foro18 banner acta 1000x132 v2

foro19 banner boletín 1000x30

Revista AESLA 2017

Valora este artículo
(1 Voto)

aesla 6-2-17 fotoAcaba de pasar la Navidad, y como cada año ha vuelto la polémica sobre la importación de lechazos sacrificados -o para sacrificar- que se comercializan como si hubiesen nacido en España, lo que supone un grave perjuicio para nuestros ganaderos que deben ser amparados.

Esto es verdad, pero flaco favor le hace a nuestro sector quien aprovecha esta circunstancia  para demonizar a determinadas razas  o para pretender que,  por ser la Lacaune una raza ovina lechera sus lechazos han de ser de peor calidad.

La Churra y la Castellana, por referirnos a dos de las razas más extendidas en la zona norte, son razas lecheras, y nunca se nos ocurrirá desmerecer la calidad de sus lechazos por esta circunstancia.

Todos los ganaderos de ovino de nuestro país (es decir, todos los ganaderos de ESPAÑA) merecen nuestro reconocimiento, nuestro aplauso y nuestro respeto. Todos ellos desarrollan una actividad en peligro de extinción. Ese peligro solo puede conjurarse con explotaciones más rentables, más dinámicas y más competitivas. 

La ganadería es una actividad económica y no  se puede seguir confundiendo el culo con las témporas. Necesitamos una ganadería ovina sólida, dinámica, competitiva y rentable.  No podemos seguir perdiendo el tiempo y el dinero  venerando reliquias improductivas.

Los ganaderos que hemos decidido dedicar nuestro tiempo al fomento, mejora y difusión de la raza Lacaune lo hacemos convencidos de que eso nos permite ofrecer al consumidor unos productos de la máxima calidad. Gracias al continuado esfuerzo que dedicamos a la mejora genética, vemos como la cantidad y calidad de nuestras producciones no dejan de crecer.

Se nos reprocha –paradojas de la globalización- que se trate de una raza  foránea, como si nuestras ovejas no hubieran nacido y crecido en este país.  Aunque la raza Lacaune se considere originaria del país vecino, todo hace pensar que allí  llegó procedente de España, como una rama del tronco entrefino, Algún día, el trabajo que se está desarrollando para la recuperación de esta raza autóctona, como la que más, tendrá que ser reconocido y valorado (no voy  decir “puesto en valor”, como tampoco se me ha ocurrido eso de “ganaderos y ganaderas”, propio de gentes capaces de arruinar patrimonios tan fundamentales como son el idioma español o la  ganadería ovina).

aesla 17 portadaNo quiero dejar de referirme también a la llamada “lactancia artificial” o “nodriza”, complemento indispensable en muchas de nuestras explotaciones que contribuye de manera especial a la obtención de un mejor resultado final. Es verdad que la lactancia artificial tiene tanto enemigos viscerales como defensores a ultranza, convencidos, incluso, de que gracias a ella se puede ofrecer un producto más saludable para el consumidor (p.e. con menos calorías y menos colesterol. El Norte de Castilla se hizo eco de las experiencias llevadas a cabo por el ganadero de Olmedo Alberto García Torés y su veterinario Carlos Palacios). Lo cierto es que la calidad final del lechazo va a depender de la calidad de su alimentación y no es menos cierto que hoy es posible conseguir para nuestros lechazos una alimentación más completa desde el punto de vista nutricional, que la propia leche materna.

Y no puedo terminar sin lanzar un grito desesperado, porque el precio de la leche nos está matando. Un grito, para llamar la atención y para que se sepa que los  ganaderos de la Lacaune queremos seguir haciendo un trabajo que los ganaderos españoles  hemos llevado  a cabo durante siglos, pero que tendremos que dejar de hacer si no obtenemos una justa compensación. El problema es grave, pero más grave es que la administración mire para otro lado, como si no fuera con ella. No parece tomarse en serio a esos miles de ganaderos que tienen que vender la leche a un precio, impuesto por la industria, con el que no cubren gastos. Nos dirán que estas mujeres y estos hombres, y su actividad, cumplen un papel esencial en la fijación de la población al territorio. Que son muy abnegados, que gracias a ellos podemos hablar de desarrollo rural o de economía sostenible y cosas parecidas con las que se les llena la boca… Pero no nos dicen lo único que tienen que decirnos: qué coño están haciendo para que los ganaderos podamos vender la leche de nuestras ovejas a un precio razonable… queremos seguir vendiendo leche, pero por este camino acabaremos vendiendo ovejas y ‘ovejos’…

 

 

 

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder