interovic 1000x120 junio19

LA TRASHUMANCIA: PASADO Y FUTURO

Valora este artículo
(1 Voto)

 

ELENA CATALÁN INSA

 

Alumna de 5º curso de Veterinaria de la Facultad de Zaragoza

El año pasado por primera vez la Facultad de Veterinaria de Zaragoza participó en la trashumancia acompañando a los pastores del Guadalaviar. Desde el momento que me enteré quise ir… sin embargo he tenido que esperar un año para que llegara mi turno. Ahora, en 5º de Veterinaria he tenido la gran oportunidad de compartir con los pastores, profesor y compañeros y amigos de clase, una semana de Trashumancia por los pueblecillos de Cuenca.

Antes de llegar “al rebaño” piensas que los pastores van a ser “cerrados”, poco comunicativos… realmente es difícil describir la idea tan equivocada que mucha gente tiene de los pastores. La realidad es totalmente la contraria, simpáticos, bromistas, habladores, poetas, alegres,…¡incluso tienen vida como una persona “normal”!. Desde el momento que  nos encontramos con los pastores (Ismael, Vidal, Domingo y Carlos) el tiempo desapareció… ya no había noción del tiempo, ni preocupaciones. Nos adaptamos a lo que ellos nos decían dónde ir… funciones en la vereda, comidas, dónde dormir… fuimos uno más en esa semana de trashumancia. Espero poder repetir en un futuro, pero acompañándolos durante los 24 días de vereda. Una experiencia inolvidable.

En este tiempo hemos podido convivir, aprender enseñanzas de pastor, refranes, juegos de palabras, adivinanzas y para mí lo más importante conocer las necesidades de un pastor, cómo vive y qué piensa del sistema sanitario y económico que rodea al sector agro-ganadero, muy diferente al que hace unos años se vivía.

Ismael, uno de los pastores, lleva 34 años “subiendo y bajando” con las ovejas desde Guadalaviar hasta Jaén. En aquellos años el sistema de producción era extensivo, con la trashumancia aprovechaban los pastos del norte y el sur, el ganado podía comer todo el año sin necesidad de estabular a los animales en épocas de frío y escasez de alimentos. Como la ganadería se ha ido intensificando, hasta casi convertir a las ovejas en monogástricos, la trashumancia ha ido desapareciendo poco a poco, los pastores que la continuaban haciendo “bajaban” a las ovejas en camiones o incluso trenes… sin embargo ahora con lo que todo el mundo conocemos como “crisis económica” nos estamos dando cuenta de que es más rentable que las ovejas salgan al campo, que aprovechen los pastos, no coman piensos compuestos y ¡bajen andando hasta los pastos de invierno porque el transporte es caro!.

Además de estas ideas socio-económicas hay razones ambientales por las que la trashumancia ha tenido y tiene mucho valor. Las ovejas evitan muchos incendios en bosques ya que son máquinas desbrozadoras, sin capa herbácea ni arbustiva un boque es difícil que arda, airean el terreno y lo abonan, son capaces de transportar miles de semillas en su digestivo y lana (una oveja puede transportar 5000 semillas/día) y excretarlas a millones de kilómetros (dispersión endozoótica), el pisoteo del ganado crea microhábitats que permiten la colonización por semillas…  me gustaría nombrar también la importancia de la trashumancia y la ganadería en el desarrollo rural. Las personas del medio rural mantienen el medio, antiguamente había más agricultores y ganaderos que personas trabajando en otros sectores, con la industrialización las personas del medio rural emigraron hacia las ciudades. Ahora, cómo citaba anteriormente, nos empezamos a dar cuenta que el ganado mantiene el medio, se puede vivir de él aprovechando los recursos ambientales y que es importante e imprescindible para que los demás sectores, secundario y terciario, funcionen.

De toda la semana lo más duro para mí ha sido ser consciente del “poco cariño” que los pastores tienen a los Veterinarios funcionarios. Otra de las cosas que se ha perdido con el tiempo ha sido el papel del veterinario que antiguamente era más o menos el médico de los pueblos, que cuando la vaca se ponía de parto iba, fuera la hora que fuera, que era necesario y alguien de confianza en las familias rurales. Ahora en los rebaños o ganaderías el veterinario tiene función burocrática y en caso de que el pastor llame al veterinario por alguna patología,  algo “complicado” debe de ser para que el propio ganadero no lo sepa resolver. Esta idea debe cambiar. El primer interés del veterinario es que el rebaño esté bien, porque si el rebaño va mal, irá mal el ganadero y detrás él.  Los pastores saben mucho, “el diablo sabe más por viejo que por diablo”, la experiencia les ha enseñado lo que no se aprende estudiando, sin embargo el veterinario está constantemente estudiando enfermedades que se descubren ahora, tratamientos más efectivos, sistemas de producción más rentables… y todo eso es muy ventajoso para el rebaño. Por ejemplo en un rebaño trashumante interesa “programar los partos” para que no coincidan en fechas de vereda, o estudiar enfermedades que pueden pasar de una comunidad a otra para prevenirlas, el desgaste de las pezuñas para evitar cojeras durante la cañada… El veterinario y el pastor debemos ser equipo y no olvidar que los dos tenemos el mismo fin, conseguir unas ovejas buenas y sanas.

Mi punto de vista está dividido por mi situación de nieta e hija de pastores y actualmente estudiante de veterinaria, lo que me hace entender la actitud de los pastores y la necesidad del cambio.

 

 â€œLa Medicina cura al hombre, la Medicina Veterinaria cura a la humanidad” (Louis Pasteur).

Modificado por última vez en Lunes, 18 Noviembre 2013 12:41

Deja un comentario

Asegúrate de incluir la información requerida (*). HTML Básico está permitido.

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder