foro18 banner acta 1000x132 v2

foro19 banner boletín 1000x30

Mostrando publicaciones por etiqueta: Parásitos

‘Toxoplasma gondii’, un parásito zoonótico intracelular, infecta a todos los mamíferos y aves. Comprender la prevalencia de toxoplasma en aves es importante para evaluar la transmisión de este parásito, que puede afectar a una multitud de especies.

En este sentido, se ha realizado un estudio en China recolectando 350 muestras de suero en gorriones. Se halló que la prevalencia era del 34,29%. Además, se observó un fenómeno de seropositividad tendiente a aumentar con la edad, pero la diferencia no es significativa. La prevalencia fue significativamente diferente en género y color, lo que podría ser un factor de riesgo.

Este estudio informó por primera vez la seroprevalencia de ‘T. gondii’ en gorriones lo que amplía su rango de hospedadores. Los gorriones pueden representar un medio de transmisión significativo, acelerando la propagación de la difusión de la enfermedad.

Un artículo sobre este estudio se ha publicado en la revista científica BMC Veterinary Research, con los siguientes autores: Si-Yang Huang, Yi-Min Fan, Kai Chen, Qiu-Xia Yao y Bin Yang.

Los parásitos transmitidos por gatos y sus enfermedades asociadas tienen impactos sustanciales en la salud humana, animal y de la fauna en todo el mundo. A pesar de esto, los conjuntos de datos grandes y detallados que permiten a los investigadores estudiar tendencias a gran escala en la ecología de las enfermedades transmitidas por gatos son difíciles de obtener o no existen.

Una condición que se detecta fácilmente en el momento del sacrificio es la sarcocistosis macroscópica, una parasitosis de las ovejas transmitida por el gato (‘Ovis aries’). Por esa razón, se realizó un estudio transversal para describir la distribución geográfica de la sarcocistosis en ovejas en todo el sur de Australia e investigar las características de los ecosistemas asociadas con la presencia de enfermedades. La sarcocistosis se agrupó en gran medida en una gran isla frente a la costa australiana y la densidad de granjas con sarcocistosis positiva aumentó en áreas con bajo pH del suelo y alto contenido de arcilla.

Estos resultados tienen implicaciones más amplias con respecto a los impactos en la salud, el bienestar, la economía y la conservación de otras parasitosis transmitidas por gatos, como la toxoplasmosis.

El artículo se ha publicado en la revista Frontiers in Veterinary Science y está firmado por los siguientes autores: Patrick L. Taggart, Mark Stevenson, Simon M. Firestone, Milton M. McAllister y Charles G. Caraguel.

 

 

Una de las principales causas de pérdidas de rentabilidad en el ovino de carne son las patologías, y entre ellas destacan las parasitosis por nematodos gastrointestinales (NGI) debido a su elevada prevalencia e intensidad de parasitación y, sobre todo, porque suelen cursar de forma subclínica (sin síntomas aparentes), por lo que su efecto negativo en la rentabilidad de la explotación suele pasar desapercibido.

De esta forma comienza un artículo publicado por Carlos Calvete Margolles, de la Unidad de Producción y Sanidad Animal del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA), en la web ricagroalimentacion.es  “Tradicionalmente, la forma de controlar los NGI se ha basado en la administración de fármacos antihelmínticos en tratamientos de carácter estratégico, realizados de forma rutinaria, y en los que el fármaco se administra a todos los animales del rebaño, sin una valoración previa del nivel de parasitación, y en las épocas del año en las que se supone que la población parasitaria es mayor (normalmente en otoño y/o primavera). Este tipo de tratamientos, además, ha conllevando un problema aún mayor, como ha sido favorecer el desarrollo de resistencia a los antihelmínticos por parte de las poblaciones parasitarias”, describe el experto.

Como alternativa a estos tratamientos estratégicos, durante la última década se ha desarrollado el concepto de tratamientos táctico-selectivos, en los cuales se busca simultáneamente rentabilizar el control de los GNI y ralentizar el crecimiento de las resistencias. Este doble objetivo se persigue aplicando tratamientos anti-GNI sólo en los períodos productivos más sensibles del rebaño y administrando el antihelmíntico únicamente a aquellos animales que más se van a beneficiar del tratamiento.

 

 

Los Sistemas de Información Geográfica (SIG o GIS, en su acrónimo inglés – Geographic Information System) se utilizan en áreas tan diversas como la arqueología, la sociología, la planificación urbana, evaluación de impacto ambiental, investigaciones científicas. Los SIG se pueden definir como una integración organizada de hardware, software y datos geográficos diseñada para capturar, almacenar, manipular, analizar y desplegar en todas sus formas la información geográficamente referenciada, con el fin de resolver problemas complejos de planificación y de gestión.

Por lo tanto, y en relación con la biología, o la sanidad animal por ejemplo, permitirían realizar la representación de datos (distribución de especies, localización de explotaciones, incidencia de brotes o epidemias) a través de mapas, dar resultados sobre zonas potenciales donde localizar focos de enfermedades, así como los mecanismos de dispersión, crear modelos para pronosticar la posible expansión de una especie invasora y realizar el estudio de animales infectados por un virus, parásito o una bacteria, mediante el seguimiento de los lugares por los que se han movido.

Hay numerosos ejemplos de investigaciones donde han utilizado esta herramienta SIG para examinar la distribución geográfica de determinados parásitos, virus o bacterias, identificando las áreas de riesgo para el ganado y tratando de caracterizar los posibles indicadores de aparición de la enfermedad. El sistema permite elaborar mapas donde poder visualizar la prevalencia de determinadas enfermedades, útiles para planificar medidas de prevención y control.

 

En este sentido, en el departamento de Sanidad Animal de Neiker se está utilizando esta herramienta para elaborar mapas donde se refleje la situación epidemiológica de determinadas enfermedades zoonóticas, en relación con la vegetación, ganado doméstico y fauna silvestre. Además, se están recolectando los datos de ausencia o presencia de vectores de agentes patógenos para localizar sus posibles lugares de cría y vías de dispersión.

Para abordar el problema de la prevalencia de infecciones por parásitos gastrointestinales que enfrentan los ganaderos rurales en ciertas partes del mundo, se ha modulado la distribución de conteos de huevos fecales de parásitos helmintos en ovejas y cabras.

Las precipitaciones, la estación y la zona resultaron ser predominantemente significativos para determinar la distribución de parásitos entre sus huéspedes. Los hallazgos sobre cómo se relaciona la estructura con los supuestos de distribución ayudan en la formulación de las intervenciones necesarias, al establecer estrategias para controlar las infecciones por parásitos gastrointestinales o en la identificación de animales con los rasgos deseados.

El artículo se ha publicado en la revista Small Ruminant Research y está firmado por los siguientes autores: Phuti N. Sebatjane, Peter M. Njuho y Ana M. Tsotetsi-Khambule.

 

Demuestran que usar moxidectina para el ganado es una alternativa a tener en cuenta por las graves consecuencias que tiene para la biodiversidad el uso de ivermectina

La ivermectina es seis veces más tóxica que la moxidectina para los insectos responsables del reciclaje de la materia orgánica. Por primera vez se tienen evidencias científicas basadas en estudios fisiológicos y se debería tener en cuenta a la hora de usar antiparasitarios para el ganado.

Esta es la conclusión del estudio llevado a cabo por el grupo de investigación multidisciplinar liderado por José R. Verdú, Catedrático de Zoología e investigador del Centro Iberoamericano de la Biodiversidad (CIBIO) de la Universidad de Alicante y en el que han participado científicos del CIBIO y el Departamento de Fisiología, Genética y Microbiología de la UA; la Universidad de Jaén, Université Paul Valéry Montpellier 3; el Museo Nacional de Ciencias Naturales-CSIC; la Universidad de Granada; y el IUCN-Centre for Mediterranean Cooperation.

Los resultados acaban de ser publicados en el artículo First assessment of the comparative toxicity of ivermectin and moxidectin in adult dung beetles: Sub-lethal symptoms and pre-lethal consequences, incluido en la revista de Nature Scientific Reports. Por medio de un estudio comparativo sobre la toxicidad de las moléculas de ivermectina y de moxidectina en la población de escarabajos peloteros adultos, los científicos han concluido que la molécula de ivermectina es seis veces más tóxica que la de moxidectina. Con este resultado en la mano los científicos recomiendan a los veterinarios y ganaderos el uso de moxidectina como una alternativa a tener en cuenta en la desparasitación del ganado, en sustitución de la ivermectina y para evitar las graves consecuencias que tiene en la Biodiversidad el uso de ésta.

La ivermectina es un antiparasitario muy eficaz, usado de manera preventiva en el ganado, desde su descubrimiento en 1981. Desde entonces ha experimentado un crecimiento exponencial, hasta convertirse en un tratamiento estándar contra los parásitos, incluso en humanos. Es considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un medicamento esencial.

En la actualidad, la ivermectina es la molécula más usada a nivel mundial y también una de las más tóxicas para la fauna beneficiosa, asegura José R. Verdú. Los científicos han comparado las dos móleculas y comprobado que la moxidectina “sería una buena alternativa para utilizarla en lugar de la ivermectina. A nivel fisiológico de los insectos afecta muchísimo menos”. El estudio se ha realizado tanto a nivel fisiológico como de comportamiento de los escarabajos peloteros, obteniendo resultados directos sobre cómo le afecta al coleóptero. El estudio fisiológico (sub-letal) analiza si afecta a los órganos, antenas, etc., y el comportamental (pre-letal), que tiene en cuenta si se produce descoordinación de las patas o si el escarabajo se paraliza.

La metodología de trabajo seguida, Verdú detalla que ha consistido en la realización de dos pruebas: electroantenografía, que consiste en un test para ver lo sanas que están las antenas y el olfato de los insectos. Para ello contaban con individuos que habían ingerido distintas concentraciones de estas moléculas y, de esta forma, han podido ver cómo reciben el estímulo las antenas, cómo se encontraba el estado de las antenas.

La segunda prueba ha tratado de ver el comportamiento de motilidad, es decir, el caminar, estirar antenas, mover patas; los investigadores tienen detectados síntomas, como son la parálisis parcial, la ataxia o la parálisis total y, en función de esto, apuntan cuantos días han tardado en tener esa parálisis. “En el caso de ivermectina, la ataxia se produce mucho antes en tiempo”.

El investigador de la UA afirma que, si bien “sí se sabía que era menos tóxica esta molécula, no obstante, con los escarabajos no se había aplicado el estudio a nivel fisiológico”. En los análisis de eco toxicidad realizados se han usado los parámetros adecuados, los límites de toxicidad, “con eso es mucho más fiable”. Son parámetros que se usan en los tests de eco toxicidad. La eco toxicidad estudia el efecto de compuestos químicos tóxicos sobre los seres vivos, en especial en cuanto a poblaciones, comunidades y ecosistemas, con el objetivo de ser capaz de predecir los efectos de la contaminación para prevenir cualquier efecto de deterioro ambiental que pueda ser identificado.

“La ivermectina es la que se usa en más del 90% de los casos. Muchas farmacéuticas la han comercializado porque es mucho más efectiva pero también más perjudicial para la fauna coprófaga que elimina el estiércol del ganado”. De la moxidectina afirma “existe esta alternativa que tiene un efecto similar en la desparasitación. Son los veterinarios los que tienen que tener en cuenta esta alternativa”, apunta Verdú.

En 2017, el mismo equipo multidisciplinar ya confirmaba cómo la ivermectina está afectando a la disminución de fauna coprófaga, resultados científicos publicados en el estudio “Ivermectin residues disrupt dung beetle diversity, soil properties and ecosystem functioning: An interdisciplinary field study”. Science of The Total Environment. Así, la ganadería tratada con ivermectina provoca la acumulación de cinco veces más excrementos por hectárea y año que la ganadería orgánica o ecológica.

Anteriormente, en 2015, el equipo investigador publicaba “Low doses of ivermectin cause sensory and locomotor disorders in dung beetles” en la revista Scientific Reports. En aquella ocasión analizaban el efecto del fármaco ivermectina sobre las poblaciones de Scarabaeus cicatricosus, escarabajo coprófago clave en los ecosistemas mediterráneos. La investigación demostraba que los artrópodos que ingieren esta sustancia, incluso en dosis bajas, pierden su capacidad para interactuar con el medio porque ven alteradas sus capacidades locomotora y sensorial, dato que puede explicar el declive que vienen sufriendo las poblaciones de estas especies de escarabajos.

WEB FEAGAS

 

Se ha realizado un estudio en Brasil, en concreto en el Estado de Sao Paulo, en el que se ha evaluado la eficacia de los medicamentos antihelmínticos disponibles comercialmente calculando el porcentaje de reducción de huevos por gramo y las pruebas estadísticas apropiadas.

Se hicieron pruebas con cinco antihelmínticos: albendazol, clorhidrato de levamisol, ivermectina, moxidectina y closantel.

Se observó que prácticamente todos los fármacos probados tenían algún nivel de resistencia parasitaria, mientras que la moxidectina fue la más efectiva durante el tratamiento. Los resultados muestran la necesidad de adoptar procedimientos sostenibles dirigidos a reducir la resistencia antihelmíntica en rebaños ovinos, como el sistema de rotación de pastos, productos de origen vegetal y ciertos hongos y lombrices para reducir el parasitismo.

El artículo está publicado en la prestigiosa revista científica Small Ruminant Research y está firmado por los siguientes autores: Walter Bertequini Nagata, Mariele Fernanda da Cruz Panegossi, Katia Denise Saraiva Bresciani, Jancarlo Ferreira Gomes, Carlos Noriuki Kaneto y Silvia Helena Venturoli Perri.

El sector caprino es una de las principales fuentes de alimentos y proteínas que se consume en todo el mundo. El crecimiento de esta industria se enfrenta a desafíos tales como la infección y los agentes patógenos. El parto es un período muy dinámico. La coincidencia de la inmunosupresión periparturienta y un aumento en el desprendimiento de huevos de parásitos representan un desafío para la salud y la producción animal. Por lo tanto, el período del periparto se asocia con relajación en la inmunidad y un aumento en los conteos parasitarios. Por su parte, las galectinas constituyen una familia conservada evolutivamente de proteínas de unión a \ beta - galactósido. Estas proteínas se unen a la superficie de helmintos parasitarios, así como a otros patógenos, iniciando la respuesta inmune del huésped, por lo que es necesaria una mayor investigación para conocer el desarrollo inmunitario del animal.

Un artículo sobre este asunto ha sido publicado en la prestigiosa revista científica Small Ruminant Research por investigadores de la Universidad Agrícola y Técnica de Carolina del Norte (Estados Unidos): Kingsley Ekwemalor, Sarah Adjei-Fremah, Emmanuel Asiamah, Egbogoye Eluda-Okoludoh, Bertha Osei y Mulumebet Worku.

Investigadores españoles han desarrollado un trabajo para estimar el riesgo de introducción de insectos voladores por el viento en un país, identificando áreas y períodos de alto riesgo de incursión de enfermedades transmitidas por vectores. Este riesgo se puede caracterizar por el papel de las temperaturas adecuadas y las corrientes de viento en la supervivencia y los movimientos de los insectos pequeños, respectivamente.

El modelo predice la densidad numérica de los insectos introducidos en el espacio y el tiempo basándose en tres procesos: la advección debida a las corrientes de viento, la deposición en el suelo y la supervivencia debida a las condiciones climáticas.T022 Miasis Lucientes F2

La ganadería española ha sufrido muchos brotes de fiebre catarral ovina desde 2004 y numerosos expertos señalan que los ‘culicoides’ transportados por el viento de las zonas afectadas en el norte de África son una posible causa. Este trabajo implementa experimentos numéricos que simulan la introducción de ‘Culicoides’ en 2004. El modelo identificó al sur y este de España, particularmente entre junio y noviembre, como el mayor riesgo de introducción de ‘Culicoides’ transportados por el viento, que coincide con los datos de campo sobre brotes de lengua azul en España este año . Esta validación sugiere que este modelo puede ser útil para predecir la introducción de patógenos en el aire de importancia para la productividad animal.

Este estudio está publicado en la revista científica Plos One y cuenta con la autoría de cinco investigadores de la Universidad Complutense de Madrid. Se trata de Eduardo Fernández Carrión, Benjamín Ivorra, Ángel Manuel Ramos, Cecilia Aguilar Vega y José Manuel Sánchez Vizcaíno. Además, también participa Beatriz Martínez López, de la Universidad de California (Estados Unidos).

 

 

El equipo de Parasitología Sanitaria de la Universidad de Valencia ha descrito por primera vez todas las vías de infección humana de la fascioliasis, una zoonosis parasitaria emergente que se estima que en el mundo afecta a 17 millones de personas. La publicación del equipo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y FAO/Naciones Unidas en la revista Parasitology detalla las vías de adquisición de esta patología, su diversidad, los factores de incidencia y los métodos para su estudio, según publica Animal’s Health.

Esta enfermedad es causada por el parásito ‘Fasciola hepatica’ o duela del hígado, la transmiten caracoles de agua dulce y está muy influenciada por los cambios climático y global. Es de gran patogenicidad en humanos, y además provoca una elevada morbilidad y puede llegar a ser mortal. El ganado ovino juega un importante papel como hospedador.

El equipo de Parasitología de la Universidad de Valencia lo forman Santiago Mas-Coma, María Dolores Bargues y María Adela Valero, catedrático y catedráticas de Parasitología de la institución académica. Mas-Coma, también director de la iniciativa en su calidad de experto de la OMS, destaca que hasta el momento no se había podido conocer la enorme heterogeneidad que subyace en la infección humana por ‘Fasciola’. El artículo permite explicar por primera vez “la gran diferencia” que existe entre fascioliasis humana y fascioliasis animal y “la sorprendente muy amplia capacidad de adaptación de este parásito, que no nos pone las cosas fáciles”, según el especialista.

Página 1 de 8

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder