Mostrando publicaciones por etiqueta: Sanidad Reproducción

La patología reproductiva constituye uno de los obstáculos más influyentes en la viabilidad de las explotaciones de ovino y caprino, debido a las repercusiones económicas y sanitarias que acarrea, tanto en los rebaños como en la salud pública. Los abortos ocupan el papel más relevante dentro de estas patologías.

Un estudio retrospectivo de los agentes infecciosos implicados en los procesos abortivos proporciona información relevante acerca de los diferentes gérmenes involucrados, así como su evolución a lo largo del tiempo. Esta investigación se publicó como Trabajo de Fin de Grado de la Universidad de Zaragoza, elaborado por Javier Benito Ruiz.

Se analizaron un total de 6.113 informes de casuística de brotes de abortos emitidos por el Laboratorio Agroalimentario del Gobierno de Aragón. De estos informes, el 71,2% (4.352/6.113) presentaron aislamiento de algún germen, mientras que en el 28,8% de los casos (1.761/6.113) no se logró identificar ningún agente infeccioso.

El análisis estadístico de estos datos ha puesto de manifiesto tendencias estacionales en el aislamiento de algunos agentes causales, así como diferencias a la hora de obtener un diagnóstico infeccioso positivo en función de la especie, el número de muestras enviadas al laboratorio y el tipo de muestra que fue remitida.

El principal agente involucrado en los procesos analizados fue ‘Chlamydophila spp.’, encontrándose bien en pureza o en infecciones mixtas en el 60% de los brotes positivos. El segundo germen aislado con mayor frecuencia fue ‘Coxiella burnetii’, que se encontró en el 15% de los casos analizados, seguido de ‘Salmonella spp.’ con un 10% de casuística.

Investigadores turcos han realizado un estudio con el objetivo de examinar los cambios en el recuento de células somáticas, el recuento bacteriano total y la infección intramamaria de muestras de leche de cabras en asociación con el primer periodo de lactancia. Se recogieron un total de 291 muestras de leche de cada una de las mitades de la ubre (no se pudo obtener leche de 9 mitades de la ubre) pertenecientes a 50 cabras en los días 10, 20 y 30 después del parto.

Las bacterias más comúnmente aisladas fueron las especies de estafilococos coagulasa negativos (SNC) (‘S. chromogenes’, ‘S. simulans’, ‘S. xylosus’, ‘S. equorum’ y ‘S. warneri’) con porcentajes de 8,2%, 11,3% y 9,3% según los días transcurridos después del parto.

El porcentaje del recuento de células somáticas mayor a 1 millón por mililitro en muestras de leche de mitades de ubre fue del 25,7% en el décimo día, el porcentaje disminuyó al 13,4% en el trigésimo día después del parto. Por el contrario, el porcentaje menor a 1 millón por mililitro en muestras de leche aumentó a 86,6% en el día 30 desde 74,2% en el día 10 del período de puerperio. Por su parte, el porcentaje total de bacteriología menor a 500.000 unidades fue del 11,3% en el décimo día y el porcentaje disminuyó al 1% en el trigésimo día.

No se encontró correlación entre el recuento de células somáticas y el recuento bacteriano total. Se concluye que una disminución significativa en esos dos índices en el período posparto puede ser un parámetro importante en términos de salud de la ubre de las cabras lecheras.

El estudio se ha presentado en forma de artículo en la prestigiosa revista científica internacional Small Ruminant Research y está firmado por los siguientes autores: Huban Gocmen, Isfendiyar Darbaz, Osman Ergene, Omer M. Esendal y Selim Aslan.

Aborto Border web

 

‘Chlamydia abortus’ es un patógeno intracelular obligado con afinidad por la placenta y causa insuficiencia reproductiva. En animales no preñados, se establece una infección latente inicial hasta la próxima gestación, cuando el microorganismo se reactiva, lo que provoca el aborto. Todavía se desconocen los mecanismos precisos que desencadenan el despertar de ‘C. abortus’. Se ha demostrado que las hormonas sexuales como el estradiol y la progesterona afectan el resultado de la infección en otras especies de la familia ‘Chlamydiaceae’. Mientras que los estrógenos aumentan la infección por clamidia, la progesterona tiene el efecto contrario.

Para tratar de establecer si existe una relación entre estos eventos y la latencia o reactivación de ‘C. abortus’ en el tracto reproductivo de pequeños rumiantes, las células ovulares de endometrio (LE) y trofoblásticas (AH-1) fueron tratadas con estradiol o progesterona antes de su infección con ‘C. abortus’. Los resultados se comparan con los obtenidos para el tratamiento con penicilina antes de la infección, que es un modelo bien establecido para estudiar la infección persistente en otras especies de clamidias. Las células se examinaron por microscopía electrónica de transmisión y se realizó un análisis de expresión de ARNm de 16 genes relacionados con el ciclo de desarrollo de clamidias.

Los cambios observados en este estudio por la acción de las hormonas sexuales parecen depender del tipo de célula donde se desarrolla la infección. Además, aunque los cambios son morfológicamente similares a los inducidos por el tratamiento con penicilina, los patrones de expresión génica son diferentes. Los patrones de expresión génica, por lo tanto, parecen depender de los modelos inducidos por persistencia de ‘C. abortus’ utilizados. Los tratamientos hormonales indujeron formas aberrantes en las células endometriales infectadas, pero no afectaron la morfología de la clamidia en las células del trofoblasto. A nivel genético, las hormonas no indujeron cambios significativos en la expresión de los genes estudiados.

Los resultados sugieren que la penicilina induce un estado de persistencia en ‘C. abortus’ cultivado in vitro con características morfológicas características y patrones de transcripción génica. Sin embargo, la influencia de las hormonas en el ciclo de desarrollo de ‘C. abortus’ está mediada por cambios en el entorno de la célula huésped. Además, un estado persistente en ‘C. abortus’ no se puede caracterizar por un solo perfil de patrón de expresión génica, pero puede cambiar según el modelo utilizado para inducir la persistencia.

Este artículo se ha publicado en la revista científica internacional BMC Veterinary Research con la firma de varios investigadores de la Universidad de Murcia. Los autores son los siguientes: D. Álvarez, M.R. Caro, A.J. Buendía, C. Schnee, N. Ortega, A. Murcia Belmonte y J. Salinas.

 

 luis bravo  

 

LUIS BRAVO. Granja Torreanaya (Entrevista realizada después de su intervención como ponente en el XXI FORO NACIONAL DE OVINO)

 

OVIESPAÑA.- ¿Por qué decidió llevar a cabo una experiencia de transferencia de embriones en su explotación?

RESPUESTA.- Es una herramienta más que nos sirve para complementar las que ya estamos haciendo, con el objetivo de mejorar la genética de la raza Assaf. Es el reto general que tenemos en la asociación y cada ganadería, en particular, estamos trabajando con ese objetivo.

O.- ¿Qué resultados se han obtenido con esa experiencia?

LB.- Hemos realizado diferentes formas de transferencia de embriones en nuestra explotación durante varios años, desde transferencia de embriones ‘in vivo’ en fresco, que es lo más habitual, aunque también hemos probado ‘in vivo’ transfiriendo embriones congelados. Por último, en este año anterior hemos hecho fecundación ‘in vitro’, que es una técnica algo más compleja de desarrollar, aunque también nos ha dado buenos resultados. Las medias no son malas y, al final, hemos conseguido que en nuestra explotación haya cerca de un centenar de animales nacidos de transferencia de embriones.

O.- ¿Cuáles han sido los costes y beneficios económicos de esta experiencia?

LB.- Es muy complicado si pretendemos realizar las cuentas teniendo en cuenta únicamente medicamentos como costes o la mejora de rendimiento como beneficios. Esta técnica conlleva mucha mano de obra y los beneficios son genéticos, por lo que es difícil hacer el cálculo económico. De todos modos, sí estamos muy contentos en el hecho de que estamos evolucionando en genética y todos esos animales que proceden de transferencia de embriones son genéticamente muy superiores a la media de la explotación.

O.- ¿Cuáles son las diferencias principales respecto a la inseminación artificial?

LB.- La inseminación artificial es una técnica que nos permite aprovechar la mejora genética que ya se ha realizado. Sin embargo, en la transferencia de embriones el objetivo es el mismo, pero a una velocidad mucho más rápida. Por ejemplo, si en una explotación se inseminan normalmente el 30% mejor de los animales para dejar reposición, con la transferencia de embriones estamos actuando únicamente sobre el 3% mejor de la explotación. Por lo tanto, se sube muy rápido en la línea genética.

O.- Como resultado de esta experiencia, ¿considera que la transferencia de embriones es una técnica interesante para el desarrollo futuro de la mejora genética en ovino?

LB.- Sí. Para mí es fundamental. No quiere decir que se pueda generalizar al cien por cien de las explotaciones, porque lleva mucho trabajo, se debe ser muy meticuloso con los procedimientos y las medicaciones… es algo un poco tedioso que hacer. Pero es cierto que los resultados son muy buenos. Yo creo que en el futuro, sobre todo en ciertas explotaciones, sí que podrán beneficiarse de la transferencia de embriones en sus diferentes opciones.

O.- Por último, ¿cuáles son los aspectos que tendrían que mejorarse para que la técnica fuera más fácil de aplicar?

LB.- En la transferencia de embriones ‘in vivo’, que es la técnica más habitual, ya se está trabajando bien y las medias que se obtienen son buenas. En la transferencia ‘in vitro’, cuyas oportunidades son exponenciales porque será mucho mejor cuando esté implantada, aún queda rodaje de prácticas y de poner la técnica a punto para que los resultados que obtenemos, que en algunos casos han sido muy buenos, sean más homogéneos.

 

Causas de aborto ovino - Estudio TERESA ZARAGOZA

En un estudio sobre abortos realizado desde la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza, que se publica en las Actas del XX Foro Nacional de Ovino, centrado en un seguimiento realizado en Aragón durante más de 19 años sobre un total de 13.774 casos, se han obtenido las siguientes conclusiones:

 ● Se avanza en el diagnóstico de abortos y en el conocimiento de los gérmenes causantes de los abortos, y las campañas de saneamiento funcionan y van consiguiendo reducir reducir algunas de las patologías más graves, especialmente la brucelosis. Sin embargo, se debe tener aún más cuidado con el diagnóstico y seguir mejorándolo, porque se siguen teniendo problemas en los casos mixtos, que son bastante complicados, por lo que hay que ser rigurosos en la interpretación y realizar un análisis exhaustivo de los datos.

● La clamidia es la causa de abortos más más destacada durante todos los años de estudio.

Los causados por campilobacter son más o menos estables, mientras que los de brucelosis están sometidos a una campaña de saneamiento, por lo que baja mucho y desaparece en 2008. En el resto de agentes, excepto dos picos importantes de coxiella, están bastante estables entre el 6% y el 20%.

● Analizando algunos germenes, la brucelosis comenzó con un 12% en 1997 y en poco tiempo, baja y desaparece, debido a las campañas de erradicación. En el caso del toxoplasma, se encuentra bastante estable, alrededor del 10% en función de las zonas. En salmonella, que es posiblemente la gran olvidada, tiene una ligera evolución al alza, por lo que hay que mantener una precaución.

● Por lo que respecta a coxiella, se confirman las impresiones generales. Está subiendo en los últimos años, ya que empezó con el 11% en 1997 y llegó después la influencia por el cambio de técnicas diagnósticas, por lo que en la actualidad está cerca del 20%.

● En el caso de las clamidias, va en descenso porque los ganaderos son capaces de adecuar el manejo en la granja y las pautas preventivas funcionan. Se ha bajado nueve puntos porcentuales en últimos veinte años.

● Por su parte, las tendencias estacionales confirman lo que dice la bibliografía. En invierno sube el toxoplasma, porque los animales están más tiempo estabulados y pasan más tiempo con el hospedador, que es el gato. En primavera y otoño suben las clamidias. Una posible implicación es que hay una mayor implicación de corderas de primer parto en esas parideras más grandes. En verano sube la coxiella, porque hay más polvo y favorece su contagio.

El trabajo fue expuesto por TERESA NAVARRO RODRÍGO, residente del ESCRHM

El resumen completo del trabajo en las Actas del XX Foro Nacional de Ovino puede consultarse en el siguiente enlace  

https://www.oviespana.com/foro-nacional-de-ovino/foro-de-ovino-18-actas/foro-ovino-18-primera-sesion/patologia-abortiva-diagnostico-etiologia-y-evolucion-aragon-1998-2017

LAURA ELVIRA. Gerente Técnico de MSD Animal Health.

Los problemas de abortos se suelen relacionar con los corderos a término, porque es lo más llamativo para el ganadero. Pero a la hora de cuantificar o de comprobar si se tiene un problema a nivel de rebaño, hay otros tipos de abortos que quizás no se le dan la misma importancia, como son las reabsorciones, porque únicamente se observa que las hembras están vacías en la ecografía y se piensa que ha sido un problema de infertilidad. Hay que tener en cuenta que los distintos agentes afectan a cada una de las fases de la gestación. En otras ocasiones, cuando la pérdida es temprana se piensa que ha sido un fallo en el diagnóstico del veterinario, pero en realidad la pérdida es en las fases iniciales de la gestación. Una vez avanzado, no se ve el feto pero sí la oveja manchada. Se suele detectar, pero puede que no se anote y se registre para comprobar la casuística. En otros casos, se ve un feto pequeño. Pero el problema de los abortos tempranos es que no se suele ver el feto, lo que afecta al diagnóstico, porque no se tiene la muestra completa.F18-ACTA QUINTA Laura 002

Dentro de la patología del aborto, también deben incluirse las muertes que son corderos que llegan débiles al parto porque tenían lesiones en la placenta. Esa mortalidad de las primeras horas también está asociada a las causas de abortos. Es interesante registrar para saber si se tiene un problema de abortos en una explotación. Cuando se tiene una tormenta de abortos y un porcentaje alto, son los casos que llaman la atención y entonces siempre se envían las muestras al laboratorio. Cuando se trata de casos en goteo y no se hace un registro, el ganadero no se da cuenta de que tiene un porcentaje alto de abortos con pérdidas económicas. En muchos casos, incluso hay rebaños en los que se asumen unas pérdidas del 5% o del 10% de abortos a lo largo del año. Se normalizan esos abortos, sobre todo si no se tienen datos registrados.

Un 60% de los rebaños de ovino están por debajo del 5% de los abortos, que son datos normales si no se tienen problemas infecciosos y se trataría de pérdidas puntuales. Así, un 20% de las granjas estaría entre el 5% y el 10% de los abortos, mientras que otro 20% estaría por encima del 10%. Por lo tanto, hay una gran cantidad de rebaños afectados por este problema.

Cuando se tiene un problema, es importante medir para saber si las medidas de control son las más adecuadas después de haber investigado la causa y haber hecho un diagnóstico. Sin embargo, la muestra que se envía al laboratorio es el origen de instaurar un plan vacunal o de prevención en el rebaño, por lo que se vacuna en terapéutico, cuando ya ha aparecido el problema. Lógicamente, el efecto de la vacunación ya no va a ser el mismo.

Por esa razón, se ha realizado un estudio aunando esfuerzos, para conocer cómo ha evolucionado la etiología de los abortos. Hemos participado MSD Animal Health, especialmente Jorge Gutiérrez y yo; el CSIC, con Julio Benavides; y Analítica Veterinaria con Antón Esnal. También ha colaborado Ángel Ruiz Mantecón en el análisis de todos estos datos y mostrar el resultado de lo que ocurre en los abortos. Se trata de ver las enfermedades que tienen más importancia y por zonas geográficas.

EL RESUMEN DE LA INTERVENCIÓN PUEDE LEERSE EN EL SIGUIENTE ENLACE

https://www.oviespana.com/foro-nacional-de-ovino/foro-de-ovino-18-actas/foro-ovino-18-primera-sesion/presentacion-del-estudio-de-la-evolucion-de-la-etiologia-de-abortos-2011-2015

 

 

 

 

La infección por ‘Haemonchus contortus’ en ovejas es un problema de salud importante en las regiones tropicales y subtropicales que causa grandes pérdidas económicas. Estudios previos han demostrado que los entornos uterinos mejorados durante el embarazo pueden mejorar el crecimiento posnatal y el rendimiento de la salud de la descendencia, lo que se debe a una menor mortalidad y morbilidad.

En un nuevo experimento realizado por investigadores indonesios y publicado en la revista Small Ruminant Research, se evaluó la resistencia y la resiliencia a ‘H. contortus’ de corderos nacidos de ovejas inyectadas con gonadotropina sérica (PMSG) antes del apareamiento. La mejora del entorno uterino se realizó aumentando la secreción endógena de estrógeno y progesterona como hormonas del embarazo durante el embarazo al inyectar a las ovejas PMSG antes del apareamiento. Un total de 16 corderos, independientemente de su sexo, a la edad de 5 meses fueron asignados a un experimento factorial de 2 × 2 con 4 repeticiones.

El primer factor fue la inyección PMSG, que consta de dos niveles, es decir, corderos nacidos de ovejas sin inyección de PMSG (corderos no PMSG) y aquellos nacidos de ovejas inyectadas con PMSG (corderos PMSG). El segundo factor fue la infección de corderos con ‘H. contortus’ a la edad de cinco meses, que consta de dos niveles, es decir, corderos sin infección (corderos no infectados) y corderos infectados con ‘H. contortus’ (corderos infectados). Los corderos no infectados se administraron con agua destilada en una cápsula sin larvas infecciosas. Los corderos infectados se infectaron individualmente con una sola dosis que contenía 1200 L3 de ‘H. contortus’.

En comparación con los corderos sin PMSG, los corderos PMSG tendían a tener un mejor crecimiento prenatal, indicado por un mayor peso al nacer. El mejor crecimiento prenatal durante el embarazo mejoró el crecimiento postnatal y el rendimiento de salud de los corderos. Tres meses después de la infección de ‘H. contortus’, los corderos sin PMSG y los corderos PMSG tenían recuentos de gusanos similares. Sin embargo, los corderos PMSG mostraron una resiliencia significativamente mayor a ‘H. contortus’ según lo indicado por los conteos de huevos fecales más bajos seis a diez semanas después de la infección. La mayor elasticidad de los corderos PMSG se demostró por la tasa de crecimiento positiva durante la infección, mientras que los corderos que no eran PMSG tuvieron una tasa de crecimiento negativa después de la infección. Antes de la infección, los corderos PMSG mostraron un mayor porcentaje de neutrófilos segmentados con un menor número de linfocitos. Tres meses después de la infección, los corderos PMSG tenían un número significativamente mayor de linfocitos y trombocitos, así como una concentración media de hemoglobina corpuscular (MCHC) con un menor número de neutrófilos y monocitos.

La conclusión de este estudio es que la mejora del entorno uterino durante el embarazo podría usarse para producir descendencia superior con alta capacidad de recuperación frente a la infección de ‘H. contortus’.

Según publica la agencia EFE, científicos estadounidenses desarrollaron un dispositivo artificial que emula las condiciones en el interior del útero materno y logró mantener con vida durante cuatro semanas a fetos de cordero "extremadamente prematuros", según un estudio que publica este martes la revista "Nature Communications".

Investigadores del Hospital Infantil de Filadelfia crearon un "ambiente fluido" artificial a partir de una bolsa de polietileno que incorpora un circuito de oxígeno, un sistema con el que lograron que animales mantengan una circulación sanguínea y de gases estable.

Para probar ese sistema extrauterino se utilizaron corderos con una edad biológica equivalente a un neonato humano en las semanas 23 o 24 de gestación.

"Nuestro sistema podría prevenir la severa morbilidad que se produce en niños extremadamente prematuros. Ofrece una tecnología médica que no estaba disponible hasta ahora", sostuvo Alan Flake, autor principal del trabajo, en un comunicado de su universidad.

A pesar de que la supervivencia de los fetos humanos de 23 semanas mejoró gracias a los cuidados intensivos para neonatales, los nacimientos extremadamente prematuros son todavía una de las principales causas de mortalidad y morbilidad entre los neonatos.

"Esta investigación no aspira a reemplazar el útero durante la primera parte del embarazo, sino que intenta desarrollar nuevos modos de tratar a los bebés prematuros", señaló el profesor de la Universidad de Edimburgo (Reino Unido) Colin Duncan.

"Se trata de un concepto muy atractivo, este estudio es un paso adelante muy importante", subraya Duncan, que alerta sin embargo de que "todavía existen enormes retos a la hora de refinar la técnica".

La revista "Nature Communications" subraya por su parte que la investigación del centro estadounidense se ciñó a un periodo de cuatro semanas, por lo que no están disponibles los datos sobre la evolución y la salud de los animales prematuros más allá de ese plazo.

Aún así, la publicación científica recalca que el método del Hospital Infantil de Filadelfia logró una mayor supervivencia de los fetos animales prematuros que las técnicas que existían hasta ahora.

El centro estadounidense indica que el objetivo de su investigación es mantener en condiciones estables a los neonatos entre las 23 y las 28 semanas de edad de gestación, al entender que más allá de ese periodo "se traspasa una barrera" a partir de la cual superan los riesgos más severos.

"Los bebés (en ese periodo) tienen una necesidad urgente de que exista un puente entre el útero materno y el mundo exterior. Si podemos desarrollar un sistema extrauterino que apoye el crecimiento y la maduración durante unas pocas semanas, podemos mejorar las perspectivas de forma extraordinaria", afirmó Flake.

Entre las dificultades técnicas que todavía quedan por superar, "Nature Communications" destaca que la conexión del útero artificial al neonato por medio del cordón umbilical "podría no ser posible", así como la necesidad de desarrollar un líquido amniótico adecuado para los neonatos humanos. 

 

El pasado mes de marzo, la Asociación Española de Criadores de la Cabra Murciano-Granadina (ACRIMUR), en colaboración con Genética Española, exportó  2.700 dosis de semen y 264 embriones de cabra Murciano-Granadina  a República Dominicana.

Las dosis seminales fueron producidas en el Centro de Investigación y Tecnología Animal (CITA-IVIA) de Segorbe, Castellón, y los embriones se obtuvieron en la granja experimental del Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (IMIDA) con ayuda de los técnicos del INIA.

Según Jorge Castillo, secretario ejecutivo de ACRIMUR, próximamente se exportarán 7.000 dosis de semen y 100 embriones al mismo país, cantidades que cerrarán el contrato que tanto la Asociación como Genética Española mantienen con República Dominicana.

Del mismo modo, Genética Española y ACRIMUR mantienen contratos con México, Venezuela, Panamá y Colombia para la exportación de material genético de la raza Murciano-Granadina así como para la formación de técnicos de estos países en el manejo integral del caprino de leche.

Las expectativas que suscita esta raza en América son muy importantes, existiendo una mayor demanda en la exportación de su genética.

La mortalidad embrionaria es un proceso complejo y multifactorial. Eventos fisiológicos tales como la biología de la gestación, el RMP y los procesos luteotróficos y luteolíticos han sido analizados por diversos investigadores a nivel mundial. Los antecedentes bibliográficos expuestos demuestran en su mayoría la existencia de efectos positivos de los tratamientos hormonales sobre los parámetros reproductivos, tanto en el período previo o en el momento de la implantación embrionaria.

En general, los tratamientos hormonales se basan en la aplicación estratégica de fármacos para obtener un control endócrino sostenido de P4, inhibir el sistema de producción de PGF2α o bien estimular al concepto en su capacidad antiluteolítica.

Una revisión bibliográfica realizada por varios investigadores del INTA de Argentina presenta evidencias que la administración de GnRH o hCG posinseminación o postservicio estimularía la función del CL o induciría la formación de CL accesorios con un aumento en la síntesis y la secreción de P4, lo que permitiría una mayor supervivencia embrionaria. Será necesario que se realice un mayor número de evaluaciones de los tratamientos con hCG o GnRH para determinar su eficiencia en el porcentaje de preñez y la prolificidad en los diferentes sistemas de producción ovina. Complementariamente sería necesario evaluar el efecto de las estrategias terapéuticas sobre el número de CL accesorios, el posible efecto sobre el crecimiento y el desarrollo embrionario o fetal, así como su incidencia en el PVn de los corderos.

Así, el desarrollo y utilización de tratamientos hormonales durante la gestación temprana con el objetivo de disminuir las pérdidas embrionarias y fetales proporcionaría un incremento en la eficiencia reproductiva de la majada y por ende lograría una mayor rentabilidad en la producción ovina. A su vez, se debe considerar la posibilidad de evaluar la eficiencia de estos tratamientos hormonales en conjunto con la aplicación de otras biotecnologías modernas, como la transferencia de embriones, tanto producidos in vivo como ‘in vitro’.

El artículo está firmado por J. Fernández, M. Bruno Galarraga, M. Cueto, I. Lacau, A. Soto, R. de la Sota y A. Gibbons.

 

 

Página 1 de 3

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder