interovic 1000x120 junio19

Mostrando publicaciones por etiqueta: Planes sanitarios

Muchas campañas históricas de erradicación de enfermedades se han caracterizado por una movilización a gran escala y campañas de vacunación masiva a largo plazo. A medida que aumenta la duración de un programa, el costo total también aumenta, pero la efectividad y la sostenibilidad disminuyen, lo que a veces resulta en una pérdida prematura del apoyo de los interesados, fatiga o retrocesos importantes.

En contraste con este enfoque de guerra de trincheras, el investigador francés Angus R. Cameron propone en un artículo publicado en la revista científica Frontiers in Veterinary Science una estrategia de erradicación modelada en tácticas de guerrilla. Para la erradicación de la peste de los pequeños rumiantes, esto significa un alejamiento de la vacunación masiva a largo plazo, centrándose en cambio en abordar algunos de los desafíos que han plagado los programas de erradicación anteriores: la vigilancia ineficaz y la gestión del movimiento.

Los desarrollos recientes en la vigilancia han demostrado que ahora es posible capturar información sobre casi todos los casos de enfermedades, todos los movimientos y todas las actividades de control, de toda la población en tiempo real. El desarrollo de sistemas de vigilancia potentes, efectivos y sostenibles es un requisito previo esencial para la erradicación rápida y asequible de la peste de los pequeños rumiantes.

La peste de los pequeños rumiantes puede eliminarse rápidamente de poblaciones pequeñas al lograr niveles muy altos de cobertura de vacunación por solo un corto período. El desafío clave es, entonces, prevenir la reintroducción de la enfermedad a medida que disminuye la inmunidad y responder de manera rápida y efectiva en el caso de nuevos brotes locales. Una comprensión integral de los patrones de movimiento y sus impulsores permitirá implementar una erradicación progresiva rápida. La población se puede dividir en unidades manejablemente pequeñas, dirigidas secuencialmente para la vacunación de alta cobertura y corta duración, y luego pasar a la siguiente unidad en la dirección del flujo de animales. Este enfoque optimiza el uso de los recursos disponibles y minimiza el desafío y la interrupción de la gestión del movimiento retrógrado de las áreas infectadas a las no infectadas. Se requieren altos niveles de participación de la comunidad para lograr la calidad de la vigilancia, la gestión del movimiento y la respuesta rápida necesaria para el éxito.

OVINO 18-Parasitovi Foto 8 web

La revista Badajoz Veterinaria, editada por el Colegio Oficial de Veterinarios de Badajoz, ha publicado en su último número un artículo de divulgación elaborado por Luis Miguel Izquierdo Jerónimo, en el que se habla de la cenurosis o ‘modorra’ en ganado ovino.

Uno de los puntos de este artículo destaca las medidas de control que se pueden poner en marcha en las explotaciones para evitar esta enfermedad. Son las siguientes:

- Desparasitación de todos los cánidos de la explotación. Los perros deberán permanecer encerrados, apartados de las ovejas, durante al menos seis días y sus heces destruidas a diario mediante cremación. Pauta de desparasitación al menos tres veces al año.

- Correcta gestión de los cadáveres. Es necesaria una infraestructura para el depósito de los animales muertos hasta su retirada por la empresa gestora.

- Eliminación de los animales con sintomatología. Los ejemplares enfermos en fase avanzada no se van a recuperar, por lo que se considera necesario el sacrificio por motivos económicos y para disminuir la infestación en la granja.

- Análisis parasitológico previo a las desparasitaciones.

- Concienciación del ganadero. Además de las repercusiones económicas en la explotación, debe tenerse en cuenta que se trata de una zoonosis.

Septiembre es el mes marcado en el calendario de la fiebre catarral ovina o lengua azul como clave para una reactivación de la circulación del virus, ya que la disminución de las horas de luz y la llegada de la climatología más templada son las épocas más propicias para que tenga actividad el mosquito ‘Culicoides’, principal vector de la enfermedad.

Esta época de mayor actividad llega en un año 2019 en el que únicamente se ha declarado un foco de lengua azul en el territorio nacional, según los datos oficiales que ofrece a través de su página web la Red de Alerta Sanitaria Veterinaria (Rasve), organismo dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

Ese único caso se confirmó a principios del ejercicio, en concreto el 17 de enero. El virus se encontró en una explotación ‘centinela’ ubicada en el municipio malagueño de Casares, que se encuentra en la comarca veterinaria de Estepona – Costa de Málaga. Desde entonces, prácticamente ocho meses de silencio epidemiológico.

tembladera

 

Un foco de scrapie o tembladera ha sido declarado durante el presente mes de agosto en una explotación ganadera de la localidad navarra de Tafalla, ubicada en la comarca veterinaria del mismo nombre. Se trata de, por el momento, el único caso de scrapie confirmado en España durante agosto, ya que su fecha de confirmación es el día 2 de agosto, mientras que para encontrar el anterior foco hay que remontarse hasta el 7 de junio, cuando se confirmó un caso en Camañas (Teruel).

Con este nuevo caso, ya son 19 los focos que se han confirmado en el territorio español durante el presente año 2019, con la siguiente distribución de notificaciones por comunidades autónomas: Aragón (3), Castilla y León (8), Andalucía (2), Canarias (2), Navarra (2), Comunidad Valenciana (1) y Extremadura (1).

La Junta de Andalucía ha abierto el plazo para presentar las solicitudes de ayudas que respaldan la ejecución de los programas sanitarios realizados bajo el amparo de las Agrupaciones de Defensa Sanitaria Ganadera (ADSG) para el periodo 2019-2020. En concreto, el presupuesto total de estos incentivos financiados en su totalidad por la Junta de Andalucía, asciende a 4,6 millones de euros.

Entre estos programas, están algunos que involucran directamente a los pequeños rumiantes como es el Programa de Calificación de Tuberculosis Caprina, el Programa de Vigilancia, Control y Erradicación de la Fiebre Catarral Ovina o Lengua Azul, el Programa de la Agalaxia Contagiosa Ovina y Caprina y el Programa de Vacunación frente el Aborto Enzoótico Ovino.

En cuanto al plazo de presentación de las solicitudes, las entidades susceptibles de beneficiarse de estas subvenciones pueden realizar el trámite hasta el próximo día 31 de agosto de 2019, que reconocen, desde el Gobierno andaluz, el importante papel de las Agrupaciones de Defensa Sanitaria Ganadera y se fomenta la adhesión de los profesionales del sector a estas entidades.

Para la concesión de estas ayudas de concurrencia competitiva, se valora tanto la cantidad de explotaciones a las que da servicio cada Agrupación de Defensa Sanitaria Ganadera solicitante como el número de Unidades de Ganado Mayor que se beneficiaría de la actuación, el personal veterinario disponible para el desarrollo de las acciones sanitarias, el porcentaje de realización de guías a través del servicio de ADSG-web y Guía Telemática de Andalucía, y la gestión de un centro de limpieza y desinfección de vehículos de transporte de animales.

Han pasado dos meses desde que se declarara el último foco de scrapie o tembladera en el territorio nacional, lo que significa que el verano ha traído una reducción en los casos que se han notificado de esta enfermedad, que había tenido un goteo constante durante el primer semestre del año. El último caso de scrapie confirmado se notificó el pasado 7 de junio, en una explotación ubicada en el municipio de Camañas, dentro de la comarca veterinaria de Alfambra, en la provincia de Teruel.

Hasta el momento, se han notificado oficialmente la presencia de 18 casos de scrapie en España durante el presente año. Las comunidades autónomas en las que se ubican estos casos son las siguientes: Aragón (3), Castilla y León (8), Andalucía (2), Canarias (2), Navarra (1), Comunidad Valenciana (1) y Extremadura (1). Por lo tanto, la enfermedad se ha notificado en siete regiones, con una fuerte preponderancia en el caso de Castilla y León.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) aprovechó una reciente reunión con las organizaciones profesionales agrarias para presentar los datos del ejercicio 2018 de las enfermedades que son objeto de campañas oficiales de erradicación.

Por lo que respecta a la brucelosis ovina y caprina, se informó de que la prevalencia de rebaños a nivel nacional se sitúa en el 0,01%, con tres casos únicamente en Andalucía, que presenta una prevalencia del 0,02%. Estas explotaciones positivas se ubican en las provincias de Granada y Almería. Así, ha dejado de haber casos en Castilla-La Mancha, Madrid y Cataluña, que sí habían presentado positivos en el ejercicio 2017. Por lo que respecta a la incidencia en animales, el número de afectados se reduce al 0,0002%. Por su parte, el porcentaje de rebaños calificados como M3 o M4 se eleva al 99,73%.

Tomando como base estos datos, el Ministerio de Agricultura ha solicitado que se incluyan cinco nuevas provincias como oficialmente libres a la brucelosis ovina y caprina en la calificación oficial de la Comisión Europea. Esas cinco provincias que podrían optar en el próximo mes de enero a ser oficialmente libres son Toledo, Murcia, Huelva, Sevilla y Córdoba. De esta forma, únicamente quedarían cuatro provincias en España sin esa calificación. En concreto, se trata de Málaga, Jaén, Granada y Almería.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha publicado una guía titulada ‘Vigilancia sanitaria en la fauna silvestre’, destinada a todas las personas que, por su actividad profesional o su afición, estén en contacto con el campo: cazadores, pero también agentes forestales y de medio ambiente, agricultores y ganaderos, aficionados a las aves, micólogos, senderistas, y aficionados a la naturaleza en general.

El objetivo de esta guía es asegurar la detección temprana de las principales enfermedades que afectan o pueden afectar a la fauna silvestre. La vigilancia sanitaria y la comunicación inmediata de mortalidades o signos de enfermedad a los servicios veterinarios oficiales facilitan que se pongan en marcha las medidas de control y erradicación con la máxima rapidez posible. Esto evita o disminuye el impacto negativo que muchas de estas enfermedades pueden tener en la caza, la sanidad animal, la salud pública y el medio ambiente. Los traumatismos, las enfermedades, la selección natural e incluso la muerte forman parte del ciclo natural. Los animales salvajes mueren por depredación, por causas atribuibles al hombre (atropellos, caza), y también por enfermedades. Por tanto, las diversas enfermedades causadas por virus, bacterias y parásitos contribuyen de forma natural al mantenimiento del equilibrio natural.

La lista de enfermedades incluida en este librillo guía no pretende ser exhaustiva ni exclusiva ya que se trata de un sistema dinámico. En el caso de los rumiantes, se incluyen las siguientes patologías: tuberculosis, fiebre aftosa, cojeras y artritis, pasteurelosis, queraconjuntivitis, sarna, garrapatas y enfermedades transmitidas.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha publicado en su página web el ‘Informe epidemiológico final sobre las encefalopatías espongiformes transmisibles en España’, que tiene los siguientes datos destacados:

- Durante el año 2018 se han declarado un total de 30 focos de tembladera.

- Distribución por especies de los focos de 1 enero-31 diciembre 2018: 22 en ovino y 8 en caprino.

- Caracterización de los 30 focos según el tipo de tembladera: 19 clásicos y 11 atípicos.

- El total de animales positivos en 2018 (focos + casos secundarios): 379 animales positivos.

- En 2018 se han analizado 51.303 animales, siendo la subpoblación con mayor peso en relación tanto al número de análisis como al número de positivos, la correspondiente a los animales muertos o sacrificados para no consumo humano (22.525 animales analizados, con 25 positivos).

- Total de focos (2000- 31 diciembre 2018): 539.

 

Documento completo: https://www.mapa.gob.es/es/ganaderia/temas/sanidad-animal-higiene-ganadera/informeepidemiologicoeetsespana2018_web_tcm30-509862.pdf 

zoonosis

Por encima del 60% de las patologías en las personas tienen origen animal. La prevención de enfermedades en los animales no solo protege su salud y su bienestar, sino que es uno de los pasos más efectivos que podemos dar para salvaguardar la salud de las personas

El día 6 se julio se celebra el día mundial de la zoonosis, una jornada en la que es de vital importancia recordar que la prevención de enfermedades en los animales no solo protege su salud y bienestar, sino que es uno de los pasos más efectivos que podemos dar para proteger la salud de las personas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) designó al 6 de Julio es el Día Mundial de las Zoonosis, en conmemoración de lo sucedido en el año 1885, cuando el científico Louis Pasteur aplicó en Francia la primera vacuna antirrábica a un niño de 9 años que había sido mordido por un perro infectado por Rabia, al cual le salvó la vida.

Los animales de granja proporcionan un suministro seguro de los alimentos que llegan a nuestras mesas, mientras que las mascotas en el hogar forman parte de nuestras familias. Sin embargo, cuando estos animales enferman, corremos el riesgo de hacerlo también nosotros.

Mas del 60% de las enfermedades en el mundo son zoonóticas, lo que significa que puede transmitirse de los animales a las personas. Estas patologías son responsables de al menos 2.400 millones de casos de enfermedades humanas y de 2.2 millones de muertes al año, sobre todo en las áreas menos desfavorecidas del planeta.

Proteger a los animales es esencial para preservar su bienestar y el de la sociedad.. El control de patógenos zoonóticos de origen animal, es decir, patógenos que pueden transmitirse de animales a humanos y viceversa, es la forma más efectiva y económica de proteger a las personas. En consecuencia, se deben desarrollar estrategias globales para prevenir y controlar estos contagios, con el objetivo proteger la salud pública, a nivel nacional, regional y mundial, mediante la implementación de políticas adecuadas.

La prevención comienza con la vacunación, la buena nutrición y una rigurosa bioseguridad. Los medicamentos, así como las vacunas, pueden dirigirse a rebaños específicos con diagnósticos únicos o aditivos para piensos que pueden mejorar la salud intestinal natural de un animal. El análisis de datos también ayuda a que los diagnósticos sean más rápidos y precisos, al tiempo que proporciona información sobre las mejoras de bioseguridad.

La salud de los animales a través de un correcto diagnóstico, control, prevención y tratamiento de las posibles enfermedades que les afectan representa una intervención directa en la salud humana, el medio ambiente y el desarrollo sostenible. Vacunar a nuestros animales de compañía anualmente, supondría la protección de nuestra familia y los que nos rodean, especialmente frente a enfermedades zoonóticas mortales como la rabia y la leptospirosis.

Concretamente, vacunar cada año a nuestras mascotas podría evitar el 95% de los casos de rabia en personas. La prevención de la enfermedad en las personas recae en una vacunación efectiva de la población animal susceptible: perros principalmente, gatos y hurones. En España, aparecen esporádicamente casos de rabia localizados en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. La cercanía geográfica con el norte de Marruecos, país con rabia endémica, junto al movimiento de animales no vacunados que contactan con perros de aquellas zonas, explican la aparición de estos casos, cuyo último exponente ha sido detectado en Ceuta el pasado mes de junio.

Anualmente la rabia produce la muerte de hasta 59.000 personas en el mundo. Esto se debe a la baja tasa de vacunación canina en las zonas endémicas y la falta de concienciación y conocimiento sobre esta enfermedad.

Más del 95% de los casos de rabia en humanos están producidos por la mordedura de un perro infectado. Es por ello por lo que la vacunación de los perros es el método de elección para controlar y eliminar la rabia en el mundo. La realización de las campañas de vacunación pretende conseguir una cobertura de al menos el 70% de la población canina existente, confiriendo así una inmunidad de ‘colectivo’ efectiva y un beneficio directo sobre la salud pública.

Los servicios veterinarios desempeñan un papel esencial en el desarrollo y la implementación de políticas para gestionar los riesgos para la salud animal. Al proteger la salud y el bienestar de los animales, contribuyen significativamente a mejorar la salud humana, así como la protección y la seguridad alimentaria. Por esta razón, necesitan métodos adecuados y efectivos para prevenir y controlar las enfermedades de los animales, y deben poder comunicarse y trabajar en estrecha colaboración con una amplia gama de partes interesadas, para que se pueda tomar una acción conjunta.

Paralelamente, es esencial que veterinarios, médicos y farmaceúticos trabajen juntos con el objetivo común de que el concepto de “una única salud” no defina únicamente una buena intención, sino que realmente sea un objetivo común que nos haga posible convivir ayudándonos mutuamente.

Para ello, es necesario invertir recursos y personas para que exista una buena vigilancia de la situación epidemiológica en animales y en seres humanos, con el objetivo de asegurar mejores métodos diagnósticos, más rápidos y sencillos y mejores sistemas de vigilancia, empleando nuevas tecnologías para acercarnos a los análisis científicos basados en big data.

Página 1 de 23

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder