Mostrando publicaciones por etiqueta: Caprino

El mes de febrero ha supuesto una curiosa evolución en los que se refiere a los contratos lácteos obligatorios en leche de cabra, según los datos que publica mensualmente el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) en función de la base de datos Infolac. Se ha producido un importante descenso en el número de contratos presentados ante la administración, pero el volumen de leche ha aumentado de forma bastante considerable.

Por lo que respecta al número de contratos totales, se ha pasado de los 5.583 que había registrados en el mes de enero a los 5.291 documentos de febrero, lo que significa una reducción del 5,2%. Particularmente llamativo es el descenso en los contratos firmados directamente con industrias lácteas, que ha pasado de 3.403 a 3.018 en el último mes.

Por su parte, el volumen de leche ha experimentado el camino contrario. De hecho, se ha producido un incremento del 5%, ya que se ha pasado de 463 a 486 millones de litros de leche de cabra.

 

Ovejas Ojinegras web

El borrador de real decreto, que incluye las observaciones realizadas por las autonomías y el propio sector, facilita que la ayuda llegue a los ganaderos afectados y simplifica el procedimiento

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación prevé destinar 10 millones de euros para compensar a los ganaderos de ovino y caprino por las dificultades que atraviesan como consecuencia de la crisis sanitaria originada por el COVID-19.

 El nuevo borrador de real decreto por el que se establecen ayudas compensatorias dirigidas a los ganaderos de ovino y caprino ha sido enviado hoy a las comunidades autónomas y sectores afectados y recoge las aportaciones realizadas por estas, tras el proceso de consulta iniciado el pasado 3 de abril.

 El objetivo es ayudar a estos ganaderos por las dificultades de comercialización de corderos durante los meses de marzo y abril, tras la declaración del estado de alarma, que ha supuesto el cierre del canal de alimentación fuera del hogar y que ha coincidido además con la salida estacional de corderos en Semana Santa.

 El proyecto fue también objeto de debate en la reunión mantenida por el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, con las consejeras y consejeros autonómicos del ramo el pasado 8 de abril.

 Después de la reunión se ha optado por facilitar que la ayuda llegue a los ganaderos afectados, así como simplificar su procedimiento.

 En un inicio estaba previsto tramitar la ayuda mediante un pago por cordero no comercializado. Por cuestiones de simplificación administrativa y atendiendo a las peticiones recibidas de las comunidades autónomas, se ha modificado esta subvención en un pago por oveja y cabra elegible que el ganadero cobrará de manera adicional en sus ayudas de la Política Agraria Común (PAC), mediante los pagos asociados.

 De esta forma, los ganaderos no tienen que hacer ninguna gestión adicional, ya que percibirán de forma automática esta compensación asociada a su solicitud de la PAC y que presentan todos los años.

 El borrador de real decreto permite a las comunidades autónomas incrementar la financiación aportada por el Ministerio son sus propios fondos.

 La prima asociada al ganado ovino y caprino supone un ingreso anual para el sector de unos 168 millones de euros, a los que se suman los 10 millones de euros previstos en este borrador de real decreto más la aportación que pueden realizar las comunidades autónomas.

El pago de la prima asociada al ganado ovino y caprino podrá realizarse, en forma de anticipo, a partir del 16 de octubre próximo. Conforme a lo solicitado por España, este anticipo podrá ser de hasta el 70 % del importe de la ayuda y podrá incluir ya este pago adicional, más lo que las comunidades autónomas aporten.

Esta medida es complementaria al resto de medidas que viene solicitando el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y las comunidades autónomas para el sector ovino y caprino, y que se han trasladado a la Comisión Europea

La crisis del coronavirus está afectando de forma muy grave a todos los sectores ganaderos. El ovino y caprino de carne que no encuentran salida en el mercado por el cierre del canal Horeca y el vacuno de carne y el porcino ibérico acosados por las actuaciones especulativas de bajar precios de forma injustificada. El sector lácteo, sobre todo en oveja y cabra, tampoco se libra. Las cotizaciones en este mercado descienden incluso por debajo de los costes de producción y en ocasiones ni siquiera se recoge la leche de las explotaciones. Ante el riesgo de colapso del sector, Asaja reclama al Gobierno una actuación efectiva y rápida destinada a ayudar a los ganaderos a salir de esta encrucijada.

Los primeros en sentir los efectos del Covid-19 han sido las producciones de lechazos, cabritos y cochinillos, que junto con los cortes de vacuno de mayor calidad han sufrido el cierre del canal Horeca y por tanto un parón en la demanda de estos productos. Los ganaderos se ven en la tesitura de qué hacer con los animales.  

Por otra parte, en los eslabones más cercanos al productor, los compradores aprovechan la situación de crisis para renegociar a la baja los acuerdos ya cerrados con los ganaderos bajo amenaza de no retirar la leche o los animales de la explotación.

Ante esta situación, Asaja urge al Ministerio de Agricultura a poner en marcha medidas destinadas a ayudar a los ganaderos. En primer lugar, se deberían agilizar los trámites para la apertura del almacenamiento privado. El Gobierno debe reclamar a la UE ayudas de mercado, con carácter de urgencia como es la intervención de carne y leche.

Por otra parte, para el sector del ovino-caprino son necesarias ayudas directas para los ganaderos. En este sentido, Asaja ha enviado a Agricultura alegaciones al Real Decreto de ayudas que prepara el Gobierno reclamando que las ayudas sean destinadas directamente a los ganaderos con REGA, siendo los perceptores tanto los animales que van a mataderos como los que van a cebaderos, cooperativas de comercialización, etc. “Nos parece muy escaso el máximo de 70 animales perceptores de ayuda por explotación (máxime cuando estamos en el pico de paridera de las ovejas) y proponemos que esta línea también se destine a animales de reposición y que se exima de cumplir el coeficiente del 60% de animales comercializados para cumplir los requisitos de la PAC”, señala la organización agraria.

 

cabritos cabrama

 Semana sin cotización de precios en todas las categorías 

OVINOPRECIO ANTERIOR
PRECIO ACTUAL
Oveja Manchega Vida €/ UNIDADS/C

S/C

Oveja Merina Vida €/ UNIDAD
S/CS/C
Oveja Talaverana Vida €/ UNIDAD
S/CS/C
Oveja Merina de Abasto €/ KG VIVO
S/CS/C
Oveja Talavera de Abasto €/ KG VIVO
S/CS/C
Macho Reproductor Manchego €/ UNIDAD
S/CS/C
Macho Reproductor Talaverano €/ UNIDADS/CS/C
Cordero de 9,1/11 kgs. €/ KG VIVO
S/CS/C
Cordero de 11/15 kgs. €/ KG VIVO
S/CS/C
Cordero de 15,1 a 19 kgs. €/ KG VIVO
S/CS/C
Cordero de 19,1 a 23 kgs. €/ KG VIVO
S/CS/C
Cordero de 23,1 a 25,4 kgs. €/ KG VIVO
S/CS/C
Cordero de 25,5 a 28 kgs. €/ KG VIVO
S/CS/C
Cordero de 28,1 a 34 kgs. €/ KG VIVO
S/CS/C
Cordero de + de 34 kgs. €/ KG VIVO
S/CS/C
Leche de Oveja (esq.) €/ HECTOGR
S/CS/C
Lana Entrefina €/ KG
S/CS/C
CAPRINOPRECIO ANTERIOR
PRECIO ACTUAL
Cabras con cría S/ Razas €/ UNIDAD
S/CS/C
Cabras sin cría S/ Razas €/ UNIDAD
S/CS/C
Cabra de Abasto €/ KG VIVOS/CS/C
Macho reproductor Varias Razas €/ UNIDAD
S/CS/C
Cabrito Lechal €/ KG VIVOS/CS/C
Leche de Cabra (esq) €/ HECTOGR
S/CS/C

FUENTE: MERCADO DE TALAVERA

 

La Unión de Pequeños Agricultores (UPA) de Castilla y León ha propuesto que los ganaderos perciban una ayuda por reducir la producción de leche de oveja y cabra hasta en un 10 %  respecto a los mismos meses del año 2019 y evitar una saturación del producto en los mercados.

En un comunicado, UPA Castilla y León ha señalado que estos sectores atraviesan una situación problemática debido a la crisis sanitaria y cierre de muchos canales de venta como mercadillos, pequeñas tiendas o el cese de la actividad de la restauración.

Para esta organización agraria, se trataría de una medida excepcional que consistiría en reducir la producción de forma temporal en unas fechas claves como los próximos meses cuando se puede producir una saturación en el mercado hundiendo los precios.

UPA ha considerado esta opción como la más válida para suavizar la producción de leche en dos sectores que están especialmente "tocados" por la crisis del coronavirus y para que el ganadero pueda cubrir los costes alimenticios y otros costes directos que tiene que seguir asumiendo a pesar de ver reducidos drásticamente sus ingresos.

Según los cálculos de UPA, el precio mínimo para cubrir los costes de producción para la leche de cabra nunca debería ser inferior a 0,0721 euros/extracto quesero, y la propuesta de UPA es que los litros que excedan del 10 % no fueran  objeto de subvención.

Esta medida no se aplicaría para la leche de oveja siempre y cuando los contratos firmados para 2020 fueran respetados por las distintas industrias, y de no ser así se aplicarían las mismas condiciones de apoyo que proponemos en el sector caprino. 

Esta actuación que demandamos al Gobierno tiene precedentes en otros países como Francia, donde la interprofesional de productos lácteos ha incentivado con una dotación de millones de euros la opción de que los ganaderos puedan reducir, de forma voluntaria, su producción en comparación con el volumen de los mismos meses del año 2019. 

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca del Cabildo de La Palma ha destinado una subvención extraordinaria para la ganadería caprina y ovina de la isla, con la finalidad de paliar los efectos de la crisis sanitaria por la pandemia del coronavirus COVID-19.

El vicepresidente insular y consejero responsable del sector primario, José Adrián Hernández Montoya, ha informado que el Consejo de Gobierno ha dado el visto bueno a las bases reguladoras que regirán estas ayudas,

Hernández Montoya ha señalado que se van a tramitar por la vía de urgencia dadas las circunstancias difíciles por las que atraviesa la ganadería palmera y la necesidad de que las ayudas lleguen cuanto antes a los ganaderos de la isla.

El consejero insular ha resaltado la necesidad de reforzar la protección del sector en estos tiempos difíciles por los que atraviesa la sociedad. 

La subvención está destinada a mitigar los costes principalmente de alimentación durante el proceso transitorio de ajuste a la demanda con el período de máxima producción de leche.

El Cabildo recuerda que el sector ganadero de La Palma está sufriendo de manera directa la escasa comercialización de sus productos, coincidiendo con niveles de producción láctea en su punto más álgido. 

El cierre de establecimientos hosteleros, la ausencia de turismo y los cambios en los hábitos de consumo de la población durante su confinamiento provocan una caída de la demanda en estos momentos de máxima producción sin que quepa una rápida capacidad de reacción para reajustar la oferta.

Para hacer frente a esta situación, se han descartado opciones como la inducción anticipada a reducir la capacidad productiva láctea (tradicionalmente conocida como seca), por el daño que puede ocasionar en la salud del animal, o la maduración de quesos o el sacrificio, que no hacen sino incrementar el nivel de endeudamiento del productor, al retrasar la comercialización del producto o enfrentarse a un mercado que no consume carne de caprino ni de ovino.

De ahí la apuesta del Cabildo por esta línea de ayudas a los ganaderos, que tratan de paliar el perjuicio de esta crisis sobre los ganaderos y facilitar así la recuperación de un sector de gran relevancia para la Isla y cuyos productos tienen un gran prestigio dentro y fuera de La Palma.

En lo que se refiere a la cuantía de las ayudas, se ha establecido un máximo de 15 euros por cabeza de ganado de hembra reproductora, tanto de caprino de leche (cualquier raza), como de ovino de raza canaria o palmera. Mientras que para macho reproductor y no reproductor, mayor de cuatro meses, de caprino de leche (cualquier raza) u ovino de raza canaria o palmera, la cuantía por cabeza de ganado es de 8 euros. 

La asociación de agricultores europeos COPA-COGECA ha pedido a la Comisión Europea "ayuda urgente" para los productores de ganado vacuno, ovino y caprino, muy afectados por el impacto del coronorivus.

Los productores han dirigido distintas cartas a la Comisión Europea en las que piden "la puesta en marcha de medidas específicas", financiadas al margen del presupuesto de la Política Agrícola Común (PAC)", según un comunicado.

El secretario general de la organización, Pekka Pesonen, indicó que los productores se sienten "decepcionados" por el hecho de que no se haya adoptado ninguna decisión en apoyo del sector en una reunión técnica celebrada esta semana en Bruselas.

"En estos tiempos (...) el sector agrario está garantizando la seguridad alimentaria a todos los ciudadanos europeos. A la vez está haciendo frente a unas circunstancias sin precedentes" causadas por factores externos, subrayó.

Aunque los agricultores y ganaderos reconocen "los esfuerzos de la UE y los estados para garantizar el funcionamiento del mercado interno", reiteran la necesidad de más acciones, "especialmente enfocadas al sector ganadero, incluidas medidas excepcionales, financiadas fuera del presupuesto de la PAC", dijo Pessonen.

La organización basa sus reivindicaciones en datos aportados por sus miembros.

En particular, entre los productores de productos lácteos hay un sentimiento "muy negativo" por la caída de los precios "en una época del año que representa la temporada alta" y entre otras medidas se pide la activación del almacenamiento privado para los lácteos.

También lamentan el impacto que la crisis está teniendo sobre el consumo de carne de vacuno, por la pérdida de puntos de venta y la caída de la demanda y que pese a la situación, continúen las importaciones procedentes de los países del Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay).

Según COPA COGECA, esas importaciones deberían ser revisadas dadas las "circunstancias excepcionales" y se debería "examinar la activación de las medidas de mercado".

Por último, alertan del impacto sobre el sector del ganado ovino y caprino por la bajada de los precios y piden a Bruselas que examine la activación del almacenamiento privado para la carne y considere activar medidas excepcionales.

 

Las producciones de pequeños rumiantes se están viendo fuertemente afectadas por la crisis sanitaria decretada por el COVID-19 y por el estado de alarma. El cierre de la hostelería ha provocado que algunos productos, como los derivados de la carne y también algunos quesos, hayan descendido de forma radical en su consumo durante las cuatro semanas que se lleva de confinamiento en territorio español.

Uno de los casos más característicos está siendo el del cabrito lechal, sobre todo en una época que acaba de terminar como la Semana Santa, en la que el consumo es bastante intenso en algunas zonas del arco mediterráneo. Sin embargo, ese cierre de la hostelería ha perjudicado notablemente a los ganaderos españoles de caprino, que han visto cómo se reducían sensiblemente las cotizaciones de la carne durante estos días.

Un ejemplo se está produciendo en la Región de Murcia. Allí los ganaderos denuncian que el precio actual del cabrito en origen es de unos 40 euros, es decir, que se ha reducido a la mitad del precio que se marcaba hace un mes, antes de que la crisis del coronavirus produjera fuertes impactos en el sector ganadero. Además, en algunos casos se están teniendo importantes problemas para comercializar la producción.

 

La Federación Provincial de Agricultores y Ganaderos de Castellón, Fepac-Asaja Castellón, ha alertado de que las ayudas anunciadas por el Gobierno dejarán fuera al 90 % de los ganaderos de ovino y caprino de la provincia, porque consideran que "los grandes beneficiarios serán los intermediarios".

Según han indicado, "si el Ministerio de Agricultura mantiene los términos en los que ha anunciado estas ayudas, los grandes beneficiarios serán los intermediarios, ya que primarán a los corderos y cabritos que van al matadero, cuando la gran mayoría de los ganaderos de la provincia venden sus animales a cebaderos".

El presidente de Fepac-Asaja Castellón, José Vicente Guinot, ha expresado su preocupación por que "estas ayudas realmente no ayuden al ganadero que ha estado criando ese cordero y es el que más necesita que en estos momentos se le ayude". 

"Si esta iniciativa se mantiene tal cual ha anunciado el Gobierno, los que recibirán esas ayudas son los intermediarios que trasladan esos animales desde los cebaderos a los mataderos, y creemos que se daría una situación muy injusta que perjudicaría como siempre a los más débiles que son los ganaderos", ha agregado al respecto.

En opinión de Guinot, "estas ayudas no resuelven el principal problema con el que se encuentran nuestros ganaderos de ovino y caprino de la provincia en esta situación de crisis sanitaria, que es que por el cierre del sector hostelero están teniendo serias dificultades para vender su ganado".

La ayuda, que se encuentra en fase de borrador y se está tramitando con carácter de urgencia, contemplaría una aportación de 30 euros por animal con destino a matadero con un máximo de 70 animales por explotación que haya salido desde el 14 de marzo, una cantidad de animales que Fepac-Asaja considera "muy escasa". 

La organización agraria Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos ha pedido un reparto "más justo" de las ayudas que el Gobierno destinará al ovino y el caprino, por la situación de dificultad que atraviesan debido al cierre de los restaurantes por la expansión del coronavirus. 

En un comunicado, han señalado que la normativa gubernamental debería incluir algunas modificaciones para que las ayudas vayan destinadas a quien "realmente las necesita", en su opinión los productores de ovino y caprino "con dificultades para vender su producción".

"Tal y como están articuladas, dejan fuera a muchos ganaderos ya que conllevan la obligación de vender a matadero dejando de lado a todas aquellas explotaciones que no consiguen vender o venden a intermediarios", han remarcado.

La organización propone que se destinen las ayudas en función de hembras reproductoras para las explotaciones que al menos tengan 125 en caso del ovino y 65 hembras reproductoras en caprino.

Plantea que el número máximo de animales subvencionables en estas explotaciones sea de 1.000 reproductoras en ovino y 600 en caprino en granjas gestionadas por personas físicas y, en caso de sociedades, ese valor multiplicado por el número de socios.

Por otro lado, han alertado de que el sector del cochinillo, con el cierre del canal Horeca, se ha visto "gravemente dañado", sobre todo en determinadas comunidades como Castilla y León, que concentra el 65 % de su producción.

La organización ha reclamado que se le dé el mismo tratamiento que a otros sectores, como el ovino-caprino o el de la flor ornamental, y que al Ministerio lo traslade a la Comisión Europea "con celeridad".

Según sus cálculos, este sector podría perder alrededor de cuatro millones de euros.

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder