foro18 banner acta 1000x132 v2

foro19 banner boletín 1000x30

TORREANAYA: APOSTAMOS POR UN SISTEMA DE DOCE PARIDERAS AL AÑO PARA INCREMENTAR EL NÚMERO DE PARTOS POR OVEJA Y SUBIR LA PRODUCCIÓN

Valora este artículo
(2 votos)

■■■ PARA NOSOTROS EL OBJETIVO MÁS IMPORTANTE DE LA GESTIÓN INTEGRAL ES FIJAR CORRECTAMENTE LA EDAD AL PRIMER PARTO EN LAS CORDERAS

 

Durante el III SIMPOSIO MSD ANIMAL HEALTH de Gestión Integral para Pequeños Rumiantes se celebró la presentación de los finalistas de los Premios G10 2016. Los asistentes votaron entre los trabajos presentados para decidir los ganadores.

Estos premios pretenden ser un reconocimiento al esfuerzo de los técnicos implicados en gestión, así como una motivación más para seguir trabajando hacia la excelencia de las explotaciones.

PRIMER PREMIO G10 EN 2016

LUIS BRAVO / Granja TORREANAYA (Segovia)

P.- ¿Cómo es la explotación Torreanaya?

R.- Torreanaya tiene en la actualidad unas 1.000 ovejas. En 2006 se inicia la actividad con unas 300 ovejas y se hace una inversión en una nueva nave para llegar a 1.000 ovejas adultas. Desde el principio, la idea era contar con una explotación eficiente desde el punto de vista económico. Por esa razón, se apostó por la genética, por la alta producción y por un sistema intensivo. En la actualidad, se está acometiendo una nueva ampliación para llegar a 3.000 ovejas. Es una explotación con animales de raza Assaf y estamos dentro de ASSAFE y de su núcleo de selección. Se ha trabajado con inseminación artificial, tanto vaginal como intrauterina, además de la transferencia de embriones. Nuestro objetivo es mejorar la raza y la producción. Es verdad que más producción no significa siempre más beneficio, pero en un modelo intensivo sí que está muy relacionado.

P.- ¿Cómo funciona la gestión reproductiva en su explotación?

R.- La duración media de la lactación es de 6 meses. En el pasado ejercicio se realizaron seis parideras. Ahora estamos haciendo un experimento con doce parideras, pero no se trata de una paridera continua, sino doce periodos cortos de paridera. El uso de tratamientos hormonales está generalizado desde el comienzo. No se cubre una oveja ni una cordera que no haya tenido puesta antes una esponja, hasta en épocas favorables, porque queremos que las ovejas paran el día que tenemos previsto. No se hace sólo para provocar el celo, sino para sincronizar.

P.- ¿Qué datos reproductivos tiene la ganadería en la actualidad?

R.- En 2015 teníamos 1,46 partos por oveja presente y año, que no es lo habitual en un sistema de Assaf intensivo. Las ovejas son animales de producción, por lo que tienen que estar en todo momento al máximo nivel productivo. El intervalo entre partos es de 250 días y la prolificidad es de 1,62 corderos por parto. Tenemos más partos en el segundo semestre que en el primero. Procuramos que sea a la mitad, pero si se tiene que desviar que sea al segundo semestre, porque los partos más eficientes son los de esa época. Se venden dos corderos producidos por oveja y año. Solamente vendemos a mataderos los corderos machos, mientras que prácticamente todas las hembras se quedan en la explotación, ya sea para reposición propia o para venta en vida. El precio medio anual del cordero es algo más de 50 euros.

P.- ¿Y respecto a la producción de leche?MSD simposium 25-10-16 045 web-2

R.- El pasado año, vendimos 604,66 litros de leche por oveja presente, una cifra alta que se ha conseguido invirtiendo mucho dinero en genética. La lactación media es de 425,11 litros y el recuento de células somáticas se encuentra en 804.000, que es uno de los aspectos que tenemos pendientes. Luchamos por bajarlas, pero es difícil por tener una producción tan alta. La media anual de extracto es del 11,8%, un porcentaje correcto para la raza Assaf. El precio medio del pasado año fue de 0,96 euros por litro. En el año 2016, con la misma producción, estamos ingresando entre 10.000 y 12.000 euros menos de leche cada mes.

P.- ¿En qué lotes se divide el rebaño?

R.- Normalmente, en los rebaños hay alta producción, baja producción y vacío. En la nuestra no hay ovejas en vacío, sino que se destinan al matadero, todas las ovejas están en producción. Los lotes son alta producción, baja producción y preparto. Así, el porcentaje medio mensual de hembras ordeñadas es del 85%. Se trata de un dato muy importante. Por otra parte, la media de producción actual es 1,99 litros por hembra ordeñada y día.

P.- ¿Cómo organizan ese sistema de doce parideras al año?

R.- Cada mes paren ovejas, pero no en una paridera continua, porque tiene muchos riesgos. Para que no se junten los partos, las cubriciones se concentran lo máximo posible: uno o dos días al mes. Se ponen las esponjas el mismo día, se quitan las esponjas, se meten los carneros el mismo día y se cubren muchos animales a la vez. Así conseguimos que los partos se concentren en 5-7 días. Todos los corderos se llevan a la sala de nodriza y no hay colas de paridera. Cuando se acaba la paridera, se llevan los corderos, destetamos las corderas, limpiamos la sala y, como tenemos dos salas, la siguiente paridera entra en la otra sala que lleva un mes de vacío sanitario. Con la ampliación del censo, necesitaremos cuatro salas de lactancia artificial, para que dos estén vacías y dos funcionando. Se puede pensar que es un gasto fuerte, pero la sanidad es imprescindible en los corderos.

P.- ¿Cuál es el objetivo de este sistema reproductivo?

R.- El objetivo es tener más partos por oveja y año. Al principio apostábamos por lactaciones largas. Si una oveja producía más de 2 litros, pensábamos que era rentable. Pero, hemos ido viendo que si esa oveja que da 2 litros la hacemos parir pasa a dar 5 o 6 litros. Al final, si hacemos cuentas, con más partos, hay más producción, más ingresos y más beneficio. Con las doce parideras, también se obtienen más corderos, se disminuyen los días improductivos y tenemos una mejor distribución de la carga de trabajo. Es la mejor forma de aumentar el ritmo reproductivo. El factor limitante es la duración de la paridera, porque si se alarga, aparecen las patologías.

P.- ¿Qué estrategias se siguen para evitar los días improductivos?MSD simposium 25-10-16 045 web-4

R.- Para evitar los días improductivos, tenemos que centrarnos fundamentalmente en la edad al primer parto, los intervalos entre partos, el intervalo parto-cubrición y la duración del periodo seco. Respecto a la edad al primer parto, debemos reducirla lo máximo posible siempre que el animal esté formado. En cuanto al intervalo entre partos, se trata de reducirlo al mínimo para conseguir más picos de lactación; para eso, el intervalo parto-cubrición debe ser lo más corto posible, salvo animales de muy alta producción en los que no se pueden reducir, porque son animales que no están preparados para cubrirse. Sobre la duración del periodo seco, hay un debate muy amplio. Siempre se ha tomado la referencia de 60 días que se tenía del vacuno. Nosotros estamos con 50 días en la actualidad, y considero que se puede bajar a 35 días, aunque somos cautelosos, porque las consecuencias pueden ser muy graves.

P.- ¿Cómo se ha trabajado hasta ahora con la cubrición de las corderas?

R.- Una cordera que entra en cubrición en enero se le pone la esponja, por ejemplo, el día 1 de enero y el día 15 de enero se cubre o se insemina. En el sistema normal, las ecografías se hacen aproximadamente a los 35 o 40 días. Si da negativa, se reengancha al siguiente lote de cubrición. Es decir, la que hemos cubierto en enero vuelve a cubrirse en marzo. Sin embargo, es un aspecto que siempre hemos querido mejorar, porque no entendíamos que hubiera que esperar dos meses para volver a cubrirla si es negativa. Nuestro objetivo era que, como tenemos cubriciones todos los meses, pudieran volver a cubrirse lo antes posible.

Las corderas se crían de forma óptima y bien y, desde nuestro punto de vista, la edad óptima de parto es a los doce meses. Hemos tenido corderas que han parido con once meses y están dando unos resultados espectaculares. El retraso en la edad al primer parto tiene unos costes. Por lo tanto, queríamos diseñar un sistema que permitiera no aumentar los periodos improductivos en la edad al primer parto de las corderas.

P.- ¿En qué consiste ese sistema?

R.- El plan reproductivo de las corderas de Torreanaya resulta, en cierto modo, innovador. Con siete meses se sincroniza al 100% de las corderas y se les pone una esponja, para que paran al año. Después llega la cubrición, que es de un día, con inseminación o con monta natural al 50%. A los 14 días de la cubrición, se les vuelve a poner otra esponja a todas las corderas. Se hace una ecografía temprana entre los 25 y los 27 días. El día de esa ecografía temprana se hace coincidir con el día de la retirada de la segunda esponja. Si la cordera está preñada, se quita la esponja y se la deja preñada. Perdemos una esponja, pero es rentable. Si está vacía, se quita la esponja, se pincha el ‘foligón’ y dos días después se está cubriendo de nuevo.

Hemos hecho ya dos pruebas con este sistema y los resultados son muy buenos. El objetivo es evitar los días improductivos, por lo que mejoramos en 30 días a las ovejas que no se han quedado preñadas.

P.- ¿Qué resultados se han obtenido con esta experiencia?

R.- En la primera prueba que hicimos, en corderas para parir en julio, se tomaron 163 animales. Quedaron positivas 104 y negativas 59 animales, lo que es un 63% de fertilidad en época desfavorable en corderas. En la segunda monta natural, quedaron positivas 37 y negativas 22, por lo que la fertilidad en la segunda cubrición es del 62,7% de las que ya venían negativas. Por lo tanto, la fertilidad total del lote es del 86,5% en época desfavorable en corderas de siete meses.

P.- ¿Qué importancia económica tiene el hecho de adelantar un mes la cubrición de las corderas?

 R.- Se realizaron cálculos de lo que significa económicamente. Tomando únicamente los costes de alimentación de una cordera, son unos 0,30 euros al día, lo que significa 9 euros por corderas al mes. El coste del segundo tratamiento de sincronización es de 104 esponjas extras, que se tuvieron que tirar porque la cordera ya estaba preñada. El coste de la esponja, sin el ‘foligón’, es de 1,50 euros, por lo que en esponjas que no se utilizaron se gastaron 156 euros. Sin embargo, 59 corderas negativas por 9 euros al mes en alimentación son 531 euros. Por lo tanto, se han gastado 156 euros y se han ahorrado 531 euros, porque se ha adelantado la cubrición un mes a todas las corderas. La tasa de retorno de la inversión es de 3,4 euros por cada euro invertido.

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder