Programa de vigilancia activa serológica y virológica frente a la enfermedad de la lengua azul

La actual situación epidemiológica de la lengua azul está marcada, principalmente, por una drástica reducción de focos respecto a la temporada de actividad vectorial anterior a consecuencia de la campaña de vacunación obligatoria frente a los serotipos 1 y 4 llevada a cabo en 2015, así como por el riesgo de dispersión del serotipo 8 tras los focos notificados en Francia, o del serotipo 1 en las zonas no vacunadas en la campaña anterior de Extremadura próximas a zonas afectadas de Portugal.

El riesgo de reintroducción o difusión, de estos u otros serotipos, hace aconsejable considerar como zonas de riesgo, en las que se aplica un mayor esfuerzo de vigilancia a:

- La Comunidad Autónoma de Islas Baleares, dada su situación geográfica de proximidad a otros lugares de riesgo en el entorno mediterráneo.

- Las provincias y comarcas incluidas en la zona de distribución histórica del serotipo 4, así como ciertas provincias y comarcas limítrofes a la misma.

- Las provincias limítrofes con Francia, debido a la circulación del serotipo 8 en este país así como el hecho de que en estas zonas se lleve a cabo vacunación obligatoria o voluntaria frente a este serotipo.

De esta forma se distinguen dos zonas de vigilancia con objetivos diferentes. Son la zona considerada de riesgo (provincias de Málaga, Almería, Cádiz, Córdoba, Huelva, Sevilla, Jaén, Granada, Badajoz, Cáceres, Albacete, Toledo, Ciudad Real, Murcia, Ávila, Salamanca, Madrid, Álava, Guipúzcoa, Vizcaya, Navarra, Zaragoza, Huesca, Lérida, Barcelona, Gerona y Baleares) y la zona no considerada de riesgo (resto de provincias).

Vigilancia serológica

El programa de vigilancia serológica se basará en la realización de un muestreo en explotaciones centinelas de animales de las especies sensibles que permitan detectar la evidencia de circulación vírica. La unidad epidemiológica a considerar será la provincia, excepto en el País Vasco que debido al reducido tamaño de las provincias se tomará toda la Comunidad Autónoma.

Se deberán seguir los siguientes criterios mínimos:

- Los muestreos deberán realizarse sobre animales ovinos, bovinos o caprinos centinelas serológicamente negativos (animales de reposición o de cebo), no vacunados y mayores de 4 meses. En la medida de lo posible resulta preferible emplear bovinos como centinelas.

- La serovigilancia mediante animales centinelas deberá permitir la detección de una prevalencia mínima del 5%, con un nivel de confianza del 95%, lo que supone la toma de muestras en 59 animales por provincia, que deberán tener una disposición espacial que garantice la cobertura de todo el territorio objeto de la vigilancia, para lo que se establecerán al menos seis explotaciones por provincia, preferiblemente las mismas durante toda la duración del programa y se elegirán zonas de alta carga ganadera y con presencia conocida o sospechada del vector.

- En cualquier caso, se les tomará una muestra de sangre completa y suero, muestras que serán enviadas al Laboratorio de Sanidad Animal de la respectiva Comunidad Autónoma, donde los sueros serán analizados mediante la técnica de ELISA para la detección de anticuerpos. En caso de resultar positivas las muestras de sangre se analizarán mediante PCR genérica para el virus de la lengua azul en el propio laboratorio autonómico. Aquellas muestras que resulten positivas serán enviadas al LCV de Algete (sangre y suero), para determinar el serotipo mediante técnicas de biología molecular y, en su caso, seroneutralización.

Vigilancia en zonas de riesgo

Se deberán seguir los siguientes criterios mínimos:

- Los animales deben haber permanecido al menos un mes en la provincia o comunidad autónoma objeto de estudio.

- Se tomarán muestras a los animales mensualmente entre los meses de mayo a diciembre (8 muestreos anuales) realizándose la última toma de muestras durante la segunda quincena de diciembre.

- En caso de que no se puedan mantener los animales que actúan como centinela, como por ejemplo en el caso de muerte, sacrificio, venta, etc., éstos pueden ser sustituidos por otros animales que cumplan los criterios mínimos definidos para ser centinela. Las muestras se pueden tomar en la propia explotación, aprovechando la realización de otras actuaciones veterinarias en la misma, como la ejecución de las campañas de saneamiento ganadero, o también se pueden tomar en el matadero cuando se trate de animales con destino a sacrificio.

- En el caso de que los animales centinela hayan resultado positivos a un serotipo y si los animales permanecen en la explotación podrán seguir actuando en meses sucesivos como centinelas frente a otros serotipos, para lo cual se les seguirá tomando muestras mensualmente de sangre con EDTA, enviándose al LCV de Algete para su análisis mediante la técnica de PCR específica frente a los serotipos de los que no se haya detectado circulación viral.

Vigilancia en zonas no consideradas de riesgo

Se deberán seguir los siguientes criterios mínimos:

- Los animales deberán permanecer en la provincia de estudio al menos desde el mes de abril hasta el mes de diciembre.

- Se tomarán dos muestras a cada animal (dos muestreos anuales). Una de las muestras debe tomarse en el mes de abril (para comprobar la seronegatividad) y la otra en la segunda quincena del mes de diciembre (para comprobar si existe o no seroconversión) 

Modificado por última vez en Miércoles, 15 Marzo 2017 12:40

Deja un comentario

Asegúrate de incluir la información requerida (*). HTML Básico está permitido.

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder