Mostrando publicaciones por etiqueta: Sanidad Investigación

La coccidiosis, que afecta a animales de reposición y de cebo (animales jóvenes), y la toxoplasmosis, en hembras gestantes, son enfermedades parasitarias que tienen gran importancia en las explotaciones ganaderas debido a las pérdidas económicas que pueden producir. En ganado ovino y caprino presentan unos síntomas y un curso muy similar, según un artículo publicado en la página web de la cooperativa Agropal.

En el caso de la coccidiosis, las pérdidas económicas se deben fundamentalmente al retraso en el crecimiento de las animales afectados por la diarrea que presentan, a las que se suman las muertes que puede llegar a causar. En cuanto a la toxoplasmosis, estas pérdidas son consecuencia de los abortos. También pueden producirse fallos de fertilidad. Como ocurre en todas las enfermedades, a las pérdidas directas mencionadas, hay que sumar las indirectas, derivadas de los tratamientos que se deben adoptar para combatirlas.

Transmisión

Para poder prevenir estas enfermedades, se deben conocer para poder aplicar las medidas de control adecuadas.

La transmisión de los coccidios se produce de forma horizontal, es decir, entre animales afectados o portadores de la enfermedad y animales sanos. La mayoría de los animales adultos son portadores y, aunque no están enfermos, excretan el parásito a través de la heces, pudiendo infectar a corderos y chivos. Va a ser en estos animales jóvenes donde la multiplicación del parásito va a causar la enfermedad. Una alta densidad de animales en la explotación, así como unas condiciones higiénicas inadecuadas de la cama, humedad sobre todo, van a favorecer la presentación de la patología en nuestra granja.

En la aparición de la toxoplasmosis en las explotaciones van a jugar un papel fundamental los gatos. Estos animales son portadores del Toxoplasma, eliminándolo a través de sus heces y contaminando el alimento de las ovejas y cabras gestantes. El contacto del parásito con cabras y ovejas vacías no causa problemas, incluso puede inducir en el animal el desarrollo de una cierta resistencia frente a la enfermedad. En esta patología se produce una especie de círculo vicioso: el gato se convierte en portador al comer placentas y corderos procedentes de abortos causados por el Toxoplasma. Los ratones y ratas infectados por el parásito también juegan un papel muy importante en el mantenimiento de la infección en la granja al ser cazados por los gatos.

Síntomas

En la coccidiosis se observa un cuadro diarreico, con heces generalmente de aspecto pastoso, aunque no siempre, y color verde grisáceo, que no tiene por qué afectar a todos los animales. Los afectados presentan además un claro retraso del crecimiento, lana o pelo lacio, abdomen distendido y una deficiente condición corporal en general. Es necesario diferenciar las diarreas por coccidios de otras diarreas de origen bacteriano (cómo son la colibacilosis o la clostridiosis), de diarreas de origen mecánico (empachos), así como de las producidas por otros procesos parasitarios (criptosporidios, por ejemplo).

En cuanto a la toxoplasmosis, si la infección se produce en fases tempranas de la gestación de la oveja o cabra se pueden producir reabsorciones embrionarias, que se van a traducir en tasa de fertilidad inferiores a las normales en nuestra granja. Cuando la infección del animal ocurre entre los 60 y los 120 días de gestación pueden originarse fetos desiguales, nacer uno vivo y otro muerto, débil o momificado. También se puede dar un alto índice de mortalidad perinatal sin que existan evidencias de otros procesos patológicos. Se debe realizar también un adecuado diagnóstico deferencial con otras enfermedades que cursan con abortos, cómo son las Clamidiosis, Fiebre Q, Virus Border, etc.

Control

Las principales medidas de control ante la coccidiosis son las siguientes:

- Separación de animales sanos y afectados de diarrea.

- Cambio frecuente y empleo de productos secantes para evitar excesiva humedad en la cama de los animales.

- Reducción de la densidad de cabritos y corderos.

- Tratamientos farmacológicos empleados con supervisión y prescripción veterinaria y ‘con cabeza’, es decir, con diagnóstico previo y a la dosis adecuada. Con su empleo de forma inadecuada y continua corremos el riesgo de que el parásito desarrolle resistencias que los van a inutilizar. Los productos más empleados son el diclazuril y decoquinato, aunque hay otras posibilidades, como el totrazuril.

Respeto a la toxoplasmosis, las medidas son las siguientes:

- Evitar el contacto de gatos con nuestros animales en la medida de lo posible y que sus heces contaminen los alimentos de ovejas y cabras.

- Vacunación de ovejas y cabras no gestantes un mes antes de la cubrición, como muy tarde, consiguiendo su protección durante 18 meses al menos.

- Los tratamientos recomendados, aunque de eficacia variable, son sulfadimidina y decoquinato.

Los Colegios de Veterinarios de Huesca, Teruel y Zaragoza, y la Universidad de Zaragoza organizaron el pasado 30 de marzo una jornada de presentación de casos clínicos a cargo de los alumnos del Servicio Clínico de Rumiantes ‘Scrum’, de la Facultad de Veterinaria de Zaragoza.

Esta jornada se realiza anualmente como resultado de la colaboración entre las tres instituciones mencionadas y con el objeto de ayudar a la mejora de la cabaña ganadera de Aragón, aportando una mejor cobertura didáctica, profesional y práctica al alumnado del Servicio Clínico de Rumiantes y, por consiguiente, a la formación de los futuros veterinarios aragoneses.

La jornada se desarrolló en tres sesiones, de aproximadamente una hora de duración cada una, moderadas por los secretarios de los Colegios de Huesca y Teruel, y por el presidente del Colegio de Zaragoza. Se expusieron un total de 13 comunicaciones sobre casos clínicos remitidos al Servicio Clínico de Rumiantes (Scrum) por los veterinarios externos y sobre las investigaciones llevadas a cabo en el Scrum para mejorar los conocimientos sobre estos casos, o sobre los diferentes problemas que afectan a los pequeños rumiantes, y que han sido transmitidos por otros veterinarios al Scrum para su estudio. Cada comunicación tuvo una duración de 10 minutos de exposición en presentación de PowerPoint, acompañadas de abundantes fotografías de los casos estudiados y con una ronda de preguntas a los ponentes.

Al final de la tercera sesión se evaluaron las diferentes comunicaciones y se hizo entrega de un premio a las tres mejores presentaciones calificadas, que fueron las siguientes:

- Primer premio. Alba Placed Genovés, por la presentación de ‘Estudio comparativo de la almohadilla plantar de vacas y ovejas’.

- Segundo premio. Cristina Hernández Navarro, por la presentación de ‘Estudio de la eficacia vacunal frente a la enfermedad de los abscesos’.

- Tercer premio- Ángela Arroyo Jiménez, por la presentación de ‘Catarata en ovino. Solución quirúrgica como modelo experimental’.

El acto fue clausurado por el director general de la Feria de Muestras, Rogelio Cuairán; por el decano de la Facultad de Veterinaria de Zaragoza, Manuel Gascón; y por el presidente del Colegio de Veterinarios de Zaragoza, Jesús García López. En palabras del presidente del Colegio de Veterinarios de Zaragoza, “los veterinarios hemos estado presentes en esta Feria en más de una decena de jornadas técnicas relacionadas con la sanidad, la producción y el bienestar animal”.

Cerró el acto el decano de la Facultad de Veterinaria de Zaragoza animando a los profesores y alumnos del Scrum a seguir en la misma línea de esfuerzo y trabajo en beneficio de la ganadería de ovino de Aragón y en la formación de los futuros veterinarios de la región.

 

 

Un animal saludable es aquel que presenta un óptimo estado de producción y que expresa todo su potencial en carne, leche o lana. Para que esto se cumpla el animal debe estar en óptima condición nutricional y libre de estrés. Por lo tanto, el rol del productor es asegurar alimento y bienestar al animal, con lo cual se previenen un gran número de enfermedades, y por consiguiente, la mortalidad, traducido en una mayor rentabilidad para el sistema productivo. Para reconocer un animal sano basta sólo con observarlo, se presenta alerta y consciente a su entorno, activo, con su cabeza erguida mirando lo que pasa a su alrededor. Por el contrario, cuando un animal no presenta las características antes mencionadas y se separa de su grupo, a menudo indica que tiene problemas de salud. Otra manera de saber si un ovino es saludable es midiendo sus constantes fisiológicas, como son: • Frecuencia cardíaca, que debe ser entre 70 y 90 latidos por minuto. • Frecuencia respiratoria, entre 10 a 20 ciclos por minuto. • Temperatura rectal, la cual debe ser de aproximadamente 39°C. Dentro de las enfermedades que provocan mayores pérdidas económicas en los sistemas productivos ovinos encontramos las parasitarias, afecciones podales, diarrea, neumonía e hipotermia en corderos. Sin embargo, al guiarse por un calendario sanitario y realizar los manejos rutinarios se pueden prevenir gran parte de las enfermedades antes mencionadas.

…/

Para la fabricación de un calendario sanitario (Cuadro 3) es necesario considerar el clima donde se encuentra el predio, ya que los parásitos necesitan humedad y temperatura para desarrollarse. Otro factor a tener en cuenta, es la geografía, ya que la fasciola hepática (pirihuín) se desarrolla en partes bajas donde el agua tiende a estancarse. 105 El período más crítico es en otoño, esto por la temperatura y humedad existente, a diferencia de la primavera. En esta última existe mayor volumen de forraje, donde los animales consumen menor cantidad de larvas. Es importante tener en cuenta que aproximadamente el 95% de los parásitos se encuentra en la pradera y sólo el 5% en los animales, por lo que hay que realizar una debida rotación de pastoreo. En especial con animales jóvenes, que son los más susceptibles a los parásitos. Por otro lado, los animales adultos desarrollan cierto tipo de inmunidad a estos, que se ve disminuida en casos de enfermedad y mala nutrición en el pre y post parto en ovejas. En tal sentido, una desparasitación estratégica debería realizarse un mes después del parto en adultos y corderos. Otro aspecto a considerar es la vía de administración del antiparasitario, que puede ser subcutánea u oral. Ésta última protege al rebaño por 20 días aproximadamente, dependiendo de la calidad del producto, mientras que los productos subcutáneos pueden incluso llegar a proteger por más de 50 días. Es importante aclarar que el término “vacunar” está mal utilizado al referirse a la desparasitación. Vacunar se refiere a aplicar una vacuna, cuya acción es producir anticuerpos, que otorgaran inmunidad al animal contra ciertas enfermedades. De ahí, que es importante diferenciar que todo lo que se inyecta no son vacunas. Además, de las desparasitaciones es importante realizar periódicamente las vacunaciones contra enfermedades clostridiales, dos veces en el año. Se recomienda efectuar un mes antes del parto, de esta forma la oveja entrega inmunidad a la cría. También se puede aplicar una segunda vacunación previo al servicio o encaste. Los corderos y corderas deben vacunarse entre los 45 y 60 días de vida y re vacunar sólo a las borregas de reposición 30 días después de la primera vacunación. Es importante la desparasitación cada 3 meses de los perros que puedan existir en el predio, ya que ellos son huéspedes intermediarios de parásitos que afectan a los ovinos.

 

PUEDE CONSULTAR EL DOCUMENTO COMPLETO EN EL SIGUIENTE ENLACE

La hidatidosis es una enfermedad parasitaria crónica y compleja que puede afectar tanto a animales como a personas (zoonosis), en los cuales se desarrollan quistes hidatídicos. Su diagnóstico se basa en técnicas de ultrasonografía que suelen detectar la enfermedad en estadios avanzados. Su tratamiento puede ser farmacológico, aunque generalmente se aplica cirugía.

Una investigación del Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca (IRNASA, centro del CSIC) abre la puerta al desarrollo de nuevos diagnósticos y tratamientos. Por primera vez se ha demostrado que los quistes hidatídicos contienen exosomas, diminutas microvesículas que incluyen proteínas que pueden ser claves para el éxito del parásito.

“Los exosomas se están estudiando mucho en cáncer y en infecciones virales, ya que participan en la comunicación intercelular y pueden manipular la respuesta inmunitaria”, explica Raúl Manzano, investigador del IRNASA. En algunos parásitos como trematodos y nematodos, ya se habían detectado, pero no en el caso de los cestodos, que son los que provocan la hidatidosis, según publica la agencia de noticias Sinc.

Su hallazgo puede ser de vital importancia para entender la relación entre el parásito y el hospedador, es decir, para saber “cómo el parásito es capaz de conseguir una infección, de desarrollarse dentro del hospedador, bien sea un animal o una persona, y de mantenerse”.

La clave está en las moléculas que transportan estas microvesículas, que son muy diversas y complejas. Si los científicos logran conocerlas al detalle, se podrán “desarrollar herramientas para el diagnóstico, la prognosis y muy posiblemente el tratamiento de la enfermedad”, comenta el experto, del grupo de investigación liderado por Mar Siles en el IRNASA.

El primer paso ha sido detectar estos exosomas y caracterizar sus proteínas. El resultado acaba de publicarse en un artículo de la revista científica Veterinary Parasitology, pero solo se trata de una aproximación inicial para abordar los quistes hidatídicos desde un nuevo punto de vista.

Algunas de las proteínas identificadas se encuentran en la mayoría de los exosomas estudiados, mientras que otras son específicas del parásito. Los autores han determinado cuáles son las proteínas mayoritarias en estas microvesículas, un dato que puede ser muy importante porque algunas de ellas son inmunomoduladoras y pueden tener dianas específicas en el hospedador para modelar la respuesta inmunitaria a favor del parásito.

Si más adelante se encuentran estas microvesículas en la circulación de los animales afectados por la enfermedad, su detección podría servir para emitir diagnósticos precisos y su bloqueo para futuros tratamientos. “Algunas de las moléculas de la carga de los exosomas pueden ser específicas de diferentes fases del quiste en el hospedador y vamos a intentar buscarlas”, según apunta Raúl Manzano.

Además, los investigadores han empezado a caracterizar las moléculas de ARN presentes en los exosomas, y en concreto los microRNAs, que también pueden estar interviniendo en la comunicación intercelular entre el parásito y el hospedador y modular la respuesta inmunitaria regulando la expresión de ciertos genes implicados en la defensa frente al parásito.

Este estudio, en el que han colaborado el centro de investigación biomédica CIC bioGUNE de Vizcaya y otros científicos italianos, forma parte del proyecto europeo Heracles, que trata de avanzar en la lucha contra la hidatidosis, una enfermedad compleja a nivel epidemiológico y sobre la cual aún existen muchas incertidumbres acerca de su diagnóstico, seguimiento y tratamientos.

 

En una campaña oficial para mejorar la sanidad animal, el Ministerio de Agroindustria de Buenos Aires realizó un estudio serológico que ha  llevado a detectar por primera vez en Argentina la presencia de brucelosis en felinos, que han sido esterilizados para evitar la propagación de la enfermedad.

En concreto, se detectaron tres gatos portadores de Brucella abortus tipo 1 por el ANLIS.

La brucelosis es una enfermedad infectocontagiosa de curso crónico que afecta tanto al hombre (zoonosis) como a los animales domésticos, la fauna silvestre y los mamíferos marinos. Su prevención es de importancia para la salud pública, dada la incapacitación física que sufren las personas afectadas.

En muchos países como España se desarrollan campañas reiteradas de saneamiento ganadero desde hace décadas en rebaños de ovino, vacuno o caprino para controlar su presencia y evitar su propagación.

El contagio a seres humanos se da a través del contacto directo. Los animales infectados eliminan las bacterias después de un aborto o de un parto, también a través de la leche, secreciones vaginales, semen, sangre, orina y heces, contaminando pastos, agua y el medio ambiente.

 

Las clamidias son bacterias intracelulares obligadas que infectan una amplia gama de especies huésped, incluyendo ovejas. Dos especies de clamidia infectan ovejas, ‘C. abortus’, que es una de las principales causas de aborto en ovejas y cabras, y ‘C. pecorum’, que causa neumonía, artritis / poliartritis, encefalomielitis, conjuntivitis, enteritis, aborto y metritis e infertilidad en rumiantes domésticos y cerdos.

La prevalencia de desprendimiento fecal de ‘C. pecorum es relativamente común entre los corderos en Australia, país en el que se ha realizado un estudio publicado en la revista científica Small Ruminant Research y firmado por Joan Lloyd, Rongchang Yang, Allan Kessell, Una Ryan, Johann Schröder y David Rutley.

El objetivo del trabajo fue utilizar qPCR para determinar la prevalencia de ‘C. pecorum’ en muestras sinoviales obtenidas de extremaidades anormales recortadas de canales de cordero en un matadero en el sur de Australia. El estudio incluyó 53.131 canales examinadas para la artritis, de las cuales 369 tuvieron al menos una articulación anormal recortada.

La prevalencia de ‘C. pecorum’ en el tejido sinovial recogido de las articulaciones anormales fue del 6,1% y la concentración bacteriana varió de 6 × 103 a 7,6 × 105 / g de tejido sinovial. Cinco de las muestras conjuntas positivas fueron de canales que tenían una articulación recortada para artritis y cuatro de canales de las que se habían recortado dos articulaciones.

Por otra parte, se determinó que se necesitan más investigaciones para determinar las pérdidas de producción en la granja asociadas con la infección por ‘C. pecorum’ en corderos australianos.

‘Arthroderma vanbreuseghemii’ ha sido identificado molecularmente como el agente causal de la dermatofitosis en un rebaño de ovejas. Es necesario explorar nuevas alternativas de tratamiento porque los antifúngicos no están aprobados para su uso en pequeños rumiantes en la Unión Europea.

Así lo ha hecho un grupo de investigadores españoles, principalmente aragoneses que han publicado su trabajo en la revista científica Small Ruminant Research. Se trata de Vanesa Pérez Laguna, Antonio Rezusta, Juan José Ramos, Luis Miguel Ferrer, Josepa Gené, María José Revillo y Yolanda Gilaberte.

La terapia fotodinámica antimicrobiana (aPDT) ha demostrado ser eficaz para el tratamiento de la dermatofitosis en humanos. Se basa en la aplicación de un fotosensibilizador como el azul de metileno (MB) que se activa mediante luz visible para generar especies reactivas de oxígeno que son citotóxicas para las células.El objetivo del estudio es determinar la eficacia de aDL-PDT utilizando una solución de 1% de MB para tratar la dermatofitosis causada por ‘A. vanbreuseghemii’ en ovejas. Se ensayaron dos protocolos tópicos diferentes (1% de aplicaciones de pulverización en solución de MB una o dos veces por semana) en dos grupos de cinco animales infectados. Veinticinco ovinos infectados no fueron tratados. Todas las ovejas fueron expuestas a la luz solar todos los días durante una duración aproximada de 10 horas durante un total de cuatro semanas. Al final del estudio, todos los animales tratados con aDL-PDT mostraron la misma respuesta clínica a ambos protocolos. Por el contrario, los animales expuestos sólo a la luz solar requirieron dos o cuatro semanas adicionales antes de que sus infecciones se resolvieran. Por lo tanto, aDL-PDT con 1% de solución MB demuestra eficacia, seguridad y eficacia en el tratamiento de la dermatofitosis en ovinos.

El Departamento de Sanidad Animal de Neiker realiza labores de diagnóstico y desarrolla proyectos de I+D enfocados a la investigación epidemiológica, el control, la prevención y el tratamiento de las enfermedades de mayor impacto y que afectan a las especies ganaderas, de compañía y silvestres del País Vasco, realizando en particular labores de vigilancia de las principales zoonosis, que son aquellas enfermedades que también afectan a las personas.

Las principales líneas de investigación, y sus proyectos asociados en 2017, relacionados con pequeños rumiantes son los siguientes:

- Vigilancia de la Enfermedad de la Lengua Azul en el País Vasco.

- Estudio de la evolución de la infección por ‘Coxiella burnetii’ en las explotaciones de pequeños rumiantes de aptitud lechera y efecto en la calidad de sus productos.

- Programa de Erradicación de las Encefalopatías Espongiformes Transmisibles en el País Vasco.

 

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado su primera lista de ‘patógenos prioritarios’ resistentes a los antibióticos, en la que se incluyen las 12 familias de bacterias más peligrosas para la salud humana, aunque algunas de esas bacterias también tienen importancia en los pequeños rumiantes. 

La lista se ha elaborado para tratar de guiar y promover la investigación y desarrollo (I+D) de nuevos antibióticos, como parte de las actividades de la OMS para combatir el creciente problema mundial de la resistencia a los antimicrobianos, según informa la agencia DiCYT.

En la lista se pone de relieve especialmente la amenaza que suponen las bacterias gramnegativas resistentes a múltiples antibióticos. Estas bacterias tienen la capacidad innata de encontrar nuevas formas de resistir a los tratamientos y pueden transmitir material genético que permite a otras bacterias hacerse farmacorresistentes.

La lista de la OMS se divide en tres categorías con arreglo a la urgencia en que se necesitan los nuevos antibióticos: prioridad crítica, alta o media. El grupo de prioridad crítica incluye las bacterias multirresistentes que son especialmente peligrosas en hospitales, residencias de ancianos y entre los pacientes que necesitan ser atendidos con dispositivos como ventiladores y catéteres intravenosos. Los niveles segundo y tercero de la lista—las categorías de prioridad alta y media—contienen otras bacterias que exhiben una farmacorresistencia creciente y provocan enfermedades comunes. Se incluyen algunos como ‘Staphylococcus aureus’ o enterobacterias.

El bacilo de la tuberculosis, cuya resistencia al tratamiento tradicional ha ido en aumento en los últimos años, no fue incluido en la lista porque es objeto de otros programas específicos. Otras bacterias que no fueron incluidas, como los estreptococos de los grupos A y B y Chlamydia, tienen bajos niveles de resistencia a los tratamientos existentes y no representan actualmente una amenaza significativa para la salud pública.

 

 

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder