Mostrando publicaciones por etiqueta: Medicamentos

Los veterinarios administran y prescriben antibióticos a diario. Conscientes de la importancia para la comunidad profesional de participar en discusiones relacionadas con el uso prudente y eficaz de antimicrobianos, optimizar el cuidado de los animales, reducir la presión de selección de resistencia antimicrobiana y mantener el acceso a importantes agentes antimicrobianos, el Colegio Oficial de Veterinarios de Almería organizó la jornada ‘Los Veterinarios Clínicos ante la resistencia a antimicrobianos’.

Christian de la Fe Rodríguez, catedrático de Salud Animal en la Universidad de Murcia, abrió el turno de ponencias con ‘La resistencia a los antimicrobianos en Sanidad Animal. Problemática y prevención’. En ella hizo hincapié en el uso inapropiado de estos medicamentos.

Alejandro Ojeda Camacho, dermatólogo del Hospital Veterinario Európolis, fue el segundo profesional en intervenir con la conferencia ‘Resistencia bacteriana, de la teoría a la práctica’. Tras él, Manuel Rodríguez Maresca, microbiólogo en el Hospital Universitario Torrecárdenas, habló a todos los participantes de la actualidad en resistencias.

La jornada de tarde comenzó de nuevo con Christian de la Fe, que habló en esta ocasión del origen y de los mecanismos de generación de resistencias. Por último, Ojeda Camacho cerró esta jornada hablando de la importancia del veterinario clínico como pilar básico en la Salud Público.

A todos los asistentes a la jornada se les hizo entrega de la Guía de Uso Responsable de Medicamentos Veterinarios. Este escrito contribuye a fortalecer el uso adecuado de los medicamentos en los animales.

- Sin antibióticos eficaces para combatir las infecciones, tratamientos como el trasplante de órganos, la quimioterapia o la cirugía podrían verse comprometidos. Si no solucionamos este problema, en el año 2050 los expertos prevén un total de 40.000 muertes anuales por infecciones que antes eran fácilmente curables [1].

- Las vacunas son una primera línea de defensa contra la resistencia a los antibióticos.

Madrid a 21 de noviembre de 2019. Desde MSD Animal Health nos queremos sumar a la Semana Mundial de Concienciación sobre el Uso de los Antibióticos promovida por la OMS (Organización Mundial de la Salud), que tiene como objetivo hacer frente a la resistencia a los antibióticos, ya que supone a día de hoy una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo. [2]

La llegada de los antibióticos marcó el inicio de una nueva era en el campo de la medicina. Ahora, sin embargo, estamos retrocediendo, volviendo a ese mundo en el que las infecciones a menudo tenían un desenlace mortal porque no se disponía de tratamientos específicos para combatirlas. Vivimos tiempos en los que las bacterias están alcanzando niveles de resistencia elevados, y donde los antibióticos dejan de ser una alternativa eficaz frente a ciertos tratamientos. El aumento de infecciones causadas por bacterias resistentes, principalmente motivado por tratamientos indiscriminados o incorrectos con antibióticos contribuye sin duda a la aparición de resistencias. Entendiendo por resistencia, cuando la bacteria sigue multiplicándose haciendo cada vez más difícil tratar las infecciones, y en consecuencia se produce un aumento de los costes médicos, que se prolonguen las estancias hospitalarias y que aumente la mortalidad.

Los antibióticos son medicamentos utilizados para prevenir y tratar las infecciones bacterianas. Estas bacterias farmacorresistentes pueden causar infecciones en el ser humano y en los animales y esas infecciones son más difíciles de tratar que las no resistentes.

No debemos olvidar que los animales portan determinados microorganismos que pueden ser transferidos desde éstos al hombre. Estos microrganismos producirán enfermedades denominadas zoonosis. Los antibióticos son herramientas esenciales para su tratamiento y control de enfermedades infecciosas; proteger la salud de los animales contribuye, por lo tanto, a proteger nuestra propia salud. La salud animal es, además, fundamental para la obtención de alimentos sanos y seguros para el consumo humano. Sin antibióticos eficaces para el tratamiento de las infecciones en animales está en riesgo la obtención de estos alimentos.

Es necesario concienciarse sobre un correcto uso de los antibióticos, evitando el autoconsumo y los tratamientos erróneos. Aunque se desarrollen nuevos medicamentos, si no se modifican los comportamientos actuales, la resistencia a los antibióticos seguirá representando una grave amenaza. Los cambios de comportamiento también deben incluir medidas destinadas a reducir la propagación de las infecciones, como es la prevención a través de la vacunación tanto en personas como en animales.

Las vacunas son una primera línea de defensa contra la resistencia a los antibióticos, ya que prevenir es mejor que curar. El aumento mundial de las enfermedades causadas por bacterias farmacorresistentes, consecuencia del uso incorrecto y excesivo de antibióticos, es una gran amenaza para la salud pública. Actualmente la mejor alternativa es la prevención a través de la vacunación.

La inmunización a través de la vacunación evita entre dos y tres millones de muertes al año en todos los grupos de edad. Es una de las intervenciones de salud pública más costoeficaces y exitosas. Si se mejora la cobertura vacunal mundial, se podrán evitar otros 1,5 millones de defunciones [2].

Vacunas

Para entender su funcionamiento, debemos tener en cuenta que una vacuna es cualquier preparación destinada a generar inmunidad contra una enfermedad o varias enfermedades estimulando la producción de anticuerpos. Puede tratarse, por ejemplo, de una suspensión de microorganismos muertos o atenuados, o de productos derivados de microorganismos. El método más habitual para administrar las vacunas es la inyección, aunque algunas se administran con un aplicador nasal u oral.

Los anticuerpos son partículas del sistema inmune que reconocen lo ajeno al propio cuerpo, con el objetivo de neutralizarlo. Con una vacuna, el sistema inmune adquiere una capacidad de “memoria” que le permite responder ante una infección y proteger frente a esa enfermedad.

Existen vacunas disponibles para numerosas enfermedades tanto en salud animal como en salud humana, éstas han sido previamente aprobados por las autoridades sanitarias competentes (AEMPS, EMA…) las Agencias Española y Europea del Medicamento y cumplen, por lo tanto, con los estrictos estándares de calidad, eficacia y seguridad exigidos.

Es importante remarcar, que tanto en el caso de los animales, el volumen de dosis de vacuna que se administra es independiente del peso y tamaño de éstos, en medicina humana, las mismas vacunas son administradas a neonatos como a adultos sin diferenciar dosis.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) se ha puesto en contacto con las organizaciones más representativas del sector de producción de piensos para realizar una consulta pública previa a la elaboración del proyecto de Real Decreto por el que se regulará la fabricación, comercialización, uso y control de los piensos medicamentosos, que además significará la derogación del actual RD 1409/2009. Como se trata de aprobar normativa básica, que establece obligaciones en materia de fabricación de piensos medicamentosos, el MAPA considera que es preciso aprobar una norma, con lo que no caben soluciones no regulatorias. Además, argumenta que la aprobación de una norma nacional, de obligado cumplimiento en todo el territorio, es la mejor forma de abordar esta cuestión para evitar diferentes actuaciones en función de la localización territorial de los operadores implicados.

“En los últimos años se ha puesto de manifiesto un problema creciente, posiblemente el que vaya a ser el gran reto en salud pública del siglo XXI: el incremento de microorganismos resistentes a antimicrobianos. Esta situación conduce a un descenso de las opciones terapéuticas para el tratamiento de infecciones en animales y en personas ya que los microorganismos son capaces de compartir esta capacidad de resistencia entre ellos. El principal motor de la aparición de resistencias a los antimicrobianos es la exposición de los microorganismos a dosis no adecuadas de los medicamentos, debido a tratamientos inapropiados”, asegura el organismo ministerial en su consulta pública para elaborar la nueva normativa.

En este sentido, el Ministerio recuerda que la fabricación de piensos medicamentosos lleva aparejada la posible presencia de contaminación cruzada en los piensos fabricados, almacenados o transportados en las mismas instalaciones a continuación de un pienso medicamentoso, debido a la transferencia de principios activos arrastrados de un pienso a otro.

Además, la Unión Europea ha aprobado una nueva normativa, en concreto los Reglamentos 2019/4 y 2019/6, en el que se deja en manos de los Estados Miembros el establecimiento de unos niveles máximos nacionales de contaminación en el caso de los piensos medicamentosos. Aunque en España no existe actualmente una regulación de esos niveles máximos, sí existen recomendaciones realizadas por la mesa de coordinación en materia de alimentación animal del MAPA, de la que forman parte las autoridades de las comunidades autónomas (CCAA). Además, existe una concienciación de la importancia de controlar la contaminación cruzada por medicamentos veterinarios en piensos no destinatarios, debido a que la exposición a pequeñas dosis de medicamentos, en particular de antibióticos, puede provocar la aparición de microorganismos resistentes a dichos medicamentos.

La normativa comunitaria es de directo cumplimiento, pero deja abiertos algunos aspectos, mientras que otras cuestiones no se contemplan, tales como el procedimiento a seguir por los establecimientos que soliciten autorización a partir de la entrada en aplicación de la nueva normativa, los criterios mínimos en relación con la homogeneidad en piensos medicamentosos, los niveles máximos nacionales de contaminación cruzada de medicamentos veterinarios en piensos no destinatarios, las condiciones aplicables al uso de piensos medicamentosos en ensayos clínicos, la exportación de piensos medicamentosos y as condiciones para la continuidad de la actividad de los establecimientos ya autorizados a fecha de entrada en vigor del Reglamento de la UE.

iVERTIN-CALIER

 

Retirada de todas las unidades y todos los códigos nacionales de los lotes 1702225, 1703224, 1706193, 1707271, 1711282, 1711283, 1711284, 1711286, 1711287, 175016Z, 175023z, 175046z, 1801145, 1804161, 1804169, 1804170 y 185016z del medicamento veterinario IVERTIN 10 MG/ML SOLUCIÓN INYECTABLE PARA BOVINO, OVINO Y PORCINO (3381 ESP), por un problema en el vial que origina con el tiempo un menor contenido de ivermectina así como un incremento de impurezas totales antes de llegar a la fecha de caducidad del medicamento.

Vista la información recibida en el Departamento de Medicamentos Veterinarios el 8 de noviembre de 2019 relativa al Defecto de Calidad, que en España y según la información proporcionada por CALIER, laboratorio titular, afectaba al medicamento IVERTIN 10 MG/ML SOLUCIÓN INYECTABLE PARA BOVINO, OVINO Y PORCINO (con número de registro 3381 ESP), y se proponía la retirada de los lotes afectados por el mencionado defecto de calidad.

Se emite la presente Nota Informativa al objeto de que las Comunidades Autónomas estén advertidas de los hechos y procedan en consecuencia.

Finalmente, se comunica que con fecha 11 de noviembre se ha decretado la Alerta por Defecto de Calidad de Medicamentos Veterinarios VDQ 6/2019 dirigida a LABORATORIOS CALIER, como responsable de la citada comercialización. En la Alerta se ha ordenado la retirada del mercado por CALIER y a cargo del mismo, de todas las unidades y todos los códigos nacionales de los lotes 1702225, 1703224, 1706193, 1707271, 1711282, 1711283, 1711284, 1711286, 1711287, 175016Z, 175022z, 175023z, 175042z, 175046z, 1801145, 1804161, 1804169, 1804170, 185016z y 185022z del medicamento veterinario IVERTIN 10 MG/ML SOLUCIÓN INYECTABLE PARA BOVINO, OVINO Y PORCINO (con número de registro 3381 ESP)

 

Descripción del problema: Defecto de calidad del vial que origina con el tiempo un menor contenido de ivermectina así como un incremento de impurezas totales antes de llegar a la fecha de caducidad del medicamento.

La Feria Ganadera, Industrial y Agroalimentaria de Lorca (SEPOR) ha inaugurado esta tarde su programa técnico con la jornada sobre avances en resistencia antimicrobiana en sanidad animal y seguridad alimentaria, organizada conjuntamente con la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Murcia.

La coordinadora del Plan Nacional de Antibióticos, Sara Sacristán, ha sido la primera en intervenir hablando sobre la situación actual de la resistencia a los antibióticos y el nuevo PRAN 2019-2021 que plantea dos estrategias generales: reducir el consumo
de antibióticos y disminuir la necesidad de utilizar antibióticos en medicina humana y veterinaria.

“La resistencia a los antibióticos es hoy en día la principal prioridad de salud pública. En este grave problema estamos implicados todos: la sociedad en general, los médicos, los veterinarios, los farmacéuticos…Es necesario que hagamos un uso responsable de los antibióticos. De hecho, es necesario que siempre hagamos caso a nuestro médico, siempre compremos los antibióticos con receta y nunca nos automediquemos.

España está haciendo grandes esfuerzos, tanto en sanidad animal y salud humana para reducir el uso de antibióticos. En los últimos años hemos reducido más de un 50% el uso de antibióticos en sanidad animal, pero es necesario que sigamos
haciendo un uso responsable y concienciemos a todos los profesionales que están implicados”.

La experta en bioquímica y biología molecular Carmen Torres Manrique ha expuesto como la bacteria Staphylococcus aureus puede afectar a la seguridad alimentaria por su resistencia a la meticilina. Ha apuntado como la alteración de la microbiata, tanto animal como humana, puede ser perjudicial para la salud por la conversión de bacterias amigas en patógenos oportunistas.

Por su parte, la profesora de Microbiología y Parasitología de la Universidad de Santiago de Compostela, Azucena Mora Gutiérrez ha descrito la situación actual de la colibacilosis porcina. La jornada ha concluido con una mesa redonda coordinada por la presidenta del Colegio de Farmacéuticos, Isabel Tovar Zapata.

La lengua azul es una enfermedad hemorrágica de rumiantes salvajes y domésticos con un enorme impacto económico mundial en el ganado. La enfermedad es causada por el virus de la lengua azul, transmitido por los mosquitos ‘Culicoides’ y el control de la enfermedad sin vacunación es casi imposible. Así, la vacunación es la forma más fea y rentable de minimizar las pérdidas económicas.

Las vacunas comerciales contra la lengua azul se utilizan con éxito en diferentes partes del mundo. Las vacunas inactivadas son eficaces y seguras pero relativamente caras, mientras que las vacunas vivas atenuadas son eficaces y baratas, pero no son seguras debido a la atenuación insuficiente y al riesgo de reversión de la virulencia. Ambos tipos de vacunas no permiten diferenciar los animales infectados de los vacunados y la protección se limita al serotipo respectivo.

Por lo tanto, la vacuna ideal contra la lengua azul es una vacuna que diferencie a los animales infectados de los vacunados, con licencia, asequible y completamente segura, que induce una protección amplia, rápida y de por vida en todas las especies de rumiantes susceptibles, según señala un artículo publicado en la revista científica Frontiers in Veterinary Science.

Los candidatos a vacunas muestran una mejora en uno o más de estos estándares de vacuna principales. Las vacunas de proteínas y las vacunas de vectores virales tienen potencial de diferenciar animales infectados de vacunados dependiendo de los antígenos del virus de la lengua azul seleccionados, pero son menos efectivas y probablemente más costosas por animal protegido que las vacunas actuales.

Por otra parte, se aplican varias plataformas de vacunas basadas en la replicación del virus de la lengua azul para muchos serotipos mediante el intercambio de proteínas de cubierta externa dominantes de serotipo. Estas plataformas dan como resultado la atenuación o la replicación abortiva del virus y previenen la enfermedad y la propagación del virus de la vacuna, así como la reversión a la virulencia. Además, inducen respuestas inmunes humorales. La mayoría de estas vacunas replicantes se pueden producir de manera similar a las vacunas actualmente comercializadas. Todas las plataformas de vacunas replicantes desarrolladas por la genética inversa se clasifican como organismos genéticamente modificados. Esto implica senderos de seguridad extensos y costosos en especies de rumiantes y la aceptación de la comunidad podría verse obstaculizada.

No obstante, varias vacunas contra la lengua azul experimentales muestran mejoras muy prometedoras y podrían competir con las vacunas comercializadas con respecto a su perfil de vacuna, pero ninguna de estas vacunas BT de próxima generación ha sido autorizada todavía.

El artículo ha sido escrito por Piet A. Van Rijn, experto en virología del Instituto de Investigación Bioveterinario de Wageningen (Países Bajos) y de bioquíma de la Universidad Norte-Oeste de Sudáfrica.

La ONG Justicia Alimentaria-Veterinarios sin Fronteras (JA-VsF) ha reclamado este lunes, a través de la publicación de un vídeo, prohibir el uso de antibióticos en animales que no tenga un fin terapéutico y frenar la sobre-medicación de la ganadería española, que considera "crítica" y la más alta de Europa.
La ONG considera "prioritario" restringir el uso de antibióticos en animales sanos, "excepto en los casos autorizados por la administración y debidamente justificados", ya que aduce que el desarrollo de bacterias resistentes a este tipo de medicamentos "constituye una de las amenazas más serias para la salud pública mundial".
"La industria ganadera abusa del suministro de antibióticos en animales, ya que la mayor parte de los antibióticos no se administra a animales enfermos, sino sanos", asegura la organización, que denuncia que esta práctica se utiliza "para poder mantener las condiciones actuales de hacinamiento de miles de animales en las granjas industriales de cerdos, pollos o bovinos".
Según JA-VsF, "el hacinamiento favorece la aparición de patologías, básicamente por la misma acumulación animal y de densidad de agentes infecciosos y por la situación de estrés, que genera una inmunosupresión crónica".
"Antes de que los animales se pongan enfermos se le suministran antibióticos. Esto supone que pagamos la sobremedicación de los animales con nuestra salud", ha comentado el director de JA-VsF Javier Guzmán.
La ONG recuerda que la UE ha aprobado el Reglamento 2019/6 para reducir el consumo de antibióticos en la ganadería industrial, aunque éste no será completamente efectivo hasta el año 2022.
Este reglamento estipula que los medicamentos antimicrobianos no se aplicarán de manera rutinaria y reitera que no se pueden usar como promotores del crecimiento ni para aumentar el rendimiento.
"La novedad estriba en que, además, indica que no se deben usar para la profilaxis y, en el caso de la metafilaxis, solo cuando el riesgo de propagación de una infección en el grupo de animales sea alta y no existan otras alternativas apropiadas disponibles", según Guzmán.
Además, en todos los casos, estos productos solo deberían estar disponibles con receta veterinaria y será el equipo veterinario quien decida, después del diagnóstico correspondiente, que no existe otra opción.
Sin embargo, la ONG se queja de que el Reglamento no detalla las medidas de control y fiscalización que aseguren que esa recomendación se cumpla en las granjas industriales ni fija objetivos de reducción en el uso de antibióticos, por lo que teme que quede en "papel mojado".
Por ello, exige al gobierno español que complemente el Reglamento europeo con medidas que aseguren su cumplimiento, incluyendo también sanciones, y que fije objetivos de reducción drástica en un corto período de tiempo ante la gravedad del problema y la posición de España que, según la ONG, es el país europeo con más abuso de antibióticos en ganadería.
Según la ONG, la industria ganadera española usa 402 miligramos de antibióticos por kilo de carne, cuatro veces más que Alemania, que tiene el doble de vacas y el mismo número de cerdos, y seis veces más que Francia, que tiene tres veces más vacas. 

Los pasados días 28 y 29 de octubre, en la Facultad de Veterinaria de Zaragoza, se llevaron a cabo dos ponencias sobre el tan mencionado tema de los medicamentos veterinarios.

Las charlas, de dos horas y media de duración cada una, fueron impartidas por el Dr. Luis Miguel Cebrián, miembro del Colegio Europeo de Medicina Bovina y D. José Andrés Gil, miembro del Cuerpo Nacional Veterinario.

Al igual que en años anteriores, este tema se encuadra dentro de los cursos “Certificación de extensión universitaria en clínica ovina y caprina” y “Diploma de Especialización en Clínica de Pequeños Rumiantes”, que desde el SCRUM se realizan para mejorar la preparación de sus alumnos internos. En los últimos años, y dado el gran interés que genera el tema, estas charlas se han abierto al resto de alumnos internos del Hospital Veterinario. Además, este año, gracias a los convenios que el SCRUM tiene con los Colegios Oficiales de Veterinarios de Huesca, Teruel, Zaragoza y Navarra, el curso se ofertó, con gran éxito, a los colegiados de estas provincias, sin coste alguno para los asistentes.

El desarrollo del mismo fue muy intenso, con gran participación tanto de los profesionales veterinarios de grandes y pequeños animales como de los estudiantes. Dada la gran afluencia de asistentes, se tuvo que realizar en el Salón de Grados de la Facultad, que registró un pleno difícilmente repetible con temas tan específicos.

Los ponentes, de forma sencilla y amena, expusieron todo lo referente a la receta, la receta “en cascada”, los beneficios y peligros de la receta electrónica, así como la problemática de la receta inversa y las consecuencias que el Código Civil y Penal pone en caso de infracción. Se habló de los diferentes tipos de fármacos sujetos o no a receta, con especial énfasis en la utilización y prescripción de los antibióticos y la obligación de comunicación del uso de estos productos.

Los debates fueron el aspecto más predomínate de las actuaciones y la gente expresó la necesidad de repetir este tema debido a los continuos cambios que se suceden en las legislaciones europea, nacional y de las diferentes autonomías.

Esperamos que estas charlas, en un principio diseñadas para alumnos de final de grado, hayan servido para aclarar algunos términos de los veterinarios en ejercicio profesional y sirvan, a su vez, para comunicarnos entre las diferentes generaciones de veterinarios.

Durante más de dos décadas, la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) se ha comprometido a combatir la resistencia a los antimicrobianos a través del enfoque ‘One Health’. El monitoreo del uso de antimicrobianos es una fuente importante de información que, junto con la vigilancia de la resistencia a los antimicrobianos, puede usarse para la evaluación y el manejo de los riesgos.

Un aumento anual continuo de países que participan en la recopilación de datos demuestra el compromiso de los países para el desarrollo global de sistemas de monitoreo y vigilancia en línea con los estándares internacionales de la OIE. Cuando los países aún no pueden contribuir con sus datos cuantitativos, sus informes también destacan las barreras que los impiden en la recopilación, análisis y/o presentación de informes de datos.

Sin embargo, la OIE aconseja precaución al interpretar las estimaciones realizadas en los primeros años de presentación de informes, reconociendo algunas limitaciones importantes que enfrentan los países a medida que desarrollan sus sistemas de monitoreo. La OIE sigue firmemente comprometida a apoyar a sus Miembros en el desarrollo de mecanismos de medición y presentación de informes sólidos y transparentes para el monitoreo en el uso de antimicrobianos.

De hecho, La OIE continuará trabajando estrechamente con sus Países Miembros para ayudarlos a calcular kilogramos de ingredientes activos de antimicrobianos. Con el tiempo se desarrollará un sistema automatizado para este cálculo (conversión de ingredientes activos antimicrobianos en medicamentos veterinarios en kilogramos) para ayudar a los Países Miembros en este esfuerzo. Este sistema automatizado ayudará particularmente a los Países Miembros con la carga de calcular manualmente kilogramos de ingredientes activos y evitará errores con estos cálculos.

Además de la recopilación de datos más detallados de la población mundial de animales, se necesita más trabajo para validar algunos de los coeficientes de conversión, ciclos de reproducción y proporciones de distribución de la población utilizados en la metodología, que se extrapolaron de los datos europeos según fue necesario.

Todos estos aspectos se han recogido en un artículo firmado por investigadores franceses y que se ha publicado en la revista científica internacional Frontiers in Veterinary Science. Los autores son los siguientes: Delfy Góchez, Margot Raicek, Jorge Pinto Ferreira, Morgan Jeannin, Gerald Moulin y Elisabeth Erlacher Vindel.

La levosulpirida es un derivado de la sulpirida que podría representar una alternativa válida a los medicamentos actuales utilizados para la sincronización en pequeños rumiantes.

El objetivo de un estudio realizado fundamentalmente por investigadores italianos fue proporcionar el perfil farmacocinético de la levosulpirida después de la administración intravenosa, intramuscular y oral en ovejas. Seis ovejas hembras sanas se sometieron a un diseño de estudio cruzado aleatorio con un período de lavado de un semana. Cada animal al finalizar el estudio recibió 50 miligramos del medicamento por las tres formas de administración. Se recogieron muestras de plasma antes y hasta 24 horas y se analizaron.

Las concentraciones de levosulpirida fueron cuantificables hasta 10 y 8 horas después de la administración intravenosa e intramuscular, respectivamente. Después de la administración oral, las concentraciones plasmáticas fueron bajas y cuantificadas hasta las 4 horas en todos los animales.

En definitiva, los grupos intravenoso e intramuscular mostraron una buena correlación, pero se encontró una correlación muy baja para la ruta oral. En conclusión, no se recomienda la administración oral de levosulpirida en ovejas, mientras que la administración intravenosa e intramuscular muestran perfiles comparables. Estos datos son bastante parecidos a los que se han estudiado en el caso del ganado caprino.

Este estudio se ha publicado en la revista internacional Small Ruminant Research con la firma de los siguientes autores: Beata Lebbowska-Wieruszewskal, Irene Sartini, Giovanni Barsotti, Francesco Camillo, Alessandra Rota, Duccio Panzani, Amnart Poapolathep y Mario Giorgi.

Página 1 de 12

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder