Mostrando publicaciones por etiqueta: Sanidad Investigación

El género ‘capripoxvirus’ comprende, entre otras enfermedades, a la viruela ovina y caprina. Juntos, estos patógenos causan pérdidas económicas significativas a la industria ovina, caprina y bovina donde estas enfermedades están presentes. Estas patologías se han extendido a regiones limítrofes previamente libres, como algunos países de Oriente Medio, Europa del Este y Rusia. Esta propagación reciente ha puesto de relieve la naturaleza transfronteriza de estas enfermedades.

Para la viruela ovina y caprina, las vacunas virales vivas atenuadas se usan en países endémicos. Estas enfermedades también se pueden contener mediante el sacrificio de animales infectados para erradicar la enfermedad. La termoestabilidad, el rango estrecho de huéspedes y la capacidad de los ‘capripoxvirus’ para expresar una amplia variedad de antígenos hacen que los ‘capripoxvirus’ sean vectores ideales para poner en marcha una vacunación.

Un estudio científico realizado en Canadá ha explorado la capacidad de inmunizar animales contra múltiples enfermedades al mismo tiempo aumenta la eficacia de la vacuna al disminuir el número de vacunas requeridas. Además, el uso de vacunas vectorizadas con ‘capripoxvirus’ permite la posibilidad de diferenciar los animales infectados de los vacunados y su posible vacunación ante el virus de la lengua azul y el virus de la fiebre del Valle del Rift, que también son responsables de pérdidas económicas significativas en países endémicos. En el caso del virus de la fiebre del Valle del Rift, la vacunación no se practica rutinariamente a menos que haya un brote que haga que la vacunación no sea tan efectiva, por lo tanto, incorporar la vacunación contra la fiebre del Valle del Rift en la vacunación rutinaria contra el ‘capripoxvirus’ sería altamente beneficioso.

El artículo se ha publicado en la prestigiosa revista científica internacional por parte de los expertos canadienses Mahder Teffera y Shawn Babiuk, del Centro Nacional de Enfermedades Animales Foráneas y del Departamento de Inmunología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Manitoba.

La producción de leche es el rasgo más importante de las ovejas lecheras y constituye el objetivo clave de mejora genética a través de la cría selectiva. La mastitis es una de las enfermedades más prevalentes, que tiene un impacto significativo en el bienestar animal, el rendimiento y la calidad de la leche, al tiempo que supone costes económicos adicionales.

Investigadores británicos y griegos realizaron un estudio con el objetivo de determinar la viabilidad de un programa de mejora genética concomitante para mejorar la producción de leche y la resistencia a la mastitis en la raza griega Chios. Los registros individuales de producción de leche y cuatro rasgos relacionados con la mastitis (recuento de células somáticas de la leche, puntaje de la prueba de mastitis de California, recuento bacteriano viable total en la leche y presencia de mastitis clínica) se recolectaban mensualmente durante la lactancia para 609 ovejas de la raza Chios. Todas las ovejas se genotiparon con una matriz de polimorfismo de un solo nucleótido (SNP) 960 a medida específica para mastitis. Se realizaron estudios específicos de asociación genómica, estimación de componentes de covarianza y análisis de enriquecimiento de vías, y se caracterizaron los niveles de expresión génica y el grado de desequilibrio de la expresión alélica. Se confirmó la presencia de variación hereditaria para la producción de leche. No hubo correlación genética significativa entre la producción de leche y los rasgos de mastitis. Los factores ambientales parecían favorecer tanto la producción de leche como la salud de las ubres.

Los resultados del estudio sugieren que la selección genética para una mayor resistencia del huésped a la mastitis no antagonizará la producción de leche en las ovejas Chios. Por lo tanto, un programa de mejora genética para mejorar tanto la resistencia a la mastitis como la producción de leche es factible para esta raza.

El trabajo se ha publicado en la revista Plos One y cuenta con los siguientes autores: Georgios Banos, Emily L. Clark, Stephen J. Bush, Prasun Dutta, Georgios Bramis, Georgios Arsenos, David A. Hume y Androniki Psifidi.

El scrapie o tembladera se conoce en ganado caprino desde 1942, como el arquetipo de las enfermedades por priones en las que solo la proteína priónica actúa como agente infeccioso con consecuencias fatales. El surgimiento de la encefalopatía espongiforme bovina (EEB) con su comportamiento zoonótico y la detección en cabras aumentó los temores de que su fuente se localizara en pequeños rumiantes. Sin embargo, en cabras el conocimiento sobre la tipificación de la cepa de priones es limitado.

Con este motivo, se ha realizado un estudio con la presencia de varias instituciones académicas europeas en las que se presenta un análisis sobre los fenotipos bioquímicos de la fracción de PrPSc (PrPres) resistente a la proteasa en más de treinta aislamientos cerebrales de cabras afectadas por encefalopatía espongiforme transmisible (EET) recolectadas en siete países.

Se encontraron tres formas diferentes de tembladera: tembladera clásica (CS), Nor98 / tembladera atípica y un caso de tembladera CH1641. Además, CS se encontró en dos variantes, CS-1 y CS-2 (principalmente Italia), que diferían en la resistencia proteolítica del extremo N de PrPres.

Las similitudes entre las ovejas y las cabras en genética y la secuencia de la proteína priónica también se encontraron en los tipos de EET discernidos en este estudio en casos de campo de tembladera de cabra. Aunque los resultados aún no son definitivos, parece que los casos de CS-2 también en los modelos de roedores apuntan a una cepa separada que subraya la importancia de desarrollar más herramientas bioquímicas para la discriminación del tipo de tembladera.

Este estudio se ha publicado en la revista científica Veterinary Research, con la firma de los siguientes autores: Jan P.M. Langeveld, Laura Pirisinu, Jorg G. Jacobs, Maria Meazza, Isabelle Lantier, Stephanie Simon, Olivier Andreoletti, Cristina Acin, Elena Esposito, Christine Fast, Martin Groschup, Wilfred Goldmann, John Spiropoulos, Theodoros Sklaviadis, Frederic Lantier, Luokia Ekateriniadou, Penelope Papasavva-Stylianou, Lucien J.M. van Keulen, Pier Luigi Acutis, Umberto Agrimi, Alex Bossers y Romolo Nonno.

Las técnicas de diagnóstico por imagen son métodos no invasivos para obtener imágenes utilizables para conocer mejor la anatomía y la fisiología y la patología de los animales. En enfermedades respiratorias en ovino, las técnicas de diagnóstico por imagen más útiles son ecografía, termografía, radiografía, tomografía computarizada y resonancia magnética nuclear.

Las dos primeras son fácilmente accesibles a nivel de trabajo de campo, sin embargo, las tres últimas son de difícil su uso clínico, si bien se utilizan en diagnósticos para procesos colectivos importantes y en investigación algunas patologías respiratorias.

Luis Miguel Ferrer, del Departamento de Patología Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza, publica un artículo en la Red de Intercambio de Conocimiento Agroalimentario (RICA) titulado ‘Uso de las técnicas de diagnóstico por imagen para la detección de patología respiratoria en ovino’.

Además, enumera las patologías respiratorias que pueden detectarse gracias a esta técnica del diagnóstico por imagen. Así, Ferrer habla de una serie de patologías del tracto respiratorio superior: adenocarcinoma nasal enzoótico, rinitis crónica proliferativa, oestrosis, absceso intranasal, condritis laríngea, hemiplejia laríngea y aplastamiento traqueal. Por lo que respecta a las patologías del tracto respiratorio inferior, son las siguientes: enfermedad de maedi-visna, complejo respiratorio ovino de animale adultos, adenocarcinoma pulmonar ovino, neumonía verminosa, linfadenitis caseosa y neumonía gangrenosa.

Las altas cargas de parásitos intestinales pueden aumentar las emisiones de metano de las ovejas hasta en un 33%. Por lo tanto, el control efectivo de los gusanos aumenta la productividad de las ovejas y es bueno para el medio ambiente. El trabajo del Colegio Rural de Escocia y el Instituto de Investigación Moredun muestra que las infecciones parasitarias en corderos pueden conducir a un aumento del 33% en la producción de metano, con el parasitismo como una de las tres principales enfermedades del ganado que aumentan las emisiones de gases de efecto invernadero, según publica AgriTrade News.

En este sentido, Technion, la compañía de Nueva Zelanda detrás de la herramienta de diagnóstico de parásitos de gusanos Fecpak, dice que la industria ovina necesitará tomar medidas sobre los parásitos para contribuir a la aspiración de emisiones cero del sector primario para el año 2040. “Los ganaderos pueden iniciar pasos simples, como incorporar el recuento de huevos fecales en el manejo rutinario de los rebaños”, dijo Eurion Thomas, gerente de Operaciones en Europa de Technion.

“Los gusanos reducen el rendimiento, en particular la relación de conversión alimenticia, lo que significa que los animales tardan más en terminar con pesos más bajos. Además, la investigación muestra que los animales con gusanos liberan más metano por día debido a la molestia que causan al sistema digestivo”, dice Thomas.

Aunque ‘Streptococcus suis’ ha atraído la atención pública como uno de los principales patógenos porcinos y humanos, esta bacteria también se ha aislado de otros animales, incluidos los rumiantes. Sin embargo, estudios taxonómicos recientes revelaron la existencia de otras especies previamente identificadas como ‘S. suis’, y algunos de estos aislamientos se reclasificaron como la nueva especie ‘Streptococcus ruminantium’. En algunos países, ‘S. suis’ identificado bioquímicamente se aísla frecuentemente de rumiantes enfermos; sin embargo, tales aislamientos aún no se han identificado con precisión, y su importancia etiológica en rumiantes no está clara.

Por lo tanto, para comprender la importancia de ‘S. suis’ y las bacterias similares en los rumiantes, se ha elaborado un estudio en Japón para reclasificar los aislados de ‘S. suis’ de los rumiantes de acuerdo con la clasificación actualizada e investigar su diversidad genética.

Aunque los dos patógenos se aislaron de rumiantes sanos y enfermos, la mayoría de los aislamientos de animales enfermos fueron ‘S. ruminantium’, lo que implica que probablemente está más asociado con la enfermedad de rumiantes que ‘S. suis’. Sin embargo, los aislados de animales enfermos se clasificaron en diversos genotipos en lugar de pertenecer a ciertos grupos clonales.

Por su parte, el análisis de la secuencia del genoma de 20 aislados de ‘S. ruminantium’ proporcionó información sobre la resistencia a los antibióticos, la virulencia potencial y la diversidad serológica de esta especie. Se desarrolló un ensayo de PCR específico de ‘S. ruminantium’ para ayudar en la identificación de esta bacteria. La información obtenida y el método establecido en este estudio contribuyen al diagnóstico preciso de las infecciones estreptocócicas de rumiantes.

El artículo se ha publicado en la revista científica internacional Veterinary Research con la firma de los siguientes autores: Masatoshi Okura, Fumito Maruyama, Atsushi Ota, Takeshi Tanaka, Yohei Matoba, Aya Osawa, Sayed Mushtaq Sadaat, Makoto Osaki, Atsushi Toyoda, Yoshitoshi Ogura, Tetsuya Hayashi y Daisuke Takamatsu.

 

 

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural ha celebrado en Zamora una jornada de encuentro con los ganaderos de ovino y caprino que se han adherido al Programa de Control de Agalaxia Contagiosa. Esta reunión estaba especialmente dirigida a aquellos profesionales que no han tenido resultados favorables en sus explotaciones y tenía el objetivo de poder establecer con ellos distintas estrategias de trabajo que permitan ir reduciendo la caída productiva que ocasiona esta enfermedad.

Durante la jornada, Christian de la Fe, catedrático de Sanidad Animal de la Universidad de Murcia e investigador experto en esta enfermedad, ha presentado los resultados de la evaluación del programa y las medidas sanitarias y de manejo a implementar en las explotaciones afectadas.

Mediante estas acciones, la Consejería establece un punto de encuentro y seguimiento con el sector ovino y caprino en relación a las estrategias de lucha frente a la agalaxia contagiosa. El asesoramiento para la mejora de las condiciones sanitarias de las explotaciones ganaderas es uno de los pilares en los que se fundamentan los programas sanitarios destinados a ovino y caprino aprobados por la Junta de Castilla y León, en la que la Comunidad es pionera a nivel nacional.

La Consejería hace una importante apuesta por apoyar a los ganaderos en la mejora sanitaria de sus explotaciones ya que esto es imprescindible para aumentar la competitividad productiva, facilitar los canales comerciales y lograr la apertura de mercados.

Esta jornada se enmarca en el Proyecto Europeo de Cooperación Transfronteriza Ovispid, del que la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural es beneficiario principal, cuyo objetivo es la mejora del tejido empresarial de productores de ganado ovino y caprino.

Mejoras en sanidad animal

Castilla y León ha realizado un gran avance en la erradicación de enfermedades de importancia en salud pública en las especies ovina y caprina. Una vez que la brucelosis ovina y caprina ha sido erradicada en la Comunidad y que la prevalencia de tuberculosis caprina es residual, Castilla y León da un paso más y aborda el control de otras enfermedades con el objetivo de incrementar el nivel sanitario de las explotaciones y  promover la competitividad productiva, confiriendo ventajas en la comercialización de animales vivos y sus producciones.

Por ello, en el año 2017 se iniciaron los pasos para establecer un ‘Programa de Vigilancia y Control de Agalaxia Contagiosa’, que posteriormente tuvo reflejo a nivel nacional. La agalaxia contagiosa se manifiesta clínicamente con una temperatura elevada, inapetencia, alteraciones en la consistencia de la leche en ovejas productoras, con descenso y ulterior desaparición de la producción láctea, cojera y, en algunos animales, queratoconjuntivitis. Además, las hembras gestantes pueden abortar. Adicionalmente, conlleva restricciones comerciales al movimiento de animales vivos y a la exportación de productos de origen animal.

En este momento ya hay 200 ganaderos de la Comunidad se han adherido al programa oficial promovido por la Consejería, con un censo aproximado en sus explotaciones de 180.000 animales.

Los resultados desde que se implantó el programa regional hace dos años muestran un buen estatus sanitario en Castilla y León ya que, aproximadamente, un 70% de las explotaciones analizadas han sido negativas a todas las pruebas.

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural consciente de la vulnerabilidad del sector ovino y caprino, especialmente del eslabón productor, tiene además un firme compromiso con el rejuvenecimiento del sector, la mejora de la fortaleza y el posicionamiento de los productores, el aumento de la competitividad y el impulso de la comercialización.

Programas en la Comunidad

Castilla y León fue la primera Comunidad Autónoma en promover el programa de vigilancia y control de Agalaxia Contagiosa que posteriormente tuvo su reflejo en un Programa Nacional. Además, es la única región con programas oficiales de lucha aprobados frente a otras dos enfermedades de importancia en pequeños rumiantes: maedi visna y epididimitis ovina y ha establecido reglamentariamente los requisitos sanitarios para los centros de testaje de ovino, punto muy importante en materia de sanidad animal.

Ovispid

Ovispid es un proyecto enmarcado en el ‘Programa de Cooperación Transfronteriza de la UE Interreg V A España Portugal’, del que la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural es beneficiario principal y que tiene como único socio la Escola Politécnica de Bragança.

El objetivo del proyecto es impulsar programas innovadores que permitan mejorar la calidad de los productos y la productividad de las empresas de explotación ovina y caprina para fomentar la competitividad y viabilidad de dichas empresas, reactivando la economía de la zona y su internacionalización y mejorando su posicionamiento en el mercado internacional, mediante la transferencia de conocimiento a ambos lados de la frontera.

Además, este proyecto ha permitido la puesta a punto de un área de diagnóstico ovino basado en biología molecular en el Laboratorio de Sanidad Animal de Zamora, convirtiéndolo en el centro que a nivel regional aglutinará el diagnóstico de estas enfermedades que afectan al ganado ovino y caprino de Castilla y León.

La brucelosis ovina es una enfermedad extendida a nivel mundial causada por ‘Brucella melitensis’ y ‘Brucella ovis’, dos especies que portan lipopolisacárido liso o rugoso, respectivamente. La vacuna Rev1 se usa contra ‘B. melitensis’ y ‘B. ovis’ pero induce una respuesta anti-lipopolisacárido suave que interfiere con el serodiagnóstico de ‘B. melitensis’, lo que impide su uso contra ‘B. ovis’ donde ‘B. melitensis’ está ausente.

En una experiencia desarrollada en ratones por investigadores españoles de la Universidad de Navarra y del CITA de Aragón, a través de diferentes pruebas, se mostró que la vacuna Rev1, eliminando algunos lipopolisacáridos y portando anticuerpos activados que podrían diferenciarse de los evocados por cepas de tipo salvaje, se podría utilizar como una vacuna ante ‘Brucella ovis’.

Este estudio se ha publicado en la prestigiosa revista científica internacional Veterinary Research y está firmado por los siguientes autores: Beatriz Aragón Aranda, María Jesús de Miguel, Estrella Martínez Gómez, Amaia Zúñiga Ripa, Miriam Salvador Bescós, Ignacio Moriyón, Maite Iriarte, Pilar M. Muñoz y Raquel Conde Álvarez.

Numerosos factores afectan al Recuento de Células Somáticas de la leche producida en cabras lecheras, incluidos factores fisiológicos como la etapa de lactancia y factores patológicos como la infección bacteriana intramamaria por estafilococos. La asociación entre las infecciones intramamarias y la inflamación de la ubre, y especialmente las diferencias en la respuesta inflamatoria entre las diferentes especies de estafilococos, aún no se han identificado.

En este contexto, investigadores de Estados Unidos y Canadá realizaron un estudio con el objetivo de utilizar datos de un estudio longitudinal publicado recientemente que caracterizó el estado de la infección intramaaria a lo largo del tiempo para evaluar el efecto específico de la especie de cada estafilococo implicado en el Recuento de Células Somáticas, y para evaluar el efecto del tiempo desde el diagnóstico de la infección intramamaria en esta relacion.

Como conclusiones, la seropositividad de lentivirus y el estado medio de la infección intramamaria contralateral se asociaron con el Recuento de Células Somáticas. El estado de la infección intramamaria por estafilococo se asoció con las células somáticdas, con diferencias entre especies. Por lo tanto, ‘Staphyloccocus caprae’, ‘Staphylococcus epidermidis’, ‘Staphylococcus simulans’ y ‘Staphylococcus xylosus’ se asociaron con un Recuento de Células Somáticas más elevado que otras especies.

Por otra parte, el tiempo transcurrido desde el primer diagnóstico no modificó la relación entre el estado de la infección intramamaria y el posterior Recuento de Células Somáticas.

El estudio ha sido publicado en forma de artículo en la revista internacional Preventive Veterinary Medicine, con la firma de los siguientes autores: Véronique Bernier Gosselin, Simon Dufour y John R. Middleton, investigadores de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Missouri (Estados Unidos), de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Montreal (Canadá) y de la Red de Trabajo de Mastitis (Canadá).

‘Oestrus ovis’ es un parásito de ovejas y cabras, en el que las larvas de mosca son parásitos obligatorios de las cavidades nasales y sinusales. La oestrosis es endémica en regiones cálidas y secas, especialmente en áreas mediterráneas de Europa, África y América.

En primer lugar, los animales infectados sufren un ataque de moscas, cuando las moscas adultas inyectan larvas de la primera etapa en sus fosas nasales y, en segundo lugar, los huéspedes sufren miasis del seno nasal con signos respiratorios clínicos variables. La perturbación causada a los pequeños rumiantes durante el pastoreo y los efectos durante el desarrollo de las larvas pueden tener graves consecuencias en la producción ganadera.

La evolución de ‘O. ovis’ depende del clima. El parásito está muy bien adaptado a su entorno, pudiendo sufrir hipobiosis dentro o fuera del huésped, de acuerdo con las condiciones climáticas y la estacionalidad. Por lo tanto, comprender la epidemiología y el ciclo de vida de O. ovis es crucial para diseñar medidas de control efectivas de esta miasis.

Además, no se debe olvidar que la infestación de ‘O. ovis’ se considera una zoonosis, ya que causa oftalmomiasis en el hombre en muchas partes del mundo.

Estas conclusiones se extraen de un artículo realizado por investigadores del Departamento de Patología Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza y del Instituto Agroalimentario de Aragón (CITA), que se centra en describir la información principal sobre este parásito recopilada en los últimos veinte años. Los autores del artículo publicado en la revista Small Ruminant Research son los siguientes: María Jesús Gracia, Marta Ruiz de Arcaute, Luis Miguel Ferrer, Miguel Ángel Ramo, Carmen Jiménez y Luis Figueras.

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder