interovic 1000x120 junio19

Mostrando publicaciones por etiqueta: Sanidad Investigación

Aborto Border web

 

‘Chlamydia abortus’ es un patógeno intracelular obligado con afinidad por la placenta y causa insuficiencia reproductiva. En animales no preñados, se establece una infección latente inicial hasta la próxima gestación, cuando el microorganismo se reactiva, lo que provoca el aborto. Todavía se desconocen los mecanismos precisos que desencadenan el despertar de ‘C. abortus’. Se ha demostrado que las hormonas sexuales como el estradiol y la progesterona afectan el resultado de la infección en otras especies de la familia ‘Chlamydiaceae’. Mientras que los estrógenos aumentan la infección por clamidia, la progesterona tiene el efecto contrario.

Para tratar de establecer si existe una relación entre estos eventos y la latencia o reactivación de ‘C. abortus’ en el tracto reproductivo de pequeños rumiantes, las células ovulares de endometrio (LE) y trofoblásticas (AH-1) fueron tratadas con estradiol o progesterona antes de su infección con ‘C. abortus’. Los resultados se comparan con los obtenidos para el tratamiento con penicilina antes de la infección, que es un modelo bien establecido para estudiar la infección persistente en otras especies de clamidias. Las células se examinaron por microscopía electrónica de transmisión y se realizó un análisis de expresión de ARNm de 16 genes relacionados con el ciclo de desarrollo de clamidias.

Los cambios observados en este estudio por la acción de las hormonas sexuales parecen depender del tipo de célula donde se desarrolla la infección. Además, aunque los cambios son morfológicamente similares a los inducidos por el tratamiento con penicilina, los patrones de expresión génica son diferentes. Los patrones de expresión génica, por lo tanto, parecen depender de los modelos inducidos por persistencia de ‘C. abortus’ utilizados. Los tratamientos hormonales indujeron formas aberrantes en las células endometriales infectadas, pero no afectaron la morfología de la clamidia en las células del trofoblasto. A nivel genético, las hormonas no indujeron cambios significativos en la expresión de los genes estudiados.

Los resultados sugieren que la penicilina induce un estado de persistencia en ‘C. abortus’ cultivado in vitro con características morfológicas características y patrones de transcripción génica. Sin embargo, la influencia de las hormonas en el ciclo de desarrollo de ‘C. abortus’ está mediada por cambios en el entorno de la célula huésped. Además, un estado persistente en ‘C. abortus’ no se puede caracterizar por un solo perfil de patrón de expresión génica, pero puede cambiar según el modelo utilizado para inducir la persistencia.

Este artículo se ha publicado en la revista científica internacional BMC Veterinary Research con la firma de varios investigadores de la Universidad de Murcia. Los autores son los siguientes: D. Álvarez, M.R. Caro, A.J. Buendía, C. Schnee, N. Ortega, A. Murcia Belmonte y J. Salinas.

VETIA 2web

El pasado 23 de julio ha tenido lugar en la Facultad de Veterinaria de León el taller teórico-práctico: Diagnóstico anatomopatológico de las enfermedades consuntivas en pequeños rumiantes, dirigido a un grupo de especialistas de Castilla y León y organizado por Vetia.

De la mano de Valentín Pérez, director del departamento de Sanidad Animal, la sesión se dividió en una parte teórica y una parte práctica.L VETIA

En primer lugar, el ponente revisó las diferentes causas que pueden originar un proceso caquectizante e ilustró con numerosas imágenes las lesiones anatomopatológicas más frecuentes en cada caso, estableciendo los posibles diagnósticos diferenciales. Dentro de las enfermedades infecciosas que conducen a un adelgazamiento extremo y de curso lento y progresivo, se detuvo en la paratuberculosis, resaltando las pérdidas económicas que ocasiona y la eficacia de su control mediante la vacunación.

A la teoría le siguió la práctica, donde recordó la técnica de realización de una necropsia para aprovechar al máximo su valor diagnóstico e interpretar correctamente las lesiones encontradas en el animal.

Vetia quiere agradecer a los asistentes su implicación e interés, y a Valentín Pérez su contribución a esta jornada cuyo objetivo es apoyar al veterinario en temas de su interés para su práctica diaria.

VETIA 1 web

26-7-19La Facultad de Veterinaria de la CEU UCH ha acogido las I Jornadas Nacionales de Innovación Docente en Medicina y Cirugía Animal

Los asistentes han podido conocer experiencias de éxito desarrolladas en las facultades de Murcia, Las Palmas y CEU de Valencia

Poner en común experiencias innovadoras y abordar los retos de futuro han sido los objetivos de las I Jornadas Nacionales de Innovación Docente en Medicina y Cirugía Animal, que se han celebrado en la Facultad de Veterinaria de la Universidad CEU Cardenal Herrera (Valencia).

Profesores de diferentes facultades de Veterinaria de España han coincidido en señalar la introducción de las nuevas tecnologías en la comunicación con los estudiantes y el incremento del uso modelos de simulación en la docencia en Medicina y Cirugía Animal, como retos de futuro.

En el transcurso de estas I Jornadas nacionales, los asistentes tuvieron la oportunidad de conocer experiencias en el uso de las nuevas tecnologías tanto en la Facultad de Veterinaria CEU, como las presentadas por los profesores Miguel Ángel Sánchez y Asta Tvarijonaviciute de la Facultad de Murcia oJosé Manuel Vilar de la Facultad de las Palmas de Gran Canaria.

“Estos sistemas están ya entre nosotros, pero su aplicación intensiva en nuestra área se antoja compleja ya que estamos impartiendo asignaturas clínicas en las que el contacto con el paciente y propietario es fundamental. No obstante, suponen ya un elemento de apoyo importante y se convertirán en imprescindibles en poco tiempo”, ha subrayado el profesor Joaquín Sopena, organizador de estas I Jornadas.

El profesor de la CEU UCH ha recordado que “El contacto del alumno con el profesor es fundamental. El profesor traslada experiencia y estímulo al estudiante. Para ello puede servirse de medios técnicos cada vez más avanzados”.

Un equipo de investigadores liderado por el científico valenciano José Rafael Penadés, de la Universidad de Glasgow, ha hallado un nuevo mecanismo para la comprensión del proceso evolutivo de las bacterias, clave en el actual contexto de crisis sanitaria por el aumento de las resistencias a los antibióticos. El hallazgo, publicado en la revista científica Molecular Cell, revela cómo las islas de patogenicidad de las bacterias que causan infecciones más virulentas “secuestran” virus para expandirse con mayor rapidez en el medio natural y convertir bacterias inocuas en patógenos virulentos, según publica el diario Levante.

“La relevancia del hallazgo radica en que hemos descrito cómo las islas de patogenicidad de las bacterias más peligrosas secuestran y retienen a los virus para servirse de ellos en su proceso de expansión a otras bacterias. Por eso hemos denominado a este proceso como el ‘secuestro del secuestrador’. Un proceso que demuestra la inteligencia evolutiva de esta parte del material genético presente en las bacterias, en un mecanismo evolutivo verdaderamente inteligente para hacer más rápida su expansión y, como consecuencia, más efectiva su capacidad de infección”, señala Penadés.

sanida-animal-cataluña

En sanidad animal, estos laboratorios analizan anualmente unas 430.000 muestras procedentes de 6.000 explotaciones catalanas que suponen un total de unas 500.000 análisis

El Laboratorio de Sanidad Animal y Vegetal de Cataluña, de soporte técnico para el diagnóstico de las enfermedades previstas en los programas oficiales de vigilancia, control, lucha y erradicación en materia de sanidad animal y vegetal, ha puesto en funcionamiento la primera sala de seguridad biológica.

La consellera de Agricultura,Teresa Jordà, ha visitado la nueva sala de seguridad biológica, un equipamiento avanzado con medidas de elevada seguridad que da más valor al laboratorio y del que disponen pocas instituciones en Cataluña.

Sobre la labor que lleva a cabo el laboratorio, la consellera ha afirmado que es de “capital importancia” para reforzar la vigilancia sanitaria de enfermedades animales y plagas vegetales para garantizar la sanidad animal y vegetal, la salud de las personas y unas buenas producciones.

En sanidad animal, estos laboratorios analizan anualmente unas 430.000 muestras procedentes de 6.000 explotaciones catalanas que suponen un total de unas 500.000 análisis de las que 255.000 en ovino y caprino.


El virus Orf causa el ectima contagioso, una lesión en la piel que reduce la productividad de los pequeños rumiantes. Se realizó una investigación en Malasia, con las granjas encuestadas usualmente que practicaban un sistema de manejo intensivo, manteniendo a los animales en la sombra en todo momento, debido a la limitada disponibilidad de tierra adecuada como área de pastoreo de campo libre. Una entrevista con ganaderos de pequeños propietarios reveló una falta de conocimiento de los objetivos principales del programa de salud del rebaño. Este hecho explicaba por qué había una alta prevalencia esporádica de infección por Orf en esta región.

Una buena supervisión de la salud del rebaño es un objetivo de ensayo para prevenir un brote y la propagación de enfermedades, lo que reduce las pérdidas económicas entre los ganaderos. Por lo tanto, debe existir un buen programa de salud para el rebaño, con el fin de prevenir y controlar la transmisión de enfermedades, así como para mejorar la inmunidad del rebaño.

El artículo se ha publicado en la revista científica BMC Veterinary Research y está firmado por los siguientes investigadores: J. Abukabar, K. Nair, A. Ahmed, L. Adamu, M. Syaafi, L. Kah, H. Kyari, M. Termizi, R. Bin, A. Wahid, M. Mohamed y M. Azmi.

La reciente reunión del Consejo Gestor de Vet+i repasó las actividades llevadas a cabo por Vet+i durante la primera mitad de 2019 y se marcaron las líneas de actuación para los próximos meses y para el futuro año 2020. En primer lugar, el presidente de Vet+i, Santiago de Andrés y el vicepresidente, Pablo Hervás, recibieron a los miembros del Consejo, entre los que se encontraban Beatriz Muñoz y Luis Romero, del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

Tras el recibimiento, María Jaureguízar, directora gerente de la Fundación y Patricia Fernández, coordinadora de la misma, comentaron las actuaciones que Vet+i ha llevado a cabo en el terreno de la colaboración público-privada en sanidad animal, destacando su participación en foros como Transfiere 2019, Figan 2019 e Iberzoo-Propet 2019; o a través de su participación en el Grupo interplataforma de Economía Circular, contribuyendo todas estas actividades al establecimiento de nuevas colaboraciones con centros de investigación y empresas de ámbito nacional e internacional del sector de la I+D+i en Sanidad Animal. También se comentaron los resultados de la XI Conferencia Anual de Vet+i, que congregó a más de 250 expertos del sector de la sanidad animal en España, el pasado 30 de mayo de 2019, bajo el título ‘Zoonosis, enfermedades emergentes y resistencias: el desafío para la sanidad animal’.

A continuación, se presentaron las actividades realizadas en relación con el uso responsable de medicamentos veterinarios, a través de la iniciativa Vetresponsable, señalando la intención de Vet+i de reanudar los seminarios formativos en las Facultades y Hospitales de Veterinaria de España, en colaboración con la AEMPS, con quienes también trabajan en el Marco del Plan Nacional de Resistencia Antibióticos (PRAN); y en el ‘Comité de disponibilidad de medicamentos veterinarios’, al que Vet+i contribuye con comentarios obtenidos de los distintos grupos de trabajo que la componen.

La anaplasmosis ovina es causada la bacteria ‘Anaplasma ovis’ y la enfermedad se caracteriza por anemia, pérdida de peso y debilidad. Un trabajo desarrollado por investigadores españoles mostró que ‘A. ovis’ induce una severa anemia normocítica y normocrómica; sin embargo, no se observaron signos clínicos evidentes hasta el primer parto. La identificación molecular de ‘Anaplasma ovis’ por qPCR reveló que los tres animales comenzaron a dar positivo entre los días 4 y 8 después de la infección y, posteriormente, la carga bacteriana aumentó progresivamente hasta alcanzar un pico en el día 36 después de la infección. La presencia de anticuerpos contra ‘A. ovis’ se detectó a partir del día 10 después de la inoculación en los tres animales.

La atonía ruminal, la palidez de las membranas mucosas, la debilidad y la fiebre se observaron después del primer parto, seguidas de una condición crónica con una pérdida relevante de peso corporal que llevó a un estado de caquexia. Los tres animales mostraron anemia grave después del parto, coincidiendo con un pico en la carga bacteriana y una disminución relevante en la respuesta humoral. En el segundo ciclo de producción, los animales presentaron signos clínicos muy leves, con pequeñas variaciones en el recuento de eritrocitos; sin embargo, el alto porcentaje de inhibición de la respuesta humoral no se modificó en el momento del parto, lo que indica en este caso una buena inmunidad. Respuesta de los animales contra ‘A. ovis’.

 

Los estudios que se muestran en este artículo arrojan algo de luz sobre cómo se produce la infección por ‘A. ovis’ y cómo se genera la inmunidad a nivel de rebaño. Sin embargo, se necesitan nuevos estudios con un mayor número de animales para poder corroborar todos estos resultados prometedores.

Este trabajo, que es la continuación de una serie de estudios realizados por investigadores de la Universidad de Zaragoza y de la empresa Exopol, se ha publicado en la prestigiosa revista científica internacional Small Ruminant Research, con la firma de los siguientes autores: C. Jiménez, A. Benito, J.L. Arnal, A. Ortín, M. Gómez, A. López, S. Villanueva-Saz y D. Lacasta.

‘Brucella ovis’ causa una enfermedad infecciosa de transmisión sexual en ovinos domésticos caracterizada por lesiones genitales y epididimitis en carneros, placentitis y abortos poco frecuentes en ovejas, y mortalidad neonatal en corderos. Con esta premisa, investigadores estadounidenses diseñaron un estudio para describir los factores de riesgo epidemiológico asociados con rebaños y ovejas seropositivos. Para la estimación de la seroprevalencia en animales, se recolectaron 2.423 muestras de sangre de ovejas en 18 operaciones seleccionadas por el productor y se distribuyó un cuestionario sobre los posibles factores de riesgo. Para la estimación de la seroprevalencia del rebaño, se obtuvieron muestras de sangre de 82 operaciones, incluidas muestras de las 18 operaciones anteriores y 64 operaciones adicionales que enviaron muestras al Laboratorio Veterinario del Estado de Wyoming para pruebas de diagnóstico.

Los resultados de este estudio sugieren que pocas ovejas han sido expuestas a ‘B. ovis’, pero muchas explotaciones contienen al menos un animal seropositivo. Las ovejas con más de edad, por encima de los seis años tuvieron la mayor seroprevalencia entre los grupos de edad; por lo tanto, se propone la separación de los carneros jóvenes de los carneros más viejos para ayudar a reducir la propagación de enfermedades fuera de la temporada de reproducción. Las razas de lana (Rambouillet y Merino) pueden ser menos susceptibles a la infección por ‘B. ovis’ dado que tenían la menor seroprevalencia animal de los tipos de raza, y las explotaciones grandes tenían la mayor seroprevalencia de las categorías de tamaño de explotación, probablemente debido a estrategias de manejo más intensivas que pueden contribuir a la introducción y persistencia de la infección por ‘B. ovis’ en ovinos y rebaños.

Esta investigación se ha publicado en la revista científica BMC Veterinary Research y está firmada por los siguientes autores: Molly Elderbrook, Brant Schumaker, Todd Cornish, Dannele Peck y Kerry Sondgeroth.

CAPRINO-VIMCO 1 WEB

Los expertos notaron que, cuando la emoción de un balido cambiaba, era distinto el interés de la cabra por mirar hacia la fuente del sonido

Las cabras parecen distinguir cambios emocionales sutiles en los balidos de otras cabras y su ritmo cardíaco también varía si esos gritos son positivos o negativos, según un estudio publicado en la revista Frontiers in Zoology.

Investigadores de la Universidad Queen Mary de Londres midieron los cambios psicológicos y de comportamiento de las cabras para determinar si podían diferenciar los balidos vinculados a emociones positivas y negativas, añade el análisis, divulgado este martes.

Los expertos notaron que, cuando la emoción de un balido cambiaba, era distinto el interés de la cabra por mirar hacia la fuente del sonido, lo que hizo pensar que pueden distinguir el contenido emocional del grito de otro animal de su género.

Además, el cambio del ritmo cardíaco de las cabras era mayor cuando el animal escuchaba un balido positivo en comparación con uno negativo, añade el análisis.

Para esta observación, los expertos grabaron balidos de cabras que transmitían emociones positivas y negativas, para colocarlos después —alternando los distintos gritos— a través de un altavoz a fin de que fueran escuchados por otra cabra.

“Sensibles al estado emocional”

Estos estudios muestran que las cabras no solo pueden distinguir los distintos balidos basados en las emociones, sino que sus propias emociones también se ven afectadas al cambiar el ritmo cardíaco.

La comunicación de las emociones en animales que no son humanos “no está aún bien entendida” pero estos resultados sugieren que los animales “son sensibles al estado emocional de otros individuos”, señaló Luigi Baciadonna, líder del estudio de la Queen Mary.

El artículo dice que muchos animales sociales que viven en condiciones medioambientales en las que a veces no es posible el contacto visual entre ellos, parecen diferenciar su estado emocional en virtud del tipo de balido que escuchan cuando no se ven.

“Expresar emociones utilizando la vocalización y poder detectar y compartir el estado emocional de otro animal de la misma especie puede facilitar la coordinación entre individuos de un grupo y fortalecer el vínculo social y la cohesión de grupo”, afirmó Elodie Briefer, colaborador del estudio de ETH Zúrich.

Alan McElligott, de la Universidad Queen Mary, consideró que esta investigación puede ser importante a la hora de considerar cómo cuidar a estos animales, en particular especies de ganado.

Esta investigación contó con la colaboración de la Universidad de Roehampton, la escuela ETH de Zúrich y la Universidad de Turín.

Página 1 de 30

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder