La FAO pide reducir la huella ambiental de la ganadería sin coste social

Para reducir el impacto medioambiental que ocasiona la ganadería, es necesario combinar distintas medidas con el fin de evitar que surjan inconvenientes de tipo social o económico, según Henning Steinfeld, experto de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO).
Steinfeld aseguró hoy en una conferencia que hace falta considerar los lugares en los que se interviene, "combinando diversas soluciones que eviten costes en lo que se refiere a otros objetivos sociales o económicos".
Recomendó mejorar la eficiencia de las explotaciones ganaderas, ya que a medida que aumenta la productividad, baja la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero.
La ganadería es responsable del 14,5 % de todas las emisiones liberadas a la atmósfera cada año.
"Hay potencial para actuar en las áreas donde la ganadería extensiva prevalece aún", apuntó, en alusión a los países pobres que todavía no tienen desarrollada una industria intensiva.
Debido a que ese tipo de cambios pueden afectar a parte de los mil millones de pequeños productores que viven de la ganadería en países en desarrollo, Steinfeld llamó a priorizar las inversiones para facilitar su adaptación.
Regenerar los pastos, integrar la ganadería en sistemas agroindustriales y modificar el consumo de productos animales, reduciéndolo allí donde se come demasiado, fueron otras de sus sugerencias.
La ganadería representa el 17 % del total de calorías que se consumen a nivel global y el 33 % de las proteínas, al tiempo que utiliza el 29 % de la superficie terrestre y el 31 % del agua que emplea el sector primario.
El especialista Gonzalo Becoña, del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) de Uruguay, explicó que en su país están trabajando con ganaderos y técnicos para que cambien su forma de producir a partir de una serie de directrices e indicadores de referencia ambiental.
La productora argentina Sofía Paz reclamó que se cuente con su experiencia en el campo para adecuar las guías internacionales a la realidad de cada país, puesto que son "las personas que trabajan con los animales quienes tienen el conocimiento" sobre el que sostener la metodología.
Mientras que en Brasil existe una iniciativa de etiquetado de aquellos productos ganaderos bajos en carbono, en la Unión Europea otro proyecto busca reducir la huella ambiental del sector en un 15 % en diez años en España, Italia, Irlanda y Francia.
El investigador del Instituto de Ganadería de Francia Jean-Baptiste Dolle explicó que ya han evaluado allí unas 20.000 granjas, de las que 12.000 (una décima parte de las que hay en el país) cuentan con algún plan de acción para disminuir sus emisiones. 

Modificado por última vez en Martes, 22 Octubre 2019 11:45

Deja un comentario

Asegúrate de incluir la información requerida (*). HTML Básico está permitido.

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder