Mostrando publicaciones por etiqueta: Sanidad Alimentación

 

Un estudio tuvo como objetivo investigar los efectos del nivel de proteína no degradable del rumen en la dieta y el ácido linoleico conjugado sobre el rendimiento, la digestibilidad de nutrientes, la fermentación ruminal y la salud ruminal en cabritos.

 

Los ejemplares alimentados con una dieta que contenía ácido linoleico conjugado tuvieron la menor ingesta de materia seca, pero la mayor ganancia diaria promedio y eficiencia de alimentación en comparación con los otros grupos. Además, no tuvo efecto sobre la materia orgánica, la digestibilidad de la proteína cruda y los parámetros de fermentación ruminal, por lo que no tiene ningún efecto sobre la salud ruminal.

 

En conclusión, se trata de una buena alternativa para el crecimiento de los cabritos en países con dificultades para la alimentación de los animales.

 

El estudio se ha publicado en la prestigiosa revista científica internacional Small Ruminant Research, con la firma de los siguientes autores: Aminelah Pormalekshani, Farshid Fatahnia, Hoshang Jafari, Arash Azarfar, Saifali Varmaghani y Golnaz Taasoli.

 

 

 

Tiene un gran valor proteico, y en el caso de la leche de vaca, ya se utiliza para elaborar leche para lactantes y bebidas para deportistas

La fabricación de productos lácteos como el queso o los yogures genera una serie de subproductos que pueden tener más o menos valor en el mercado, o bien servir como ingredientes de otros productos. Un ejemplo de estos subproductos es el suero de la leche, que es la parte acuosa de la leche que no se coagula en hacer queso, y que a menudo se rechaza a pesar de tener un alto valor proteico. Así, por ejemplo, en países como Egipto se vierten cada día un millón de litros de suero de leche en el río Nilo, que irán a parar al mar Mediterráneo.

Es con el objetivo de aprovechar el suero para fabricar nuevos productos de calidad que se ha puesto en marcha el proyecto PRIMA DAINME-SME. Liderado por el IRTA, tiene como objetivo principal introducir nuevas tecnologías para mejorar la economía circular de pequeñas y medianas empresas lácteas de la cuenca mediterránea.

El proyecto pone especial incidencia en los productores de productos lácteos de cabra y oveja. Estas leches, con una producción que no puede competir en volumen ni en industrialización con la de la leche de vaca, son sin embargo cada vez más valoradas y provocan menos problemas de intolerancias y alergias. La ganadería en la que se basan, además, es más propia del área mediterránea que no la vacuna, y es fundamental para mantener la economía rural, la biodiversidad y la sostenibilidad de las áreas rurales. Además, los productos lácteos son una parte importante de la dieta mediterránea, y animales como la oveja y la cabra están más adaptados que la vaca al clima y al territorio.

El proyecto DAINME-SME está liderado por el IRTA y cuenta con la participación de EGE University (Turquía), el Centro Técnico Tunecino de Agroalimentación (CTAA) (Túnez), el Centro Tecnológico de Alimentos y Agroindustrias (FAITC, Egipto) , Alimenta SRL (Italia), Ekonek (España), SPES (Italia), Panagro (Turquía), ApexAgri (Francia) y Uniproca (España).

Tecnologías más sostenibles y económicas

Una de las líneas de trabajo del proyecto es la extracción de una proteína con mucho valor económico del suero de la leche. Esta sustancia tiene un alto valor nutritivo, y en el caso del de la leche de vaca ya se utiliza para elaborar leches para lactantes y bebidas para deportistas en Europa central y occidental. De hecho, la valoración del suero se ha convertido en un punto clave en la sostenibilidad y competitividad de las queserías de estos países, pues algunas empresas lácteas incluso obtienen más beneficios de la venta de proteínas del suero de la leche que de los quesos elaborados.

En los países cálidos de la cuenca mediterránea, pero, falta una valorización de la proteína del suero de la leche de oveja y de cabra, entre otras cosas porque el sistema de separación de la proteína de esta leche no está del todo desarrollado. Hoy por hoy, producir concentrados proteicos es muy costoso y, por ello, es un oligopolio de las grandes multinacionales.

Para darle solución, el proyecto propone el uso del procesamiento por altas presiones (HPP), una tecnología emergente que hasta ahora se utilizaba para pasteurizar alimentos mediante la aplicación de presión isostática. Si bien hasta ahora era una tecnología muy cara, el principal fabricante de equipamientos HPP (la empresa Hiperbaric, de Burgos) ha creado una nueva tecnología que permite procesar grandes volúmenes a un precio muy económico (menos de 0,05€/litro).

Otra tecnología que se desarrollará en el marco de este proyecto es el secado PCD (Pulse Combustion Drying), que utiliza calor directo para secar el líquido y transforma el suero en un ingrediente en polvo, lo que facilita su transporte y la conservación. Es un proceso más sostenible, porque requiere de entre un 20 y un 30% menos de energía que el proceso actual de secado. Como parte del proyecto, se instalará un equipo piloto de esta tecnología en el centro IRTA de Monells (Girona).

Dentro del proyecto DAINME-SME se trabajará también en otros sistemas de bajo coste para aprovechar la proteína del suero para el consumo humano. Un ejemplo podría ser la producción de quesos frescos como la ricotta.

El proyecto DAINME-SME está financiado por la iniciativa PRIMA, y extenderá su duración hasta noviembre del año 2022.

 

 

El Grupo de Investigación de la Universidad de León (ULE) ‘Bacterias Lácticas y Aplicación Tecnológica’ (BALAT) ha desarrollado los últimos 5 años un proyecto de investigación centrado en conseguir incrementar el contenido de ácido linoleico conjugado (CLA) –un compuesto de la grasa láctea- en queso de oveja, sin alterar el perfil saludable de este compuesto que presenta un potencial beneficioso para la salud por sus propiedades cardioprotectoras, antitumorales, moduladoras del sistema inmune y antidiabéticas.

El proyecto constituyó la base de la Tesis Doctoral de Erica Renes Bañuelos titulada ‘Enriquecimiento en ácidos grasos bioactivos del queso de oveja a través del estudio y mejora de los factores implicados en la tecnología de su elaboración’ y que fue realizada en el área de Tecnología de los Alimentos de la Facultad de Veterinaria de la ULE, bajo la dirección Mª Eugenia Tornadijo Rodríguez y José Mª Fresno Baro. En el mismo se evaluaron dos tipos de estrategias: una relacionada con la producción animal y otra con el uso de microorganismos. En el primer caso se estudió el efecto del tipo de alimentación, etapa de lactación, mes de muestreo y rebaño en el perfil de ácidos grasos de la leche de oveja de tanque destinada a la elaboración de queso. Y en el segundo caso, se analizó la influencia de diferentes cultivos iniciadores en la mejora del perfil nutricional y sensorial del queso de oveja de pasta prensada.

Los resultados de la investigación han sido publicados en la revista Food Research International, en el artículo ‘CLA-producing adjunct cultures improve the nutritional value of sheep cheese fat’. Este trabajo incluyó la elaboración, por duplicado, de 4 lotes quesos de oveja con diferentes combinaciones de cultivos iniciadores (Lactococus lactis subsp. lactis y Lc. Lactis subsp. cremoris con Lactobacillus plantarum y Lactobacillus casei subsp. casei, estos últimos productores de CLA in vitro). “La elaboración de los quesos se llevó a cabo con leche de oveja de la raza Castellana siguiendo la tecnología de elaboración desarrollada por el grupo investigador para queso de oveja de pasta prensada no cocida” explica José María Fresno.

Los quesos fueron madurados durante 8 meses recogiendo muestras al cabo de 2, 90, 180 y 240 días de maduración. En todos los quesos se realizaron análisis del perfil de textura (dureza, fracturabilidad, masticabilidad, etc), del color, conjuntamente con un análisis sensorial descriptivo mediante un panel de catadores donde se evaluaban atributos de apariencia, olor, sabor, textura en cada etapa de la maduración. Además, en colaboración con el grupo de investigación de lípidos de Miguel Ángel de la Fuente y Pilar Gómez-Cortés del Instituto de Ciencias de la Alimentación (CIAL-CSIC) de Madrid se llevó a cabo un estudio pormenorizado y exhaustivo del perfil de los ácidos grasos en las muestras de queso, mediante cromatografía de gases, permitiendo el aislamiento, identificación y cuantificación de 86 ácidos grasos y de algunos índices saludables como la relación omega-6/omega-3 y el índice de aterogenicidad (AI).

“En nuestro estudio pudimos comprobar que el uso de cultivos iniciadores autóctonos que incluyeran como adjuntos cepas de Lactobacillus plantarum TAUL 1588 y Lactobacillus casei subsp. casei SS 1644, contribuía a mejorar el perfil de ácidos grasos saludables en el queso”, explica José María Fresno. Estos quesos presentaban mayores niveles de ácido vaccénico (precursor del CLA), de ácido linoleico conjugado y omega-3, así como más bajos de C14:0 and C16:0, de la relación omega-6/omega-3 y del índice de aterogenicidad. “Esta mejora del perfil saludable de la fracción lipídica de los quesos se llevó a cabo sin cambios significativos en el perfil sensorial de los quesos, constituyendo, por tanto, una valiosa herramienta para la industria quesera a la hora mejorar la calidad nutricional de los productos lácteos naturales biofuncionales tan demandados por los consumidores en la actualidad”.

UN PRODUCTO DEMONIZADO SIN BASE CIENTÍFICA

Esta investigación viene a dar respuesta a la percepción negativa para la salud que encierran los lácteos y en concreto el queso. En la sociedad actual el incremento de determinadas patologías como pueden ser la diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, obesidad, etc. han sido relacionadas además de con el sedentarismo con el tipo de alimentación, y más si cabe con la presencia de grasas. Uno de los productos más asociados con esa impresión negativa es el queso, un producto con alto contenido en materia grasa, el cual es mayor en las variedades elaboradas con leche de oveja. “Aproximadamente, 2/3 de esa materia grasa está constituida por ácidos grasos saturados, cuya ingesta está relacionada con el desarrollo de enfermedades cardiovasculares”, afirma Fresno Baro quien sostiene que esto “ha llevado a poner en el punto de mira a la grasa, siendo objeto de demonización en múltiples campañas en los medios de comunicación sin una base científica que lo sustente”. Esto ha hecho que las industrias lácteas lancen al mercado productos desnatados para adaptarse a la demanda del consumidor. Sin embargo, para Fresno Baro y su equipo esta estrategia solo tiene valor a nivel comercial, “pues desde un punto de vista nutricional, la eliminación de la grasa conlleva una pérdida de nutrientes fundamentales para nuestro organismo como vitaminas liposolubles (A, D, E y K), esfingolípidos y ácidos grasos, los cuales van a jugar un papel fundamental en las membranas celulares o el sistema nervioso”. A esto se unen estudios científicos recientes que han mostrado evidencias de que “no hay relación entre el consumo de productos lácteos enteros con marcadores del riesgo cardiovascular, lo que significa que la eliminación de la grasa láctea de nuestra dieta no es una opción aconsejable a largo plazo, siempre y cuando su consumo se ajuste a los requerimientos establecidos para una dieta saludable”.

Y desde un punto de vista científico, una estrategia deseable pasaría por incrementar el contenido de aquellos compuestos de la grasa láctea que presentan propiedades bioactivas. “Entre estos compuestos cabe destacar el ácido linoleico conjugado (CLA), con potencial beneficioso para la salud como ha sido demostrado en diferentes estudios in vitro o en animales de experimentación”. Este compuesto está presente de forma natural en nuestra dieta “ya que su síntesis se realiza en rumiantes a nivel ruminal y en la glándula mamaria, no obstante, su concentración en la grasa láctea no es suficiente para lograr los efectos saludables deseados, por eso era necesario buscar diversas iniciativas para incrementar su contenido”.

 

COBADU ha puesto de manifiesto una vez más la apuesta firme por una formación constante a sus socios tanto ganaderos como agricultores. Este martes, el ovino y caprino han sido protagonistas en Zamora con motivo de la Jornada que COBADU en colaboración con URCACYL ha organizado en el Colegio Universitario de Zamora. Estas jornadas han cumplido 20 ediciones, un número que refleja el esfuerzo de los técnicos de la cooperativa por estar cerca de sus socios y mantenerlos al día de la actualidad del sector, aclarar dudas o simplemente escuchar cómo ha ido el día en su explotación.

Ha sido Elías Martín, responsable de Ovino de la cooperativa quién ha dado la bienvenida a los asistentes ya pasadas las once de la mañana mientras seguían llegando los socios de distintos puntos de toda la provincia. Teresa Enríquez, veterinaria de la cooperativa especializada en ovino y caprino y además responsable de la valoración de machos, ha sido la encargada de abrir el programa formativo. Enríquez se ha centrado en la importancia del macho en la explotación, a veces, “un gran olvidado” que se convierte en fundamental en muchas explotaciones para mejorar su rentabilidad.

Ha continuado Miguel Ángel Sanz, veterinario del Servicio Técnico Veterinario de pequeños rumiantes de HIPRA, hablando de minimizar las pérdidas en la explotación en caso de que se detecten mamitis. Con su presentación, los socios de COBADU han aprendido a localizar y gestionar este tipo de crisis de una manera efectiva y han seguido con detenimiento los vídeos e imágenes explicativos que han dejado claros los síntomas de esta enfermedad además de dar soluciones a la hora de que no afecte a la rentabilidad de la granja.

Como ya es habitual en las jornadas formativas que organiza COBADU, se contó con la participación de José Manuel Domínguez, técnico de ganadería y desarrollo rural de URCACYL. El veterinario ha analizado el mercado de la leche de ovino y caprino en profundidad y ha avanzado las novedades en la PAC 2020 que no serán, a priori, no demasiado significativas, aunque siempre este punto es de gran interés para los socios. Rafael Sánchez, director general de COBADU, ha clausurado la jornada haciendo un análisis del sector ovino y caprino en la cooperativa, hablando de número de socios, venta de pienso y servicios veterinarios en relación a este tipo de explotaciones. Además, el director general ha puesto en conocimiento de los socios las inversiones que se están llevando a cabo en la actualidad y las que se llevarán a cabo en poco tiempo en las instalaciones centrales y la red de almacenes de COBADU.

Investigadores valencianos han diseñado nuevas dietas para vacas, ovejas o cabras a partir de la paja de arroz y los restos de poda de cítricos, que contribuiría a reducir las emisiones de metano generadas por los animales y a disminuir la quema de estos subproductos del campo.
Los piensos diseñados por los investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia reducen las emisiones de metano (gas de efecto invernadero) entre un 8 y un 22 %, según informa este martes la institución académica.
Además de los residuos de paja de arroz y de hojas de cítricos, incorporan otros ingredientes que "garantizan que todas las necesidades nutritivas del animal quedan satisfechas".
Y destacan también porque, además de tener un beneficio medioambiental, según los investigadores, son útiles para los agricultores porque revaloriza un subproducto y para los ganaderos al ofrecerle un alimento local a un precio competitivo.
"En los últimos años la paja de arroz se está eliminando mediante la quema controlada de los cultivos. Por otro lado, los restos de poda de cultivos citrícolas -naranjos y limoneros- son también eliminados mediante la quema o el triturado en verde. Todas estas prácticas causan grandes emisiones de gases efecto invernadero a la atmósfera", señala el catedrático Carlos Fernández.
Este investigador del Instituto de Ciencia y Tecnología Animal de la UPV y responsable del proyecto en esta institución ha añadido que el las dietas "Low Carbon Feed", el proyecto europeo dentro del cual se enmarca este trabajo, han incorporado paja de arroz y residuos de hoja de naranjo y limón al pienso compuesto de los animales rumiantes.
"Es decir -ha concretado-, dichos residuos no se han utilizado como fuente forrajera, sino que se han introducido como un ingrediente más en la elaboración de un pienso compuesto".
El investigador de la UPV ha destacado que se trata además de una propuesta que cumple con uno de los principios de un sistema agrícola-ganadero sostenible: las 3R -de Reutilizar, Reciclar y Reducir-, sin perjudicar ni alterar el nivel productivo de los animales.
El proyecto "Low Carbon Feed" está financiado por el programa de Proyectos Europeos sobre el Cambio Climático LIFE y cuenta con la coordinación de la Unió de Llauradors i Ramaders, la investigación de la UPV y la participación de los ayuntamientos de València y la Vall d'Uixò (Castellón), la Fundación Low Carbon Economy-Vall d'Uixò, Airatec Biomass-Vall d'Uixò, UNIPROCA -de Talavera de la Reina (Toledo)- y Area Europa SCARL-Bolonia (Italia).

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha puesto en marcha el proyecto Sigma, que pretende ordenar la recopilación de datos relacionadas con diversas enfermedades animales. Esta petición fue provocada por las solicitudes de los proveedores de datos para simplificar el proceso que, en la actualidad, implica un esfuerzo considerable para los países que envían datos a la EFSA para fines de evaluación de riesgos.

Además, la EFSA identificó los beneficios que se obtendrían de un mayor grado de estandarización de los datos, que deberían ser los más actualizados y presentados dentro de un marco de tiempo que puede ser extremadamente corto en caso de un brote.

La fase piloto del proyecto Sigma comenzó oficialmente en 2018 y se presentó en mayo de 2018 a los miembros de la Red AHAW. Después de un año de actividades, la EFSA quería proporcionar una actualización ilustrando los logros (el modelo de datos, las tarjetas de país) y las actividades en curso (los cuestionarios técnicos sobre los flujos de datos, el estudio sobre las implicaciones legales). Además, la EFSA tenía como objetivo recopilar comentarios de los países involucrados en el piloto (España, Italia, Croacia, Rumania, Austria, Estonia y Bulgaria) y comprender todas las posibles preocupaciones y sugerencias de los países que no participaron.

Banner AH FrancisPIF 2

· En el próximo número de Con V de Vet, MSD Animal Health se desplaza hasta Algeciras para mostrar la realidad de la permeabilidad de nuestras fronteras y reforzar la importancia del veterinario para garantizar la salud animal, la seguridad alimentaria y, como consecuencia, la salud púbica.

· Francisco Pérez, veterinario Inspector de Sanidad Animal en el PIF (Puesto de Inspección Fronterizo), cuenta en exclusiva a la compañía los principales riesgos detectados en las fronteras y transmite consejos de utilidad para garantizar una mayor seguridad en las mismas.

· “La sociedad no es consciente de los controles que pasan los alimentos que llegan a su mesa, en los cuales el papel del veterinario es decisivo”, declara el experto

Tras la gran aceptación de los últimos programas “Con V de Vet”, MSD Animal Health continúa trabajando en ofrecer contenido de calidad a través de este formato directo y cercano, de la mano de los mejores expertos. Temas de relevante importancia para la profesión veterinaria son abordados desde un punto de vista actual y transversal en entrevistas en las que se habla sobre los aspectos que más preocupan al veterinario de hoy y de mañana, con el principal objetivo de reforzar su figura en la sociedad.

En este nuevo programa la compañía se desplaza hasta las fronteras de Algeciras para conocer a Francisco Pérez, veterinario Inspector de Sanidad Animal en el PIF (Puesto de Inspección Fronterizo). A lo largo de la entrevista, Francisco habla de temas tan decisivos para garantizar la seguridad alimentaria como los principales problemas que se dan en las aduanas, la importancia de concienciarse frente a la rabia o lo que una persona debe conocer si viaja con su mascota fuera de la UE. Todo ello, dejando de manifiesto el valor e importancia del veterinario en las fronteras, cuya función principal es velar por la salud de los animales y de las personas.

Según el experto, la permeabilidad de las fronteras en nuestro país es un hecho, y no solo eso, sino que es cada vez mayor, debido al incremento de los desplazamientos y la velocidad de estos, lo cual impide tener un control exhaustivo de todo el tránsito de mercancías y animales que éstos conllevan. “La desinformación en origen de los exportadores de animales y mercancías es uno de los principales problemas que provocan el incumplimiento del protocolo legal establecido para el control de las fronteras. Las exportaciones pueden verse truncadas con grandes pérdidas económicas para el exportador. Un claro ejemplo es el uso de vacunas de IBR, Marruecos obliga que sean marcadas y su desconocimiento por parte del ganadero puede hacerle perder toda su operación”, asegura el veterinario.

En las declaraciones de Francisco, se pone de manifiesto la necesidad de concienciar a la población del riesgo de aparición de enfermedades zoonóticas (transmisibles entre animales y personas) que se encuentra detrás de esta realidad, destacando el caso de la rabia, contra las cuales es esencial prevenir, a través de una correcta vacunación de los animales que puedan ser potencialmente foco de contagio. ”El portador del animal debe asegurarse de realizar una vacunación de rabia vigente y que no caduque en el país tercero donde está viajando”, aconseja Francisco. “Se debe hacer una vacunación anual y con vacunas de la mayor caducidad posible porque aseguramos que las tasas de anticuerpos sean mayores de 0.5”.

En futuras entrevistas de “Con V de Vet”, se responderán a preguntas como: ¿Qué funciones tiene el Cuerpo Nacional de Veterinarios?, ¿Cómo debemos mejorar la comunicación desde las instituciones veterinarias? o ¿Cómo mejorar la experiencia del cliente de clínicas veterinarias de animales de compañía? El contenido se podrá ver en el canal de YouTube de MSD Animal Health Spain y en la cuenta oficial de LinkedIn MSD Animal Health Spain. Además, se continuarán ofreciendo nuevos consejos en formato píldora informativa, de gran utilidad para el colectivo veterinario.

 

 

La Coordinadora de Agricultores y Ganaderos de Andalucía COAG ha lanzado un mensaje de tranquilidad sobre el consumo de carne en fresco a raíz de las alertas sanitarias al asegurar que la "ganadería andaluza está al frente de las garantías sanitarias en Europa".
En un comunicado el responsable de Ganaderías de COAG Andalucía, Antonio Rodríguez, ha explicado que la mayoría de las más de 100.000 explotaciones ganaderas de Andalucía "cumplen estrictamente con todos los controles de seguridad europeos, a diferencia de los productos de importación".
En este sentido, ha señalado que la mayoría de las más de 100.000 explotaciones ganaderas son familiares, un modelo de ganadería sostenible, ligada al territorio, que repercute en beneficios socioeconómicos para el medio rural, y manejada por profesionales que están en contacto diario y directo con los animales.
A diferencia de los productos de importación, según esta organización, las explotaciones familiares cumplen estrictamente con los "exigentes requisitos de seguridad alimentaria y bienestar animal establecidos por la UE y son respetuosas con el medio ambiente".
Prueba de ello es que la Comisión Europea ha declarado recientemente como oficialmente indemnes de brucelosis una extensa zona de nuestro territorio, reconociendo así el gran esfuerzo realizado por el sector para avanzar de forma continua en la erradicación de enfermedades y contribuyendo, además, a la mejora del estatus sanitario de Andalucía.
Además, el ganado andaluz está sometido a múltiples planes de control para acreditar mediante el cumplimiento de la normativa en materia de seguridad y calidad alimentaria que los alimentos que llegan a los ciudadanos son seguros y de calidad, y contribuyen así a reducir a niveles razonablemente aceptables los riesgos presentes en los alimentos que amenazan a las personas.
En cambio, en la ganadería industrial que produce a gran escala en países terceros no aplican las mismas normas de seguridad alimentaria que en España y, a pesar de ello la Unión Europea ha firmado acuerdos comerciales para importar carne de estos países terceros, ha censurado la COAG.

‘Campylobacter’ es la bacteria responsable de la campilobacteriosis, la gastroenteritis bacteriana de transmisión alimentaria de mayor incidencia en los países desarrollados. Esta bacteria coloniza asintomáticamente el tracto gastrointestinal de mamíferos y aves, de manera que los animales destinados a consumo humano se consideran importantes reservorios y principal fuente de infección humana. La infección se asocia principalmente al consumo de carne de pollo contaminada poco cocinada. La infección a partir de los rumiantes se produce fundamentalmente a través del consumo de agua contaminada por efluentes de granja y por contacto directo con los animales infectados, y en menor medida por el consumo de leche (cruda o contaminada tras el tratamiento térmico) o de carne roja contaminada. Un buen conocimiento de los diferentes aspectos epidemiológicos de esta infección en los diferentes reservorios es crucial para diseñar intervenciones que contribuyan a disminuir la colonización en los animales en las granjas y con ello reducir el riesgo de infección humana. Existen abundantes estudios sobre ‘Campylobacter’ en avicultura, pero no son tantos los que investigan su presencia en rumiantes domésticos pese a que cada vez hay más evidencias de su importante contribución a los casos clínicos. Recientemente, en Neiker se ha llevado a cabo un estudio transversal en 301 explotaciones ganaderas de rumiantes de la Comunidad Autónoma del País Vasco con objeto de estimar la prevalencia de ‘Campylobacter jejuni’ y ‘Campylobacter coli’ (principales especies responsables de infecciones humanas) en los rebaños de vacuno de leche, vacuno de carne y ovino. Los resultaros mostraron una alta proporción de rebaños positivos a ‘C. jejuni’ y/o ‘C. coli’ (86,6% en vacuno de leche, 78,8% en vacuno de carne y 54,8% en ovino), siendo el ganado vacuno el principal reservorio de ‘C. jejuni’ y las ovejas de ‘C. coli’.

Además, conscientes del preocupante incremento de las resistencias a los antibióticos, se ha investigado también el perfil de resistencia de los aislados de ‘Campylobacter’. Así, la proporción de cepas resistentes fue significativamente más alta en ‘C. coli’ que en ‘C. jejuni’, y en ganado vacuno lechero fue mayor que en vacuno de carne u ovino. Una alta proporción de aislados fueron resistentes a fluoroquinolonas y tetraciclinas, mientras que la resistencia a los macrólidos fue baja y restringida a ‘C. col’i procedente de ganado vacuno lechero. Al comparar los perfiles de resistencias observados en este estudio (2014-2016) y los derivados de otro estudio similar realizado 10 años antes (2003-2005), se observó un aumento general de la resistencia. Entre los antibióticos de importancia crítica en humana es preocupante el aumento significativo en la resistencia a las fluoroquinolonas. En cambio, la resistencia a los macrólidos se mantuvo estable a tasas bajas, lo cual es tranquilizador ya que son los antimicrobianos de elección para tratar infecciones graves por ‘Campylobacter’ en medicina humana. Sin embargo, pese a la baja prevalencia, los aislados resistentes a macrólidos mostraron patrones de pan-resistencia, lo que significa que fueron resistentes a todos los antibióticos testados.

Los resultados obtenidos resaltan la importancia de los reservorios no aviares de ‘Campylobacter’ y el riesgo potencial que supone para la infección humana y la propagación de las resistencias antimicrobianas asociadas.

Un grupo de investigadores polacos diseñaron experimentos paralelos in vitro e in vivo para evaluar alternativas quimioterapéuticas prometedoras para controlar los helmínticos en rumiantes. Se investigaron las actividades antihelmínticas de extractos herbales acuosos y metanólicos, así como el estado parasitológico, la respuesta inflamatoria, los parámetros antioxidantes y la comunidad microbiana de los corderos infectados experimentalmente con ‘Haemonchus contortus’.

Los extractos metanólicos de las mezclas herbales en ambas pruebas in vitro tuvieron mayores efectos antihelmínticos que los extractos acuosos, pero los efectos no difirieron significativamente entre los dos extractos utilizados. El nivel de inmunoglobulina contra ‘H. contortus’ aumentó significativamente después de la infección en cada grupo infectado.

Estos resultados representan el primer monitoreo de los efectos antihelmínticos in vitro de mezclas de hierbas en ‘H. contortus’. El experimento in vivo indicó que el efecto antihelmíntico no fue suficiente para la eliminación de parásitos, pero este tratamiento a base de hierbas puede afectar al huésped a largo plazo, reduciendo la infección parasitaria en el huésped.

El artículo se ha publicado en la revista BMC Veterinary Research y está firmado por los siguientes autores: Dominika Mravcakova, Zora Varadyova, Anna Kopcakova, Klaudia Cobanova, Lubomira Gresakova, Svetlana Kisidayova, Michal Babjak, Michaela Urda Dolinska, Emilia Dvoroznakova, Alzbeta Konigova, Jaroslav Vadlejch, Adam Cieslak, Sylwester Slusarczyk y Marian Varady.

Página 1 de 6

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder