La peste de los pequeños rumiantes continúa activa en varios países de la cuenca mediterránea

La peste de los pequeños rumiantes continúa activa en países como Argelia, Israel o Turquía, con una importante cabaña de ovino en la cuenca mediterránea, lo que supone un riesgo para la reintroducción de la enfermedad en la Unión Europea, después de que en junio del año 2018 se confirmara su presencia en Bulgaria. Es una de las principales conclusiones del informe actualizado con fecha de 27 de noviembre de la presencia de la peste de los pequeños rumiantes en el mundo, elaborado por la Subdirección General de Sanidad e Higiene Animal y Trazabilidad del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

La peste de los pequeños rumiantes es una enfermedad vírica cuyos hospedadores naturales son las ovejas y las cabras, aunque también se ha descrito la enfermedad en otras especies de ungulados salvajes, como gacelas y órices. Además, puede infectar también a ganado bovino, búfalos, camellos y cerdos, en los que no se desarrollan signos clínicos y no pueden transmitir la enfermedad a otros animales. Desde su identificación inicial en Costa de Marfil en 1942, esta enfermedad se ha descrito de forma endémica en el África Subsahariana, Oriente Medio y sur de Asia. Se ha expandido rápidamente en los últimos 15 años y está presente en alrededor de 70 países.

En Argelia, las autoridades veterinarias notificaron a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) un total de seis focos de la enfermedad localizados en tres regiones al norte del país, que afectaron en total a 22 ovinos y 8 caprinos. Desde entonces hasta finales de noviembre de 2019, se han decclarados 105 focos, afectando a 430 caprinos y 2.737 ovinos. Paralelamente, se ha desarrollado una campaña nacional de vacunación frente a la peste de los pequeños rumiantes.

Por lo que respecta a Israel, el 24 de julio de 2019 se declaró un foco en Hebron, en una explotación con un censo de 300 caprinos y 100 ovinos, entre los que hubo 100 caprinos afectados y 50 de ellos murieron. Se trataba de ganado lechero y los signos clínicos observados fueron diarrea, problemas respiratorios y lesiones bucales, principalmente en cabritas. Las ovejas y los corderos no se vieron afectados. La explotación había sido vacunada en julio de 2017. El 29 de octubre, Israel comunicó a la OIE un nuevo foco en una explotación mixta de Hazafon con un censo de 150 animales, entre los que sólo afectó a las ovejas (30). El rebaño no había sido vacunado antes de la aparición de la enfermedad y se aplicó la misma durante el brote.

Por último, en Turquía se considera una enfermedad endémica y, según asegura el propio Ministerio de Agricultura en su informe, supone junto a Marruecos el mayor riesgo de entrada de la enfermedad en Europa. Durante el presente año 2019, se han notificado un total de 84 focos de la peste de los pequeños rumiantes.

 

Documento completo: https://www.mapa.gob.es/es/ganaderia/temas/sanidad-animal-higiene-ganadera/informeppr_tcm30-111349.pdf 

Deja un comentario

Asegúrate de incluir la información requerida (*). HTML Básico está permitido.

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder