foro18 banner acta 1000x132 v1

Mostrando publicaciones por etiqueta: Planes sanitarios

En el contexto de la mejora de la competitividad de las pequeñas y medianas empresas, la Consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León ha presentado un proyecto para el impulso y desarrollo de las empresas ganaderas de ovino y caprino mediante aplicación de programas sanitarios y reproductivos innovadores, que actualmente está en una fase avanzada de tramitación, para su aprobación.

Dicho proyecto, del que la Consejería de Agricultura y Ganadería es beneficiario principal, y que tiene como único socio la Escola Politécnica de Bragança, tiene como objetivo impulsar programas innovadores que permitan mejorar la calidad de los productos y la productividad de las empresas de explotación ovina y caprina para fomentar la competitividad y viabilidad de dichas empresas, reactivando la economía de la zona y su internacionalización y mejorando su posicionamiento en el mercado internacional, mediante la transferencia de conocimiento a ambos lados de la frontera.

El proyecto aproxima la innovación a estas empresas, estableciendo programas de formación para empresarios, programas de control para la enfermedad de Maedi Visna-CAE y Agalaxia contagiosa, y plan de selección genética y reproductiva en estas empresas, que permita la mejora de las producciones y de la competitividad para la exportación.

La Comunidad Valenciana está preparando una normativa para el desarrollo del Programa de Control y Erradicación de Tuberculosis Caprina y el procedimiento para la calificación sanitaria de las explotaciones ganaderas caprinas, según figura en la web de la comunidad autónoma. Esta disposición sería aplicable a todas las explotaciones de animales de reproducción de la especie caprina asentadas en la Comunidad Valenciana y a aquellos rebaños procedentes de otras comunidades autónomas que tengan como destino explotaciones ganaderas caprinas de reproducción de la comunidad.

 Calificaciones sanitarias

La calificación sanitaria que ostentarán las explotaciones en función de su situación en relación a la tuberculosis caprina será la siguiente:

a) Explotación TC1. Aquella explotación de la que no existen antecedentes clínicos o diagnósticos con respecto a la tuberculosis caprina.

b) Explotación TC2. Aquella explotación en las que se conocen los antecedentes clínicos y su situación en cuanto a la reacción a la prueba de la tuberculina. Se considera TC2 negativa (TC2-) la explotación en la que se conocen los antecedentes clínicos, no habiendo casos de sintomatología o lesiones compatibles, que en caso de haberlas no se ha aislado el agente infeccioso, y que en la última prueba de diagnóstico realizada a todo el censo susceptible por su edad de ser examinado, la haya superado con resultado favorable. Se considera TC2 positiva (TC2+) la explotación en la que se conocen los antecedentes clínicos y se ha observado sintomatología o lesiones compatibles, o en la que se ha aislado el agente infeccioso a partir de muestras obtenidas de un animal sacrificado, o en la que se detectaron reaccionantes positivos a la última prueba de diagnóstico realizada.

c)Explotación TC3: Explotación oficialmente indemne de tuberculosis.

d) Explotación TCR: La explotación T3 a la que se le retira la calificación de tuberculosis por haber registrado casos confirmados de tuberculosis o por no haber realizado las pruebas para el mantenimiento de calificación

 e) Explotación TCS: La explotación T3 a la que se le suspende temporalmente el estatus sanitario mientras se realizan las pruebas de diagnóstico y/o análisis oportunos para confirmar o descartar la presencia de la enfermedad.

 Calificación de pastos

Aquellos pastos compartidos por rebaños de bovinos y caprinos o compartidos por diferentes rebaños de caprinos ostentarán la calificación sanitaria frente a la tuberculosis correspondiente al rebaño con menor estatuto sanitario de los que integren el grupo.

 Frecuencia y tipo de prueba.

Todas las explotaciones de reproducción de animales de la especie caprina de la Comunidad Valenciana que participen en el programa deberán someterse al menos a un control anual frente a la tuberculosis.

- Pruebas para obtención de la calificación. Consistirán en dos pruebas de IDTB con resultados favorables a todos los animales susceptibles de ser chequeados por su edad con un intervalo mínimo de 2 meses y máximo de 4 entre ambas pruebas.

- Pruebas de mantenimiento de la calificación. Consistirá en una IDTBs anual llevada a cabo en todos los caprinos de la explotación a partir de los 4 meses de edad.

- Aquellas explotaciones que hayan obtenido un resultado no favorable con reaccionantes positivos, serán sometidas a nuevas pruebas de diagnóstico hasta conseguir resultados favorables; las siguientes pruebas se realizarán siempre entre los 60 y 90 días posteriores a la eliminación de los reaccionantes positivos.

- Cuando los rebaños caprinos compartan pastos o instalaciones con rebaños de bovinos, ambos constituirán una única unidad epidemiológica y por tanto serán sometidos a las pruebas de diagnóstico de la tuberculosis de forma simultánea cada vez que sea necesario, conforme a lo establecido en el Programa Nacional de Erradicación de Tuberculosis Bovina.

- Aquellos animales que hayan ofrecido una reacción dudosa a la prueba de IDTB serán sometidos a una nueva prueba de IDTB transcurridos un mínimo de 45 días y un máximo de 60 de la anterior con la misma técnica empleada anteriormente. Cualquier resultado que no sea negativo, será considerado positivo.

 Paratuberculosis

Con la finalidad de poder llevar a cabo una planificación efectiva de los medios necesarios para abordar cada año la ejecución del programa, deberá conocerse de forma real la situación de los rebaños participantes en el programa con respecto a la paratuberculosis. Para ello, los titulares de todas las explotaciones caprinas de la Comunidad Valenciana deberán de informar de los programas sanitarios implantados que incluyan la vacunación de paratuberculosis.

 Indemnizaciones

Los titulares de las explotaciones ganaderas incluidas en el presente programa y que, como consecuencia de la aplicación de éste deban llevar a cabo el sacrificio obligatorio de animales, tendrán derecho a una indemnización compensatoria conforme establece la normativa de la Comunidad Valenciana.

El sector ganadero de los pequeños rumiantes está cada vez más profesionalizado. Esto ha ido comportado un incremento del interés para la prevención de la salud de sus animales. Actualmente se están llevando a cabo programas sanitarios oficiales voluntarios contra la lucha contra nuevas enfermedades.

Con este objetivo, el IRTA ha organizado un seminario que tiene como objetivo divulgar y formar en los nuevos programas sanitarios oficiales de los pequeños rumiantes a los veterinarios habilitados para la ejecución de los mismos. Mediante una formación teórica y práctica se trabajará los programas voluntarios para la calificación de las explotaciones de scrapie y agalaxia contagiosa.

Esta jornada se celebra este martes, día 19 de marzo, en las instalaciones del IRTA en Cerdanyola del Vallès (Barcelona).

 

Programa

8.45 horas. Inscripciones y recogida de documentación.

 

9.00 horas. ‘Práctica de muestras de EET’. Enric Vidal Barba (investigador del Laboratorio Priocat).

11.00 horas. Pausa.

11.30 horas. ‘Normativa de calificación de scrapie’. Nacho Plasencia Martín (veterinario del Servicio de Prevención en Sanidad Animal del DARP).

12.30 horas. ‘Enfermedad de scrapie o tembladera ovina’. Enric Vidal Barba (investigador del Laboratorio Priocat).

13.30 horas. ‘Procedimiento para la calificación de agalaxia’. Irene Mercader Prats (jefe de Sección de Programas Sanitarios del Servicio de Prevención en Sanidad Animal del DARP).

14.00 horas. Clausura de la jornada.

La obtención, mantenimiento, suspensión y recuperación de calificación de tuberculosis del ganado caprino se realizará en la Comunidad Autónoma de Extremadura conforme a los siguientes criterios.

 Obtención del estatuto de Explotación Caprina Oficialmente Indemne de Tuberculosis (TC3)

La autoridad competente en materia de sanidad animal otorgará el estatuto de oficialmente indemne de tuberculosis a la explotación caprina que:

- No haya registrado casos de sintomatología o lesiones compatibles con la tuberculosis en los 12 meses anteriores.

- Que se hayan realizado dos pruebas diagnósticas de intradermotuberculinización con resultado negativo, con un intervalo mínimo de 6 meses.

- En aquellos rebaños que estén realizado pruebas diagnósticas para calificación y su resultado sea negativo, pero aún no estén calificados, sólo podrán introducirse caprinos que procedan de rebaños que hayan sido controlados en el último año frente a la tuberculosis con resultado negativo (calificación equivalente a TC2 negativa) y en la que los animales de edad igual o superior a 45 días objeto de movimiento hayan sido sometidos a una prueba IDTBs previa con resultado negativo.

- En el caso de nuevos rebaños constituidos sólo de animales procedentes de rebaños TC3 (o calificación equivalente en otra Comunidad Autónoma), se mantendrá el estatus de explotación caprina oficialmente indemne de tuberculosis con una sola prueba IDTBs negativa realizada entre los 60 días y los 90 días después de la constitución del rebaño, en caprinos de edad igual o superior a los 45 días.

 Mantenimiento del estatuto de Explotación Caprina Oficialmente Indemne de Tuberculosis (TC3)

La explotación caprina oficialmente indemne de tuberculosis mantendrá el estatuto si:

- Siguen sin registrarse casos de tuberculosis en la explotación.

- Se realiza al menos una prueba anual con IDTBs, con resultado negativo, a todos los animales de edad igual o superior a 45 días.

- La prueba se realizará antes de transcurridos 12 meses de la prueba anterior calificable.

 Suspensión de la calificación sanitaria TC3 (TCs)

La calificación sanitaria TC3 será suspendida cuando la autoridad competente considere, por las pruebas practicadas, por los síntomas y/o lesiones, que algún animal puede estar afectado de tuberculosis o no se puede descartar la infección. Los caprinos sospechosos serán marcados, aislados del resto de animales y sacrificados conforme a lo dispuesto en la presente orden. Serán sometidos a examen post-morten y laboratorial con objeto de realizar estudios epidemiológicos y etiológicos que permitan la toma de decisiones posteriores. Tras eliminar los animales sospechosos, se aplicarán medidas de limpieza y desinfección. Los restantes caprinos de la explotación de edad igual o superior a los 45 días serán sometidos a una nueva prueba IDTBs al menos a los dos meses de la eliminación de los sospechosos.

También se aplicarán medidas de suspensión de la calificación sanitaria cuando se detecten entradas y/o salidas de caprinos de la explotación que no cumplen con lo establecido en esta orden, cuando se detecten en la explotación animales sin identificar conforme a la normativa, no existiendo causa justificada para ello, cuando en el rebaño existan animales cuyo estatus sanitario no haya podido ser comprobado, y cuando el titular impida o dificulte la ejecución del programa de calificación por parte de la autoridad competente.

 Retirada de la calificación sanitaria TC3 (TCr)

La calificación sanitaria TC3 será retirada cuando:

- Se incumple las condiciones sanitarias para la obtención y/o mantenimiento.

- Tras la prueba IDTBs, realizada a los caprinos de una explotación con calificación suspendida (TCs), hay algún reaccionante positivo.

- Se aísla o detecta micobacteria del Complejo Mycobacterium Tuberculosis.

- Cuando tienen relación epidemiológica con otros rebaños a los que se les ha retirado la calificación sanitaria.

- Cuando existan motivos epidemiológicos indicativos de tuberculosis o que no permitan descartarla, especialmente para evitar la difusión de la enfermedad a otras especies sensibles o su contagio al hombre.

- Cuando no se solucionen incidencias con entradas y salidas de animales.

 

 

La Dirección General de Agricultura, Ganadería y Pesca, a través del Servicio de Producción y Sanidad Animal, de la Generalitat Valenciana está elaborando un programa de control y erradicación de la tuberculosis caprina que sirva como instrumento para hacer frente a esta enfermedad y evitar su difusión en las explotaciones ganaderas de la Comunidad Valenciana. Por esa razón, se ha celebrado una jornada técnica diseñada para todos los profesionales veterinarios que directa o indirectamente intervienen en la aplicación y desarrollo de este programa con el objetivo de ofrecer una visión de la enfermedad que abarque no solo los aspectos técnicos ligados a esta patología, sino el alcance y repercusión de su aplicación.

Según apunta la administración autonómica, la cabra es un animal que influye notablemente en el mantenimiento de la tuberculosis bovina, y no sólo por ser el portador del agente responsable de la enfermedad (‘Mycobacterium bovis’), sino porque también es portador del ‘Mycobacterium caprae’, ambos pertenecientes al complejo ‘Mycobacterium Tuberculosis’, que se transmite a los bovinos, al hombre (zoonosis) y a una amplia variedad de especies silvestres que podrían actuar como reservorio de la enfermedad. “Pero la importancia de la tuberculosis caprina no solo radica en el impacto que ejerce en la epidemiología de la tuberculosis bovina; la tuberculosis caprina puede llegar a ser un grave problema sanitario en algunas explotaciones ganaderas de esta especie, pudiendo provocar grandes pérdidas de producción en los rebaños afectados y por tanto en su economía, debiendo considerar además las restricciones comerciales que sufrirán sus productos lácteos ante la aparición de esta enfermedad”, destaca la Dirección General de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Generalitat Valenciana.

La paratuberculosis es una enfermedad bien conocida por veterinarios y ganaderos de nuestro entorno. En realidad, se trata de un gran problema que afecta principalmente a explotaciones bovinas de todo el mundo, comprometiendo su rentabilidad. La bacteria que la causa, ‘Mycobacterium avium subsp. paratuberculosis’ (Map), puede estar presente en carne y leche derivada de animales infectados. Map también ha sido relacionada con la enfermedad de Crohn, una inflamación crónica del tracto intestinal (principalmente) de los humanos. Esta micobacteria es muy resistente a condiciones adversas, como pueden ser los tratamientos aplicados a la leche. Nestlé ha financiado un proyecto para establecer los parámetros de comportamiento de 3 técnicas de detección de Map en leche según la norma UNE-EN-ISO 16140-2:2016 y para ello ha contado con NEIKER y el Isntituto Zooprofilattico Sperimentale della Lombardia e dell’Emilia Romagna (Izsler). Se han evaluado dos técnicas convencionales, el cultivo y la PCR, y una prometedora y novedosa técnica basada en el uso de fagos.

Las ventajas del método serían su rapidez comparada con el cultivo (fagos 72 horas y cultivo 2-4 meses) y su capacidad de detectar células viables comparada con la PCR (detecta DNA de células vivas y muertas). A pesar de estas ventajas, basándose en los resultados obtenidos en el estudio que ha publicado Neiker-Tecnalia, el ensayo de fagos ha mostrado estimaciones de sensibilidad, veracidad y límite de detección inferiores a los del cultivo y la PCR. De momento, el ensayo de fagos no mejora los resultados de las técnicas convencionales, pero el método sigue resultando interesante y puede ser afinado en un futuro.

El programa de Sanidad Animal del IRTA-CReSA y el Centro de Investigación en Red de Enfermedades Neurodegenerativas (Ciberned) del Instituto de Salud Carlos III trabajarán conjuntamente para intercambiar conocimiento y nuevas técnicas para estudiar las enfermedades priónicas. Se potenciará el uso del laboratorio Priocat ubicado en el Centro de Investigación en Sanidad Animal IRTA-CReSA como laboratorio único y referente de investigación de las enfermedades priónicas animales en Cataluña.

Las enfermedades priónicas o encefalopatías espongiformes transmisibles (EET) son un tipo de enfermedades neurodegenerativas que afectan tanto animales como personas, entre las que se encuentra el scrapie que afecta a ovino y caprino. El interés por estudiar estas enfermedades ha ido creciendo por su elevado impacto en la salud pública y la posible transmisión a las personas a través del consumo de alimentos contaminados con priones, como ocurrió con el caso de las ‘vacas locas’. Los experimentos con estos agentes infecciosos, por los que no se conoce tratamiento ni vacunas, sólo se pueden realizar en instalaciones de alto nivel de bioseguridad, como es el caso del laboratorio Priocat ubicado en el centro IRTA-CReSA.

Mediante este convenio de colaboración, el grupo de investigación del Centro de Investigación en Red de Enfermedades Neurodegenerativas (Ciberned), liderado por Isidre Ferrer, utilizará las instalaciones del laboratorio Priocat para seguir trabajando en su línea de enfermedades priónicas. La relación entre este grupo y la línea de enfermedades priónicas del programa de Sanidad Animal del IRTA, desarrollada por Enric Vidal en colaboración con Martí Pumarola de la Universidad Autónoma de Barcelona, ya hace años que está en marcha, tal como demuestra su participación conjunta en diversos proyectos interregionales dedicados a las enfermedades priónicas como RedPrion. Con este nuevo convenio, se potenciará el intercambio de conocimiento, materiales y de nuevas técnicas para mejorar el estudio de estas enfermedades.

La Agencia de Salud Animal y Vegetal (APHA, por sus siglas en inglés) de Reino Unido ha pedido a sus ganaderos que estén alerta ante nuevos brotes provocados por el virus de la lengua azul, que está extendiéndose por Francia, y recuerda los principales síntomas para detectar esta enfermedad en el ganado, según publica Animal´s Health.

Un animal contagiado puede reducir su producción de leche. Además, entre otras consecuencias se encuentra la posible infertilidad. En los casos más extremos, la lengua azul puede resultar fatal para la vida de los ainmales. Esta enfermedad no es transmisible a personas, pero los brotes provocan grandes daños económicos en las ganaderías, ya que puede provocar restricciones al movimiento y la venta de ganado.

Así, el Gobierno británico ha explicado cuáles son los principales síntomas para detectar que un animal está infectado por lengua azul. En ovejas, los ganaderos deberán estar alerta de la aparición de úlceras en la boca, secreción mucosa y babeo por boca y nariz o hinchazón de la boca, la cabeza, el cuello y las patas. Otros signos clínicos incluyen el enrojecimiento de la piel debido a la congestión por acumulación de sangre bajo la superficie, fiebre, laminitis y problemas respiratorios.

Ante los recientes focos declarados en Marruecos de fiebre aftosa, incluido en Tánger, y la situación actual de la peste porcina africana (PPA) en Europa del Este y en Bélgica, el pasado martes 26 de febrero tuvo lugar en el Colegio de Veterinarios de Sevilla una ‘Jornada de Reconocimiento y Control de Enfermedades Emergentes’ que fue organizada junto con el Consejo Andaluz de Colegios de Veterinarios con el objetivo de tener bien formados e informados a nuestros colegiados para poder garantizar el buen funcionamiento de los sistemas de vigilancia pasiva y detectar de forma temprana estas enfermedades infecciosas. A esta formación se inscribieron 57 colegiados y generó un gran interés entre los asistentes.

La charla fue abordada por Antonio Arenas Casas, catedrático del Área de Sanidad Animal de la Universidad de Córdoba y presidente del Colegio de Córdoba; y por Carmen Borge Rodríguez, profesora Departamento Sanidad Animal de la Facultad de Veterinaria de Córdoba, que destacaron que “las enfermedades infecciosas tienen la característica de que son transmisibles, son muy variables y muy dinámicas en el tiempo y en el espacio. Unas aparecen nuevas, otras se transforman y la mayoría se mantienen. Según los recuentos, sabemos que aparece una nueva enfermedad infecciosa al año o reemerge una ya existente, además de que la mayoría de ellas son víricas”.

En un primer momento se trató la cronología más reciente de las principales enfermedades emergentes o reemergentes, resaltando que “más del 75% de ellas son zoonósicas, además de que la mayoría adquieren un carácter transfronterizo por lo que alcanzan una trascendencia global, algunas con un gran impacto en la sociedad. Por todo esto, la OIE reafirma que los servicios veterinarios constituyen un bien público internacional.”

A continuación se destacó la diferencia entre una enfermedad emergente y reemergente. “Una enfermedad emergente es una enfermedad cuyo patógeno sufre una mutación genética que hace que se adapte a nuevos hospedadores, se haga patógeno, aumente su virulencia, o aumente su incidencia. Todo esto conlleva que se amplíe su localización geográfica; En cambio, cuando hablamos de las enfermedades reemergentes nos referimos al resurgimiento de enfermedades que ya habían sido aparentemente erradicadas o cuya incidencia se había visto disminuida. Estas son todas aquellas enfermedades infecciosas conocidas que aunque no hubieran constituido un problema de salud, aparecen a menudo cobrando proporciones epidémicas”, aclararon los ponentes.

Durante casi tres horas, Antonio Arenas Casas y Carmen Borge Rodríguez informaron sobre la prevalencia de la peste porcina africana, la fiebre del valle del Rift, la fiebre aftosa, y la dermatosis nodular contagiosa, centrándose igualmente en las diferentes técnicas diagnósticas para identificar estas enfermedades en los posibles animales afectados. Además, expusieron los métodos de control que se están llevando a cabo en los diferentes países afectados y los que podrían desarrollarse en nuestro territorio en el momento en el que se detectasen casos.

La consejera de Desarrollo Rural y Recursos Naturales del Principado de Asturias, María Jesús Álvarez, ha anunciado que el índice de prevalencia de la tuberculosis bovina se situó en el Principado en 2018, por segunda vez en la historia de las campañas de saneamiento ganadero, por debajo del 1%. En concreto, descendió un 28%, del 0,081% de 2017 al 0,058% del año pasado. Según Álvarez, si se mantiene esta tendencia durante los próximos cuatro años, Asturias sería declarada región libre de la enfermedad por la Unión Europea (UE).

La consejera ha advertido de que, a pesar de los buenos resultados, es imprescindible no bajar la guardia e incidir en los puntos de más riesgo; entre otros, un mayor control de la tuberculosis en la fauna silvestre y en otros animales domésticos como el caprino, la trashumancia, los pastos comunales y los movimientos de animales.

La comunidad está considerada región libre de brucelosis caprina y ovina, desde 2013. “Se puede afirmar que el programa de erradicación va por el buen camino, gracias al esfuerzo y colaboración de los ganaderos asturianos”, ha valorado la titular de Desarrollo Rural.

Página 1 de 17

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder