El proyecto Bioheritage analiza la protección de los espacios naturales y su relación con las razas autóctonas

05/03/2021

El comité técnico del proyecto Bioheritage, dedicado a la protección de los espacios naturales y el ganado autóctono, celebró una reunión telemática para analizar las actuaciones en la provincia de Cádiz durante el último período de tiempo marcado por la situación de pandemia. Las razas Payoya, Merina de Grazalema y Retinta y sus espacios naturales tienen un especial tratamiento dentro del proyecto. Ana Carrera, vicepresidenta del IEDT de la Diputación de Cádiz, dio la bienvenida a los miembros del comité durante el encuentro virtual.

El IEDT es el coordinador del proyecto como beneficiario principal de esta iniciativa que reúne un consorcio constituido por ocho socios beneficiarios de España, Francia y Portugal. Bioheritage pretende la protección y fomento de los espacios naturales, dedicando especial atención a las razas ganaderas autóctonas como patrimonio de biodiversidad y activo ecoturístico, como es el caso en la provincia de Cádiz de la Payoya, Merina de Grazalema y Retinta.

Su objetivo es proteger de la extinción a razas ganaderas autóctonas en peligro y convertirlas en motor de desarrollo socioeconómico local mediante su explotación tradicional, vinculándolas a usos turísticos, pasando de ser un factor limitante a un factor que impulse nuevamente su viabilidad ganadera, valorando que son especies únicas, los paisajes que ellas mismas crean o mantienen, y los oficios y usos ganaderos que pueden ser experiencias turísticas.

foto
Ana Carrera, vicepresidenta del IEDT de la Diputación de Cádiz, durante la reunión virtual.
También se contempla la singularidad gastronómica de estas razas, que ha hecho de su escasez y carácter ancestral una clave para convertirlo en producto gourmet, para lo que se requieren certificados tanto de excelencia como de calidad, y la concesión del sello del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, 100% Raza Autóctona.

Otro aspecto importante que se contempla es la explotación sostenible del ganado, que construye paisajes, previene incendios a través de la gestión forestal y contribuye a la mitigación del cambio climático. Este tipo de explotación ganadera facilita, por otra parte, permite mantener un patrimonio cultural intangible, a través del pastoreo y las artesanías en vestimentas y útiles.

El programa persigue recuperar la viabilidad económica de estas razas, para que no se pierdan y se mantengan las formas tradicionales de explotación, respetuosas con el medio ambiente, dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

ENLACES DESTACADOS

Ovino

RECOMENDAMOS

Aesla: acierte la razaSociedad agrícola de transformación 'Los Francos'Ovino

Oviespaña, noticias diarias sobre el mercado nacional e internacional del ovino, investigación ganadera, alimentación y sistemas de manejo.