Logo
Imprimir esta página

HÍBRIDOS EN OVINO // Razas ovinas y su rol en los sistemas de cruzamiento orientados a la producción de carne en la Región de los Lagos

Valora este artículo
(0 votos)

Nota de OVIESPAÑA. La propuesta que manejan algunos grupos para desarrollar un sistema de producción de ovino de leche para España en el que se incorporen granjas con animales ‘híbridos’ altamente especializados hace necesario difundir informaciones en las que se desarrollen sistemas de este tipo, para que técnicos y ganaderos se vayan familiarizando con las bases de la heterosis y conociendo que es una fórmula utilizada con relativa frecuencia en la producción del ovino de carne.

Este trabajo que se adjunta es un buen ejemplo de ello. Se hace un resumen inicial (guión amplio) y se incluye en un PDF al final para consultar el trabajo completo (se recomienda).

 

 Autor/es: Giorgio Castellaro G. Ingeniero Agrónomo Mg. Sc. Universidad de Chile

1. Concepto de raza y tipo.

En general se puede afirma que no existe una raza de ovino mejor que otra. El valor de una raza o genotipo, radica en que se pueda identificar en ella un comportamiento acorde con los objetivos del sistema productivo y con el nivel de recursos disponibles en el predio (alimentos, mano de obra, infraestructura, facilidad de manejo). Del punto de vista genético, se entiende como raza a los "individuos criados en un determinado medioambiente, que poseen características comunes que los hacen diferenciables de otros ejemplares de su misma especie". Específicamente una raza de carne, o de "tipo" carnicero, puede entenderse a aquella que presenta un "paquete" de efectos genéticos que influyen en muchas características que afectan a la producción de carne (Leymaster, 2002). El concepto de "tipo carnicero" incluido en la definición anterior, se puede entender mas bien como un concepto funcional, ya que es un ideal o patrón de perfección donde se combinan todos los caracteres que contribuyen a la utilidad de una animal con un fin específico. En el caso de ovinos de "tipo carnicero", el fin específico es convertir de manera eficiente el alimento en carne magra. Lo anterior involucra ciertas características morfológicas que definen a un animal con mayor aptitud para producir carne. Evidentemente en esta morfología destaca el desarrollo muscular (Figura 1).

(…)

2. Clasificación de las razas de carne.

Las razas de ovinos pueden ser clasificadas de distintas formas. Tradicionalmente lo anterior se ha efectuado en función de la finura de la lana. Pero del punto de vista de la producción de carne, es más adecuado efectuar esta clasificación basada en el rol que una raza en particular tiene en un sistema de cruzamiento. En función de lo anterior, se habla de razas de propósito general, razas maternas y razas paternas. La clasificación anterior se basa en características claves, entre la cuales destacan las siguientes:

  • Adaptabilidad
  • Longevidad
  • Estacionalidad reproductiva
  • Edad a la pubertad
  • Porcentaje de parición
  • Habilidad materna
  • Sobrevivencia de los corderos
  • Producción de carne magra
  • Peso a la madurez

 2.1 Razas de propósito general.

(…)

2.2 Razas maternas.

(…)

2.3 Razas paternas.

(…)

 

3. Sistemas de Cruzamientos en ovinos.

Los sistemas de cruzamiento utilizan la diversidad genética existente en muchas razas de ovinos para incrementar la productividad con respecto a la obtenida con razas puras. A través de los cruzamiento se puede lograr un rápido incremento de la productividad, especialmente en aquellas características en el que progreso por vía de la de selección es lento (rasgos con bajo h2). Además, se logra combinar en un individuo mestizo, cualidades complementarias de dos o más razas, como también "absorber" una raza por otra o incluso formar nuevas razas. El valor de la diversidad genética presente en las razas ovinas radica en el hecho de que los productores pueden identificar una o varias razas que observen un nivel de comportamiento consistente con los objetivos del mercado y con los recursos disponibles en el sistema de producción. Como desventajas de este sistema de mejoramiento, puede mencionarse que la mayoría de las veces se producirá una herencia intermedia en todos los caracteres (tanto buenos como malos), y generalmente se producirá una disminución de la rusticidad en los individuos mestizos. Además, siempre existirá la necesidad de mejorar el medio de producción, especialmente en los aspectos relacionados con la nutrición.

 3.1 Bases de la heterosis.

(…)

3.2 Tipos de heterosis.

(…)

3.3 Complementariedad entre las razas.

(…)

3.4 Sistemas de cruzamientos.

(…)

3.4.1 Cruzamiento estático de tipo Terminal simple.

(…)

3.4.2 Cruzamiento estático de tipo Terminal en doble etapa.

(…)

3.4.3. Cruzamiento rotacional doble.

(…)

3.4.4. Cruzamiento rotacional triple.

(…)

4. Evaluación in vivo de reproductores ovinos.

En esta sección de analizan brevemente dos aspectos prácticos que son importantes de considerar a momento de seleccionar reproductores: uno dice relación con la identificación de ciertos defectos congénitos no letales y otro relacionado con las posibilidades de la implementación de mediciones in vivo, mediante ultrasonido, de algunas características de las carcasas.

4.1 Defectos congénitos evidentes.

(…)

4.2 Ecografía como herramienta de valoración de la aptitud carnicera de reproductores.

(…)

 5. Algunas opciones de razas ovinas para la Región de los Lagos.

La adecuada elección del genotipo de ovino para el desarrollo de un sistema intensivo de producción de carne en base a praderas en la Región de Los Lagos constituye una decisión crucial. Probablemente en este punto no haya una única respuesta, ya que esta decisión depende de un cúmulo de factores que interactúan entre sí, tales como el propósito productivo (carne, lana o ambos), el potencial forrajero del predio, la adaptación de la raza a la zona agroecológica y las características reproductivas, productivas y de rusticidad de las diferentes razas o genotipos.

Uno de los aspectos más importantes dice relación con la rusticidad, entendido este concepto como la capacidad de un cierto genotipo de producir y reproducirse, en un medio que puede presentarse adverso. Especialmente en la zona sur del país, dadas sus características pluviométricas y de suelos, pueden presentarse problemas severos de enfermedades de pezuñas, pudriciones de vellón y altas tasas de infestación parasitaria, especialmente si se utilizan cargas ovinas altas. En dichas condiciones han prosperado adecuadamente razas como la Romney Marsh (Figura 8), que criadas en un ambiente nutricional y sanitario favorable, suele alcanzar índices reproductivos y productivos interesantes: Las hembras adultas pesan entre 59-81 kg, observan una prolificidad de 125%; el cordero al destete a los tres meses de edad pesa entre 27-30 kg de peso. Producen lana larga y gruesa, con un largo de mecha entre 12,7-20,3 cm y un diámetro entre 32-39 μm. El peso de vellón sucio oscila entre 3,6 y 6,4 kg, con 55-70% de rendimiento (Bradford, 2002). Por esta razón esta raza no debiese perderse de vista. Puede existir la alternativa de criarla en forma de raza pura, para lo cual debiese siempre tenerse presente la posibilidad de mejoramiento, mediante la incorporación de genes mejoradores, por ejemplo a través de carneros de origen neocelandés adecuadamente probados. También podría ser la base de un programa de cruzamiento terminal simple (industrial), en el cual su rol principal debiese ser el actuar como raza madre, utilizándose machos de marcada aptitud carnicera como Suffolk, Hampshire o Texel. También la raza Romney podría actuar como raza materna en un cruzamiento estático en doble etapa para producir hembras cruzas de alta prolificidad, las que posteriormente serán cruzadas con machos de razas carniceras. En la primera etapa de este sistema de cruzamiento como raza paterna podrían actuar machos Border Leicester, raza que destaca por su relativamente alta prolificidad, producción de leche y habilidad materna, además de tener muy buena resistencia a problemas de pudrición de pezuñas. Las razas antes mencionadas presentan estacionalidad reproductiva, lo que resulta muy importante a la hora de decidir en que época debiese efectuarse el encaste. Si bien la estacionalidad reproductiva es una característica de muchas razas de ovinos, existen algunas cuyo anestro primaveral es menos marcado. Dentro de las razas del tronco británico, destaca los ovinos Poll Dorset (Figura 8), de reciente introducción al país. Esta característica de baja estacionalidad resulta fundamental si se desea una intensificación del ciclo reproductivo, pensando por ejemplo en un sistema de partos cada 8 meses. Es por ello que para tales propósitos podría pensarse en los genotipos Dorset antes nombrados, los que además podrían actuar como raza terminal en cruzamientos industriales. La raza Dorset es una antigua raza británica oriunda del sudoeste de Inglaterra, caracterizada por una alta rusticidad, de maduración temprana y considerada de mejor adaptación que las "caras negras" en ciertas regiones no favorecidas por buen clima y suelo. Las hembras adultas son de similar tamaño que las ovejas Romney, son prolíficas (130-180% de parición) y de buena capacidad lechera. Los corderos alcanzan 25 kg antes de tres meses de edad. La producción de la lana es de buena calidad y oscila entre 2,3-3,6 kg de vellón sucio, con un diámetro entre los 27-33 μm y un largo de mecha entre 7,6-11,4 cm), no obstante su producción de lana es de importancia secundaria respecto de la carne (Bradford, 2002).

(…)

6. Conclusiones

Existe una gran diversidad de razas ovinas, las cuales tienen diferencias en distintas características. La elección de estas debe basarse fundamentalmente sobre la base de la productividad de la raza respecto del medioambiente en el cual se criará, como también en función del rol que desempeñara en el sistema de producción, ya sea criándose como raza pura o bajo una modalidad de cruzamientos.

Para desarrollar sistemas de cruzamientos y lograr el máximo provecho de estos, es necesario contar con un buen nivel de organización predial, como también tener la posibilidad de ofrecer un nivel nutricional acorde a las mayores exigencias que estos sistemas demandan.

En la actualidad existen métodos que evalúan in vivo y de forma objetiva la composición y la calidad de las canales de corderos de aptitud carnicera. Estas técnicas están al alcance de los productores y son herramientas fundamentales en la evaluación de los animales así como en la elección de los futuros reproductores.

Dadas las favorables condiciones agroecológicas de la Región de los Lagos, esta se perfila como una zona con ventajas comparativas para el desarrollo de sistemas pastoriles de producción ovina intensiva, los que pueden constituir una alternativa interesante que contribuya a una mayor diversificación productiva.

Bibliografía básica complementaria

 

(…)

Artículos relacionados (por etiqueta)

Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es