Mostrando publicaciones por etiqueta: Planes sanitarios

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía ha sacado a licitación, por un importe total de 1.188.000 euros, el suministro de dosis vacunales bivalentes contra la lengua azul, en concreto ante los serotipos 1 y 4, para ser suministradas en el ejercicio 2020.

La enfermedad de la lengua azul se caracteriza por ser transmitida por vectores del tipo culicoides y tiene una difusión muy agresiva, tiene morbilidades muy altas con sintomatología y lesiones que impiden la rentabilidad de las explotaciones, provocando además un gran número de abortos con el consiguiente impacto en las producciones de meses posteriores e incluso puede provocar una mortalidad alta en los individuos del rebaño, en resumen es una enfermedad que pone en riesgo la ganadería ovina y la actividad económica que genera, por lo que la presencia confirmada de la enfermedad supone un grave peligro contra el que deben aplicarse todas las medidas posibles, entre ellas la vacunación.

La lucha frente a los diferentes serotipos del virus de la lengua azul que han sido detectados en España se ha llevado a cabo mediante un programa de vigilancia, un programa de vacunación y el control de los movimientos de los animales sensibles.

“Avances tecnológicos han permitido la disposición en el mercado de vacunas con capacidad de inmunización frente a serotipos 1 y 4 de la enfermedad aplicando una única dosis de producto. La adquisición de este tipo de vacunas bivalentes mejora la ejecución del contrato desde el punto de vista técnico, no solo en lo referente a la logística, sino principalmente en la aplicación in situ de la vacuna, reduciendo a la mitad las actuaciones veterinarias sobre los animales, con idéntica eficacia, en consonancia con el mandato establecido en la legislación europea en el ámbito alimentario sobre bienestar animal. Por último, la administración de vacunas bivalentes asegura el 100% la efectividad de la inmunización, cuya especial relevancia ha quedado expuesta en el párrafo anterior, al eliminar el riesgo de error existente siempre que se aplican dos productos, uno para cada serotipo, por separado”, señala la administración autonómica andaluza.

‘Dichelobacter nodosus’ es responsable de una enfermedad infecciosa en las pataas de las ovejas que afecta a ganado en todo el mundo. Suiza planea un programa nacional de erradicación del pedero, basado en pruebas de PCR de muestras de hisopos interdigitales.

Por lo tanto, se realizó un estudio con el objetivo de evaluar la presencia de ‘D. nodosus’ en rebaños de ovejas clínicamente libres de la enfermedad que habían sido sometidos a diferentes estrategias de tratamiento, para evaluar si eran factibles para el proceso de erradicación, especialmente centrándose en los tratamientos antimicrobianos. Se compararon la puntuación clínica y los resultados de PCR.

Diez granjas habían usado baños de pezuñas y recortes de pezuñas sin causar sangrado, diez habían usado tratamientos individuales y vacunas de rebaños para obtener el estado libre y diez habían quedado libres a través del tratamiento de macrólidos sistémicos de rebaño completo.

Todas las estrategias de tratamiento eliminaron el agente causal y se encontraron adecuadas para la implementación en el proceso de erradicación basado en PCR. La prueba de PCR demostró ser más sensible que la puntuación visual, ya que también detectó portadores clínicamente sanos. Será beneficioso como herramienta de diagnóstico en programas de eliminación y vigilancia.

El artículo se ha publicado en la revista BMC Veterinary Research y está firmado por los siguientes autores: A.K. Kraft, H. Strobel, J. Hilke, A. Steiner y P. Kuhnert.

La resistencia a los antibióticos se ha convertido en un gran problema a nivel global, por lo que el desarrollo de nuevos antibacterianos es urgentemente necesario. Por esa razón, el Centro de Vigilancia Sanitaria Veterinaria (Visavet), de la Universidad Complutense de Madrid, ha organizado un seminario en el que se habló sobre el diseño de ‘antibióticos inteligentes’, que consisten en un sistema de biología sintética que reconoce y mata específicamente a las bacterias que son patógenas y resistentes a los antibióticos en poblaciones mixtas. Rocío López Igual, de Visavet, ofreció una ponencia en ese seminario con el título ‘Construyendo un nuevo antibiótico inteligente utilizando biología sintética’. El nuevo sistema está basado en el acoplamiento de toxinas con inteinas. Las toxinas han sido artificialmente cortadas en dos mitades, las cuales no son tóxicas separadamente. Cada una de esas mitades se han asociado con la mitad de una inteína. Las inteínas son secuencias proteicas que se encuentran naturalmente insertadas dentro de otras proteínas hospedadoras (llamadas exteínas) y que catalizan espontáneamente su propia escisión por un proceso llamado ‘protein splicing’, reconstituyendo la exteína y, por tanto, su función. Las inteínas son como los intrones, pero a nivel proteico. En nuestro sistema, hemos fusionado las toxinas con las inteínas, de manera que cada mitad toxina-inteína, no mata a la célula. Sin embargo cuando las dos fusiones se encuentran dentro de la misma célula, las partes de ínteína se reconocen y llevan a cabo el ‘splicing’, reconstituyendo la toxina que provoca la muerte celular. Mediante la utilización de la inteína como proceso de maduración previo a la reconstitución de la toxina podemos realizar un mejor control de la toxicidad. La bacteria patógena elegida para ser diana de este sistema es ‘Vibrio cholerae’, una bacteria gram-negativa causante de la enfermedad del cólera que sigue causando actualmente un importante número de muertes pudiendo llegar hasta 140.000 por año. Para el reconocimiento de esta bacteria, en este nuevo sistema sintético se han clonado las fusiones toxina-inteina bajo secuencias de ADN promotoras que están controladas por reguladores transcripcionales involucrados en la patogenicidad.

En conclusión, este nuevo sistema reconoce y mata de manera muy precisa a bacterias patógenas y/o resistentes a antibióticos en comunidades bacterianas. Este importante hallazgo plantea distintas posibilidades para trabajar en la resolución de problemas asociados a los tratamientos con antibióticos clásicos, como son el efecto indiscriminado atacando no sólo a las bacterias infecciosas, sino también a las beneficiosas, y la emergencia de resistencias.

Cada vez hay más pruebas de que varias especies de fauna salvaje pueden infectarse con el virus de la peste de los pequeños rumiantes. Esto tiene importantes consecuencias para el mantenimiento potencial del virus en comunidades de huéspedes susceptibles y la amenaza que pueda representar para la conservación de las poblaciones de vida silvestre y la resiliencia de los ecosistemas.

Lagunas significativas de conocimiento en la epidemiología del virus en toda la comunidad de rumiantes (vida silvestre y doméstica), y la comprensión de la infección en la vida silvestre y otros grupos de especies hospedadoras atípicas obstaculizan la capacidad para aplicar el control integrado de enfermedades necesario y intervenciones de manejo en la interfaz fauna-ganado.

La ciudad de Roma acogió la reunión internacional ‘Control de peste de los pequeños rumiantes en la interfaz ganado-vida silvestre’, en el que un gran grupo que representa a instituciones nacionales e internacionales discutió los avances recientes en nuestra comprensión del virus de la peste de los pequeños rumiantes en vida silvestre, identificó brechas de conocimiento y prioridades de investigación, y formuló recomendaciones.

La necesidad de una mejor comprensión de la epidemiología del virus de la peste de los pequeños rumiantes en la interfaz de vida silvestre-ganado para apoyar la integración de la vida silvestre en los esfuerzos de erradicación de la enfermedad se destacó al reunir a los participantes junto con el recordatorio de que la erradicación de peste de los pequeños rumiantes y la conservación de la vida silvestre no deben verse como prioridades en competencia, pero deberían en cambio constituyen dos requisitos de sistemas socioecológicos saludables.

Con este motivo, se ha publicado un artículo en la prestigiosa revista científica internacional Frontiers in Veterinary Science, con la firma de los siguientes expertos: Amanda E. Fine, Mathieu Pruvot, Camilla Benfield, Alexandre Caron, Giovanni Cattoli, Philippe Chardonnet, Maurizio Dioli, Thomas Dulu, Martin Gilbert, Richard A. Kock, Jeffrey C. Mariner, Stephane Ostrowski, Satya Parida, Sasan Fereidouni, Enkhtuvshin Shiilegdamba, Jonathan Sleeman, Claudia Schulz, Jean Jacques Soula, Yves van der Stede, Berhe G. Tekola, Christian Walzer y Felix Njeumi. Representan a instituciones de investigación de Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Mozambique, Austria, Sudán, Kenia, Mongolia, Alemania e Italia.

Todo el territorio de Castilla y León estará considerado libre de lengua azul, enfermedad que afecta a rumiantes, tras la modificación de la orden ministerial que dicta las Comunidades restringidas de esta enfermedad, han informado este domingo fuentes de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural.

La evolución epidemiológica de la enfermedad y el trabajo técnico de la Consejería de Agricultura, a través de la vigilancia mediante la red de explotaciones centinela, han propiciado la modificación de la Orden Ministerial (Orden AAA/1424/2015, de 14 de julio), lo que supondrá que todo el territorio de Castilla y León tenga la consideración de libre de la enfermedad.

Este es un paso fundamental para los ganaderos de las comarcas del sur de Ávila que continuaban con un programa de vacunación obligatoria y restricciones al movimiento en el periodo de actividad del vector transmisor de la enfermedad.

En la zona de restricción de la provincia de Ávila, durante el pasado 2019, seguía siendo necesaria la vacunación obligatoria frente al serotipo 4 de lengua azul para poder tener libertad de movimientos, incluso era obligatoria la vacunación de los terneros para poder ser trasladados a cebaderos del resto del territorio autonómico y nacional declarado libre de la enfermedad.

Con la nueva modificación de zonas restringidas, todo el territorio de Castilla y León pasa a tener la consideración de libre frente a la lengua azul, se elimina la vacunación obligatoria y, por primera vez en más de diez años, se ha conseguido que ningún ganadero de la Comunidad tenga restricciones por esta enfermedad.

De este modo, "da sus frutos el trabajo de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural y de los ganaderos de Castilla y León con el programa vacunal implantado, lo que ha permitido minimizar la posibilidad de transmisión del virus de la enfermedad", han precisado dichas fuentes en un comunicado.

Otros países del entorno europeo continúan con focos activos de la enfermedad, entre ellos, Francia, y esto motiva problemas para el movimiento de animales incluso a países terceros, oportunidad que ha conferido facilidades en apertura de mercados a nivel autonómico.

Para 2020, tendrán la consideración de zona restringida diferentes comarcas de las comunidades autónomas de Andalucía y Extremadura para el serotipo 4 del virus y de Andalucía y Castilla La Mancha en lo que se refiere al serotipo 1.

Lengua azul La lengua azul o fiebre catarral ovina es una enfermedad incluida en el Código Sanitario para los animales terrestres de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y en la lista de enfermedades de declaración obligatoria de la Unión Europea.

Es una enfermedad vírica transmitida por mosquitos que afecta a rumiantes (ovino, caprino y bovino). No existen riesgos para la salud pública asociados a la lengua azul, aunque sí graves restricciones comerciales para los animales y productos de origen animal de las zonas afectadas por la enfermedad. Además, en ganado ovino produce grave sintomatología clínica.

 

La viruela ovina y caprina es una enfermedad viral de las ovejas y cabras altamente contagiosa, producida por un virus de la familia ‘Poxviridae’, género ‘Capripoxvirus’, afectando a una u otra especie según la raza del animal y la cepa del virus, aunque existe relación inmunológica demostrada. La mayoría de las estirpes examinadas causan la enfermedad clínica en su forma más grave ya sea en las ovejas o en las cabras, y se han aislado algunas cepas que son igualmente patógenas en ambas especies.

La enfermedad se caracteriza por fiebre, la erupción eritematosa de la piel, inicialmente con lesiones papulares y posterior evolución a erupciones pustulares. Cuando las lesiones se generalizan, pueden asociarse con inflamación hemorrágica de las mucosas respiratoria y gastrointestinal, provocando alta mortalidad. Se transmite por contacto directo entre los animales enfermos y los susceptibles, e indirectamente mediante fómites contaminados y vehículos de transporte.

La viruela caprina es endémica en África (al norte del Ecuador), Oriente Medio, Turquía, Irán, Afganistán, India, Nepal, China y Bangladesh. En los últimos años, la enfermedad ha hecho frecuentes apariciones en el sur de Europa, en países como Bulgaria y Grecia. Además, también tiene presencia en países del norte de África, como es el caso de Marruecos, Argelia y Túnez.

En España no se han declarado focos de viruela ovina y caprina desde el año 1968, si bien dado el riesgo que supone la presencia de la enfermedad en países próximos, ha provocado que en el pasado mes de noviembre se actualizara la información del ‘Manual práctico de operaciones en la lucha contra la viruela ovina y caprina’, editado por la Subdirección General de Sanidad e Higiene Animal y Trazabilidad del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

 

Documento completo: https://www.mapa.gob.es/es/ganaderia/temas/sanidad-animal-higiene-ganadera/manualpracticovocnov2019_tcm30-111351.pdf 

La peste de los pequeños rumiantes (PPR) es una enfermedad contagiosa aguda causada por un morbilivirus de la familia ‘Paramyxoviridae’, que afecta a los pequeños rumiantes, especialmente a las cabras, que son muy susceptibles y, ocasionalmente, a otras especies de ungulados salvajes.

Para la transmisión de la enfermedad se requiere un estrecho contacto entre los animales infectados y los susceptibles. El virus se puede encontrar en las secreciones nasales y oculares, en expectoraciones y en todas las secreciones y excreciones de los animales enfermos o en periodo de incubación.

La peste de los pequeños rumiantes se ha descrito de forma endémica en Oriente Medio (Península Arábiga, Turquía, Irán e Irak), el sur de Asia (India, Nepal y Bangladesh) y África, donde a excepción de Egipto, la enfermedad se encontraba acantonada en los países al sur del Sahara, hasta que en julio de 2008 Marruecos notificó oficialmente a la Organización Mundial de la Sanidad Animal (OIE) la aparición de la enfermedad en su territorio, dispersándose rápidamente después por todo el país.

“La aparición de esta enfermedad en Marruecos resulta especialmente peligrosa ya que clínicamente puede enmascararse con otras enfermedades existentes en el país, como la lengua azul, corriendo el riesgo de que se haga enzoótica en la región y diseminarse a los países vecinos”, señala el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA). Por esa razón, el organismo ministerial ha decidido actualizar su ‘Manual práctico de operaciones en la lucha contra la peste de los pequeños rumiantes’.

Posteriormente, en julio de 2015, Marruecos declaró el primer foco de peste de los pequeños rumiantes desde el año 2009, en la región Nord Ouest, en una explotación con un censo de 11.000 ovinos, de los que se afectaron 40. Como respuesta al foco se llevó a cabo la vacunación del ganado ovino en esa región. Además, la peste de los pequeños rumiantes es actualmente endémica en Turquía y supone, junto con Marruecos, el mayor riesgo de entrada de la enfermedad en Europa. La principal vía de entrada en Europa desde Turquía podría ser por la transmisión a través de los animales salvajes.

En España nunca se han declarado focos de peste de los pequeños rumiantes, aunque dado el riesgo que supone la presencia de la enfermedad en Marruecos, se ha publicado el citado manual.

En este documento del Ministerio de Agricultura se establecen las cuestiones prácticas de la enfermedad relativas en diversas circunstancias, como es la sospecha de su presencia en una explotación, su confirmación, los métodos de sacrificio y eliminación, y la limpieza y desinfección.

Documento completo: https://www.mapa.gob.es/es/ganaderia/temas/sanidad-animal-higiene-ganadera/manualpracticopprnov2019_tcm30-111348.pdf 

El Maedi-Visna es una enfermedad muy difundida a nivel mundial y en España, que tiene especial importancia en Castilla y León, donde causa importantes pérdidas económicas en ovino intensivo de leche de raza Assaf Española. La enfermedad, de curso crónico, pasa a menudo desapercibida hasta estados avanzados de la misma, especialmente la forma mamaria, dando lugar a una pérdida progresiva de la producción lechera. La falta de vacunas o tratamientos efectivos hacen que sea fundamental el contar con técnicas de diagnóstico sensibles que permitan conocer la situación epidemiológica de los rebaños y la detección precoz de los animales infectados para su eliminación en las sucesivas reposiciones. Con estas premisas, Elena Gayo Roces presentó una tesis doctoral ante la Universidad de León titulada ‘Estudio de la patogenia del Maedi-Visna ovino y su aplicación en el diagnóstico y control de la enfermedad’. Su objetivo es contribuir al conocimiento de la patogenia del Maedi-Visna, describiendo la respuesta inmune del hospedador frente a la infección, así como la valoración de diferentes métodos de diagnóstico para la detección precoz y el estudio de las cepas circulantes.

Se describen tres patrones de lesión en pulmón, glándula mamaria y sistema nervioso central en función de la población celular predominante en el infiltrado inflamatorio: histiocítico, linfocítico y mixto. El patrón histiocítico se caracterizó por un predominio de macrófagos formando el infiltrado inflamatorio junto con algunos linfocitos B, por una respuesta serológica más intensa, caracterizada por altos títulos de anticuerpos, y por una mayor cantidad de virus en tejido mediante valoración subjetiva en IHQ. Al contrario, los animales con patrón linfocítico presentaron lesiones con un predominio de linfocitos T, títulos bajos de anticuerpos en test Elisa y una menor cantidad de virus en tejido. Por lo tanto, los animales con patrón histiocítico serían fácilmente detectables mediante test serológicos, mientras que aquellos con patrón linfocítico, incluso con valores negativos, pueden pasar desapercibidos en el rebaño. El patrón mixto, descrito por primera vez en esta tesis doctoral, se caracterizó por un infiltrado inflamatorio mixto formado por células CD68+y CD3+ en cantidades similares, así como por una respuesta serológica variable. Dicho patrón apareció principalmente en animales con lesiones mínimas, que podrían ser iniciales o latentes, y que evolucionarían a formas linfocíticas o histiocíticas con la progresión de la infección. Se observa que el patrón de lesión es el mismo en pulmón y sistema nervioso central de un mismo animal, mientras que la glándula mamaria presenta un predominio de lesiones linfocíticas, aunque con un número superior de macrófagos en el tipo histiocítico. Estas diferencias podrían deberse a que se trata de un órgano de naturaleza mucosa, en continua estimulación antigénica, que podría desarrollar una respuesta inmune de tipo Th1 más marcada.

La presencia de virus en leche tanto mediante ICC como PCR confirma la posible transmisión del virus por esta vía, aunque la detección del mismo únicamente en la mitad de las muestras hace pensar en un mayor peso de la vía respiratoria en la transmisión de madre a cordero. La mayoría de animales positivos a Maedi-Visna en muestras de leche presentaban lesiones moderadas o graves en la glándula mamaria, siendo más fácil la llegada de macrófagos infectados a las luces acinares en el caso de infecciones difusas que en lesiones mínimas.

Esta tesis doctoral también contribuye al conocimiento de las cepas víricas circulantes en Castilla y León, detectándose los genotipos A2/A3, similar al previamente descrito en la región en la forma nerviosa de la enfermedad y B2, más próximo a cepas italianas que a las artríticas descritas en España. La secuenciación y el conocimiento de las cepas circulantes tiene gran importancia para el diagnóstico y el control de la enfermedad, ya que permite desarrollar test serológicos que empleen proteínas específicas para determinadas variedades genéticas o bien el diseño de primers específicos para la detección mediante PCR.

En conclusión, los resultados de esta tesis doctoral muestran que la respuesta inmune del hospedador parece jugar un papel fundamental en el desarrollo de las lesiones producidas por el Maedi-Visna, determinando el tipo de infiltrado inflamatorio predominante y la respuesta serológica, y relacionándose con la cantidad de virus presente en los tejidos y su posibilidad de excreción y transmisión, así como con la facilidad para detectar la infección mediante diferentes técnicas de diagnóstico. La detección precoz, incluso de animales con lesiones mínimas, es de gran importancia especialmente en rebaños en los que se hayan obtenido bajas prevalencias de Maedi-Visna mediante los métodos de control tradicionales, para poder eliminar todos los animales infectados y conseguir la erradicación de la enfermedad.

Más información y enlace a documento completo: https://www.educacion.gob.es/teseo/mostrarRef.do?ref=1721358# 

España está considerada libre de la fiebre del Valle del Rift, pero habida cuenta de la situación epidemiológica de determinados países del norte de África, en los que se ha confirmado la presencia de la enfermedad, y de las consecuencias económicas, sociales y sanitarias que podría suponer la entrada de la enfermedad, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha considerado necesaria la implantación de un programa de vigilancia frente a esta enfermedad.

El objetivo del programa de vigilancia será demostrar la ausencia de virus en la cabaña ganadera española con objeto de garantizar el mantenimiento del estatus sanitario de España como zona libre de esta enfermedad. Del mismo modo, será un instrumento para la detección temprana en caso de circulación del del virus que permita a las autoridades veterinarias dar una respuesta eficaz, mediante la adopción de las medidas pertinentes, para la prevención de su diseminación y erradicación de la enfermedad, además de comunicar la aparición de circulación vírica a las autoridades competentes en materia de salud pública.

El programa de vigilancia contará con dos componentes principales: una vigilancia pasiva basada en la notificación de sospecha por parte del sector ganadero o veterinario y un componente activo basado en muestreos serológicos de la población susceptible en el área considerada de riesgo.

La vigilancia activa tendrá como objetivo todos los animales de las especies de bovino y ovino situados en la zona de mayor riesgo de entrada y difusión de la enfermedad, que corresponde a las provincias de Cádiz, Málaga, Sevilla y Huelva, y las Islas Canarias.

En el caso de las cuatro provincias involucradas en la Andalucía Occidental, el programa de vigilancia activa se basará en la realización de un muestreo serológico anual llevado a cabo en la época de menor actividad vectorial en explotaciones de animales de las especies bovinas u ovinas de manera que se descarte cualquier evidencia de circulación vírica.

El muestreo deberá permitir la detección de una prevalencia mínima del 5%, con un nivel de confianza del 95%, lo que supone la toma de muestras en 59 animales centinela, que deberán tener una disposición espacial que garantice la cobertura de todo el territorio objeto de la vigilancia. Para ello, se seleccionarán, al menos, seis explotaciones por provincia, debiéndose elegir zonas con alta carga ganadera y con sospecha o presencia conocida de vectores capaces de transmitir el virus. Con objeto de aumentar la sensibilidad de la vigilancia, en la medida de lo posible, los animales seleccionados deberán ser animales adultos que hayan permanecido en la explotación al menos desde el inicio de la época de actividad vectorial ya que será esta cohorte de la población la que tenga un mayor riesgo de haber estado en contacto con el virus.

En el caso de Canarias, debido a su proximidad con Mauritania donde se ha detectado durante los últimos años circulación vírica, se llevarán a cabo dos muestreos serológicos aleatorios de bovinos y/u ovinos, de forma que se garantice detectar una prevalencia mínima de la enfermedad del 5% con un nivel de confianza del 95%. El primer muestreo se realizará en el mes de abril y el segundo en el mes de enero del año siguiente, es decir antes y después de la época de máxima actividad de los vectores competentes. Los animales seleccionados deberán ser prioritariamente animales adultos que hayan estado en la explotación o en las islas al menos desde la anterior muestreo, es decir, últimos seis meses cuando se inicie el programa de vigilancia.

 

Documento completo: https://www.mapa.gob.es/es/ganaderia/temas/sanidad-animal-higiene-ganadera/planvigilanciafvrrevision2020_tcm30-111191.pdf 

Un total de 22 casos de tembladera o scrapie fueron declarados en España durante el pasado año 2019, lo que significa la menor cifra de focos de esta enfermedad en la serie histórica que recoge desde el ejercicio 2005 la página web de la Red de Alerta Sanitaria Veterinaria (Rasve), organismo dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

Esta cifra de casos de scrapie es inferior a los 27 casos que hubo en el ejercicio 2018 y aún se produce una reducción mayor respecto a los 32 que se dieron en el año 2017. Lejos quedan ya los 53 focos declarados que se registraron en 2006. La selección de reproductores por resistencias y el esfuerzo de los productores a través de los diferentes programas de control planeados por la administración han ido reduciendo esa cantidad de forma paulatina.

El mapa del scrapie

Prácticamente la mitad de los casos de scrapie durante el pasado año en España se registraron en Castilla y León. En total, se detectó la presencia de tembladera en siete comunidades autónomas, con la siguiente distribución regional:

- Castilla y León. 10 casos. Distribuidos en seis provincias de la comunidad autónoma. Las explotaciones afectadas estaban en los siguientes municipios: Villalpando (Zamora), Sancti-Spiritus (Salamanca), Campazas (León), Cabrejas del Pinar (Soria), Pozoantiguo (Zamora), Abusejo (Salamanca), Gatón de Campos (Valladolid), Valcabado (Zamora), Zamora y Fuentes de Año (Ávila).

- Aragón. 4 casos. Presencia en las tres provincias. Municipios afectados: Tauste (Zaragoza), Camañas (Teruel), Sabiñánigo (Huesca) y Teruel.

- Navarra. 2 casos. Explotaciones en Tafalla y Artajona.

- Andalucía. 2 casos. Ganaderías ubicadas en El Guijo (Córdoba) y Castril (Granada).

- Canarias. 2 casos. En los municipios de San Bartolomé de Tirajana (Las Palmas) y Haría (Las Palmas).

- Comunidad Valenciana. 1 caso. Almoradí (Alicante).

- Extremadura. 1 caso. Campillo de Llerena (Badajoz).

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder