xixforo banner actas 1000x170

Mostrando publicaciones por etiqueta: Planes sanitarios

 

 

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) ha publicado el ‘Programa Nacional Plurianual de Vigilancia, Control y Erradicación de la Encefalopatía Espongiforme de los Pequeños Rumiantes (tembladera)’, en el que se describen las acciones para controlar el scrapie durante los años 2018 y 2019.

Las Encefalopatías Espongiformes Transmisibles (EET) son enfermedades neurodegenerativas causadas por priones que producen espongiosis cerebral. Este grupo de enfermedades afecta a diferentes especies animales y al hombre. En los pequeños rumiantes se conoce desde el siglo XVIII una EET, la tembladera, conocida también como prurigo lumbar o scrapie clásico. Más recientemente se han detectado formas atípicas de scrapie que muestran un comportamiento diferente al del scrapie clásico por su epidemiología y patología. En 2005 apareció en Francia el primer, y hasta hoy único, caso de EEB en ganado caprino.

En 1994 España comienza a aplicar medidas para prevenir, controlar y erradicar las EET mediante el control de las harinas de carne en pienso. Desde 1997 se realizaron programas de control y vigilancia de EET basados en una vigilancia pasiva que seguían los criterios de la Organización Mundial de la Salud Animal (OIE) y en aplicación de la normativa comunitaria.

Ante la aparición del primer caso de EEB en España, el 22 de noviembre de 2000, se publica el Real Decreto 3454/2000, por el que se establece un Programa Integral Coordinado de Vigilancia y Control de las EET de los animales. La publicación de esta norma se justifica por la necesidad de realizar actuaciones concretas, destacando los programas de vigilancia activa (investigación en grupos de riesgo), de control de sustancias empleadas en la alimentación de animales, de inspección de establecimientos de transformación de subproductos y animales muertos y de control de los materiales especificados de riesgo.

Las estrictas medidas de erradicación en los focos de scrapie se adoptaron sobre la posibilidad teórica de que estos animales pudieran padecer EEB. En la actualidad la situación ha cambiado al haberse desarrollado los test diagnósticos discriminatorios que permiten diferenciar la EEB del scrapie. Con la publicación del Reglamento 36/2005, la estrategia de vigilancia epidemiológica de EET en pequeños rumiantes incluye la realización rutinaria de pruebas discriminatorias entre EEB y tembladera, que deben llevarse a cabo en todos los casos confirmados de tembladera. Hasta la fecha, se ha descartado la posible presencia de EEB en pequeños rumiantes en todos los casos de tembladera en los que se han llevado a cabo estas pruebas discriminatorias en nuestro país (tanto en aplicación del citado Reglamento, como en todos los casos de tembladera anteriores a la fecha de entrada en vigor del mismo).

Debido a una mejoría general de la situación epidemiológica en la UE y a los nuevos conocimientos científicos, en julio de 2010 la Comisión publicó la ‘Nueva Hoja de Ruta’ cuyo objetivo es el estudio de la flexibilización de las medidas relativas a las EETs, siempre que se garantice la seguridad alimentaria

El presente programa se ajusta, tanto en vigilancia, como en medidas de erradicación a lo establecido en el Reglamento 999/2001. Si fuese necesario, se procedería a la reevaluación y re-diseño del mismo, según los nuevos requerimientos.

El objetivo del programa es doble:

- Conocer la situación epidemiológica de la cabaña de pequeños rumiantes (ovinos y caprinos) frente a la tembladera.

- Detección de la enfermedad y puesta en marcha de las medidas para su erradicación.

 

Documento completo: http://www.mapama.gob.es/es/ganaderia/temas/sanidad-animal-higiene-ganadera/pn_tembladera2018-2019_tcm7-476325.pdf 

 

 

A raíz de un caso clínico desarrollado en una explotación de ganado ovino al sur de Brasil, y en base en el análisis clínico, patológico y molecular, fue posible determinar la existencia de microftalmia hereditaria en corderos de raza Texel asociados con el SNP c.338G> C en el gen PITX3 por primera vez en Brasil.

El resultado de este estudio es una advertencia para veterinarios y mejoradores, enfatizando la importancia de considerar esta enfermedad en el diagnóstico diferencial de enfermedades congénitas. Además, se llegó a la conclusión de que la introducción de animales portadores es necesaria para la propagación de la enfermedad en el rebaño.

Este caso clínico se ha publicado en la revista Small Ruminant Research y está firmado por los siguientes autores: Maiara Aline Gonçalves, Paula Reis Pereira, Raquel Aparecida Sales da Cruz, Welden Panziera, Danilo Giorgi Abranches de Andrade, José Paes de Oliveira Filho, Alexandre Secorun Borges, Luciana Sonne y David Driemeir.

 

La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) está rediseñando y transformando Wahis en un sistema tecnológicamente más avanzado y fácil de usar, con muchas funciones que antes no estaban disponibles. Esta nueva plataforma se denomina Wahis+. El sistema principal se completará en 2019, aunque siempre seguirá en constante evolución, lo que representará un gran beneficio para los usuarios, que tendrán a su disposición una plataforma moderna y dinámica para notificar su situación zoosanitaria.

La plataforma Wahis, actualizada y renovada, facilitará para los usuarios la colecta y la notificación de datos, al igual que la carga de información proveniente de sus propias bases de datos. La nueva interfaz también permitirá consultar, analizar y extraer la información de manera más rápida y en distintos formatos. Otras funciones de la plataforma serán:

- Wahis+ ofrecerá datos geoespaciales de mayor calidad y más fiables, que permitirán que los Países Miembros de la OIE efectúen análisis de riesgo exhaustivos.

- Los datos de Wahis+ podrán aplicarse en una gran variedad de programas analíticos.

- Los mapas serán interactivos, lo que permitirá una presentación dinámica de la información sobre las enfermedades animales.

- Las alertas de la aplicación móvil Wahis se actualizarán para permitir una difusión más rápida y una consulta inmediata de las mismas.

- Wahis+ ofrecerá una interconexión directa y estandarizada con otros sistemas de información internacionales o regionales, e integrará diversas y valiosas fuentes de información para que los usuarios puedan compartir y diversificar sus datos, en colaboración con las partes interesadas de la OIE.

- La plataforma permitirá una búsqueda de datos ampliada con herramientas automáticas de extracción.

- Los datos genómicos vinculados con los datos epidemiológicos en Wahis+ reforzarán la trazabilidad de las enfermedades y contribuirán al análisis relacionado con la epidemiología genética.

Wahis+ será una plataforma dinámica y flexible, diseñada para evolucionar a la par del desarrollo de nuevas tecnologías o del cambio de las normas internacionales.

La peste de los pequeños rumiantes (PPR) es contagiosa, transfronteriza y tiene impactos socioeconómicos negativos considerables sobre los ingresos de los ganaderos y, en particular, sobre los medios de subsistencia y la seguridad alimentaria de los ganaderos rurales más vulnerables, principalmente las mujeres. La OIE y la FAO, en su estrategia conjunta para el control y la erradicación de la peste de pequeños rumiantes (PPR), establecieron como objetivo erradicar la enfermedad en 2030, un objetivo que está “por el buen camino”, según anuncia la propia OIE. La similitud entre el virus de la PPR y el virus de la peste bovina permite que la experiencia adquirida en la erradicación de la peste bovina pueda ser utilizada en la estrategia de erradicación.

 

 

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) ha publicado su ‘Programa nacional voluntaria de vigilancia, control y erradicación de la agalaxia contagiosa ovina y caprina 2018-2020’. Con este plan, se pretende dar uniformidad a todos los trabajos que se han realizado hasta el momento en las diferentes comunidades autónomas, con el objetivo de ir avanzando en el control de la enfermedad y estableciendo un sistema de certificación de explotaciones de pequeños rumiantes.

Esta enfermedad presenta una compleja etiología especialmente en el ganado caprino, ya que hasta cuatro especies de micoplasmas pueden estar implicadas en la infección. Dicha especie animal se ve afectado por Mycoplasma agalactiae (Ma), Mycoplasma mycoides subsp. capri (Mmc), Mycoplasma capricolum subsp. capricolum (Mcc) y Mycoplasma putrefaciens (Mp) habiéndose descrito su presencia

tanto en la península como en el archipiélago canario. Es importante considerar, por las posibles consecuencias que pueda tener en la lucha frente a la enfermedad, que Ma es el principal agente etiológico de la AC caprina en el territorio peninsular, seguido de Mmc. Por el contrario, esta última especie de micoplasma, es la más frecuentemente descrita en las Islas Canarias.

Por otro lado, en el ganado ovino, el principal agente causal de la enfermedad es Ma, no habiéndose descrito infecciones de importancia por el resto de agentes etiológicos de la AC en el ganado ovino español.

A pesar de la ausencia de datos a nivel general, varios estudios realizados especialmente en los últimos veinte años han evidenciado la presencia y difusión de la AC en la cabaña ovina y caprina española.

De esta forma, el objetivo es establecer un programa sanitario voluntario de vigilancia y control de la enfermedad, unas calificaciones sanitarias al respecto y la implantación de medidas de manejo e higiene complementarias. No se contemplan sacrificios obligatorios de animales.

El programa se dirige principalmente a las explotaciones productoras de leche, si bien podrá acogerse al programa cualquier explotación de ovino-caprino que esté calificada como M3 o M4 y sin restricciones en materia de EETs por scrapie clásico. Los titulares de explotaciones podrán acogerse a este plan mediante la firma de un compromiso de aplicación de este programa voluntario durante al menos tres años.

En todas las explotaciones que se incluyan dentro de este programa se realizará anualmente una encuesta epidemiológica. Los titulares de las explotaciones deberán contar con el asesoramiento de un veterinario de explotación, ADS o asociación ganadera.

Además, en función de la aptitud productiva y de si se vacuna o no, habrá diferentes medidas de control en los rebaños, como hisopos, muestras de tanque o serologías. En el enlace al final de este artículo, se puede acceder al programa que detalla las medidas que se harán en cada una de las explotaciones adscritas.

 

Calificaciones sanitarias

Se establecen las siguientes calificaciones sanitarias:

- Explotación oficialmente indemne a agalaxia contagiosa (AC4). Las que han obtenido durante dos años de aplicación del mismo todos los resultados negativos, que no han vacunado y que todos los animales incorporados con posterioridad a la realización de la primera prueba proceden de rebaños oficialmente indemnes o negativos AC2- a agalaxia.

- Explotación indemne a agalaxia contagiosa (AC3). Las que han obtenido durante dos años todos los resultados negativos, y existen en el rebaño animales vacunados. Habrá unas pruebas de mantenimiento para continuar con la misma certificación.

- Explotación negativa a agalaxia contagiosa (AC2-). Las que obtienen resultados negativos durante un año.

- Explotación en vigilancia de agalaxia contagiosa (AC2). Incluidas en el programa, pero no están en ninguno de los tres supuestos anteriores.

- Explotación sin programa de vigilancia y control (AC1). No incluidas en el plan.

 

Más información: http://www.mapama.gob.es/es/ganaderia/temas/sanidad-animal-higiene-ganadera/pn_agalaxia_2018-2020_tcm7-476716.pdf 

 

Los programas contemplan las vacunaciones, desparasitaciones, el control de las enfermedades de declaración obligatoria, el saneamiento ganadero, etc.

La Comunidad de Madrid destinará 900.000 euros a ayudas para financiar programas sanitarios ganaderos en la región que fomenten la prevención, control, vigilancia y erradicación de determinadas enfermedades de los animales.

Las beneficiarias son pequeñas y medianas explotaciones ganaderas de la Comunidad, aunque las subvenciones las solicitan y reciben las Agrupaciones de Defensa Sanitaria Ganadera, que son las responsables de ejecutar las actuaciones.

Los programas contemplan las vacunaciones, desparasitaciones, el control de las enfermedades de declaración obligatoria, el seguimiento sanitario, el saneamiento ganadero o la detección, tratamiento y erradicación de patologías como la tuberculosis bovina, la brucelosis (bovina, ovina y caprina), la gripe aviar, la peste porcina africana o la lengua azul.

Entre 2013 y 2017 el Gobierno Regional ha concedido ayudas por valor de 4,6 millones de euros para estas labores de prevención y lucha contra enfermedades de la cabaña ganadera y zoonosis. Se trata, además, de subvenciones cofinanciables por el Fondo Europeo de Orientación y Garantía Agrícola (FEOGA) y el Gobierno de España.

En la Comunidad de Madrid están reconocidas actualmente 21 Agrupaciones de Defensa Sanitaria Ganadera, integradas por 1.810 explotaciones de ganado bovino, ovino, caprino, porcino, equino y aviar. Son entidades asociativas constituidas con carácter voluntario por ganaderos que actúan dentro del ámbito de la Comunidad de Madrid para conseguir, mediante la puesta en práctica de un programa común, la mejora sanitaria y productiva de las explotaciones.

Para ser reconocidas como tales, las Agrupaciones de Defensa Sanitaria Ganadera deben tener personalidad jurídica propia, dotarse de unos estatutos de funcionamiento y disponer de al menos un veterinario responsable de desarrollar las funciones sanitarias.

El control de la sanidad animal y de sus productos es un punto clave en la seguridad alimentaria, que garantiza la puesta en el mercado de productos sanos y seguros.

 

Por otro lado, varias de las enfermedades sujetas a control oficial son zoonosis, es decir, se transmiten entre el hombre y los animales, por lo que la detección de animales enfermos antes de su entrada en la cadena alimentaria es de absoluta importancia para garantizar seguridad y calidad al consumidor.

 

Los parásitos gastrointestinales son una de las principales restricciones a la producción de pequeños rumiantes. Su importancia patológica se relaciona principalmente con las principales pérdidas de producción, en cantidad o calidad, inducidas por la acción directa de los gusanos. El control de estos parásitos se basa exclusivamente en el uso frecuente de fármacos antihelmínticos. Sin embargo, la resistencia a los antihelmínticos en las poblaciones de lombrices después de la comercialización de drogas químicas ahora está muy extendida. Por lo tanto, existe la necesidad de encontrar nuevos recursos naturales para garantizar un tratamiento y control sostenible y efectivo de estos parásitos.

De esta forma, se proyectó un estudio en Palestina con el objetivo de evaluar la actividad antihelmíntica, como concentración inhibitoria mínima (CI 50 mg / ml), de diferentes extractos de plantas usando ensayo de inhibición de exfoliación larval usando una población de dos especies pero estable de nematodos parásitos (aproximadamente 20% de Teladorsagia circumcinta y 80% de Trichostrongylus colubriformis).
El estudio mostró que los extractos etanólicos de 22 de los 48 extractos de plantas, obtenidos de 46 especies de plantas, tienen un efecto inhibitorio> 50% (a concentraciones de 100 mg / ml) en las larvas de la tercera etapa (L3) de los nematodos exhibidos la actividad de inhibición más fuerte (94%) con IC50 de 0,02 mg / ml, donde otros miembros de la familia ‘Rhamnaceae’ han demostrado poseer una fuerte actividad antihelmíntica (70-89%).
Como conclusión, los extractos vegetales son recursos ricos potenciales de antihelmínticos para combatir enfermedades helmínticas. Los resultados sugieren que los extractos de ‘Rhamnus elaternus’, ‘Epilobium hirsutum’, ‘Leucaena leucocephala’ y ‘Rhamnus palaestinus’ tienen una prometedora actividad antihelmíntica, con aplicaciones potenciales en la terapéutica animal y la alimentación.

Este estudio se ha publicado en la prestigiosa revista científica BMC Veterinary Research con un artículo firmado por los siguientes autores: Rana Majed Jamous, Mohammed Saleem Ali-Shtayeh, Salam Yousef Abu-Zaitoun, Alex Markovics y Hassan Azaizeh.

La Unión Europea se une a la  Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)  en una campaña mundial para erradicar la peste de los pequeños rumiantes (PPR). Se trata de una enfermedad animal viral altamente contagiosa y devastadora que causa grandes pérdidas en regiones que alojan a millones de personas, muchas de ellas en situación de pobreza.

El comisionado europeo para la Cooperación y el Desarrollo Internacional, Neven Mimica, acordó celebrar en Bruselas, durante el primer semestre de 2018, una conferencia de donantes para la PPR. Se trata de un foro destinado a motivar a los países para que realicen inversiones y confirmen sus compromisos políticos con esta iniciativa, y a la comunidad de donantes para que se comprometa en apoyar al Programa Mundial para la Erradicación de la PPR.

Mimica hizo el anuncio durante una reunión mantenida con el director general de la FAO, José Graziano da Silva; y con la directora general de la OIE, Monique Eloit. “Quiero felicitar a la Organización Mundial de Sanidad Animal y a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura por su liderazgo en la labor para avanzar hacia el control y la eventual erradicación de esta enfermedad animal. Fuimos socios sólidos en la erradicación mundial de la peste bovina en 2011. Juntos, nos comprometemos a ayudar a las poblaciones de pastores, especialmente en los países más frágiles, donde los pequeños rumiantes representan a menudo un medio de subsistencia para las poblaciones” declaró Mimica.

La PPR tiene efectos adversos sobre los medios de subsistencia, la seguridad alimentaria y el empleo, en particular de mujeres y jóvenes. Esta enfermedad consolida y exacerba tanto la pobreza como la malnutrición. En los países y regiones más vulnerables con grandes poblaciones de campesinos propietarios de pequeños rumiantes, la pérdida de ganado puede generar una inestabilidad socioeconómica, contribuir a una crisis de la sociedad civil, provocar conflictos y, en los casos más graves, puede incluso fomentar el terrorismo", explicó Graziano da Silva.

 “Respaldar a los servicios de sanidad animal es una etapa clave para una estrategia exitosa de erradicación de la PPR y representará una inversión sostenible creando oportunidades para controlar otras enfermedades prioritarias. Nos complace saber que la UE se ha comprometido a respaldarnos en este ambicioso pero necesario proyecto. La implementación conjunta de este programa técnicamente factible nos aportará beneficios generacionales no sólo para la sanidad animal, la seguridad alimentaria y la disminución de la pobreza, sino también en materia de resiliencia de las poblaciones más desfavorecidas”, dijo Eliot.

Desde que fue identificada por primera vez en Costa de Marfil en 1942, la PPR se ha diseminado por más de 70 países en África, Oriente Medio y Asia (en septiembre de 2016, Mongolia reportó su primer caso de PPR). Más del 80% de la población mundial de ovinos y caprinos se encuentran en estas regiones, en las que muchas familias dependen de los productos como la leche de cabra, la carne de cordero y la lana para su nutrición y subsistencia. La FAO estima que cerca de 300 millones de explotaciones familiares alrededor del mundo dependen de los pequeños rumiantes para alimentarse y conseguir ingresos.

La Unión Europea, la OIE y la FAO acordaron asumir el liderazgo para cumplir con este objetivo, trabajando estrechamente con otros socios y sectores interesados y con el fin de respaldar los esfuerzos regionales y nacionales para erradicar la PPR de la faz de la tierra.
En octubre de 2016, la OIE y la FAO lanzaron un programa mundial con un presupuesto de 996 millones de dólares estadounidenses para la primera fase de lo que será un esfuerzo de 15 años para erradicar la PPR para el 2030.

La enfermedad causa pérdidas anuales mundiales que oscilan entre 1.400 y 2.100 millones de dólares. Mientras que la enfermedad es altamente letal para los pequeños rumiantes, llevándose consigo al 90% de los animales infectados, es fácilmente prevenible con vacunas efectivas y económicas que pueden administrarse a bajos costos y que protegen a los animales de por vida.

El virus tiene también una fase infecciosa relativamente breve y no sobrevive mucho tiempo fuera de su hospedador, lo que lo convierte en el candidato ideal para un esfuerzo coordinado de erradicación.

“Erradicar la PPR contribuirá a la seguridad alimentaria y a la nutrición, al alivio de la pobreza y al fortalecimiento de la resiliencia de las poblaciones mas desfavorecidas. Tendrá un rol clave en el logro de los objetivos de desarrollo sostenible”, señala la OIE.

La Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) pidió hoy ampliar la campaña de vacunación del ganado para frenar un virus que se ha expandido rápidamente por el este de Europa y los Balcanes.
La agencia señaló en un comunicado que la llamada dermatosis nodular contagiosa, que se transmite por picaduras de insectos, puede ser mortal para los animales -si bien no afecta a los seres humanos- y ocasionar graves pérdidas a los pequeños ganaderos.
La enfermedad estaba localizada en África hasta que en 2013 apareció en Turquía y se extendió por nueve países de Europa oriental y los Balcanes.
"Aunque el brote en Europa se contuvo en abril tras las vacunaciones en masa, hemos visto resurgir la enfermedad en los últimos meses en Albania, Grecia y Macedonia. Es otra señal de alarma más de que aún no ha sido totalmente controlada", aseguró Ren Wang, director general adjunto de esa organización.
La FAO reclamó que incluso los países que no se hayan visto afectados por el momento lleven a cabo la vacunación de animales en función del riesgo para evitar que la dermatosis nodular siga propagándose.
La campaña de prevención en Croacia, Bosnia-Herzegovina y Serbia serviría, por ejemplo, para crear una zona tampón y evitar que el virus llegue hasta Hungría y Rumanía.
Entre las medidas disponibles, el sacrificio sistemático de todos los animales de una granja infectada debería ser el último recurso por el perjuicio que pueda suponer para la economía de los campesinos, según la nota.

Se ha realizado un estudio en Pakistán con el objetivo de obtener información básica sobre la presencia y distribución de peste de los pequeños rumiantes (PPR) en el país asiático, cuantificando la seroprevalencia de esta infección en todas las provincias y regiones del país.

Para diseñar un programa de control adecuado y monitorear su progreso, se necesita información sobre la ocurrencia de la enfermedad en la población. Se hallaron diferencias en la seropositividad, que podría atribuirse al movimiento de los animales ya las condiciones agroclimáticas de las zonas. Los factores de riesgo cubiertos en el estudio fueron la temporada, así como la edad y el sexo de los animales.

El estudio se publicó en la prestigiosa revista científica Small Ruminant Research y está firmado por varios investigadores del país asiático (Muhammad Abubakar, Aamir Bin Zahur, Muhammad Afzal y Qurban Ali), con el apoyo de José González, del Instituto de Bioveterinaria de Wageningen (Países Bajos).

 

 

Página 1 de 7

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder