Mostrando publicaciones por etiqueta: Tratamientos

Los datos sobre evolución de las macromagnitudes del sector agropecuario en España que realiza el Ministerio de Agricultura recogen las cuentas globales de las explotaciones agrícolas y ganaderas de las diferentes comunidades autónomas, analizando las cantidades y el valor de la producción de los diferentes subsectores y también los gastos que realizan en cada uno de los grupos de inputs más importantes para conseguir esas producciones. 

Entre esos gastos, uno de los capítulos importantes en las granjas es el de la compra de productos y servicios veterinarios, que supone aproximadamente el 1,6% de todos los gastos del sector agropecuario español, con unas cifras que rondan los 550 millones de euros. Esta cantidad se reparte de manera muy diferente entre las diferentes comunidades, en función de su potencial ganadero y de la problemática sanitaria de las distintas especies. El primer lugar en gastos veterinarios en España desde hace ya varios años lo ocupa Castilla y Léon, que es una de las zonas con más explotaciones y mayor censo en casi todas las especies. En esta comunidad se realiza casi una quinta parte de todo el gasto nacional, con 90,43 millones de euros. Le siguen en ese ranking, como puede verse en la tabla adjunta, Andalucía (67,21 millones), Cataluña (66,39), Galicia (60,04), Extremadura (57,35), Aragón (51,62) y Castilla-La Mancha (45,22).  

La Asociación de Ganadero Solidarios de la Región de Aquitania (AES) critica las diferencias de precios entre los medicamentos veterinarios entre Francia y España, y también otros países de la UE como Italia o Bélgica. Según los datos de este grupo, un número importante de productos vendidos en estos cuatro países son los mismos en cuanto a moléculas, laboratorio, posología..., y sin embargo su precio varía entre un 20% y un 300%, siendo más caro en Francia. Eso hace que muchos ganaderos franceses opten por comprar sus medicamentos en el mercado español o de otros países, según la proximidad y facilidad de acceso.

Según este grupo, la complejidad de las diferencias de legislación (francesa, española y comunitaria) y la jurisprudencia francesa, hacen más opaca la armonización del derecho en esta materia. Esa asociación tienen como objetivo que la normativa francesa evolucione basándose en el marco legislativo comunitario.

Desde la AES se recuerda, además, a los ganaderos franceses que sus compras de zoosanitarios en España deben respetar las obligaciones habituales con la reglamentación ganadera, en particular las de asegurar una trazabilidad total de sus compras de medicamentos veterinarios.

La implantación de la receta electrónica en Navarra fue uno de los temas que llamaron la atención de los participantes en el Foro Nacional de Ovino de Aranda de Duero (Burgos). Ángel Garde, presidente del Colegio de Veterinarios de Navarra, explica su puesta en marcha en esta comunidad autónoma.

 

PREGUNTA.- ¿Cómo surgió la idea de poner en marcha una receta electrónica?

RESPUESTA.- Surgió a iniciativa de los propios veterinarios, que observan que cada vez tienen menos tiempo por los desplazamientos y necesitan un sistema de gestión documental para cumplir la normativa y no exponerse a una posible sanción. A partir de ahí, se crea un grupo de trabajo con veterinarios de ADS, de empresa, libres… ya que cada uno tiene una problemática muy particular. Poco a poco, se ha ido puliendo la idea y ha terminado un sistema que es accesible, ya que está alojado en una nube, que es seguro, porque va con firma digital.

 

P.- ¿Cuáles son las principales ventajas?

R.- Al veterinario le permite tener el control de la prescripción de los productos. Al ganadero le da la libertad de ir a la distribuidora que quiera. A las casas comerciales les da la posibilidad de recibir las recetas de tal manera que el cliente ya lo tenga preparado cuando llegue, por lo que hay más agilidad.

 

P.- ¿Qué grado de implantación tiene este sistema en la actualidad en Navarra?

R.- No la usan todos los veterinarios. Es una herramienta que ahora nos cuesta dinero al grupo de ganaderos que la estamos utilizando, a pesar de que le pedimos ayuda a la administración. El Colegio de Veterinarios de Navarra entra para garantizar que ningún colegiado quede fuera y para garantizar que sea propiedad de un grupo de veterinarios o de empresa. Garantiza que todos los veterinarios colegiados tienen acceso a este sistema y pueden utilizarlo si así lo consideran conveniente.

 

P.- Además de Navarra, ¿está la receta electrónica implantada en otras zonas de la geografía nacional?

R.- La idea se va expandiendo, porque hay veterinarios que ya no se limitan a trabajar en su lugar de domicilio. Cada vez son más consultores y menos veterinarios clínicos. Si un veterinario de Navarra atiende a una explotación, por ejemplo, de Castilla y León, tiene la posibilidad de acceder a comerciales de Castilla y León y a generar recetas, porque tiene el mismo contenido.

 

P.- ¿Supone el coste un inconveniente para este sistema?

R.- Por ahora, el coste lo estamos sufragando los veterinarios. Se utiliza de forma continua, pero no nos hemos planteado más, simplemente ir mejorando el sistema. Al Colegio de Veterinarios no le interesa el aspecto económico de ganar dinero con las recetas electrónicas, sino que el acceso sea universal. Nuestro grupo de trabajo ha ideado este sistema, pero está desarrollado por una empresa privada. Estamos sufragando el coste. Si se llega a cobrar su uso algún día, el grupo de trabajo tendrá lógicamente un coste menor.

 

P.- ¿Hay algún inconveniente más?

R.- No hay ningún inconveniente diferente al sistema que tenemos ahora. En el fondo, cada uno debe ser responsable de lo que firma y del buen uso de las herramientas que tiene a disposición.

 

P- ¿Cuáles son las perspectivas de futuro de esta receta electrónica? ¿Qué objetivos se marca en la actualidad?

R.- Ya hay veterinarios de La Rioja y Castilla y León, mientras que en Andalucía se está realizando alguna gestión para implantarlo. También se ha presentado en el Consejo General de Veterinarios de España. Creo que es un sistema que es bastante bueno para todos.

La última edición de la revista Consorcio Manchego recoge un artículo titulado ‘Fiebre Q: ¿una realidad o una amenaza emergente?’, escrito por Irene Alonso Garrido, veterinaria de la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Ovino Selecto de Raza Manchega (AGRAMA). En este artículo se describen varios aspectos relacionados con la enfermedad enfocados al ganado ovino y que se resumen a continuación.

 

Causas de la enfermedad y características

La fiebre Q es una enfermedad infecciosa producida por una bacteria llamada ‘Coxiella burnetii’. Esta bacteria tiene dos formas en la naturaleza; una muy resistente al medio exterior y fácil de aerosolizar y otra intracelular, mucho más sensible y fácil de destruir.

Es una enfermedad de distribución mundial y es zoonósica, es decir se transmite de animales al hombre. Afecta a mamíferos, aves, reptiles y artrópodos (especialmente garrapatas).

La principal fuente de contagio para el ser humano viene por la  inhalación de aerosoles con la bacteria, procedentes de placentas tras el parto de animales infectados, canales y vísceras de animales sacrificados, materiales contaminados como estiércol, paja e incluso lana o ropa.

Aunque el ganado ovino, caprino o vacuno suele ser la principal fuente de contagio, también se puede dar por contacto con perros, gatos, conejos y palomas.

Además de las consecuencias para la salud pública (la enfermedad en humanos cursa de forma muy variable), la fiebre Q en rumiantes causa importantes pérdidas económicas, cursando con pocos síntomas clínicos pero causando alteraciones de la fertilidad.

 

Transmisión e incidencia

‘Coxiella burnetii’ es una bacteria de amplia distribución en la naturaleza; sus reservorios son gran variedad de animales domésticos y salvajes, así como las garrapatas, donde vive con facilidad y su virulencia aumenta a medida que pasa de una garrapata a otra. Una garrapata que contenga ‘Coxiella burnetii’ disemina la bacteria a través de sus heces, las cuales pueden infectar a otros animales  bien por vía aerógena, bien por contacto con heridas cutáneas.

Los animales infectados, durante la fase aguda de la enfermedad, eliminan los gérmenes por orina, heces, secreciones genitales, leche y exudados nasales, los cuales son inhalados por vía respiratoria por otros animales. El momento crítico de transmisión de la enfermedad es durante el parto o el aborto, ya que la concentración de patógenos es mayor en todas las secreciones, placenta y otros fluidos producidos durante esta etapa; convirtiéndose en la principal vía de contagio de la enfermedad tanto para animales como para el hombre.

En cuanto a la incidencia de la enfermedad, es difícil de estimar, ya que no es una enfermedad de declaración obligatoria, con lo que en muchos casos no se diagnostica o no se comunica.

 

Síntomas

En los animales suele ser asintomática. Sin embargo, cuando se manifiesta es en forma de infertilidad, abortos, mortalidad neonatal y partos prematuros. Suelen ser abortos tardíos, hacia el final de la gestación y suele existir retención placentaria. A veces se presenta con cuadros de perineumonía, metritis, conjuntivitis y artritis, pero suele ser raro.

 

Diagnóstico

Deben tomarse muestras procedentes de feto, placenta y exudados vaginales tras el parto o aborto. También pueden tomarse muestras de leche o calostro. Las técnicas utilizadas pueden ser desde PCR, fijación del complemento, inmunofluorescencia indirecta o técnicas de ELISA.

 

Control y prevención

En una explotación sospechosa de padecer la enfermedad, las medidas de control van desde el chequeo serológico de los animales a la adopción de medidas higiénicas; o bien la vacunación cuando la enfermedad ya está presente.

Ante la detección de la enfermedad en una explotación, con animales positivos y con sintomatología, lo ideal es sacrificar a los animales infectados, pero si el número es elevado y hace inviable económicamente esta opción, se debe actuar en los siguientes niveles:

- Tratamiento con tetraciclinas: se usan para limitar los abortos, aunque no impide que se excreten las bacterias en los exudados de los animales contagiados.

- Medidas higiénicas: aislamiento en zonas diferenciadas de paridera, durante la gestación y el parto. El personal de la ganadería debe usar vestimenta y calzado exclusivo para estas zonas, así como guantes y mascarillas.

- Eliminación correcta de placentas, fetos abortados, etc., evitando la ingesta por parte de otros animales (perros, gatos,..), así como la paja en contacto con los líquidos del parto.

- Desinfectar las instalaciones y todos los anejos existentes en las mismas.

- Tratamientos de desparasitación externa para prevenir las garrapatas; esto debe ir acompañado de un correcto desbrozado y eliminación de la maleza de los alrededores.

- Impedir la entrada de perros y gatos a las explotaciones.

- El estiércol producido no debe usarse para estercolar, sino que deberá ser enterrado

 

Vacunación

Aunque ya se ha comentado que la mejor forma de prevención son las medidas higiénicas, una vez que existe la patología en la explotación la vacunación se convierte en la mejor herramienta de control, ya que reduce los signos clínicos de la enfermedad, limita la excreción de la bacteria y por tanto el riesgo de reinfección.

Las recomendaciones de  uso son las siguientes: indicada desde los tres meses de edad; para mantener una buena inmunidad en el rebaño, es necesaria la revacunación cada 9-12 meses; una única vacuna no es un tratamiento curativo.

Se puede optar por vacunar a todo el rebaño o únicamente a la reposición.

 

Recomendaciones

Es importante establecer una buena vigilancia en las explotaciones y ante la mínima sospecha de su presencia, descartarlo con una simple muestra de leche a análisis.

Siempre y cuando se realice una correcta aplicación de las  medidas higiénicas dentro del programa de producción ganadera;  ésta y otras muchas enfermedades podrán prevenirse.

 

 

 

Investigadores del CReSA han probado por primera vez y con éxito la nueva vacuna, diseñada en el Jenner Institute (Reino Unido), que mejora la protección contra la tuberculosis. Los estudios se han realizado utilizando cabras domésticas. La nueva vacuna actúa reforzando la eficacia de la vacuna BCG, la única vacuna disponible hasta el momento.

En los últimos 90 años, solo se ha comercializado una vacuna contra la tuberculosis en todo el mundo, la conocida como BCG (Bacilo de Camette Guerin), pero su eficacia es bastante limitada y numerosos grupos de investigación de distintos países trabajan con el objetivo de encontrar una vacuna universal que la sustituya o le refuerce la eficacia.

Ahora, investigadores del CReSA (Centre de Recerca en Sanitat Animal) han llevado a término el primer estudio preclínico de una nueva vacuna contra la tuberculosis llamada AdTBF, una vacuna basada en un virus recombinante, no patógeno, que expresa cuatro proteínas de ‘Mycobacterium tuberculosis’ (el agente causante de la tuberculosis). El estudio lo han diseñado los doctores Bernat Pérez de Val y Mariano Domingo, éste último también profesor del Departamento de Anatomía y Sanidad Animal de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), y se ha realizado en colaboración con investigadores del Jenner Institute, que han diseñado la vacuna, y de la Animal Health and Veterinary Laboratories del Reino Unido; ambos, institutos de investigación punteros a nivel mundial en el desarrollo de vacunas.

Los experimentos, realizados en las instalaciones nivel 3 de bioseguridad del CReSA, han permitido demostrar que las cabras vacunadas con BCG e inoculadas después con la nueva vacuna AdTBF presentan una mayor protección frente a la tuberculosis que las vacunadas únicamente con BCG. En concreto, la nueva vacuna refuerza la respuesta del sistema inmune frente a la infección tuberculosa al disminuir las lesiones y la replicación de las bacterias.

La especie animal elegida para realizar este primer estudio ha sido la cabra doméstica, que es un modelo animal idóneo para el estudio de nuevos tratamientos y vacunas contra la tuberculosis, con el cual los investigadores del CReSA llevan trabajando los últimos años.

La cabra no solo reproduce con gran similitud las características patológicas y la respuesta inmunológica a la infección tuberculosa activa en humanos, sino que además es un anfitrión natural de la tuberculosis por lo que, desde el punto de vista de la sanidad animal y puesto que la tuberculosis es endémica en el caprino en muchos países, este modelo también permite estudiar el uso potencial de la vacuna en animales de granja.

El estudio se ha publicado recientemente en la revista científica ‘Plos One’.

¿Qué es el scrapie o tembladera?

Es un proceso neurodegenerativo progresivo que afecta a ovejas y cabras y  que pertenece a la familia de las enfermedades conocidas como encefalopatías espongiformes transmisibles (EET), entre las cuales también se  incluye a la Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB).

En la actualidad, se reconocen dos tipos de  agentes de scrápie, clásico y atípico, con caracteristicas moleculares, físicas, bioquímicas y patógenas diferentes ocasionando enfermedades que aunque ambas son neurodegenerativas presentan diferencias en cuanto a epidemilogia y  sintomatología.

Evolución de los datos epidemológicos

Año

Animales investigados

Animales positivos

Focos

Animales sacrificados

2001

4.715

22

4

2.403

2002

50.040

42

15

11.562

2003

77.486

139

31

33.240

2004

31.833

48

15

21.831

2005

73.736

125

38

25.608

2006

153.131

151

53

28.531

2007

92.674

168

48

24.685

2008

54.298

245

38

20.089

2009

54.314

114

33

13.931

2010

51.400

157

34

8.282

2011

41.899

73

35

4.407

TOTALES

685.526

1.284

344

194.569

 

¿Qué síntomas manifiestan los animales afectados de tembladera o scrapie?

La sintomatología del scrapie varía en cada animal afectado, tiene un desarrollo muy lento y es diferente según sea scrapie clásico o atípico. Los primeros signos clínicos que suelen observarse son cambios de comportamiento, desarrollando progresivamente signos neurológicos más evidentes, principalmente ataxia (pérdida de coordinación, generalmente del tercio posterior), prurito (picor) e hiperestesia (alteraciones de la sensibilidad), y pérdida de peso. El prurito o picor puede dar lugar a pérdida de lana y lesiones en la piel, ya que el animal tiende a rascarse, incluso mediante mordeduras en las patas, y a frotarse contra objetos fijos, aparentemente con el fin de aliviarse el picor. Otros signos que frecuentemente pueden observarse son: posiciones anormales de la cabeza y de las orejas y de la postura, como la separación o cruce de las extremidades, rechinar de dientes y temblores.

Los síntomas de la enfermedad aparecen normalmente entre los 2 y 5 años de edad. Los animales afectados pueden vivir entre 1 y 6 meses tras la aparición de los síntomas, pero la muerte es inevitable, ya que no existe ningún tratamiento ni vacunas.

Cabe destacar que un animal afectado de scrapie no presenta todos los signos clínicos descritos y, por otro lado, se ha detectado un porcentaje significativo de animales que mueren sin que se haya observado ningún signo clínico.

¿Cómo se contagian los pequeños rumiantes?

El agente causal del scrapie se puede transmitir tanto a la propia descendencia de la oveja afectada como a otros corderos de un mismo rebaño a través del contacto con la placenta y otros fluidos placentarios.

¿El scrapie o tembladera se contagia al hombre?

No. Al contrario que la EEB, no existen pruebas científicas de que el ser humano se contagie al consumir carne de ovino o caprino y su leche de animales que puedan padecer de scrapie, o que las personas que en su trabajo tienen contacto con estos animales puedan contagiarse directamente.

Entonces, ¿por qué es tan importante erradicar el scrapie?

Son varias las razones. En primer lugar, puede llegar a ser endémica en determinadas zonas, produciendo pérdidas de las producciones y retrasando durante años su erradicación. Además, desde la crisis de las "vacas locas" y debido a la alarma creada en los consumidores, existe una estrategia mundial para erradicar todas las EET.

¿Cómo se erradica el scrapie?

Los animales sospechosos son analizados con pruebas laboratoriales similares a las usadas en la detección de la EEB. Además, estas pruebas se usan en un programa nacional de muestreo de animales mayores de 18 meses sacrificados para consumo humano y de los animales que mueren en la explotación.

Las estrategias de erradicación son diferentes según la especie afectada y el tipo de scrapie.

En el caso del ovino afectado por scrapie clásico se puede proceder al sacrificio y destrucción del rebaño afectado indemnizando al propietario o bien al sacrificio selectivo de los animales sensibles a través del genotipado, ya que la genética tiene un papel muy importante en la susceptibilidad del animal a la enfermedad; en concreto las diferencias que tienen los animales en el gen PrP, que hacen que algunos animales sean más resistentes que otros.

En el caprino hasta la fecha no se ha demostrado la resistencia genética al scrapie por lo que la única opción de erradicación es la eliminación del rebaño indemnizando al ganadero.   Cuando se diagnostica s atipico en ovino o caprino se puede proceder eliminando todos los animales del rebaño afectado o bien mantenerlos sometiendo a dicho rebaño a una vigilancia intensificada de dos años.

La importancia de detectar animales sospechosos

Los animales con sospecha de sintomatología clínica compatible con scrapie, deben ser notificados inmediatamente a las autoridades. El ganadero tiene, por ley, la obligación de notificar cuándo su ovino-caprino presente síntomas compatibles con la enfermedad. Este es un aspecto básico de la vigilancia frente a la enfermedad, definido en el programa nacional (ver apartado anterior). Las autoridades locales, cuando no se pueda descartar EET, deben remitir muestras al laboratorio nacional de referencia, u otro autorizado para realizar el diagnóstico de confirmación.

INFORMACIÓN EXTRAIDA DE www.magrama.gob.es

Rotundo éxito de participación en la I Cumbre Nacional de Caprino (CAPRAESPAÑA), que tuvo lugar en Talavera de la Reina del 20 al 22 de septiembre,  en la que FARCO Veterinaria se sumó al impulso que se realiza  desde los diferentes eslabones del sector.

En el espacio reservado para la información a los ganaderos y diferentes profesionales del caprino, se explicaron los aspectos claves de la sanidad de la ubre en las cabras de leche, constatando su gran interés por las soluciones presentadas por Farco Veterinaria en este aspecto clave de la producción lechera (Plan Ilovet), así como en la problemática relacionada con la Paratuberculosis, de gran incidencia en caprino, pero a la vez controlable mediante una sola aplicación en la vida del animal con Gudair, única vacuna existente en el mercado.

En la jornada del sábado y como punto final de las jornadas técnicas de la propia cumbre, se presentó la ponencia-coloquio sobre “Sanidad y control de Agalaxia la Contagiosa y la Paratuberculosis en cabras”, con la masiva afluencia de ganaderos interesados en el control de dichas enfermedades con ALGONTEX y GUDAIR.

Más información técnica en www.planilovet.es

 

 

Durante el mes de septiembre de 2013, los servicios veterinarios franceses han notificado 10 focos del serotipo 1 de lengua azul en la isla de Córcega. La recurrencia de esta enfermedad está relacionada con su presencia en Cerdeña, donde desde el mes de septiembre de 2012 y hasta la fecha han sido notificados 1.527 focos de dicho serotipo.

Según datos proporcionados por los servicios veterinarios italianos en el mes de marzo, el porcentaje de mortalidad a causa de los focos que habían afectado la isla en los años 2012 y 2013 era aproximadamente un 4% y la morbilidad un 6%. El hecho de que la cabaña ganadera sarda está siendo tan duramente afectada por la recirculación del serotipo 1 en la isla es debido al bajo nivel de protección vacunal de los animales susceptibles. Dada la situación de emergencia las autoridades italianas han establecido un plan de vacunación en la isla.

Para evitar que pueda ocurrir una situación similar en España, desde el MAGRAMA se recomienda la vacunación frente a los serotipos presentes en cada zona de restricción actualmente existentes en la península, vacunación que, además de suponer una medida de prevención ante una eventual recirculación de la enfermedad en nuestra cabaña ganadera, facilita la comercialización de animales vivos de especies susceptibles hacia otros países.

Alrededor del 80% de los productores de ovino encuestados en la República de Irlanda tienen previsto vacunar contra el virus de Schmallenberg para proteger a sus ovejas. De hecho las tres cuartas partes de todos los propietarios de los rebaños ganaderos están pensando en utilizar la vacuna

No es de extrañar teniendo en cuenta que uno de cada seis establecimientos en la República de Irlanda y casi uno de cada cuatro granjas en los condados de todo el sur y el este han sido afectadas por la enfermedad de Schmallenberg, de acuerdo con los resultados de la encuesta llevada a cabo en las últimas semanas.

Los organismos mundiales de salud animal abren a los científicos la puerta para luchar frente a la peste de los pequeños rumiantes al levantar la moratoria sobre el virus de la peste. Los  proyectos de investigación que quieran trabajar en su eliminación deberán cumplir una serie de requisitos fundamentales.

Impuesta originalmente por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) el pasado año, la moratoria hace referencia a cepas vivas del virus de la peste que todavía pueden encontrarse en muestras de sangre y de tejido de más de 40 stocks de laboratorio en todo el mundo, según una información de The Cattle Site recogida por Albéitar-Portal Veterinario.

 

Un beneficio potencial de continuar con la investigación científica sería explorar la posibilidad de desarrollar una vacuna basada en el virus de la peste de los pequeños rumiantes (PPR), en lugar de usar virus de la peste bovina, para evitar esta enfermedad en la cabaña de vacas. La PPR es una enfermedad que afecta a ovejas y cabras y está causada por un virus similar al virus de la peste bovina. Una vacuna para ambas enfermedades basada en la PPR podría prevenir la propagación de la peste bovina en caso de producirse un nuevo brote. También significaría que no habría necesidad de mantener el virus de peste bovina para reponer las vacunas cuando las existencias actuales expiren.

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder