Mostrando publicaciones por etiqueta: Producción

La Red Nacional de Granjas Típicas (Rengrati), entidad dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), ha elaborado un informe sobre los ingresos, costes y rentabilidad en el sector del ovino lechero, tomando como ejemplo algunas explotaciones de su red con diferentes características. La principal conclusión es que las razas autóctonas adscritas a figuras de calidad son las que obtienen un mayor beneficio. De forma secundaria, si no se trabaja con ningún sello de calidad, las razas autóctonas no demuestran ser tan rentables, sino que obtienen mejores resultados las ganaderías que trabajan con razas especializadas en la producción de leche.

Con datos tomados del ejercicio 2018, los beneficios teniendo en cuenta el coste de oportunidad de la mano de obra familiar, e incluyendo los pagos desacoplados, oscilan entre los 0,30 euros por hectogrado, correspondiente a una granja de Castilla y León que tiene niveles bajos de producción que pueden asimilarse a los de una raza autóctona, y un máximo de 2,80 euros por hectogrado de una explotación de Castilla-La Mancha de 950 animales y que está inscrita en la DOP Queso Manchego, según se deduce de los altos precios recibidos en el caso de la leche. Además, hay dos granjas con razas especializadas en la producción de leche que se encuentran alrededor de 1,50 o 2,00 euros por hectogrado, mientras que una granja navarra, probablemente en la DOP Idiazabal, está en niveles de beneficio de 1,10 euros. Si no se tiene en cuenta el coste de oportunidad de la mano de obra familiar, su rentabilidad se dispara hasta los 4,50 euros por hectogrado.

Por lo que respecta a los ingresos totales, se mueven entre niveles de 8,00 a 14,10 euros por hectogrado. La venta de leche se sitúa entre 6,10 y 9,20 euros, mientras que en la carne está entre 1,00 y 3,50 euros por hectogrado. En este caso, hay que tener en cuenta que niveles bajos de producción de leche hacen aumentar proporcionalmente esa importancia de la venta de carne. Por lo general, las subvenciones se encuentran entre el 10% y el 20% del total de ingresos.

En el caso de los gastos, la alimentación es el principal coste, con un nivel que oscila entre los 3,70 y los 6,10 euros por hectogrado. Por su parte, la mano de obra tiene una gran variabilidad y puede llegar a significar hasta los 3,60 euros por hectogrado, con diferentes modelos de más o menos importancia de la mano de obra familiar o la contratada.

La Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (Asaja) Córdoba y la Fundación Caja Rural del Sur organizaron la XI Jornada Técnica de Ovino en el Ifapa de Hinojosa del Duque (Córdoba) donde, entre otras cuestiones, los ganaderos abordaron la rentabilidad de las explotaciones y los retos comerciales en este sector.

El encuentro fue inaugurado por el presidente de Asaja Córdoba, Ignacio Fernández de Mesa, el consejero de la Caja Rural del Sur y secretario de Covap, José María Calero, el director de Cebadero Dehesas Cordobesas, Miguel Ángel Perea, la delegada de Agricultura y Ganadería de la Junta de Andalucía en Córdoba, Araceli Cabello, y el alcalde de Hinojosa del Duque, Matías González.

Además de aspectos relacionados con la reproducción, se celebró una mesa redonda sobre la rentabilidad de las explotaciones ovinas, la problemática y los retos comerciales y sanitarios en la que participaron el presidente de Interovic y gerente de Corderex, Raúl Muñiz; Rafael Muñoz, de la sectorial de Ovino de Asaja Córdoba; la responsable de Servicios Técnicos de Ovino de Carne de Covap, Almudena Sánchez, y Miguel Ángel Perea.

En ella, se destacó que la sanidad es uno de los pilares fundamentales para la consecución de la rentabilidad de las ganaderías de ovino de carne junto con la reproducción y la nutrición. Subrayaron que, en los últimos meses, han surgido diferentes amenazas que planean sobre las ganaderías de ovino de carne como ataques continuos al consumo de carne, reducción del uso de antimicrobianos y políticas de bienestar animal.

En este sentido, los ganaderos hicieron planteamientos para dirigir el trabajo y esfuerzo para lograr la rentabilidad desde el punto de vista sanitario en esta cabaña ganadera.

La Red Nacional de Granjas Típicas (Rengrati) ha realizado un informe en el que analiza la estructura de los costes de producción de una selección de granjas típicas españolas y se compara con una selección de granjas típicas ubicadas en otros países relevantes en la producción analizada, tanto de la Unión Europea como de terceros países.

En el análisis se trata de estudiarcon detalle los costes asociados a cada granja típica, y la repercusión de los condicionantes del modelo europeo de producción en los costes de los sistemas de producción de España y la comparativa con los sistemas y los costes de otros países.

El promedio del total de costes de la selección de granjas europeas de ovino de carne fue de 417 €/100 kg peso vivo, un 82% superior al promedio internacional.

Los costes más altos, con valores que superaron los 450 €/100 kg peso vivo, se registraron en uno de los modelos del Reino Unido (UK_400) y en el modelo de Argelia. Por otro lado, los costes más bajos (inferiores a 250 €/100 kg peso vivo), correspondieron a modelos del hemisferio sur (Uruguay, Australia y Nueva Zelanda).

Los modelos españoles, con valores entre los 350 y 400 €/100 kg peso vivo, registraron costes similares a los registrados a otros modelos cercanos como el francés.

 Costes de sanidad y bioseguridad

El promedio del total de costes relacionados con la sanidad y la bioseguridad de la selección de granjas europeas fue de 231 €/100 kg peso vivo, un 226% superior al promedio internacional. Los costes más altos (por encima de 450 €/100 kg peso vivo), se registraron en un modelo de Reino Unido (UK_400), mientras que los valores más bajos, se registraron en las granjas típicas de Uruguay, Argelia y Nueva Zelanda, con valores inferiores a los 100 €/100 kg peso vivo.Los modelos españoles, con valores que oscilaron entre los 150 y 200 €/100 kg peso vivo, estuvieron en la línea de los modelos de Irlanda. En 2017 los modelos españoles, registraron unos costes de seguros, tasas y otros costes variables un 28% por encima de la media de los modelos europeos y de más del doble conrespecto alos modelos internacionales.

 Costes de alimentación

El promedio del total de costes relacionados con la alimentación animal de la selección de granjas europeas fue de 150 €/100 kg peso vivo, un 15% superior al promedio internacional. El valor más elevado se registró en el modelo ubicado en Argelia, con más de 350 €/100 kg peso vivo. Le siguieron las granjas típicas españolas, con unos costes de alimentación entre los 200 y 250 €/100 kg peso vivo, es decir los valores más altos de los modelos europeos

 Bienestar animal

El promedio del total de costes relacionados con el bienestar animal de la selección de granjas europeas en el año 2017 fue de 222 €/100 kg peso vivo, un 238% superior al promedio internacional. Los costes más elevados,se registraron en uno de los modelos del Reino Unido (UK_400) con valores superiores a 450 €/100 kg peso vivo. Por el contrario,los valores más bajos, por debajo de 50 €/100 kg pesovivo, correspondieron con los modelos de Uruguay, Argelia y Nueva Zelanda.

 Medio ambiente

El promedio del total de costes relacionados con el medio ambiente de la selección de granjas europeas fue de 142 €/100 kg peso vivo, un 205% superior al promedio internacional. Los costes más elevados de la comparativa, correspondieron a los modelos de Francia y del Reino Unido, con valores superiores a 150 €/100 kg peso vivo, mientras que los valores más bajos se registraronen las granjas de Uruguay, Argelia y Nueva Zelanda.

España es el segundo país de la Unión Europea que más queso de oveja puro elabora, por detrás de Italia, mientras que también es el segundo país comunitario en producción de queso puro de cabra, en este caso por detrás de Francia, según muestran las estadísticas europeas de Eurostat.

 

Queso puro de oveja

Italia, España y Francia elaboran el 92% de la producción total de la UE en queso puro de oveja, que se eleva hasta los 225 millones de kilogramos. Estos tres países de la cuenca mediterránea tienen niveles muy parecidos de producción: Italia (76 millones), España (70 millones) y Francia (61 millones).

Otros países con una producción más o menos significativa son Bulgaria (7 millones), Portugal (6 millones) y Rumanía (3 millones). La lista se completa de la siguiente forma: Austria (0,78 millones), Chipre (0,66 millones), Hungría (0,32 millones), Bélgica (0,25 millones) y Croacia (0,09 millones).

 

Queso puro de cabra

La producción comunitaria de queso puro de cabra está protagonizada por Francia (107 millones) y España (64 millones), ya que entre ambos producen más de tres cuartas partes de los 219 millones de kilogramos en total. Por debajo se encuentran los casos de Países Bajos (22 millones), Bélgica (10 millones), Italia (7,18 millones) y Portugal (3,40 millones).

La lista se completa con otros siete países: Austria (1,70 millones), Rumanía (1,50 millones), Bulgaria (1 millón), Polonia (0,80 millones), Chipre (0,26 millones), Crosacia (0,09 millones) y Hungría (0,07 millones).

La producción de carne de ovino en España, a falta de los datos de diciembre, ha experimentado un retroceso durante el pasado ejercicio 2019, según las estadísticas oficiales de la Encuesta de Sacrificio de Ganado, elaborada por la Subdirección General de Análisis, Coordinación y Estadística del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

Así, en el periodo de enero a noviembre de 2019 se produjeron en España un total de 103.615 toneladas de carne ovina, lo que significa una reducción del 2,7% frente a las 106.503 toneladas que se habían registrado en el mismo periodo de 2018. El mes de noviembre, último en ser actualizado por las estadísticas ministeriales, ha incidido en esa caída de la producción cárnica en el sector ovino, ya que se ha pasado de 7.733 toneladas en noviembre de 2018 a 7.363 toneladas en noviembre de 2019, lo que significa un retroceso del 4,8%.

En el análisis por comunidades autónomas de los once primeros meses del año, las tres principales regiones en el sacrificio de animales de la especie ovina reducen sus cifras de producción de carne. Castilla y León, que ocupa el primer puesto en la clasificación nacional, pasa de 25.886 toneladas en el periodo de enero a noviembre de 2018 a 24.032 toneladas al año siguiente, por lo que la bajada es del 7,2%. En el caso de Cataluña, se pasa de 16.207 a 15.428 toneladas, por lo que desciende un 4,8%. También se reduce en proporciones similares Castilla-La Mancha, en concreto un 4,9%, al pasar de 15.103 a 14.365 toneladas en la comparación de los once primeros meses del año. Las comunidades autónomas que sí aumentan su producción ovina son las que ocupan el cuarto y quinto puesto, es decir, Aragón con una subida del 3,1% para llegar a las 11.944 toneladas, y Murcia que se sitúa en 11.885 toneladas tras un incremento porcentual del 13,7%. Además, hay otras siete regiones que superan el millar de toneladas producidas de enero a noviembre de 2019: Comunidad Valenciana (6.953), Andalucía (6.692), La Rioja (3.350), Extremadura (2.983), Navarra (2.664), Baleares (1.391) y Madrid (1.132). El resto de la producción se divide en: País Vasco (305), Galicia (251), Canarias (137) y otras comunidades, es decir, Asturias y Cantabria (103).

La caída en la producción de carne ovina del 2,7% interanual se ha producido a pesar del notable incremento del peso medio de las canales de la especie ovina sacrificados durante el pasado año. Tomando el análisis de los once primeros meses del año, la canal media en España ha pasado de 12,07 a 12,51 kilogramos, por lo que ha subido un 3,6%. Especialmente reseñable es la situación en Castilla y León, que ha pasado de 9,51 a 10,26 kilos, por lo que sube un 7,9%. Por su parte, Cataluña aumenta un 0,1% y Castilla-La Mancha baja un 1,4%. En global, el número de sacrificios ha pasado de 8.825.839 a 8.285.877, por lo que la caída interanual se sitúa en el 6,1%.

Las cabras de reposición en Andalucía han experimentado un incremento en su cotización en el último año. Con fecha del pasado 29 de enero, el precio medio de una cabra para producción en esta comunidad autónoma era de 75,13 euros por animal, lo que significa un incremento del 3,6% frente a los 72,50 euros que se registraban en enero de 2019 y nivel en el que estuvo estancado ese mercado durante prácticamente todo el pasado año, según muestran los datos estadísticos de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía.

Si se realiza la comparación con enero de 2018, cuando el precio medio se situaba en 70,75 euros por animal, el aumento en estos dos últimos años ha sido del 6,2%. Además, se duplican los precios que tenían este tipo de animales hace una década, según estas mismas estadísticas de la administración regional. Así, hace exactamente diez años, en enero de 2010, el precio medio era de 39,33 euros por animal.

Este mayor interés por la adquisición de cabras de reposición, que se ha producido con el inicio del presente año y que ha provocado el incremento de los precios, coincide con una recuperación de la producción de leche de cabra en esta comunidad autónoma, líder en el caprino lechero a nivel nacional.

Estas estadísticas son elaboradas por la Junta de Andalucía realizando un seguimiento de los precios en diversas explotaciones ubicadas en las provincias de Cádiz y Almería.

La ubicación de la producción de leche de oveja y de cabra en España no siempre coincide con el lugar de su transformación. Con la excepción de Castilla y León, que tiene una potente industria quesera, lo cierto es que las grandes regiones productoras en leche de pequeños rumiantes se ven obligadas a ‘exportar’ unas importantes cantidades de sus producciones a otras comunidades autónomas. Según los datos del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), y únicamente a falta de que se cierren las estadísticas del mes de diciembre, las regiones del centro y el sur tienen que vender fuera unos 80 millones de litros de leche de oveja y cabra al año.

 

Leche de oveja

Los grandes movimientos de leche de oveja en España se producen desde el centro y sur peninsular con destino a las grandes industrias queseras del noroeste de España.

Así, hay hasta seis comunidades autónomas que han vendido fuerta de sus límites territoriales más de un millón de litros de leche de oveja en lo que va de año. La principal afectada es Castilla-La Mancha, con 18,47 millones, mientras que también se encuentran en esta lista Madrid (3,30 millones), Andalucía (2,10 millones), Extremadura (1,92 millones), Navarra (1,62 millones) y Comunidad Valenciana (1,14).

En el lado opuesto, entre tres regiones ubicadas en el norte son capaces de asimilar la mayor parte de esta leche que sale del centro y sur de España. Se trata de los casos de Castilla y León (14,11 millones), Galicia (10,57 millones) y La Rioja (2,03 millones).

 

Leche de cabra

En el caso de la leche de cabra, las comunidades autónomas del sur peninsular siguen siendo las grandes damnificadas por este movimiento de leche, mientras que la zona mediterránea se une al noreste como las zonas con unas mayores adquisiciones de leche de cabra.

Cuatro regiones españolas venden al año más de un millón de litros de leche de cabra a industrias de otras comunidades autónomas. Destaca especialmente Andalucía, con 37,70 millones, mientras que también tienen volúmenes importantes

sus vecinas Extremadura (8,49 millones) y Castilla-La Mancha (6,08 millones). La última región en esta lista es el Principado de Asturias, con 1,42 millones.

Tres regiones son las grandes compradoras de leche de cabra: Murcia (15,90 millones), Galicia (14,61 millones) y Castilla y León (14,59 millones). También son significativos los datos de Comunidad Valenciana (4,46 millones) y Madrid (3,63 millones).

España ya tiene menos de 3.000 ganaderos en el sector del ovino lechero. Al menos, así lo muestran las estadísticas relativas al mes de noviembre publicadas por el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) en su documento titulado ‘Datos de las declaraciones obligatorias del sector lácteo ovino-caprino’. Así, en el penúltimo mes del pasado año entregaron leche de oveja a las industrias un total de 2.977 productores.

Aunque la estacionalidad en la producción de leche de oveja, especialmente en los sistemas más extensivos del norte peninsular, hará que en los meses de mayor producción del primer semestre vuelva a haber más de 3.000 ganaderos con entregas, las cifras interanuales son suficientemente elocuentes. En noviembre de 2018, había en el sector un total de 3.218 productores, por lo que ha habido una reducción porcentual del 7,5%. Se trata de un dato muy alto, teniendo en cuenta el largo recorrido de reestructuración de la producción que ya se viene realizando desde hace varios años.

En los casos de Castilla y León y Castilla-La Mancha, que entre ambas regiones reúnen más del 90% del censo de ganaderos de ovino lechero, los descensos han sido de diferente porcentaje. En el caso de Castilla y León, se ha pasado de 1.963 a 1.828 ganaderos, por lo que el descenso es del 6,9%. Por lo que respecta a Castilla-La Mancha, se reduce en un 9% al pasar de 952 a 866 productores.

La lista por comunidades autónomas se completa de la siguiente forma: Extremadura (79), Madrid (70), Andalucía (29), Navarra (25), Canarias (25), País Vasco (11), Aragón (11), Cataluña (10), Comunidad Valenciana (9), La Rioja (6), Cantabria (3), Murcia (2), Asturias (1) y Galicia (1). Por último, hay un productor francés con entregas a industrias españolas.

España perdió un total de 231 productores de caprino de leche durante el último año, según los últimos datos actualizados del FEGA al mes de noviembre. Así, en España producían leche de cabra un total de 4.845 ganaderos en noviembre de 2018, cantidad que se redujo a los 4.614 productores un año después. En términos porcentuales, la reducción se cifra en el 4,8%.

Una buena parte de esos ganaderos que dejaron la actividad se concentra en Andalucía, que es la comunidad autónoma que lidera la producción nacional de leche de cabra. En esta región del sur peninsular, se pasó de 2.412 a 2.265 ganaderos en el último año, por lo que el descenso fue de 6,1%. En segundo y tercer puesto están Castilla-La Mancha y Extremadura, con 683 a y 543 respectivamente, y unas reducciones del 3,3% y el 2,5%.

En otro escalón se encuentran los casos de Canarias (283), Castilla y León (280) y Murcia (276). Especialmente llamativo es el caso de Castilla y León, que es la única de las regiones con un cierto nivel que ha subido su número de productores en el último año, ganando uno desde los 279. Por su parte, el descenso en Murcia ha sido muy acusado, con una caída anual del 8,3%.

El resto de productores a nivel nacional tiene la siguiente distribución autonómica: Comunidad Valenciana (84), Madrid (72), Cataluña (71), La Rioja (13), Aragón (12), Asturias (12), Cantabria (8), País Vasco (7), Navarra (2), Baleares (1) y Galicia (1). Completan las entregas un ganadero portugués que vende leche a industrias españolas.

La subida en la producción de la leche de oveja, que se ha consolidado durante el segundo semestre de 2019, se ha moderado en el mes de noviembre, según las estadísticas actualizadas del informe titulado ‘Datos de las declaraciones obligatorias del sector lácteo ovino-caprino’, elaborado por el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) a través de las entregas oficiales de leche. Así, la producción en noviembre respecto al mismo mes del año anterior se queda en el 0,6%, al pasar de los 25,23 millones de litros en 2018 a los 25,38 millones registrados en 2019, por lo que se trata del aumento más moderado que se registra en todo el segundo semestre.

Por su parte, el incremento en noviembre en las dos grandes comunidades autónomas productoras es más reducido que la media nacional. Castilla y León pasa de 13,21 a 13,22 millones de litros, por lo que sube un 0,1% y el aumento en Castilla-La Mancha es del 0,4%, al pasar de 9,47 a 9,51 millones de litros.

En el balance del segundo semestre del año, a la espera de los datos de diciembre, la producción nacional se ha incrementado en un 2,8%, al evolucionar de 182,92 a 187,96 millones de litros.

 

Sin embargo, en el global del año habrá un descenso en la producción de leche de oveja, al pasar de 484,37 a 479,16 millones de litros, es decir, un 1,1% menos. El descenso anual en Castilla y León es del 0,7%, mientras que en el caso de Castilla-La Mancha es algo más acentuado con el 1,1%.

Página 1 de 71

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder