msd foro17 actas 1000x120 v2

invesa 480x90 octubre17divisor 10x70 grisnanta foro17 actas 480x90 2divisor 10x70 grissyva foro17 actas 480x90 2divisor 10x70 grisvetia foro17 actas 480x90 2

Gestión de los niveles de urea en la leche de ovino: causas y consecuencias

SEMINARIO: Nuevas bases en la alimentación del ovino

Francisco Martínez Sanmiguel. Veterinario de Gaherproga.

 

Desde que se empezó a dar a conocer a ganaderos y técnicos el dato del valor de la urea en leche de oveja hace ahora poco más de un año, ha pasado de ser un dato que era visto con recelo, ya que nadie sabía más allá de lo que se podía saber del dato en vacuno, a ser un valor que se podía catalogar como enigmático, ya que se desconocía cuál debía ser su valor y sobre todo que hacer con él.

A ello debemos de sumar que lo que aprecia el técnico cuando mira sus resultados es que sube y baja sin aparente causa, que dentro del mismo lote puede haber ovejas con 200 y otras con 800 y que incluso la misma oveja, tiene distintos valores mañana y tarde o en dos días seguidos. 

Por todo ello cabe preguntarse: ¿es útil el valor de la urea en leche?; o siendo más precisos: ¿es útil el dato de la urea en leche para saber el equilibrio de la ración?; e incluso: ¿podemos ajustar la ración en función del dato de la urea? 

Intentaremos demostrar que sí, pero antes un pequeño recordatorio de que es la urea. 

 

ANTECEDENTES GENERALES 

La urea es un producto final del metabolismo de las proteínas (Gráfico 1-diapositiva 3). 

Dentro de las rutas metabólicas, la mayor parte de la proteína ingerida se degrada hasta amoníaco por acción de los microbios del rumen, el cual es utilizado más tarde por esos microorganismos para sintetizar sus proteínas, que pasan al intestino delgado como proteína microbiana. La eficiencia de conversión del amoníaco en proteína microbiana dependerá de la cantidad y tipo de energía fermentable presente en panza. El amoníaco que no es utilizado por los microorganismos ruminales es tóxico para el animal. El hígado elimina esta toxicidad convirtiendo el amoníaco en urea (Gráfico 2 -diapositiva 4), ésta luego es filtrada por los riñones y eliminada a través de la orina. Una pequeña cantidad de urea no eliminada vuelve al rumen vía sangre y saliva. Otra pequeña fracción circula por la sangre difundiéndose en la leche a su paso por la mama. La magnitud de esta fracción es la que determina el contenido de urea en leche y es, por tanto, un reflejo del nitrógeno perdido, esto es, no empleado ni para el mantenimiento ni para la producción de leche. 

Antecedentes en vacuno 

En vacuno el análisis de urea en leche puede ser usado como indicador de problemas potenciales en la alimentación. La urea es otro componente más de la leche y por comparaciones con los contenidos de grasa y proteína en un momento dado, se pueden identificar problemas nutricionales. 

El contenido de urea en leche (MUN = milk urea nitrogen) está correlacionado con el nivel de urea en sangre (BUN) y a su vez con la ingestión de PB en la ración, pudiendo explicar el MUN un 55% de la variación en la eficiencia de la utilización del nitrógeno en las raciones de vacas lecheras. 

En general, el exceso de urea refleja excesiva proteína bruta en la dieta o bajo nivel de carbohidratos no fibrosos degradables en el rumen. Los datos de Cornell e Illinois señalan un promedio del rebaño de 250 a 380 mg/kg. de urea en leche y un promedio individual de vacas de 170 a 540 mg/kg. 

En vacuno, donde llevan muchos años estudiando el valor de urea en leche, han descartado factores que pueden influir en él, tales como: 

● Materia seca ingerida 

● Para la mayor parte de autores, el nivel de proteína o el de energía analizados de forma separada 

● La relación con el RCS 

Admitiéndose como correlacionables: 

● pH ruminal bajo 

● Tasas anormales de ácidos grasos volátiles 

● Aporte insuficiente de fibra digestible 

Al igual que se han estudiado otros factores como la diferencia entre primíparas y multíparas, el momento de la lactación, el número de ordeños, el efecto estacional, la tasa de fertilidad o posibles diferencias entre razas. 

Por último, dentro de las importantes consecuencias medioambientales destacar que la urea en leche no afecta directamente a las emisiones de amoníaco y óxido nitroso, pero sí de forma indirecta, debido a la mayor excreción de N en heces y orina y que el amoníaco no es un gas de efecto invernadero, pero en combinación con otras moléculas puede llegar a serlo. 

Antecedentes en ovino 

Las publicaciones francesas siempre han apostado por que la medición de la tasa de urea en ovino, permite evaluar la estrategia alimentaria y que al igual que en vacuno lechero, la utilización eficaz de la proteína es uno de los grandes desafíos de la alimentación de la oveja, ya que el N de la ración se utiliza para elaborar proteínas y se da por hecho que existe un rango óptimo de resultados que garantizan un buen funcionamiento del rumen. 

Existen publicadas al menos dos fórmulas de regresión que relacionan la urea en leche con el ratio proteína/energía (Rmic) de la ración. Una del INRA con un número muy limitado de animales de raza lacaune y que daría como fórmula: 

UL = 377 + 13,4 (PDIE-PDIN/UFL) 

Con lo que con valores de ratio PDI/UFL entre 0 y 20, que pudieran darse como correctos en España, resultaría que tendríamos resultados teóricos entre 377 y 645 mg/L 

Y otra del Centre Départemental de l’Elevage Ovin, con un número mucho mayor de animales pero de razas menos lecheras (basco-béarnaise, manech tête noire, y manech tête rousse) y que dan como fórmula: 

UL = 391 + 8,28 (PDIN-PDIE/UFL) 

Donde ellos mismos indican que la tasa de urea puede variar entre 220 mg/l à 520 mg/l y que esa variación puede tener lugar por la producción y por el manejo, ya que también se indica que las tasas de urea en leche son más elevadas a partir del mes de febrero. 

Los últimos estudios publicados, realizados en la región de Aquitania, apuntan a que el nivel de urea en leche ha subido, en su zona, desde el año 2000 (de 400 a 426 mg/L), considerando que un resultado de análisis comprendido entre 340 y 500 podría ser adecuado, pero hasta 580 también podría ser «norma », además de por otros factores, por el nivel de producción. 

Por último el laboratorio interprofesional lácteo de Castilla la Mancha, considera como normales, valores de urea en leche de 500 a 700 mg/l en cabra y 300 a 500 mg/l en oveja. 

 

MÉTODO DE TRABAJO 

Como base de la presentación en el FORO se ha partido de un estudio realizado con datos que entrega el laboratorio interprofesional de Castilla y León (enero a mayo de 2017), referentes a urea, proteína, caseína, grasa y rcs, a lo que se sumaron los datos conocidos de la ración que consistían en la proteína total ingerida y el Rmic.(PDIN-PDIE/UFL). 

Los datos fundamentales del estudio fueron: 

* Explotaciones analizadas: 52 

* Explotaciones utilizadas para el estudio: 37 

* Muestras referenciadas: 1.776 de cada uno de los datos 

* Datos medios mensuales: 178 

Siendo las razas existentes en las explotaciones: 

* 24 Assaf 

* 6 Lacaune 

* 3 híbridas 

* 2 Churras 

* 1 Awassi 

* 1 Castellana 

Y el sistema de alimentación utilizado 

- 18 pienso o mezcla + forraje 

- 14 con MP y carro 

- 4 con mezcla integral externa 

- 1 pienso y paja 

- 7 sacan a campo las de baja 

Algunos datos más significativos que pueden destacarse dentro de los que se han recogido serían: 

* Animales de los analizados con los valores más altos: 1.476/1.286/1.161 mg/L 

* Animales de los analizados con los valores más bajos: 93/117/153 mg/L 

* Granja analizada con el valor medio más alto: 713 mg/L 

* Granja analizada con el valor medio más bajo: 224 mg/L 

* Producción mínima (mes): 0,90 l 

* Producción máxima (mes): 3,10 l 

 

RESULTADOS 

Fiabilidad de la dispersión 

Los test de normalidad han dado positivo en su mayor parte, siendo las medias las que se recogen en la tabla 1 –diapositiva 15. 

Lógicamente, si cogemos individualmente los datos empeoran. Un ejemplo se recoge en la tabla 2 –diapositiva 16, que refleja los datos concretos de 5 granjas con control oficial entre las analizadas. 

Esos datos de la tabla 2 nos llevan a preguntarnos por cuáles son los factores de dispersión, pudiendo destacar entre otros los siguientes: 

1º.- De lo que come el animal y de cómo se calculan (y lo que sabemos) los nutrientes de la ración: 

- Forrajes 

- Valores PDIE y PDIN 

- Valores de UFL 

2º.- De la propia conversión alimenticia del animal: 

- Individuo 

- Raza 

- Nº lactación y tiempo 

3º.- Patologías en recría y adulta 

- Mamarias 

- Ruminales 

Y también nos lleva a plantearnos algunas preguntas generales que serían convenientes para poder analizar el dato de la urea: 

* ¿Tiene influencia la raza? 

* ¿Influye el tiempo trascurrido desde el último parto? 

* ¿Tiene Influencia la época del año? 

* ¿Por qué tanta dispersión para misma producción y misma alimentación? 

* ¿Tiene influencia el tipo de alimentación en recría? 

* ¿Cómo influyen los sistemas de alimentación? 

Análisis de resultados 

La relación entre el valor de proteína de la leche y el nivel de urea no es significativo en el conjunto de la muestra, por tanto aunque la relación proteína caseína sí la tenga, ninguno de los dos valores nos van a servir como indicadores. Figuras 1 y 2 –diapositiva 19. 

Lógicamente valores con un R2 (proporción de varianza) alto sería el que relaciona la proteína global de la ración y la producción media, pero si tomamos únicamente el valor de la PB total para ver su efecto en el nivel de urea, vemos que éste es muy bajo. Figuras 3 y 4 –diapositiva 20. 

Los valores que aportan un mejor valor de R2 (proporción de varianza) para su correlación con la urea serían la producción y el Rmic. Figuras 5 y 6 –diapositiva 21. 

Si utilizamos una selección múltiple con la producción y el Rmic alcanzamos un coeficiente de correlación múltiple de 0,716, un coeficiente de determinación de 0,5133 y coeficientes de intercepción, del valor de Rmic y del de producción de 196,1, 12,1 y 23,5 respectivamente por lo que podríamos dar como fórmula final, redondeando, de 200 + (12,1 x Rmic) + (23,5 x P) 

y una posible tabla de recomendaciones para los distintos niveles de urea (mg/L) detectados que se moverían en los rangos señalado en la tabla 3 –diapositiva 25. 

Plan de trabajo en alimentación 

Para poder analizar y adecuar correctamente los datos deberemos: 

1.- Fijar los datos correctos tanto de forrajes como concentrados 

2.- Tener en cuenta el sistema de alimentación y la instalación 

3.- Vigilar los cambios del tamaño de partícula, el aumento o disminución del contenido de humedad y los sobrantes 

4.- Hacer raciones por lotes tomando como base los datos del CL y las condiciones de la explotación, haciendo tantos lotes como se pueda para «ajustar» la ración y utilizando los percentiles que se crean necesarios 

5.- Vigilar cuando se cambian ingredientes o si la concentración de un nutriente cambia considerablemente 

6.- Comparar los resultados esperados con los reales 

Para comprender mejor la importancia de hacer lotes correctamente para corregir niveles incorrectos de proteína y por tanto de urea, analizamos los datos de 2 controles de 2 granjas diferentes con niveles tanto de producción como de urea altos. Figuras 7 a 10 –diapositiva 28, recogiéndose los datos medios en la tabla 4. 

Pese a que la media de urea es mayor en la granja 2, a pesar de tener una producción menor y un Rmic parecido, el valor de la urea es alta en ambos casos y en granjas de alta producción la solución pasaría por hacer lotes por niveles producción y no por fecha de parto, porque si no al tener en cada lote de paridera animales de alta producción o limitamos la producción o somos excedentarios en aporte de proteína. 

 

CONCLUSIONES 

1ª.- Los datos de urea tienen significado tomados de forma global 

2ª.- No hay como tal un nivel correcto de urea en leche, lo que hay son niveles aceptables según granja y nutrientes. 

3ª.- Cada granja tiene un valor de PB/MS óptimo. 

4ª.- El ajuste de la ración con la variable de producción son las que marcan el valor final de la urea de la leche 

5ª.- Cuanto más dispares tengamos los lotes en producción, mayor dificultad tendremos en ajustar los datos de urea 

6ª.- Mas urea de lo aceptable suele ser peor para las ovejas y para el bolsillo 

 

Junio 2017

 

 

 

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder