Tierra de Sabor - Junta de Castilla y León

Las posibilidades del estudio de la microbiota en el calostro ovino

01/07/2020

Juan Miguel Rodríguez Gómez, del Departamento de Nutrición y Ciencia de los Alimentos de la Universidad Complutense de Madrid, participó en el tercer seminario digital del Foro Nacional de Ovino. Este webinar estuvo presentado por Marta Velázquez, Marketing Manager de MSD Animal Health. La mayor parte de los estudios realizados sobre el calostro ovino se han centrado en su composición en macronutrientes y micronutrientes. Pero no hay que olvidar que el calostro se compone de muchos elementos que son biológicamente activos: péptidos antimicrobianos, citoquinas, inmunoglobulinas, neurotransmisores… con un efecto sinérgico en la práctica.

El investigador también realizó un resumen de los estudios realizados en microbiota del calostro humano, que es una rama investigadora mucho más avanzada en estos conceptos.

Como conclusión, el profesor de la Universidad Complutense de Madrid, señaló las dudas que surgen en el estudio de los aspectos presentados en la ponencia: “El estudio del microbioma ovino tiene muchos aspectos todavía a desarrollar. A día de hoy, prácticamente tenemos más preguntas que conclusiones y estamos en fases muy básicas, que esperemos que en diez o quince años tengamos las herramientas suficientes para utilizar un calostro que contenga su propia microbiota, o que incluso se pueda añadir la microbiota de ovejas donantes en el caso de calostros que se pastericen”.

foto
Un instante de la intervención de Juan Miguel Rodríguez Gómez en el Foro Nacional de Ovino.
El investigador también realizó un resumen de los estudios realizados en microbiota del calostro humano, que es una rama investigadora mucho más avanzada en estos conceptos.

Como conclusión, el profesor de la Universidad Complutense de Madrid, señaló las dudas que surgen en el estudio de los aspectos presentados en la ponencia: “El estudio del microbioma ovino tiene muchos aspectos todavía a desarrollar. A día de hoy, prácticamente tenemos más preguntas que conclusiones y estamos en fases muy básicas, que esperemos que en diez o quince años tengamos las herramientas suficientes para utilizar un calostro que contenga su propia microbiota, o que incluso se pueda añadir la microbiota de ovejas donantes en el caso de calostros que se pastericen”.

Oviespaña, noticias diarias sobre el mercado nacional e internacional del ovino, investigación ganadera, alimentación y sistemas de manejo.