interovic 1000x120 junio19

LAS PÉRDIDAS PROVOCADAS POR UN BROTE DE ABORTOS MULTIPLICAN POR DIEZ EL COSTE DE UNA ESTRATEGIA PREVENTIVA QUE LO EVITE

Valora este artículo
(0 votos)

III SIMPOSIO MSD ANIMAL HEALTH

de Gestión Integral para Pequeños Rumiantes

  

■■■ LA GESTIÓN INTEGRAL NOS PERMITIÓ ENCONTRAR LAS CLAVES PARA RESOLVER UN GRAVE PROBLEMA DE ABORTOS EN UNA EXPLOTACIÓN

 Durante el III SIMPOSIO MSD ANIMAL HEALTH de Gestión Integral para Pequeños Rumiantes se celebró la presentación de los finalistas de los Premios G10 2016. Los asistentes votaron entre los trabajos presentados para decidir los ganadores.

Estos premios pretenden ser un reconocimiento al esfuerzo de los técnicos implicados en gestión, así como una motivación más para seguir trabajando hacia la excelencia de las explotaciones.

 SEGUNDO PREMIO G10 EN 2016

RAÚL LÓPEZ / NUTEVET (Toledo)

La gestión integral nos ayudó a resolver un problema de abortos en una explotación que gestionamos desde NUTEVET, una empresa de servicios veterinarios compuesto por nueve veterinarios socios y un veterinario contratado. Antes de crear la empresa todos trabajábamos en una misma zona, cada uno con sus clientes, y decidimos dar ese paso para poder abarcar retos que de forma individual no éramos capaces de alcanzar. También fue una forma de aprender a trabajar en equipo. Ahora, prestamos todos los servicios al sector ovino-caprino, en vacuno de leche y en equino.

LA EXPLOTACIÓN

El caso se presentó en una explotación de la zona Daimiel (Ciudad Real), de raza Manchega pura, con un censo de 850 adultas más 250 corderos de reposición y 24 machos, en la que NUTEVET empezó a trabajar en 2012.

Una de las primeras medidas fue mejorar la gestión reproductiva, empezando por ordenar las parideras. Por la dimensión de la explotación, la mano de obra disponible y el número de animales, se aconsejó realizar cinco parideras para intentar lograr el objetivo de 1,5 partos por oveja/año. Una vez decidido, se establecieron las épocas de cubrición, las fechas de preparto, vacíos sanitarios, desarrollo de las parideras…, para llevarlo todo bien programado y tener un calendario con las previsiones de trabajo a lo largo del año.

Para mejorar los resultados productivos, se utilizan además tratamientos reproductivos, aunque aún no se consigue que las parideras sean idénticas a lo largo de todo el año. El promedio de animales en ordeño fue del 38% durante el año, una cifra que es buena para esta raza, que tiene parideras muy cortas y en la que hay que rotar los animales para conseguir tener el mayor número de picos de lactación posible a lo largo del año.

Con esos planes en marcha, los datos productivos de 2014 fueron de 1,24 partos por oveja y año, 294 días de intervalo entre partos y una prolificidad de 1,27 corderos por parto, unos resultados que todavía no pueden considerarse excelentes, pero que mejoraban de forma muy importante los de 2012, cuando se comenzó con la gestión.

También se mejoraron los resultados en producción de leche, consiguiendo repartir de forma bastante homogénea la producción durante los dos semestres, que era uno de los objetivos fundamentales para aprovechar la diferencia de precios entre ambas épocas, tanto en leche como en carne. La producción de leche en 2014 fue de 94,36 litros por oveja/año, con un recuento medio de células somáticas (RCS) de 822.000 cél/ml, un extracto quesero medio del 13,32% de extracto quesero, y un precio medio de 1,22 euros por litro.

 BROTE DE ABORTOS

Partiendo de esos datos, el año 2015 se presentaba bastante halagüeño, con unas proyecciones muy interesantes en todos los parámetros productivos. Pero en la paridera de enero, tras unas ecografías realizadas en noviembre con el 72,5% de fertilidad, se comenzaron a observar abortos y se llamó a la ADS para realizar un ‘blanqueo’, ya que se estimaba que podían ser clamidias. Lo más llamativo fue que a las ovejas que habían parido, no les bajaba la producción láctea.

Al final de la paridera, sin embargo, nos encontramos que de las 300 ovejas marcadas para preñar, únicamente habían parido con éxito 95, lo que nos indicaba que había un problema, porque no era normal que hubiera tantos fallos en las ecografías. De hecho, si se comparaba con la fertilidad de la misma paridera del año anterior, ya que se tienen contabilizados todos los datos gracias a la gestión integral, se veía que la fertilidad había caído un 70% en la misma época del año.MSD simposium Raul 2 web

Dada la gravedad del problema, se decide actuar y se utilizó el servicio técnico de MSD Animal Health con su protocolo de diagnóstico, enviando todas las muestras (sangre, placentas, feto) a Analítica Veterinaria. Una vez hechas las pruebas, nos encontramos con una sorpresa: Era un diagnóstico claro en la serología de toxoplasma y había una prevalencia muy elevada en todos los animales que se habían mandado.

Pero aún faltaba más, porque cuando llegaron las ecografías realizadas a principios de febrero para la siguiente paridera, la fertilidad había caído de un 81,5% en el año anterior a un 46%, lo que resultaba muy extraño porque diciembre continúa siendo una época favorable en la cubrición y no es necesario utilizar tratamientos hormonales en una raza como la Manchega.

La situación era que no sólo se produjeron abortos a término con más de tres meses de gestación, sino que también había multitud de reabsorciones a los 30 o 50 días de gestación y fallos en la implantación. Estaba claro que el brote de toxoplasma había llegado a la explotación en el mes de diciembre.

Con este diagnóstico, el ganadero estaba muy preocupado por los efectos económicos que suponía para la explotación. Entre las dos parideras, el impacto económico total durante el primer semestre se estimó que era de 61.000 euros de reducción de los ingresos. Por lo que le planteamos una serie de medidas para acabar con el problema.

Lo primordial era reorganización la cubrición y poner a parir a esos animales que no lo habían hecho. Había que recuperar el ritmo productivo. Y como el toxoplasma, a diferencia de otras patologías, no provoca la muerte de animales, sino que abortan y después quedan inmunizados de por vida, se decidió realizar una reagrupación de los animales que no habían parido haciendo una puesta masiva de esponjas, con el objetivo de tener una gran paridera en agosto.

Como medida profiláctica, dado que el 100% de los animales habían dado muestras de seropositividad y habían quedado inmunizados por toxoplasma, se estableció un protocolo de vacunación en las corderas, además de dejar unas ‘corderas centinela’ para comprobar cómo evolucionaba el problema.

A pesar de todo, nos encontramos con que la fertilidad no acaba de repuntar en las siguientes cubriciones, ya que seguía habiendo un 20% de error en el diagnóstico de gestación que no podía achacarse únicamente al manejo de la explotación. Por lo tanto, se decidió utilizar el sistema SeroCheck de MSD Animal Health, haciendo una toma de muestras para analizar toxoplasma, virus border, coxiella y clamidias. Eso nos permitió descubrir que la explotación tenía un 80% de seropositividad al virus border, juntándose los dos problemas: toxoplasma y border, lo que obligó a replantear las estrategias.

Evaluamos la situación con todos los datos de gestión disponibles, y se decidió realizar un protocolo de reproducción agresivo, trasladando la mayoría de los animales que no habían parido en el primer semestre a agosto, y otros a octubre o a noviembre-diciembre. De todas formas, el impacto económico ya había sido importante y los datos productivos de 2015 eran de solo 0,93 partos por oveja y año, 392 días en el intervalo entre partos y 1,15 corderos por oveja/año, lo que suponía una reducción de 0,30 partos oveja/año y 98 días más en el intervalo entre partos

La producción de leche, sin embargo, pese a todos los problemas se consiguió que aumentara respecto al año 2014, gracias a la buena gestión que se había realizado con anterioridad, alcanzando una media de 105,93 litros por oveja/año, con un extracto quesero medio similar y un precio medio algo mejor. Unos datos que ponen de manifiesto la utilidad de una buena gestión integral de la granja, porque fue esa organización las que ayudó a que las pérdidas económicas no supusieran el cierre de la explotación.MSD simposium Raul 3 web

SEGURO PRODUCTIVO

Cuando se recuperó la normalidad, una vez analizado a fondo el brote de abortos, desde NUTEVET planteamos al ganadero que las pérdidas económicas habían sido muy fuertes y era conveniente sacar conclusiones de cara al futuro y tomar medidas para intentar evitar que se repitiera una situación similar. La mejor solución era cambiar la filosofía de trabajo y aplicar una serie de actuaciones que permitieran tener protegida la reproducción y que no se volvieran a producir estos problemas. Si las ovejas no paren, no se producen corderos ni leche, y no hay ingresos. Es lo que entendemos como un ‘seguro productivo’.

Los datos del SeroCheck nos habían puesto de manifiesto que había cuatro enfermedades que afectaban al rebaño: un 100% de seropositividad a toxoplasma, un 80% a border, un 40% a coxiella y un 20% de clamidias. Pero hasta entonces, solo se vacunaba frente a las clamidias, como en el 80% de las granjas de ovino de España, algo que parecía insuficiente a la vista de las cuantiosas pérdidas sufridas. Además, se había puesto en marcha un protocolo contra la toxoplasmosis y era necesario poner en marcha otro contra el virus border, lo que implicaba llevar a cabo una serie de vacunaciones que suponían un fuerte desembolso económico, pero que eran rentables si se comparaban con la reducción de los ingresos que habían supuesto los brotes de abortos.

Se decidió comenzar a abordar los problemas más graves en lugar de afrontar todos a la vez, atajando las complicaciones de toxoplasma y border, mientras se observaba el resto de las enfermedades con las ‘corderas centinela’.

Como medidas complementarias, se estableció un protocolo de bioseguridad, una gestión de las instalaciones y del pienso que se compra, un control de los animales que entran en la explotación, un control de los felinos…

También se analizan dos veces al año a las ‘corderas centinela’, comprobando que todos estos animales eran negativos, menos una que había sido positiva a toxoplasma, lo que significa que ya no hay circulación activa y demuestra que las medidas están siendo efectivas. Además, cada vez que se deja reposición, hay un lote centinela para controlar lo que ocurre.

La clave para comprobar la efectividad de esta forma de trabajar y conocer el balance de aplicar este ‘seguro productivo’ es analizar sus resultados económicos. En esta granja, las pérdidas acumuladas en la venta de corderos y de leche durante el brote de abortos fueron de 95.000 euros, estimando que se vendieron 49.000 litros de leche y 595 corderos menos. Quedaba por tanto justificado que las actuaciones preventivas dirigidas a controlar el toxoplasma y el border eran muy rentables.

En el caso del toxoplasma se aplica una dosis por cordera y, para el virus border, se vacuna y revacuna a todos los animales, pero en lugar de realizarlo por sábanas, se hace por cubriciones. De esta forma, en el día de la ecografía se ponía la primera dosis a todos los animales vacíos y veinte días después se revacunaba y entraban en cubrición para que estuvieran protegidos contra el border, cuya infección se produce en los primeros días de la gestación.

El coste de este programa en dos años, para los ejercicios 2014 y 2015, sin vacuna de toxoplasma para el 100% de las adultas porque no se consideraba necesario, fue de 9.000 euros, es decir, unos 4.500 euros al año. Si se hubiera tenido que vacunar a todos los animales adultos, la simulación era que los gastos serían de 12.000 euros. Tanto en un caso como en otro, llegamos a la conclusión de que no se trataba de un gasto, sino de una inversión. Comparando los 9.000 euros que cuesta el plan sanitario en dos años, frente a los 95.000 euros que dejó de ganar, se trata de un retorno de la inversión de un 1.056%. Tendrían que haber pasado diez años con este plan sanitario para gastarse lo mismo que las pérdidas que se ocasionaron por el brote de abortos.

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder