Conclusiones de la mesa redonda “Sostenibilidad de ganadería extensiva”

Asociación de Estudiantes de Ciencia Animal

El pasado miércoles veintisiete de noviembre, la recién creada asociación, AECA (Asociación de Estudiantes de Ciencia Animal) organizó una ponencia tratando la sostenibilidad de la ganadería extensiva, ofrecida por la Dra. Isabel Casasús, Investigadora del CITA de Aragón y próxima Presidenta de la EEAP (European Federation of Animal Science). En ella se trataron aspectos como la importancia socioeconómica de éstos sistemas de producción, los bajos índices reproductivos, la posible mejora de la eficiencia de animales en sistemas extensivos o la importancia de tener marcas de calidad y un buen etiquetado. En síntesis hacer al sistema de producción más sostenible económica y medioambientalmente.

Tras ella se realizó una mesa redonda con los asistentes, llegando a las siguientes conclusiones:

1) La necesidad de conocer y tener conciencia del sistema de producción. Se ejemplificó esta idea hablando de los sistemas extensivos en países donde este tipo de ganadería es una seria amenaza para la preservación de ecosistemas locales derivada de la deforestación que esta conlleva y la gran presión que ejercen las altas cargas ganaderas. Por lo tanto, el zootecnista, debe de ser consciente del impacto que tendrá la ganadería extensiva en cada tipo de ecosistema. Lo que aquí es una solución en otro lugar es el causante del problema. Por lo que los sistemas de producción animal deben integrarse en un contexto agroambiental determinado, optimizando el uso de los recursos sin alterar significativamente su equilibrio.

2) La importancia de la concienciación del cliente sobre el producto que adquiere. Un producto producido en un sistema extensivo no debe competir en el mismo mercado que un producto producido en un sistema intensivo, porque, en definitiva, no se trata del mismo producto sino de un producto diferenciado con un valor agregado que va más allá de su calidad intrínseca. Dentro del precio de la carne producida en extensivo, no solo se incluye el precio por las características organolépticas y nutricionales (las cuales en muchas ocasiones también se ven aumentadas) sino que se incluyen también otros factores como la conservación del medio, de la estructura socioeconómica de las áreas rurales evitando su vaciado, el uso de razas autóctonas que pese a tener una menor producción, están adaptadas al medio y son capaces de utilizar recursos que no compiten con los recursos empleados por los seres humanos (vegetación arbustiva, por ejemplo), modelar el paisaje y prevenir incendios. También colaboran al mantenimiento de especies salvajes que compiten con el animal de abasto (como cérvidos o sarrios) o depredadoras como osos o lobos, por lo que los ganaderos deberían ser recompensados. Es decir que es un producto de calidad intrínseca elevada pero con otros atributos muy importantes que también deberían formar parte de la cadena de valor del producto que llega al consumidor.

3) Consumidor informado. Toda esta información debe llegar al consumidor para que decida su compra de manera objetiva e informada. De esta manera al formarse la cadena de valor de su carne, habría un diferencial para el productor cuando llega al lineal del supermercado. Por ello tanto el etiquetado como la trazabilidad cumplen un papel fundamental. Esto se pretende hacer con ciertos logotipos como el logotipo “100% Raza Autóctona”. Pero en muchas ocasiones estos logotipos protegen e informan de la raza con la que se ha producido ese producto, pero no informan, al menos de manera eficiente, sobre el sistema, los recursos empleados en la producción o las condiciones en las que se encuentra el animal. Lo cual es de puede ser de gran importancia para el consumidor, incluso mayor que la raza del animal, determinando su decisión de compra.

4) Eficiencia de los sistemas extensivos. Los sistemas extensivos, son sistemas que están también tecnificados, aunque todavía hay una gran dependencia del trabajo humano (lo cual puede ser bueno porque crea puestos de trabajo), que unido a unos bajos ingresos provocan la no renovación familiar de este tipo de sistemas y que actualmente los jóvenes ganaderos tiendan a producir con sistemas más intensificados. Por eso se insiste en la necesidad de un mercado diferenciado. Sin embargo, aún en extensivo, los niveles productivos tienen todavía un cierto margen de mejora, especialmente en aspectos como el reproductivo, lo cual nos permite aumentar la eficiencia en cuanto a la producción. En estos sistemas suelen emplearse razas autóctonas, aunque cada vez hay una tendencia mayor hacia la producción con razas mejoradas en cuanto a su productividad, no autóctonas poco adaptadas al medio e incluso existe la tendencia al uso de estirpes genéticas compuestas proveniente de proceso de selección. Cada sistema tiene el tipo de animal adecuado, lo que en un sistema puede ser excelente en otro contexto puede no serlo. Aparte del hecho de conservar la variabilidad genética y el patrimonio cultural que supone preservar las razas locales. Pese a las críticas que esto recibe, los cruces interraciales pueden ayudar a mejorar la eficiencia productiva de los animales, adaptando una parte del sistema a este tipo de animales. Pero para tener el beneficio de la heterosis, las poblaciones de razas parentales deben mantenerse, lo cual implicaría su conservación. La mejora de cada raza individualmente para aumentar los caracteres productivos, como actualmente se realiza, puede llegar a ser un problema si no se tienen en cuenta otros caracteres que también la definen, como pueden ser la rusticidad y la adaptación al medio, provocando una pérdida de variabilidad genetica entre razas si solo nos centramos en caracteres productivos.

5) El veterinario, una pieza clave en los sistemas extensivos. Esta importancia reside en que en estos sistemas los factores de riesgo son mayores y menos controlables que en sistemas intensivos (no hay un control de las condiciones ambientales, por ejemplo). Por lo tanto, debemos ser conscientes de que la producción animal o zootecnia es multidisciplinar, donde cada eslabón de la cadena tiene su importancia y es indispensable para el correcto funcionamiento del sistema y su eficiencia. En animales de producción es imposible disociar la clínica de la producción. De hecho la mayor parte de las patologías que vamos a observar derivan de errores de manejo. Por ello un veterinario competente debe conocer adecuadamente, aparte de la clínica, el sistema de producción en el que desarrolle su labor, saber su planteamiento y gestión, así como su capacidad de adaptación al contexto agroambiental en el que se inserta. El profesional veterinario, además de en lo que a la clínica respecta, es fundamental a la hora del planteamiento del sistema, debido a que tiene una formación clínica que el ingeniero no posee y que junto a él pueden hacer un correcto planteamiento del sistema de producción o agro-ecosistema, en el cual haya una prevención de enfermedades consecuencia de un buen manejo.

6) Formación del Veterinario. Es importante destacar que la importancia del veterinario especialista en Producción Animal, reside en la prevención de las enfermedades, más que en la cura de estas. Ello se logra gestionando bien un sistema correctamente planteado y bien conducido. Para ello hay que conocer bien el sistema de producción. La intervención clínica no deja de ser un accidente y el signo de un fracaso en el planteamiento o la conducción del sistema de producción. El veterinario es el responsable de hacer un buen planteamiento productivo, teniendo claro el concepto de agro-ecosistema, que lamentablemente con la actual curricula de nuestra carrera es bastante incompleto, debiendo adquirir estos conocimientos en una costosa formación de posgrado. De ahí la necesidad de crear en la Facultad de Veterinaria de Zaragoza un Máster en Producción Animal que venga a complementar nuestra formación académica en la Universidad de Zaragoza, que se inserta en una Región en la que la producción agro-ganadera es de vital importancia y representa una importante proporción de su PIB. Nuestra Asociación pretende paliar en parte esta necesidad organizando ponencias e invitando expertos en Producción Animal, del que la Dra. Casasús es un buen ejemplo, a quien agradecemos su disponibilidad y buen hacer.

En definitiva, sacamos como conclusión general la necesidad de evaluar el sistema de producción de manera holística, teniendo en cuenta cada uno de los aspectos que en este influye y por lo tanto trabajando de manera multidisciplinar, mejorando la eficiencia de la cadena de producción. Esta misma visión se debe dar a los estudiantes de veterinaria, quienes una vez finalicen sus estudios de grado deberán tener una perspectiva más global que aúne todos los conocimientos adquiridos durante la carrera, lo cual actualmente no se consigue de manera eficiente. Esto permitirá aumentar la eficiencia de sistemas como el extensivo, que tienen un amplio margen de mejora.

Deja un comentario

Asegúrate de incluir la información requerida (*). HTML Básico está permitido.

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder