Mostrando publicaciones por etiqueta: Vacunación

Las investigaciones epidemiológicas implementadas en rumiantes salvajes y domésticos evidenciaron un reservorio de ‘Brucella melitensis’ en cabras montesas (‘Capra ibex’) en los Alpes franceses. La vacunación se consideró como una posible forma de controlar la infección en esta población de vida silvestre.

Doce cabras montesas y doce cabras se asignaron en cuatro grupos alojados por separado, cada uno con seis machos o seis hembras no embarazadas. Cuatro a cinco animales fueron vacunados y uno o dos animales fueron animales de control. La mitad de los animales fueron sometidos a necropsia 45 días después de la vacunación, y los restantes a los 90 días. Se recogieron muestras adicionales 20 y 68 días después de la vacunación para explorar la distribución bacteriana en los órganos y la inmunidad humoral.

No se observaron signos clínicos ni lesiones específicas de ‘Brucella’ y todos los animales vacunados seroconvirtieron. La distribución de ‘Brucella’ y los perfiles de anticuerpos fueron altamente contrastados entre ambas especies. La proporción de muestras infectadas fue significativamente mayor en cabras montesas en comparación con cabras y disminuyó entre 45 y 90 días después de la vacunación. Dos machos de cabra montesa presentaron excreción urogenital a los 20 o 45 días después de la vacunación. La carga bacteriana fue mayor 45 días en cabras montesas en comparación con cabras domésticas, mientras que permaneció moderada a baja 90 días después de la vacunación en ambas especies con gran variabilidad entre los animales. En este experimento, las diferencias entre especies siguieron siendo la principal fuente de variación, con un bajo impacto de otros factores individuales.

Para concluir, la capacidad multiplicativa y de desprendimiento de la vacuna Rev.1 fue mucho mayor en cabras montesas en comparación con las cabras en 90 días.

Estos resultados proporcionan información inicial sobre el uso potencial de una vacuna comercial para el control de la brucelosis en cabra montesa.

Este artículo se ha publicado en la revista Veterinary Research y está firmado por los siguientes autores: Claire Ponsart, Mickael Riou, Yann Locatelli, Isabelle Jacques, Alain Fadeau, Maryne Jay, Roland Simon, Ludivine Perrot, Luca Freddi, Sylvain Breton, Thierry Chaumeil, Barbara Blanc, Katia Ortiz, Colin Vion, Damien Rioult, Erwan Quemere, Pierre Sarradin, Jean Yves Chollet, Bruno Garin Bastuji y Sophie Rossi.

El género ‘capripoxvirus’ comprende, entre otras enfermedades, a la viruela ovina y caprina. Juntos, estos patógenos causan pérdidas económicas significativas a la industria ovina, caprina y bovina donde estas enfermedades están presentes. Estas patologías se han extendido a regiones limítrofes previamente libres, como algunos países de Oriente Medio, Europa del Este y Rusia. Esta propagación reciente ha puesto de relieve la naturaleza transfronteriza de estas enfermedades.

Para la viruela ovina y caprina, las vacunas virales vivas atenuadas se usan en países endémicos. Estas enfermedades también se pueden contener mediante el sacrificio de animales infectados para erradicar la enfermedad. La termoestabilidad, el rango estrecho de huéspedes y la capacidad de los ‘capripoxvirus’ para expresar una amplia variedad de antígenos hacen que los ‘capripoxvirus’ sean vectores ideales para poner en marcha una vacunación.

Un estudio científico realizado en Canadá ha explorado la capacidad de inmunizar animales contra múltiples enfermedades al mismo tiempo aumenta la eficacia de la vacuna al disminuir el número de vacunas requeridas. Además, el uso de vacunas vectorizadas con ‘capripoxvirus’ permite la posibilidad de diferenciar los animales infectados de los vacunados y su posible vacunación ante el virus de la lengua azul y el virus de la fiebre del Valle del Rift, que también son responsables de pérdidas económicas significativas en países endémicos. En el caso del virus de la fiebre del Valle del Rift, la vacunación no se practica rutinariamente a menos que haya un brote que haga que la vacunación no sea tan efectiva, por lo tanto, incorporar la vacunación contra la fiebre del Valle del Rift en la vacunación rutinaria contra el ‘capripoxvirus’ sería altamente beneficioso.

El artículo se ha publicado en la prestigiosa revista científica internacional por parte de los expertos canadienses Mahder Teffera y Shawn Babiuk, del Centro Nacional de Enfermedades Animales Foráneas y del Departamento de Inmunología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Manitoba.

- Sin antibióticos eficaces para combatir las infecciones, tratamientos como el trasplante de órganos, la quimioterapia o la cirugía podrían verse comprometidos. Si no solucionamos este problema, en el año 2050 los expertos prevén un total de 40.000 muertes anuales por infecciones que antes eran fácilmente curables [1].

- Las vacunas son una primera línea de defensa contra la resistencia a los antibióticos.

Madrid a 21 de noviembre de 2019. Desde MSD Animal Health nos queremos sumar a la Semana Mundial de Concienciación sobre el Uso de los Antibióticos promovida por la OMS (Organización Mundial de la Salud), que tiene como objetivo hacer frente a la resistencia a los antibióticos, ya que supone a día de hoy una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo. [2]

La llegada de los antibióticos marcó el inicio de una nueva era en el campo de la medicina. Ahora, sin embargo, estamos retrocediendo, volviendo a ese mundo en el que las infecciones a menudo tenían un desenlace mortal porque no se disponía de tratamientos específicos para combatirlas. Vivimos tiempos en los que las bacterias están alcanzando niveles de resistencia elevados, y donde los antibióticos dejan de ser una alternativa eficaz frente a ciertos tratamientos. El aumento de infecciones causadas por bacterias resistentes, principalmente motivado por tratamientos indiscriminados o incorrectos con antibióticos contribuye sin duda a la aparición de resistencias. Entendiendo por resistencia, cuando la bacteria sigue multiplicándose haciendo cada vez más difícil tratar las infecciones, y en consecuencia se produce un aumento de los costes médicos, que se prolonguen las estancias hospitalarias y que aumente la mortalidad.

Los antibióticos son medicamentos utilizados para prevenir y tratar las infecciones bacterianas. Estas bacterias farmacorresistentes pueden causar infecciones en el ser humano y en los animales y esas infecciones son más difíciles de tratar que las no resistentes.

No debemos olvidar que los animales portan determinados microorganismos que pueden ser transferidos desde éstos al hombre. Estos microrganismos producirán enfermedades denominadas zoonosis. Los antibióticos son herramientas esenciales para su tratamiento y control de enfermedades infecciosas; proteger la salud de los animales contribuye, por lo tanto, a proteger nuestra propia salud. La salud animal es, además, fundamental para la obtención de alimentos sanos y seguros para el consumo humano. Sin antibióticos eficaces para el tratamiento de las infecciones en animales está en riesgo la obtención de estos alimentos.

Es necesario concienciarse sobre un correcto uso de los antibióticos, evitando el autoconsumo y los tratamientos erróneos. Aunque se desarrollen nuevos medicamentos, si no se modifican los comportamientos actuales, la resistencia a los antibióticos seguirá representando una grave amenaza. Los cambios de comportamiento también deben incluir medidas destinadas a reducir la propagación de las infecciones, como es la prevención a través de la vacunación tanto en personas como en animales.

Las vacunas son una primera línea de defensa contra la resistencia a los antibióticos, ya que prevenir es mejor que curar. El aumento mundial de las enfermedades causadas por bacterias farmacorresistentes, consecuencia del uso incorrecto y excesivo de antibióticos, es una gran amenaza para la salud pública. Actualmente la mejor alternativa es la prevención a través de la vacunación.

La inmunización a través de la vacunación evita entre dos y tres millones de muertes al año en todos los grupos de edad. Es una de las intervenciones de salud pública más costoeficaces y exitosas. Si se mejora la cobertura vacunal mundial, se podrán evitar otros 1,5 millones de defunciones [2].

Vacunas

Para entender su funcionamiento, debemos tener en cuenta que una vacuna es cualquier preparación destinada a generar inmunidad contra una enfermedad o varias enfermedades estimulando la producción de anticuerpos. Puede tratarse, por ejemplo, de una suspensión de microorganismos muertos o atenuados, o de productos derivados de microorganismos. El método más habitual para administrar las vacunas es la inyección, aunque algunas se administran con un aplicador nasal u oral.

Los anticuerpos son partículas del sistema inmune que reconocen lo ajeno al propio cuerpo, con el objetivo de neutralizarlo. Con una vacuna, el sistema inmune adquiere una capacidad de “memoria” que le permite responder ante una infección y proteger frente a esa enfermedad.

Existen vacunas disponibles para numerosas enfermedades tanto en salud animal como en salud humana, éstas han sido previamente aprobados por las autoridades sanitarias competentes (AEMPS, EMA…) las Agencias Española y Europea del Medicamento y cumplen, por lo tanto, con los estrictos estándares de calidad, eficacia y seguridad exigidos.

Es importante remarcar, que tanto en el caso de los animales, el volumen de dosis de vacuna que se administra es independiente del peso y tamaño de éstos, en medicina humana, las mismas vacunas son administradas a neonatos como a adultos sin diferenciar dosis.

Asaja Extremadura ha instado este jueves a la Junta a sumarse al principio de acuerdo alcanzado entre el Ministerio de Agricultura y esta organización agraria para cambiar el protocolo de actuación de la tuberculosis y modificar el pinchazo en el cuello del animal por el análisis de sangre.
En rueda de prensa, el presidente de la organización extremeña, Ángel García Blanco, ha informado de que el director general de Sanidad Animal del Ministerio, Valentín Almansa, ya ha dado trasladado a la Unión Europea para modificar la legislación de sanidad animal.
Una vez alcanzado el acuerdo, "solo resta que las comunidades autónomas apoyen dicho cambio", ha subrayado.
Ha explicado que el objetivo es modificar el pinchazo en el cuello en el animal por el análisis de sangre, la denominada prueba de "gamma interferón".
Asaja confía en que "ya sea posible en la próxima campaña del 2021", lo que ayudaría a rebajar "mucho" la tensión que actualmente existe en el sector.
"En manos de la consejera está la solución", ha manifestado García Blanco, para quien la determinación de la tuberculosis a través del análisis de sangre es "más factible, sencillo, y sobre todo económico".

Ha explicado que la prueba de intradermotuberculinacion, que actualmente se realiza en el cuello, consiste en inyectar un reactivo, medir a través de un cutímetro el grosor de la piel y volver a medir el mismo a las 72 horas, y "puede, en ocasiones, prestarse a interpretaciones subjetivas".
Para Asaja, este procedimiento provocan altercados, discusiones y enfrentamientos entre ganaderos y veterinarios de los servicios de la empresa Tragsa, a la que la Junta de Extremadura tiene contratada la campaña de saneamiento.
Según los datos aportados por García Blanco, el número de animales sacrificados por tuberculosis en caprino en Extremadura en lo que va de año asciende a 905 cabezas, 362 en la provincia de Badajoz y 543 en la de Cáceres.
Esta cifra supone "escasamente un 0,5% del total de animales chequeados".


La brucelosis ovina es una enfermedad extendida a nivel mundial causada por ‘Brucella melitensis’ y ‘Brucella ovis’, dos especies que portan lipopolisacárido liso o rugoso, respectivamente. La vacuna Rev1 se usa contra ‘B. melitensis’ y ‘B. ovis’ pero induce una respuesta anti-lipopolisacárido suave que interfiere con el serodiagnóstico de ‘B. melitensis’, lo que impide su uso contra ‘B. ovis’ donde ‘B. melitensis’ está ausente.

En una experiencia desarrollada en ratones por investigadores españoles de la Universidad de Navarra y del CITA de Aragón, a través de diferentes pruebas, se mostró que la vacuna Rev1, eliminando algunos lipopolisacáridos y portando anticuerpos activados que podrían diferenciarse de los evocados por cepas de tipo salvaje, se podría utilizar como una vacuna ante ‘Brucella ovis’.

Este estudio se ha publicado en la prestigiosa revista científica internacional Veterinary Research y está firmado por los siguientes autores: Beatriz Aragón Aranda, María Jesús de Miguel, Estrella Martínez Gómez, Amaia Zúñiga Ripa, Miriam Salvador Bescós, Ignacio Moriyón, Maite Iriarte, Pilar M. Muñoz y Raquel Conde Álvarez.

Se evaluó el efecto de una vacuna hecha a partir de glucoproteínas de membrana intestinal de ‘Haemonchus contortus’ en cabras lecheras preñadas y lactantes que pastan pastos en Brasil. El curso de la inmunización siguió la recomendación para ovino con tres dosis de vacuna separadas por 21 días, seguidas de refuerzos cada seis semanas. Todos los animales pastorearon en la misma zona de matorrales y fueron expuestos a infecciones de ‘Haemonchus contortus’.

Los animales vacunados redujeron significativamente los recuentos de huevos en comparación con los controles y esta diferencia se mantuvo durante el embarazo y la lactancia. Sin embargo, los volúmenes de células empaquetadas y las concentraciones de proteínas plasmáticas se vieron afectados positivamente por la vacuna en algunos animales. El rendimiento y la calidad de la leche y otros parámetros de rendimiento no se vieron significativamente afectados por el régimen de vacunación, aunque una reducción en la aparición de agentes etiológicos de mastitis surgió de posibles agentes patógenos de mastitis.

Como conclusión, a diferencia de los antihelmínticos, la vacuna no tiene un período de espera y, por lo tanto, podría ser útil para las cabras lecheras durante la lactancia.

Un resumen de este estudio se ha publicado en la prestigiosa revista científica internacional Small Ruminant Research con la firma de los siguientes investigadores brasileños con colaboración británica: Claudelice Oliveira Rosa Nobre, Antonio Francisco Igor Magalhaes de Matos, Jomar Patricio Monteiro, Viviane de Souza, William David Smith y Marcel Teixeira.

La lengua azul es una enfermedad hemorrágica de rumiantes salvajes y domésticos con un enorme impacto económico mundial en el ganado. La enfermedad es causada por el virus de la lengua azul, transmitido por los mosquitos ‘Culicoides’ y el control de la enfermedad sin vacunación es casi imposible. Así, la vacunación es la forma más fea y rentable de minimizar las pérdidas económicas.

Las vacunas comerciales contra la lengua azul se utilizan con éxito en diferentes partes del mundo. Las vacunas inactivadas son eficaces y seguras pero relativamente caras, mientras que las vacunas vivas atenuadas son eficaces y baratas, pero no son seguras debido a la atenuación insuficiente y al riesgo de reversión de la virulencia. Ambos tipos de vacunas no permiten diferenciar los animales infectados de los vacunados y la protección se limita al serotipo respectivo.

Por lo tanto, la vacuna ideal contra la lengua azul es una vacuna que diferencie a los animales infectados de los vacunados, con licencia, asequible y completamente segura, que induce una protección amplia, rápida y de por vida en todas las especies de rumiantes susceptibles, según señala un artículo publicado en la revista científica Frontiers in Veterinary Science.

Los candidatos a vacunas muestran una mejora en uno o más de estos estándares de vacuna principales. Las vacunas de proteínas y las vacunas de vectores virales tienen potencial de diferenciar animales infectados de vacunados dependiendo de los antígenos del virus de la lengua azul seleccionados, pero son menos efectivas y probablemente más costosas por animal protegido que las vacunas actuales.

Por otra parte, se aplican varias plataformas de vacunas basadas en la replicación del virus de la lengua azul para muchos serotipos mediante el intercambio de proteínas de cubierta externa dominantes de serotipo. Estas plataformas dan como resultado la atenuación o la replicación abortiva del virus y previenen la enfermedad y la propagación del virus de la vacuna, así como la reversión a la virulencia. Además, inducen respuestas inmunes humorales. La mayoría de estas vacunas replicantes se pueden producir de manera similar a las vacunas actualmente comercializadas. Todas las plataformas de vacunas replicantes desarrolladas por la genética inversa se clasifican como organismos genéticamente modificados. Esto implica senderos de seguridad extensos y costosos en especies de rumiantes y la aceptación de la comunidad podría verse obstaculizada.

No obstante, varias vacunas contra la lengua azul experimentales muestran mejoras muy prometedoras y podrían competir con las vacunas comercializadas con respecto a su perfil de vacuna, pero ninguna de estas vacunas BT de próxima generación ha sido autorizada todavía.

El artículo ha sido escrito por Piet A. Van Rijn, experto en virología del Instituto de Investigación Bioveterinario de Wageningen (Países Bajos) y de bioquíma de la Universidad Norte-Oeste de Sudáfrica.

Los pequeños rumiantes son un medio importante para mejorar los medios de vida en diversas partes del mundo a través de la generación de ingresos, especialmente para las mujeres y los jóvenes. Desafortunadamente, las oportunidades para los ganaderos de aprovechar estos recursos para el crecimiento económico se ven obstaculizadas por la alta carga de enfermedades endémicas, como es el caso de la peste de los pequeños rumiantes.

Un componente clave para el control de la peste de los pequeños rumiantes es la vacunación. Sin embargo, la baja participación de los productores en la vacunación se identificó como una restricción clave para los programas de vacunación exitosos. En este sentido, investigadores de Malí desarrollaron un estudio que se implementó en el marco de un proyecto que tenía como objetivo mejorar la cadena de valor del ganado doméstico de rumiantes en el país africano mediante la ampliación de intervenciones comprobadas en salud animal, piensos y alimentación y comercialización de ganado. Los objetivos del estudio fueron revisar el contexto de la vacunación del ganado y evaluar el impacto de las plataformas de innovación como un medio para involucrar a las partes interesadas en el proceso de vacunación.

Se desarrollaron planes de trabajo e implementaron actividades centradas en mejorar la interacción entre los principales interesados en la entrega de la cadena de vacunas, como los productores, veterinarios privados, fabricantes de vacunas, líderes locales y servicios veterinarios públicos; involucrarlos en la planificación, implementación y evaluación de programas de vacunación y fomentar el intercambio de conocimientos, la comunicación y el desarrollo de capacidades entre ellos. Después de dos años de implementación de estos programas, la cobertura de vacunación para los pequeños rumiantes aumentó significativamente en las comunidades, así como una reducción de la prevalencia.

Un artículo sobre este estudio se ha publicado en la revista científica Frontiers in Veterinary Science, con la firma de los siguientes autores: Michel M. Dione, Ibrahima Traoré, Hamidou Kassambara, Ahmadou Nouh Sow N. Sow, Cheick Oumar Touré O. Touré, Cheick Abou Kounta Sidibé A. Sidibé, Amadou Séry Séry, Awa S. Yena, Barbara Wieland, Martin Dakouo, Omar Dial, Mamadou Niang, Modibo Traoré, Cheick O. Fomba y Abdou Fall.

El virus de la fiebre del Valle del Rift (RVFV) es un virus zoonótico transmitido por mosquitos que se descubrió por primera vez en Kenia en 1930 y desde entonces se ha extendido hasta convertirse en endémico en gran parte de África y la Península Arábiga. La fiebre del Valle del Rift (FVR) provoca brotes recurrentes de enfermedades febriles asociadas con altos niveles de mortalidad y malos resultados durante el embarazo, incluidas malformaciones fetales, abortos espontáneos y mortinatos, en el ganado y asociados con abortos espontáneos en humanos.

No hay vacunas disponibles para uso humano y las autorizadas para uso veterinario tienen inconvenientes potenciales, incluida la virulencia residual que puede contraindicar su uso en el embarazo.

Para abordar esta brecha, investigadores principalmente británicos de diferentes entidades como el Instituto Pirbright y el Instituto Jenner desarrollaron previamente una vacuna vectorizada de adenovirus de simio, ChAdOx1 RVF, que codifica las glicoproteínas de la envoltura del virus de la fiebre del Valle del Rift. ChAdOx1 RVF es completamente protector contra RVF en ganado no preñado y también está en desarrollo para uso humano.

Sin embargo, en este estudio se demostró que, cuando se administra a ovejas y cabras preñadas, ChAdOx1 RVF es seguro, produce anticuerpos neutralizantes de RVFV de alto título y proporciona protección contra la viremia y la pérdida fetal, aunque esta protección no es tan robusta para las cabras. Además, proporciona una descripción del desafío que supone el virus de la fiebre del Valle del Rift en cabras preñadas y se contrasta con la patología observada en ovejas preñadas. Por lo tanto, estos datos respaldan aún más el desarrollo continuo de la vacuna ChAdOx1 RVF para su uso en ganado y humanos.

Esta investigación se ha publicado en forma de artículo en la revista científica NPJ Vaccines y está firmada por los siguientes autores: Anna Stedman, Daniel Wright, Paul J. Wichgers Schreur, Madeleine H.A. Clark, Adrian V.S. Hill, Sarah C. Gilbert, Michael J. Francis, Lucien van Keulen, Jeroen Kortekaas, Bryan Charleston y George M. Warimwe.

Se necesitan vacunas eficaces contra la tuberculosis para prevenir la transmisión de la enfermedad en poblaciones humanas y animales. La evaluación de las vacunas contra la tuberculosis puede facilitarse mediante el uso de modelos animales confiables que imiten la fisiopatología del huésped y la transmisión natural de la enfermedad lo más cerca posible.

En un estudio realizado por investigadores españoles se evaluó la inmunogenicidad y la eficacia de dos vacunas atenuadas, BCG y MTBVAC, después de que cada una fue administrada a 17 cabras de raza Murciano-Granadina y luego fueron expuestas durante nueve meses a cabras infectadas con ‘M. caprae’.

En general, las cabras vacunadas con MTBVAC mostraron una mayor liberación de interferón gamma que las cabras vacunadas con BCG y la respuesta fue significativamente mayor que la observada en el grupo control.

Todos los animales mostraron lesiones consistentes con tuberculosis al final del estudio. Sin embargo, las cabras que recibieron cualquiera de las vacunas mostraron puntuaciones significativamente más bajas para los ganglios linfáticos pulmonares y las lesiones totales que los controles no vacunados.

Tanto las vacunas MTBVAC como BCG demostraron ser inmunogénicas y efectivas para reducir la gravedad de la patología de la tuberculosis causada por ‘M. caprae’. Además, este modelo de transmisión natural de tuberculosis puede ser útil para evaluar y optimizar las vacunas.

Este estudio se ha publicado en forma de artículo en la prestigiosa revista científica internacional Veterinary Research y está firmado por los siguientes investigadores españoles: Álvaro Roy, Irene Tomé, Beatriz Romero, Víctor Lorente Leal, José A. Infantes Lorenzo, Mercedes Domínguez, Carlos Martín, Nacho Aguiló, Eugenia Puentes, Esteban Rodríguez, Lucía de Juan, María A. Risalde, Christian Gortázar, Lucas Domínguez y Javier Bezos. Los autores de la investigación pertenecen principalmente al centro Visavet, dependiente de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid, aunque también hay otros colaboradores de la empresa Biofabri, del Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Investigación Carlos III, del Departamento de Microbiología y Medicina Preventiva de la Facultad de Medicina de la Universidad de Zaragoza, del Departamento de Anatomía y Anatomía Patológica Comparada de la Universidad de Córdoba y del grupo SaBio del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (CSIC-UCLM).

Página 1 de 32

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder