

Este trabajo, supone la primera evaluación a largo plazo de los niveles de cortisol y progesterona en ovejas merinas utilizando la lana como una herramienta de evaluación hormonal no invasiva, según la valoración hecha por el propio doctor Narayan, en la presentación del estudio.

Los resultados obtenidos se contrastaron con las mediciones de hormonas esteroideas de las pruebas tradicionales que utilizan plasma sanguíneo, y la coincidencia de los resultados obtenidos ha permitido confirmar la idoneidad del análisis de la lana como herramienta de evaluación alternativa no invasiva para la medición de las hormonas reproductivas.

La preñez en ovejas merinas provocó incrementos significativos en la progesterona de la lana y los niveles de cortisol. Pero, mientras que los niveles de progesterona bajaron significativamente después del nacimiento, los niveles de cortisol no lo hicieron. Y este fue un descubrimiento interesante “ya que el análisis de los cambios a largo plazo en los niveles de cortisol en ovejas han sido difícil obtener a través de muestras de sangre, puesto que cambian en una escala de minutos”, asegura el responsable del trabajo.

“Este campo de investigación resulta muy innovador y se basa en la idea de que las hormonas esteroides transmitidas por la sangre se incorporan lentamente en el eje de la lana emergente y crecen paulatinamente con él, lo que refleja el nivel de esteroides durante el período de crecimiento de esa muestra”, señala.

Los hallazgos del estudio son un paso hacia la introducción de pruebas reproductivas basadas en lana en ovejas en granjas, reemplazando potencialmente otras técnicas invasivas y de mucho mayor coste que se están utilizando ahora y que además solo permiten conocer una instantánea de los niveles de hormonas en el momento del muestreo.

Resulta por tanto bastante clara la potencialidad que ofrece esta nueva herramienta de control para una mejor medición de las hormonas de reproducción almacenadas en la fibra de lana, tanto por su menor impacto en las ovejas, como porque va a permitir rebajar el coste de las pruebas en comparación con los sistemas de análisis actuales, que son mucho más complejos, comenta Jane Littlejohn, directora general de Australian Wool Innovation, que contribuyó con fondos al proyecto.


Para la Asociación, el objetivo de selección principal es la PROLIFICIDAD o productividad numérica entendida como numero de corderos por parto

La finalidad del Programa de Mejora Genética que desarrolla la Asociación Nacional de Criadores de la Raza Rasa Aragonesa (ANGRA) es obtener ovejas cuya productividad económica sea máxima, manteniendo el sistema de producción característico de esta raza.  El objetivo de selección principal es la PROLIFICIDAD o productividad numérica entendida como numero de corderos por parto.

La herramienta fundamental para el desarrollo del Programa de Selección de ANGRA es la inseminación artificial (IA). Se disponen ya de los resultados correspondientes al año 2017 y el dato más destacado es el de fertilidad, con una media del 58 % (ovejas paridas/ovejas inseminadas).

Este resultado es fruto del trabajo en tres aspectos fundamentales. El primero, relativo a la formación de los ganaderos, dando a conocer los factores que afectan a los resultados y que dependen fundamentalmente del manejo en la explotación. El segundo consiste en el desarrollo de un protocolo para la selección de las ovejas a inseminar a partir del estudio de los factores que influyen en el éxito de la IA. El tercero, la aplicación del Dispositivo AntiRreflujo de Inseminación artificial Ovina (DARIO) en todas las inseminaciones realizadas. Este dispositivo que se caracteriza por realizar una penetración ligera, depositando el semen en varias direcciones y evitando el reflujo, aumenta la fertilidad en torno a un 8%.

Este incremento en el dato de fertilidad supone aumentar tanto el nivel de utilización de la inseminación al mejorar la percepción por parte de los ganaderos, como la velocidad de selección genética.

 

 

El nuevo espéculo para realizar la inseminación en ganado ovino, cuya patente está en poder del Centro de Selección y Mejora Genética de Ovino y Caprino de Castilla y León (Ovigén), ha despertado el interés del centro de selección de la raza francesa Manech, debido a las facilidades de manejo que supone respecto a las inseminaciones que se realizan en la actualidad, ya que con el nuevo espéculo no es necesario levantar al animal.

Con las pruebas que se han realizado en colaboración con las diferentes asociaciones de raza en España, se muestra que en algunos casos se mejora la fertilidad en un 10%, mientras que en otras razas no se han notado cambios en este aspecto. Sin embargo, la gran revolución de este espéculo radica en las facilidades de manejo que supone al no tener que levantar a la oveja inseminada, por lo que se ahorra sustancialmente en mano de obra. “Creemos que se va a generalizar el uso de este dispositivo por las ventajas que aporta”, señala José Manuel Vázquez, técnico de Ovigén.

Por otra parte, desde el centro ubicado en la localidad zamorana de Toro se están realizando encuestas con veterinarios para determinar los factores que pueden influir en la fertilidad de las explotaciones de ovino.

 

El Ministerio ha suscrito seis nuevos convenios con asociaciones de criadores de razas puras para el depósito de material genético en el Banco Nacional de Germoplasma Animal, ubicado en el Centro de Selección y Reproducción Animal de Colmenar Viejo, dependiente del Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA) de la Comunidad de Madrid.

Las razas incorporadas a través de esos convenios son las razas ovinas, Mallorquina y Roja Mallorquina y, la raza caprina Mallorquina, las razas bovinas Marismeña, Mallorquina y Menorquina y la equina caballar Marismeña.

Este Programa establece la obligatoriedad de constituir bancos de germoplasma dentro de los programas de mejora y conservación de las razas de ganado, con el fin de preservar indefinidamente el material genético, independientemente de las condiciones que afecten a la población gestionada in situ y protegiéndolo de desastres naturales y epizootias.

Este material supone una “copia de seguridad del material reproductivo” que recolecten las asociaciones de criadores y depositan en otros bancos de germoplasma, tutelados, generalmente, por las Comunidades Autónomas. Así queda garantizado que pueda recuperarse completamente cualquiera de nuestras razas, incluso en el caso hipotético de que su banco de germoplasma de origen desapareciera.

Con ello, el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente da respuesta a las recientes recomendaciones que desde organismos internacionales, como la FAO, se realizan de cara a fortalecer la conservación de los recursos zoogenéticos en su vertiente de preservación ex-situ, y por tanto se afianzan los compromisos adquiridos por nuestro país dentro del marco del Convenio para la Diversidad Biológica y la Declaración de Interlaken.

Estos nuevos convenios se unen a los 50 ya suscritos desde el año 2013. Gracias a las medidas adoptadas por el Ministerio para facilitar el desarrollo de este Banco Nacional, a 31 de diciembre de 2017, el material almacenado ascendió a 61.959 dosis seminales procedentes de 714 donantes de 42 razas ó variedades de ganado, así como 202 embriones de la especie bovina.

El patrimonio ganadero en España cuenta con 166 razas o variedades autóctonas, de las cuales 140 se encuentran en peligro de extinción. Este patrimonio contribuye a que España sea uno de los países europeos con mayor riqueza en recursos genéticos animales.

 

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) ha cerrado seis acuerdos con asociaciones ganaderas para el depósito y custodia de material genético de animales de razas puras en el Banco Nacional de Germoplasma.
El Boletín Oficial del Estado (BOE) publica en su edición de hoy las seis resoluciones que para custodiar material genético de bovinos de la raza de Menorca y de la raza mallorquina, cabras y ovejas de la raza mallorquina, ovejas de la raza roja mallorquina y ganado marismeño.
Los acuerdos especifican ámbitos como el objeto del convenio, las obligaciones de las partes, la financiación o la duración de los mismos.

 

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) ha suscrito nueve convenios de colaboración con diversas asociaciones de criadores de ganado para el depósito y custodia de material genético de animales de razas puras en el Banco Nacional de Germoplasma Animal.
El Departamento ha informado hoy en un comunicado de que se trata de las razas bovinas Blanca Cacereña, Palmera y Parda; las ovinas Assaf, Ovella Eivissenca, Lojeña del Poniente Granadino, Merina de Grazalema y Ovella Autóctona de Menorca, y la raza caprina Cabra Pitiusa.
Con estos convenios, son ya 50 los firmados hasta la fecha, según el Mapama.
El Ministerio ha valorado el patrimonio ganadero español, constituido por 188 razas, de las que 164 son autóctonas y 135 están en peligro de extinción.
Para conservarlas, ha establecido un Programa Nacional de conservación, mejora y fomento que, entre otras cosas, establece la obligatoriedad de constituir bancos de germoplasma para preservar "de manera indefinida" el material genético.
Asimismo, establece la necesidad de mantener una copia de seguridad del material reproductivo para garantizar la recuperación completa de cualquiera de las razas, incluso en el hipotético caso de que su banco de germoplasma de origen desapareciera.
El material almacenado en el Banco de Gemoplasma Animal, a fecha 31 de diciembre de 2016, asciende a 55.273 dosis seminales, procedentes de 603 donantes de 40 razas o variedades de ganado, así como 199 embriones de la especie bovina. 

Las decisiones de selección y manejo basadas en la variación del rebaño aspectos morfológicos pueden ser hechas por productores comerciales de ovejas para reducir la incidencia de mosca en sus rebaños, que afectan a la productividad del rebaño en la raza Merina de Australia.

Así, se descubrió que las relaciones fenotípicas entre los aspectos morfológicos y los rasgos clave de producción sugieren que los productores de Merino pueden implementar una gama de estrategias de selección y manejo de la generación actual para reducir el número de animales de riesgo para el ataque de mosca, con poco o ningún impacto perjudicial en rasgos clave de producción.

Esta investigación se publicó en la prestigiosa revista científica Small Ruminant Research y está firmada por los investigadores australianos S. Hatcher y J.W.V. Preston

Página 1 de 4

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder