Mostrando publicaciones por etiqueta: Producción

Los Filabres Sociedad Cooperativa Andaluza celebra este martes, día 17 de diciembre, una importante Asamblea de socios para el futuro de la entidad. Los ganaderos serán los encargados de ratificar si la cooperativa almeriense se incorpora al gigante Dcoop con fecha del próximo 1 de enero de 2020, después de los trabajos y las negociaciones que han llevado a cabo los equipos directivos de ambas cooperativas durante los últimos meses.

De forma paralela, Los Filabres ha negociado con la otra gran cooperativa almeriense, La Pastora de Taberno, su salida de Caprina de Almería, la cooperativa de segundo grado que haccn conformado estas dos entidades desde el año 1991. Tras casi tres décadas de trabajo en común, Los Filabres saldrá de esta unión también con fecha del próximo 1 de enero.

La incorporación de Los Filabres a Dcoop supondría su consolidación en prácticamente toda la geografía andaluza. El grupo cuenta con una producción de cerca de 50 millones de litros de leche de cabra, mientras que los aproximadamente 180 socios activos con los que cuenta Los Filabres tienen una producción conjunta de unos 15 millones de litros, que se centra principalmente en las provincias de Almería y Granada.

Los Filabres cuenta con centros de recogida de leche de cabra, entre los que destaca El Puntal en la localidad almeriense de Sorbas y un matadero de ganado caprino y ovino. Además, ofrece una amplia gama de servicios a sus socios, como son el suministro de alimentación y de zoosanitarios, la instalación de equipos y el asesoramiento integral.

Un estudio realizado en Jordania investigó las causas de mortalidad de corderos en un país en desarrollo del ganado ovino. Los resultados mostraron que las enfermedades, la escasez de alimento, la mala capacidad maternal, los depredadores y el suministro insuficiente de leche se percibieron como las causas más importantes de mortalidad en corderos. Entre las enfermedades, la diarrea y la neumonía, fueron las principales causas de pérdida de muertes de animales jóvenes.

Se encontró que las muertes alcanzaron su punto máximo (57,3%) durante la estación fría (diciembre a febrero), y disminuyeron (3,5%) en los meses cálidos (junio a agosto). Las tasas de mortalidad fueron significativamente más altas en la región montañosa, con una tasa de incidencia de 2,5 veces mayor en corderos en comparación con aquellos en ecología semidesértica. La mortalidad de corderos también fue mayor en el sistema de producción de trashumantes (1,6 veces más) que en el sistema sedentario.

En general, se constató que la mortalidad de ganado joven es un desafío para la producción de pequeños rumiantes en el área de estudio y requiere mejoras en la atención sanitaria y en una alimentación adecuada durante la última etapa de preñez de las hembras, con una mayor atención para los recién nacidos.

Este estudio se ha publicado en la revista científica internacional Small Ruminant Research, con la firma de los siguientes autores: Jafar Al-Khazaleh, Bekele Megersa y Belal Obeidat.

Un estudio realizado en la cooperativa Covap ha tenido como objetivo identificar y excluir carneros que presentaran señales que podrían indicar baja fertilidad en un programa para mejorar la rentabilidad de las granjas ovino. El estudio incluyó 966 carneros de 10 razas en 45 granjas y se realizaron exámenes de carnero de septiembre de 2017 a enero de 2019.

Se realizó un examen de aptitud reproductiva y recolección de semen por electroeyaculación en cada carnero. Las alteraciones genitales, las lesiones morfológicas o patológicas y los umbrales mínimos para la motilidad, el volumen y la concentración del semen fueron factores que llevaron a la exclusión de un carnero.

Entre los carneros en el estudio, 805 (83,5%) se clasificaron como ‘adecuados’, 130 se declararon ‘fallidos’ (13,5%) y 29 (3%) se consideraron casos límite y requirieron un nuevo examen. La calidad del esperma (calidad de semen inferior a la estándar, azoospermia total o necrozoospermia) fue la razón principal de la exclusión de un carnero (82,4%). Anomalías testiculares, fueron responsables del 12% de los carneros excluidos. El puntaje medio de condición corporal, el volumen de eyaculación y la circunferencia escrotal no difirieron significativamente entre carneros adecuados y fallidos; sin embargo, en promedio, los carneros fallidos eran más viejos, tenían concentraciones de esperma y motilidad individual y de masa más bajas que los carneros adecuados.

Un año después de eliminar los peores carneros en las explotaciones, el número medio de corderos entregados fue de 1.32 ± 0.05 corderos / oveja, que fue significativamente mayor que la media antes del inicio de los procedimientos (0.88 ± 0.03 corderos / oveja). Por lo tanto, los granjeros entregaron un 51% más corderos a la cooperativa.

En conclusión, este estudio ha demostrado que, en el mediano plazo, la eliminación de carneros subfértiles puede aumentar la producción de cordero entre un grupo de productores y aumentar sus retornos económicos.

Este estudio se ha publicado en la revista Small Ruminant Research, con la firma de los siguientes autores: Francisco A. Arrebola Molina, Almudena Sánchez Gómez, Francisco J. Querino Santiago, Carlos Pérez, Francisco Borjas Muñoz y José A. Abecia. Son técnicos del Ifapa de Hinojosa del Duque (Córdoba), de la cooperativa Covap, del Departamento de Medicina y Cirugía Animal de la Universidad de Córdoba y del Instituto Universitario en Investigación en Ciencias Ambientales de Aragón.

El precio del lechazo producido y comercializado en Castilla y León ha arrancado el mes de diciembre con una estructura de precios similar a la que se vivió en el pasado ejercicio, en la que únicamente se remontó en la semana previa a las fiestas navideñas, ya que durante el resto del último trimestre, los precios estuvieron por debajo de lo que suele ser habitual en la época del año con una menor producción. En esta ocasión, en 2019 también se están teniendo precios más bajos de lo que suele ser habitual.

Así, la cotización durante el pasado mes de noviembre se cerró en 483,70 euros por cien kilogramos de animal en vivo, según marca el Observatorio de Precios de los Productos Agrícolas y Ganaderos de Castilla y León, puesto en marcha por la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural de la Junta de Castilla y León. Esta cotización es un 0,8% superior a los 480,00 euros que se fijaron en el mes de noviembre de 2018. Sin embargo, se ha producido un descenso del 6% respecto a los 514,63 euros que se fijaban como media en noviembre de 2017. Además, otra mala señal es que la evolución entre octubre y noviembre del presente ejercicio también ha sido negativa, ya que se ha pasado de 516,34 a los citados 483,70 euros por cien kilos de animal en vivo, por lo que el descenso en el último mes es del 6,3%.

En el análisis provincial, hay cinco territorios de Castilla y León que se encuentran por encima de la media autonómica. Se trata de Burgos (542,50 euros), Segovia (542,50 euros), Ávila (539,08 euros), Salamanca (527,50 euros) y Palencia (493,75 euros). Por su parte, hay cuatro provincias por debajo de esa media regional: Soria (477,50 euros), Valladolid (472,50 euros), León (435,00 euros) y Zamora (427,50 euros).

La producción de carne de caprino en España durante el presente año 2019 continúa por la senda de los descensos. Una vez conocidos los datos de septiembre de la Encuesta de Sacrificio de Ganado, elaborada por la Subdirección General de

Análisis, Coordinación y Estadística del Ministerio de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente (MAPA), el balance de los tres primeros trimestres del año indica que se ha pasado de una producción de 7.629 toneladas de carne caprina en los nueve primeros meses del ejercicio 2018, mientras que en el mismo periodo del presente año se ha pasado a 7.082 toneladas, por lo que se produce un descenso porcentual del 7,2%.

Todas las grandes comunidades autónomas en producción de carne de caprino descienden, a excepción de Canarias, que ocupa el segundo puesto a nivel nacional y sube un 1,7%. Por su parte, hay grandes descensos en Andalucía (-4,3%), Murcia (-15,9%), Castilla-La Mancha (-11,7%) y Castilla y León (-16,6%). Si se tiene en cuenta únicamente el mercado peninsular, sacando de la ecuación a las comunidades autónomas de Baleares y Canarias, se ha pasado de 6.340 a 5.767 toneladas en los nueve primeros meses del año, por lo que la reducción se acentúa hasta el 9%.

Las diez principales regiones en producción de carne caprina en los nueve primeros meses del año, por orden de toneladas producidas, son las siguientes: Andalucía (2.729), Canarias (1.283), Murcia (818), Castilla-La Mancha (678), Castilla y León (510), Cataluña (337), Comunidad Valenciana (191), Aragón (146), Madrid (100) y La Rioja (89).

Por lo que respecta al número de sacrificios, el descenso en los primeros nueve meses del año ha sido algo más matizado, ya que se ha pasado de los 896.458 caprinos que pasaron por los mataderos españoles en los nueve primeros meses de 2018 a los 834.543 ejemplares del mismo periodo del presente año, por lo que la reducción es del 6,9%.

La progresiva desaparición de explotaciones en ovino lechero no está suponiendo una reducción en la capacidad productiva del sector, debido al mayor dimensionamiento de las explotaciones que continúan en la actividad. De hecho, en los primeros nueve meses del presente año 2019, cada granja de ovino lechero ha producido una media de 109.906 litros, cruzando los datos de producción del FEGA con el número mensual máximo de productores que han entregado leche de oveja durante ese periodo. Esa cantidad es un 19,4% superior a los 92.076 litros que se produjeron de media por ganadería en el año 2016.

Además, las cifras demuestran que se está produciendo una evolución al alza paulatina en los volúmenes medios de producción por explotación de ovino lechero, ya que la media en los primeros nueve meses de 2017 se situó en 97.945 litros, cantidad que aumentó a 104.947 litros en 2018 y que se ha situado en los citados 109.906 litros en el mismo periodo del presente ejercicio.

En el análisis por comunidades autónomas, las dos principales zonas de producción de ovino lechero se encuentran con medias de producción por encima de la media nacional, y además han crecido también por encima de la media en estos últimos tres año. Así, Castilla y León ha pasado de los 95.127 litros de media en 2016 a los 115.018 litros en el presente año, con una subida del 20,9%. Más signficativo ha sido el incremento de Castilla-La Mancha, al pasar de 101.938 a 129.680 litros de producción media por granja en los últimos tres años, con lo que el porcentaje de subida se eleva al 27,2%.

Las comunidades autónomas con una mayor producción media por explotación en España se sitúan en la zona mediterránea, ya que Murcia tiene unos 429.9331 litros de media por granja en los nueve primeros meses del año, al contar únicamente con tres explotaciones y todas de tamaño considerable, mientras que la media en la Comunidad Valenciana es de 165.583 litros. También están por encima de la media nacional las regiones de La Rioja (149.033) y Aragón (135.183). Por su parte, los datos más bajos de producción media se encuentran en el norte peninsular, en concreto en Cantabria (7.766), Galicia (6.000) y Principado de Asturias (4.333)

El proyecto SheepNet ha estudiado las implicaciones de la morfología de la ubre de la oveja, investigada e incorporada a programas de selección en el caso del ganado de aptitud lechera y con un interés creciente en los sistemas orientados a la producción de carne.

“A menudo se prefieren las ubres razonablemente llenas, de forma esférica y profundas, como indicativas de buena producción de leche, pero solo a un nivel intermedio, porque las ubres demasiado profundas son más difíciles de ordeñar, más difíciles de acceder para los corderos y, a menudo, más propensas a lesiones. La inserción de la ubre en la parte superior y al fondo del abdomen debe ser ancha y fuerte. Algo similar ocurre con la colocación y el tamaño de los pezones. La ubicación y el ángulo preferidos de los pezones, en los sistemas lecheros, deben permitir un acceso más fácil para el ordeño mecánico, pero también permitir que los corderos mamen fácilmente”, señala la página web de este proyecto europeo.

En los sistemas cárnicos, la prioridad principal es permitir que los corderos se amamanten. El tamaño del pezón también es un rasgo importante a considerar, ya que si son demasiado grandes o demasiado pequeños pueden influir en la facilidad con que los corderos maman. Por lo tanto, si la morfología es deficiente, los corderos no podrán mamar adecuadamente, lo que afectará a su tasa de crecimiento y posiblemente facilitará lesiones e infecciones en la ubre.

Los productores de caprino de Castilla y León pueden presumir de tener el precio medio más alto en la venta de leche de cabra entre las comunidades autónomas más productoras, al menos durante el mes de septiembre, según marcan las estadísticas oficiales de entregas del FEGA. En esta región, la cotización media en el citado mes de septiembre fue de 9,32 euros por hectogrado, es decir, 15,51 pesetas por grado de extracto quesero (suma de los porcentajes de grasa y proteína). También por encima de la barrera de las 15 pesetas se encuentra el precio medio en Murcia, que tenía el precio más alto hasta ahora y que alcanza los 9,18 euros por hectogrado (15,27 pesetas por grado).

Algo más por debajo se encuentran los precios cerrados en Andalucía (8,89 euros por hectogrado o 14,79 pesetas por grado), Extremadura (8,68 euros por hectogrado o 14,44 pesetas por grado) y Castilla-La Mancha (8,60 euros por hectogrado o 14,31 pesetas por grado). Muy diferente es la situación de Canarias, con sus particulares condiciones de insularidad, que se queda con el precio más bajo de toda España, en concreto 7,31 euros por hectogrado (12,16 pesetas por grado). Por su parte, la cotización más alta de todas las comunidades autónomas españolas se localiza en Cataluña, con 10,83 euros por hectogrado (18,02 pesetas por grado).

Por último, la media nacional en leche de cabra en septiembre se situó en 8,81 euros por hectogrado, es decir, 14,66 pesetas por grado. Para llegar a este precio tan alto, se ha producido una subida porcentual del 22,2% durante el último año, ya que en septiembre de 2018 el precio se quedaba en 7,21 euros por hectogrado (12 pesetas por grado).

Los últimos datos publicados por el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) confirman la tendencia de abandono de la actividad en ovino lechero, con cifras que disminuyen en todas las zonas productoras. A nivel nacional, en el pasado mes de septiembre entregaron leche de oveja a las industrias lácteas un total de 3.200 productores en España, lo que significa una notable reducción del 6,9% frente a los 3.437 ganaderos que se encontraban en la actividad en septiembre del ejercicio anterior.

En Castilla y León, principal comunidad autónoma en la producción de leche de oveja, se ha pasado en el último año de 2.141 a 2.018 productores, lo que significa una reducción del 5,7%, algo por debajo de la media nacional. No es así en Castilla-La Mancha, que baja hasta un 7,7% al pasar de 965 a 891 ganaderos en el último año.

La lista por comunidades autónomas de ganaderos con entregas de leche de oveja en el mes de septiembre se complementa de la siguiente forma: Extremadura (80), Madrid (75), Navarra (35), Andalucía (29), Canarias (15), Aragón (12), País Vasco

(12), Comunidad Valenciana (10), Cataluña (9), La Rioja (6), Cantabria (3), Murcia (3), Galicia (1) y Asturias (1).

Un total de 356 explotaciones de caprino de leche han dejado de entregar producción en el último año, según los últimos datos publicados recientemente por el FEGA. Así, en el mes de septiembre de 2018, había en España un total de 5.211 ganaderos de caprino de leche que entregaron toda o parte de su producción a las industrias lácteas, mientras que en septiembre del presente año, esa cantidad ha disminuido hasta los 4.855 productores. En términos porcentuales, se trata de una caída del 6,8%.

Entre las comunidades autónomas con una producción representantiva, Andalucía y Canarias son las dos regiones que tienen un porcentaje de abandono más alto. En el caso de Andalucía, se ha pasado de 2.640 a 2.427 ganaderos, por lo que desciende un 8,1%. Por su parte, Canarias ha bajado un 9,8% al pasar de 317 a 286 productores. En cifras mucho mejores que la media nacional se encuentran Castilla y León, con una bajada que se queda en el 3,1% al evolucionar de 295 a 286 productores de caprino de leche, y sobre todo Extremadura, que únicamente pierde seis ganaderos al pasar de 591 a 585, un 1% en términos porcentuales. Por su parte, Castilla-La Mancha baja un 6,5% para pasar de 737 a 689 productores y Murcia baja de 308 a 291 ganaderos, con un descenso del 5,5%.

La lista de ganaderos con entregas por comunidad autónoma se complementa de la siguiente forma: Comunidad Valenciana (83), Madrid (76), Cataluña (70), Asturias (13), Aragón (12), La Rioja (12), Cantabria (9), País Vasco (8), Navarra (3), Baleares (2) y Galicia (1). Los datos se complementan con dos ganaderos de Portugal que venden su producción a industrias lácteas con sede en España.

Página 1 de 69

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder