Mostrando publicaciones por etiqueta: Planes sanitarios

 

 

El Ministerio de Agricultura está trabajando en el borrador de una nueva norma básica para adoptar actuaciones sanitarias en especies cinegéticas y de fauna silvestre en relación con la tuberculosis, según publica la Unión de Agricultores, Ganaderos y Silvicultores de la Comunidad de Madrid (Ugama). “El Ministerio admitiría así, de alguna manera y como ha defendido nuestra organización durante estos años, que el papel de la fauna silvestre como fuente de contagio de la tuberculosis bovina a la ganadería merecía de la adopción de medidas específicas y urgentes, porque el aumento de la incidencia de la enfermedad está demostrando que lo hecho hasta ahora no era suficiente”, señala la organización agraria.

La nueva norma, que de salir adelante prevé un horizonte de entrada en vigor en enero de 2019, introduce el elemento de la salud pública en el tratamiento de este problema, lo que permitiría que las actuaciones se decidan a nivel del Estado. Al mismo tiempo admite que la tuberculosis presenta implicaciones también sobre la economía, la biodiversidad y la calidad de las especies cinegéticas.

El Ministerio considera que las medidas incluidas en el Programa de Erradicación de la Tuberculosis no son suficientes, al actuar solamente sobre el ganado bovino, y que deben ampliarse a otras especies domésticas y silvestres y contar con la implicación de todos los actores y agentes implicados: administraciones, sectores ganaderos, cinegéticos, conservacionistas, científicos…

La norma establecería una nueva estructura de actuación, de manera que se identifican los factores de riesgo que en un determinado espacio contribuyen a hacer más peligrosa la enfermedad. Estos factores de riesgo incluyen estudios sobre presencia de especies silvestres sensibles, factores ambientales, evidencias de transmisiones entre ganado y fauna salvaje, estado de la enfermedad en el ganado, sistemas de manejo…

En función de la combinación de estos factores cada comarca o unidad epidemiológica se clasificaría en función de su nivel de riesgo (bajo, moderado o especial) y las medidas a implantar serían proporcionadas a dicho nivel, que afectarían tanto al ganado doméstico como a fauna cinegética y silvestre.

 

 

El presidente del Consejo General de Colegios Veterinarios, Juan José Badiola, y el presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, Jesús Aguilar, han suscrito la renovación del acuerdo marco de colaboración firmado por ambas entidades hace dos años, con el fin de continuar los trabajos desarrollados en el sistema de receta electrónica veterinaria.

Jesús Aguilar y Juan José Badiola en el momento de la firma.
Jesús Aguilar y Juan José Badiola en el momento de la firma.
 

En los próximos meses está previsto que se termine la integración entre el sistema de prescripción de medicamentos veterinarios “Prescrivet” del Consejo General de Colegios Veterinarios y el programa de dispensación de medicamentos veterinarios integrado en Nodofarma, la plataforma del Consejo General de Colegios Farmacéuticos.

Desde la firma del convenio en 2016 se ha avanzado en el sistema de dispensación de receta electrónica. Concretamente se ha abordado la validación de los servicios implementados y la homologación de los desarrollos para la puesta en marcha del proyecto. Está previsto que a lo largo del mes de septiembre se ultimen los trabajos para posteriormente llevar a cabo el pilotaje en la provincia de Toledo, según la Organización Colegial de Veterinaria Española en su web.

De esta forma, una vez finalizada la prueba piloto y realizadas las sugerencias de implantación, se posibilitará que las prescripciones de medicamentos veterinarios efectuadas en “Prescrivet” sean accesibles para las farmacias de todo el país a través de Nodofarma.

La implantación de la receta electrónica veterinaria supondrá un avance importante en beneficio de la salud animal y humana, mejorando el control de los medicamentos veterinarios. Así, se garantizará que las prescripciones de medicamentos veterinarios son realizadas por veterinarios (en ejercicio, colegiados y facultados para ello) y que las dispensaciones de los medicamentos veterinarios prescritos son realizadas por farmacéuticos (en ejercicio en las oficinas de farmacia autorizadas, colegiados y facultados para ello).

 

 

La Junta de Extremadura aprobó en el pasado mes de octubre un plan para luchar contra la tuberculosis caprina, que guarda una serie de evidentes diferencias con el más reciente de Andalucía, publicado oficialmente hace menos de una semana.

Las diferencias más significativas son las siguientes:

- Plan obligatorio en Extremadura. El plan aprobado en Extremadura asegura que la realización de pruebas para el diagnóstico es obligatoria, con el objetivo de conocer el estado sanitario de la cabaña ganadera. Se aplica de forma rutinaria la intradermotuberculinización de comparación en caprinos de seis meses o más de edad. La prueba sencilla se aplica a los caprinos de 45 días o más de rebaños sometidos a programas de calificación.

- Programa de calificación. Es voluntario en Andalucía para todos los ganaderos de caprino. En el caso de Extremadura, es obligatorio para aquellos rebaños caprinos que convivan con bovinos.

- Vacunación contra paratuberculosis. Se admite en Andalucía. En Extremadura se admite en varios supuestos, pero no en el caso de los rebaños que se sometan a la intradermotuberculinización sencilla. Si los caprinos han sido vacunados, deberán haber transcurrido al menos seis meses antes de realizar la prueba de diagnóstico.

- Vacío sanitario. La Junta de Extremadura podrá decretar el vacío sanitario si en una explotación hay un mínimo del 15% de positividad en animales, se han notificado zoonosis, se comercializa leche para elaborar productos con leche cruda o se convive con bovinos.

 

 

Rodrigo Sánchez Haro, consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, ha asegurado que el nuevo programa de calificación de explotaciones de tuberculosis caprina ha nacido como resultado de la “interlocución permanente y el consenso” con los profesionales y los veterinarios, con el objetivo de mejorar la aplicación del plan y su grado de implantación en la comunidad autónoma.

La norma, enriquecida por la “gran participación” y la “alta cantidad de sugerencias recibidas”, incorpora, además, como ha anotado Sánchez Haro, la posibilidad del sacrificio de animales positivos en los mataderos que soliciten formar parte del programa, algo, bajo sus palabras, “fundamental” para el éxito del mismo.

Sánchez Haro ha hecho alusión, además, a la inclusión del coste de la prueba diagnóstica de la tuberculosis caprina (anteriormente a cargo del titular de la explotación) dentro de los 19 millones de euros de ayudas asignados a las Agrupaciones de Defensa Sanitaria Ganadera (ADSG). En esta misma línea de colaboración, la administración autonómica también ha adquirido los medios necesarios para el diagnóstico de la tuberculosis caprina, que están a disposición de los veterinarios que realizan las pruebas.

Asimismo, ha diseñado un módulo específico para el Sistema Integrado de Gestión Ganadera de Andalucía (Siggan) que permite, desde la óptica de Sánchez Haro, la mejora en la gestión del programa de calificación de rebaños.


El organismo crea seis carteles que incluyen mensajes específicos dirigidos a veterinarios y ganaderos con el fin de fomentar el uso responsable de los antibióticos en este sector.

El Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos (PRAN) de los Ministerios de Sanidad y Agricultura que se desarrolla bajo la coordinación de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps), cuya directora es Belén Crespo, ha ampliado la campaña de concienciación dirigida a profesionales sanitarios “Ni menos, ni más. ¡Tú decides!”, con el objetivo de promover el uso prudente de los antibióticos entre los profesionales que trabajan en el ámbito veterinario, según publica Animal’s Health.aemps-antibioticos2

La campaña, según informa la Aemps en un comunicado, suma seis nuevos carteles que incluyen mensajes específicos dirigidos a veterinarios y ganaderos que trabajan en los sectores porcino, bovino, caprino, cunícola y avícola, así como el área de pequeños animales o mascotas. Además, un cartel general con un “checklist” o listado de tareas recuerda a todos los profesionales del ámbito veterinario las cuestiones fundamentales que deben considerar a la hora de prescribir o administrar antibióticos.

El diseño de los carteles ha considerado mensajes específicos basados en la situación y las necesidades de cada uno de los sectores: el poster dirigido a veterinarios y ganaderos del sector porcino incide en la necesidad de controlar el consumo de colistina; el dirigido al sector cunícola subraya la importancia del buen manejo e higiene de las explotaciones; en los sectores bovino, ovino y caprino se insiste en la relevancia de las pruebas de diagnóstico, y en el ámbito avícola se prudencia en la selección, dosificación y administración del tratamiento antibiótico. En el caso de los pequeños animales, el mensaje destaca la necesidad de utilizar siempre antibióticos de uso veterinario.

 

 

 

El programa de calificación de las explotaciones de Andalucía en función de la tuberculosis caprina ya es oficial desde este miércoles, día 27 de junio, fecha en la que se publicó en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA). Después de este trámite oficial, la administración autonómica está intensificando los contactos y las reuniones de coordinación con los servicios periféricos de la Junta para trasladar a la práctica el programa de tuberculosis caprina, teniendo en cuenta además las necesidades de una comunidad autónoma con una gran superficie y un elevado número de oficinas comarcales agrarias y veterinarios implicados en la lucha contra esta enfermedad.

Manuel Fernández Morente, jefe de Sanidad Animal de la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía, es la persona encargada de realizar todas estas labores de coordinación.

La parte que requiere una mayor coordinación es el diagnóstico de la tuberculosis en las explotaciones caprinas que participen en el programa. La ejecución de las pruebas diagnósticas podrá ser efectuada por el personal veterinario de las Agrupaciones de Defensa Sanitaria Ganadera (ADSG) o personal veterinario autorizado.

La prueba oficial diagnóstica autorizada para el diagnóstico oficial de la tuberculosis caprina para rebaños que vacunan frente a paratuberculosis y que no estén calificados será la intradermotuberculinización de comparación. Para rebaños que no vacunan frente a paratuberculosis y que no estén calificados, será la intradermotuberculinización simple.

 

 

El plan de agalaxia contagiosa en Castilla y León, que se desarrolla de forma pionera en esta comunidad autónoma desde hace dos años, finalizó el pasado ejercicio 2017 con un total de 31 explotaciones de ovino y caprino que presentaron algún análisis positivo de las 148 ganaderías de pequeños rumiantes que se han sometido de forma voluntaria a este programa. Se trata de un índice de positividad del 20,8% para un censo total analizado de 129.098 animales.

Además, teniendo en cuenta los datos de entregas oficiales del FEGA, con un total de 2.619 explotaciones que vendieron leche de oveja y de cabra en el pasado mes de marzo, las 148 explotaciones analizadas representan un total del 5,6% de las ganaderías de ovino y caprino de la comunidad autónoma. Además, el censo medio de las explotaciones analizadas es de 866 animales.

En el análisis por provincias, León y Zamora son las dos zonas de la comunidad autónoma con un mayor número de ganaderías analizadas. En León, 7 de las 46 explotaciones dieron positivo, lo que significa un 15,2% de positividad, mientras que en Zamora los datos fueron peores, con 10 de las 42 ganaderías con presencia de la enfermedad, por lo que la positividad sube hasta el 23,8%. Respecto al resto de provincias, los datos son los siguientes: Ávila (6 positivas de 20: 30%); Burgos (0 positivas de 4); Palencia (3 positivas de 14: 21,4%); Salamanca (0 positivas de 3); Segovia (1 positiva de 8: 12,5%); Soria (sin explotaciones analizadas); Valladolid (3 positivas de 11: 27,3%).

 

 

La 86 Sesión General de la Organización Mundial de la Sanidad Animal (OIE) fue la oportunidad de presentar a los Países Miembros un panorama general de la situación actual de la sanidad animal en el mundo y analizar las tendencias en la evolución de las enfermedades prioritarias de los animales terrestres y acuáticos. Además, se reconocieron nuevos estatus sanitarios oficiales para un total de diez países.

En este sentido, se recalcó que la peste de pequeños rumiantes es una de las enfermedades prioritarias del GF-TADs (Programa Global para el Control Progresivo de las Enfermedades Transfronterizas de los Animales de la FAO y la OIE). En el 2015, se adoptó una estrategia mundial para su control y erradicación para el año 2030. Desde entonces, nuevos países han declarado brotes de la enfermedad, lo que demuestra la urgencia de mejorar las medidas de prevención y control, como lo define la estrategia mundial. Además, Madagascar, Perú y Uruguay se han reconocido como libres.

 

 

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) ha publicado un listado actualizado con las vacunas frente a la lengua azul con autorización vigente en España. En total, son 85 las autorizaciones en vigor, que hacen referencia a distintos tipos de vacunas y dosis.

La institución española recuerda que este listado es informativo y que “frente a una eventualidad legal de cualquier particular relativo a las condiciones de autorización del producto, es necesaria la certificación” de la Aemps.

La lengua azul o fiebre catarral ovina es una enfermedad incluida en el Código Sanitario para los animales terrestres de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y en la lista de enfermedades de declaración obligatoria de la Unión Europea. Se trata de una enfermedad vírica transmitida por mosquitos que afecta a sectores ganaderos como el ovino, caprino.

Según los datos oficiales, España afronta el 2018 con las cifras más bajas de los últimos años en focos de lengua azul. Las autoridades veterinarias españolas sólo confirmaron la presencia de diez focos en el territorio español durante el año 2017. Estas cifras se sitúan entre las más bajas de los últimos años, en comparación con los 424 casos que se registraron en 2014.

 

Documento oficial: https://www.aemps.gob.es/medicamentosVeterinarios/saludVeterinaria/lengua-Azul/docs/listado-lengua-azul.pdf 

 

 

Durante el pasado año 2017, hubo 218 explotaciones de caprino en Extremadura que dieron positivo a tuberculosis, entre las más de 3.500 investigadas. Por lo tanto, se trata de un índice de prevalencia acumulada por ganadería del 6% y un 3% en el caso de los animales. Así se explicó en la Mesa de la Tuberculosis, celebrada por la Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio de la Junta de Extremadura, según publica La Crónica de Badajoz.

Según explica la administración regional, la mayoría de los casos positivos han estado ligados a las explotaciones lecheras, ya que la convivencia de los animales hace más fácil la transmisión de la enfermedad.

Por otra parte, en la reunión se informó de que el Ministerio de Agricultura está ultimando el borrador de un decreto que establecerá una serie de condiciones sanitarias para todas las explotaciones de especies cinegéticas.

Página 1 de 10

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder