Viernes, 22 Noviembre 2019 12:00

MSD Animal Health se suma a la concienciación sobre el uso responsable de los antibióticos

- Sin antibióticos eficaces para combatir las infecciones, tratamientos como el trasplante de órganos, la quimioterapia o la cirugía podrían verse comprometidos. Si no solucionamos este problema, en el año 2050 los expertos prevén un total de 40.000 muertes anuales por infecciones que antes eran fácilmente curables [1].

- Las vacunas son una primera línea de defensa contra la resistencia a los antibióticos.

Madrid a 21 de noviembre de 2019. Desde MSD Animal Health nos queremos sumar a la Semana Mundial de Concienciación sobre el Uso de los Antibióticos promovida por la OMS (Organización Mundial de la Salud), que tiene como objetivo hacer frente a la resistencia a los antibióticos, ya que supone a día de hoy una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo. [2]

La llegada de los antibióticos marcó el inicio de una nueva era en el campo de la medicina. Ahora, sin embargo, estamos retrocediendo, volviendo a ese mundo en el que las infecciones a menudo tenían un desenlace mortal porque no se disponía de tratamientos específicos para combatirlas. Vivimos tiempos en los que las bacterias están alcanzando niveles de resistencia elevados, y donde los antibióticos dejan de ser una alternativa eficaz frente a ciertos tratamientos. El aumento de infecciones causadas por bacterias resistentes, principalmente motivado por tratamientos indiscriminados o incorrectos con antibióticos contribuye sin duda a la aparición de resistencias. Entendiendo por resistencia, cuando la bacteria sigue multiplicándose haciendo cada vez más difícil tratar las infecciones, y en consecuencia se produce un aumento de los costes médicos, que se prolonguen las estancias hospitalarias y que aumente la mortalidad.

Los antibióticos son medicamentos utilizados para prevenir y tratar las infecciones bacterianas. Estas bacterias farmacorresistentes pueden causar infecciones en el ser humano y en los animales y esas infecciones son más difíciles de tratar que las no resistentes.

No debemos olvidar que los animales portan determinados microorganismos que pueden ser transferidos desde éstos al hombre. Estos microrganismos producirán enfermedades denominadas zoonosis. Los antibióticos son herramientas esenciales para su tratamiento y control de enfermedades infecciosas; proteger la salud de los animales contribuye, por lo tanto, a proteger nuestra propia salud. La salud animal es, además, fundamental para la obtención de alimentos sanos y seguros para el consumo humano. Sin antibióticos eficaces para el tratamiento de las infecciones en animales está en riesgo la obtención de estos alimentos.

Es necesario concienciarse sobre un correcto uso de los antibióticos, evitando el autoconsumo y los tratamientos erróneos. Aunque se desarrollen nuevos medicamentos, si no se modifican los comportamientos actuales, la resistencia a los antibióticos seguirá representando una grave amenaza. Los cambios de comportamiento también deben incluir medidas destinadas a reducir la propagación de las infecciones, como es la prevención a través de la vacunación tanto en personas como en animales.

Las vacunas son una primera línea de defensa contra la resistencia a los antibióticos, ya que prevenir es mejor que curar. El aumento mundial de las enfermedades causadas por bacterias farmacorresistentes, consecuencia del uso incorrecto y excesivo de antibióticos, es una gran amenaza para la salud pública. Actualmente la mejor alternativa es la prevención a través de la vacunación.

La inmunización a través de la vacunación evita entre dos y tres millones de muertes al año en todos los grupos de edad. Es una de las intervenciones de salud pública más costoeficaces y exitosas. Si se mejora la cobertura vacunal mundial, se podrán evitar otros 1,5 millones de defunciones [2].

Vacunas

Para entender su funcionamiento, debemos tener en cuenta que una vacuna es cualquier preparación destinada a generar inmunidad contra una enfermedad o varias enfermedades estimulando la producción de anticuerpos. Puede tratarse, por ejemplo, de una suspensión de microorganismos muertos o atenuados, o de productos derivados de microorganismos. El método más habitual para administrar las vacunas es la inyección, aunque algunas se administran con un aplicador nasal u oral.

Los anticuerpos son partículas del sistema inmune que reconocen lo ajeno al propio cuerpo, con el objetivo de neutralizarlo. Con una vacuna, el sistema inmune adquiere una capacidad de “memoria” que le permite responder ante una infección y proteger frente a esa enfermedad.

Existen vacunas disponibles para numerosas enfermedades tanto en salud animal como en salud humana, éstas han sido previamente aprobados por las autoridades sanitarias competentes (AEMPS, EMA…) las Agencias Española y Europea del Medicamento y cumplen, por lo tanto, con los estrictos estándares de calidad, eficacia y seguridad exigidos.

Es importante remarcar, que tanto en el caso de los animales, el volumen de dosis de vacuna que se administra es independiente del peso y tamaño de éstos, en medicina humana, las mismas vacunas son administradas a neonatos como a adultos sin diferenciar dosis.

Deja un comentario

Asegúrate de incluir la información requerida (*). HTML Básico está permitido.

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder