msd foro18 actas 1000x120 v2

vetia foro18 actas 480x90divisor 10x70 grissyva foro18 actas 480x90divisor 10x70 grisovigen foro18 actas 2divisor 10x70 grisnanta foro18 actas 480x90

GESTIÓN INTEGRAL PARA FIJAR LA EDAD AL PRIMER PARTO EN LAS CORDERAS CON UN NUEVO PROTOCOLO DE DOBLE PUESTA DE ESPONJAS: SISTEMA TORREANAYA

TERCERA SESIÓN / Comunicación patrocinada por MSD ANIMAL HEALTH.

LUIS BRAVO. Gerente Granja TORREANAYA.

 

 

TORREANAYA

Torreanaya es una explotación de ovino de leche que tiene unas 1.500 ovejas adultas de raza Assaf en sistema intensivo. En 2006 la empresa pasa de 300 a 1.000 cabezas en una primera ampliación de instalaciones y, desde el año 2016, se acomete una segunda ampliación por la que se está en la actualidad en la mitad. Debido a que el precio de la leche se ha desplomado, no se ha querido hacer un crecimiento rápido para no perder producción ni genética.

Somos socios de ASSAFE y contamos con unas instalaciones modernas, con sistemas de identificación y medición en sala de ordeño para controlar la producción de las ovejas.

 

DATOS PRODUCTIVOS EN 2017

Tenemos un sistema bastante intensivo, con 1,40 partos por oveja presente y año. Se trata de mucha velocidad en los partos, asemejándose casi más a los sistemas de carne que de leche, pero es el sistema que hemos elegido para forzar la máquina productiva.

Respecto al intervalo entre partos, estamos en 260 días, que es bastante corto para ser oveja de leche, sobre todo Assaf. En lugar de alargar las lactaciones, cortamos para volver a buscar los picos de lactación.

Siempre hemos intentado que la distribución de los partos sea uniforme a lo largo del año, con el objetivo de producir de forma igualitaria durante todo el año, para poder distribuir el trabajo de forma homogénea. En 2017, el 54,5% de los partos fueron en el segundo semestre.

La prolificidad es de 1,62 corderos por parto.

Respecto a la producción de leche, también intentamos que haya una producción lineal durante todos los meses. Evidentemente, las ovejas producen más leche en primavera que en otoño, pero nosotros intentamos que se pueda desestacionalizar lo máximo posible.

Con este sistema, conseguimos 644 litros por oveja presente y año, con una lactación media de 460 litros. Al tener un sistema de 1,40 partos por oveja y año, se consigue más producción. El recuento de células somáticas anual ha sido de 804.000.

El porcentaje medio mensual de hembras ordeñadas es del 84,59%. Este hecho se consigue a través de ritmos rápidos.

La media productiva ha sido de 2,09 litros por hembra ordeñada al día. Es la media de todo el año, que sube algo en primavera y baja en otoño.

 

TOMA DE DECISIONES EN 2016

En el comienzo de la actividad en el año 2006, teníamos establecido un sistema de tres parideras al año. Rápidamente pasamos a un sistema de cuatro parideras al año con el objetivo de aumentar la producción. Posteriormente pasamos al sistema ‘Star’ de cinco parideras, en el cual estuvimos cuatro años. Después pasamos al sistema camal, con seis parideras al año, que ya nos dio buenos resultados.

En el año 2016 tomamos la decisión de pasar de 1.000 a 3.000 ovejas reproductoras, para hacernos un hueco en el mercado, porque consideramos que las explotaciones pequeñas van a ir perdiendo competitividad. Se decidió cambiar al sistema de doce parideras anuales, que se viene haciendo desde el año 2016. Las parideras son de cinco días. Así, se cubre en un único día al mes, con lo que paren prácticamente todas juntas, en cinco o siete días de duración de la paridera. Por lo tanto, cada mes hay una semana de paridera.

El objetivo es tener más partos por oveja, más producción de leche, más corderos, menos días improductivos y mejor distribución de la carga de trabajo. Debe tenerse en cuenta que, con la mano de obra asalariada, no pueden tenerse parideras de muchos días de trabajo intensivo al mes.

Respecto al objetivo de evitar días improductivos, es nuestra filosofía desde el comienzo de la explotación, en los ámbitos de producción, reproducción, en las corderas. Los índices para medir los días improductivos son la edad al primer parto, el intervalo entre partos, el intervalo entre parto y cubrición y la duración de los periodos secos. Estas medias son las que pueden provocar que se pierda mucho dinero en las explotaciones.

Aumentar el número de parideras facilita el aumento del ritmo reproductivo. Cuando se decide que un animal tiene que entrar en cubrición, entra en cubrición. Si se está en un sistema de cuatro parideras al año, hay que esperar tres meses para que se cubra. Y si se queda vacía, hay que esperar otros tres meses. A nivel económico, es muy importante. Por lo tanto, intentamos reducir el intervalo entre cubriciones. Los factores limitantes son la cría del cordero y la lactancia artificial. A mayor número de parideras, se acumulan las patologías y las bajas de los animales. También influye la duración de las parideras, ya que con parideras más largas hay más problemas sanitarios. Es imprescindible el vacío sanitario en la nodriza. Al hacer lactancia artificial con todos los corderos, se trabaja con dos nodrizas. En la que está llena durante un mes, al siguiente está vacía y desinfectada, mientras que trabaja la otra nodriza.

En Torreanaya, desde hace tiempo, cubrimos el 100% de las ovejas adultas con sincronización con esponjas. Lo hacemos con esponjas y no con implantes, porque los implantes inducen el celo, pero las esponjas inducen el celo y sincronizan. En este contexto, nos planteamos qué hacer con las corderas. Desde que nace, una cordera comienza a acumular coste: lo que valga esa cordera, la alimentación, pasa a cubrición, sigue alimentándose y llega el parto. Si la cordera entra en producción, comienza a dar dinero para recuperar esa inversión inicial. Cuantas más lactaciones tenga una cordera en su vida productiva, más rentable será. Siempre hay un punto de equilibrio que, dependiendo de cada explotación, puede estar antes del segundo parto, después del segundo parto, tras el tercero…

 

EDAD AL PRIMER PARTO EN EL SECTOR

Se han realizado un buen número de estudios relacionados con la edad al primer parto de las corderas, por parte de asociaciones como Agrama, ASSAFE, Grupo Pastores, Caprigran, Anche… Son datos de 341.832 animales de 696 explotaciones. Los datos muestran que en el Grupo Pastores, la edad media al primer parto es de 19,5 meses, en Anche está en 19,1 meses, ASSAFE en 16,7 meses, Caprigran en 16,4 meses y Agrama en 16,1 meses. Si se calcula un periodo improductivo referenciado a la edad ideal al primer parto, que puede situarse en 13 o 14 meses, se pierde una gran cantidad de meses como media.

Otro estudio de Mantecón en ASSAFE en el año 2015 permite observar la distribución de las lactaciones en función de la edad al primer parto. Son datos de 100.367 corderas de 157 ganaderías. Con menos de 11 meses, hay un 1,4% de ovejas que paren, que normalmente son accidentes, como carneros que entran en la zona de las corderas. Entre 11 y 13 meses, hay un 24,2%. De 13 a 15 meses, paren un 45,8% de las ovejas. De 15 a 17 meses, hay un 14%. Pero hay un 7% que está entre 17 y 19 meses y un 7,6% que se pasa de los 19 meses. La edad al primer parto media es de 16,7 meses.

Este estudio de Mantecón también analizó la producción de leche en función de la edad al primer parto, ya que existe la creencia de que las corderas que paren pronto tienen menos producción. Los datos muestran que las corderas que paren entre 11 y 13 meses dan una media de 375,3 litros de producción en la primera lactación. Si paren entre 13 y 15 meses, son 361,8 litros. De 15 a 17 meses, producen 342 litros. De 17 a 19 meses, son 369,5 litros; y de más de 19 meses son 363,4 litros. De hecho, los mejores datos son para las corderas que paren más jóvenes, pero es cierto que son diferencias muy pequeñas, por lo que se puede asimilar que la producción de las corderas no depende de su edad al primer parto.

La conclusión es que toda granja de ovino de leche debe tener un objetivo de edad al primer parto entre 13 y 14 meses. Personalmente, nuestro objetivo es de 12 meses, pero de 13 a 14 meses son unas cifras razonables.

 

MANEJO REPRODUCTIVO DE LAS CORDERAS

Se plantean varias cuestiones relacionadas con la mejora de la cubrición de las corderas. ¿Se puede asegurar o fijar la edad al primer parto de las corderas entre 13 y 14 meses? ¿Cuánto cuesta el retraso de la edad al primer parto respecto a los 13 o 14 meses? ¿Se puede diseñar un sistema de cubriciones a las corderas para no aumentar los días improductivos?

El sistema tradicional consiste en que se pone una esponja y se hace una cubrición. Más o menos en el día 40 se hace una ecografía. A la oveja que está vacía se le pone una segunda esponja y se hace otra cubrición a los 60 días. A la oveja que no se ha cubierto, se le da una segunda oportunidad dos meses después y tiene 60 días improductivos.

Se nos ocurrió la posibilidad de poner dos esponjas y adelantar el ciclo. Contactamos con Jorge Gutiérrez, de MSD Animal Health, para consultar la posibilidad de implantar un nuevo sistema, que se ha bautizado como ‘Torreanaya’. Consiste en que se hace una ecografía a 27 o 28 días y se pone una segunda esponja previa a esa ecografía. Las ovejas se vuelven a cubrir 30 días después, para lo que se necesita hacer una ecografía el día 27 o 28. Son ecografías tempranas que se pueden hacer. Hay un pequeño error de diagnóstico, pero es un margen muy pequeño. De manera que se adelantan 30 días respecto al sistema tradicional.

El sistema que seguimos en el día Torreanaya es el siguiente:

- Día -16. Puesta de esponjas vaginales. Se pone a los 6,5 meses de edad a las corderas.

- Día -2. Se retira la esponja y se pincha la hormona (foligón).

- Día 0. Cubrición. Se cubren las corderas con 7 meses.

- Día 14. Segunda puesta de esponjas a todas las corderas cubiertas. En este momento, tienen 7,5 meses.

- Día 28. Se realiza una ecografía de la primera cubrición. Se retiran todas las esponjas. A las que dan negativo de la primera cubrición, se les pone foligón. En el caso de las corderas que quedan cubiertas, se les retira la esponja y únicamente hemos perdido el coste de esa esponja.

- Día 30. Segunda cubrición. Son corderas de 8 meses. De esta forma, hemos conseguido adelantar un mes y son 30 días que recuperamos de las corderas no cubiertas. Con el sistema tradicional, la segunda cubrición sería con 9 meses.

La cuestión que se plantea a continuación si el sistema Torreanaya, cuyo objetivo es evitar los días improductivos, es rentable. Por lo tanto, se debe valorar económicamente el hecho de mejorar en 30 días improductivos en las corderas vacías en la primera cubrición.

 

PRUEBA DEL SISTEMA TORREANAYA EN ANOESTRO

Una de las primeras pruebas que hicimos con un número de animales aceptable, que fueron 163 corderas, fue en la cubrición de marzo de 2016. La fertilidad de la primera cubrición fue de un 63,8%. Se debe tener en cuenta que son corderas que tienen 7 meses de edad en época de anoestro y con una cubrición de un único día. En otros sistemas u otras explotaciones puede haber fertilidades del 85% o del 95%, pero son corderas de 9 meses, en época favorable y que están con los machos durante dos meses. Sin embargo, nuestro objetivo es que paran todas el mismo día. Por eso, normalmente estamos entre el 60% y el 70%. En la segunda cubrición tuvimos una fertilidad del 62,7%.

Por lo tanto, en corderas nacidas en julio de 2015 y cubiertas a partir de los 7 meses de edad, la fertilidad total del lote es del 86,5% en los dos primeros meses. Por lo tanto, de 163 corderas totales, se tienen 141 positivas y 22 negativas. Son datos en dos meses consecutivos que sabemos los días en los que van a parir. Para nosotros, es un éxito en época de anoestro.

Para comprobar la edad media al primer parto, se pueden hacer unos cálculos. Hay 104 corderas que paren con 12 meses, otras 37 corderas que paren a los 13 meses y otras 22 que corderas van a tener un poco más de margen, con una media aproximada de 14,5 meses. Por lo tanto, se puede conseguir en un lote de corderas una edad al primer parto media de 12,5 meses. Es un dato muy bueno, que baja en 4,2 meses la media de la asociación.

Para calcular la repercusión económica de este sistema, hay que tener en cuenta el beneficio potencial de fijar la edad al primer parto de 13 a 14 meses, pero que tiene un extracoste porque se gastan esponjas que no hubieran hecho falta si se hubiera esperado un mes más, y posteriormente se puede calcular el retorno de la inversión.

El coste total de una cordera, según el coste que hemos calculado para nuestra explotación, es de 0,43 euros de gasto por día. Estos datos salen del hecho de que el 70% del coste de la cordera es alimentación. Si se tiene en cuenta que una cordera puede comer unos 0,30 euros al día, se obtiene el dato de 0,43 euros por día. Se trata de corderas grandes en día de cubrición.

Por otra parte, en la diferencia entre el sistema tradicional y el sistema Torreanaya, se ahorran 30 días improductivos por cordera. Si se multiplica por los 0,43 euros por día, los datos son 12,90 euros por cordera de ahorro. En este lote estudiado, en el que se adelantó un mes la cubrición de 37 corderas, se obtiene un ahorro total de 477,30 euros. De ese beneficio, se debe quitar el gasto extra de las esponjas porque, de las corderas que se quedaron preñadas, se ha puesto una esponja que se ha tirado. El coste de la esponja es más o menos de 1,50 euros, teniendo en cuenta que se quitaron a 104 ovejas que ya estaban gestantes, el gasto extra en esponjas es de 156 euros. De esta forma, el retorno de la inversión obtenido es de 2 euros por cada euro invertido.

Además, hay que añadir otro aspecto que también hemos evaluado, pero que es difícil cuantificar. Si a las corderas se les adelanta el parto, se están modificando los rangos medios de la explotación de partos por oveja y año, por lo que se disminuyen los días improductivos y se tiene en la explotación un porcentaje de animales produciendo mayor que si aumenta la edad al primer parto.

Otro aspecto que hemos calculado es la fórmula matemática para saber el momento en el que deja de ser rentable poner una segunda esponja. Más o menos, en nuestra explotación sale alrededor del 85%. Es decir, si en cada cubrición tuviéramos un 85% de fertilidad, dejaría de ser rentable el hecho de poner una segunda esponja. Sin embargo, estamos lejos de esos datos por el sistema que llevamos, ya que se hace una cubrición o una inseminación de un solo día, en edades tempranas, y además durante todo el año. Al tener doce parideras, hay doce lotes de corderas. Por lo tanto, hay corderas de todos los meses y a cada una le llegan los 7 meses en un momento diferente del año.

 

CONCLUSIONES

Con el sistema Torreanaya de ecografía a 28 días y doble puesta de esponjas, podemos gestionar la cubrición de las corderas para:

- Evitar la estacionalidad natural. Las corderas tienen una estacionalidad reproductiva más marcada que las ovejas adultas.

- Asegurar una edad óptima de primer parto a los 13 meses. Nuestro objetivo es de 12 meses, pero teniendo en cuenta que se trata de medias, creemos que 13 meses es un objetivo muy razonable.

- Reducir los días improductivos, también en corderas, que supone muchos euros al final del año. Se tiene una edad media al primer parto de 12,5 meses frente a los 16,7 meses de media de ASSAFE. Cuando se habla de medias, hay que tener en cuenta que si algunas ganaderías están en 12 o 13 meses de edad media al primer parto, otras explotaciones tienen que irse casi a 20 meses.

- El sistema Torreanaya aporta un retorno de la inversión de dos euros por cada euro invertido.

- Se adapta a la gestión y a la planificación de todas las actividades productivas derivadas del parto: nodriza, lotes de ordeño, alimentación…

 

 

 

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder