foro18 oviesp 1000x170 2

Mostrando publicaciones por etiqueta: Parásitos

 

 

La prevalencia y los factores de riesgo para la aparición de endoparásitos en las ovejas que se crían en extensivo en Galicia han sido estudiadas por Alejandra María Painceira Iglesias, en una tesis doctoral presentada ante la Universidad de Santiago de Compostela, en la que también se analizan estos aspectos en el ganado bovino y en fauna silvestre.

Las conclusiones que se extraen en esta tesis relativas al ganado ovino son las siguientes:

- La cuantía de eliminación de ooquistes de ‘Eimeria’, huevos de trematodos y de nematodos gastrointestinales y, en menor proporción de larvas de nematodos broncopulmonares y huevos de ‘Moniezia’ fue, en general, moderada, aunque los elevados porcentajes de parasitación sugieren la existencia de alta contaminación medioambiental.

- En la difusión de las infecciones por ‘Toxoplasma gondii’ tiene especial importancia el ganado ovino.

- No se ha comprobado que los rumiantes domésticos y los corzos compartan especies de ‘Eimeria’. En el ganado ovino las más prevalentes fueron ‘E. ovinoidalis’, ‘E.ahsata’, ‘E. weybridgensis/E. crandallis’, ‘E. bakuensis’ y ‘E. faurei’.

- La prevalencia y las cifras medias de eliminación de huevos de ‘F. hepatica’ se considera de menor importancia en el ganado ovino.

- Las vacas, ovejas y corzos en la provincia de Lugo comparten infecciones debidas a los géneros ‘Capillaria’, ‘Chabertia’, ‘Cooperia’, ‘Haemonchus’, ‘Nematodirus’, ‘Oesophagostomum’, ‘Trichuris’ y ‘Trichostrongylus’.

- No existe riesgo de infecciones cruzadas por nematodos broncopulmonares entre los rumiantes domésticos y el corzo.

- La influencia de las condiciones edafoclimáticas de la zona de procedencia de los rumiantes sobre la prevalencia de eliminación varía según los parásitos estudiados, así como con la especie de rumiante. El porcentaje de ovejas que eliminaron huevos de ‘Moniezia’ y larvas de nematodos broncopulmonares fue similar en todas las zonas de estudio. Por el contrario, la prevalencia de eliminación de huevos de nematodos gastrointestinales, en todos los rumiantes, fue superior en la zona centro de la provincia de Lugo.

- El porcentaje de animales jóvenes que eliminaron ooquistes de ‘Eimeria’ fue superior a los de más edad. Por el contrario, el porcentaje de ovinos y vacunos adultos que eliminaron huevos de ‘F. hepatica’ fue superior en los de mayor edad; asimismo, fue mayor el porcentaje de ovinos y corzos que eliminaron larvas de nematodos pulmonares, aunque estas diferencias solo fueron significativas para la eliminación larvaria en ovinos.

 

 

Las cabras pueden ser infectadas por parásitos protozoarios o metazoos, en infecciones internas o infestaciones externas, en ciertos órganos de predilección o en varios sitios. El parasitismo conduce al agotamiento de los recursos de los animales afectados, así como, en muchos casos, a la disminución del consumo de alimento, lo que resulta en una producción reducida. Estas limitaciones de producción son particularmente importantes en muchas áreas tropicales o subtropicales, donde las cabras juegan un papel esencial en la economía agrícola. Por lo tanto, se ha realizado una investigación en la que se analiza el impacto potencial del parasitismo en la producción de cabras y analiza ejemplos específicos de efectos adversos en las diversas facetas de la producción de cabras.

Los animales con mayor producción de leche tienen una disminución particularmente significativa en la producción de leche en los casos de infecciones parasitarias, pero no cambios en la composición de la leche. En relación con los efectos del parasitismo gastrointestinal en crías, se ha encontrado que la tasa de crecimiento de loas crías aumentó y las canales producidas fueron de mejor calidad después de la administración de un fármaco antihelmíntico efectivo. Varias infecciones parasitarias afectan negativamente la eficiencia reproductiva en rebaños; por ejemplo, la miosis genital podría causar lesiones que impiden el apareamiento, la sarna sarcóptica escrotal puede conducir a la reducción de la masa testicular y la besnoitosis puede afectar los testículos, mientras que los protozoos tienen un efecto foetopático, causan abortos y mortinatos, y la reducción del rendimiento reproductivo a largo plazo en las afectadas, además de infectar a los niños pequeños, causando un aumento de la mortalidad neonatal. Finalmente, los diversos ectoparásitos que afectan a las cabras (por ejemplo, piojos de Mallophaga o Przhevalskiana silenus) causan daños severos en la piel de los animales afectados, lo que haría que su cabello no sea apto para el procesamiento o reduzca su valor.

Este análisis ha sido publicado en la prestigiosa revista científica Small Ruminant Research y está firmado por los autores griegos G.C. Fthenakis y E. Papadopoulos, investigadores de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Salónica.

 

 

Carlos Calvete, investigador de la Unidad de Producción y Sanidad Animal del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA), señaló en los pasados ‘Diálogos del Ovino’ organizado por Syva. En este marco, Calvete presentó los últimos resultados de un proyecto financiado por el INIA para tratar de optimizar los tratamientos antihelmínticos en pequeños rumiantes.

Calvete describió las motivaciones de ese proyecto: “El control antiparasitario en ovino y caprino se ha apoyado normalmente en el manejo del pastoreo y en el uso y abuso en muchos países de los productos antihelmínticos, lo que ha degenerado en el aumento de las resistencias de los parásitos. El reto futuro es establecer criterios para que los productos antihelmínticos sean aplicados únicamente en los momentos de mayor interés productivo y a aquellos animales que realmente lo van a necesitar y lo van a aprovechar”.

En este proyecto, se han definido una serie de criterios para la aplicación de antihelmínticos. “En condiciones de campo, los criterios más fáciles son la condición corporal y la tasa media de eliminación de parásitos en heces. Con estos dos criterios simples, es posible optimizar la fertilidad, la prolificidad, la supervivencia de los corderos, el peso medio de nacimiento de los corderos y la ganancia media diaria. De esta forma, el objetivo con la aplicación en campo sería optimizar el uso de antihelmínticos pero con el aumento de la productividad”, define Calvete.

 

Las infecciones experimentales en ovejas preñadas se han centrado en estudiar el efecto del tiempo de exposición sobre el resultado de la infección por ‘Neospora caninum’, mientras que el impacto de la dosis y la ruta de exposición no se ha estudiado en profundidad.

Por lo tanto, un grupo de investigadores españoles estudió las respuestas inmunes, la detección y la carga de parásitos y la gravedad de la lesión en tejidos placentarios y cerebros fetales en ovejas embarazadas de 90 días por vía intravenosa con 105, 104, 103 o Taquizoitos 102 o por vía subcutánea con 104 taquizoitos del aislado virulento ‘Nc-Spain7’ y un grupo no infectado.

Debido a que el resultado después de la infección intravenosa con 105 taquizoitos fue similar al observado después de la infección intravenosa con 106 taquizoitos utilizados en un trabajo previo (100% de aborto y transmisión vertical), se concluye que puede ser razonable usar 105 taquizoitos administrados por vía intravenosa en otros experimentos al evaluar medicamentos o vacunas candidatas.

El artículo en la revista Veterinary Research está firmado por los siguientes autores: Roberto Sánchez Sánchez, Ignacio Ferre, Michela Re, Javier Regidor Cerrillo, Javier Blanco Murcia, Luis Miguel Ferrer, Teresa Navarro, Manuel Pizarro Díaz, Marta González Huecas, Enrique Tabernera, Julio Benavides y Luis Miguel Ortega Mora.

 

Los ‘Diálogos del Ovino,’ organizados por Laboratorios SYVA, se han convertido en una de las citas más consolidadas para los profesionales que se ocupan de la sanidad en esta especie. La convocatoria de 2018 se ha desarrollado hoy 24 de mayo en Zaragoza, y se ha centrado en la problemática que plantean los parásitos, uno de retos emergentes para la gestión sanitaria del ovino, que está obligando a los veterinarios a revisar muchos de sus métodos y de los planteamientos de su trabajo.IMG-20180524-WA0003IMG-20180524-WA0005

 El acto se inició con una intervención de César Carnicer, Director General de SYVA. Seguidamente se desarrolló la ponencia inaugural, a cargo del profesor Javier Giráldez, director del Instituto de Ganadería de Montaña (CSIC. Universidad de León), quien analizó los ‘Retos actuales de la producción de carne de rumiantes’.

La actividad central de la jornada se dedicó a una mesa redonda bajo el epígrafe general de ‘Nuevos escenarios en la epidemiología y el control de las parasitosis ovinas’, moderada por Santiago de Santa Pau, que se dividió en tres intervenciones: la primera, titulada “Garrapatas, cambio climático y expansión de agentes patógenos”, impartida por Agustín Estrada. Profesor del Departamento de Parasitología de la Facultad de Veterinaria de Zaragoza; la segunda, con el título “Oestrosis ovina: sobre su epidemiología y control”, a cargo de David Reina. Profesor del Departamento de Parasitología de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Extremadura; y la tercera, con el título de “Perspectivas futuras del control de endoparásitos en ovino”, a cargo de Carlos Calvete. Investigador de Producción y Sanidad Animal del CITA (Aragón).  La Jornada se completó, después del almuerzo de mediodía, con una ponencia sobre Microbiota y desarrollo de inmunidad en pequeños rumiantes.

 

 

 

La fiebre transmitida por garrapatas, causada por la bacteria ‘Anaplasma phagocytophilum’ y transmitida por la garrapata ‘Ixodes ricinus’, tiene considerables consecuencias para el bienestar y la economía de los animales en la industria ovina. Se necesitan métodos no invasivos y objetivos para cuantificar el estrés crónico a fin de evaluar el impacto en el bienestar de la enfermedad.

Así, se realizó un estudio con el objetivo de evaluar el cortisol del cabello y la cortisona del cabello como biomarcadores de estrés crónico en ovejas con esta fiebre.

Los resultados indican producción local y/o metabolismo de glucocorticoides en los folículos capilares. Este estudio refuerza el hallazgo anterior de un mérito potencial de la cortisona del pelo como un biomarcador de estrés crónico en las ovejas.

Se ha publicado un artículo en la revista Small Ruminant Research, firmado por los siguientes autores: Solveig Marie Stubsjoen, Kristin Sorheim, Matteo Chincarini, Jon Bohlin, Emma Brunberg, Boris Fuchs, Rubert Palme y Lise Grova.

 

 

En las zonas montañosas, donde los pequeños rumiantes forman parte integrante de la ganadería, es de gran importancia un control eficaz de los parásitos, ya que los animales pastan en tierras de pastos comunales durante los meses de verano. Pero el conocimiento sobre el estado de infección de los animales, que es necesario para un control efectivo, es muy limitado en estas áreas. Por lo tanto, se ha realizado un estudio que tuvo como objetivo evaluar la prevalencia de infecciones endoparasitarias y el uso de medidas preventivas en granjas de ovejas y cabras en Tirol del Sur, una región montañosa del norte de Italia.

Se utilizó un cuestionario para recopilar información sobre la estructura y el manejo de las granjas, así como medidas de control parásito de rutina. Tras la encuesta, se analizaron 3.536 muestras fecales individuales de 123 rebaños de ovejas y cabras durante tres períodos, con métodos de rutina que incluyen conteos de huevos fecales (FEC) y recuentos de oocistos (FOC). Los animales se clasificaron en <6 meses, 7-12 meses y> 12 meses de edad.

Tanto los ganaderos de ovejas como de cabras percibieron a los nematodos gastroilíndricos de Strongylid (GIN) como los parásitos más frecuentes. Solo el 16% de las ovejas y el 30% de los productores de cabras de este estudio realizaron exámenes coprológicos. Más del 90% de las granjas aplicaron tratamientos antihelmínticos; generalmente una vez (ovejas: 32%, cabras: 53%) o dos veces (ovejas: 68%, cabras: 42%) por año. Independientemente de la temporada, las lactonas macrocíclicas fueron los antihelmínticos más comúnmente utilizados. Más del 30% de las ovejas-12 meses y 16%> 12 meses fueron GIN-negativas.

Este primer informe sobre infecciones endoparasitarias de ovejas y cabras en la región montañosa del Tirol del Sur revela una alta prevalencia de endoparásitos, especialmente GIN a nivel de infección media, tenias y gusanos pulmonares. Los antihelmínticos se usan regularmente, mientras que el muestreo fecal para el tratamiento selectivo solo es excepcional. Por lo tanto, las medidas de control de parásitos deben optimizarse para reducir el riesgo de desarrollo de resistencia antihelmíntica, que ya se informó en regiones vecinas.

Este artículo ha sido publicado en la revista Small Ruminant Research y está firmado por los siguientes autores: C. Lambertz, I. Poulopoulou, K. Wuthijaree y M. Gauly.

 

 

El último número de la revista Consorcio Manchego recoge un artículo sobre los principales minerales en ganado ovino, con las ventajas que supone su administración y las funciones que cumple en el organismo.

Así, las deficiencias de cobre y selenio provocan debilidad en los corderos y alteraciones en la función nerviosa. El selenio está también estrechamente relacionado con la función inmunitaria y la fertilidad y actúa como antioxidante. Por su parte, el cobre es importante durante toda la vida e interviene en la capacidad del cuerpo para utilizar el hierro.

En este sentido, el ganado ovino es muy susceptible a la intoxicación por cobre, y normalmente la alimentación suele satisfacer las necesidades del animal sin ningún otro tipo de aporte adicional, por lo que las ovejas no deberían recibir aportes adicionales.

El fósforo y el calcio son los componentes fundamentales del tejido óseo, por lo que durante las fases de gestación y crecimiento toman un papel relevante. También, el fósforo es necesario para el correcto funcionamiento de la flora microbiana ruminal.

El cobalto es un mineral esencial en el organismo de los rumiantes, ya que es vital para la salud de la flora ruminal y para asegurar la asimilación de los nutrientes.

Por último, el azufre es un macromineral necesario para la producción de aminoácidos y proteínas. Si la oveja no recibe la cantidad adecuada de azufre, pierde el apetito, con el consecuente detrimento en las producciones. Además, puede aumentar su vulnerabilidad a los parásitos externos.

 

 

Se estudió la epidemiología comparada de los parásitos gastrointestinales y el impacto económico de dos sistemas de tratamiento antihelmíntico (convencionales y modificados) en rebaños de ovejas infectadas de forma natural en sistemas áridos.

La incidencia mensual de nematodos mostró una tendencia casi igual entre los rebaños que recibieron tratamiento antihelmíntico modificado o convencional. Por su parte, la evaluación económica mostró que la reducción de la frecuencia antihelmíntica en el sistema modificado en comparación con el sistema convencional no tuvo un efecto adverso sobre el rendimiento del rebaño.

Se concluyó que la intervención antihelmíntica modificada proporciona mejores oportunidades para la interacción remunerada entre la epidemiología, el clima y la gestión de los rebaños para el control de parásitos y para prevenir los gastos no deseados incurridos por los productores en antihelmínticos.

Este artículo se ha publicado en la revista Small Ruminant Research y está firmado por D. Singh, C.P. Swankar y F.A. Khan.

 

 

Una tesis doctoral ha estudiado los principales parásitos de los aparatos digestivo, respiratorio y reproductor y la influencia de algunos factores sobre su prevalencia y eliminación, todo ello en el ganado caprino de Galicia. La tesis doctoral, presentada ante la Universidad de Santiago de Compostela, está elaborada por Juan Pablo Béjar González y su título es el siguiente: ‘Estudio epidemiológico de las infecciones parasitarias de los aparatos digestivo, respiratorio y reproductor del ganado caprino en Galicia’.

Los parásitos digestivos más frecuentes son los coccidios y nematodos gastrointestinales (NGI). La edad, el tamaño del rebaño, la ausencia de ovinos en la granja y la zona geográfica influyen sobre la eliminación de ‘Eimeria’. ‘E. arloingi’ y ‘E. ninakohlyakimovae’ fueron las especies más frecuentes y patógenas. Los factores asociados con la prevalencia y eliminación de ‘Moniezia’ son las precipitaciones, la raza y el área geográfica. Las infecciones por ‘Fasciola hepatica’, ‘Dicrocoelium dendriticum’ y anfistomas son muy poco frecuentes. La prevalencia y eliminación de estrongílidos (‘Trichostrongylus’, ‘Teladorsagia’ y ‘Haemonchus’) resultaron superiores a la de ‘Trichuris’ y ‘Nematodirus’. La eliminación fue superior en animales de explotaciones en extensivo, no incluidas en ADSG y localizadas a baja altitud, en la costa-centro.

Las infecciones broncopulmonares están originadas principalmente por protostrongílidos (‘Muellerius capillaris’>’Neostrongylus linearis’>’Cystocaulus ocreatus’) siendo ‘Dictyocaulus’ filaria poco importante. Sobre la eliminación de los protostrongílidos influye la edad, la raza, el sistema de manejo y la altitud de la zona.

‘Toxoplasma gondii’ es el principal parásito reproductivo; el área geográfica, la presencia de ovejas y la pertenencia a una ADSG influyen sobre su seroprevalencia. ‘Neospora caninum’ es poco frecuente y su seroprevalencia está asociada a la temperatura y a la presencia de ‘T. gondii’.

Página 1 de 6

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder