foro18 banner acta 1000x132 v2

divisor 10x70 blanco

vetia 480x90 marzo19divisor 10x70 blancosyva 480x90 junio19divisor 10x70 blanco

foro19 ovigen 480x90 2018divisor 10x70 blancoforo19 msd 480x90 2

foro19 banner boletín 1000x30

OVIGEN QUIERE INCREMENTAR LAS DOSIS DE SEMEN DE OVINO QUE VENDE

Valora este artículo
(0 votos)

Los nuevos responsables de Ovigen se están encargando de visitar a cooperativas y veterinarios, con el objetivo de que se promocione la ventaja de la inseminación artificial y otros servicios para aumentar la producción en las ganaderías, desarrollar mejor los esquemas de selección y amplíen los servicios ofrecidos por las cooperativas a sus socios

El Centro de Genética Ovina y Caprina de Castilla y León (Ovigen) tiene un nuevo rumbo. El centro ubicado en la localidad zamorana de Toro cuenta desde hace nuevos meses con un plan de viabilidad que está siendo realizado por las asociaciones de raza, que además se han hecho cargo de la deuda que acumulaba el centro. Su objetivo es difundir la mejora genética y la inseminación artificial entre los productores de ovino lechero para conseguir que Ovigen sea rentable si la ayuda de las subvenciones públicas.

UN NUEVO OVIGEN

La historia del nuevo Ovigen comienza en el mes de febrero del presente año. La deuda que tiene que soportar el centro de genética ovina más prestigioso del territorio español está en aquel momento en unos 170.000 euros. Prácticamente sin ayudas públicas, ya que los consabidos recortes han propiciado que la Junta de Castilla y León ya no ‘apadrine’ un centro del que fue dueño en sus orígenes, la situación parece insostenible.

En ese momento, las asociaciones de raza deciden dar un cambio de timón y, lejos de lamentarse del final de las subvenciones, prestan a Ovigen el dinero que hace falta para saldar la deuda, conscientes de la importancia decisiva que tiene la inseminación artificial para el mantenimiento de los esquemas de selección y la difusión de la mejora genética. Son cinco asociaciones de ovino (Assaf, Churra, Lacaune, Castellana y Ojalada) y una de caprino (Murciano-Granadina). Cada una participa económicamente en esta operación de forma proporcional a su actividad en Ovigen. De hecho, alguna de ellas ha tenido que pedir un préstamo a una entidad financiera para poder hacerse cargo de su parte. Estas seis entidades asumen este nuevo papel protagonista, conscientes de la importancia capital de la inseminación artificial para el desarrollo de los esquemas de selección y con el convencimiento de que puede ser una actividad suficientemente rentable para que, sin dar beneficios, al menos permita que se mantenga económicamente sin ayudas públicas.

Una de las primeras decisiones fue el relevo en la gerencia, que pasa a ser asumida por la asociación con más actividad en el centro (Assaf), manteniéndose el resto de trabajadores del centro.

A continuación, se pone en marcha un plan de viabilidad cuyo punto principal es llegar a la autonomía económica del centro, sin la ayuda de una subvención de la administración regional que ya no puede darse por segura. Para conseguirlo, el objetivo es aumentar el número de dosis compradas por los ganaderos, ya que el volumen de actividad se considera imprescindible para conjugar los gastos fijos que tiene el centro.

Con estos condicionantes, se llega al punto actual. Los nuevos responsables de Ovigen se están encargando de visitar a cooperativas y veterinarios, con el objetivo de que se promocione la ventaja de la inseminación artificial entre los ganaderos de ovino. La idea es llegar a acuerdos por el que se consigan beneficios para todos los participantes: aumento de la producción en las ganaderías, desarrollo óptimo de los esquemas de selección y unos mayores servicios ofrecidos por las cooperativas a sus socios.

El mayor aval con el que se cuenta el centro zamorano es el prestigio que se ha labrado desde su puesta en marcha, ya que tecnológicamente es el centro más dotado del sur de Europa. El reto es conseguir que, de una vez por todas, los productores de ovino de leche sean conscientes de la necesidad de la inseminación artificial.

 PROYECTOS DE INVESTIGACIÓN

Para servir de impulso a Ovigen y a la inseminación artificial, tanto el centro como las asociaciones que han decidido tomar directamente la gestión se han involucrado en dos proyectos de investigación que cuentan con el apoyo de cooperativas del sector. El objetivo es, por un lado, alargar la ‘vida útil’ del semen refrigerado de ovino, mientras que el segundo proyecto busca avanzar en la genómica en ovino lechero. Ambos proyectos se han presentado para obtener financiación en la nueva línea de I+D+i del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA).

Semen refrigerado

Hasta ahora, el semen refrigerado en ganado ovino únicamente puede utilizarse unas cuatro horas después de la extracción. Este hecho dificulta enormemente el operativo para la inseminación artificial en ovino, teniendo en cuenta además que la técnica para la utilización del semen congelado es bastante más complicada y con unos peores índices de fertilidad. Este proyecto, que consiste en obtener unos diluyentes que permitan alargar la ‘vida útil’ del semen refrigerado, había comenzado hace varios años y que ahora vuelve a retomarse. Se está realizando en colaboración con la Universidad de León y con la cooperativa zamorana Asovino.

El objetivo es conseguir prolongar el periodo de utilización del semen, durante algunas horas más o incluso un día. Este avance supondría un paso adelante muy importante para Ovigen, ya que ampliaría decisivamente su influencia geográfica a explotaciones ubicadas en comunidades autónomas alejadas de Castilla y León.

Genómica

Las asociaciones de raza Assaf, Churra y Lacaune se han unido junto con varias cooperativas integradas en el Consorcio de Promoción del Ovino y algunas madrileñas para presentar un proyecto sobre genómica en ovino lechero en el próximo Plan de Fomento de la Innovación en la producción ganadera. El objetivo es buscar financiación pública para desarrollar la genómica. Los actuales responsables de Ovigen están esperanzados con la puesta en marcha de esta herramienta en ovino lechero, que permitiría complementar los trabajos que ya se están realizando en valoración genética con una disminución de los costes y una mayor rapidez en el proceso. El acceso a esta financiación es clave, ya que el máximo inconveniente con el que se están encontrando las asociaciones en la actualidad es el elevado coste que tiene aplicar el proceso de la genómica al esquema de selección de una raza.

La valoración genómica consiste en estimar el efecto que tienen multitud de marcadores de tipo SNP (Polimorfismo de Nucleótido simple: posiciones de un solo nucleótido que pueden ser diferentes en el ADN de los animales) a partir de animales genotipados que se encuentran en control de rendimientos, y poder así aproximar el valor genético de otros animales de los que sólo se tiene su muestra de ADN.

 

La gran ventaja de la genómica es que acorta sensiblemente el intervalo entre generaciones para transmitir la mejora genética, ya que se puede estimar el valor de un cordero antes de que entre en su etapa reproductiva. Uno de los inconvenientes de esta técnica en ovino es que los marcadores genéticos son absolutamente diferentes en cada una de las razas de producción, por lo que los avances en alguna de las razas no podrían aplicarse al resto.

Deja un comentario

Asegúrate de incluir la información requerida (*). HTML Básico está permitido.

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder