msd foro18 actas 1000x120 v2

foro19 banner boletín 1000x30

vetia foro18 actas 480x90divisor 10x70 grissyva foro18 actas 480x90divisor 10x70 grisovigen foro18 actas 2divisor 10x70 grisnanta foro18 actas 480x90

INFLUENCIA DE UN PLAN SANITARIO COMPLETO EN LAS PRODUCCIONES DE UN REBAÑO DE OVEJAS LECHERAS

TERCERA SESIÓN / Ponencia. Patrocina VETIA.

FRANCISCO BARRIENTOS Y RAÚL LÓPEZ. Nutevet.

 

 

NUTEVET nace de intentar hacer cosas distintas de lo que cada veterinario hacía de forma autónoma en su parcela y con sus ganaderos o Agrupaciones de Defensa Sanitaria (ADS). En el año 2007, después de trabajar durante mucho tiempo por separado, decidimos que teníamos intereses comunes y que unos podían hacer unas cosas y otros veterinarios otras cosas. De esta forma, todos nos veíamos beneficiados. Es un modelo veterinario interesante no sólo para los veterinarios, sino también para los ganaderos, ya que hay una sinergia entre todos para que la mejora de la gestión integral de las explotaciones consiga, no las mejores producciones, sino la rentabilidad de las explotaciones y asegurar el futuro.

Se comenzó con mucha ilusión y se han ido aprendiendo cosas desde el inicio. Teníamos la mente muy abierta desde el primer momento y hemos aprendido que todo es válido y todo funciona, y únicamente depende de dónde se esté y cómo se pueda aplicar. Lo que funciona en una explotación no lo hace igual en otra. En cada sitio, hay que descubrir lo que se debe hacer y realizando muchas pruebas, aceptando las equivocaciones y aprendiendo de los errores. También aprendimos desde el primer momento que los datos son obligatorios. Tomar datos, aunque sea en un papel, es imprescindible. Si no se tienen datos, no se pueden utilizar. También ocurre que en algunos sitios se acumulan datos, muy ordenados, pero no valen para nada porque no se utilizan. Nosotros entendimos que los datos son para utilizarlos, y para jugar con ellos, y para proponer cosas… y para intentar equivocarnos.

Las acciones que se van tomando en cada una de las explotaciones nos han permitido seguir con la misma filosofía, que es hacer un buen equipo con el ganadero, los pastores y nosotros mismos. Si ese trío no funciona, es muy difícil que esa explotación funcione. Si los veterinarios llegan a una explotación imponiendo las cosas y sin explicar las razones de las decisiones, y además no se toman de forma consensuada, no sirve para nada. También hay una labor de ‘Pepito Grillo’, que está todos los días recordando a ganaderos, pastores y veterinarios la importancia de que todas las acciones que se están tomando deben cumplirse, porque de lo contrario, no se sabrá si se mejora o no.

 

UNA HISTORIA REAL

La primera explotación con la que comenzamos a trabajar en aspectos de gestión es un buen ejemplo para saber qué ocurre cuando se toman datos y cuando se gestiona con un buen plan sanitario la información de la explotación.

Cuando comenzamos a trabajar en NUTEVET, se trabajaban únicamente los aspectos sanitarios, pero queríamos hacer algo diferente. Entonces, se comenzó a trabajar con una explotación en 2002, con los primeros pasos en gestión técnico-económica. De esta forma, empezamos a aprender la forma en la que se implanta un modelo de gestión. Más allá de nuestros conocimientos de licenciados en Veterinaria y la experiencia atesorada como técnicos de ADS, queríamos aprender, equivocarnos y tomar decisiones. Se buscó una explotación que se prestara y concurrieron dos causas importantes en la explotación que facilitaron que comenzara a trabajar con nosotros. Desafortunadamente, muchas de las veces que llega un cliente y quiere trabajar con nosotros es porque se encuentra en una situación crítica en la que deja la explotación o intenta algo diferente. En este caso, en esta ganadería se daba la circunstancia de que el dueño era de fuera y no podía estar al pie del cañón, por lo que necesitaba que alguien pudiera tomar las riendas de la explotación y asesorar y gestionar para que el negocio funcionara. La segunda causa es que había tenido problemas con un encargado y acababa de enterrar 30.000 kilogramos de queso. Esas dos circunstancias sirvieron para que se comenzara a gestar una sinergia entre unos técnicos con inquietudes y muchas ganas de aprender la forma de implantar un programa de gestión, para que se beneficiara el cliente.

Posteriormente, se comenzaron a tomar datos generales básicos de la explotación: alimentación, producción, censo… En ese momento, se encontraron los primeros problemas, ya que los trabajadores de la explotación se mostraban reticentes a tomar datos. Con cuestiones que ahora están asumidas, pero en aquellos momentos, eran bastante problemáticas. Se comenzaron a tener las primeras fricciones con la mano de obra, que debe hacer algo diferente. Estos datos sirven para ir viendo lo que comen las ovejas, lo que producen, si están las ovejas que tienen que estar, si faltan… Por lo tanto, los técnicos nos empezamos a dar cuenta de las cosas que pasan y, en algunos casos, es lo que no gusta en las explotaciones ganaderas con la mano de obra asalariada, ya que con los ganaderos es distinto porque suelen ser conscientes de que es por su beneficio.

El paso siguiente fue tomar datos individuales de los animales, que requería que los trabajadores apuntaran el número del crotal de las ovejas, en una época en la que no existían bolos ruminales. Se detectaron problemas importantes cuando se apuntan a mano datos como partos, bajas, ecografías… Nos dimos cuenta de que se acumulaba hasta un 25% de errores. De la realidad hasta lo que finalmente se registraba en el ordenador, había ese porcentaje tan alto de errores. Por esa razón, nuestra obsesión era que el inventario estuviera perfecto para poder comprobar con los datos anotados a mano. El trabajo era grande, pero íbamos adquiriendo un bagaje y un aprendizaje importantes.

Posteriormente, después de tener muchos problemas con la mano de obra, se hizo la luz con la identificación electrónica. Esta explotación ingresó en la asociación de raza Manchega en el año 2005, por lo que se identificó completamente el ganado de forma electrónica. Pasaron a leerse los bolos con un lector, que limitaba los errores y que hacía que disminuyeran las horas de trabajo porque pasaba a estar todo ya ordenado. Supuso una revolución, tanto en esta explotación como en otras. La identificación electrónica ha contribuido a que la mejora, simplemente por la fiabilidad de los datos, crezca a pasos agigantados. Además, se consigue encontrar una persona joven que lidere el proyecto trabajando en la explotación.

En el año 2009, se pasó un brote de agalaxia contagiosa, del que se ya se informó en una pasada edición del Foro, y se comprueba que el modelo de gestión que se ha ido implantando con el tiempo es muy importante para tomar decisiones en conjunto con el ganadero, pero que la sanidad es el pilar fundamental. Sin sanidad, no hay nada. Nos dimos cuenta de que era importante aplicar un programa sanitario no solamente en las adultas, que ya lo veníamos haciendo de una forma general, sino que la reposición era la clave de la ganadería, por lo que se debía ser muy estricto. Por lo tanto, el programa sanitario de las corderas de reposición incluía tres vacunaciones de agalaxia, dos de septicemia, dos de enterotoxemia y una vacuna viva de aborto enzoótico. Uno de los aspectos fundamentales que no debe olvidarse es que las vacunas no deberían estar para solucionar problemas, sino para evitarlos.

Lo que nos ha ayudado a llevar la explotación de un punto de unos 80 litros por oveja y año a los 240 litros por oveja y año de la actualidad ha sido la capacidad de analizar lo que teníamos y de proponer soluciones a cada situación. Sin embargo, la producción no está directamente ligada con la rentabilidad. Hay explotaciones que tienen el doble de producción y no son rentables. No se tiene que dar nada por sentado ni decir que el objetivo es producir leche. De esta forma, se llega a la situación actual de que en el mercado hay millones de litros de leche más de lo que debería haber. El objetivo es hacer litros rentables. En unas explotaciones, se puede conseguir la rentabilidad con ovejas de 110 litros por animal y año porque tiene una finca con una capacidad pastable estupenda, mientras que en otros casos no interesará producir 300 litros por oveja y año, porque la industria que compra la leche va a comprar una cantidad a un precio y la que se exceda a un precio mucho más bajo. Hay que probar cosas y no se debe tener miedo a los cambios. Una de nuestras particularidades que no se debe nada por sentado y las verdades absolutas no existen. Son cosas que están asumidas, pero hay mucha variabilidad.

Con este plan sanitario, los datos nos muestran que hay una notable diferencia en la evolución durante la vida productiva entre dos lotes de corderas: el de 2009 sin ese programa sanitario estricto y las nacidas desde 2010 que ya tuvieron ese programa estricto que se fue aplicando posteriormente en todos los lotes de reposición. Se han analizado siete años de vida y los animales que han seguido un correcto programa estricto desde el comienzo de su vida tienen una mayor tasa de supervivencia y una mayor producción. Influye directamente en la rentabilidad de la explotación, por lo que se trata de un aspecto positivo. Si hay más litros y hay más corderos, se aumentan los ingresos.

En conclusión, hay que ser muy serios para que los animales, que son los pilares de la explotación, estén adecuadamente protegidos. A partir de ahí, se puede trabajar con tranquilidad, analizando datos y tomando decisiones, que ayuden a ganadero y veterinario a seguir caminando juntos y evolucionando.

 

 

 

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder