Mostrando publicaciones por etiqueta: Reproducción Razas


Para la Asociación, el objetivo de selección principal es la PROLIFICIDAD o productividad numérica entendida como numero de corderos por parto

La finalidad del Programa de Mejora Genética que desarrolla la Asociación Nacional de Criadores de la Raza Rasa Aragonesa (ANGRA) es obtener ovejas cuya productividad económica sea máxima, manteniendo el sistema de producción característico de esta raza.  El objetivo de selección principal es la PROLIFICIDAD o productividad numérica entendida como numero de corderos por parto.

La herramienta fundamental para el desarrollo del Programa de Selección de ANGRA es la inseminación artificial (IA). Se disponen ya de los resultados correspondientes al año 2017 y el dato más destacado es el de fertilidad, con una media del 58 % (ovejas paridas/ovejas inseminadas).

Este resultado es fruto del trabajo en tres aspectos fundamentales. El primero, relativo a la formación de los ganaderos, dando a conocer los factores que afectan a los resultados y que dependen fundamentalmente del manejo en la explotación. El segundo consiste en el desarrollo de un protocolo para la selección de las ovejas a inseminar a partir del estudio de los factores que influyen en el éxito de la IA. El tercero, la aplicación del Dispositivo AntiRreflujo de Inseminación artificial Ovina (DARIO) en todas las inseminaciones realizadas. Este dispositivo que se caracteriza por realizar una penetración ligera, depositando el semen en varias direcciones y evitando el reflujo, aumenta la fertilidad en torno a un 8%.

Este incremento en el dato de fertilidad supone aumentar tanto el nivel de utilización de la inseminación al mejorar la percepción por parte de los ganaderos, como la velocidad de selección genética.

 

 

El nuevo espéculo para realizar la inseminación en ganado ovino, cuya patente está en poder del Centro de Selección y Mejora Genética de Ovino y Caprino de Castilla y León (Ovigén), ha despertado el interés del centro de selección de la raza francesa Manech, debido a las facilidades de manejo que supone respecto a las inseminaciones que se realizan en la actualidad, ya que con el nuevo espéculo no es necesario levantar al animal.

Con las pruebas que se han realizado en colaboración con las diferentes asociaciones de raza en España, se muestra que en algunos casos se mejora la fertilidad en un 10%, mientras que en otras razas no se han notado cambios en este aspecto. Sin embargo, la gran revolución de este espéculo radica en las facilidades de manejo que supone al no tener que levantar a la oveja inseminada, por lo que se ahorra sustancialmente en mano de obra. “Creemos que se va a generalizar el uso de este dispositivo por las ventajas que aporta”, señala José Manuel Vázquez, técnico de Ovigén.

Por otra parte, desde el centro ubicado en la localidad zamorana de Toro se están realizando encuestas con veterinarios para determinar los factores que pueden influir en la fertilidad de las explotaciones de ovino.

 

El Ministerio ha suscrito seis nuevos convenios con asociaciones de criadores de razas puras para el depósito de material genético en el Banco Nacional de Germoplasma Animal, ubicado en el Centro de Selección y Reproducción Animal de Colmenar Viejo, dependiente del Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA) de la Comunidad de Madrid.

Las razas incorporadas a través de esos convenios son las razas ovinas, Mallorquina y Roja Mallorquina y, la raza caprina Mallorquina, las razas bovinas Marismeña, Mallorquina y Menorquina y la equina caballar Marismeña.

Este Programa establece la obligatoriedad de constituir bancos de germoplasma dentro de los programas de mejora y conservación de las razas de ganado, con el fin de preservar indefinidamente el material genético, independientemente de las condiciones que afecten a la población gestionada in situ y protegiéndolo de desastres naturales y epizootias.

Este material supone una “copia de seguridad del material reproductivo” que recolecten las asociaciones de criadores y depositan en otros bancos de germoplasma, tutelados, generalmente, por las Comunidades Autónomas. Así queda garantizado que pueda recuperarse completamente cualquiera de nuestras razas, incluso en el caso hipotético de que su banco de germoplasma de origen desapareciera.

Con ello, el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente da respuesta a las recientes recomendaciones que desde organismos internacionales, como la FAO, se realizan de cara a fortalecer la conservación de los recursos zoogenéticos en su vertiente de preservación ex-situ, y por tanto se afianzan los compromisos adquiridos por nuestro país dentro del marco del Convenio para la Diversidad Biológica y la Declaración de Interlaken.

Estos nuevos convenios se unen a los 50 ya suscritos desde el año 2013. Gracias a las medidas adoptadas por el Ministerio para facilitar el desarrollo de este Banco Nacional, a 31 de diciembre de 2017, el material almacenado ascendió a 61.959 dosis seminales procedentes de 714 donantes de 42 razas ó variedades de ganado, así como 202 embriones de la especie bovina.

El patrimonio ganadero en España cuenta con 166 razas o variedades autóctonas, de las cuales 140 se encuentran en peligro de extinción. Este patrimonio contribuye a que España sea uno de los países europeos con mayor riqueza en recursos genéticos animales.

 

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) ha cerrado seis acuerdos con asociaciones ganaderas para el depósito y custodia de material genético de animales de razas puras en el Banco Nacional de Germoplasma.
El Boletín Oficial del Estado (BOE) publica en su edición de hoy las seis resoluciones que para custodiar material genético de bovinos de la raza de Menorca y de la raza mallorquina, cabras y ovejas de la raza mallorquina, ovejas de la raza roja mallorquina y ganado marismeño.
Los acuerdos especifican ámbitos como el objeto del convenio, las obligaciones de las partes, la financiación o la duración de los mismos.

 

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) ha suscrito nueve convenios de colaboración con diversas asociaciones de criadores de ganado para el depósito y custodia de material genético de animales de razas puras en el Banco Nacional de Germoplasma Animal.
El Departamento ha informado hoy en un comunicado de que se trata de las razas bovinas Blanca Cacereña, Palmera y Parda; las ovinas Assaf, Ovella Eivissenca, Lojeña del Poniente Granadino, Merina de Grazalema y Ovella Autóctona de Menorca, y la raza caprina Cabra Pitiusa.
Con estos convenios, son ya 50 los firmados hasta la fecha, según el Mapama.
El Ministerio ha valorado el patrimonio ganadero español, constituido por 188 razas, de las que 164 son autóctonas y 135 están en peligro de extinción.
Para conservarlas, ha establecido un Programa Nacional de conservación, mejora y fomento que, entre otras cosas, establece la obligatoriedad de constituir bancos de germoplasma para preservar "de manera indefinida" el material genético.
Asimismo, establece la necesidad de mantener una copia de seguridad del material reproductivo para garantizar la recuperación completa de cualquiera de las razas, incluso en el hipotético caso de que su banco de germoplasma de origen desapareciera.
El material almacenado en el Banco de Gemoplasma Animal, a fecha 31 de diciembre de 2016, asciende a 55.273 dosis seminales, procedentes de 603 donantes de 40 razas o variedades de ganado, así como 199 embriones de la especie bovina. 

Las decisiones de selección y manejo basadas en la variación del rebaño aspectos morfológicos pueden ser hechas por productores comerciales de ovejas para reducir la incidencia de mosca en sus rebaños, que afectan a la productividad del rebaño en la raza Merina de Australia.

Así, se descubrió que las relaciones fenotípicas entre los aspectos morfológicos y los rasgos clave de producción sugieren que los productores de Merino pueden implementar una gama de estrategias de selección y manejo de la generación actual para reducir el número de animales de riesgo para el ataque de mosca, con poco o ningún impacto perjudicial en rasgos clave de producción.

Esta investigación se publicó en la prestigiosa revista científica Small Ruminant Research y está firmada por los investigadores australianos S. Hatcher y J.W.V. Preston

 

 

La Federación Nacional de Criadores de la Raza Caprina Majorera espera que el presente año 2017 sea un revulsivo para la mejora genética de esta raza, ubicada en varias islas de Canarias y con uno de los censos más numerosos a nivel nacional por lo que se refiere a razas caprinas.

Durante años, la Majorera ha sido mejorada genéticamente a través del tímido trabajo de varias asociaciones, ubicadas en cada una de las islas en las que la raza tiene presencia, pero la coordinación en el seno de la Federación Nacional ha llevado a que en la pasada primavera se publicaran las primeras valoraciones genéticas, con rebaños conectados de las islas de Fuerteventura y Gran Canaria. El trabajo es extender estas valoraciones a otras islas en las que también se explota la raza Majorera.

Sin embargo, según apuntan desde la propia federación de criadores, el principal objetivo que maneja la raza Majorera en la actualidad es tener un centro de machos. Si se consiguen las ayudas públicas que se han prometido desde hace un tiempo, el hecho de tener una instalación donde puedan estar los sementales con mejor pedigrí haría que se pudiera extender la inseminación artificial por las ganaderías del núcleo de selección y, de esta forma, acelerar el proceso de mejora genética.

En Roncesvalles existe un rebaño dedicado a la experimentación sobre producción de leche ecológica con oveja Latxa de Cara Negra

La sociedad pública del Gobierno de Navarra INTIA (Instituto Navarro de Tecnología e Infraestructuras Agroalimentarias) dispone de 11 fincas dedicadas a la experimentación hortofrutícola y de cereal, mantenimiento de razas autóctonas, centro de inseminación artificial y centro de concertación ganadera.

La consejera de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local, Isabel Elizalde, visitó la semana pasada las fincas de Cadreita, Sartaguda, Roncesvalles y Remendia (Valle de Salazar), acompañada por el director general de Desarrollo Rural, Agricultura y Ganadería, Ignacio Gil, y del director gerente de INTIA, Juan Manuel Intxaurrandieta.

Por un lado, la consejera realizó una visita a la finca de Cadreita y Sartaguda. Cadreita está dedicada a ensayos de producciones hortofrutícolas y de cereales en regadío de 574 variedades. El pasado año 2016 se realizaron 46 ensayos. En hortícolas de verano, se cultivan variedades y técnicas de tomate para industria, pimiento, berenjena, calabacín y maíz dulce. En hortícolas de invierno, se realizan ensayos de crucíferas, como coliflor, brócoli, romanesco y coliflores de colores y coles. Por su parte, en Sartaguda, se efectúan ensayos de producciones hortofrutícolas al aire libre y en invernaderos de 232 variedades. En 2016 se efectuaron 28 ensayos. Se cultivan distintos tipos de lechuga de invierno, escarola, cebolla para manojos, recopilación de variedades de tomate local; control de plagas en borraja, acelga y cardo; almendro, cerezo, manzano, melocotonero, membrillo y peral.

Además, Elizalde visitó Roncesvalles y Remendia. En Roncesvalles existe un rebaño dedicado a la experimentación sobre producción de leche ecológica con oveja Latxa tipo “Cara negra”. Realiza una evaluación de la eficiencia de inseminación a partir de celos naturales, automatización de control lechero diario, y un proyecto de experiencia demostrativa de explotación y mejora de áreas de pastizales en la zona noroccidental de Roncesvalles. Remendia posee un rebaño para producción de carne convencional en pastos ecológicos, de ovino de raza navarra, y producción de patata de siembra ecológica.

En su visita, la consejera indicó que “el reto está en asegurar, por un parte, la transferencia de los resultados al sector y, por otra, abordar la mejora de la mayor parte de las instalaciones de las fincas debido a años de falta de inversiones importantes, por lo que estos momentos se está realizando una valoración de la situación de cada una de ellas para definir las mejoras necesarias para que continúen siendo un activo relevante en el quehacer de INTIA”.

Las 11 fincas de INTIA poseen un total de 5.425 hectáreas. Algunas de ellas son:

Iza, centro de concertación ganadera. Ocupa una superficie de 2 ha, con 1.200 m2 de naves ganaderas.

Oskotz, centro de inseminación artificial. Ubicada en Oskotz (Valle de Imotz), ocupa una superficie total de 9,5 ha, que acoge diferentes naves para conejos, equino, ovino y porcino.

Roncesvalles, finca experimental de ovino de leche y recría de novillas. Con una superficie total de 78 ha, alberga nave para ovino y quesería, nave para ovino, ampliación de quesería y nave para vacuno.

Remendia, finca experimental de ovino de carne de montaña. Situada en el Valle de Salazar, con una superficie de 76 ha, posee naves ganaderas. Además de centro experimental de ovino de carne, se cultiva patata de siembra para ecológico.

Satoia (Urraúl Alto), finca de referencia de vacuno de la raza autóctona de Navarra Betizu, con 83 ha, alberga nave para vacuno con el fin de mantener y recuperar esta raza.

Sabaiza, finca de referencia de jaca navarra y recría de novillos de raza Pirenaica. Ubicada en Ezprogui, con 5.000 ha, alberga naves ganaderas.

Página 1 de 4

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder